Durara! (NL)

Volumen 3

Capítulo 7: La Realidad Es Una Perra, ¿Eh?

Parte 1

 

 

DOS AÑOS ANTES

Fueron dos encuentros predestinados que sucedieron al unísono.

Publicidad M-AR-2

Al mismo tiempo que Masaomi conoció a Saki Mikajima, él también se cruzó con el informante.

— ¿Yo? Veamos… Soy como el guardián de Saki. No te preocupes, no soy su novio. Y la extorción no es mi estilo —dijo el hombre, sin pedírselo.

Al principio, cuando Saki iba a ver a Masaomi, él era como un fantasma siguiéndola por todos lados. Él dijo vender información desde su base en Ikebukuro, pero Masaomi no tenía mucho interés en el hombre. O para ser honesto, no quería tener interés en él.

Contrariamente a sus agradables características, el hombre tenía una atmosfera francamente misteriosa. Las cosas que decía lo ponían en contra de la sociedad, pero a menudo era terriblemente perspicaz. Ese extraño sentimiento de no estar amarrado al resto del mundo debe haber sido inspirador para aquellos que querían escapar de la realidad. Por extraño que parezca, el hombre llamado Izaya Orihara se encontraba rodeado por una gran variedad de personas.

Las chicas que lo rodeaban como un sequito eran prácticamente su pequeño culto personal. Saki era una de ellas. Ya fuera en serio o no, ella le mostraba a Izaya un gran respeto y decía que era un psíquico.

Publicidad G-M2



Si alguna vez Masaomi estuviera inseguro de algo, ella diría.

— Solo pregúntale a Izaya, y estarás bien.

Incluso si no tenía  nada que ver con el hombre mayor.

A los ´Yellow Scarves` les disgustaba Izaya al principio, pero las cosas se volvieron mucho más sencillas desde que comenzaron a seguir sus sugerencias. El grupo lentamente se acercó a él.

Excepto por Masaomi.

La primera noche que la conoció, Masaomi le preguntó a Saki.

— ¿Si Izaya te dijera que te suicidaras, lo harías?

Después de unos pocos segundos de duda, Saki le dijo que lo haría.

«Wow, realmente me siento apenado por ella».


Masaomi decidió que debía mantenerse alejado de ella, pero se sentía tan bien disfrutar de su obvio afecto por él. Hoy en día, después de haber crecido y haber conocido a muchas más chicas, debería haber sentido el peligro en su misteriosa naturaleza y mantenerla a raya.

Pero de vuelta a entonces, Masaomi no tenía esa defensa personal. Él continúo viendo a Saki.

Sintió de alguna manera que podía liberarla de las cadenas de Izaya.

Izaya no estaba quitándole dinero a Saki o convirtiéndola en su esclava personal, pero era claro que su veneración hacia él era algo extraño.

Y Saki—dejando la obsesión por Izaya a parte, una adorable y ordinaria chica—era absolutamente una de las mujeres más deseables que Masaomi había conocido, en personalidad y apariencia.

Si él podía arreglar ese fallo, ellos podían haber tenido una relación perfectamente normal. Fue con este cálculo en mente que Masaomi pasó tiempo con ella alrededor de la ciudad.

Cerca de un mes después de conocerse, Masaomi tuvo una rara oportunidad de estar a solas con Saki.

— ¿Dirías que nosotros dos estamos saliendo? —él preguntó despreocupadamente.

— ¿Qué crees tú? —Saki respondió, riendo entre dientes.

— Escucha, ¿por qué aun estás conmigo? —Masaomi continúo.

— ¿Emm, porque me gustas? —ella respondió, de hecho.

— ¿Ese tipo Izaya te dijo que te gustara? —Masaomi levantó una ceja.

— Mmm, solo al principio. Realmente Izaya no interfiere mucho en el romance. — ¿Entonces, por qué aun te gusto?

— Porque eres genial. Mm no, porque eres lindo, creo.

Él no pudo decir si ella estaba bromeando o no. Saki  le devolvió la pregunta.

— ¿Y Masaomi? ¿Te gusto?

— Si dejaras de adorar fanáticamente a aquel Izaya, decidiría que me gustaras.

Publicidad G-M2



Imaginó que esto la haría enojar, pero Saki solo río y lo confesó.

— No puedo evitarlo. Apreciaría si pudieras pasar por alto ese pequeño fallo que tengo.

Publicidad G-M3



— ¿Así que… sabes que es un fallo?

— Sí. Solo que no quiero arreglarlo.

« ¿Qué sucede con ella?».

Masaomi sintió que la entendía aún menos que antes. No tenía idea como responder. Pero su boca tenía un mensaje simple que entregar por sí misma.

— Si es una falla, entonces soluciónala —era lo más cercano a una confesión de sus sentimientos que él había hecho—. Estoy aquí… Te ayudare a superarlo.

Desde ese momento en adelante, Masaomi y Saki eran una pareja.

Masaomi dejó de atacar a las chicas por completo, y cada persona que lo conocía estaba más que sorprendida al ver que él se había atado a una sola chica.

Pero nadie lo culpó por su decisión. Los ´Yellow Scarves` tenían preocupaciones más urgentes que la vida amorosa de su líder.

Eran los ´Blue Squares`.

Ellos eran una pandilla callejera que tenían su territorio en Ikebukuro, igual que los ´Yellow Scarves`, pero diferían en que ellos tenían un rango mayor de edades y una gran inclinación hacia la violencia.

Esto comenzó cuando los ´Blue Squares` vieron la firma de los amarillos y decidieron tener una pelea, argumentando que era ´su territorio`.

Y ellos habían aceptado esa pelea.

Masaomi pensó que era una situación igual que las otras. Pero no era así.

Los números de su enemigo y su estilo de pelea eran completamente diferentes a cualquier cosa que habían enfrentado antes.

Cuando ellos se acercaban, hacían todo lo posible para esconderse, y solo atacaban cuando estaban seguros de tener una gran ventaja numérica. No hubo intento de justificar sus ataques. Ellos solo escogían peleas que sabían que ganarían, metódicamente y mecánicamente.

La pandilla de más de cien fue eliminada uno por uno, y el miedo rápidamente se extendió por el grupo. Masaomi también estaba asustado de encontrarse con un tipo de enemigo completamente diferente, pero sin la experiencia en liderar batallas organizadas, él no era capaz de responder con la misma estrategia. Tampoco era capaz de remover sus firmas amarillas y disolver el grupo.

La mayoría de sus compañeros estaban cansados de ser derribados. Pero incluso más fuerte que su furia, era el miedo de Masaomi.

Tenía miedo de disolver a los ´Yellow Scarves` y perder el lugar que finalmente había labrado por sí mismo. Al mismo tiempo, sintió que estaría perdiendo todo lo que había ganado como miembro de los ´Yellow Scarves`.

Publicidad G-M1



Cuando miraba a la chica que estaba en primer lugar de esa lista, ella ponía su típica sonrisa y decía algo que debía confortarlo.

— Solo deberías preguntarle a Izaya que hacer.

La memoria de Masaomi era borrosa de cuando exactamente terminó involucrado con Izaya.

La única impresión que aun tenía era de caminar al apartamento de Izaya en algún lugar de Ikebukuro y verlo abrir sus brazos ampliamente con un ostentoso…

— Bienvenido.

En retrospectiva, no era un ´bienvenido` a su hogar. Él estaba dándole la bienvenida a su lado de la ciudad, a su sórdida base. Pero Masaomi no lo notó en el momento. Él solo quería usar la información de Izaya para ayudar a su grupo a ganar.

Creía que era la decisión correcta sin un ápice de duda. Más tarde, Masaomi reflexionaría sobre sus decisiones en el momento y se vería a sí mismo embriagado de su propio poder. Estaba ebrio de sí mismo, agitando el bien de sus compañeros como una carta de salvación.

Pero una parte de él estaba intranquilo sobre ello. No le dijo a su viejo amigo sobre esos eventos en la sala de chat. De hecho, él estaba hablando cada vez menos con su amigo.

— Después de todo, es mucho más saludable tener una relación en persona, en vez de meras palabras a través de una pantalla —los expertos en televisión dirían al discutir sobre la adicción a internet o crímenes cometidos como resultado de tales problemas. Masaomi usaba esa misma lógica como una excusa para acortar su tiempo en internet.

El internet te devora la mente, se decía a sí mismo, mientras se alejaba de las vigorizantes y refrescantes peleas uno a uno celebradas en los libros de comic y se sumergía aún más en una profunda y oscura guerra.

El conocimiento de Izaya cambio dramáticamente a los ´Yellow Scarves`.


Él no solo les ofreció los escondites de los ´Blue Squares`, sino también sus métodos de pelea. Poco a poco, ellos devolvieron la ciudad al amarillo, de la forma en que había sido antes.

Al principio, Masaomi estaba alarmado de la forma en que Izaya manipulaba estratégicamente a los ´Yellow Scarves`. Pero esa alarma fue pronto olvidada, reemplazada por una emoción diferente, una que Masaomi nunca había sido capaz de saborear antes.

Publicidad M-M5

— Podemos ganar.

La siguiente cosa que supo Masaomi, era que estaba sonriendo con absoluta certeza de su triunfo.

Ya había olvidado que ganar peleas no era la razón por la que estaba haciendo esto.

Olvidó el rostro de su viejo amigo, desterrándolo y olvidando las vistas de su lugar de origen. Todo lo que experimentó fue un largo disfrute de la gloria de la victoria.

Hasta que recibió el llamado que Saki Mikajima había sido secuestrada por la furgoneta de los ´Blue Squares`.

***

 

 

Fue en la noche cuando los ´Yellow Scarves` estaban verdaderamente comenzando a dominar a su enemigo. El teléfono celular de Masaomi sonó de la nada.

La pantalla decía que era de Kijimura, uno de los tenientes de los ´Yellow Scarves`, así que él respondió sin dudar.

— ¿Este es Masaomi Kiiidaaa?

La voz que vino del teléfono no era familiar, insistente y desagradable.

— ¿Quién es…? Este no es Kijimura, ¿o sí?

— Un-gusto-cono-certe. Este es Izumii, líder de los ´Blue Squares`, a tu servicio.

— ¡…!

El cuerpo entero de Masaomi comenzó a temblar. Su boca no emitía sonidos, mientras el hombre al otro lado untaba la cruda realidad con su voz pegajosa en los oídos de Masaomi.

— Tenemos un show de preguntas esta noche.

— Oye, espera un segundo… ¡¿Qué sucedió con Kijimura?!

— Aquí está tu pregunta: ¡ding-ding! Kijimura ya ha sido enviado al hospital. En cambio, tenemos una invitada muy especial con nosotros. ¿Puedes adivinar quién es? ¡Aquí hay una pista! Es alguien muy, muy, muuuy importante para ti-ti-ti-ti…

En el momento en que la última frase terminó, el cuerpo de Masaomi dejo de temblar y rompió en un sudor frio.

— Oye…

— Tick, tick, tick. ¡Bzzt! Se acabó el tiempo. Hare un excepción contigo. Pensaste en alguien muy específico, ¿no es cierto? En ese caso, ¡ding, ding, ding! ¡Estás en lo cierto!

— ¡No, no Saki! ¡¿Qué hiciste con Saki?! —Masaomi se enfureció.

La voz continúo imperturbable.

— ¡Pregunta número dos!

— ¡Cierra la maldita boca! ¡Saki no tiene nada que ver con nada!

— ¿Cómo crees que tu adorada novia luce en este preciso momento? — ¡…!

— Bueno, te dejare aguardar por esa hasta que lo puedas ver por ti mismo. ¡Pero la pregunta número tres es una ronda de bonificación! Aquí vamos…

Un momento después llegó el sonido de algo duro rompiéndose. Una voz familiar se disparó en el cerebro de Masaomi como un grito.

— Ahora, ¿ese fue el sonido de cuál hueso al romperse? Aquí está tu pista: Ella probablemente no caminará por un tiempo.

— ¡ ——!

Masaomi se enfureció con un grito ahogado. El hombre al otro lado del teléfono, el líder de los ´Blue Squares` conocido como Izumii, abandonó su jovial tono y este se volvió pesado y escuro, sus palabras lo apuñalaban como cuchillos.

— Ahora, tú pregunta final… Si no vienes a la siguiente ubicación, en los próximos veinte minutos… O alternativamente, si decides alertar a la policía… ¿entonces que le sucederá a esta adorable jovencita?

***

 

 

VARIOS MINUTOS DESPÙES, IKEBUKURO

— ¿Qué dices Kadota? Realmente deberías pasarte —graznó un hombre joven con un sombrero azul y una bebida carbonatada en su mano.

Su compañero de conversación, vistiendo una gorra tejida de color azul, tenía una aguda mirada en sus ojos. Estaba recostado contra el lado de una van, luciendo poco convencido.

— ¿Dónde?

— Lo sabes, él. El tipo. ´Yellow Scarves`. Vamos a destruir a su líder.

— Ya te lo dije, no estoy en esta última pelea. Primero que todo, pensé que se suponía que este tipo debía ser cauteloso. Una cosa seria si estuviéramos en el país, ¿pero invadiendo su casa en Ikebukuro? Los policías nos estarán allanando antes que terminemos con el tipo —dijo Kadota.

El hombre joven del sombrero azul sonrió perversamente.

— Nah, te lo estoy diciendo, Izumii secuestró a su novia. Ella es solo una niña, pero es bastante linda. Pensé que ella sería más como una chica de un club, pero supongo que es más como una niña rica. ¿Excitante, no es cierto? Habrá muchísima diversión, incluso si Kida nunca aparece.

— Oh… así que la secuestraron.

Kadota miró al cielo por un momento mientras lo pensaba. Eventualmente sonrió y puso una mano en el hombro  del tipo en frente de él.

— Ya veo… En ese caso, voy.

— ¿Cierto? ¡Tienes que meterte en esto!

— Dile algo a Izumii cuando despiertes.

— ¿Eh?

¿Qué quería decir con ´despertar`?, el hombre joven con el sombrero azul no podía evitar preocuparse.

— Dile… ´Más tarde, pedazo de mierda`.

La frente de Kadota aplastó el puente de su nariz.

— Oigan, chicos… ¿quieren hacer un viaje a un lugar lejos de aquí? Como, ir a una fuente termal en una primavera calurosa o algo —Kadota le sugirió a sus compañeros dentro de la van mientras se cargaba en la puerta.

— ¿Eh?

— ¿Qué sucede Kadota?

Yumasaki y los otros miraron tontamente de un lado a otro entre su inconsciente compañero de pandilla afuera y la iluminada mirada en el rostro de Kadota.

— Lo que estoy diciendo es que… ¿ustedes quieren ir de vacaciones o algo, antes que las temperaturas bajen? —dijo Kadota enigmáticamente.

Karisawa había estado escuchando su conversación desde su asiento en la ventana, y ahora se reía por lo bajo.

— En vez de correr por seguridad, ¿por qué no simplemente encendemos más los ánimos?

— Mira… no estoy diciendo que necesariamente pienso que sea lo correcto por hacer.

Y entonces, Kadota le explico al resto lo que estaba pensando hacer, tan práctico como si estuviera planeando un picnic.

Ellos traicionarían a su grupo, los ´Blue Squares`, y rescatarían a la chica de la docena o algo así de miembros que la habían secuestrado.

— No voy a forzarlos a entrar en el plan, y no soy tan tonto como para hacerme el héroe e ir por mi cuenta… los dejare decidir.

Publicidad M-M1

Todas las personas dentro del vehículo sonrieron al mismo tiempo.

— Mira, te seguiremos. No tenemos un lazo con los ´Blue Squares`.

— Para ser honesto, de hecho odio a Izumii y su pequeño adulador Horada. — ¿Tomaremos mi van? No me quejare.

— Si vamos a ir a una ciudad diferente, voy a necesitar algún lugar con un Animate, un Toranoana, y un Manga no Mori.

— Estoy de acuerdo con lo anterior.

Publicidad M-AB

Con el unánime grupo, Kadota sonrió para sí mismo. Se quitó la gorra azul que había estado usando y la lanzó al cubo de la basura de la van.

— Aw, hombre. Hubiese sido mucho más genial si la hubieras lanzado por la ventana —dijo Yumasaki.

Kadota sonrió con picardía.

— Nah… me aseguro de mantener la ciudad limpia.

Durarara! Vol 3 Capitulo 7 Parte 1 Novela Ligera

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios