Seiken Gakuin No Maken Tsukai (NL)

Volumen 8

Capitulo 6: La Diosa Del Vacío

 

 

“Leo… Leonis…”

Escuchó una voz. Una nostálgica, la que siempre anheló… su voz.

“… ven… por mí… Leonis…”

“¿Rose… lia…?”

Publicidad M-AR-1

No podía ver nada. Leonis extendió las manos, tanteando en la oscuridad infinita. Sin embargo, sus dedos no atraparon nada.

“Estoy aquí. Siempre, siempre a tu lado… Por eso, Leonis… Date prisa… y encuéntrame…”

Leonis se despertó. “Nng…”

Se incorporó, frotándose los párpados. Tenía el cabello desordenado y de punta. Por mucho que Leonis intentara evitarlo con pura fuerza de voluntad, su cuerpo de diez años necesitaba dormir. Y parecía que se había cansado después de comer.

(Hacía tiempo que no soñaba con ella). Leonis sacudió lentamente la cabeza y se levantó.

Aún no había amanecido. La hoguera mágica seguía ardiendo. Leonis se dio la vuelta, sintiendo una mirada sobre él. Rivaiz estaba en cuclillas junto a él, observándolo de cerca.

“¡¿Qu-Qué estás haciendo?!” Exclamó sorprendido.





“Ver al Rey No Muerto dormir tan inocentemente es un espectáculo poco común. Es más, estabas murmurando en sueños”.

“… ¡¿?!”

“Eras lindo, Leo. ¿Ves?” Dijo Veira, sonriendo pícaramente desde el otro lado de la hoguera. Levantó el terminal de Leonis, que mostraba una foto suya durmiendo.

“¡D-Devuélvemelo!” Leonis se sonrojó y arrebató el dispositivo de la mano del Rey Demonio Dragón.

Veira soltó una risita, se puso en pie y apagó el fuego mágico. “Deberíamos partir antes del amanecer”. Dijo.

“De acuerdo…” Leonis asintió con amargura y cogió el Báculo de los Pecados Sellados, que había apoyado contra una roca. Sin embargo, en cuanto lo hizo…

*¡Vrrrrrrrrrrrrrrrrrr…!*

… El Báculo de los Pecados Sellados emitió un sonido agudo, resonando con algo.

“¡¿Qu-Qué?!” Leonis miró sorprendido el báculo. Se dio cuenta de que no era el báculo, sino la Espada Demoníaca de la diosa, Dáinsleif, enfundada en su interior.

“¿Qué es esto…?”

El sonido de la resonancia no se detenía. Y de repente, Leonis oyó una voz en su mente.

(Has venido… mi querido… niño…)

(Cumpliste… tu promesa…)

“¡U-Ugh…!”

“¡Ah, Leo, ¿qué pasa?!” “¿Qué ha pasado?”

Veira y Rivaiz parecían confundidas. “Roselia…”

“¿Huh…?”

“Escuché… la voz de Roselia…” Leonis sujetó el Báculo de los Pecados Sellados y miró intuitivamente en la dirección de la voz… una cordillera que se extendía al final del desierto. “Viene de esa dirección”.

“¿Qué quieres decir con que oíste la voz de la diosa?” Preguntó Veira mientras volaba a través de la oscuridad.

“… No lo sé. Sin embargo, la Espada Demoníaca está definitivamente resonando con ella”. Respondió Leonis desde lo alto del Dragón Calavera.

Roselia no le había vuelto a hablar desde que la escuchó en el campamento, pero el Báculo de los Pecados Sellados seguía zumbando en su empuñadura. Dáinsleif reaccionó una vez antes, en la ciudad en ruinas, cuando vio a la Santa de los Seis Héroes, Tearis Resurrectia. La Santa no había sido la verdadera reencarnación de Roselia, pero había albergado algún aspecto de la diosa.

Entonces, ¿por qué respondía la Espada Demoníaca ahora, en este otro mundo? Los tres Reyes Demonio cruzaron las agujas en forma de espada de la cordillera y descubrieron que más allá había un vasto bosque.

“Así que en este mundo también hay bosques”. Comentó Leonis. “Hmm, pero este lugar…” Susurró Rivaiz.

“Sí”. Contestó Leonis. “Está muerto”.

El bosque bajo ellos estaba contaminado por el miasma del Vacío, y no había señales de vida. Sin embargo, los árboles parecían retorcerse, como si el bosque se hubiera convertido en el propio Vacío…

“¡Leo, mira eso!” Veira gritó. “¡Hay ruinas ahí abajo!”

Leonis utilizó un hechizo de Visión Lejana para seguir la mirada de Veira. Entre los troncos muertos y la niebla mortecina había una fortaleza de piedra que se desmoronaba. Los árboles se enroscaban a su alrededor, excavando en los restos.

Leonis apenas podía creer lo que veían sus ojos. “Eso es… Pero un momento,

¡no puede ser verdad!” Exclamó. Reconoció aquella estructura decrépita. “¿Qué pasa, Rey No Muerto?” Le preguntó Rivaiz.

“Ese es el Castillo Sangre de Hierro del Rey Demonio de las Beastias… Gazoth Hell Beast!”

“¡¿Qué?!”

En las profundidades de la oscuridad sin límites, donde el flujo del tiempo se detuvo, el Rey del Vacío, aclamado como un héroe en la antigüedad, despertó del sueño.

Su despertar fue inesperado. Las heridas que había sufrido en la última batalla aún no se habían curado del todo, y debía seguir durmiendo un poco más.


Sin embargo, oyó su voz.

La voz de su némesis, la diosa.

“¡Hrohhh, hrohh, hrohhhhhhhhhhhhhhhhhh!”

El aullido del Rey del Vacío rasgó la oscuridad.

Gazoth Hell Beast, el Rey Demonio de las Bestias. Era el maestro destructor de la tercera división de los Ejércitos de los Reyes Demonios, el Cuerpo de Bestias Demoníacas, y luchaba personalmente en el frente. La fortaleza de Gazoth se construyó en un lugar clave para la conquista del reino humano y fue la mayor fortificación de los Ejércitos de los Reyes Demonios.

Sin embargo, incluso se perdió durante los últimos días de la guerra, gracias a un ataque coordinado de los Seis Héroes. El propio Rey Demonio de las Bestias se batió en duelo con el Maestro Espadachín, y aunque pereció, su muerte fue digna de un Rey Demonio.

De pie ante los restos del ahora en ruinas Castillo Sangre de Hierro, Leonis jadeó.

“… No hay duda. Esta es la fortaleza del Rey Demonio de las Bestias”.

Los muros cubiertos de musgo se habían derrumbado y ahora estaban medio sumergidos en el suelo. Aun así, Leonis estaba seguro de que se trataba del Castillo Sangre de Hierro, pues lo había visitado muchas veces como aliado.

“Así que eso es lo que parecía”. Dijo Veira, que había vuelto a su forma humanoide. “El castillo de Gazoth, ¿eh?” Parecía confundida por esta vista.

Hay que admitir que a Leonis no le iba mucho mejor. “¿Qué está pasando?

¡¿No se supone que este es un mundo diferente?!”

Publicidad G-M3



¿Por qué había ruinas de hace mil años, de la era de Leonis, en un lugar como este?

(¿Quizás no atravesamos dimensiones, sino que simplemente fuimos arrojados a otra parte de nuestro propio mundo?)

Publicidad M-M3

Era posible, pero Leonis lo veía improbable. El cielo color sangre y la tierra desolada cubierta de miasma del Vacío le parecían demasiado diferentes de su hogar.

Rivaiz ladeó la cabeza. “Hmm, esto es incomprensible…”

“De momento, entremos”. Decidió Veira, dando un paso ligero y luego rompiendo las deterioradas paredes con una fuerte patada.

A diferencia de la fachada exterior, el interior del castillo había mantenido gran parte de su forma original. Las fuerzas aliadas del reino habían asaltado estos salones y probablemente intentaron utilizar la estructura como su base de primera línea en lugar de destruirla. Los humanos podrían haberla utilizado durante siglos después de que fuera tomada. Algunas partes de la piedra mostraban signos de reparación.

(Unos pocos puntos en las paredes todavía emiten mana, también), Leonis lo notó. Tal vez por eso la degradación en el interior no era tan grave.

“¿Es aquí donde murió el Rey Demonio de las Bestias?” Preguntó Rivaiz.

“No, tras la caída del Castillo Sangre de Hierro, Gazoth Hell Beast desafió al Maestro Espadachín a un duelo en las Llanuras Colmillo Sangriento, donde supuestamente perecieron”.

“Ya veo. Si sus restos estuvieran aquí, me habría gustado llevármelos con nosotros”.

“Si hubiera huesos por aquí, los reclamaría para mí”. Insistió Leonis. “Nada me gustaría más que tener el esqueleto del Rey Demonio de las Bestias para mi colección”.

Se planteó ir a las Llanuras del Colmillo Sangriento a por ellos, pero ahora no era el momento. El Báculo de los Pecados Sellados seguía resonando en su mano. Parecía que cuanto más se adentraban en el castillo, más fuerte era la reacción.

(¿Es Roselia?)

Leonis produjo una llama en la punta de su báculo, iluminando el pasadizo que conducía bajo el castillo.

¿Por qué reaccionaba la Espada Demoníaca a algo que residía en otra dimensión? ¿Y cómo había llegado hasta aquí el Castillo Sangre de Hierro?

(Tengo que atrapar a Azra-Ael y sacarle respuestas).

Publicidad G-M3



Tras descender a las profundidades del subsuelo, los tres Reyes Demonio llegaron a una puerta gigante. Estaba cerrada y sellada firmemente con hechicería. Leonis levantó el Báculo de los Pecados Sellados contra la puerta y se dio cuenta de que la resonancia se hacía más intensa cuando lo hacía.

Pasó los dedos por las paredes, analizando la hechicería empleada allí.

“Magia de sellado… Y no es obra del Rey Demonio de las Bestias por lo que veo”. Comentó Leonis.

El hechizo poseía múltiples capas, y mientras Leonis dibujaba un símbolo para deshacerlo…

“Esto está llevando demasiado tiempo. ¡Hyah! ¡Cuchillada del Rey Dragón!” Veira de repente pateó la puerta.

*¡Bwoosh!*

La gigantesca barricada saltó por los aires y se hizo añicos con un ruido atronador. Una nube de polvo voló en el aire, ofuscando el camino a seguir.

“… Eso es una barbarie, Veira”. La reprendió Leonis.

Publicidad G-M3



“Los dragones odian perder el tiempo”. Veira se encogió de hombros. “En este asunto, estamos de acuerdo”. Dijo Rivaiz.

Los tres Reyes Demonio miraron más allá de la puerta. “… ¡¿?!”

La nube de polvo se disipó, revelando una pirámide de cristal negro que no reflejaba ninguna luz.

“… ¡¿Un Templo de la Diosa?!”

No era ni de lejos tan grande como el Templo subterráneo de Necrozoa. Era tan grande como un ataúd. Un Templo de la Diosa era un dispositivo que los Ejércitos de los Reyes Demonios usaban para recibir las profecías de la diosa.

Publicidad M-M5

“Ahora, esto es curioso…” Rivaiz susurró. “¿Qué hace aquí un Templo de la Diosa?”

“No estoy seguro…” Leonis respondió.

Había un Templo de la Diosa en cada base de los Ejércitos de los Reyes Demonio, y eso incluía el Castillo Sangre de Hierro, por supuesto. Sin embargo, el ejército de la alianza humana destruyó todos los que encontró al reclamar ubicaciones durante la guerra. Todos los templos fueron destruidos, salvo el que estaba oculto en Necrozoa.

No debería haber habido ninguno aquí.

“Tal vez el Diablo del Inframundo creó este altar”. Sugirió Rivaiz. Leonis asintió. “… Sí. Es posible”.

Azra-Ael era devoto a Roselia, así que no habría sido demasiado extraño enterarse de que habían construido uno nuevo.

“Pero sigo preguntándome qué hace aquí el Castillo Sangre de Hierro”. “De hecho”.

Leonis dio un paso adelante y tocó la superficie del cristal negro.

La Espada Demoníaca contenida dentro del Báculo de los Pecados Sellados reaccionó violentamente. En respuesta, el cristal negro emitió un destello, seguido de…

<… encon… mi amado… niño…>

… Una voz.

“¿Qué…?”

Leonis no era el único que lo había oído. Rivaiz y Veira reconocieron las palabras cargadas de estática que resonaban en todas direcciones. El cristal negro volvió a parpadear.

<… te encontré… amado niño… sucesor de… la Espada Demoníaca…>

La voz apenas inteligible resonó en la cámara. La Espada Demoníaca en las manos de Leonis zumbó al unísono.

<¿Por qué…? Pensé que habías… desaparecido… de este mundo…>

“¿Yo… desaparecí?” Susurró Leonis, estupefacto. “¿Qué estás diciendo?

¿Quién eres?” Su grito ahogó el extraño y confuso altavoz.

No podía ser ella. La diosa había perecido hace mucho tiempo, para reencarnarse en un cuerpo humano mil años después. Sin embargo, contra toda lógica, Leonis creía que esa voz era la suya.

Cuando Zemein activó el Templo de la Diosa en Necrozoa, Dáinsleif no había respondido así. Por lo tanto, quien hablaba tenía que ser otra persona que había asumido la identidad de la diosa.

Seguramente era eso, pero Leonis supo por instinto que no se trataba de ningún pretendiente. Sin duda era ella…

<… Siempre te he buscado…>

Esta voz del cristal negro…

<… Siempre te busqué…>

<Siempre, siempre, siempre, siempre-siempre-siempre…>

… Repetía la palabra con deseo enloquecido y anhelante.

“Roselia… ¿eres… realmente tú?” Susurró Leonis, con voz tensa. Extendió la mano hacia el cristal como si ella estuviera realmente allí.

<… Mi amado niño, sucesor de la Espada Demoníaca… Siempre… te he esperado… Por favor… debes… encontrarme…>

“¡Roselia! ¡Estoy aquí! ¡Estoy aquí!” Leonis no pudo evitar gritar. Golpeó su mano contra la pirámide repetidamente. “¡Roselia!”

Veira le agarró del brazo. “¡Leonis! ¡Algo está mal!”

“¿Qué…?” La expresión alarmada del Rey Demonio Dragón ayudó a Leonis a calmarse.

<Yo… estoy… ∞a… ∞∞∞∞∞∞∞∞… ∞∞∞…>

La voz de la diosa cambió de repente. Niebla oscura sangró del cristal, rodeando las manos de Leonis.

“¡¿Qué?!” Se apartó, asaltado por una terrible sensación, como si su alma empezara a supurar.

(¿Miasma del vacío…?)

El vapor se enroscaba alrededor de sus brazos, subiendo hasta su cuello lentamente.

<… Mi querido… niño… ∞∞∞∞ Estrella de… la Nada… ∞∞∞∞…> “¡Ro… selia…!” Gimió Leonis.

“¡Hahhhhhhhhhh!” Gritó Veira, estampando su puño contra el Templo de la Diosa.


Una grieta atravesó su superficie de obsidiana, y se hizo añicos con un sonido fuerte y claro.

“¡Veira! ¡¿Qué has hecho?!” Gritó Leonis, sin ser consciente inmediatamente de lo alto que había gritado.

Sin embargo, el Rey Demonio Dragón no le prestó mucha atención, sino que se quedó mirando fijamente a su compañero. “¡Leo, tu mano…!” Se quedó mirando el brazo de Leonis.

“¡¿Qué… es esto?!”

Los lugares donde el miasma había tocado la mano derecha de Leonis estaban inflamados como por una quemadura, y un extraño patrón se formó en su brazo. Un dolor agudo y ardiente le recorrió la piel.

“Parece un maleficio”. Afirmó Rivaiz mientras examinaba la marca. “¿Un maleficio…?”

Rivaiz frunció el ceño, observándolo detenidamente. “Sí. Aunque nunca había visto un patrón así…”

Los restos aplastados del Templo de la Diosa empezaban a perder su brillo.

“Salgamos de aquí por el momento”. Dijo Veira. “No puedo decir que me guste el aire de este lugar”.

“Estoy de acuerdo”. Añadió Rivaiz. Recogió un fragmento negro. “Por ahora, me llevaré esto con nosotros”.

“¡Ugh, espera, algo… viene!” Gritó Leonis. Hablaba completamente por intuición. Cada célula de su cuerpo emitió una señal de alarma.

(Esta sensación… No, no puede ser… ¡¿Es realmente él?!)


El Rey Demonio Dragón y el Rey Demonio de los Mares notaron la presencia al mismo tiempo.

“¡¿Qu-Qué?!”

“¿Esto es…?”

Miraron hacia el techo. Y en el momento en que lo hicieron…

*¡Crrrraaaaaaash!*

… El Castillo Sangre de Hierro fue completamente borrado.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios