Seiken Gakuin No Maken Tsukai (NL)

Volumen 7

Capitulo 2: La Capital Imperial, Camelot

 

 

A medida que la Torre del Gobierno Imperial, símbolo de la capital, se acercaba en la distancia, los habitantes del Séptimo Assault Garden vitoreaban de alegría y alivio. Se habían producido múltiples averías en el horno de mana que obligaron a realizar paradas temporales durante el viaje, pero, afortunadamente, no había aparecido ningún Void durante el trayecto.

Habían pasado ciento veintiocho horas desde que el Séptimo Assault Garden abandonó el Continente Oscuro. A las 10:30 hora estándar imperial, diecisiete horas después de lo previsto, el Séptimo Assault Garden, Terminus, junto con el Sexto Assault Garden, Alejandría, conectaron exitosamente con la zona de la bahía flotante de la capital y se acoplaron a Camelot.

Publicidad G-AR



“¿Empacaste lo que necesitabas, Leo-kun? ¿No olvidaste nada?”

Estaban en la terminal de acoplamiento de la bahía de flotación. Lyseria, que llevaba una bolsa de viaje abultada, se volvió para mirar a Leonis con preocupación.

El chico se encogió de hombros. “Estoy bien. De todas formas, no tenía mucho que empacar”.

La mayoría de las pertenencias de Leonis estaban en la bóveda del tesoro del Reino de las Sombras. Allí guardaba las riquezas y objetos de valor que había saqueado de los reinos enemigos conquistados y los artefactos mágicos que había obtenido derrotando a dioses. La bóveda estaba llena de muchos botines de guerra, pero la administradora del depósito, Shirley, a menudo criticaba a Leonis por arrojar tesoros descuidadamente a la pila.

“El hotel debería tener la mayoría de las cosas que necesitaremos, así que no te preocupes por eso”. Dijo Elfine con una sonrisa ligeramente exasperada.

Publicidad M-M2

“Sí, apenas llevo cosas conmigo”. Comentó Sakuya.

“Para empezar, apenas guardas posesiones”. Rebatió Lyseria.

Con voz baja, Sakuya confesó: “Tuve que empeñar la mayoría de los muebles de mi habitación por las apuestas clandestinas”.

“… ¿No se enfadará la academia contigo por eso?” Preguntó Lyseria, con preocupación en su tono.

“Sí, pero lo único que necesito para recuperarlo todo es un buen botín”. Sakuya asintió con confianza.

(No estará pensando en usar su ojo místico para apostar, ¿verdad?). Se preguntó Leonis.

“Ah, se está abriendo. Es nuestro turno”. Regina señaló hacia delante mientras se levantaba la puerta de embarque de la terminal.

El procedimiento de embarque transcurrió sin contratiempos, gracias a sus identificaciones de la Academia Excalibur. Después, Leonis y las chicas recibieron instrucciones de subir a un vagón lineal que las llevaría al Central Garden de la capital.

Leonis y Lyseria tomaron asiento junto a la ventanilla.

“Cuando salgamos del puente de acoplamiento, tendremos una vista de la ciudad”. Explicó Lyseria.

“¿Será realmente tan diferente del Séptimo Assault Garden?” Preguntó Leonis.

“Bueno…” Lyseria hizo una pausa para pensar. “Nuestra ciudad es un Assault Garden orientado a la ofensiva, construido para destruir Colmenas del Vacío. La capital fue diseñada como una fortaleza para defender a la humanidad, así que tiene menos instalaciones de combate…”

Camelot, también conocido como el Primer Assault Garden, tenía aproximadamente catorce veces el tamaño del Séptimo Assault Garden. Además, estaba en constante expansión, con la construcción de más flotadores residenciales. Esto significaba que era más lento que el Séptimo Assault Garden. La mayor parte del tiempo estaba atracado en la costa del continente, normalmente en algún lugar de este sector del océano.

“El Segundo Assault Garden está a cargo de la defensa de la capital”. Elfine, sentada frente a Leonis y Lyseria, dijo. “Las dos ciudades siempre trabajan juntas. Si el Séptimo Assault Garden es una espada, entonces el Segundo Assault Garden es como un escudo”.

En la actualidad, había siete Assault Garden, que formaban colectivamente la fuerza de ataque anti-Void más eficaz del mundo. Se había planeado construir un total de doce, pero tras la destrucción del Tercer Assault Garden hace seis años, la atención se había centrado en su restauración, un proceso que llevaría más de una década.

El tramo lineal salió por fin del túnel y la luz del sol se coló por la ventana. Finalmente, se pudo ver el paisaje urbano de la capital.

(… Así que esto es Camelot).

Hileras de altísimos edificios laminados. Enormes tuberías que atravesaban cada estructura. Leonis había hecho que Shirley explorara la ciudad antes que él, pero había muchas cosas que no podía saber hasta que las presenciara por sí mismo.

La capital… la mayor fortaleza de la humanidad y el primero de los Assault Garden. Leonis sintió una especie de presentimiento sobre esta ciudad. Algo le esperaba aquí.

Central Garden era el principal sector gubernamental de Camelot. Como núcleo del Assault Garden, albergaba la Gran Catedral, la sede de la administración de la ciudad. También era donde se encontraba el Palace Illuminous04.

El grupo de Leonis desembarcó de la terminal del tren lineal, abordó un gran vehículo que Elfine había reservado con antelación y se dirigió al hotel donde se hospedarían.

“… Hay mucha gente por aquí. ¿Hay algún tipo de festival hoy?” Preguntó Leonis mientras observaba el panorama.

El Central Garden del Séptimo Assault Garden tenía su distrito comercial, que también estaba muy concurrido, pero no hasta este punto.

  1. Palacio

Elfine, sentada frente a él, respondió: “No, esto es el típico tráfico peatonal de aquí. La densidad de población es mayor que la del Séptimo Assault Garden. Después de todo, nuestra casa se hizo para lanzar ofensivas contra los Void”.

“Ten cuidado de no perderte, Leo-kun”. Advirtió Lyseria con una sonrisita. “No soy un niño”. Respondió Leonis, exasperado.

“No se me dan bien las multitudes”. Susurró Sakuya, sujetándose el parche del ojo. “Mirar demasiado a la gente me da náuseas…”

“T-Tendremos un poco más de espacio dentro de un rato…” Dijo Elfine con una sonrisa ligeramente torcida mientras frotaba la espalda de Sakuya.

Al cabo de unos diez minutos, el vehículo se había abierto camino desde Central Garden hasta el flotador del hotel.

Publicidad M-M1

“Hmm… ¿Por dónde se va al hotel?” Se preguntó Leonis en voz alta. El grupo se detuvo ante un gran jardín lleno de preciosas flores.

“Ya hemos llegado”. Afirmó Elfine. “Todo esto es el hotel”. “¿Huh?”

“Todo este flotador forma las instalaciones del Shangri-la Resort”.

“…” Leonis tragó saliva nerviosamente, contemplando las torres que se alzaban en el frondoso campo. “¿T-Todo esto te pertenece, Elfine-san…?”

Elfine frunció el ceño. “No, a mí no. Le pertenece a la compañía”.

“Es la primera vez que vengo al Shangri-la Resort”. Dijo Lyseria, claramente asombrada.

Asintiendo con la cabeza, Regina añadió: “La mía también”. Todas las chicas parecían atónitas.

(¡¿Qué es esto…?!)

A Leonis le había sorprendido la finca de Sakuya en Old Town. La antigua casa de Lyseria en el Tercer Assault Garden había sido incluso más grande que eso. Durante su época de héroe, Leonis había sido invitado al lujoso palacio del Reino de Rognas, que empequeñecía a ambas propiedades. Y sin embargo…

(Eso es absurdo. ¡¿Todo este flotador es propiedad privada?!)

… Esta gran estructura las avergonzaba claramente. Rivalizaba en tamaño con el castillo de Leonis en Necrozoa, el Palacio de la Muerte. Por supuesto, el Palacio de la Muerte probablemente ganaba en términos de espacio total, ya que tenía una vasta mazmorra subterránea. Sin embargo, el mero hecho de que una cómoda instalación de alojamiento rivalizara con uno de los mayores bastiones de los Ejércitos de los Reyes Demonio era absurdo.

“Hay todo tipo de instalaciones de entrenamiento dentro del recinto”. Explicó Elfine. “Deberíamos ser libres de usarlas a nuestro antojo”.

“¡¿E-En serio?!” Los ojos de Lyseria se abrieron de par en par, incrédula. Elfine asintió. “Sí, no hay por qué ser tímidos. Utilícenlas cuando deseen”.

“Hmm, siento si esto es repentino, Elfine-san, pero ¿puedo preguntarte algo?” Leonis señaló una gran escultura de mármol situada en el centro del jardín. “Por casualidad, ¿puede moverse esa estatua?”

“¿Huh?” Elfine parpadeó varias veces. “No creo que lo haga, no”. “¿En serio?” Leonis suspiró aliviado.

Las puertas del Palacio de la Muerte estaban custodiadas por grandes estatuas de hueso que atacaban en cuanto percibían la presencia de los vivos cerca.

(Mi castillo gana en ese aspecto). Pensó Leonis, sintiéndose extrañamente competitivo.

Atravesaron el jardín y entraron en un elevado edificio situado en el centro del flotador. Rivalizaba en tamaño con la Torre Táctica Central del Séptimo Assault Garden.

“¡Ahhhh! ¡Chico! ¡Chico, escucha!” Dijo Regina, golpeando con entusiasmo el hombro de Leonis. “¡El Shangri-La Resort de la Compañía Phillet es un hotel de cinco estrellas utilizado por la renombrada realeza y la nobleza!”


“R-Regina-san, deja eso, duele”. Protestó Leonis.

Sin embargo, no podía culpar su entusiasmo. El magnífico interior del hotel parecía el palacio de un rey. Elfine entró sin más, sin pasar por el mostrador de facturación. A pesar de ello, los empleados del hotel no parecían molestos por sus acciones y se limitaron a inclinar la cabeza ante ella con reverencia.

“… Elfine-san sí que es hija de una familia rica…” Leonis susurró a Lyseria, que caminaba a su lado.

Publicidad G-M2



“Así es, Fine-senpai es heredera de la noble casa del Conde Phillet”.

Leonis estuvo a punto de comentar que era impresionante que Elfine tolerara su dormitorio por lo parecido que era a una mansión encantada. Sin embargo, se detuvo en el último segundo. Después de todo, Lyseria era la hija de un Duque de renombre.

El grupo subió a un ascensor y se dirigió a la decimotercera planta.

“Ya hemos llegado”. Dijo Elfine al salir al vestíbulo. “Usen cualquier lugar que deseen”.

“Cualquier lugar que… ¿Qué habitaciones son las nuestras?” Preguntó Regina.

“He alquilado todo el piso”. Elfine explicó con una sonrisa de autodesprecio. “Tomen las habitaciones que prefieran”.

“¡¿T-Todo el piso?!”

“Sí. Es todo para el Decimoctavo Pelotón”. Elfine respondió con frialdad. “¡¿Quééééééé?!” Las otras tres chicas intercambiaron miradas de sorpresa.

“Hagamos del espacio más grande nuestra sala de reuniones”. Decidió Elfine.

Así, el Decimoctavo Pelotón exploró la estancia más grande de la planta para poder utilizarla para discutir sus planes.

“… Wo-Wow…” Regina se maravilló al entrar.

En el centro de la sala, que era lo bastante espaciosa como para servir de salón de baile, había una mesa redonda de madera y sofás. Todo el mobiliario parecía de clase alta, y en la pared había colgados retratos de aspecto caro.

(¿Es esto lo que se considera arte de vanguardia hoy en día?). Se preguntó Leonis. Todos los cuadros le parecían garabatos infantiles, pero probablemente eran obra de artistas famosos.

“¡Fluffymaru! ¡Aquí hay un Fluffymaru!” Exclamó Sakuya, hundiéndose inmediatamente en el sofá y abrazándose a un mullido cojín.

Evidentemente, para ella todo lo mullido contaba como Fluffymaru.

“Vamos a abrir las cortinas”. Lyseria se acercó a la ventana y abrió sus cortinas de terciopelo. El balcón ofrecía una vista de todo el flotador.

“¡Ah, Seria ojou-sama, hay piscinas!” Exclamó Regina, con sus coletas rebotando.

Había cinco enormes piscinas justo debajo del hotel. Por cierto, el Palacio de la Muerte no tenía agua para nadar en absoluto, sólo pantanos venenosos que escupían miasmas mortales.

“¿Qué es ese aparato gigante de ahí?” Preguntó Leonis, señalando algo cerca del agua.

“Es un tobogán de agua”. Le dijo Lyseria. “Uno se desliza por el interior de ese tubo hasta el agua”.

(Creía que era algún tipo de arma). Al enterarse de que era un equipo de juego, Leonis perdió todo interés en el objeto. (Bueno, seguro que Blackas lo apreciaría).

A diferencia de Leonis, que era un mal nadador, Blackas disfrutaba del ejercicio. Y si lo hacía en mitad de la noche, podría evitar ser detectado.

“El Shangri-la Resort es una isla de ocio que aprovecha toda la flotación”. Dijo Regina, leyendo de una guía. “Tiene piscinas, teatros, instalaciones deportivas, una sala de conciertos, un estadio, un local de actuaciones en vivo, un casino, un acuario y un parque de diversiones”.

“Un casino…” Sakuya se incorporó bruscamente, aún abrazada a la almohada.

“Basta, ustedes dos”. Reprendió Lyseria, con el ceño fruncido. “No hemos venido aquí a jugar”.

“He alquilado las instalaciones deportivas para nosotros, así que podemos usarlas para entrenar todo lo que queramos”. Comentó Elfine.

Publicidad G-M3



“Muchas gracias por todo, Fine-senpai”. Lyseria sacó un cuaderno de su bolsillo. “Ya tengo planeado nuestro régimen. No tendremos tiempo para distraernos”.

Regina echó un vistazo a la agenda de Lyseria y frunció el ceño. “… Whoa, está abarrotado”.

Lyseria extendió sus notas, tan meticulosas como cabía esperar de ella. Su plan incluía el régimen de entrenamiento, cuándo se despertaría y se acostaría el pelotón, y cuándo tomarían descansos y comerían. Gran parte del tiempo de práctica tenía a Lyseria y Leonis entrenando juntos.

(No tendré mucho tiempo para investigar la capital por mi cuenta así). Leonis tendría que confiar eso a Shirley, y sólo salir él mismo después del anochecer.

Publicidad M-M5

“Decidamos la asignación de habitaciones”. Lyseria sugirió. “Quiero estar en la misma habitación que Leo-kun”.

“¡Ah, eso no es justo, Seria ojou-sama! ¡Deje de acaparar al chico para usted sola!” Protestó Regina, rodeando con un brazo el de Leonis y abrazándolo con fuerza.

“¡¿R-Regina-san?!” Chilló Leonis.

“No lo estoy acaparando; soy su tutora”. Dijo Lyseria con terquedad. “¡Boo! ¡Yo también quiero divertirme con el chico!”

(¿No querrás decir jugar con?)

“Hmm. Prefiero estar en la misma habitación que Seria-san”. Afirmó Leonis. Lyseria sonrió. “¡Leo-kun!”

Para Leonis, dormir separado de Lyseria era ineficaz. Su impulso vampírico a veces se activaba durante la noche, e inconscientemente se escabullía de la cama para chupar la sangre de Leonis.

(… ¿Y si alguien más viera eso?)

“Aww. Bien, iré a la habitación de Seria ojou-sama para jugar contigo”. Regina hizo un puchero, pero por lo demás se retiró.

Después de esto, Regina, Sakuya y Elfine escogieron sus habitaciones y las registraron en sus terminales.

“Bien, ahora que lo tenemos todo listo, vamos a dejar nuestro equipaje”. Lyseria cogió su maleta.

Pero Elfine la detuvo y se levantó bruscamente. “Seria, espera un momento”. “¿Fine-senpai?”

Elfine miró alrededor de la habitación con expresión seria. “Activate”. Dos orbes del Eye of the Witch se manifestaron en lo alto y empezaron a inspeccionar la habitación. Los orbes se iluminaron, con filas de números que los cruzaban.

“¿Qué pasa, Fine-senpai?” Preguntó Regina.

“Estoy escaneando en busca de micrófonos ocultos…” Elfine respondió con gravedad. “Parece que este lugar está limpio”. Se encogió de hombros, y entonces los orbes del Eye of the Witch se desvanecieron en el aire. Elfine miró a sus compañeros del Decimoctavo Pelotón y se armó de valor. “Hay algo que necesito decirles”.

“¿D Project?”

Todos los presentes en la mesa intercambiaron miradas curiosas. Elfine acababa de confesarles que la Compañía Phillet estaba detrás de los incidentes relacionados con Espadas Demoníacas.

“Mi familia estuvo involucrada en el descontrol de Liat durante la misión de aniquilación de la Colmena, y probablemente estuvo detrás de la aparición de los Void durante el Festival de la Orquídea Sakura celebrado hace poco. Estoy segura de ello”.

“… No puede ser…” Exhaló Lyseria, mostrándose atónita. “Quiero decir, la Compañía Phillet desarrolla armas anti-Void para el Imperio Humano Integrado. Es una compañía nacional”.

“Sí. Y por eso es seguro suponer que tienen cooperadores dentro del ejército. O quizá el ejército respalda el proyecto”. Respondió Elfine en voz baja. “Si la información que me dio mi hermana es fiable, todos los estudiantes de la academia que fueron corrompidos por Espadas Demoníacas entraron en contacto con uno de los Elementales Artificiales de la Compañía Phillet”.

“¿Estás diciendo que un Elemental Artificial está convirtiendo las Espadas Sagradas de la gente en Espadas Demoníacas?” Preguntó Regina.

Elfine exhaló. “… No lo sé exactamente, pero tengo pruebas suficientes para sugerir una conexión”.

“…” Sakuya había permanecido en silencio durante un rato, evidentemente considerando algo.

“… Quiero descubrir la verdad sobre el Proyecto Espada Demoníaca mientras estoy aquí en la capital”. Declaró Elfine, apretando el puño.

Publicidad G-M2



“¿Por qué…?” Susurró Lyseria. “¿Por qué no nos lo dijiste antes?” “Seria ojou-sama…” Regina la miró, preocupada.

Lyseria se mordió el labio. Una chica sabia como ella seguramente sabía la razón. Como alumna de curso superior, Elfine no quería que sus amigos del Decimoctavo Pelotón se vieran envueltos en una conspiración tan peligrosa. Sin duda, había pesado sobre ella durante mucho tiempo.

Sin embargo, esto sólo hizo que Lyseria se sintiera aún más frustrada. ¿Por qué no se había dado cuenta de que Elfine llevaba esta carga sola?

“… Lo siento, Seria”. Elfine puso suavemente una mano en el hombro de la otra chica.

Lyseria negó suavemente con la cabeza. “No. Es culpa mía por no haberme dado cuenta del problema al que te enfrentabas. Pero, por favor, tienes que contar más con nosotras”.

“De acuerdo, lo haré”. Elfine asintió. “No dudaré en pedírtelo de nuevo”. “Yo también te ayudaré, Fine-senpai”. Dijo Regina.

“Y yo también te prestaré mi ayuda. Aunque mis poderes sean limitados”. Añadió Leonis.

Obtener información tan importante sobre estas Espadas Demoníacas fue una ganancia inesperada. Definitivamente, Nefakess, Zemein y los de su calaña estaban relacionados con todo aquello.

“Fine-senpai”. Sakuya finalmente habló. “La gente de la que hablas… son los que le dieron a la Reunión Kenki sus Espadas Demoníacas, ¿correcto?”

“Sí. Mi hermano, Finzel Phillet, contrató a la Reunión Kenki de la Orquídea Sakura como guardias. No hay pruebas rotundas, pero está claro que estuvo involucrado”.

“Ya veo…” Sakuya respondió, con una voz cargada de fría sed de sangre. “Entonces no puedo quedarme al margen”.

“… Gracias”. Elfine se inclinó ante la joven. “¿Lo sabe la academia?” Preguntó Lyseria.

“Ustedes son los únicos en los que puedo confiar. La Familia Phillet tiene conexiones con el ejército, así que hacer esto público sería peligroso”.

“¿Hubo alguna razón por la que escogiste un hotel que pertenece a la Compañía Phillet, entonces?” Preguntó Regina.

“Sí. Probablemente mi hermano desconfía de que haya vuelto a la capital”. Respondió Elfine. “Estará siguiendo todos mis movimientos. Así que pensé que, si lo hacía intencionadamente delante de sus narices, le resultaría más difícil interferir. Además, como el Shangri-la Resort es utilizado por la nobleza y la realeza, se lo pensará dos veces antes de hacer algo imprudente aquí”.

“Ya veo”. Dijo Regina.

Y había alquilado toda la planta para asegurarse de que el grupo no fuera escuchado ni estuviera en alguna habitación con micrófonos ocultos.

(Es realmente astuta). Pensó Leonis.

“Aquí se ha construido un centro de investigación de la Compañía Phillet”. Elfine continuó. “El jardín botánico y el acuario están destinados a la investigación. Y también desarrollan Elementales Artificiales…”

“Así que crees que podríamos aprender algo sobre este plan”. Concluyó Lyseria.

“Mantendré mi investigación”. Dijo Elfine a los demás. “Pero de momento, tengan cuidado con la Compañía Phillet”.

Un sacerdote de cabello blanco estaba de pie al fondo de una catedral. Inclinó la cabeza respetuosamente con una leve sonrisa. “Gracias por venir hasta aquí, Lord Phillet”.

Este joven sacerdote era Nefakess Reizaad, cardenal de la Iglesia Humana.

“Es un honor estar aquí y conocer al segundo apóstol de mayor rango de la diosa”. El otro hombre respondió.

“Dados tus logros, era sólo cuestión de tiempo que nos conociéramos. El éxito del D Project no habría sido posible sin tus esfuerzos”. Dijo Nefakess.

El joven alto que estaba frente a Nefakess respondió: “Me honra su elogio”. Tenía el cabello negro y liso, y se lo había dejado crecer. Este era Finzel Phillet… el segundo hijo de la Casa Phillet y uno de los sucesores de la compañía familiar.

(Es irónico), Finzel reflexionó. (Un apóstol consumido por el vacío sirviendo como clérigo para la Iglesia Humana).

Los apóstoles formaron una sociedad secreta que servía a la Diosa de la Nada. Hace seis años, entraron en contacto con la Familia Phillet, cuyos miembros lideraban la facción del Evangelio del Vacío, poco después de que la noticia de la destrucción del Tercer Assault Garden sacudiera la capital.

De los apóstoles, Finzel adquirió conocimientos que superaban todo lo que la humanidad era capaz de hacer. Finzel era el menos talentoso de sus hermanos y no poseía una Espada Sagrada. Sólo con la ayuda de los apóstoles había ascendido a su posición actual en la Compañía Phillet.

A cambio de su sabiduría, apoyó su plan de invertir el poder de las Espadas Sagradas y producir Espadas Demoníacas en su lugar con el… D Project.

Publicidad M-M3

“Necesitamos avanzar en nuestra tarea, así que he venido a comprobar sus progresos”. Dijo Nefakess.

“El D Project está progresando según lo previsto”. Finzel respondió. “El experimento en el Séptimo Assault Garden fue un éxito”.

Los mercenarios de la Orquídea Sakura que Finzel había contratado demostraron ser unos peones desechables que valían la pena. Seraphim, el Elemental Artificial imbuido con el Factor Diosa, estaba casi terminado.

“Sí, he confirmado la transformación de las Espadas Demoníacas en Void. Los resultados son maravillosos”. Nefakess aplaudió con una sonrisa. “Sin embargo, aún tienes que pasar a la siguiente fase”.

“Sí… todavía hay que probarlas en combate”. Respondió Finzel. “Tendremos los resultados de eso en los próximos días”.

“El Festival de la Danza de la Espada Sagrada”. Comentó Nefakess. “Una celebración humana sobre el poder de las Espadas Sagradas”.

“La élite de los Espadachines Sagrados se reunirá allí. No se me ocurre mejor escenario”.

“En efecto”.

La voz de Finzel se tornó repentinamente inquieta. “Lord Nefakess… Mantendrá su parte del trato, ¿verdad? Una vez que el proyecto tenga éxito,

¿se me concederá una audiencia?”

“Por supuesto”. Le aseguró el apóstol con una sonrisa serena. “Tu reunión con la diosa será aprobada”.

“Oh, finalmente…”

Su diosa era una deidad nacida de la nada, que albergaba una sabiduría infinita. Era el ser que concedió a la humanidad sus Espadas Sagradas.

(Pronto… Pronto superaré a mi hermano. ¡Incluso superaré a Padre!) La alegría ardía en el pecho de Finzel.

“Pero ten cuidado…” Añadió Nefakess, derritiendo su sonrisa. “¿Cuidado con qué?”

“Del Séptimo Assault Garden. Hay algo problemático en esa ciudad”. “¿Problemático?” Finzel frunció el ceño. “¿Como qué?”

Publicidad M-AB

“No lo sé. Es una singularidad de algún tipo. Esa presencia podría alterar la profecía…”

“Hmph”. Finzel resopló. “¿El Séptimo Assault Garden, dice?” La imagen de su hermana menor, que había huido de la familia años atrás, centelleó en su mente.

Elfine Phillet… la tonta que había abandonado su posición, a pesar de estar agraciada con una poderosa Espada Sagrada.

(No puede ser ella). Finzel descartó esa tonta idea con un movimiento de cabeza.

“Entendido. Puedes estar tranquilo, sabio apóstol. Todo irá según lo planeado”.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios