Seiken Gakuin No Maken Tsukai (NL)

Volumen 7

Capitulo 5: Llega El Dragón Furioso

 

 

Algo surcó los cielos de la capital, trayendo a su paso relámpagos, lluvia y caos. Los violentos vendavales destrozaron las ventanas de muchos edificios.

“¡Leo-kun!”

Por reflejo, Lyseria agarró a Leonis por la nuca y lo empujó al suelo un instante antes de que llovieran fragmentos de cristal en el local.

“… Leo-kun, ¿estás… bien?” “S-Sí”.

Los claros ojos azul hielo de Lyseria lo miraron con preocupación. Sintiendo que el corazón le daba un vuelco, Leonis desvió la mirada y se levantó.

(¿Qué demonios ha pasado?)

Miró por la ventana rota. Las calles estaban llenas de ciudadanos gritando y sonaba una sirena. El ruido era la señal de un ataque del Vacío.

“… ¿Void?”

“¡Vamos, Leo-kun!” Lyseria dijo bruscamente, y saltó fuera del marco vacío.

“¡Seria-san!” Leonis salió tras ella, subiéndose a una silla para saltar por la ventana.

El viento aullaba en los oídos. Negros nubarrones se cernían sobre todos, y los relámpagos surcaban el aire. Los furiosos vendavales y la lluvia golpeaban contra el rostro. Los civiles corrieron a los refugios subterráneos cercanos. El pavimento se levantaba y volcaba sin piedad, y la destrucción parecía avanzar en línea recta. La trayectoria indicaba que había pasado algún tipo de criatura gigantesca.

(¿Algo capaz de causar tal destrucción con sólo pasar volando…?)

Leonis examinó los restos, reforzando sus ojos con hechicería, y luego miró al cielo.

Entre las nubes entintadas que centelleaban y tronaban, divisó algo por un instante… un ala carmesí, tan roja como las llamas furiosas.

(¡¿Qué?!)

Leonis entrecerró los ojos para ver mejor, y su expresión se endureció. No era un Void. El Rey No Muerto nunca podría confundir a su némesis predestinada.

Era la verdadera forma de Veira el Rey Demonio Dragon.

(Pero eso no puede ser… ¡¿Qué hace Veira aquí?!)

Se había ido a buscar la Azure Hold al fondo del océano.

“L-Leo-kun, ¿no es ese el monstruo que arrasó el Séptimo Assault Garden hace un tiempo?” Preguntó Lyseria.

Evidentemente, sus ojos de vampiro también habían reconocido al dragón. Leonis asintió, apretando los dientes. “Eso parece”.

Sin embargo, a diferencia de la última vez, no había señales de que Veira estuviera corrompida por el miasma del Vacío, ni de que surgieran Dragones del Vacío de las grietas de la realidad.

¿Significa esto que no ha sido contaminada?

“¡Grohhhhhhhhhhhhhhh…!”

El aullido del Dragón sacudió el aire. Sus enormes alas rasgaron las nubes de lluvia, levantando terribles vientos.

(Corrompida o no, parece que se ha vuelto loca).

Veira no parecía directamente interesada en destruir la ciudad, pero fuera lo que fuera lo que estaba haciendo, estaba dañando la capital de todos modos. Todas las contraventanas de los grandes edificios laminados se cerraron herméticamente, poniendo a toda la ciudad en modo de combate anti-Void. Cualquier provocación por parte de Camelot incitaría sin duda a Veira a contraatacar.

Si eso ocurría, el aliento del Rey Demonio Dragon reduciría toda la zona a cenizas.

(Este no es mi reino, así que si Veira destruye el lugar no me concierne, pero…) Perder el hotel donde se hospedaba podría resultar problemático. (Además, planeé que esta capital sirviera de base para los Ejércitos de los Reyes Demonio…)

Leonis invocó el Báculo de los Pecados Sellados desde la sombra a sus pies. Al ver esto, Lyseria preguntó: “¿Leo-kun?”

“Iré a detener esa cosa”. Dijo Leonis. “Después de todo, es una vieja conocida mía”.

“¿Conocida?” Lyseria frunció el ceño, confusa. “Lo siento, no hay tiempo para explicaciones”.

Leonis le dio la espalda a Lyseria y empezó a recitar un hechizo de cruce de sombras.

“¡Espera!” Gritó Lyseria, manifestando la Bloody Sword en sus manos. “¡Iré contigo!”

“No, esa es demasiado peligrosa para ti”. Leonis negó con la cabeza. “Seria- san, espérame aquí, por favor”.

Dicho esto, Leonis se desvaneció en su sombra. “… ¡Leo-kun!”

Lyseria se dispuso a ir tras él, pero… “¡Que alguien me ayude!”

… Se detuvo al oír un grito cercano. Al girarse, Lyseria vio a un joven atrapado bajo un vehículo volcado.

“¡Iré enseguida!” Lyseria dio una patada en el suelo y se impulsó con unas alas de mana.

Leonis se movió por los rincones oscuros, yendo de edificio en edificio mientras arreciaba la tormenta. Sin corredores de las sombras establecidos en la capital, su velocidad era menos de lo deseable.

“¿Qué está haciendo esa tonta?” Espetó, molesto.

Veira estaba rodeando el Primer Assault Garden. Aún no lo había atacado directamente, pero su mera presencia bastaba para sembrar el caos. Como Rey Demonio que rivalizaba con Leonis, si Veira lanzara un ataque serio contra la ciudad, las calles se convertirían en un mar de llamas.

Afortunadamente, el gran dragón parecía contentarse con dar vueltas, mirando fijamente a la isla artificial de abajo.

(¿Está… buscando algo?)

Leonis no podía estar seguro, pero ésa era su impresión. ¿Qué buscaba?

*¡Boom, boom, boom, boom!*

Explosiones consecutivas sacudieron los oídos del chico. Explosiones rojas iluminaron el cielo. El sistema de defensa anti-Void estaba atacando a Veira.

(¡Idiotas! ¡¿Intentan provocar la ira del Rey Demonio Dragon?!)

Veira echó la cabeza hacia atrás y exhaló un torrente de calor y llamas.

*¡Bwoooooooooosh!*

El pilar ardiente barrió las baterías anti-Void. “… ¡¿?!”

(… ¡nis-sama, Leonis-sama…!) Leonis oyó una voz que le llamaba telepáticamente.

(¡¿Shirley?!) Leonis respondió a su llamada.

(¡¿Se ha vuelto loco el Rey Demonio Dragón?!)

(Eso parece…) Leonis respondió mientras seguía saltando entre las sombras. Había visto a Veira enloquecer varias veces durante sus batallas contra los dioses, pero su comportamiento no coincidía con esos casos anteriores.

(No puede ser… ¿Está bajo algún tipo de control mental?)

Los Dragones, como especie, estaban dotados de una poderosa resistencia mágica. Era impensable que un hechicero pudiera dominar la voluntad del Rey Demonio Dragón.

(A pesar de todo, no podemos ignorar esta situación…)

Si la capital y la Academia Excalibur lanzaran un ataque serio contra Veira, provocarían su ira, y ambas ciudades serían bañadas en fuego.

(¡¿Q-Qué vamos a hacer, Leonis-sama?!) Preguntó Shirley, con voz de pánico. Había sido testigo del amenazador poder del Rey Demonio Dragón hace mil años.

(¡Shirley, vamos a enterrarla en el Reino de las Sombras!) Afirmó Leonis. Una pausa silenciosa siguió al decreto del Rey No Muerto, pero fue breve.

(¡¿Quééééé?! ¡¿A-Al Rey Demonio Dragón?! ¡Dejará el Reino de las Sombras en ruinas!)

(Eso es preferible a dejarla hacer estragos aquí. No tenemos elección). (P-Pero…)

(Cuando dé la señal, abre una puerta. Es una orden, Shirley).

(… De acuerdo. Empezaré los preparativos. ¿Dónde coloco la puerta?)

(El Estadio de Partidos de Central Garden. Guiaré al Rey Demonio Dragón hasta allí). Leonis aterrizó en un edificio alto y blandió el Báculo de los Pecados Sellados en lo alto. “Hechizo de Quinto-Orden… Buras Haibach”.

Un resplandor malévolo emanó de la joya Ojo de Dragón en la punta del Báculo de los Pecados Sellados… la Onda Exorcista, [Buras Haibach]. Una oleada de mana radial y ondulante cubrió la zona en un abrir y cerrar de ojos. No creó ninguna destrucción visible, pero el intenso mana del Rey No Muerto inutilizó todo el equipo de observación de la zona.

Con esto, no habría ningún registro de las acciones de Leonis. También significaba que todos los demás aparatos mágicos de la zona quedarían inutilizados. Sin embargo, era un sacrificio necesario.

Despues de esto, Leonis recitó otro hechizo.

“Hechizo de Octavo-Orden… ¡Al Gu Belzelga!”

*¡Booooooooom!*

Una enorme bola de fuego colisionó con Veira. Su ruptura hizo temblar el aire. Como era de esperar, el Rey Demonio Dragón resultó ileso. Las escamas de un Dragón de alto rango podían desviar incluso uno de los hechizos de Octavo-Orden de Leonis. Sin embargo, dañar a Veira nunca había sido la intención. El ataque pretendía llamar su atención, y lo hizo a la perfección.

Los ojos dorados de Veira miraron amenazadores a Leonis, que estaba en lo alto de un edificio. Cualquier persona normal habría quedado inconsciente por la fuerza de esa mirada.

“Supongo que fue una tontería esperar que eso la despertara de su frenesí”. Leonis chasqueó la lengua. “¡Ven a mí, orgulloso tirano de los Dragones!” Le desafió.

“¡Grohhhhhhhhhhh!”

Un rugido atronador salió de las fauces del Dragón Carmesí. Tejiendo entre las sombras, Leonis se teletransportó a un tejado adyacente. Nada más hacerlo, un torrente de fuego hizo volar por los aires el edificio en el que había estado un segundo antes.

“¡Vira Zuo!” Leonis desató otro hechizo de Octavo-Orden.

Una jaula de gravedad se formó alrededor de Veira, aislándola, pero la furiosa criatura se liberó con un batir de alas. Otro haz de llamas barrió algunas estructuras cercanas.

Leonis saltó en el aire, recitando un hechizo de gravedad. “Hechizo de Sexto- Orden… ¡Gren Zo!”

*¡Bam, bam, bam, bam!*

Usando magia de bombardeo de rayos para formar una espesa cortina de humo, Leonis se puso a cubierto. Si Blackas hubiese estado aquí, habría sido capaz de enfrentarse al Dragón en combate cuerpo a cuerpo, pero con el cuerpo actual de Leonis, todo lo que podía hacer era lanzar hechizos mientras mantenía la distancia.

La Dragón Carmesí batió sus alas, expulsando el humo de golpe, y un rayo ardiente se acercó a toda velocidad hacia Leonis.

“… ¡¿?!”

La onda de calor cortó el aire, y Leonis utilizó la punta de su báculo para desviarlo.

(Hmph, es como suponía. Está bajo algún tipo de interferencia mental).

Incluso Leonis no sería capaz de mantener a raya al Rey Demonio Dragón por mucho tiempo. Esto era diferente a estar simplemente furiosa. Estaba más cerca de un estado aturdido y febril.

“¡Zamd! ¡Zamd! ¡Zamd!”

Mientras se movía rápidamente desde diferentes puntos oscuros, Leonis disparó ataques de hechicería de Tercer-Orden. Hechizos tan débiles no podían dañar al Dragón, por supuesto, pero no los lanzaba a ciegas. Su plan era atraer a Veira al borde de Central Garden.

“Grrr… ¡Ohhhhhhhhhhhhhhh!”

Abriendo ampliamente sus alas, el Dragón planeó en el aire.

(Ahora es el momento). Pensó Leonis mientras aterrizaba en un edificio alto. El gigantesco estadio estaba cerca.

(¡Shirley, abre la puerta al Reino de las Sombras!) (¡Sí, Leonis-sama!)

*Blop… Blop. Blop… Blop, blop, blop…*

Una oscuridad espesa y palpable se formó en el centro del estadio, cubriéndolo como el barro. Una sombra pura y completa, que no ofrecía ninguna luz. Las paredes del estadio se deformaron, fundiéndose con el ébano.

“Permíteme invitarte a mi Reino de las Sombras, Rey Demonio Dragón”.

Leonis chasqueó los dedos y, al instante siguiente, innumerables cadenas salieron disparadas del gigantesco portal oscuro, enroscándose alrededor de Veira.

“Este es uno de los Arc Seven, el Grillete del Vil Dragón, Ragva Zol. Shazak Nare, el Dios Ladrón, lo robó del Dragón Divino de los Seis Héroes, y más tarde, lo adquirí para mí. No puedo pensar en mejor restricción contra un tirano como tú que unos grilletes divinos hechos para derrotar dragones viles”.

Leonis se rió con expresión despiadada. Con el cuerpo completamente atado, Veira se agitó en vano mientras era arrastrada hacia la oscuridad. Una criatura más débil podría haberse zafado de Ragva Zol con bastante facilidad, pero cuanto más poderoso y grande era el dragón, más fuerte lo sujetaba.

Sin embargo, si Veira hubiera estado en plena forma, podría haber sido capaz de liberarse a través de la fuerza bruta. Que no lo hiciera demostraba que algo iba mal.

“Grrrrr… ¡Grrrrrrrrrrrrrrr!”

“Cálmate, bestia furiosa”.

Leonis lanzó el hechizo de Décimo-Orden, Llamarada Explosiva Oscura,

[Arzam].

*¡Vrrrrrrrrrnnnnnnnn!*

Mientras Veira seguía agitándose y luchando, Leonis desató su golpe final.

“… ¡Leo-kun…!”

Pilares de llamas y relámpagos crepitantes abrasaban el cielo. El humo flotaba en el aire, e incluso la visión mejorada de vampiro de Lyseria no podía distinguir lo que estaba sucediendo.

¿Seguía luchando Leonis en solitario contra aquel gigantesco dragón? Ese pensamiento llenó de amargura el corazón de Lyseria. Se mordió el labio.

“¡W-Wahhhhhhhhh!” Gritó un niño desde algún lugar. “… ¡¿?!”

Llenando de mana la sangre que corría por su cuerpo, Lyseria agudizó sus sentidos. Localizó a un niño en cuclillas cerca de un edificio derrumbado y se apresuró hacia él.

“¿Estás bien…?” Preguntó Lyseria suavemente, agachándose.

Sniff… ¿Una… una Espadachina Sagrada…?” El alivio se formó en el rostro del niño al ver que su salvadora vestía un uniforme de la Academia Excalibur.

El niño debía de haberse separado de sus padres en el caos. Parecía de la misma altura que Leonis y probablemente tenía casi su misma edad.

(Es cierto… Un niño normal de diez años se asustaría así).

Interactuar con Leonis durante tanto tiempo había hecho que Lyseria olvidara ese hecho obvio. Examinó la zona con su vista vampírica, buscando a otras personas, pero no encontró a ninguna.

Lyseria cogió la mano del asustado chico. “Es peligroso aquí. Te escoltaré hasta el refugio”.

El chico asintió, pero entonces…

*Creak… Creak, creak… Creak…*

… Se oyó un terrible gemido, como si algo sucumbiera a un peso insoportable. La ansiedad se agolpó en el estómago de Lyseria, pero se volvió para mirar.

*¡Craaaaaash!*

Los restos del edificio más cercano cedieron bruscamente, derrumbándose. “¡Bloody Slash!12

Lyseria atravesó los escombros con el poder de su Espada Sagrada. Pequeñas y finas hojas de sangre brotaron de su hoja, triturando todo lo que caía sobre ella y el chico.

“¿S-Señorita Caballero…?” Preguntó el chico.

“Salgamos de aquí. No te preocupes, te protegeré”. Le aseguró Lyseria con una sonrisa, y rápidamente escoltó al niño hasta el refugio.

El Reino de las Sombras… uno de los setenta y siete territorios bajo el control del Rey No Muerto, Leonis Death Magnus.

Era un mundo sin color, sus cielos y su tierra estaban bañados de un gris desolador. El estado del reino se debía a una maldición lanzada por su anterior gobernante, la Reina de las Sombras. Fue derrotada por los esfuerzos combinados del Príncipe del Reino de las Sombras y el Rey No Muerto, pero su poder aún perduraba.

Leonis descendió sobre el suelo sombrío.

Un lobo negro se reveló. “Magnus-sama, ¿qué ha pasado? ¿Por qué está aquí el Rey Demonio Dragón…?” Era Blackas, pero su físico era visiblemente más pequeño de lo habitual. Todavía se estaba recuperando de sus heridas durante la batalla con Shardark. “Las sombras que anhelan dormir en paz están clamando”.

“Mis disculpas, amigo”. Dijo Leonis mientras miraba a su alrededor. “Las circunstancias me obligaron a atrapar aquí al Rey Demonio Dragón”.

Veira debió golpearse contra Ragva Zol al entrar en el Reino de las Sombras. El suelo desolado estaba derretido, y pequeños cráteres con forma de mortero salpicaban la zona. Y en el centro de la destrucción…

… Había una chica pelirroja atada por innumerables cadenas. Con las ataduras que sellaban al dragón mermando su poder, había vuelto a su forma humanoide. Leonis se acercó a ella, con el báculo aún en la mano.

“¡L-Leonis-sama, es demasiado peligroso! ¡No debe acercarse tanto!” Gritó Shirley detrás de él.

“… No te preocupes”. Respondió Leonis, bajando la mano. “Tal y como está ahora, Veira no podrá liberarse”.

Ante el gesto del Rey No Muerto, el cuerpo de Veira, que estaba suspendido en el aire, descendió lentamente hasta el suelo. La luz salvaje de sus ojos dorados estaba ausente, y tenía la mirada perdida.

“¿No me reconoce?”

(Como me temía, está bajo algún tipo de interferencia mental. Esto no se logró con hechicería. Entonces, ¿es algún otro poder el responsable…? Debilitada o no, ¿qué podría controlar a un Rey Demonio?)

Nefakess y Zemein carecían de la fuerza necesaria. Ni siquiera la Santa de los Seis Héroes, Tearis, y el Archi-Sabio Arakael pudieron apoderarse de la mente de un Rey Demonio.

  1. Corte

(Supongo que tendré que preguntarle a ella qué pasó).

Leonis se acercó a la encadenada Veira, colocando una mano sobre la frente de la chica. Los hechizos de interferencia mental eran un campo de la hechicería al que Leonis recurría ocasionalmente, pero no era especialmente experto en esa práctica. Lo único que podía hacer era aplicar mana directamente sobre la conciencia de Veira para conmocionarla. Este método era contundente y debilitaba momentáneamente la psique de la víctima, pero Veira podía soportarlo.

“Despierta ya, Rey Demonio Dragón”.

El mana recorrió la palma de la mano de Leonis, esparciendo chispas azuladas en el aire.

“… ¡Aaah, kuh, ahhhhhhhhhhhhh!” El cuerpo de Veira sufrió un espasmo y soltó un grito. “… Ahhhh, ahhhhhhhhhh… ¿Qu-Qué…?”

“¿Mm?” Leonis la miró inquisitivamente.

La intensidad volvió a los ojos del Rey Demonio Dragón. “¡¿Qué… me estás haciendooooooo?!”

“… ¡¿?!”

*¡Bwooooooooosh!*

Veira exhaló llamas, pero Leonis las bloqueó por reflejo con una barrera de mana.

“… Ugh… Hahhh, ahhhh… U-U momento, ¿Leo?” Veira jadeó, luego parpadeó y ladeó la cabeza, sorprendida.

“Ugh”. Leonis suspiró, quitándose la ceniza del uniforme. “Finalmente, has vuelto a tus sentidos”.

“¿Huh? Espera… ¡¿Q-Qué es… esto…?!” Veira balanceó sus brazos, haciendo sonar las cadenas, y fulminó con la mirada a su compañero Rey Demonio.

“No malgastes tu energía”. Leonis le dijo. “Esas ataduras son uno de los Arc Seven. No te liberarás tan fácilmente”.

“Kuh…” Exhaló Veira con amargura. “Este es tu Reino de las Sombras,

¿verdad? ¿Qué pretendes hacer conmigo?”

“Cálmate. Soy yo quien hace las preguntas aquí”. Declaró Leonis. “¿Qué te ha pasado? Creía que buscabas la Azure Hold”.

“… ¿Azure Hold?” Veira se quedó perpleja por un momento, y luego sus ojos se abrieron de par en par. “He encontrado al Rey Demonio de los Mares”.

“¡¿Qué?!” Leonis se sorprendió al oír ese nombre. “¿El Rey Demonio de los Mares? ¿Te refieres a Rivaiz Deep Sea?”

Veira asintió. “Sí, era ella. Sin duda alguna”.

El Rey Demonio de los Mares… uno de los Ocho Reyes Demonio que gobernaba los siete océanos demoníacos. En términos de destreza en combate, era quizás el más fuerte de los ocho.

Era tanto un Rey Demonio como una calamidad viviente. Ni siquiera la diosa Roselia podía controlar al Rey Demonio de los Mares, por lo que se vio obligada a dejar que Rivaiz actuara a su antojo.

(Así que Rivaiz Deep Sea también ha regresado).

A Leonis le costó aceptarlo, pero como Veira, el Rey Demonio Dragón, otro de sus compañeros Reyes Demonio que había sobrevivido los últimos mil años, no podía considerarlo imposible.

“Estaba sentada en mi trono”. Veira apretó los dientes con amargura. “¡Se paseaba por mi castillo, el palacio donde descansaban mis guerreros dragón, como si fuera la dueña del lugar!”

Lo que significaba que ambas habían llegado a enfrentarse. Los dragones eran ferozmente territoriales.

“¿No estaba dispuesta a hablarlo contigo?”

“No tenía sentido siquiera intentarlo”. Espetó Veira. “¿Cuándo ha escuchado a alguien?”

(No es que sea una persona muy habladora). Pensó Leonis.

“De todas formas, nunca pude entender lo que pensaba”. Añadió Veira.

“Rivaiz siempre ha sido un misterio”. Reflexionó Leonis. Ya había luchado junto al Rey Demonio de los Mares. Pero incluso entre los Reyes Demonio, cuyas motivaciones eran a menudo desconcertantes, los objetivos de Rivaiz eran excepcionalmente esotéricos. Sin embargo, había algo más desconcertante que el objetivo de Rivaiz y su aparente regreso.

“¿Fue el Rey Demonio de los Mares quien te puso bajo dominación mental?” “… ¿Dominación mental?” Repitió Veira, confundida.

“¿No te acuerdas? Estabas totalmente fuera de sí”.

“Puedo decir que me alboroté, pero… ¿por qué…?” Se preguntó Veira, con la expresión contorsionada por la agonía.

(Parece que ha perdido todo recuerdo de cuando fue controlada. O, más probablemente, lo borraron intencionadamente).

A Leonis le costaba aceptar que el Rey Demonio de los Mares fuera quien había subyugado la psique de Veira. Rivaiz estaba entre los más fuertes de los Reyes Demonio, pero era una inepta en lo que se consideraba hechicería vinculante.

¿Quizás quien había resucitado al Rey Demonio de los Mares también estaba en la Azure Hold? Había facciones que pretendían revivir a los Reyes Demonio derrotados en esta era. El antiguo subordinado de Leonis, Zemein, había activado el Templo de la Diosa en Necrozoa en un intento de resucitar al Rey No Muerto.

(Cualquiera que sea el caso, debemos abordar esto con cautela).

El control mental de Veira había parecido incompleto, pero el Rey Demonio de los Mares podría haber estado completamente bajo la esclavitud de algún agente aún desconocido.

Alguien capaz de dominar a un Rey Demonio.

(No puede ser…)

Su imagen pasó por la mente de Leonis por un momento, pero sacudió la cabeza para disipar esa idea y pasó al siguiente tema que tenía entre manos. “Entonces, ¿por qué has venido a la capital?”

“¿Capi… tal?” Veira lo miró, desconcertada.

“Ésta es la capital humana. Debes de haber venido con algún propósito”. Veira sacudió la cabeza, con su cabello carmesí meciéndose. “Yo… no lo sé”. “¿Entonces volaste hasta aquí por casualidad?”

Resultaba difícil de creer. Sí, la capital era una extensa isla artificial, pero el mar era demasiado vasto como para que Veira la hubiera descubierto por casualidad.

“Por lo que observé, parecías estar buscando algo”. Comentó Leonis pensativo.

“¿Buscando? Qué estaría… oh”. El rostro de Veira se iluminó de repente. “Hmm… Sí, bueno… Err”.

“¿Qué? ¿Recordaste lo que buscabas?”

“¡N-No!” Veira se puso roja por alguna razón y le dio una fuerte patada a Leonis en la espinilla. “¡Fue casualidad! ¡Volé hacia aquí por casualidad!”.

“¡Ow! Eso dolió, ¡¿por qué hiciste eso?!” Gritó Leonis. “¡O-Olvídate de eso, desata estas cadenas de una vez!”

Los grilletes que sellaban al dragón repiquetearon mientras Veira miraba a Leonis.

“¿Qué piensas hacer?” Leonis sabía la respuesta, pero preguntó de todos modos.

“¿Qué te parece? Los dragones nunca dejan que perdure el rencor. Voy a recuperar la Azure Hold”.

Leonis suspiró, exasperado. “¿Tienes algún medio para derrotar a Rivaiz Deep Sea?”

El Rey Demonio de los Mares era el Rey Demonio más fuerte en términos de destreza individual en combate. Y luego estaba la cuestión de la otra persona, la que la controlaba. Incluso para el poderoso y tiránico Rey Demonio Dragón, atacar sin un plan era imprudente.

“El Rey Demonio Dragón no pierde dos veces”. Gruñó ferozmente Veira.

“Yo, en cambio, soy de los que experimentan muchas derrotas e idean los planes necesarios”. Dijo Leonis.

Así fue como el Rey No Muerto se hizo poderoso, de una forma diferente a la del Rey Demonio de los Mares.

Tras una exhalación cansada, Leonis chasqueó los dedos, y las cadenas de

Ragva Zol se tensaron con fuerza sobre el cuerpo de Veira.

“Kuh… ¡¿Q-Qué estás haciendo?!” Masculló el Rey Demonio Dragón.

Seiken Gakuin no Maken Tsukai Volumen 7 Capitulo 5 Novela Ligera

 

 

“Quédate aquí y cálmate por el momento”. Le ordenó Leonis, y giró sobre sus talones.

“¡L-Leo, no te atrevas a marcharte…! E-Esto es… ¡humillante! ¡Pagarás por esto!”

Ignorando los gritos del Rey Demonio Dragón, Leonis abandonó el Reino de las Sombras.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios