Durara! (NL)

Volumen 6

Capitulo 4: Los Fugitivos, Sus Destinos Estan Entrelazados

Parte 6

 

 

VARIOS MINUTOS DESPUES, IKEFUKUROU EN FRENTE DE LA PUERTA ESTE DE LA ESTACION DE IKEBUKURO

 

Publicidad G-AR



Había varios lugares de encuentro para elegir cuando los jóvenes querían divertirse juntos en Ikebukuro.

Si querían tomar el tren, normalmente irían por la fuente de la entrada subterránea de la línea Metropolitana o por la piedra de un búho llamada “Ikefukurou” frente a la Puerta Este.

Estos dos eran usados continuamente ya que eran lugares de encuentro ideales, incluso con un clima lluvioso.

Ikefukurou, justo como el nombre lo indica, era la estatua de un búho. Como la Estatua de Shibuya Hachiko6 era un lugar de encuentro favorito porque era imposible no verlo.

Justo frente a la estatua de piedra, una chica que usaba lentes del tamaño de los ojos de un búho estaba hablando con una niña a su lado, que parecía ser 6 años menor.


– Aoba-kun estará aquí pronto, así que esperemos aquí por un momento.

– …Mm.

Akane, la más joven de las dos, asintió silenciosamente y se aferró con más fuerza a la mano de Sonohara Anri, la chica con gafas.

Akane se veía mucho mejor, casi no se notaba que había estado enferma recientemente.

Anri se sentía aliviada al ver la expresión tranquila de la pequeña, pero ella todavía se sentía incómoda.

“¿Cuáles podrían ser los “encargos urgentes” de Mikado-kun”?”

6Hachiko: Considerado por muchos como “el perro más fiel de Japón”. Una estatua de bronce de Hachiko fue erigida en Shibuya en 1934 mientras Hachiko seguía con vida (la actual es una réplica después de la guerra en el año 1948).

Acababa de recibir un mensaje de su kouhai, Aoba. Decidió quedarse esperando, pero su corazón no estaba a gusto.

El día anterior, Mikado le había dicho que esos encargos eran para otro día. ¿Resultó ser que los tenía que hacer hoy después de todo?

Generalmente, el chico le habría enviado un mensaje directamente para decirle esas cosas.


Lo que era suficiente como para hacer que Anri se preguntara por qué le pediría a otra persona que le enviara el mensaje.

Con suerte no se había metido en problemas.

Anri, que acababa de ser atacada por una extranjera que le había incrustado en el estómago un par de tijeras de jardinería, estaba preocupada porque Ryuugamine terminara de alguna manera entrometido en algo así.

“¿Que pasaría… si lo atacan por mi…”

Ella quería creer que él solo estaba distraído por sus compromisos urgentes. Aunque no podía ignorar la posibilidad de que los atacantes de ayer podrían tenerlo como objetivo ya que él era

“alguien cercano a Anri”.

Y no solo era Mikado. Sus amigos, Harima Mika y Kida Masaomi – incluso sus compañeros de salón como Yagiri Seiji – podrían estar en peligro.

Pero no tenía idea de lo que sus enemigos estaban buscando ni tampoco quienes eran. No tenía idea de lo que podría pasar.

Estaba tan preocupada que le envió un mensaje al muchacho, todavía no le había respondido.

Pensó en llamarlo, pero temía que empeorara las cosas si él de hecho estaba en medio de algo urgente.

Decidió esperar por Aoba primero y preguntarle qué era lo que había pasado exactamente. Se estremeció involuntariamente al recordar el brillo de las tijeras de jardinería.

No le daba miedo recordar las tijeras apuntando hacia ella.

Ella temía que pudieran apuntar a Mikado o a sus otros amigos.

Con solo imaginarse tal escena le alcanzó para que le corriera un escalofrío por la espalda.

“Si eso pasa…yo…”

A pesar de parecer calma, Anri sintió una ola de miedo y furia ahogando su corazón.

Pero terminó sin mostrar nada en absoluto; para Sonohara, eso era otra pieza del “mundo más allá del marco de la imagen”. Sus emociones se detuvieron en un cierto momento y ya no estaban fuera de control.

Era como estar en la audiencia de una película. Cualquiera podría sentir miedo o furia, pero nadie se atrevería a gritar “¡Dejen de bromear!” o a salir corriendo y gritando fuera del cine.

Por otro lado, Saika todavía susurraba sus incesantes líneas dentro de su cuerpo:

“Te amo.”

Esas fueron las únicas palabras que Saika dijo en vez de las cientos, miles y millones de opciones que podría haber dicho. Tal era el misterio de la “espada demoniaca” que existía en su interior.

Esa simple oración podría sonar barata en los oídos de cualquiera, aunque incluso esas palabras podrían adquirir un extraño brillo después de ser repetidas por una eternidad. Si ese brillo resultaba ser de buena o mala suerte sería otra historia, pero Anri simplemente no podía evitar sentirse celosa de la espada demoniaca que expresaba su amor de una manera tan sincera.

La muchacha estaba consciente de que generalmente ella simplemente empujaba a su enojo y su miedo al otro lado del marco de la imagen. Por ahora le preocupaba más que Mikado y Celty fueran objetivos de los misteriosos atacantes.

Mientras esperaba silenciosamente por la llegada de Aoba, sin dejar rastro de emoción alguna en su rostro

– ¿Eh? ¿Sonohara-san? ¿Qué haces aquí?

– …Ah, Kamichika-san…

Publicidad M-M5

Una de las chicas de su salón estaba parada frente a ella.

Parecía que estaba con otras amigas; un grupo de chicas que parecían estar juntas charlaban cerca suyo.

Kamichika era una de las niñas más maduras, así como lo era Anri, pero ellas no eran muy amigas.

Realmente no habían hablado anteriormente. Por no saber de qué hablar, terminaron en una especie de silencio incómodo.

– Um… ¿Es ella tu hermana?

– Ah, no, es solo una chica que conozco… ¿Qué haces aquí Kamichika-san?

– Mm, mis amigas de la primaria vinieron ayer, así que dimos una vuelta por Ikebukuro.

Estuvimos hace un momento por la puerta oeste, pero probablemente vayamos por Sunshine ahora.

– Ya veo.

Después de ese intercambio superficial, el silenció llegó de nuevo.

Tratando de romperlo, Kamichika Rio, su compañera de salón, le dijo a Anri algo que acababa de recordar.

– Ah, cierto, te sugiero que tengas más cuidado cuando camines por la calles hoy. Parece que hay matones peleando por todas partes.

– ¿Peleando?

– Dicen que los Dollars se encuentran peleando contra una pandilla de bousouzoku proveniente de las afueras de Tokio…

– …

El corazón de Anri reaccionó a la palabra “Dollars”

– Ya veo. Tendré cuidado.

Respondió con una voz llana, su cuerpo en el otro lado de la imagen, no mostraba emoción alguna.

Justo cuando el silencio estuvo a punto de aparecer una tercera vez entre las dos, las chicas que estaban con Rio se acercaron y tiraron de su manga.

– Hey—-hey, Rio, tenemos hambre. ¿Es ella tu amiga? ¿Quieren ir a almorzar juntas?

– Ah, ¡Non-chan! Lo siento, ¡Ya voy! Um, Sonohara-san ¿Tienes algo planeado…?

– Ah, lo siento, estoy esperando a alguien…

– Ya veo. Em, en ese caso, ¡Nos vemos en la escuela, Sonohara-san!

SU compañera de clases se alejó con una pacífica, pero a la vez extraña sonrisa en el rostro.

Anri suspiró mientras la observaba alejarse.

“Tengo que aprender con urgencia a ser más social…”

Había sido escogida como la representante de la clase, esperando cambiar su pasividad. Sin embargo todavía no era tan diferente de lo que era antes, cuando le llamaban la enemiga de Mika y cuando fue víctima de bullying.

Sus pensamientos volvieron al tema de los “Dollars”.

Ella sabía que Mikado tenía algo que ver con ellos.

A pesar de que él parecía estar muy relacionado a ese grupo, ella nunca le había preguntado de qué se trataban. Mikado, por otro lado, tampoco nunca le preguntó algo, incluso después de verla con una katana.

Ella sabía que eso significaba que él quería posponer esa charla hasta que Kida Masaomi regresara.

Anri también esperaba esa conversación con ansias y a la vez le temía.

El triángulo probablemente colapsaría cuando toda la verdad saliera a la luz.

Aunque ya se había roto cuando Masaomi desapareció de la ciudad. Anri todavía quería creer…

Creer que si esos dos podrían aceptar la anormalidad llamada “Saika” junto con el resto de ella, sería capaz de formar un vínculo como nunca antes lo había podido hacer con otros.

Esa era de algún modo la cobarde explicación de su parte, pero no podía sacárselo de la cabeza.

Al mismo tiempo llegó a una decisión.

No importaban qué clase de oscuros secretos Mikado y Masaomi escondían, ella los aceptaría tal y como eran.

No como “imágenes detrás del marco”, sino como verdaderos seres que ocuparían un espacio en su corazón.

Eso era todo lo que deseaba mientras esperaba la llegada de Aoba.

Iba a preguntarle qué era lo que Mikado estaba haciendo con tanta urgencia, para así poder sentirse aliviada por haber chequeado que él estaba bien.


Como sea, los que aparecieron frente a ella…

Fueron varios hombres vestidos de traje que ella nunca había visto en su vida.

– Señorita Akane.

Publicidad G-M2



Eran tres.

Tenían un tipo de aura especial que intimidaba y repelía. Incluso cuando caminaban entre la variada multitud cerca a la estación de trenes, las personas naturalmente retrocedían para evitar acercarse a ellos.

Cuando uno de ellos habló, no se dirigía a Anri, sino a la pequeña niña que sostenía de su mano.

– ¡…!

Akane se quedó muy sorprendida al verlos.

No era miedo, solo pura sorpresa.

– Nos tomó mucho tiempo encontrarla. Por favor venga con nosotros.

– ¿P-Por qué…?

Akane retrocedió, pero una mano ya la estaba agarrando del hombro.

Al darse vuelta, se encontró con otro hombre de traje parado ahí, mirándola con un rostro preocupado.

– Dios mío, por favor sea una buena niña.

– ¡D-deténganse! ¡Si no me dejas ir, gritaré y diré que están tratando de raptarme!

– ¿Está diciendo que quiere unos policías aquí para que escuchen su historia? No nos importa, pero creo que así, usted será la única que tendrá problemas.

– Eeeh…

Akane no podía pensar en nada para responder al hombre y asintió.

– ¿…?

Anri era la única que no tenía ni idea de lo que estaba sucediendo. Los signos de interrogación se le notaban en el rostro.

– E-em…

– Ah, Señorita, usted debe ser la joven de la que nos habló Kishitani-sensei.

– Eh…

– Lamentamos que haya tenido que cuidar de la Señorita Akane. Puede dejarla en nuestro cuidado de ahora en adelante.

Ella todavía no tenía idea de lo que estaba pasando.

“Kishitani-sensei” tenía que ser el doctor que vivía con Celty. Generalmente el hada lo llamaba

“Shinra”, pero Anri recordaba que en la placa afuera del departamento había leído “Kishitani Shinra”.

¿Acaso eso significaba que esos hombres estaban ahí porque él les dijo que vinieran?

Ninguno de ellos parecía el padre de Akane. Si lo fueran, no hubiera tenido que venir con seguridad extra.

Tampoco lucían como secuestradores. No eran hostiles hacia la pequeña; de hecho, incluso se dirigían a ella con respeto.

Anri escuchó que Akane se había escapado de su hogar. Estas personas probablemente tenían la intención de llevarla de vuelta a casa. Pero Anri todavía no sabía quiénes eran.

– U-um, disculpe, ¿Son ustedes parientes de Akane-chan?

Trató de preguntar de una manera que evitara ofender a los sujetos.

Uno de ellos pensó en eso por unos segundos y suspiró mientras respondía la pregunta.

– … Bueno, nosotros no somos familia ni nada por el estilo. Pero como ella es la nieta del old man7, ella es como familia para nosotros……”

El tipo se esforzaba para encontrar una manera de explicarlo, aunque la adolescente solo se confundió aún más.

“Um, el old man… ¿La nieta de su padre? ¿Eso significa que Akane-chan es o una hija o una sobrina de estas personas? Pero ellos dijeron que ella no era su familia, así que probablemente no sea la hija de uno de ellos, um, ¿Entonces son como los tíos de Akane que no están viviendo en el mismo lugar que ella…?”

Esos hombres variaban mucho en edad y apariencia. Mientras más los observaba, más se confundía.

Justo cuando iba a preguntarle a Akane qué era lo que estaba pasando exactamente, la situación se volvió más caótica.

– ¡Sonohara-san!

– ¡¿…?! ¡M-Mikado-kun! ¡¿Y Celty-san?!

Los que estaban corriendo por Ikefukurou, bajando por las escaleras que llegaban hasta la vereda donde estaba ella — No eran más que Mikado, que estaba sin aliento, y Celty que vestía su típico traje de motociclista.

– Em, ¿No tenías asuntos importantes qué atender? ¿Y qué pasó con Aoba-kun…?

– ¡Lo explicaré luego! Antes de eso…

7 Old man: los miembros del Yakuza, generalmente se refieren al líder como “old man”, que en japonés tiene el doble significado de

“padre”. Es por eso que Anri se confundió con la explicación.-

Mikado estaba a punto de decir algo hasta que se detuvo involuntariamente.

Observó a los cuatro hombres imponentes al lado de ella, formando un círculo que amenazaba con cerrarse atrapando a Anri y a la niña que agarraba su mano.

“¡¿?!”

Juzgando por la manera en la que estaban vestidos, era obvio que esos sujetos no tenían nada que ver con los ‘Toramaru’, Mikado se sintió alarmado apenas los vio.

Temía que Anri estuviera involucrada en algo muy peligroso por su culpa.

Miró al rostro de la muchacha y sin pensar se dio vuelta para observar a Celty.

Pero el hada también estaba congelada por la situación en la que se encontraban.

Un motociclista con traje negro y un casco que le cubría completamente el rostro.

El modo en el que ella estaba vestida simplemente exclamaba “criminal sospechoso”, y de hecho, los ojos de los visitantes que disfrutaban de sus vacaciones miraron en su dirección.

Como sea, gracias al hecho de que uno no podía ver mucho en la calle llena de gente, muchas personas pasaron de largo sin notar a Celty. Tendría que haber una aparición inesperada de un ídolo nacional con efectos de sonido incluidos o un león suelto en las calles para hacer que esa multitud entrara en pánico.

Pero, entre la gente que notó la presencia del motociclista de la Motocicleta Negra, algunos empezaron a tomar fotos y videos con sus celulares. Manipulando hábilmente su sombra, Celty cubrió todos los lentes de los celulares y se aseguró de que no lograran capturar ni una sola imagen de lo que estaba pasando.

Normalmente, ella no se habría molestado, pero ahora tenía que asegurarse de que las fotos de Mikado, de Anri y de ella no fueran publicadas en internet.

Mientras hacía eso se apresuró a acercarse a la adolecente, pero —

“¿?

¿Q-Qué es esto? ¿Por qué están…?”

Celty examinó a los hombres, alarmada porque lucían como si pertenecieran al mundo criminal.

Sin embargo, en ese momento, uno de los hombres giró la cabeza en su dirección.

 Gracias por todo.

“¡¿Eh?!

¿Huh? ¿Qué?

Hablando de eso, creo haber visto a estas personas en algún lado…”

– ¿Han estado Kishitani-sensei o nuestro Hermano Mayor Shiki en contacto con usted, Celty-san?-

– Ah, ¡Vino en un buen momento! ¡Entonces la dejaremos en su cuidado si está de acuerdo con eso!

“¡Ah! ¡Claro!

Estas personas son… de Awakusu-kai…”

¿Qué estaban tratando de hacerle a Anri la gente de Awakusu-kai?

Le inquietó que ellos pudieran haber averiguado el rol de Anri durante el incidente ‘Slasher’, pero se despreocupó cuando vio a la pequeña niña que sostenía la mano de Anri.

Nuevas preguntas se le formaron en la cabeza.

“¿Eh? ¿Ah, eh? ¿Ehhh—?

¿Awakusu… Akane-chan?”

Al darse cuenta, sorprendida de que la pequeña frente a sus ojos no era nadie más que Awakusu Akane, a la que estuvo buscando todo este tiempo, se detuvo en seco.

Publicidad M-M2

Si hubiera tenido cabeza, sus ojos se hubieran agrandado al tamaño de platos. Celty estaba a punto de preguntarles a los hombres qué era lo que estaba pasando—-

[No, de hecho, vine aquí buscando a esta chica con lentes…]

Antes de que pudiera terminar de escribir esas palabras en su PDA, se escucharon unas voces molestas.

– ¡Quédate quieta!

– ¡No escapes como una rata!

Celty dejó de escribir y se dio vuelta al escuchar el barullo que hicieron a plena luz del día.

“Oops.”

“¡¿No me digan que me siguieron hasta aquí?!”

Cinco o seis chicos con chaquetas de cuero estaban parados en frente suyo.

Luego de haber escuchado los gritos provenientes del grupo que eran obviamente de bousouzoku o algo por el estilo, los transeúntes los miraron con mucho más interés que el que demostraron cuando Celty había aparecido en escena. Algunos se apresuraron para alejarse del área lo más rápido posible, mientras que otros solo se quedaron mirando a una distancia segura detrás de los pilares, tratando de no involucrarse.

Nadie había llamado a la policía ni al personal de la estación de trenes, posiblemente porque, dejando de lado los furiosos gritos de aquellos hombres, todavía no habían hecho nada realmente violento.

“ Un momento, ¡¿Acaso no hay una estación de policías justo al lado de este lugar?!

¿Están tan decididos en capturar al Capitán de los Dollars—que para ellos sería Mikado-kun— sin importar cuál sea el costo?”

Celty pensaba en retener a los cinco tipos usando la sombra, pero eso solo haría que estén más convencidos de que el líder de los Dollars era Mikado.

En su momento de duda, el Dullahan oyó a alguien de Awakusu-kai hablar antes que ella pudiera hacer algo.

Publicidad G-M1



– Cállense niños. ¡No griten adentro de la estación!

Probablemente ellos ya supieran que unas pandillas de bousouzoku estuvieron buscando a Celty el mes pasado. Pensando que estos jóvenes eran otro grupo de pandilleros buscando meter a Celty en problemas, la intención del hombre era dispersarlos para que la dejaran en paz.

Pero los jóvenes solo se quedaron perplejos por un segundo, se recuperaron inmediatamente y volvieron a gritar: —¿Ah? ¿Qué demonios? ¡Esto no tiene nada que ver contigo!

Akane se estremeció un poco, mientras los chicos de las chaquetas de cuero gritaban.

Los cuatro hombres de Awakusu-kai, al verla tan asustada, tornaron sus miradas hacia los jóvenes.

– Son adultos. No griten frente a los niños. Estamos ocupados ahora. Váyanse.

Publicidad M-M3

En respuesta a los modales condescendientes del sujeto, los muchachos solo le devolvieron la mirada sin ninguna intención de retirarse.

– ¿Qué? ¿También perteneces a los Dollars, viejo? En serio ¿Chicos de primaria, señoras de oficina y ahora viejos matones también? ¿Acaso los Dollars no eligen para nada a sus miembros? ¿Ah?

Mikado sintió como se le contraía el pecho al escucharlos insultar a los Dollars.

Sentía casi como si todo lo negativo que dijeran era como poner un signo negativo en todo lo que era él.

Por otro lado, los hombres de Awakusu-kai, que no tenían idea de lo que hablaban los otros delincuentes, simplemente sospecharon que habían tomado algún tipo de droga y prosiguieron a preguntar:

 ¿Acaso ustedes… eran los que querían hacerle algo a la Señorita Akane?

Dijeron en una voz que solo los maleantes pudieron escuchar, para evitar que la niña, que estaba parada detrás de ellos, se preocupara.

Por supuesto, los hombres de Toramaru no sabían lo que les estaban preguntando.

Simplemente les pareció otra pregunta provocativa.

Y sin darse cuenta de que Akane estaba parada justo detrás de los hombres de Awakusu-kai, los jóvenes dijeron algo que nunca debieron haber dicho.

– Dejen de bromear y entréguenos al renacuajo de una vez por todas.

– ¡¡¡…!!!

Las expresiones de los Awakusu-kai cambiaron drásticamente con las palabras del pandillero.

Para los de Toramaru, el “renacuajo” al que hacían referencia era Mikado.

Pero para Awakusu-kai, se referían a Akane.

Alguien estaba tratando de raptar a Awakusu Akane. Heiwajima Shizuo, que había atacado a sus compañeros, debía estar relacionado con este acontecimiento. Para estos hombres que sabían todos los incidentes relacionados a Akane, era natural malinterpretar lo que los muchachos les acababan de decir.

– …Tienen agallas, sí que las tienen. ¿Para qué grupo trabajan, bastardos?

– ¿Ah? ¿Huh?

– ¿O es que Yodogiri los contrató? … ¿Cuánto pagó por sus vidas?

– ¿D-de qué estás hablando?

Los maleantes no pudieron evitar retroceder un pequeño paso al ver de repente, como los hombres de Awakusu-kai se hacían más intimidantes.

Uno de los tipos agarró la mano de Akane y la puso en la de Celty. Bajó la cabeza, y dijo en una voz que solo ella pudo escuchar: — Celty-san, por favor lleve a la señorita a un lugar seguro. Big Brother Shiki debería estar todavía en la casa de Kishitani-sensei. —

“… Em, ¿qué hago?”

A pesar de que al hada le pareció que había malinterpretado la situación, no había tiempo para largas aclaraciones.

Sin mencionar que dejar a la pequeña sola en un lugar donde una pelea estaba a punto de estallar no era una opción.

Tan pronto como se dio cuenta de esto, medio resignada, Celty tomó la mano de la niña y corrió.

– ¡Eh-

Akane soltó un pequeño gemido. Celty escribió rápidamente [Está bien, estoy de tu lado.] en su PDA, le añadió un par de emoticones y se lo mostró.

Akane lo leyó mientras corría. Con los ojos confusos, miró a Anri.

Al igual que la pequeña, Anri estaba siendo arrastrada por Celty. Junto a ella, Mikado estaba en la misma situación.

Algo simplemente le daba mala espina. Pero Akane, al ver que al menos Anri seguía con ella, se calmó un poco y siguió corriendo. Tal vez ella estaba feliz de poder alejarse de los hombres de Awakusu-kai.

Usando las sombras que se extendían desde su cuerpo, Celty se hizo dos manos extras para asegurarse de mantener a todos cerca de ella.

El semicírculo de espectadores, al notar esta acción, comenzaron a los gritos.

— Oi, no es broma..

— ¿Hay dos manos extra?

— ¿Qué demonios?

— ¿Qué, no serán efectos especiales?

— ¿Es un mago?

— ¿¡ooooooh!?

— Oi, ¡¿es verdad?! ¡La motocicleta negra pasó corriendo junto a mí hace un momento!

— ¡Increíble!

A pesar de que los mirones seguían llegando, Celty ya no prestaba atención a sus curiosas miradas.

Ella simplemente siguió explorando su entorno con sus sensores y utilizando su sombra para cubrir las lentes de los teléfonos con la mayor discreción que pudo.

— ¡Q-quédate quieto!

Uno de los hombres de las chaquetas de cuero corrió tras ella.

Por supuesto, él estaba realmente tras Mikado y Celty, pero inevitablemente a los hombres de Awakusu-kai les pareció que en realidad estaba persiguiendo a Akane.

— ¡Quédense quietos!

— ¿Eh!?

Al pandillero lo agarraron por el cuello y lo presionaron contra el suelo.

Analizando rápidamente la situación con su visión periférica, Celty llevó a los niños a subir las escaleras hacia la Puerta del Este y fuera de la estación.

Su motocicleta negra estaba estacionada allí mismo.

Técnicamente no era un lugar de estacionamiento legal, pero el hada se dijo a si misma que estaban en una emergencia y se subió a la moto de todos modos.

“Cuatro personas… no hay forma de que entremos todos”

“Ha pasado tiempo desde que hicimos esto… supongo que no hay otra manera”

Celty pensó en esto por un momento e inmediatamente toco la espalda de ‘Shooter’, enviándole una señal en forma de una sombra.

Y así, la parte trasera de la moto comenzó a transformarse de nuevo en la de un caballo, el Coiste Bodhar, el amado caballo de los Dullahans.

Este no se volvió simplemente en un caballo, como la había hecho antes. En vez de eso, se transformó en su forma original… es decir la de un Coiste Bodhar irlandés, un caballo sin cabeza con un carruaje de dos ruedas al que usualmente se subía la Dullahan.

“Lo siento. Sé que vamos a ser pesados, pero por favor tennos paciencia”

Celty dejó que Mikado y Anri se sentaran en el carruaje en el que ella originalmente se sentaba y les hizo unos cinturones de seguridad de sombra para amarrarlos al cuerpo del carruaje. Hizo lo mismo para amarrar a Akane a su propia espalda y rápidamente se montó.

Por supuesto, todas esas transformaciones tuvieron lugar a plena luz del día en las calles de Ikebukuro en medio de la semana dorada. Más de un centenar de transeúntes y muchos taxistas que esperaban en la calle fueron testigos de todo el proceso.

Frente a la multitud estupefacta que no hizo más que mirar, Celty puso cascos de sombras uno por uno a las otras tres personas. Había decidido que eso era mucho más práctico que tener que cubrir cada cámara de los celulares cercanos.

Luego tiró de las riendas.

El relincho del caballo sin cabeza se escuchaba hasta la Lotería de la puerta del Este.

“Confío en ti, Shooter”

Y el carro negro salió corriendo.

Comenzaron lento, pero inmediatamente aceleraron hasta ir tan rápido como los automóviles, sus antiguas ruedas moliendo el asfalto de las carreteras de Ikebukuro.

Publicidad M-AB

“Buen chico. Vamos”

Celty tenía fe en su caballo. Al mismo tiempo, rezó.

No a los dioses, sino al flujo de la vida de esta ciudad, a algo parecido al destino.

“Si no es mucho pedir… por favor, por favor que este sea un día de descanso para el tipo temible de la motocicleta blanca”

Durarara! Vol 6 Capitulo 4 Parte 6 Novela Ligera

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios