Mitou Shoukan://Blood-Sign

Volumen 3

Stage 03: El Conejo Guía y la Gata Mentirosa

O una Historia Establecida en el Pasado

 

 

Habían estado juntas desde que eran pequeñas. Siempre, siempre habían estado juntas.

Incluso entre los amigos de la infancia y los grupos de amigos, un líder o una jerarquía tiende a formarse. Pero ese tipo de distorsión nunca pareció formarse entre Murasame Kuina y Kawamo Sayuri.

Ellas podían decidir quién tomaría las decisiones del día con el lanzamiento de una moneda.

A veces, Murasame Kuina tiraría de la mano de su amiga y saldrían a jugar, pero otras veces Kawamo Sayuri insistiría egoístamente que irían a comer helado y crepes. Si alguien les hubiera preguntado quien era la líder, las dos habrían señalado inmediatamente su propia cara diciendo “yo”. Pero eso estaba bien. Por eso eran verdaderas amigas iguales, a diferencia de otros grupos de amigos cuya igualdad era sólo superficial.

“Kuina-chan, por aquí.”

“Eh je je. Estamos en la misma clase de nuevo.”

“¿Qué deberíamos hacer en el próximo descanso? ¿Hay algún lugar al que quieras ir?”




Por  supuesto,  era  una  relación  humana,  por  lo  que  había  tenido  sus complicaciones.

Pero al final, habían compartido todo.

Siempre se habían encontrado sonriendo juntas una vez que todo había terminado. Habían sido las mejores amigas.




Sin importar lo que sucediera, habían supuesto que no había forma de que se separaran.

“Hagamos un promesa.”

“Si alguna de las dos se encuentra en algún tipo de problema, nos ayudaremos la una a la otra.”

“Es una promesa. ¿De acuerdo, Sayuri?”

“…”

Murasame Kuina recordó algo que la llenó de desesperación.

Se paró al lado de una tumba mientras se ponía el sol. La había hecho ella misma. No habían quedado restos ni nadie sabía si Kawamo Sayuri estaba viva o muerta, por lo que la tumba estaba vacía.




“Me dije a mi misma que no lloraría en frente de ella,” murmuró mientras la camarera demonio estaba a su lado. “Pero ella debe haberse dicho lo mismo. Es una llorona y preocupona. Era la peor combinación posible, pero siempre estaba sonriendo frente a mí.”

Ella recordó. Sólo Murasame Kuina recordó.

La chica parecía sencilla y tranquila, pero en realidad era una chica que podía hacer de todo. Pero nunca había notado su propio valor y en su lugar se centró en coleccionar mascotas como Juddark y Sheriff Kitty incluso después de entrar a la escuela secundaria. En lugar de subir a la siguiente etapa, había creído que la felicidad yacía en lo que ya tenía. Había sido Cenicienta antes de encontrar al hada madrina.

Fue una conversación sin sentido.




El aire infinitamente seco sopló entre las dos.

Y finalmente, Biondetta habló en voz baja.

“Señorita.”

“¿Qué?”

“No hay necesidad de contenerse por más tiempo.”

Ese había sido su límite.

La cara de Murasame Kuina se arrugó y algo atascado dentro de ella salió. Sus conductos lagrimales se abrieron y grandes gotas claras llenaron sus ojos.

Antes de que pudieran caer por sus mejillas, la camarera demonio abrazó a la chica.

Todo lo que podía hacer era llorar.

“¡¿Por qué?! ¡¿Por qué?!”

Todas las palabras que había retenido se derramaron y gritó ante la injusticia del mundo.

“¿Por qué tuvo que ser Sayuri? ¡¿Por qué tuvo que ser elegida, por qué le arrebataron todo, y por qué tuvo que convertirse en un juguete para quien quiera que sea esa gente de Government?! ¡Por qué tuvieron que meterse con su alma y destruir su cuerpo y su personalidad! Eso… ¡eso ya no es Sayuri ¡¡Parece una muñeca francesa hecha a partir de su cuerpo!! ¡¿Por qué le tuvo que ocurrir algo tan terrible?!”

Biondetta no dijo nada.

Ella simplemente esperó mientras su cliente dejaba salir todo lo que tenía atrapado en su pecho.

“Y lo peor de todo, ¡¿por qué no tenemos el poder para convertirla de nuevo en Sayuri?! No me importa nada esas cosas de invocadores o recipientes. ¡¡No me podrían importar menos los dioses y la Clase Inexplorada más allá de ellos!! Si tienes tanto poder acumulado, entonces ¡¿por qué no puedes salvar a una sola chica?!”

Fue un lamento de desesperación.

Fue un grito de resentimiento hacia ella misma y hacia los demás, y un llamado a la destrucción del mundo.

Pero Biondetta no se rió. Tampoco mostró ningún disgusto o burla.

¿Quién había decidido que la voluntad del mundo importaba más que las circunstancias individuales? ¿Quién había decidido que un corazón pequeño tenía que ser aplastado cuando veía una bola de metal gigante en la cima de una pendiente?

No tenía nada ver con la lógica, la eficiencia, los cálculos, o los beneficios.

¿Qué había de malo en simplemente luchar para satisfacer el corazón de uno?

“Señorita.”

Biondetta le habló en voz baja a Murasame Kuina quien seguía gritando en sus brazos como una niña.

“Es cierto que carezco del poder para salvar a la Señorita Kawamo Sayuri. Mi poder puede no ser lo que realmente deseas.”

Habló con seriedad y honestidad.

Reunió fuerza en los brazos que rodeaban a la chica.

“Pero si lo deseas, te ayudare con cualquier forma de venganza. No hay necesidad de preocuparse por la dificultad realista de ello. Soy Freedom Award 920, Liar Cat. No soy nada más que una herramienta para lograr tu venganza.”

“…”

La chica simplemente sollozó por un momento.

Pero a medida que pasaba lentamente el tiempo, Murasame Kuina envolvió sus brazos alrededor de la espalda de la camarera demonio. Agarró la tela y la apretó tan, pero tan fuerte que casi la rompió.




“Préstame tu fuerza, Biondetta.”

Esa voz resentida parecía resonar desde las profundidades del infierno.

Al mismo tiempo, era la voz de una chica que se sentía desesperadamente atrapada.

“¡¡Nunca podré perdonar a Government!! ¡Ellos convirtieron a Sayuri en eso! ¡Destrozaron nuestras memorias en pedazos! ¡¡Y aún así, tienen el descaro de llamarse la policía mundial!! ¡No me importa si está mal o si significa desviarse del camino correcto! ¡¡Préstame tu fuerza, Biondetta!! ¡La necesito para mí… no, para nuestra venganza! ¡¡Así que ayúdame!! ¡¡¡¡¡Ayúdanos!!!!!

Todavía abrazando a la chica que era tan peligrosa como el vidrio roto, Biondetta sonrió en silencio.

Y la mujer demonio dijo las palabras decisivas.

“Como desees.”

 

 

Datos

  • Shiroyama Kyousuke y Biondetta Shiroyama son ambos expertos en la Ceremonia de Invocación criados en el Proyecto Quince Cada participante entró en contacto con la Reina Blanca y luego murió o se convirtió en un invocador de nivel 900, pero los detalles individuales, la supervivencia y su afiliación son desconocidos.
  • Asimismo, Kyousuke parece haber tomado el amor de la Reina Blanca y Biondetta el odio de la Reina Los patrones del habla de Biondetta y su comportamiento en general muestran algunas similitudes con la Reina, pero los detalles son desconocidos.
  • Los Hormigueros son como imitaciones construidas a partir de los restos del Proyecto Quince Sin embargo, se convirtió en algo totalmente diferente debido a un entendimiento fallido del verdadero significado del proyecto.
  • El verdadero nombre de Isabelle es Kawamo Sayuri y es El Proyecto Hormiguero hizo que alguien experimentara repetidas derrotas planificadas en la Ceremonia de Invocación durante un corto periodo de tiempo para esculpir intencionalmente su alma y crear los rasgos necesarios de un recipiente.
  • Maria Heartocean destruyó el alma de Kawamo Sayuri y construyó a
  • Si varios invocadores utilizan una Granada de Incienso simultáneamente y sus Tierra Sagradas Artificiales entran en contacto, las Tierras Sagradas Artificiales se fusionarán. La propiedad de la Tierra Sagrada Artificial permanece con el invocador que creó la suya primera.
  • El círculo protector puede usarse para detener ataques de Materiales (aunque hay excepciones tales como la Reina Blanca). Pero en base a la movilidad del Material, el invocador sólo puede reaccionar una o dos veces como máximo, por lo que no es una buena estrategia a largo
  • La chica dijo que quería que Shiroyama Kyousuke ayudara a la vengadora llamada Murasame Kuina… no, que ayudara a “su” amiga.
0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios