Seiken Gakuin No Maken Tsukai (NL)

Volumen 8

Capitulo 3: Arrojado A Otro Mundo

 

 

“… ¿?”

Cuando Leonis abrió los ojos, vio un vasto desierto azotado por el viento. Una nube de polvo negro cubría su campo de visión como un enjambre de insectos.

Publicidad M-AR-1

(¿Dónde… estoy?)

Tras parpadear varias veces, Leonis intentó mirar a su alrededor. Un sinfín de extrañas formaciones rocosas salpicaban el desierto, pero no pudo distinguir nada más digno de mención. Esta tierra estéril se extendía hasta donde alcanzaba la vista. El cielo era rojo como la sangre y no había nubes.

El gigantesco Leviathan había desaparecido.

“… Parece que me he adentrado en algún otro reino, un inframundo quizás”.

Tras un momento de confusión ante la inusual vista, Leonis concluyó que la Azure Hold había sido transportada a otra dimensión o mundo, y que él había quedado atrapado en ese proceso.

Publicidad G-M1



(No sabía que esa fortaleza aérea pudiera atravesar los planos).

Publicidad G-M2



Era igual que su bastión… el Castillo del Otro Mundo.

(¿Era realmente Azra-Ael?) Se preguntó Leonis, llevándose una mano a la barbilla.

Azra-Ael… un visitante de otra dimensión. Roselia Ishtaris había invocado al Diablo del Inframundo desde algún otro reino. De los Ocho Reyes Demonio, él era el más envuelto en misterio… Nadie, salvo la propia diosa, veía su verdadera forma.

Se creía que Azra-Ael carecía de cuerpo físico. Sólo poseyendo un recipiente era capaz de utilizar sus poderes.

¿Por qué, entonces, había poseído al Duque Christaria, el padre de Lyseria…?

(No… Que fuera poseído por Azra-Ael sigue siendo sólo una teoría).

Aun así, podía atravesar libremente las puertas dimensionales, manejaba hechicería perdida y conocía a los Reyes Demonio. Y lo más sospechoso de todo…

(Dijo: “mi diosa”.)

Publicidad G-M3



De todos los Reyes Demonio, los únicos que juraron auténtica lealtad a Roselia Ishtaris fueron Leonis y Azra-Ael. Todos los demás utilizaban los Ejércitos de los Reyes Demonio como medio para promover sus propias ambiciones.

El Diablo del Inframundo siempre se refería respetuosamente a Roselia como “Mi diosa”. Sin embargo, no se sabía con certeza si el Duque Christaria se había referido a Roselia cuando utilizó la frase.

“… Supongo que se fue volando a alguna parte”.

Leonis no veía al hombre por ninguna parte, y la Azure Hold y aquel Leviathan también estaban ausentes. Veira también había desaparecido, al igual que…

(Rivaiz, ¿eh…?)

Rivaiz Deep Sea, la mitad del Rey Demonio de los Mares era un Sprite Marino. De algún modo, se había liberado de la Espada Sagrada que controlaba su mente.

(Antes de preocuparme por lo demás, tengo que averiguar cómo escapar de este mundo…)

Leonis marchó a través de los páramos cubiertos de tormentas de arena. Ya conocía una forma de volver a casa. No era un campo en el que fuera excepcionalmente competente, pero como maestro de todo tipo de hechicería, conocía múltiples hechizos para crear puertas a otras dimensiones. De hecho, el subterráneo que la Manada de Lobos Demoníacos utilizaba como escondite había sido creado con uno de ellos. Unía el Séptimo Assault Garden con un plano diferente.

Sin embargo, abrir portales a otras dimensiones no era tarea fácil. Uno necesitaba tener las coordenadas de su mundo anterior o, de lo contrario, no se sabía a dónde le enviaría la magia. Podía arrojarte al fondo del mar o al interior de una roca.

Cuando Leonis tenía todo su poderío como Rey No Muerto, quizá se hubiera arriesgado y lo hubiera intentado de todos modos, pero su cuerpo actual era el de un frágil niño de diez años. No podía arriesgarse tanto.

(Supongo que mi único recurso es buscar a Azra-Ael).

Leonis no sabía lo grande que era este mundo, pero si Azra-Ael se movía con la Azure Hold, encontrarlo no sería demasiado difícil.

De repente, una enorme sombra pasó sobre la tierra. Leonis levantó la vista. “… ¡¿Qué es eso?!”

Una gran criatura parecida a una mantarraya se deslizaba por el aire. Debía medir más de cien meltes de punta a punta. Sus gigantescas aletas ondulaban con cada movimiento, esparciendo un miasma nauseabundo mientras reinaba sobre el cielo.

De su torso brotaban innumerables brazos, cada uno de los cuales se retorcía aparentemente por voluntad propia.

Dos grandes colmillos blancos salían de su boca… No, no eran colmillos. Una inspección cuidadosa reveló que sus fauces estaban llenas de Void. El aspecto del ser era una afrenta a la vida misma, e incluso Leonis, el Rey No Muerto, sólo sentía repugnancia y aversión hacia él.

“… ¿Un Void?” Susurró.

Inmediatamente, el monstruo volador cambió de rumbo y le miró directamente.

(¡¿Me ha visto desde tan alto?!)

Las manos que sobresalían de su estómago empezaron a brillar, cada una de ellas encendida con una afinidad elemental diferente. Era el resplandor de la hechicería.

“¡Tch…!”

*¡Boom, boom, boom, boom!*

Una lluvia de hechizos ofensivos bombardeó el páramo rocoso. Intensas llamas estallaron, haciendo volar el polvo. Y en el epicentro de la explosión…

“… Así que estos despreciables monstruos del Vacío también campan a sus anchas por este mundo”. Murmuró Leonis mientras el humo negro se disipaba.

Había lanzado un hechizo defensivo, así que no había ni una mancha de hollín en su uniforme de la Academia Excalibur. Tras sacar el Báculo de los Pecados Sellados de su sombra, Leonis lo sostuvo en alto mientras recitaba otro hechizo.

“Te reduciré a cenizas… Hechizo de Fuego de Octavo-Orden… ¡Al Gu Belzelga!”.

*¡Boooom!*

Una bola de fuego salió del báculo, golpeando directamente a su objetivo. Hizo un agujero en el estómago del gigantesco Void, del que brotó miasma del Vacío como sangre.

“Oh, ¿puedes resistir el más fuerte de los hechizos de fuego? Eres muy resistente, ¿verdad?”

Un momento antes de que el hechizo golpeara al Void, las manos que brotaban de su estómago desplegaron todas a la vez hechizos defensivos. Sin embargo, la mayoría de esos brazos habían sido destruidos por la magia de Leonis, y la regeneración del Void no podía seguir el ritmo.

“¡∞∞∞∞∞∞∞!”

El Void soltó un aullido furioso y abrió la boca.

(Ya veo. Es como un huésped para los parásitos del Vacío).

El enjambre surgido del gigantesco Void zumbó como insectos y voló hacia Leonis. Éste se encogió de hombros y golpeó el suelo con el Báculo de los Pecados Sellados.

“Muy bien. Estoy un poco cansado de tanto luchar, pero por ahora seguiré el juego”. Con una carcajada malvada, entonó un nuevo hechizo.

Sin embargo, antes de que pudiera terminar…

*Crack*

… Un sonido como de cristales rompiéndose rasgó el aire. “… ¡¿Qué?!”

Una hoja de agua impregnada de mana atravesó el páramo, cortando el enjambre de Void como si fuera un cuchillo caliente en mantequilla. Siguió avanzando, abriéndose paso en el gigantesco Void que había sobre su cabeza.

El cielo rojo se llenó de miasma. El Void, de 100 melte de largo, fue cortado en cuatro cubos, luego en ocho y después en dieciséis, los cuales cayeron al suelo con fuertes golpes. Leonis se apresuró a esquivar los bloques de carne que caían, buscando el origen de la hoja de agua.

Publicidad G-M3



En lo alto de una formación rocosa deforme había una chica inexpresiva, con el cabello del color de la amatista.

“… Rivaiz Deep Sea”. Susurró Leonis, aunque ella no le oyó.

La chica le observaba, con una mirada tan profunda como el fondo del océano. “Niño humano. ¿Quién eres realmente?”

Su pregunta resonó suavemente en el páramo cubierto de cadáveres del Vacío.

“Hmm. Nunca imaginé que el Rey No Muerto adoptaría una forma tan adorable”. Rivaiz le dio unas palmaditas a Leonis en la cabeza.

“Grr… ¡No me toques, Rey Demonio de los Mares!” Leonis le apartó la mano, con los cabellos de punta.

El Rey Demonio de los Mares había dudado en creer la afirmación de Leonis de que era el Rey No Muerto. Cuando le mostró el Báculo de los Pecados Sellados, símbolo de muerte de los Ejércitos de los Reyes Demonio, e invocó a su orgullosa legión de soldados esqueléticos, aceptó la historia de inmediato.

Según Rivaiz, muchos hechiceros utilizaban luchadores no muertos, pero el único que podía mantener un contingente de guerreros de hueso espléndidamente pulidos era el Rey No Muerto.

(Sí, así es, exactamente así). Leonis asintió para sí, satisfecho.

Siempre era bastante exigente a la hora de elegir a sus esqueletos. Leonis tosió y miró a Rivaiz.

“Rey Demonio de los Mares, hay algo que deseo preguntarte”.

La chica asintió con arrogancia. “Tienes permiso para preguntar, Rey No Muerto”.

(Condescendiente, ¿eh?) Pensó Leonis, ciego a sus propios defectos. No hace falta decir que todos los Reyes Demonio eran bastante arrogantes.

“¿Estabas bajo el control mental de ese humano?” Preguntó Leonis.

Publicidad M-M5

Ante esto, los ojos de Rivaiz brillaron siniestramente. “Sí. Mi orgullo como Rey Demonio de los Mares se ha visto empañado por haber permitido que ocurriera”. Tal vez recordar lo sucedido la enfureció, porque su manto de agua comenzó a retorcerse, animado por el mana.

“Siempre creí que fuiste asediado por el Tejedor de Hechizos de los Seis Héroes y que la batalla terminó en destrucción mutua”. Comentó Leonis.

Publicidad G-M3



“En efecto. El Leviathan y yo derrotamos a Diruda el Tejedor de Hechizos justo cuando él nos superaba, y nos hundimos en las profundidades junto con la Fortaleza Submarina”.

“Entonces quieres decir que no te mataron del todo”. Dijo Leonis.

Rivaiz movió la cabeza. “Sin embargo, la poderosa magia de Diruda me llevó al borde del abismo. Así que decidí convertirme en una joya que absorbería lentamente el mana del fondo del océano hasta que llegara el día de resucitar”.

Pasaron mil años mientras ella dormía.

“En algún momento, aquel humano encontró la joya en el fondo del mar y me liberó… No recuerdo con exactitud cuándo ocurrió. Pero no fue hace mucho tiempo”. Rivaiz se mordió suavemente el labio. “Tras ser despertada bruscamente de mi apacible sueño, intenté despedazar al canalla. Pero el humano se anticipó y tenía una baza para contenerme”.

Leonis enarcó una ceja. “¿Una baza?”

“El canalla ya había dominado a mi otra mitad… el Leviathan”. Rivaiz replicó con amargura.

“¿Quieres decir que no fuiste tú quien resucitó al Leviathan?”

“No. No sé qué medios heréticos empleó ese humano para restaurar mi otra mitad, pero lo consiguió. Impulsada por la ira ante el robo de mi espíritu afín, le reté a una batalla y fui derrotada”.

Rivaiz Deep Sea, el Rey Demonio de los Mares, era considerado el más fuerte de todos los Reyes Demonios. Sin embargo, el puesto lo ocupaban dos seres que actuaban como un solo Rey Demonio. Rivaiz, la Reina Sprite del Mar, y la mayor forma de vida, el Leviathan. Sólo cuando los dos actuaban como uno funcionaban como el Rey Demonio de los Mares.

Y con el Leviathan alejado de ella, Rivaiz no tenía ninguna posibilidad de ganar. “Y así sucumbí a su dominación mental” Explicó Rivaiz, con su voz temblorosa por la ira.

“¿Recuerdas lo que pasó mientras estabas bajo su dominio?” Preguntó Leonis.

“Mm. Recuerdo vagamente lo que ocurrió un poco antes de liberarme de su control. Recuerdo haber luchado contra ti…” Rivaiz se inclinó hacia delante y miró a Leonis a los ojos. “Rey No Muerto. Al derrotarme, me has liberado del dominio de ese hombre. Estoy en deuda contigo”.

“… Ya veo”. Leonis respondió vagamente.

No estaba seguro de que la liberación de Rivaiz fuera el resultado de sus esfuerzos. Era posible, pero podían haber intervenido otros factores. Tal vez cuando el hombre trató de usar su Espada Sagrada en Veira, su control sobre Rivaiz disminuyó temporalmente. O…

La Espada Sagrada de Leonis… la Excalibur XX. Tal vez afectó a otras Espadas Sagradas de alguna manera.

(En cualquier caso, Rivaiz era sólo uno de sus involuntarios peones).

Azra-Ael, el Diablo del Inframundo. ¿Qué esperaba conseguir despertando a un Rey Demonio…?

Publicidad G-M2



“Por cierto, Rey No Muerto…” Rivaiz llamó a Leonis, despertándolo de su contemplación.

“¿Qué pasa?”

“¿Dónde estamos?” Preguntó Rivaiz, mirando a su alrededor con el ceño fruncido.

“En otro mundo”. Respondió Leonis. “Otra dimensión”. “¿Otro mundo o dimensión?”

“Parece que cuando la Azure Hold viajó a otro reino, fuimos transportados con ella”.

“Ya veo. Sí, el océano no está por ninguna parte”.

“¿Tanto tardaste en darte cuenta?” Leonis se encogió de hombros, exasperado.

Publicidad M-M4

Rivaiz escudriñó los bloques de carne esparcidos a su alrededor.

“¿Qué era ese monstruo antiestético de antes? Nunca había visto una criatura así”.

“Un Void. Formas de vida desconocidas nacidas del vacío”. “Hmm…” Rivaiz ladeó la cabeza, aparentemente confundida. Los restos del gigantesco Void seguían escupiendo miasma.

(No esperaba encontrar Void campando a sus anchas en otro mundo).

Quizá este paisaje desolador era el resultado de la destrucción que sembraron las cosas monstruosas.

“Iré tras ese hombre”. Declaró Leonis, con la mirada fija en el cielo rojo. “Tengo mucho que preguntarle”.

“Te acompañaré, entonces”. Decidió Rivaiz. “Debo reclamar mi Leviathan”. “…”

Leonis se tomó un momento para reflexionar. Aunque estaba en un estado incompleto, Rivaiz seguía siendo la mitad de un Rey Demonio. Su fuerza era notable. Y habían luchado codo con codo una vez hace mil años para derrotar al Dios del Mar. Si bien Leonis no tenía forma de saber lo que Rivaiz estaba pensando, seguía siendo un Rey Demonio con el que era comparativamente fácil cooperar.

“… De acuerdo. Ven conmigo, entonces”. Leonis golpeó el Báculo de los Pecados Sellados contra el suelo. “¡Adelante, Dragón Calavera!”

*¡Vrrrrrrr…!*

Un dragón esquelético surgió de la sombra del chico y desplegó sus alas. Leonis se sentó sobre el cuello del Dragón Calavera, y Rivaiz saltó sobre él suavemente con la ligereza de un pétalo de flor para unirse a él.

“Puedes volar por tu cuenta, ¿verdad?” Preguntó Leonis.

“Sólo pensé que montar encima del famoso Dragón Calavera del Rey No Muerto podría ser una experiencia interesante”. Rivaiz razonó fríamente.

Leonis se encogió de hombros. “No es mi problema si te caes”. El Dragón Calavera lanzó un aullido eldritch y alzó el vuelo. “¡Heeeeeeeey! ¡Alto ahí, Leo!”

“… ¿Nn?” Leonis se giró al oír la voz familiar.

Una hermosa joven volaba detrás del Dragón Calavera, con su llameante cabello rojo arrastrándose tras ella.

“Oh. Así que tú también estabas cerca”.

“¡No me digas ‘oh’! Ese espectáculo ostentoso que montaron ustedes dos fue fácil de detectar, y volé por encima”. Dijo Veira, aterrizando con un golpecito en el hocico del Dragón Calavera.

“Vas tras ese hombre, ¿verdad?” “Sí”.

“Entonces voy contigo. Tengo que recuperar la Azure Hold”. Leonis suspiró. “Haz lo que quieras”.

De todos modos, todos iban en la misma dirección. Veira miró a Rivaiz, que se había sentado en el lomo del Dragón Calavera.

“Rivaiz, aún tenemos una cuenta que saldar por lo de la Azure Hold”.

“No tengo ningún deseo de luchar contigo en este momento, Rey Demonio Dragón”. El Rey Demonio de los Mares fulminó a Veira con la mirada. “Sin embargo, si insistes en luchar, estaré encantada de hacerlo”.

Publicidad G-AB



“Hmph. Derrotarte sin tu Leviathan mancharía mi reputación como Rey Demonio Dragón. Estoy dispuesta a considerar esto un alto al fuego por ahora”. Veira se peinó su cabello carmesí con una mano.

“Hmph. Muy bien”. Rivaiz aceptó.

(… Dejen de buscar pelea mientras están sobre mi Dragón Calavera). Leonis se estremeció ante la sola idea.

“Entonces, ¿hacia dónde volamos, Leo?” Preguntó Veira.

“No lo sé”. Respondió con franqueza, con los ojos fijos hacia delante. “Por ahora, veamos hasta dónde llega este otro mundo”.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios