Violet Evergarden

Volumen 1

Capítulo 3: El Soldado y la Auto Memories Doll

Parte 2

 

 

No lo quiero, no lo quiero, no lo quiero… está bien, incluso si no puedo volver a jugar béisbol. Está bien entonces… No quiero morir. No quiero morir, no quiero morir. No vine a este lugar… por mi libre albedrío.

— ¡Mamá, papá!

Publicidad G-AR




Una vez más… Quiero ver a mamá y papá una vez más. No quiero morir. Tengo tantas personas que quiero volver a ver.

Las caras de la gente de su ciudad natal aparecían continuamente en su mente una tras otra. Por último, lo que él recordó fue la sonrisa de cierta chica. Era el rostro de su novia, a quien había dejado sin poder despedirse o incluso conocer el sabor de sus labios.

— María…

Si hubiera sabido que las cosas serían así, la habría besado y abrazado aunque fuera por la fuerza.

— Ah, María…

Publicidad M-M5

Incluso en ese momento, pensó en ella con tanto cariño.

Publicidad G-M1




— ¡María!

Publicidad M-M1

Si seguía así, sentía que podía morir en cualquier momento, incluso sin recibir ningún daño corporal.

Publicidad M-M2

— ¡María! ¡María! ¡María!

Y si eso sucediera, sería deplorable si ella continuara pensando en él incluso después de su muerte.

No, ¡no quiero morir! ¡No quiero morir!

Publicidad Y-M3

Sería demasiado lamentable, pensó.

No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No, ¡no quiero morir! No quiero morir en la tierra fría bajo el solitario cielo de un país del que ni siquiera sé cómo pronunciar el nombre correctamente. Todavía no sé nada de la verdadera alegría y felicidad de la vida. Solo dieciocho años. Solo he vivido por dieciocho años. Tengo derecho a vivir más. ¿He nacido para morir como un perro en un lugar como este? Eso no. He nacido para ser feliz. ¿No es así? ¿He nacido para sufrir? ¿No nací del amor de mis padres? Eso es. Tengo derecho a ser feliz. Así es como se supone que debe ser. Además, no es como si quisiera matar a alguien de este país. El gobierno decidió por su cuenta que estábamos obligados a venir aquí. No quiero lastimar a nadie. No quiero lastimar a nadie. No quiero que me mate nadie. No quiero matar a nadie. ¿En dónde de este mundo alguien ha nacido para matar a otros? ¿No es eso insensato? ¿Por qué tenemos que pelear el uno con el otro solo porque vivimos un poco separados el uno del otro? ¿Qué quedará después de que lo hagamos y estemos muertos? ¿Quién decidió que las cosas deberían terminar de esta manera? Soy un humano. Soy un ser humano. Soy un ser humano con padres cariñosos. Tengo un hogar al que regresar. Tengo gente esperándome. Aun así, ¿por qué un joven como yo tiene que participar en la guerra? ¿Quién comenzó algo como esto? Por lo menos, no fui yo. Por lo menos, no fui yo. Nunca deseé que sucediera algo así. No quiero esto. Quiero ir a casa. Quiero volver a mi ciudad natal. Quiero volver a mi ciudad natal. Aah, quiero volver. En este momento, quiero dejar este lugar y regresar a esa hermosa ciudad rural. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. Ahora mismo. AHORA. MISMO.

— Ah—. Una voz diferente y estupefacta se escapó de sus labios.

Su espalda estaba insoportablemente caliente y tuvo que agacharse después de recibir un impacto. Como sus rodillas no pudieron soportar su propio peso de inmediato cayó de bruces al suelo.

¿Qué es esto? Se siente como si hubiera lava saliendo de mi espalda… Es demasiado… caliente.

Incapaz de contenerse, Aiden se recostó, vaciando lo que tenía en el estómago. Pensar que estaba vomitando a pesar de que no había comido nada. Sin embargo, en realidad era sangre.

Eh, de ninguna manera… vomité… sangre… yo… ¿por qué?

Aiden movió su cuello para mirar su espalda por primera vez. Pudo ver una mancha negra que se extendía incluso en la oscuridad. No había forma de que fuera sudor. Luego pudo confirmar que había recibido un disparo al escuchar el sonido de botas que se acercaban lentamente a él vio a varios soldados armados que venían desde atrás.

Al ver que Aiden aún podía moverse, los hombres se rieron. Si estaban apostando, probablemente era una apuesta sobre quién podría matarlo con un solo disparo. Lo más probable es que Ale y los demás hayan sido tratados de la misma manera.

— Este es el quinto.

Parecían jóvenes de la misma edad que Aiden. Sus cuerpos se deleitaban con el placer de acorralar a alguien, borrachos con la atmósfera de la guerra. Si hubieran nacido en otro lugar y conocieran a personas diferentes, es posible que no hubieran resultado así.

Aiden había matado a muchos en las líneas del frente, sin embargo, acababa de entender lo que realmente era la guerra. Pura y simplemente se trata de asesinar gente. Y esos hombres se divertían con eso. Incluso si se utilizan las causas más importantes como justificación, la esencia de la guerra no cambia. Darse cuenta de tal cosa solo cuando estaba por ser asesinado era ridículo.

Las razones por las cuales las naciones tenían que luchar entre sí no tenían ningún valor en las zonas de combate. Esa era la simple y cruel verdad. Aiden era un asesino, los enemigos eran asesinos, y uno de ellos no tendría más remedio que morir. Resultó que el que pronto iba a ser eliminado era él.

¿Por qué las cosas resultaron así?

Los hombres charlaron a pesar de Aiden, que aún yacía en el suelo.

— Son treinta puntos si le das en la espalda.

— Te dije que apuntaras a la cabeza, ¿no? Imbécil. Perderemos la apuesta.

— Basta ya. Busquemos otro objetivo. De todos modos, éste no puede moverse más.

— Apunta mejor la próxima vez.

Publicidad Y-M1

Una vez que terminara la conversación seguramente sería ejecutado. Podría ser de la manera más atroz, sin ropa y su cuerpo arrastrado por el suelo.

No…

Lágrimas se derramaron de sus ojos otra vez.

No, no, no.

Una vez que los hombres que reían ya no lo miraban se arrastró sobre la tierra como para huir de alguna manera.

Publicidad Y-M2

No quiero morir como Ale. No, no, no, no, no. Cualquier cosa menos este tipo de muerte. Alguien… ayúdeme. Ayúdeme. Alguien… ayúdeme. Alguien… Dios… Dios… Dios… ¡Dios…!

— Oye, no te escapes—. Junto con una voz fría, el sonido de los disparos resonó de nuevo.

Su pierna fue impactada. Probablemente debido a que recibió un disparo en la columna vertebral antes, no sintió ningún dolor, solo el calor. Aiden lloró presa del pánico ante el hecho de que su sensación de dolor estaba entumecida y de que su pie ya no se movía.

Los disparos continuaron. Se sentía como un juego. Sus extremidades restantes fueron impactadas una por una como para que parecieran iguales. Su cuerpo se contrajo con cada disparo y los hombres lo miraron riéndose. La vergüenza, la humillación, la desesperación y el dolor asaltaron su cuerpo.

Publicidad M-M3

— Este tipo es como una rana.

— Esto es jodidamente asqueroso. Apúrate y mátalo.

— Sí. Mátalo, mátalo.

— Lo siguiente es la cabeza.

Se produjo el crujido de un cargador de balas mientras se llenaba. En ese momento, Aiden estaba demasiado asustado de todo, apretando los ojos y preparándose para morir.

Fue en ese momento cuando algo tremendamente grande cayó del cielo como un trueno. Remolineando recurrentemente atravesó la tierra. ¿Era una señal de que una gran existencia venía para poner fin a estos tontos conflictos? Por un segundo, debido al shock, eso fue lo que todos los hombres pensaron. Sin embargo, lo que había descendido no era una deidad mítica sino un hacha gigante. Su hoja de plata estaba empapada en una lluvia roja de sangre. Su mango tenía una punta que se asemejaba a un capullo.

Las hachas eran representantes simbólicos de todas las armas: más brutales que las armas de fuego, más eficientes que las espadas. Incluso si era en medio de un campo de batalla, que algo como eso cayera desde arriba era bastante críptico. Y las anormalidades no terminaban allí. Un objeto volador se abrió camino ruidosamente hacia ellos.

— ¡Es un Nightjar!

Era un monoplano que se había popularizado en la industria del armamento y se había distribuido desde el próspero Norte hacia el resto del continente. Era un avión de combate de doble asiento, un poco más grande que los barcos compactos de un asiento. Su característica principal era su forma, que era similar a la del pájaro con el que había sido bautizada, con alas grandes y punta afilada en el fuselaje. Su casco era delgado, sin embargo, el avión era utilizado en gran medida para la vigilancia debido a su velocidad excepcional.

¿Qué lado? ¿De qué lado está?

Ni Aiden ni los soldados que habían estado a punto de dispararle podían moverse. ¿De quién era aliado ese Nightjar?

Alguien colgaba de una larga cuerda de hierro que provenía del avión a baja altura. La persona estiró su brazo para agarrar el hacha de batalla que había sido arrojada para destruir todo en ese lugar, girando alrededor del mango varias veces antes de aterrizar en el suelo. Aiden inhaló profundamente al ver esos movimientos corporales acrobáticos, pero en su lugar su respiración solo se alteró.

El misterioso ser levantó lentamente la cabeza. Solo su rostro blanco era realmente visible en medio de la oscuridad. Ella era como una rosa blanca que florecía en la noche. Incluso con su visión ligeramente distorsionada por las lágrimas, Aiden podía decir lo asombrosa que era. Sus iris azules le recordaban los lejanos mares del sur, sus labios tan rojos como la salida de la luna en el desierto. Sus rasgos faciales habrían hecho que se le acelerara el corazón si ese fuera un día normal, pero en tales circunstancias, no sintió nada más que miedo. Su cabello dorado brillaba incluso en la negrura, destacando la cinta de color borgoña que lo decoraba.

Publicidad M-AB

No importa cómo uno la mirara, ella era una mujer tan hermosa como una muñeca.

Violet Evergarden Volumen 1 Capítulo 3 Parte 2

 

— Perdónenme por interrumpir su conversación. Me he tomado la libertad de entrometerme—. Su voz resonó fuerte—. ¿Está el señor Aiden Field por aquí?

Hablando de manera tan elegante y con una apariencia digna, ella podría ser un ángel o la parca, dejó a los hombres desconcertados. Solamente se podría esperar eso: con una mujer de ese calibre apareciendo en el campo de batalla, uno no podría evitar preguntarse si estaban alucinando.

5 3 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios