Durara! (NL)

Volumen 6

Capitulo 4: Los Fugitivos, Sus Destinos Estan Entrelazados

Parte 5

 

 

EN EL APARTAMENTO DE SHINRA EN LA AUTOPISTA KAWAGOE

 

Publicidad M-AR-1

– ¿Nos estás tomando el pelo?

Desde el otro lado del teléfono, se escucharon las voces de varios chicos que Shinra nunca había oído antes.

El médico suspiró y dio la media vuelta para decirle a su interlocutor, “Em, parece que Celty está en algún tipo de problema”.

La persona en la que Shinra posó los ojos era Shiki, sentado en una silla con una expresión inquieta, y con las manos cruzadas.

– Por favor sigue tratando de comunicarte con ella. Como están las cosas nos falta personal.


– No hay problema. Ah, por favor créeme que lo que te estoy diciendo es la verdad. Celty no sabía que esta ‘Akane-chan’ estaba en nuestro apartamento, y tampoco la escuché nunca hablar acerca del trabajo que le pidieron que hiciera.

– Te creo. Si quisieras, sensei, podrías haber borrado todas las huellas que nos dejaron saber que Shizuo había estado aquí. Celty-san evitó informarte sobre su misión porque no quería involucrarte. Esta asimetría de información, por supuesto, sí me molesta en cierta medida.

Shiki expreso su propia opinión en un tono directo y calmado. Su cara se ensombreció ligeramente cuando menciono el nombre de la persona de gran importancia para él.

– Entonces, esa chica de secundaria que llevo a la señorita Akane a dar un paseo, tú dices que se iba a reunir con amigas… ¿Alguna idea de dónde pudo haber ido?

Shinra sintió temblar su columna vertebral involuntariamente mientras Shiki le hacia la pregunta con una implacable e intensa mirada en los ojos. Sin embargo, el doctor se las arregló para mantener su usual actitud mientras pensaba.

– Si, me lo estaba preguntando. Ella no parece la clase de chica que conocería un montón de lugares para reunirse en la ciudad. Mi suposición es que va a estar, o en frente de ‘Tokio Hands’ en ’60-Story Street’, o en ‘Lotteria’ en el otro lado de la calle, o la fuente en frente de la entrada del ‘Metropolitan’, o en la puerta oeste del parque si están planeando tomar el tren, o en ‘Ikefukurou’5, en frente de la puerta este. O algo así.

– …

5 Ikefukurou: Es el nombre de la estatua de piedra en forma de búho en la puerta este de la estación de Ikebukuro. Es una palabra compuesta, combinando “Ikebukuro” y “Fukurou” (búho en Japones).

Shiki echó un vistazo a sus subordinados, muchos de los cuales se apresuraron a sacar los teléfonos celulares de sus bolsillos.

Probablemente en ese minuto, los hombres del ‘Awakusu-kai’ se dirigían a todos los lugares que Shinra había mencionado.

– Pero aun así, no podría haberme imaginado nunca que esa niña fuera la preciada nieta del jefe del ‘Awakusu-kai’.

– No creo que necesites recordarlo, pero apropósito de eso…

Publicidad M-M1

– Tenlo por seguro. Sabes lo bueno que soy guardando secretos. La única que puede abrirme la boca es Celty, y ella no es ninguna extraña de todas formas.

Shinra se sirvió café en una tasa con una sonrisa en el rostro y miró alrededor en busca de los paquetes de azúcar.

En ese preciso segundo, un sonido de destrucción y chicos gritando fue escuchado desde el teléfono celular, que había quedado en modo altavoz sobre el mostrador de la cocina.

– ¿?

Por supuesto, el sonido también había alcanzado los oídos de Shiki.

– Parece que algo problemático está ocurriendo ahí.

***

Publicidad M-M3

 

 

– ¿Nos estás tomando el pelo?

Uno de los delincuentes más altos le grito furiosamente a Celty, la cual se encogió de hombros lentamente.

Si hubiese tenido cabeza, hubiera suspirado.

Mientras consideraba esos pensamientos, el hada saltó sin esfuerzo alguno desde el suelo y se metió por la ventana de la fábrica, aterrizando en el interior.

Poniendo el teléfono celular en el bolsillo de su pecho, caminó hacia Mikado con su mano derecha extendida sosteniendo la agenda electrónica.

– …

Mientras sus compañeros permanecían inmóviles y la miraban nerviosamente, Kurunuma Aoba la observaba con una expresión de alarma en el rostro.

Publicidad M-M5

No era la primera vez que el joven la había visto con su traje de motociclista negro.

Solo un mes atrás, había estado junto a Mikado y los otros cuando la habían visto desde el interior de la furgoneta.

A partir de esa experiencia, él tuvo la sensación de que ella era algo “inhumano”.

Ella era la que conjuraba unas sombras que le salían del cuerpo y montaba una motocicleta cuyo motor no emitía ningún sonido.

Si se podía confiar en los videoclips que transmitían en televisión, no tenía nada por encima del cuello.

Algunos todavía insistían en que era un truco de magia; pero incluso ellos debían haber caído en la cuenta ahora.

“Si esto fuera en efecto un truco de magia, de todas maneras habría sido mágico”.

Y encima de eso, recordaba que antes había escuchado a Mikado referirse a esa motociclista como “Celty-san”.

– ¿Estás espiándonos? ¿O es que Mikado-sempai te llamó para tendernos una emboscada? ̶

Murmuró Aoba.

Sin embargo cuando movió la mirada hacia el otro chico, vio que este miraba a Celty con los ojos del tamaño de platos. Parecía que él estaba genuinamente sorprendido de ver a —la motociclista negra— aquí después de todo.

Celty, por otro lado, tecleó silenciosamente algunas palabras en su agenda electrónica mientras caminaba sin dudar hacia los adolescentes.

[Escuché lo que se han estado diciendo, pero no siento que sea yo la que tenga que hablar sobre este asunto].

– …

– …

Mikado y Aoba contuvieron sus propias emociones y permanecieron en silencio mientras leían las palabras escritas en la PDA.

Ignorando su falta de reacción, Celty continuó escribiendo.

[Así que, por favor hagan de cuenta que no estoy aquí y continúen].

– …

– …

El silencio fue seguido de incluso más silencio. Dentro de la fábrica parecía que nadie quería decir algo.

-¿Qu…—

Publicidad M-M2

“¿Qué rayos estás haciendo aquí?”

Justo cuando uno de los compañeros de Aoba estaba a punto de romper la tranquilidad—

Las puertas oxidadas se sacudieron al ser forzadas a abrirse, y el silencio en la fabrica se disipó como niebla.

La puerta, que recién había sido cerrada, se abrió ampliamente para revelar a una pandilla de hombres parados bajo el sol.

Ellos probablemente eran uno o dos años mayores que Ryuugamine, pero ya que ambos, Mikado y Aoba tenían rasgos infantiles, los otros parecían tener más de cinco años que ellos.

Todos vestían las mismas chaquetas de cuero, con las mangas bordadas con el emblema de

‘Toramaru’. Aunque Mikado y el resto no podían verlo desde donde estaban, tenían el mismo emblema en la espalda.

Muchos de ellos estaban cargando palos o tubos de acero; era obvio que no estaban aquí para una reunión sino para una pelea.

̶ ‘Toramaru’… ̶ Aoba murmuró mientras la sonrisa se le desaparecía completamente de la cara.

Un hombre con vendajes en el rostro se apartó del grupo de las chaquetas de cuero.

Con la mirada sorprendida al ver a Aoba y a su pandilla, se dio vuelta para informar a sus compañeros.

– Los encontramos…. son estos tipos. Ellos nos atacaron y nos quemaron las motocicletas.

– Bingo para nosotros.

En medio de sus compañeros, habló un hombre vistiendo un tokko-fuku y flexionando el cuello audiblemente.

– Supongo que vamos a darle una paliza a todos en este lugar y después lo reportaremos al capitán.

– ¿Que hay con los que están en otro lado? ¿Deberíamos decirles que vengar aquí también?

– Nah… con nuestros miembros no creo que necesitemos refuerzos.

– Si.

Los hombres en chaquetas de cuero respondieron con indiferencia, preparados ya para atacar.

El bate fue hacia arriba, apuntando al rostro de un delincuente que estaba custodiando la puerta.

Este intuyó el peligro justo a tiempo y usó sus manos para parar en seco la trayectoria del palo.

El bate se rompió con un fuerte chasquido.

Parecía como si la madera hubiera tenido una fisura, lo que explicaba por qué se había roto con tanta facilidad al impactar. Sin embargo, fue suficiente para causarle un grave daño al delincuente que permaneció en la misma posición después de detener el bate con las manos, con una expresión distorsionada por el dolor, y su cuerpo aparentemente incapaz de moverse.

Como si hubiera sido un catalizador, los delincuentes le gritaron con furia a la pandilla de las chaquetas de cuero, y cuando estaban a punto de lanzarse sobre ellos—

– Cálmense.

La oportuna orden de Aoba congeló sus corazones como agua fría.

Él no gritó.

Pero su voz era fría y sonora.

Todos en la fábrica giraron en su dirección, incluyendo a los ‘Toramaru’.

Aoba, después de asegurarse de que los ojos de todo el mundo estaban sobre él, se dirigió hacia Mikado con una expresión seria—

Y dijo algo que pondría la vida de Ryuugamine Mikado patas para arriba.

– Estamos aquí para ocuparnos de la situación. Por favor, corra Capitán.

– ¿Qué?

Sin la más mínima idea de lo que el muchacho le acabada de decir, Mikado se dio la vuelta, estupefacto.

Dos segundos después, cuando finalmente entendió lo que le había dicho, se apuró a levantar la mirada hacia los rostros de los hombres en la entrada.

Cada uno de ellos lo estaba mirando directamente a él.

– Esperen, esto es un malentendido.

– ¡Escuchen, todos ustedes!

Justo cuando estaba a punto decir algo, Aoba lo interrumpió con una voz alta como para opacar su voz.

– ¡No los dejen poner un solo dedo sobre el capitán, vamos!





– ¡Sí!

– ¡Vamos!

– ¡Mueran bastardos!

– ¡No se metan con los ‘Dollars’!

Los delincuentes respondieron la orden del adolescente con entusiasmo, y se abalanzaron sobre la otra pandilla.

– Interesante… ¡Vamos a resolver esto de una vez por todas!

– ¡Sí!

– Si tú eres el capitán, ¡No huyas y ven a pelear conmigo mano a mano!

Los hombres de ‘Toramaru’ gritaron, también apresurándose a pelear contra los otros delincuentes.

– ¡E-Esperen! ¡Esperen!

La voz de Mikado se perdió completamente en el caos posterior.

Los únicos que lo escucharon fueron Celty y Aoba, los que permanecieron justo en frente de él.

Aoba se dio vuelta rápidamente y le sonrió inocentemente como siempre.

– Por favor déjanoslo a nosotros, Mi Capitán☆.

– ¡E-Espera!

Furiosas voces alcanzaron los oídos de Mikado justo cuando iba a decir algo.

– ¡Mueran, maldita porquería de ‘Dollars’!

– Eh…

Al darse vuelta, vio a un tubo de acero dirigirse directamente hacia él.


“¡…!”

Estaba listo para sentirlo en su rostro cuando el tubo de acero fue detenido por una mano negra.

– ¡C-Celty-san!

– ¿Quién rayos eres… ahh?

Usando la “sombra” para lanzar al aire al hombre de chaqueta de cuero, Celty le mostró su agenda electrónica a Ryuugamine.

[Sé que esto será difícil para ti: por ahora sería mejor que te fueras. Será imposible convencerlos de que esto es un malentendido].

– P-Pero…

Mikado aún parecía desesperado por decir algo, pero Celty había decidido que seguir la conversación no tendría sentido. Tomó al muchacho y saltó por la ventana.

Montando la negra motocicleta aparcada fuera de la ventana, ella uso su sombra para atar al chico firmemente a su espalda y arrancó la motocicleta.

– ¡Demonios! ¡Quédate quieto!

Las voces de los hombres en chaquetas de cuero provenientes de la fábrica aun les resonaban en los oídos. Sin embargo, Celty siguió acelerando.

Mientras tanto, continuaba mostrándole su agenda electrónica al adolescente, que estaba apoyado contra su espalda.

[Como sea, primero iremos a reunirnos con Anri-chan. Los dos pueden quedarse en nuestro apartamento hasta que las cosas se calmen].

– …

Mikado permaneció en silencio mientras leía sus palabras.

“Esta debe ser una situación compleja para él”.

Celty lo conocía lo suficientemente bien como para saber que le resultaba difícil tener que ocultarse. Aún así, este no era el momento de ser indulgente con sus deseos o de escuchar sus protestas.

Porque el hada tenía otros oponentes con los que debía luchar en el medio del caos.

Ella aun tenía que darse cuenta de que estaba siendo observada por alguien.

No notó que su motocicleta ya había sido intervenida con una especie de dispositivo de rastreo mientras no le estaba prestando atención.

‘Shooter’ podría haber tratado de advertirle de ello, pero ahora su prioridad indiscutida era sacar a su ama de ese lugar.

Y así nomás, Celty voló por las calles de Tokio, casi olvidando el hecho de que había gente allí que la atacaría por segunda vez si se presentase la oportunidad.

Poco sabia ella que en su destino otra conmoción la aguardaba.

***

 

EN LA AZOTEA DEL EDIFICIO CONTINUO A LA FABRICA ABANDONADA

Después de ver a la motocicleta negra marcharse, Vorona miró la pantalla del receptor y asintió con satisfacción.

– El dispositivo de rastreo está instalado. De esta manera es posible saber el paradero de la motocicleta negra. Final feliz, Final feliz.

– ¿Entonces deberíamos tomar una siesta antes de que él llegue a casa?

– Slon es ingenuo, eso es afirmativo. Él está yendo a casa, eso es negativo. Igual que nosotros. Si a mitad de camino él encuentra el dispositivo de rastreo. Si es lanzado a un tren de carga de larga distancia, vamos a estar cansados al punto de que nuestros huesos comenzaran a marchitarse. Lástima, lástima. Para evitar eso, la detección inmediata es la opción por defecto.

Slon se encogió de hombros mientras la mujer habló con más vehemencia de lo usual.

– OK, OK. Usualmente no eres tan entusiasta con los trabajos que hacemos, pero ahora estás encendida.

– Mitad trabajo, mitad pasatiempo. Satisfaciendo mi propio deseo. Obteniendo retribución monetaria encima de eso. No hay problema. El mundo de hoy en día aun es permanentemente hermoso.

– No tengo ni la más mínima idea de lo que estás hablando, pero bueno, si la hermosa Vorona dice que es hermoso, entonces un hermoso mundo es.

La charla no profesional continuo mientras el dúo FreeLancer descendía las escaleras.

– Aun así, nunca pensé que sería tan fácil atraerlo aquí. Ese tipo de monstruo es más imprudente de lo que esperaba.

– Afirmativo, pero decir que el oponente es fácil, eso es negativo. Insultar y elegir pelear con un oso que cayó en una trampa, en gran medida ese tipo de personas no existen. Es un acto igualmente estúpido como reírse de las mariposas atrapadas en una telaraña.

– ¡Ah! Eso me recuerda… Hablando de arañas, ¿Por qué ellas no quedan atrapadas en su propia telaraña? El misterio me atrapa como los pegajosos hilos de su tela, me envuelven tanto que no soy capaz de moverme ni un centímetro más.

Slon no dejó de hacer preguntas incluso en su presente situación.

Vorona no parecía sorprendida ni disgustada. De hecho, le respondió con la voz mecánica y llana de costumbre.

– Arañas. Dos tipos de hilos son usados por separado. Capaz de diferenciar por el tacto.

Hilos en el centro, poder adhesivo, nulo. Hilos que emanan del centro, igualmente nulo.

Solo hilos en espiral son capaces de atrapar a la presa. El fin.

– Pero cuando enreda a la presa en más hilos, ¿No acabaría atrapándose a sí misma?

– Arañas, secretan químicos especiales de su propio cuerpo. Esos químicos, neutralizan el poder adhesivo. En cierto rango no se quedará pegada. Entonces, tocar los hilos pegajosos está BIEN si es ocasionalmente. Final feliz, final feliz.

Slon observó a Vorona con admiración, mientras ella respondiendo a la pregunta, bajaba las escaleras rápidamente. Al verse satisfecho, sonrió y asintió con la cabeza.

– ¡Ya veo…! Así que si Vorona fuera la araña, yo sería la secreción. ¡Ambos somos necesarios para atrapar a la presa!

– La analogía es cuestionable. Yo secreto a Slon. Muy repulsivo, completamente negativo.

Espero por el borrado de tu existencia.

– …Espero que esa exageración sea porque todavía no estás acostumbrada a hablar japonés.

Al mismo tiempo que la conversación acababa, las escaleras también lo hicieron. Los dos caminaron hasta el territorio abierto frente a la fábrica.

En el momento en el que vieron la calle, una gran cantidad de motocicletas salieron disparadas de la construcción, dejándolos atrás.

Publicidad G-M1



Dentro de la fábrica la pelea todavía continuaba. Parecía que los ‘Toramaru’ habían dividido sus fuerzas, enviando parte de sus hombres tras Celty.

– … Hablando de eso, esa motocicleta negra llevaba consigo a un chico en el asiento trasero.

– Afirmativo.

Ellos no eran buenos para predecir la edad de una persona japonesa solo por su apariencia. Con los rasgos infantiles de Mikado, podrían haberlo confundido fácilmente por un estudiante de la escuela primaria.

Vorona caminó hacia su motocicleta y le respondió con una voz indiferente

Publicidad M-AB

– Lo llevó como comida, esa posibilidad existe.

– ¿Estás segura de que no es una hipótesis muy imprudente?-

– Afirmativo. Un monstruo que no se describe en ningún libro. Punto de tratar de imaginar lo que puede hacer, nulo. Hasta que sea percibido con estos ojos, la verdad permanece en un torbellino de oscuridad.

Vorona, hablando en un japonés extraño, sintió un ligero burbujeo de emociones mientras montaba su vehículo. Se puso el casco en la cabeza y murmuró para sí.

– Mi esperanza… De algún modo, hazme feliz Increíble monstruo negro.-

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios