Seiken Gakuin No Maken Tsukai (NL)

Volumen 7

Capitulo 7: Misión Casino

Parte 1

 

 

El sol se ocultaba en el horizonte y las estrellas empezaban a titilar en el cielo. Desde la antigüedad, se consideraba que la noche pertenecía a los no muertos. Los cadáveres salían de los cementerios para vagar por las calles, y los esqueletos animados alzaban sus espadas en los campos de batalla.

Sin embargo, la humanidad ha vencido su miedo a la oscuridad y la ha derrotado con el resplandor de las lámparas de mana. El distrito del placer del Shangri-la Resort, Night Town, se encontraba en una isla flotante a poca distancia del hotel. Sus llamativas y coloridas luces de mana se reflejaban en el agua de la gigantesca piscina.





Esta zona, que sólo abría al anochecer, estaba aún más animada que otras calles durante el día.

“L-Leo-kun, ¿realmente deberíamos estar en un lugar como este?” Lyseria miró a su alrededor, apretando ansiosamente la mano de Leonis.

Aunque era la primera vez que Leonis estaba aquí, estaba familiarizado con locales de ambiente similar.

(Los vicios son los mismos, vayas donde vayas). La gloriosa ciudad castillo del Reino de Rognas también contaba con un distrito del placer.

Tras el ostentoso resplandor de las brillantes luces de Night Town se escondía una profunda y viscosa oscuridad. Sin embargo, en el punto más brillante de la zona, salpicado de muchas de sus propias luces, se alzaba la enorme estructura del Casino Phillet Vomacht.


Este edificio de veintidós plantas había sido bautizado con el nombre del primer conde de la Familia Phillet, y sus dieciocho primeras plantas estaban destinadas al juego.

“Mira qué bonito es. Me gusta este sitio”. Veira levantó las manos, contemplando el ostentoso edificio con ojos brillantes.

Iba vestida con una camisola blanca y pantalones cortos, el mismo atuendo que llevaba cuando Leonis la llevó a recorrer el distrito comercial del Séptimo Assault Garden.

“… ¿Eso crees? No encaja mucho con mis gustos”. Contestó Leonis, enarcando una ceja. Ya fuera en un cuerpo humano o no muerto, todas esas luces le resultaban cegadoras. Las silenciosas profundidades del Gran Mausoleo de Necrozoa le parecían mucho más tranquilizadoras.

(Pero supongo que a los Dragones les atraen las cosas brillantes).

Muchos de ellos guardaban tesoros en sus mazmorras, aunque nunca les daban uso.

“Dime, Leo-kun…” Lyseria intervino. “¿Sí?”

“¿Qué vamos a hacer con su identificación?”

“¿Identificación?” Veira se dio la vuelta, mirando a ambos con curiosidad. “El guardia de la puerta no puede dejarte entrar sin identificación”.

“Ah, eso. Bueno, ya se solucionará”. Dijo Leonis con desdén. “¿Se solucionará…?” Repitió Lyseria, perpleja.

“Leo, no me digas que nunca has enseñado a tu sirviente a encantar a otros usando hechicería”. Dijo Veira, frunciendo el ceño.

“Er, bueno… No”. Respondió Leonis con torpeza. “La hechicería de encantación es bastante avanzada; es demasiado pronto para ella”.

En parte era mentira. Encantar era magia de alto nivel, seguro, pero dada su utilidad y compatibilidad con una Reina Vampiro, había precedencia para que Lyseria la aprendiera enseguida a pesar de la dificultad.

Entonces, ¿por qué Leonis se había abstenido de enseñarla? Se debía a una extraña y turbia sensación que Leonis no acababa de comprender. Por alguna razón, la idea de que Lyseria encantara a otros no le gustaba.

(Supongo que no es más que egoísmo por mi parte). Reflexionó.

“Hmph. Muy bien. Tendré que enseñarle a este sirviente inexperto cómo se hace”. Veira le dedicó a la otra chica una sonrisa orgullosa.

“¿Cómo se hace qué?” “Mira y verás”.

 

El trío estaba ante el Casino Phillet Vomacht. Las cegadoras luces de mana quemaron los ojos de Leonis.

“Shallow Grave, comenzando la misión”. Susurró Leonis en su terminal de comunicaciones.

Shallow Grave14 era el nombre en clave del Rey No Muerto cuando se infiltraba en territorio enemigo. Por cierto, el nombre en clave de Blackas era Creeping Shadow15.

<<¿Shallow Grave…? Uh, sí, ten cuidado>> La voz de Elfine respondió a través del terminal, sonando un poco confundida.

“L-Leo-kun… E-Esta es la primera vez que entro en un lugar como este…” Dijo Lyseria, que parecía muy nerviosa y tensa.

“Estaremos bien”. Le aseguró Leonis, apretándole la mano.

Atravesaron el vestíbulo y mostraron sus identificaciones de estudiantes de la Academia Excalibur en la puerta de entrada. Un empleado con traje de etiqueta escaneó sus credenciales con un dispositivo mágico.

“¿Sr. Leonis Magnus? Todo parece estar en orden”. El empleado inclinó la cabeza respetuosamente. “Debe dejar todos los terminales de información aquí, en la entrada”.

“Sí, aquí tiene”. Dijo Leonis, entregándole el terminal falso que Elfine le había preparado con antelación.

Leonis había guardado el terminal que contenía a Cait Sith en el Reino de las Sombras.

“La siguiente será usted, señorita…”

“¡D-De acuerdo!” Contestó Lyseria, entregándole su terminal.

“Hmm, la joven de allí…” El miembro del personal se giró para comprobar la identificación de Veira.

Sin embargo…

“Déjeme pasar. Su señora ordena que la dejen pasar”.

*Shiiiiiiine…*

… Los ojos dorados de Veira brillaron con una ardiente luz rubí.

“Ah… C-Como desee… Adelante…” El miembro del personal balbuceó vacuamente.

Lyseria se quedó boquiabierta. “¡¿Huh?!”

  1. Tumba / 15. Sombra sigilosa.

 

“No le des tanta importancia. Una Reina Vampiro debería poder hacerlo sin problemas”. Le dijo Veira con suficiencia.

“Te dije que no hicieras nada llamativo”. Le reprendió Leonis, suspirando.

Después de entrar, los tres tomaron un ascensor hasta el tercer piso y salieron a un vestíbulo ruidoso y abarrotado. Un elegante candelabro colgaba del techo, y numerosos nobles participaban en apuestas y juegos de azar. Mujeres hermosas vestidas con trajes de conejita caminaban entre las mesas, llevando bandejas de bebidas.

“¡Ah! ¡Eeek!” Lyseria se cubrió el rostro con las manos al ver a las conejitas. “¡Este sí que es un sitio para adultos!”

“Creo que la forma en que te vestías durante el Festival de la Luz Sagrada era mucho más provocativa, Seria-san”. Le susurró Leonis con picardía.

“¡L-Leo-kun, tonto!” Una avergonzada Lyseria le dio una lluvia de golpes en el hombro.

Publicidad G-M1



Era la venganza por haberle obligado a vestirse de chica.

El trío se dirigió a un mostrador de servicio y, después de que Lyseria y Leonis mostraran sus identificaciones, cambiaron algunos de sus créditos por monedas del casino. Leonis ofreció la mitad de su moneda de juego a Veira.

“Toma esto y vete a jugar. Pero recuerda, nada de alborotos aquí”. Le advirtió.

“Con una moneda bastará”. Veira lanzó la moneda al aire y la cogió. Tras dar una vuelta sobre sus talones, desapareció entre la multitud, despidiéndose con la mano.

“…” Lyseria observó al Rey Demonio Dragón marcharse, con cierto aire de ansiedad.

“Muy bien, tengo que ocuparme de la misión. ¿Qué vas a hacer, Seria-san?” “Hmm, bueno…” Lyseria se llevó un dedo a los labios.

Pareció dudar por un momento. Al final, tomó una decisión, asintiendo para sí misma.

“Leo-kun…” Se inclinó para mirar a Leo a la altura de los ojos. Él esperaba que le preguntara si Veira era realmente su sirviente.

(¿Qué le digo?) Una parte de él quería aclarar el malentendido, pero no podía revelar que Veira era uno de los Reyes Demonio. Exponerla revelaría también su identidad.

 

“Leo-kun, sé que tienes muchos secretos, y está bien. Si alguna vez quieres hablar de ello, te escucharé. Así que…” Su voz bajó a un susurro. “Quiero que confíes más en mí”. Los claros ojos azul hielo de Lyseria vacilaron, decididos y un poco tristes.

(¿Confiar en ella?)

Esto era algo con lo que su sirviente probablemente había estado lidiando durante un tiempo. Leonis recordó cómo Veira le había llamado sobreprotectora. Tal vez la sobreprotección era sólo la otra cara de la falta de confianza.

“… Entendido. Intentaré depender más de ti, Seria-san”. Respondió Leonis.

La chica sonrió y asintió. Se enderezó con renovado vigor, con su cabello plateado ondeando.

“¿Adónde vas, Seria-san?”

“A un duelo”. Declaró con una sonrisa. “¿Huh?”

Sin ofrecer más, Lyseria se alejó entre la multitud. “¡S-Seria-san, espera!”

Leonis estuvo a punto de salir tras ella, pero se detuvo en el último momento.

(Tengo que confiar en ella). Se recordó a sí mismo. (Por ahora, debo concentrarme en la misión de Elfine-san).

Leonis caminó entre las mesas. Todo lo que necesitaba hacer era activar el terminal cerca de uno de los aparatos mágicos del casino, y Cait Sith se colaría automáticamente en la red. Por desgracia, no había ninguno de esos aparatos mágicos a la vista.

(Así que estos son los aparatos conocidos como máquinas tragamonedas…)

Se abrió paso entre la multitud, mirando a su alrededor, cuando… “Hola, pequeño. ¿Quieres un poco de jugo?”

… Una hermosa mujer vestida de conejita se acercó con una bandeja de bebidas.

“No, gracias”. Leonis declinó cortésmente.

“Oh, ese uniforme. ¿Eres de la Academia Excalibur?” La voz de Leonis se redujo a un murmullo. “Er, sí…”

 

“¡Ya veo! Bueno, ¡pásalo bien!” La mujer se marchó a hablar con otro cliente.

(Tonta. ¿Cómo se atreve a acercarse tan despreocupadamente a un Rey Demonio como yo?)

Un momento después, otra voz le llamó. “Um…”

“¡No quiero ningún jugo!” Leonis espetó enfadado mientras se giraba para enfrentarse a esta última irritación.

“D-D-Discúlpeme, Leonis-sa…. Quiero decir, ¡señor!”

“¿Qu… ¡¿Shirley?!”

Allí de pie, sosteniendo una bandeja de aperitivos, estaba nada menos que Shirley. Sin embargo, su habitual uniforme de sirvienta no se veía por ninguna parte. Llevaba una cinta en el cabello con orejas de conejo, una cola esponjosa y vestía un traje de conejita con medias de rejilla. En combinación con sus ojos color crepúsculo, parecía una conejita de verdad.

“Sh-Shirley, ¿qué es este. atuendo?” Preguntó Leonis, atónito.

“¡U-Usted me ordenó infiltrarme en este lugar, así que me vestí apropiadamente!” Explicó Shirley avergonzada y haciendo pucheros.

Seiken Gakuin no Maken Tsukai Volumen 7 Capitulo 7 Parte 1 Novela Ligera

 

 

“C-Cierto, te dije que lo hicieras. Supongo que tu atuendo habitual destacaría demasiado”.

Leonis se aclaró la garganta y cogió uno de los sándwiches que había en la bandeja. Acompañó a su sirvienta asesina a un rincón de la sala mientras comía.

“¿Has conseguido alguna información?” Susurró Leonis.

“Sí. Hay una habitación secreta a la que sólo pueden entrar los nobles elegidos”.

“Hmm. Ya veo. Esto es más que sólo un casino”.

“Eso parece… Omnom”. Contestó Shirley, tomándose un momento para comer un sándwich.

Leonis enarcó una ceja inquisitiva. “Shirley, ¿estás segura de que puedes comer eso?”

“Mmm… ¿Hay algún problema?” Respondió ella con indiferencia.

“Bueno, a mí no me importa. ¿Qué pisos tienen aparatos mágicos activos?”

“Esos serían el cuarto, el quinto y el séptimo. Cada uno ofrece diferentes formas de juego, pero todos están gestionados por el mismo Elemental Artificial”.

“Excelente. Me dirigiré a los pisos superiores, entonces. Continúa tu reconocimiento”.

“¡Entendido!”

A la orden de Leonis, Shirley le dejó y volvió a sus tareas.

(¿Es por aquí?)

Al bajar del ascensor en el séptimo piso, Lyseria buscó a Veira. A diferencia de la glamurosa decoración del tercer nivel, el séptimo parecía más bien un bar elegante. La iluminación era tenue, pero eso no le importaba a una Reina Vampiro.

Lyseria se puso de puntillas, escudriñando la zona. Supuso que la belleza de Veira y su cabello carmesí llameante llamarían mucho la atención. Y en efecto, había una multitud reunida en torno a una de las mesas del fondo, con Veira como centro.

Estaba jugando a la ruleta y bebiendo un trago. Ante ella había tres montones de monedas sobre la mesa. El crupier16 no parecía muy contento.

(Aunque sólo cogió una moneda).

Lyseria respiró hondo y, armándose de valor, se acercó a la mesa. Por una desafortunada coincidencia, Veira miró a la otra chica justo cuando se acercaba.

“Ah”. El agudo brillo de la mirada de Veira hizo que Lyseria se pusiera rígida en su sitio. Pero no podía vacilar. No después de haberse armado de valor.

Para sorpresa de Lyseria, Veira sonrió al verla y le hizo una seña con la mano. Apretando los puños, la joven de cabellos plateados se acercó. Cuando llegó a la mesa, Veira le indicó que tomara asiento junto a ella.

“Aquí, chica sirviente”.

“Es Lyseria”. Los ojos azul hielo se clavaron sin inmutarse en los dorados de Veira. “Lyseria Ray Christaria. La tutora de Leo-kun”.

“Cierto. Seria, ¿verdad?” Veira usaba el mismo apodo que Leonis. “Soy Veira. Eso sí, ya poca gente recuerda mi nombre”.

“…”

Mientras Lyseria se acomodaba en su silla, Veira llamó a un mesero. “Tráele a esta chica un cóctel Bloody Rose17”.

Publicidad M-M2

“¡N-No!” Lyseria negó con la cabeza. “¡S-Sólo tengo quince años…!”

Los no muertos no podían intoxicarse, pero había normas de la academia a considerar.

  1. Es la persona designada en una mesa de juego para ayudar en la conducción del mismo, por ejemplo, tirar la bola en la ruleta, servir cartas en el blackjack, alcanzar los dados para dárselos a los clientes, además del cobro y pago de apuestas y, en general, ayudar a los clientes en su juego alrededor de la mesa. / 17. El cóctel Rose es un cóctel suave y delicado a la vista y al paladar. Vermut seco, Kirsch y licor de cereza son la base de esta bebida considerada un clásico contemporáneo. Sencilla y perfecta para eventos.

 

“¿Ah, sí?” Comentó Veira. “Para pretender ser su tutora, sigues siendo una niña”.

“… No pareces mucho mayor que yo”. Dijo Lyseria indignada.

Ambas debían de tener una edad parecida. Veira no podía tener más de uno o dos años más.

“No hay que juzgar un libro por su portada”. Afirmó Veira con una sonrisa seductora mientras sorbía de un vaso con licor. “Tráele un jugo de tomate”. Una vez hecho el pedido, dirigió toda su atención a Lyseria, con sus brillantes ojos dorados. “¿Así que querías algo?”

“Sí”. Lyseria le devolvió la mirada con firmeza, aunque con una pizca de nerviosismo. “Quiero retarte a un duelo”.

“¿Un duelo?” Veira se lamió los labios, mostrando interés en su expresión. “Sí, eso mismo. Tenemos una cuenta pendiente”.

“¿Tenemos?” Preguntó Veira extrañada. “Oh… Sí, ahora lo recuerdo”.


La luz tenue no podía ocultar que las mejillas de Veira se sonrojaban ligeramente. Durante su enfrentamiento de disparos en el agua, un disparo de Regina había desprendido la parte superior del traje de baño de Veira. Inmediatamente después, un usuario de Espada Demoníaca se interpuso en su batalla, y el resultado quedó sin decidir.

“Bien, entonces. Aceptaré tu desafío”. Veira asintió magnánimamente. “Pero no es divertido sin arriesgar algo, ¿verdad?”

Los ojos de Lyseria se abrieron ligeramente. “Er, ¿en serio?”

“Hey, ya sé”. Veira se llevó un dedo a su barbilla bien formada. “Si gano, me quedo con Leo. ¿Qué te parece?”

“¡¿Qué?!” Las cejas de Lyseria se alzaron. “¡N-No podemos! ¡Leo-kun no es un objeto! ¡No podemos apostar por él!”

“¿No podemos?”

“¡Por supuesto que no!”

“Hmm… Entonces, ¿qué tal si jugamos por el puesto de su sirviente número uno?”

“¿Q-Qué significa eso…?”

“Es exactamente como suena. La que gane podrá llamarse a sí misma su principal sirviente”.

“P-Pero eso es…”

 

“Incluso añadiré algo extra”. Añadió Veira, levantando un dedo índice. “Si me ganas, te diré cualquier cosa que quieras saber sobre Leo”.

“… ¡!” Lyseria jadeó y se llevó una mano al pecho. “¿Sabes… secretos sobre Leo-kun…?” Preguntó.

“Por supuesto que los sé”. Afirmó Veira con confianza. “Le conozco desde hace mucho más tiempo que tú”.

“…”

“Entonces, ¿qué será? Me da igual”

“Me parece bien”. Decidió Lyseria. “Acepto tus condiciones. Hagámoslo”.

“Jugaremos este juego para decidir nuestro duelo. ¿Conoces las reglas?” “Sí”.

Veira golpeó la mesa con la punta de los dedos. La ruleta era un juego básico de los casinos. La rueda tenía ranuras rojas y blancas, cada una con su propio número. Un crupier hacía girar la rueda y lanzaba una bola. Los clientes apostaban monedas sobre la posición en la que caería la pequeña esfera.

“¿Y tú?” Preguntó Lyseria.

“El crupier me enseñó antes”. Explicó Veira, jugueteando con una moneda del casino en una mano. “Vamos a apostar en la próxima partida, ¿de acuerdo?”

“De acuerdo”. Lyseria asintió y miró la mesa.

El crupier lanzó la bola con movimientos practicados, y ésta giró alrededor de las numerosas ranuras rojas y blancas.

(Tengo que ganar esto). Lyseria apretó los puños. Era una cuestión de sentimientos.

(Veira no es mi verdadero oponente aquí).

 

Lyseria se enfrentaba a algo mucho más vago… su timidez, sus sentimientos de inferioridad. Esta batalla se trataba de llegar a un acuerdo con esas emociones.

(No, no es eso. Si sigo evadiendo lo que siento de verdad, dará igual que gane o pierda). Ella se dio cuenta. (Estoy… celosa de ella).

La rueda del destino seguía girando. Lyseria siguió la bola con atención. Después de respirar hondo, dijo “Blanco”, y colocó tres monedas.

“Me quedo con el rojo, entonces”. Respondió Veira.

El crupier miró a la chica de cabello carmesí con auténtico asombro. Lyseria miró con la misma sorpresa, y por una buena razón. Veira estaba apostando todas sus monedas.

“¡E-Espera! ¡Pensaba que la gente apostaba en varias rondas en este tipo de juegos!”

Publicidad M-M3

“¿En serio? ¿Ese es el tipo de partida que quieres?”

“…” Lyseria se quedó en silencio, pero sabía que Veira tenía razón. Ganar después de múltiples rondas se sentiría como algo sin sentido. “Bien. Apuesto todo lo que tengo al blanco, entonces”. Ella declaró, empujando todo su dinero de juego hacia adelante. Nunca había tenido la intención de confiar este enfrentamiento al azar.

(¡Si no apuesto todo lo que tengo, no tendré ninguna oportunidad!)

Bajo las tenues luces, el cabello plateado de Lyseria brillaba tenuemente, ondeando al llenarse de mana. Sus ojos azul hielo adquirieron un tono carmesí. Bajo su mirada, la bola empezó a acelerarse.

“¡¿Qué…?!” El crupier alzó la voz conmocionado.

“No esperaba menos”. Comentó Veira, con sus ojos dorados brillando como llamas.

Esta vez, la velocidad de la bola disminuyó de repente. “… ¡!”

*¡Bzzzzzzzzzzzzt…!*

El maná de Lyseria chocó con el de Veira, y la bola de la ruleta se detuvo en seco donde sus poderes se encontraron.

“… Kuh… ¡Ugh!”

Lyseria apretó los dientes, bombeando más mana en la pequeña esfera. Veira, sin embargo, mantuvo la calma. Casualmente trazó un dedo sobre el borde de su vaso. “Oye, ¿por qué Leo no intenta dominarte?” Preguntó.

 

“¿Qué?”


“¿No te parece extraño? Un sello de pacto hace que sea fácil controlar a un sirviente”.

“Bueno…” Lyseria se preguntó por qué Veira abordaría un tema así ahora.

“¿No sería más fácil para él simplemente hacerte completamente obediente a él y usarte como un peón desechable?”

“L-Leo-kun nunca… haría algo así…”

Él nunca la trató como prescindible, y a menudo se lanzaba al peligro para salvarla.

“Ya veo. Entonces supongo que Leo espera que desempeñes otro tipo de papel”.

“¿Otro… papel?”

La bola giró sobre sí misma, envuelta en mana y esparciendo chispas en el aire. Lyseria tuvo que concentrarse, incluso cuando hablaba, para evitar que la bola cayera en una ranura roja.

“Los sirvientes deben defender a su maestro, pero tú no tienes ese poder”. “… ¡¿?!”

Lyseria vaciló, y la bola fue empujada lentamente hacia atrás. “Eso… ¡Eso no es…!”

“Sin embargo, hay sirvientes con otro propósito”. El tono de Veira era suave y amable, como si estuviera guiando a su oponente. “A algunos se les permite hablar libremente con su Maestro. Tienen el deber de corregir a sus Maestros cuando se desvían del camino correcto, arriesgando sus vidas si es necesario. Tales sirvientes son más que simples subordinados que obedecen órdenes ciegamente”.

“… ¡!”

Lyseria sintió que el mana que empujaba contra el suyo se desvanecía de repente. La bola saltó por los aires… y cayó en una zona blanca.

“Parece que he perdido”. Veira se encogió de hombros y empujó su montaña de monedas hacia el crupier. “Bueno, lo prometí. Te diré cualquier cosa sobre Leo”.

“…” Lyseria hizo una pausa para pensar antes de elegir finalmente su pregunta. “¿Puedes decirme una cosa que le guste comer a Leo-kun?”

 

“… ¿Estás segura de que eso es lo que quieres saber?” Preguntó Veira con el ceño fruncido.

“Sí. ¿Puedes responder?”

“… ¿P-Por qué iba yo a saber eso?”

“Muy bien. Déjame que te lo diga, entonces”. Dijo Lyseria con una pequeña sonrisa. “A Leo-kun le gusta la carne molida y la pasta”. Con eso, Lyseria se levantó de la mesa.

“¿Y tus monedas?” Preguntó Veira.

“Puedes quedártelas”. Respondió Lyseria, marchándose victoriosa. A fin de cuentas, no le importaba quién de las dos era la sirviente número uno de Leonis.

(Supongo que he perdido). Lyseria se encogió de hombros. Fue un fracaso. Sin embargo, al mismo tiempo, su corazón se sintió más ligero. Quería hacerle una pregunta más seria a Veira, pero prefirió esperar a que Leonis se lo dijera él mismo.

“Aquí Shallow Grave. He conseguido colar a Cait Sith”.

Tras salir a una escalera de emergencia vacía, Leonis hizo su informe a Elfine.

<<Gracias, Leo-kun. Yo me encargo del resto>>

“Voy a volver, entonces”.

Leonis terminó la llamada y guardó su terminal en el bolsillo de su uniforme. El Elemental Artificial, parecido a un gato, ya no aparecía en la pantalla. Probablemente ya se había infiltrado en la red del casino y estaba recopilando información.

“Una misión bastante sencilla”. Murmuró Leonis mientras regresaba a la bulliciosa sala.

 

“¡Ah, Leo-kun!” Lyseria, que al parecer había estado buscándolo, se apresuró a acercarse. “Ahí estás. No te encontraba por ninguna parte. Estuve a punto de pedirle a un empleado que hiciera un anuncio”.

“P-Por favor, no. Es vergonzoso”.

Publicidad M-M4

Lyseria se inclinó hacia delante y le susurró: “Entonces, ¿hiciste lo que te pidió Fine-senpai?”

“Sí, ya está hecho”. Leonis respondió en voz baja. “Bien. Salgamos de aquí, entonces”.

“Sí”.

A decir verdad, Leonis había esperado aumentar su patrimonio con unas cuantas partidas, pero Lyseria no parecía interesada en quedarse más tiempo del necesario.

“Por cierto… ¿dónde está Veira?”

“Hmm, probablemente siga bebiendo”.

“Oh. Dejémosla, entonces”. Leonis empezó a alejarse, pero Lyseria le agarró del brazo con firmeza.

“Seria-san, por favor. No soy un niño”. Leonis insistió, echando la cabeza hacia atrás para mirarla.

“… No”.

Lyseria se aferró a él, negándose a soltarlo.

Era la hora de cenar. La mesa de la sala de reuniones estaba llena de los platos caseros de Regina. El pelotón había comido fuera el primer día, pero comer todos los días en un restaurante no era bueno para la nutrición. Por eso, Regina había preparado un festín en la cocina del hotel.

Cuando se trataba de comer bien, su trabajo no tenía rival. Sopa de verduras y almejas, carne de venado al vino, pan integral, ensalada de udo y setas, escabeche de pescado blanco, penne gratinado y tres tipos de queso.

 

El Bosque de los Espíritus era un lugar del continente donde nunca aparecían los Void. Era un hábitat poco común para los animales salvajes vivos y era más abundante en recursos que el Séptimo Assault Garden. El Área VI tenía un flotador dedicado a la acuicultura, que abastecía a la población de pescado fresco.

Leonis informó del éxito de su misión.

“¿Así que estuvieron divirtiéndose mientras yo estaba atascada cocinando la cena?” Preguntó Regina con clara envidia. “¡Seria ojou-sama entrando en un casino! Si el Duque Christaria siguiera vivo, me estaría regañando sin parar”.

“¡N-No he ido allí a jugar!” Protestó Lyseria.

“Pero hablando de eso, ¿adónde fuiste después de separarnos?” Preguntó Leonis.

“¿Eh? Erm…” Lyseria se interrumpió torpemente. “¡Ah! ¡Estaba apostando!” Exclamó Regina.

“Apostando, ¿eh? Ojalá hubiera podido ir yo también”. Comentó Sakuya, escuchando absorta.

Por cierto, según el informe de Shirley, las negociaciones de los Sovereign Wolves habían fracasado. Sakuya y Arle habían llegado a los golpes con los guardias del otro grupo. El ataque de Veira comenzó en medio de eso, y ambos bandos se separaron durante el caos.

Las perspectivas de expansión de los Ejércitos de los Reyes Demonio parecían desagradablemente sombrías. Por lo visto, el propio Rey No Muerto tendría que encargarse de las negociaciones.

Lyseria sacó un cuaderno y lo abrió por una página en la que se detallaba una apretada agenda. “He ajustado nuestro régimen de entrenamiento para mañana. También he concertado encuentros con estudiantes de otras escuelas, ¡así que tendremos sesiones cercanas al combate real!”

 

Tras una sustanciosa comida, Leonis se dirigió al baño. Al igual que el resto de la decimotercera planta, estaba reservado al Decimoctavo Pelotón. Al principio, Leonis se burló del pretencioso nombre del baño: Starry Sky Palace18. Sin embargo, fiel a su nombre, el lavabo estaba situado en un balcón que permitía a los clientes contemplar el mar y el cielo. El baño en sí no tenía barandilla, lo que creaba la ilusión de que no había frontera entre él y el océano.

“Qué vista”. Leonis suspiró mientras se acomodaba en el agua humeante. “No tiene nada que envidiar a los Jardines Colgantes del Reino de Rognas”.

Habían pasado muchas cosas en su segundo día en Camelot, y aunque era el Rey No Muerto, el cuerpo de Leonis seguía siendo el de un niño de diez años. Estaba bastante agotado.

(Bueno, eso es mayormente culpa de Veira).

Las estrellas salpicaban el cielo. De momento, la Estrella de la Calamidad, que brillaba roja como la sangre, no era visible.

(Otro asunto del que preocuparse…)

Leonis dudaba de que aquella estrella fuera un verdadero cuerpo celeste. Las estrellas propiamente dichas se movían en ciclos fijos, pero no había ninguna regularidad en el momento en que aquella se dignaba aparecer.

Se desconocía si guardaba alguna correlación con la existencia de los Void. Sin embargo, los datos existentes sugerían que siempre que aparecía la Estrella de la Calamidad, aumentaban las probabilidades de ataques del Vacío.

Si aquella malvada estrella no hubiera aparecido el día del nacimiento de Regina, ésta estaría viviendo como una princesa. También había brillado cuando la tierra natal de Sakuya, la Orquídea Sakura, fue destruida.

Publicidad G-M3



Y también…

La Nada me ha elegido heraldo del evangelio de la Estrella. El mundo renacerá con la Estrella de la Nada.

Leonis reflexionó sobre las palabras de Arakael Degradios.

(No se sabe si habló de la Estrella de la Calamidad. El mundo y los cielos han cambiado en los últimos mil años. Ojalá tuviera acceso al aparato de observación astrológica de la Azure Hold, el Almagest. Entonces, tal vez, podría aprender más).

Un brusco chapoteo le sacó de su contemplación.

  1. Palacio del Cielo Estrellado

 

“… ¡¿Seria-san?!” Leonis se volvió apresuradamente hacia la entrada, pero allí no había nadie. “… ¿?”

“Por aquí, Leo”. Una voz le llamó desde atrás.

Una mujer desnuda estaba sentada con las piernas cruzadas en el borde de la bañera, iluminada por la tenue luz de la luna. Su cabello carmesí, como una llama, brillaba en la oscuridad.

Era Veira.

“… ¡¿Cuándo llegaste aquí?!”

“Mientras mirabas las estrellas. No te diste cuenta de que estaba aquí”.

Veira levantó un poco de agua, salpicando a Leonis. Tenía la pierna lisa y pálida.

“¡¿Qu-Qué estás haciendo?!” Balbuceó Leonis.

“¿Ver mi hermoso cuerpo ha hecho que se te salte el corazón?”

“¡E-Eso nunca ocurriría!” Protestó el Rey No Muerto, pero apartó la mirada con el rostro enrojecido.

“¿Oh? ¿Entonces te decepciona que no sea tu chica sirviente?” Le preguntó Veira.

“¿Qué…?”

Antes de que Leonis pudiera discutir, Veira se sumergió en la bañera y nadó hacia él. Su cabello rojo se extendía por la superficie del agua como una flor carmesí. Su cabeza emergió directamente ante Leonis. Las gotas caían de su rostro mientras miraba a Leonis con sus brillantes ojos dorados.

“Esa chica me retó en el casino, ¿sabes?”

“¿Qué?” Leonis entrecerró los ojos. “¿Con qué propósito?” Lyseria no había mencionado esto en absoluto.

“¿Quién sabe? Quizás tuviera que ver con su orgullo”. “¿Orgullo?”

“Para ser tan bonita, esa chica es una mala perdedora”. “Sí, eso lo sé”. Respondió Leonis.

Veira sonrió. “Es una sirviente prometedora. Me gusta”. “Es mi sirviente”.

“Dime, ¿no me dejarás tenerla?”

 

Leonis negó con la cabeza. “No. Lyseria Christaria es mía”.

“… Ya veo”. Veira lo fulminó con la mirada y luego se apoyó en el borde de la bañera y murmuró: “Aunque estoy celosa”.

(¿Celosa?)

No hacía falta preguntar de quién sentía envidia.

Los ojos de Veira miraron al horizonte, hacia la Azure Hold, donde los guerreros dragón yacían en sueño eterno. Todos sus sirvientes habían perecido durante la batalla con los Seis Héroes. Se habían sacrificado para defender su castillo y al Rey Demonio Dragón.

Incluso Veira, tan despiadada y tiránica como podía ser, era querida por sus sirvientes.

“¿Te vas?” Preguntó Leonis.

“Sí”. Respondió Veira, aunque su mirada permaneció donde estaba. “Puedo sentirlo. Vienen por mí”.

“Yo no percibo nada”. Comentó Leonis.

“Los sentidos de un dragón son diferentes a los de un humano”. Veira apartó por fin la mirada del oscuro horizonte. Puso una mano en la mejilla de Leonis y luego acercó su rostro, presionando su frente contra la de él.

“¿V-Veira?” Preguntó Leonis, atónito.

“Era tu olor, Leo…” Susurró. “Cuando me perdí en la Azure Hold, yo… por alguna razón, me vino a la mente tu rostro”.

“…”

“Creo   que   mis   instintos   de   dragón   me   trajeron   aquí.   Me   atrajo inconscientemente tu olor… tu mana de cuando eras un Rey Demonio”.

Sus dedos juguetearon con el cabello de Leonis. “H-Hey…” Murmuró Leonis.

“Oye, Leo… Antes de irme…”

“¿Leo-kun? ¿Hay alguien ahí contigo?” Preguntó una voz familiar. “… ¡¿?!” Leonis se sobresaltó en su sitio.

La puerta del baño se abrió de golpe. Leonis se giró y vio a Lyseria entrar a grandes zancadas con tan solo una toalla ocultando su cuerpo.

“Leo-kun… ¡Ah!” Lyseria se quedó boquiabierta al ver a Veira. “¡¿Q-Q-Qué estás haciendo?!”

 

“¿Yo? Sólo estoy dándome un baño con Leo”. Veira respondió con una sonrisa, pasándose una mano por el cabello mojado.

“¡N-No puedes…!” Lyseria hinchó las mejillas y se apresuró a acercarse. Dejó la toalla a un lado y se metió en la bañera.

“¡¿S-Seria-san?! Yo… erm… puedo ver… tus pechos…”

Sin hacer caso del comentario, Lyseria se acercó a Leonis y lo rodeó con los brazos. El Rey Demonio sintió que una suavidad resbaladiza le oprimía la espalda.

“Ah… Uh…” Leonis sólo pudo contraerse en su sitio. Su rostro se tiñó de rojo intenso.

Con expresión indignada, Lyseria miró a Veira. “¡Puede que tú seas su sirviente número uno, pero yo sigo siendo la tutora de Leo-kun!” Declaró.

“S-Seria-san, puedo, hm, puedo, sentir… en mi espalda… tus pechos…” Leonis susurró inquieto, pero Lyseria sólo apretó más su abrazo.

“…”

Veira los miró a los dos. “Heh-heh… Bien, lo entiendo, Tutora-san”. Sonrió. “Será mejor que protejas bien a Leo, entonces”.

 

 

*************************************************************************

 

 

“… ¿Huh?” Lyseria se sorprendió por la respuesta inusualmente tranquila.

Veira se dio la vuelta y caminó hasta el borde de la bañera. Luego saltó a la pared del fondo.

“¡Ah, espera, eso es peligroso!” Le gritó Lyseria.

“Seria”. Veira se dio la vuelta, con su cabello carmesí ondeando. “La historia de que yo era la sirviente de Leo era mentira”.

“… ¿?”

“Leo y yo somos viejos amigos… no, viejos rivales”.

Llamas rojas brotaron del cuerpo de Veira, envolviéndola. El agua de la bañera se evaporó en vapor blanco, oscureciéndolo todo. Y cuando se aclaró…

“¡¿Qué…?!”

… La chica pelirroja se había ido.

*¡Whoosh!*

Un enorme dragón carmesí batió sus alas y se elevó en la noche estrellada. Una fuerte ráfaga de viento sacudió todas las ventanas del hotel.

“¿Q-Quééééééééé?” Exclamó Lyseria, la sorpresa hizo que por fin soltara a Leonis. “L-Leo-kun, ¿ese es… el dragón de…?”

Señaló a la inmensa criatura, temblando al mismo tiempo.

(De esta no salgo hablando). Leonis suspiró y se encogió de hombros.

“Sí, ella es un antiguo ser conocido como el Rey Demonio Dragón. No es humana”.

“… El Rey Demonio Dragón”.

Veira salió volando, dejando una hermosa estela de llamas a su paso, como una estrella fugaz.

“¿A dónde va?”

“A un campo de batalla”. Leonis respondió.

“¿Un campo de batalla…? ¿Contra qué va a luchar? ¿Con los Void?” Preguntó Lyseria.

“No, se enfrentará a… un oponente mucho más terrible”.

El Rey Demonio de los Mares… Rivaiz Deep Sea. El más fuerte de todos los Reyes Demonio.

 

(Veira podría igualar a Rivaiz como Rey Demonio, pero…)

De momento, el Rey Demonio Dragón aún no había recuperado toda su fuerza, y el Rey Demonio de los Mares no iba a ser su único adversario.

La astuta sirviente de Leonis notó su tono y se dio cuenta de lo que quería. “Ve con ella, Leo-kun”. Le instó con una sonrisa.

“Seria-san…”

“Es una vieja amiga tuya, ¿verdad?” “…”

Nunca había tenido la intención de dejar que Veira fuera sola, pero no sabía cómo decírselo a Lyseria. Que ella lo sugiriera fue inesperado.

Leonis clavó la mirada en los ojos de Lyseria. “No sé si volveré a tiempo para el Festival de la Danza de la Espada Sagrada”.


“¿Vas a ir tan lejos?” “Sí…”

Leonis no sabía lo cerca que estaba el Rey Demonio de los Mares, pero tenía que ser más de un día de viaje. Probablemente más de dos. Lyseria pareció pensativa por un momento y luego le dio una palmadita en la cabeza a Leonis.

“No te preocupes. Ya se me ocurrirá algo”. “¿Estás segura?” Preguntó.

“Sí. Pero…” Lyseria acercó sus labios al oído de Leonis y le susurró: “Vuelve tan pronto como puedas”.

“Lo haré”.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios