Backstabbed in a Backwater Dungeon (NL)

Volumen 1

Capítulo 7: El Alzamiento De Los Tontos Negros

 

 

El tercer piso de la mazmorra estaba inundado de pantanos repletos de sapos gigantes, sanguijuelas venenosas, enjambres de mosquitos y otros tipos de monstruos por el estilo. Los pantanos eran de todos los tamaños y, si no te andabas con cuidado, podías resbalar fácilmente y ser engullido por una de las ciénagas. Por eso, el tercer piso se consideraba mucho más peligroso que el segundo, y aunque el botín de este nivel podía proporcionarte más dinero que el de los dos anteriores, muy poca gente se aventuraba por aquí para ganarse la vida.

Un grupo de cuatro experimentados aventureros humanos había dado por terminada la noche después de cazar monstruos en este piso. Habían acampado en una parcela de tierra firme con una vista lo bastante buena de los alrededores como para ver acercarse a los enemigos, y habían decidido formar parejas para sus turnos de guardia. Cada aventurero tenía un nivel de poder de unos 50, y el grupo en su conjunto había estado en el tercer piso varias veces antes para cazar monstruos. La luz de la hoguera parpadeaba sobre los dos vigilantes en turno, que charlaban ociosamente para protegerse del cansancio. Naturalmente, el tema de conversación eran los aventureros.

Publicidad G-AR



“He oído que el otro día un grupo de hombres bestia se peleó con unos humanos”, dijo Suvellan, que estaba bebiendo agua caliente. “Pero ese grupo de humanos eran los tontos negros. Ya sabes a quiénes me refiero, ¿verdad? A los que aparecieron hace una semana o algo así. De todos modos, a esos hombres bestia les dieron una paliza. Cuando me enteré de que esos hombres bestia mandones y fanfarrones habían recibido su merecido, casi salté de alegría”.

Suvellan era el rastreador del grupo. Estaba sentado junto a Gilbert, su espadachín de vanguardia, que se acariciaba la barbilla con una mano curtida y llena de cicatrices.

“¿Los tontos negros, dices?” Gilbert reflexionó. “¿Quiénes son?”

“¿Nunca has oído hablar de ellos? Son el grupo más famoso de la ciudad. Están formados por un chico que lleva una máscara de tonto, un caballero dorado y una absoluta princesa hada. Llegaron hasta el quinto piso en pocos días”.

Tal y como lo dijo Suvellan, sonaba como si un joven estuviera atravesando la mazmorra acompañado de un caballero con una armadura de oro y una mujer tan hermosa que parecía una princesa de cuento de hadas. Además, la gente había empezado a llamar al grupo los “tontos negros” porque el chico llevaba constantemente una capucha negra sobre el pelo negro y una máscara de tonto sobre la cara.

Publicidad G-M2



Gilbert lanzó a su amigo una mirada incrédula al oír este chisme. “Vamos, Suvellan, no intentes tomarme el pelo. Nadie podría llegar al quinto piso en pocos días. Tú mejor que nadie deberías saberlo, después de todo lo que hemos pasado aquí dentro. Si vas a contar cuentos fantásticos, al menos que sean medianamente creíbles”.

“No, confía en mí. Demasiados aventureros los han visto en el edificio del gremio, cobrando las gemas que consiguieron de los yetis del quinto piso. Pero aparentemente, nadie tiene idea de cómo los locos negros llegaron a ese piso en primer lugar”.

A continuación, Suvellan repitió un rumor que había oído y que era aún más difícil de creer. “También dicen que esos tres derrotaron a una Mantis de Cuatro Filos, ellos solos. Y que el chico enmascarado era capaz de usar magia táctica sin recitar los hechizos”.

“Estás diciendo una absoluta tontería”, se burló Gilbert. “Esta ciudad ya se unió para derrotar a una Mantis de cuatro filos hace sólo una década. No aparecerá otra hasta dentro de veinte años, más o menos. En cualquier caso, puede que seas capaz de engañar a alguien que no tiene ni idea de magia, pero a mí no puedes engañarme. Puede que sea un luchador de primera línea que no es un experto en magia, pero he estado cortando y troceando todo tipo de criaturas durante un buen tiempo, así que he aprendido lo básico de la magia”.

“Claro, te entiendo, amigo. Yo tampoco lo creía al principio, pero el gremio usó Valoración para confirmar que la gema que trajeron los tontos negros era una auténtica gema de mantis de cuatro filos. Y hay testigos reales que vieron al chico lanzando hechizos sin voz. Uno de ellos fue esa maga humana”.

“Oh, ¿te refieres a la menor de los hermanos pelirrojos?” Gilbert supo inmediatamente que Suvellan se refería a Miya debido a lo raros que eran los magos humanos. Las mujeres eran aún más raras. Miya se había visto obligada a abandonar la escuela de magia por falta de fondos, pero era una maga de pleno derecho a los ojos de otros aventureros humanos.

Cuando llegó por primera vez a la ciudad, algunos grupos humanos intentaron reclutarla, pero todos fracasaron, en parte debido a la protección de su hermano mayor, pero también porque Miya era demasiado tímida para aceptar sus ofertas. Al final, los grupos dejaron de acercarse a ella. Al fin y al cabo, se decía que no convenía tentar a la suerte con los magos por si los enfadabas lo suficiente como para que arremetieran contra ti. Los grupos formados por otras razas ni siquiera se molestaron en intentar reclutarla, porque no sólo creían que un mago humano sería un complemento inútil, sino que su orgullo no les permitiría pedir nada a alguien a quien veían como un ser inferior.

Publicidad M-M5

Resultó que Miya -que ya se había hecho un nombre debido a su clase poco convencional- había estado hablando animadamente del chico en uno de los comedores.

“Un chico con una máscara de tonto que usa magia de combate y magia táctica sin recitar hechizos”, dijo Suvellan, repitiendo textualmente las palabras del joven mago. Gilbert tragó saliva sonoramente ante tan desconcertante relato.

“Si eso es cierto, tenemos algo muy loco entre manos”, comentó. “No sólo tres humanos han derrotado a una mantis de cuatro filos ellos solos, sino que uno de ellos es capaz de lanzar hechizos de magia táctica sin voz. Ese chico debe de ser algún tipo de prodigio mágico, quizá incluso la reencarnación de un héroe legendario”.

Derrotar a una mantis de cuatro filos era una cosa, pero la magia táctica no verbal era casi exclusiva de las cuatro razas que destacaban en hechicería: los elfos, los elfos oscuros, los demonios y los dragonutes. Oír que un humano podía realizar este nivel de magia era como si le dijeran que había llegado el fin de los tiempos, así que no era de extrañar que a Gilbert le asustara la idea. Suvellan saboreó el desconcierto de Gilbert mientras tomaba otro sorbo de su agua hervida.

“La ‘reencarnación de un héroe legendario’, ¿eh? Me gusta cómo lo has expresado, Gilbert. Ojalá viniera un héroe y acabara con toda esta mierda de intolerancia que tenemos que soportar de las otras razas. Siempre nos tratan como basura, hagamos lo que hagamos”.

“Sí, realmente nos han estado fastidiando a los humanos”, coincidió Gilbert. “Siento que es incluso peor ahora que en el pasado”.

“¿Tú crees? Pensaba que siempre había sido así de malo”, dijo Suvellan, antes de que su atención se viera distraída por un mensaje de su vejiga. “Ah, perdona por esto, pero creo que he bebido demasiado”. Cogió la pala de mano que utilizaban para ir al baño en la naturaleza.

Esta fue la señal de Gilbert para regañar a su amigo mientras se adentraba en la noche. “Asegúrate de cavar un hoyo profundo esta vez. No quiero tener que pasar el resto de la noche con el olor de tu pis molestando mis fosas nasales”.

Publicidad M-M1

“Sí, sí”, replicó Suvellan. “Y no quiero oír que dejaste que los monstruos atacaran el campamento mientras los ojos y oídos del grupo estaban fuera meando”.

Gilbert se rió de esta réplica. “Vete a la mierda. Intenta no mojarte los pantalones”.

“Sigue hablando, listillo”.

Suvellan se alejó un buen trecho de la hoguera hasta que estuvo seguro de que la oscuridad lo ocultaba. Después de todo, no era de los que dejaban que nadie le viera hacer sus necesidades, aunque fueran sus amigos íntimos. Una vez que encontró un lugar razonable, cavó un hoyo con la pala de mano y empezo a orinar, exhalando lentamente mientras lo hacía.

Una vez hubo terminado, Suvellan se limpió las manos en un poco de tierra y volvió a rellenar el agujero con la pala de mano. Como Suvellan era un aventurero veterano, se aseguró de que el agujero fuera lo bastante profundo para que el olor no se trasladara al campamento. Un novato que aprendiera imitando a aventureros más veteranos sólo removería un poco la tierra, lo que solía tener consecuencias bastante desafortunadas para el resto del campamento. Cuando Suvellan estaba empezando, sus compañeros de viaje solían gritarle una y otra vez por cometer este error de novato.


“Ahora puedo recordarlo y reírme”, dijo Suvellan a nadie en particular. “En realidad, no, no puedo. Lo que Gilbert sacó aquella vez apestaba tanto que tuvimos que cambiar de sitio”.

Suvellan regresó al campamento, con la intención de regañar a Gilbert una vez más por haberle hecho cargar con aquel mal recuerdo, pero cuando llegó allí, el gran hombre del tamaño de un oso que esperaba ver sentado frente al fuego ya no estaba.

“¡¿Qué está pasando aquí?!” gritó Suvellan.

“Ahora dime: ¿por qué un simple insecto como tú se atreve a hacer esperar tanto a alguien como yo?”. En el lugar donde había estado Gilbert había un joven elfo de origen desconocido. Sus largas orejas asomaban entre sus mechones color miel y sus ojos brillaban como esmeraldas. A un lado del elfo, había una gran espada tan alta como él, en equilibrio sobre su punta con la mano en la empuñadura para estabilizarla, mientras que en el otro estaba el cadáver decapitado de Gilbert. El elfo tenía el pie firmemente plantado sobre la cabeza cortada del aventurero.

Un sollozo estrangulado de horror surgió del interior de Suvellan, y sintió que la sangre se le subía a la cabeza… pero Suvellan era un veterano curtido, y no era la primera vez que veía morir a un camarada de una forma tan insensata. Además, se enfrentaba a un elfo que, obviamente, era mucho más poderoso que él, por lo que sabía que estaría desperdiciando su propia vida si sucumbía a la rabia que le invadía en aquel momento.

Publicidad G-M3



Suvellan respiró hondo unas cuantas veces, aspirando el aire frío de la noche para refrescar sus sentidos. Tranquilízate. Cálmate, pensó para sí. Suvellan echó un vistazo a la tienda donde dormían los otros dos miembros de su grupo, pero el charco de sangre que rezumaba confirmaba que también habían sido masacrados. Suvellan era el único miembro de su grupo que seguía con vida.

Estamos rodeados por un pantano poco profundo, así que Gilbert debería haber oído los pasos de este tipo en el agua mientras se acercaba. Pero no parece que nadie tuviera tiempo de oponer resistencia, lo que significa que, con toda probabilidad, se usó magia para matarlos.

Suvellan bajó la postura y se llevó la mano derecha a la cadera.

Así que me enfrento a un elfo de nivel superior al mío y que puede usar magia, ¿eh? Me garantizo perder si intento enfrentarme a él. No puedo lidiar con este tipo yo solo. Tengo que alertar al gremio de que hay alguien matando aventureros. Puede que seamos humildes humanos, pero el gremio debería organizar un grupo de vigilancia para capturar y ejecutar a este asesino. ¡Todo lo que necesito hacer es escapar y dar una descripción de este tipo al gremio! ¡No puedo ganar esta lucha yo solo!

Suvellan se apartó lentamente del elfo de pelo dorado, que se limitó a chasquear la lengua para indicar lo harto que estaba.

“Te estoy hablando a ti, humano, ¿y aún así consideras oportuno ignorarme? Por eso detesto a los inferiores”, dijo Kyto. “¿No puedes al menos divertirme un poco soltando unas cuantas bromas?”.

La respuesta de Suvellan fue mantener la boca firmemente cerrada.

“¡Di algo, humano!” Kyto gritó. “Tengo literalmente a tu compañero bajo mis pies, ¿y no tienes nada que decir al respecto? Sé que tú y los de tu especie son lo más bajo de todas las razas, pero seguro que hay un límite a lo patéticos que pueden llegar a ser”.

Kyto apartó la cabeza de Gilbert de una patada, lo que dio a Suvellan el precioso momento que necesitaba para meter la mano en su mochila y sacar la bomba de humo que había estado guardando para emergencias. Lanzó el bote al suelo, y el espeso humo blanco que salía de él cubrió rápidamente una amplia zona.

Publicidad M-M2

“¡¿Una cortina de humo?! rugió Kyto. ” ¿Escoges huir en vez de luchar? ¡Ustedes los insectos son más que cobardes!”


“¡Bésame el culo, elfo! Te haré pagar por lo que le hiciste a mis amigos”. gritó Suvellan por encima del hombro mientras correteaba por la ciénaga, mientras repasaba mentalmente lo acertado de su estrategia.

Lo más extraño de los magos es que nunca sabes qué truco te van a gastar. Pero incluso los magos tienen un punto débil. En la mayoría de los casos, no tiene sentido lanzar un hechizo de ataque si no pueden ver a su objetivo. ¡Así que todo lo que tengo que hacer es salir del alcance mientras esa cortina de humo todavía está allí!

Publicidad M-M4

Suvellan no sólo era el rastreador y explorador del grupo, sino que llevaba años luchando contra monstruos en el tercer piso de la mazmorra. Conocía el terreno como la palma de su mano y había memorizado los mejores escondites, todas las plantas y animales comestibles y dónde encontrar agua potable.

Me alejaré de ese maldito elfo y le haré pagar el precio definitivo por matar a mi grupo, así como por poner su pie sobre la cabeza de Gilbert…

Antes de que Suvellan pudiera terminar el pensamiento, recibió un golpe en la nuca que parecía causado por un objeto contundente. Cayó desplomado al suelo, golpeándose la cara primero. Aunque el golpe no había sido tan fuerte como para dejarlo inconsciente, Suvellan tenía la vista enrojecida y estaba demasiado mareado como para pensar en ponerse de pie.

“Espera…”, dijo aturdido. “¿Qué demonios? Se suponía que no podía verme a través de todo ese humo…”.

A Suvellan se le escapó un sonido mezcla de dolor y frustración. Intentó que su palpitante cabeza dejara de dar vueltas sujetándola, pero en cuanto acercó la mano al lugar donde le habían golpeado, ésta se empapó de sangre al instante. Si había sido un hechizo mágico lo que había golpeado a Suvellan, se trataba de magia de alto nivel de un tipo del que nunca había oído hablar. Pero lo cierto era -y lo sabía sin que se lo dijeran- que aquel golpe había sido pura fuerza bruta. A pesar de la cortina de humo, el elfo había sido capaz de determinar la posición del huidizo Suvellan con una precisión milimétrica. ¿Pero cómo?

Suvellan utilizó sus últimas fuerzas para girar el cuello y mirar detrás de él, sólo para ver algo que nunca habría podido prever. Suvellan se dio cuenta inmediatamente de cómo el elfo le había golpeado por detrás con una precisión absoluta. Así fue como el elfo pudo acercarse al campamento sin hacer el menor ruido al atravesar el agua del pantano. Gilbert y los otros veteranos de su grupo no habrían tenido la más mínima oportunidad de defenderse.

“Maldición”, dijo en voz baja. “Eso no es…” Pero antes de que Suvellan pudiera decir la palabra “justo” para completar el pensamiento, otro golpe en la cabeza apagó las luces.

“Vaya, realmente pensó que podría salirse con la suya. Sinceramente, estos inferiores son demasiado, demasiado intrigantes, a pesar de su falta de aptitud”, dijo Yanaaq, el elfo oscuro, mientras se acercaba a Suvellan para comprobar si seguía vivo, antes de usar magia curativa para curar la herida de la cabeza del humano. Sin embargo, Yanaaq no le estaba salvando la vida por compasión. Necesitaba un humano vivo para un experimento en el que fusionaría un sujeto de pruebas con un monstruo. Una vez que la respiración de Suvellan volvió a la normalidad, Yanaaq se volvió para amonestar a Kyto.

“Me temo que esto no me ayuda, señor Kyto. Recuerdo que le pedí específicamente que capturara inferiores que pudiera usar como animales de laboratorio, pero los mató a todos menos a éste.”

“Sólo necesitas una rata de laboratorio, ¿no?” Dijo Kyto con cansancio.


“Un inferior no es suficiente, señor Kyto. Necesito tantas como pueda. Llámelo seguridad por si algo sale mal. Debo pedirle que, la próxima vez, se abstenga de este tipo de matanzas al por mayor y se centre en entregarme vivos a mis sujetos de prueba.”

Kyto refunfuñó. “Vale, vale. Tendré más cuidado la próxima vez. Pero te lo advierto: si me encuentro con otros inferiores que hagan trucos baratos como éste, o que tomen la estúpida opción de intentar luchar contra mí, los mataré sin pensármelo dos veces. La sola idea de que un inferior no sepa cuál es su lugar me enfurece tanto que no tendría más remedio que masacrarlo para mantener la cordura”.

“Sí, empatizo mucho contigo en eso”, dijo Yanaaq. “En efecto, hay una serie de inferiores que tienen la errónea idea de que, con el suficiente esfuerzo, podrán vencer a los miembros de una raza elegida, como usted o yo. No sé si realmente ignoran cómo funciona el mundo o si eligen a propósito pasar por alto su dura realidad, pero insistirán en vivir ese sueño fantasioso. Yo mismo espero que esos inútiles tengan una muerte horrible, aunque preferiblemente, después de haberlos utilizado en uno de mis experimentos más horripilantes. Pero como, por desgracia, no tengo tiempo para eso, puede matar a cualquier inferior revoltoso con el que nos crucemos, si ese es su deseo”.

“¿Ves? Hasta un elfo oscuro como tú me entiende”, comentó Kyto.

Mientras Kyto y Yanaaq se dedicaban a su invidiosa burla de los humanos, el sujeto de pruebas encapuchado -que era una de las “creaciones” del elfo oscuro- ató al todavía inconsciente Suvellan y se lo echó al hombro. El trío abandonó la zona pantanosa con su presa humana, y el sonido de Kyto y Yanaaq, que aún conversaban, se fue desvaneciendo a medida que se adentraban en la noche, hasta que lo único que quedó fue el silencioso campamento y los cuerpos bañados en sangre de los tres aventureros muertos.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios