Durara! (NL)

Volumen 5

Capítulo 3: Su Juventud, Apogeo Y Ocaso

Parte 1

 

 

EN ALGÚN LUGAR EN RUSIA

Lingerin golpeó los frascos que tenía en sus manos repetidamente uno contra otro y pregunto con indiferencia: Entonces,

Publicidad G-AR



—¿Donde estábamos?

A pesar de su tono desenfadado, el sangriento telón de fondo contra el cual pronunció aquellas palabras estaba lejos de serlo.

El ambiente literalmente pesaba del olor a sangre.

Peor que eso, sin embargo, era el punzante olor a explosivos flotando en el aire. La densidad del humo hacia que incluso el rio de sangre en el suelo se viera pálido.

Legiones de cuerpos yacían a los pies de Lingerin.





Estos probablemente habían pertenecido al grupo de inmigrantes ilegales del que ellos habían estado hablando. Todos eran hombres extranjeros que sangraban horrorosamente de la cabeza y del torso, convirtiéndose lentamente en bultos malolientes de carne muerta en el piso.

Los rostros de los hombres que todavía seguían en pie ni siquiera cambiaron.

Al lado de Lingerin, Drakon estaba cuidadosamente limpiando el polvo de sus gafas. Alrededor de ellos, unos tipos vestidos como fuerzas especiales permanecían atentos y en silencio.

—Estábamos hablando a cerca de Vorona y Slon, Compañero Lingerin.

Lingerin suspiró pesadamente y murmuró:

—Ja Ja, eso es cierto. Esta gente vino y nos interrumpió cuando estábamos a mitad de camino a través de esa historia. Que desconsiderado de su parte. Por eso perdieron la vida.

Levantando las manos, que aún estaban atrapadas dentro de los tarros, dijo en una voz grandilocuente:

—Así es. Es muy importante que uno sea cortés. En algún nivel, Denis y Samia son lo que podríamos llamar ‘gente considerada’. Porque ellos escaparon a Japón justo cuando aquí estábamos a punto de entrar en una situación de vida o muerte.

—Cuando pusiste en marcha el ataque preventivo como una advertencia a las fuerzas armadas que nuestro rival había contratado, sabes.

—Estaba tan seguro de que iba a morir. Dios santo, de hecho en ese entonces yo era el desconsiderado. Nunca hubiese pensado que tenían a tantos ex-soldados de las fuerzas especiales entre ellos. Ninguno de nuestros disparos fueron letales, ya que se suponían que eran advertencias, pero los de ellos, desafortunadamente, ellos realmente nos querían ver muertos.

Drakon, se puso los anteojos en una forma pretenciosa y le dijo a su estridente jefe con una voz inexpresiva y fría:

—Muchos ex- miembros de las fuerzas especiales perdieron sus trabajos durante la democratización y el desarmamiento. Y buscando una alternativa de trabajo, un número considerable comenzó a trabajar en las fuerzas privadas y la mafia, entonces podríamos haberlo previsto…Te lo he dicho veintitrés veces desde el colapso de la Unión Soviética, pero aparentemente el Compañero Lingerin tenía oídos que no escuchaban.

—Bueno,     no puedes culparme, cada miembro que conocía simplemente se convirtió en mercenario… hablando de eso, este no es exactamente el mejor momento para recriminarme por esto, ¿No crees? No esperaba que fueras tan desconsiderado, Drakon.

—Si estuvieras tratando de ser considerado, podrías primero haber hecho algo con tus manos, Compañero Lingerin.

No había desprecio, desdeño ni desagrado en el rostro de Drakon incluso al ver las manos de su jefe estancadas en frascos de miel como si fueran las garras de un oso. Él simplemente lo dijo en una voz monótona.

Lingerin desvió la mirada y se rió como queriendo ocultar su vergüenza.

—No pretendía que ellos…

Al siguiente instante, uno de los frascos explotó con un sonido ensordecedor.

Una pistola negra apareció de lo que quedaba del frasco en la mano derecha de Lingerin.

La boca del arma aún estaba humeando cuando los cristales rotos llovieron sobre los cuerpos en el suelo.

En el segundo siguiente, algo se cayó al piso aparatosamente.

Drakon se dio vuelta y encontró a un inmigrante ilegal que aparentemente solo había fingido estar muerto. Un hilo de sangre le corría de la comisura de la boca, al mismo tiempo en que la pistola, que había estado apuntando a Lingerin, cayo de su mano, ahora sin vida.

—Muy bien jugado. Eso es todo lo que voy a decir por ahora.

Lingerin no pareció darse prestarle atención a Drakon, quien se encogió de hombros, y en su lugar le mostró una despreocupada sonrisa.

—Ya veo… ¡Todo lo que tenía que hacer era tirar del gatillo! Es una pena que haya tenido que romper el frasco, pero un frasco es más barato que una pistola de todos modos… ¡Probablemente!

—Me atrevería a cuestionar en primer lugar, la necesidad tuya de poner el revólver en el frasco. Segundo, ¿Por qué no soltaste el arma, retirabas la mano del frasco y luego la pistola? Tercero, ¿No hubiera sido más rápido romper el frasco en la pared que explotarlo con una bala?

—No tengo idea de lo que estás hablando. Habla ruso.

—¿Lo que acabo de decir sonó como Inglés o Japonés para ti? Ya veo. Si este es el resultado de una Área de Wernicke1 disfuncional, tiene que ser la tuya o la mía. Vamos juntos al hospital y veremos quién será enviado a la enfermería.

Trozos de hielo seco salían de su boca mientras hablaba.

Lingerin desvió la mirada de inmediato, ya que la ilusión casi tomó forma delante de sus ojos.

En vez de eso, retomó el tema.

—Si, estábamos hablando acerca de la pequeña señorita Vorona, ¿Cierto? Ella tiene veinte ahora, pero mentalmente aún es una niña. Ella es muy capaz, pero comparada con Samia y Denis, no es tan considerada.

—El problema no es si ella es considerada o no. Ellos violaron nuestras leyes implícitas, que simplemente no debían ser transgredidas. Les voy a moler literalmente los sesos si tengo la oportunidad.

—Dios, das miedo. No puedes hablar así de tu propia hija. He decidido no enojarme con ellos, ya lo estuve. Encerrémoslos en el depósito y dejémoslo ahí.

—La sala de almacenamiento… mmm… bueno, supongo que hacerlos morir de hambre los hará más miserables que llenarlos de balas. — Dijo Drakon seriamente.

Lingerin rompió en una sonora carcajada e intervino como si le causara gracia.

—Oi, oi, ¿Por qué estas asumiendo que los vamos a ejecutar? No somos ni de la mafia ni de un grupo militar. Solo vive y deja vivir. Además, suenas como una especie de bárbaro cuando hablas de asesinar personas como si fuera rutinario.

1 Área de Wernicke: Es una parte del cerebro humano situada en la corteza cerebral. Su papel fundamental radica en la decodificación auditiva de la función lingüística (se relaciona con la comprensión del lenguaje); función que se complementa con la del Área de Broca que procesa la gramática.

Lingerin lo sermoneó desvergonzadamente mientras que, de forma tranquila, encontraba un lugar para sentarse en medio de la legión de cuerpos asesinados.

—En primer lugar, no creo que tú, con tus habilidades, puedas llegar a dispararle a Vorona.

—Afirmativo. Desgraciadamente no puedo hacer el trabajo. Pero por eso enviamos a Igor a Japón, ¿No fue así? También le dijimos que podía buscar la asistencia de Denis y Samia si era necesario… pero entonces, escuche que Igor fue seriamente herido por un tipo un par de días atrás.

—Parece que Japón es un país difícil después de todo. Escuche que nuestro Sr Presidente es un maestro del arte marcial Japonés llamado Judo. ¿Puede ser que un maestro de Judo lo haya derrotado? Ah, creo que debería romper el otro frasco también. — Dijo Lingerin mientras apuntaba con la pistola en su mano derecha al frasco en su mano izquierda.

Drakon no se giró para mirarlo; en vez de eso, puso su mano en el hombro de su compatriota y le dijo en un tono chato:

Publicidad M-M1

—Te voy a ahorrar un sermón detallado, pero te vas a lastimar la mano izquierda si haces eso. Sería mejor romperlo con la empuñadura. Sin duda Japón es un país difícil. Si Vorona oye que Igor ha sido derrotado por uno de los locales, de seguro va a hacer algo al respecto.

—Eso es cierto. La pequeña señorita Vorona tiene sentimientos, no como tú. Tú eres solo un robot. Ella siempre actúa por instinto, por impulso, y asesina personas fácilmente. Mata por otras cosas, no por comida ni para defenderse, que es lo que hace a los humanos diferentes de las bestias.

Lingerin golpeó la empuñadura de la pistola contra el frasco, éste al contacto se rompió en pedazos y cayó al suelo. Esto reveló a su otra mano todavía sosteniendo un pedazo de carne seca marinada en miel. Lingerin se lo puso en la boca y dijo:

—Bueno, ella es un bicho raro, por supuesto.

—Es probable que esto no sea lo más adecuado de decir en frente del Compañero Lingerin, pero Vorona está lejos de madurar como persona. Perdió a su madre cuando era aun una niña, y La he estado dejando sola por sus propios medios, todo lo que le he dado son libros. Esta es la única manera en la que podía terminar. Ella es extremadamente culta, pero mentalmente aun es una niña. — Relató calmadamente Drakon, con un leve tono de auto reproche.

Lingerin, por otro lado, levanto su mano y dijo alegremente:

—¿No es bueno eso, de todos modos? Ella es joven y     se está desarrollando. Hacer algo de ejercicio en el extranjero le hará bien. Japón es más caluroso que Rusia en primavera, ¿No es así? Solo déjala que lo disfrute.

— Aunque sí se llevó consigo muchos juguetes no apropiados para menores de edad.

***

 

 

3 DE ABRIL, EN CIERTA CALLE DE IKEBUKURO

Vorona, la mujer que vestía un traje de motociclista, conducía cuando vio a la distancia a una figura cayéndose al suelo.

Al mismo tiempo, hubo un sonido de fricción, y un ligero hilo brillante se deslizó velozmente de vuelta a su cinturón.

Pero nadie a su alrededor notó el tenue brillo; todos los transeúntes en la calle estaban demasiado ocupados mirando a la motocicleta volcada y al conductor, quien había sido lanzado fuera de su asiento.

Los vehículos que seguían a la motocicleta no tuvieron otra opción más que detenerse o hacer un rodeo para evitar meterse ellos mismos en un problema.

Vorona se disfrazó como uno de los “espectadores” y siguió manejando en la calle que se extendía ante ella.

Miró en el espejo trasero. Viendo que la conmoción había empezado oficialmente, condujo lejos en la noche sin contemplaciones.

Ella sabía muy bien por qué iba a haber una conmoción.

Había visto con sus propios ojos –

El momento en que el casco del piloto en la motocicleta negra voló por el aire y el cuerpo ahora sin cabeza golpeó el asfalto.

Vorona permaneció en silencio dentro de su casco mientras seguía conduciendo en la pista nocturna. No le tomó mucho llegar a su destino.

Aparcado ahí en el camino con escaso tráfico, había un camión.

Era su camión privado, completo con el logo de una compañía ficticia.

Slon ya estaba esperándola en el asiento del conductor. Cuando ella se acercó al vehículo, las luces de emergencia brillaron brevemente.

La puerta trasera se abrió sola y se descolgó una rampa de acero como la de un avión.

Vorona subió sin esfuerzo y caminó directo a la caja del camión.

La parte trasera de éste se parecía a un galpón; diferentes cosas estaban apiladas una sobre otras, y hasta había un lugar designado para la moto. La mitad delantera, por otro lado, estaba amueblada como una casa rodante con un set de sofás, con cojines de piel blanca y suave.

La chica se paró frente a un armario, se quitó el casco, y el traje de piloto. Solo vestía una delgada camiseta y un par de leggins debajo, lo cual dejaba ver su proporcionada figura bajo la luz fluorescente.

Este lugar tenia suministro eléctrico como las verdaderas casas rodantes.

La voz de Slon se escuchó a través del transmisor sobre la mesa mientras ella se quitaba la camiseta, quedándose solamente con el sujetador puesto.

—Un día difícil, ¿No?

La voz del hombre que estaba hablando desde el asiento del conductor, inquirió pausadamente.

—¿Te estás cambiando ahora?

—Afirmativo

—En serio. Es una lástima no poder verlo.

—No encuentro que sea una lástima. —Vorona le respondió en un tono plano. Ella no pareció encontrarlo vergonzoso ni molesto, simplemente se siguió cambiando sin preámbulos.

Slon no sabía cómo responder a su falta de reacción, entonces decidió saltar a un tema totalmente irrelevante.

—Hablando de eso, vi un auto con un número de placa que decía 1313 cuando te estaba esperando. Y la pregunta me surgió de repente… ¿Por qué el 13 se considera de mala suerte? Estoy tan estancado en esto que siento que me podría morir. ¿Esto es también por la maldición del número 13?

—Existen muchas explicaciones. La más famosa es la de “La última cena”, Judas era el nº 13 en la mesa. Pero originalmente no solo tenía que ver con el Cristianismo. El Panteón Nórdico estaba armónicamente conformado por 12 dioses. Loki apareció como el 13vo para romper la armonía. Desde tiempos ancestrales, los países han usado el sistema duodecimal, el 13 rompe la armonía del 12. El numero tabú. Lástima.

—Ya veo. Entonces esto aun no está claro. Ya que estamos… ¿Podrías solo hablarme en ruso? Fui entrenado extensamente, mi Japonés está más o menos bien… pero el tuyo es un poco extraño. O simplemente raro. Las personas nos van a odiar si no pueden entendernos.

—Me niego. La comunicación es posible en cuestiones de trabajo, no hay problema. Ser despreciada, no hay problema.

Vorona respondió de forma cortante. El hombre en el asiento del conductor replicó con la misma brusquedad.

—No lo entiendo muy bien, pero si dices que no hay problema, como quieras.

Slon no insistió mas en el tema y en vez, pisó el acelerador para arrancar el camión.

La mujer, que se había cambiado a un atuendo casual, escuchaba el sonido del motor y murmuraba para sí misma en el sofá.

“Demasiado simple. Decepción. Motocicleta Negra, muy débil”

—¿Dijiste algo?

—Slon, no relevante.

—¿No es mi asunto? Como digas.

Habiéndose asegurado que la insinuante voz de Slon había parado de molestarla, ella comenzó a cavilar sobre el asunto.

Que decepcionante.

Pensé que el monstruo que en la foto parecía ser humano sería capaz de satisfacerme.

Tenía la guardia demasiado baja. Como la de cualquier delincuente que hay por ahí.

Él incluso ni notó que el hilo de acero alrededor de su cuello, estaba conectado a un transmisor-receptor.

Hambre

… Hambre.”

***

 

 

Publicidad M-M5

Si “juventud” era sinónimo de “la primavera de la vida”, entonces la primavera de la mujer de veinte años aun no estaba a la vista.

La mujer llamada Vorona nunca había amado ni a una sola persona.

Probablemente ni siquiera se amara a sí misma.

Ella podía concebir el concepto de amor de la misma manera que lo hacía con cualquier otro conocimiento.

Pero no tenia forma de saber si eso era lo que necesitaba para su vida.

Porque además del conocimiento indirecto de los libros, ella nunca había experimentado un amor real.

Creció cuidándole la espalda a su padre.

Pero no porque lo admirara.

Su padre, alias “Drakon”, nunca la miró. El siguió dándole libros para obsesionarla con ellos, dándole la espalda a ella, manteniendo su atención centrada en cualquier otro lugar menos en ella.

—Es su forma de expresar amor. Él mira para cualquier lado menos para el tuyo, Pequeña Señorita, porque quiere protegerla de los peligros del mundo. Drakon es un tipo extraño y terco, aunque nunca va a dejar que su rostro lo demuestre.

El jefe de su padre, Lingerin, le había dicho una vez a la pequeña niña.

Eso hizo poco más que confundirla: como no entendía lo que significaba el amor, las palabras de Lingerin no tuvieron sentido.

Tampoco se sentía sola.

Su padre tenía una gran cantidad de libros en casa, y ella tenía acceso completo a su colección.

Él le podía comprar cualquier libro que ella quisiera sin problemas.

A Lingerin también le gustaba traerle libros raros de países lejanos, ya que le parecía fascinante que ella pudiera leer mucho mas rápido que una persona común.

Rodeada de pilas de libros, la niña tomó cada pieza necesaria de conocimiento y las innecesarias también y las almacenó en su cerebro.

No había sido amada por su padre; tampoco ella había amado a nadie. Pero no estaba descontenta con su vida.

No era amiga de nadie en la escuela. Los niños a su alrededor la habían aislado, ya que habían sido advertidos por sus padres de “no acercársele” (ellos sabían que Drakon tenía un trabajo peligroso). Así que la muchacha tuvo que pasar su niñez en soledad.

Pero a ella no le importaba. Todo lo que necesitaba para estar satisfecha con la vida eran los libros.

Nunca sintió hambre.

Hasta que ocurrió cierto incidente.

La primera vez que sintió hambre fue cuando asesinó por primera vez a un ser humano.

Con el conocimiento que ella había adquirido de los libros, una noche mató a un ladrón que había irrumpido en su casa.

Fue medio de pura suerte; pero de todas maneras, se las había arreglado para matar a un hombre adulto.

Lo había conseguido a pesar de ser una niña de apenas diez años y que ni siquiera sabía cómo apretar el gatillo.

El tipo se tensó instantáneamente; tomó menos tiempo de lo que ella había esperado.

Una brisa desconocida empezó a soplar a través de su corazón al verlo.

Le tomo muchos años poder identificar qué era aquel extraño sentimiento que había envuelto a su corazón había sido ‘hambre’.

Su padre volvió a casa tan pronto como pudo después de que ella lo llamara; cuando él vio el cuerpo tieso del criminal, le dio a su hija un abrazo en silencio.

Todo este tiempo él había actuado como un robot. Sin embargo, el calor del abrazo de aquel hombre sin expresión permaneció inconfundible en su memoria incluso después de todos estos años.

La niña había pensado “No sé qué sucedió, pero Padre me ha mirado.

Y actuó como si apreciara nuestro vínculo.

¿Por qué?

¿Porque derroté a ese hombre?

¿Porque asesiné a alguien más fuerte que yo?

¿Porque soy fuerte?”

Esas teorías eran infantiles y ridículas.

En su pequeño corazón, ella probablemente había intuido vagamente, no, claramente que “esas ideas eran equivocadas”.

Pero ella no entendía lo que era el amor.

Era por eso que nunca pudo entender por qué su padre la había abrazado.

Se había aferrado a falsas razones porque no podía entender las verdaderas.

O simplemente pretendió aferrarse a ellas.

Después de eso, empezó a aprender cosas de Denis y Samia, los subordinados de su padre; cosas que no podía aprender de los libros.

Denis y Samia eran miembros del grupo relativamente jóvenes, aunque nadie sabía a qué se habían dedicado antes. Lingerin, la cabeza del grupo de ‘armamento’, no se preocupaba por tales cosas. Todo lo que su minuciosa búsqueda había encontrado era una pista que apuntaba a que, “Denis estaba en el ejército”.

Pero esta simple información fue más que suficiente para ella.

Después de eso, le pidió a la pareja que le enseñaran a usar varios tipos de armas, y también como luchar. Denis se negó, diciéndole que “No era el tipo de cosas que se le enseña a una niña”. Samia solo estaba dispuesto a mostrarle cómo ejercitarse.


Eventualmente, sin embargo, ellos empezaron a ayudarla a usar armas después de que ella les demostrara que era capaz de asistir a su padre en el trabajo. Lo que le habían enseñado se suponía que la ayudaría solo a defenderse, pero la chica usó aquellas habilidades de una forma mucho más agresiva.

Comenzó a tener peleas callejeras con delincuentes.

Siguió con traficantes de drogas armados.

Continúo con ex miembros de la mafia que habían estado en el ejército,

Comenzó a luchar con dos oponentes a la vez.

Tres.

Cuatro-cinco-seis…

Siguió subiendo el nivel de sus oponentes y reflexionaba acerca de su propia fuerza cada vez que sobrevivía a esas peleas.

Un día, se enteró de que su padre y Lingerin estaban planeando destruir a una organización rival. Ella inmediatamente fue a su guarida y los mató uno por uno.

Lingerin, que había recibido la información, llegó a la escena con sus subordinados y encontró a la chica leyendo con gusto revistas del corazón que pertenecían a los muertos, en una habitación llena de olor a sangre y explosivos.

Ella estaba milagrosamente ilesa; y aún así su padre, en vez de tironearla hacia sus brazos, la golpeó con fuerza en el rostro.


En ese momento, ella al fin se dio cuenta.

Que no estaba shockeada por el hecho de que la habían golpeado.

Mas bien, sintió desde lo más profundo de su ser que tenía sentido.

Se había sentido así desde hacía mucho, mucho tiempo atrás.

Tal vez, desde el segundo que había asesinado a ese ladrón.

Al mismo tiempo, llegó a otra conclusión.

¿Por qué continúo haciendo esto incluso si sé que Padre no me va a felicitar?

No porque quiera ser amada.

Es muy simple.

La felicidad.

Publicidad G-M3



El placer.

El gusto.

La dicha.

El éxtasis…”

En resumen, se había estado diciendo a si misma que solo quería que su padre le prestara atención y usando eso como una excusa para dar rienda suelta a la alegría que le causaba asesinar.

Irónicamente, se dio cuenta de esto cuando su padre la golpeó porque estaba preocupado por ella. Pero ya no le importaba si su padre estaba dispuesto a mirarla o no.

Después de que el arnés que restringía su corazón fue removido, sus habilidades como luchadora se dispararon, pero su mentalidad se retorció cada vez más.

Lingerin, que notó el cambio en ella, había comentado que ella era “como un cuervo – inteligente, pero por alguna razón solo amaba la carne podrida”. Riendo, él le dio el nombre clave de “Vorona2” y la hizo un miembro oficial de su compañía.

Ella continuó eliminando a sus rivales bajo sus órdenes.

2 Vorona: Cuervo en Ruso.

Pero su hambre estaba lejos de ser satisfecha.

¿Porque su padre no la abrazó como lo hizo la primera vez?


No.

Ella ya se había dado cuenta que esa no era la razón.

Entonces, ¿Era una homicida maniática sedienta de sangre?

Para ser exacto, esa tampoco era la respuesta.

Ella no disfrutaba venciendo a las personas.

Ni asesinándolas.

Lo que ella disfrutaba era atacar lo inexpugnable y hacerlo explotar.

Destrozar las múltiples capas de defensa y cortar en cubitos los músculos endurecidos por los años de ejercicio.

Apuntar a las articulaciones más débiles de hombres fuertemente armados, disparar explosivos de combustible o balas a sus escudos y ver con su tercer ojo como la suave carne bajo el duro caparazón se desgarraba.

Afirmar.

Todo lo que ella quería era Afirmar.

Esto era tal vez solo otra forma de su deseo de conocimiento.

Frágil.

Para ella, los seres humanos eran demasiado frágiles.

¿Pero realmente lo eran?

El primer ladrón que había asesinado era mucho más débil de lo que había imaginado a partir de las descripciones de los libros.

Esa era la razón de su hambre.

Ella estaba ligeramente traumatizada por el hecho de que ya había asesinado a alguien a tan corta edad.

Pero había gente en el mundo que seguían tocando las viejas cicatrices, incluso las abrían cuando estaban a punto de sanar; ella era una de esas personas. ¿Era realmente humano lo que había asesinado en ese entonces?

¿Eran los humanos tan frágiles?

¿ Ella también era tan frágil?

Sin importar qué clase de entrenamiento hicieran, sin importar qué clase de armadura se pusieran, ni cuánta experiencia de lucha tuvieran.

¿Estos llamados humanos en esencia no eran más que un pedazo de carne, como globos de agua sostenidos por un esqueleto con la misma resistencia que el cuarzo?

Por alguna razón Vorona no lo sabía, no se quedaría tranquila hasta poder confirmarlo.

Ella no sabía por qué.

Con esa idea fija, seguía buscando nuevos oponentes.

Y ahora, aunque no era del todo intencional, ella estaba trabajando como una profesional independiente para ganarse la vida en esta ciudad, en un país muy alejado de la guerra.

***

 

 

— ¡Esta bien! Voy a empezar con mi saludo, el ídolo de todos: ¡Takemoo Eiji! Hoy los llevaremos como de costumbre al ‘estruendoso paraíso ruso’ ! Permítanme presentarles a mi compañera a quien probablemente ya conozcan muy bien, ¡la nena bilingüe en ruso y japonés!

—Сегодня также рады удовлетворить всех! (Hola, es un gusto estar con ustedes también hoy. Soy Murada Kiely ¿Cómo que ‘nena’? ¡Qué desubicado!)

— ¿Eh? No me puedes decir ‘desubicado’, no es una palabra digna de una rusoparlante. Creo que Kiely debería dejar de lado ese modismo anticuado, reminiscente de la era de Carlyle y adoptar una disposición rusa más sexy y única. Como usar ropa del norte, por ejemplo podrías vestirte solo con lencería debajo de un abrigado tapado de piel.

— Замолчй Трилобиты!

— Espera ¿Qué acabas de decir? Oi, ¿qué dijiste en ruso?

Vorona lentamente abrió los ojos mientras un ruido le llegaba a sus oídos desde la radio.

Ella estaba tomando una siesta.

Parecía que Slon había estado escuchando la radio porque sí mientras manejaba.

Miró el reloj. No había pasado mucho tiempo.

La radio continuó sonando, y al mismo tiempo se escuchó una voz familiar que se reía fuertemente a través del transceptor.

Publicidad G-M2



— Ja-Ja-Ja! ¿Lo escuchaste Vorona? Lo que acaba de decir la mujer de la radio ‘¡Cállate, Trilobite’! Nosotros ¿cuando le dijimos a alguien ‘Trilobite’? Ja-Ja-Ja!

— Lo acepto pero no creo que valga la pena reírse tanto por eso. Además la capacidad lingüística de Slon para traducir japonés es perfecta, estoy un poco sorprendida.

— Eso es porque tu padre me puso en un entrenamiento especial de pesadilla. No puedo recordar cuantos periódicos y novelas me obligaron a leer.

— Escape, lazos parentales, ya estaban cortados. En el próximo encuentro uno de nosotros morirá, que pena.

Vorona permaneció sin expresión, como siempre cuando el tema de lo cotidiano entró en un terreno más sangriento.

— El sujeto de la motocicleta negra, lo eliminé recién.

— Eso es bueno.

— El paradero del niño, el cliente nos contactara una vez que lo sepa. Antes de eso debemos hacer nuestra siguiente tarea.

— Hablando de eso, ya tomamos otro trabajo. ¿Está bien? No estás muy segura de hacer ese también, ¿cierto?

Vorona tomó un libro de la estantería. Lo abrió donde estaba el señalador. ..

—No hay problema. Lo haremos esta noche.

Y lo sacó. El señalador, en realidad era una fotografía que ella había puesto entre las páginas.

Este es el objetivo.

Es verdad que no lo quería hacer.

No quiero herir a esta chica que parece completamente normal, no parece que haya sido entrenada para nada.

Incluso yo no podría evitar sentirme culpable. Y lo más importante, aburrida.

El cliente pudo haber tenido sus razones o simplemente lo hizo por odio irracional…pero no es que pueda hacer algo al respecto.”

Vorona se obligó a aceptar ese hecho y se concentró en memorizar la cara de la foto.

Era el rostro de una niña con gafas que parecía dócil y reservada.

Sonohara Anri

El nombre no le sonaba.

Vorona era nueva en la ciudad llamada Ikebukuro.

Tampoco le interesaba el lugar en particular.

Por supuesto, incluso entre los habitantes de Ikebukuro, solo unos pocos sabían lo que esta chica era capaz de hacer.

En cuanto a lo que significaría estar dentro del círculo de esos pocos, Vorona nunca pudo haberlo sabido.

“Hablando de eso, estoy muy decepcionada de la Motocicleta Negra.

Pero aun así, no siento que iba lo suficientemente rápido como para cortarle la cabeza.

Sin embargo, ya está muerto, así que no sirve de nada obsesionarse.

Magos o no, los humanos son frágiles.”

Yadogiri solo le había mostrado una parte muy pequeña del video clip que circulaba en internet.

Era por eso que ella no tenía idea de cómo los medios japoneses llamaban a Celty Sturlson, o la ‘Motocicleta Negra’:

El jinete sin cabeza.

Ni siquiera el más hábil de los combatientes podría cercenar la cabeza inexistente de Celty.

Pero ese tipo de conocimiento no estaba en ningún libro que Vorona hubiera leído.

Por eso no se dio cuenta.

Por supuesto, no había manera de que ella pudiera haber tenido en cuenta a fenómenos sobrenaturales y así estarse prevenida.


Hubiera sido como aferrarse a un talismán mientras trataba de evitar ser condenada a la muerte por el fantasma del rival. Desafortunadamente, Celty Sturlson simplemente pertenecía a esa categoría de lo extraordinario.

Además, Vorona no pudo advertir algo inusual acerca de su propia moto.

Tenía un hilo negro, más delgado que un cabello, atado a la parte trasera.

Éste se extendía hacia afuera de la caja de la camioneta y muy, muy dentro de la noche.

Por supuesto, ella tampoco se dio cuenta que -desde el otro extremo del hilo- el origen de la ‘anormalidad’ estaba a punto de ir hacia ella.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios