Durara! (NL)

Volumen 2

Capítulo 2: La Chica Desequilibrada

Parte 1

 

 

IKEBUKURO – ACADEMIA RAIRA-DESPUÉS DE CLASES

¿Qué era lo que ella no tenía?


Sonohara Anri pensó, mientras caminaba por la vereda iluminada por el sol del atardecer.

El tiempo realmente había volado y ya había pasado un año desde que había entrado a la Academia Raira, de que se había convertido en la representante de la clase A, y desde que se había hecho amiga del representante Ryuugamine Mikado, así como de Kida Masaomi de la clase de al lado.

Era la primera vez que tenía una relación tan cercana con chicos, aunque todavía se sintiera un poco distante de ellos. De todas maneras, sus días seguían siendo tranquilos y sin problemas.

Sin embargo, en la escuela no había podido encontrar un lugar donde se sintiera cómoda.

En la primaria sabía exactamente donde pertenecía.

Publicidad M-M5

«Haciendo el papel de lacaya de Harima Mika».

Ella era un poco diferente de la gente común, pero era una chica bonita e inteligente que había sido su amiga de la infancia.

Arrastraba consigo por todos lados a la común y corriente de Anri; una amistad así, como la de un amo y un criado, era muy común.

Sin embargo, Anri nunca había resentido esa vida, y en realidad estaba más que cómoda en ella.

Realmente no importaba como fuera, porque la realidad seguía siendo que alguien la necesitaba. Mientras pensara eso, nunca sentiría que su vida no tenía ningún significado.

Y mientras Anri recordaba el pasado, justo la misma persona en la que estaba pensando, pasó delante de sus ojos.





Pero la persona a su lado no era Anri. Era el chico con el que había comenzado a salir desde que había empezado la escuela- Yagiri Seiji. Parecía como si los dos estuvieran inclinándose muy cerca el uno del otro- no, no parecía “como si”, definitivamente se veían como si estuvieran acurrucándose. Mika no solamente estaba mostrando su relación con Seiji a los demás, sino que estaba haciendo alarde de ella.

Parecía haberse dado cuenta de que Anri la estaba mirando, y ella sonrió y la saludó con la mano.

— Ah, Anri-chan, Nos vemos mañana~

— …OK…

Una charla superficial.

Era todo lo que iba a hablar con Mika.

Ya no tenía que jugar su papel.

Mika tenía un lugar en el corazón de ese Yagiri Seiji. Así no había razón por la que Anri y ella deberían seguir dependiendo mutuamente una de la otra.

Aunque Anri no conocía el amor, podía ver que esos dos estaban atrapados por un amor apasionado. A pesar de que sentía que el aire estaba enrarecido entre ellas, lo pensó como producto de su envidia y lo hizo a un lado.

La Anri de ahora estaba viviendo sin más dramas.

Viviendo sus días pacíficamente con los pocos amigos que tenía y manteniendo una distancia prudencial de Mika.

Estaba satisfecha con una vida así, pero también sentía que no podía seguir de esta forma para siempre.

Mika, Seiji, Mikado y Masaomi también parecían estar viviendo una vida plena. Había algunas deficiencias aquí y allá, pero al menos uno podía señalar dónde se encontraban. Anri también sintió que todos ellos mostraban signos de querer tener más objetivos en sus vidas.

« ¿Qué es lo que no tengo?».

Los finales empezarían pronto, y no había prácticamente nadie que se quedara en la escuela para hacerse cargo de cualquier trabajo adicional para el consejo estudiantil.

Caminando por el pasillo vacío, Anri de repente sintió como si hubiera perdido la dirección, y comenzó a sentirse preocupada.

Estaba atrapada dentro de esa persistente necesidad de afirmar su propia existencia, dentro de esos pensamientos inmaduros.

Esos pensamientos que había empezado a tener cuando comenzó la pubertad y que se habían quedado estancados a causa de Mika. Hasta hoy estuvieron—

«No puedo pensar en nada».

¿Podría ser que su incomodidad era una especie de delirio y que realmente estuviera muy feliz con su situación? Pero no había manera de que pudiera estar segura.

«Ni siquiera sé qué es lo que debería estar haciendo…».

— ¿Hm? Sonohara ¿Todavía estás aquí?

Anri había estado caminando como aturdida, pero se sobresaltó cuando de pronto, alguien la llamó desde atrás.

— …Eh…

— ¿Por qué estás tan sorprendida?

Anri se dio vuelta para ver a un maestro de traje y corbata que la estaba mirando. Tenía el débil recuerdo de que era el profesor Jefe de la clase 1-C, pero no podía recordar su nombre.

— ¿Qué pasa? Hm, si no te estás sintiendo bien ¿Por qué no vas a la enfermería?

Un sentimiento de repulsión se adueñó del cuerpo de Anri. Quizás era eso por lo que le estaba costando tanto recordar el nombre.

— N-No. Estoy bien.

— ¿En serio…?

Al principio pensó que -una vez más – estaba siendo paranoica.

— O tal vez, yo debería llevarte a casa.

— Jajajajajaja…

— Era una broma…jaja.

Aunque él estaba sonriendo, Anri sabía que el profesor no estaba bromeando y que probablemente era en serio.

Ahí entendió claramente el significado detrás de la mirada que el profesor le había estado dando.

Estuvo involucrado con bastantes estudiantes, e incluso después de que se habían graduado, las había obligado a seguir con él, amenazándolas.

Él era el que las estaba acosando sexualmente y las estaba amenazando para que no dijeran nada.

Las amenazó con sabotear sus notas para que ellas estuvieran con él.

Este profesor siempre estaba rodeado de rumores así y la expresión de su rostro, diferente a la de un maestro común, estaba firmemente grabada en la memoria de Anri.

Cuando Anri todavía era nueva en la escuela, los rumores acerca de él ya se habían ido extendiendo como un reguero de pólvora. La gente decía que un número considerable de alumnas habían tenido que aguantar su comportamiento depravado. Todas las estudiantes tenían cuidado cerca de este maestro y hacían lo posible para evitarlo.

Pero como Anri no había conocido a ninguna de esas víctimas, no había tratado al profesor de manera diferente. Creía que era muy común en las escuelas que la gente demonizara a aquellos maestros que tenían una apariencia tosca, que depositaran todas las quejas que tenían de su vida escolar en una sola persona, como si se tratara de una “chivo expiatorio”.

Así que cuando ella se ocupaba de algunos asuntos del consejo de clase, Anri nunca trataba de evitarlo especialmente o de apaciguarlo. Lo trataba como si fuera cualquier otro profesor, pero—

Al término del segundo semestre, las chicas que no eran ni extrañas ni amigas de ella empezaron a tratar de advertirle, aunque no les concernía.

— Hey, Sonohara-san, creo que te tiene en la mira.

— Cuidado, ese tipo puede entender mal porque eres demasiado amable con él.

— No lo trato de manera especial…

— Es por eso. Si no lo ignoras, para él va a ser como “Ella está siendo amable conmigo” Mira a las demás chicas ¿no lo están ignorando? Si lo tratas normalmente, se va a hacer la idea equivocada.

— Definitivamente hay un problema con la manera en que ese tipo te mira.

Aunque así lo fuera, Anri todavía sentía que todos estaban equivocados—

Hasta que un día, incluso Mika, con la que no se había mantenido en contacto, había ido a advertirle.

— Anri, tienes que tener cuidado porque la manera en la que te mira el profesor…es más de lujuria que de amor.

Anri se dio cuenta de la gravedad de la situación solo cuando ella se lo dijo.

Para Anri, las palabras de Mika tenían más impacto que las de cientos de conocidas. Y aunque la distancia entre ellas poco a poco estaba aumentando, su dependencia hacia ella nunca había cambiado.

«Solo quiero vivir mi vida en paz…».


Por esto, Anri empezó a evitar al profesor como las otras chicas, pero—

— Cierto, Sonohara, últimamente te estás llevando bastante bien con las otras niñas ¿no es así?

— Si, bien.

— ¿En serio…? ¿De verdad? Así que los problemas de antes no aparecieron de nuevo ¿no?

— …No, ahora estoy bien.

Mientras contestaba distraídamente a sus persistentes preguntas, Anri pensó en el incidente que había ocurrido el mes anterior.

Las cosas malas siempre vienen juntas y justo cuando Anri se había decidido a ignorar al profesor, unas chicas con las que nunca se había llevado bien la empezaron a molestar. Se conocían desde la escuela media y definitivamente odiaban a Anri, quien en ese entonces era lacaya de Mika.

La habían empezado a acosar recién entrada en la secundaria, pero después de que Mikado y el ´hombre de negro` se habían encargado de ellas, ya no la molestaron más.

Hasta esa vez, cuando se las encontró después de clases, una vez terminadas sus tareas en el consejo estudiantil. La habían rodeado como antes— y el maestro pasaba por ahí de casualidad.

Esa vez él se las había ingeniado para resolver la situación sin problemas. Pero por lo visto, era obvio que sentía que Anri le debía una.

« ¿Es posible que me estuviera observando desde el comienzo, esperando a que pasara algo para saltar a defenderme? ¿Fue él el responsable de que me encontrara con ese grupo?».

Aunque Anri sintió que lo que pensaba era producto de su paranoia, no lo podía descartar completamente. Ya que de ahí en más, el profesor encontraba constantemente excusas para hablar de ese incidente.

— …Sonohara, si tienes algún problema, lo que fuera, sabes que me puedes hablar de ello. Si lo haces, te ayudaré, como lo hice la ‘última vez’.

«Ya ha pasado un mes…».

Eso fue lo que pensó, pero no lo dijo en voz alta.

— Ah.…

— Además, soy un profesor, necesito ser alguien en quien los estudiantes puedan depender. Es por eso que primero debes confiar en mí.

«Debería ser al revés…».

Publicidad G-M3



También se tragó ese comentario. Honestamente creía que sería mejor si no hiciera nada para atraer su atención porque así eventualmente él perdería el interés. No quería que él insistiera con esto solo porque en un descuido lo había provocado.

— He conocido todo tipo de estudiantes y es por eso que estoy preocupado por ti.

El maestro—Nasujima Takashi con audacia puso la mano en el hombro de Sonohara y contempló el rostro de la chica haciendo de cuenta que era un gesto de preocupación.

Pero el único que sentía que era un “gesto de preocupación” era el mismo Nasujima.

— Siempre te ves tan cansada, como maestro es natural que me preocupe. Tu profesor, Kitagoma-sensei realmente no es una buena persona, Satou-sensei de la clase B, nunca presta atención a los problemas de los alumnos y el de la clase D—

«¿?».

Recién en ese momento Anri se empezó a dar cuenta de que algo andaba mal.

Anri vio que él estaba hablando más rápido.

Publicidad G-M3



Nasujima había hablado de los otros maestros para probar lo fiable que era. Pero se veía como si lo estuvieran apurando, y la urgencia coloreó su mirada.

No había absolutamente nadie cerca. Era por eso que Nasujima estaba siendo más audaz.

«O tal vez…».

Y justo cuando Anri estaba pensando en otra posibilidad—

— Nasujima-sensei ¿la está acosando sexualmente?

Una voz burlona sonó a través del pasillo y Nasujima de repente se congeló.

— Ah.…

La mano en el hombro de la chica la presionó más fuerte, y Anri no pudo evitar que se le escapara un grito.

— Ow, incluso hizo que nuestra linda representante gritara, ¿así que es un “acoso sexual” verdadero? Pero si digo “acoso” y después “sexual”, algunas personas no lo van a entender ¿verdad? En vez debería decir “sexy khorosho”? ¿No es como combinar inglés y ruso para que sus países puedan luchar juntos para poner fin a la Guerra Fría?

— ¡Ki-Kida! ¡Deja de perder el tiempo!

Nasujima apresuradamente apartó su mano del cuerpo de Anri y se dio vuelta para llamarle la atención.

También Anri se dio vuelta y vio a uno de sus pocos amigos— Kida Masaomi de la clase 1-Bdejándose ver en el pasillo.

Que debería estar vacío.

Sin embargo, Masaomi definitivamente estaba en el pasillo.

Sólo la mitad superior de su cuerpo.

Publicidad M-M1

Sus pies estaban todavía en el aula, pero había doblado su cuerpo en diagonal así la otra mitad estaba en el pasillo.

Era algo que haría un chico de primaria y aunque sirvió para disipar la tensión, el ambiente se había vuelto aún más delicado. Dependiendo de lo que Masaomi había visto, y cuando lo había empezado a ver, cambiarían las cosas.

Publicidad M-M2

No parecía haber nadie más observando en el pasillo, pero era posible que se estuvieran escondiendo en el aula mientras evaluaban la situación. Pero de cualquier manera, la verdad seguía siendo que Masaomi había visto a Nasujima posar una mano en el hombro de Anri.

Pero aún si se tratara solamente de eso, todavía necesitaba una explicación. Él podría decir que estaba tratando de ser amable. Esa fue la conclusión que sacó Nasujima, pero antes de que pudiera abrir la boca— Masaomi sonrió con los ojos cerrados:

— Oya oya oya oya oya oya. No está bien Nasujima-sensei. ¡Estoy de acuerdo con que hable del de la clase A- Kitsu-chi, pero incluso involucró a nuestro “profe” Satou-chi!

— ¡…!

Ahora de que estaba seguro de que Masaomi había escuchado todo, Nasujima se quedó mudo del susto.

Se volvió hacia Anri y sonrió pretensiosamente, como si hubiera decidido por su propio bien, cambiar la conversación.

— Estaba bromeando…era una broma, Sonohara. No me malentiendas y empieces a esparcir rumores raros ¿es-está bien?

Con la boca congelada en una sonrisa falsa, sus ojos tenían una ansiedad más pronunciada que antes. Pero mientras Anri no se decidía en contestarle, Masaomi, que todavía seguía en esa posición, interrumpió:

— Jajaja, sensei! ¿Anri parece una chica fácil para usted? — …Ti-tienes razón.

— ¡Pero yo seré el que esparza rumores, no se preocupe!

— Qu…

Aunque obviamente era un chiste, para Nasujima, algo así difícilmente podría ser considerado gracioso. El maestro solo logró advertirle con una austeridad medio fingida:

— ¡Kida! Si sigues haciendo cosas sin sentido.

— ¿Quizás entonces debería trabajar en serio? tsk, trabajar duro es muy importante. Es así, por supuesto. Los que dicen “nunca vamos a necesitar física o matemática en el futuro” son de mi generación. Si lo vemos desde su punto de vista, de verdad necesitaremos de la matemática y es por eso que debemos usar nuestro tiempo para aprender todo tipo de cosas antes de que decidamos sobre nuestro futuro… ¿no? Pero sensei, ya juré ante una diosa que voy a ser un gigoló. Es por eso que pienso que física y matemáticas no tienen nada que ver conmigo. Hablando honestamente, mientras sepa japonés e inglés podré convertirme en un “gigoló internacional” ¿no?

Nasujima no tenía la más mínima idea de lo que estaba parloteando, lo único que atinó a hacer fue decirle lo que pensaba a Masaomi, al que las palabras le salían disparando de la boca.

— …tus notas de japonés deben ser muy buenas ¿no?

— Kukuku…es una lástima, pero obtuve un 10 perfecto en japonés. Sensei, ¡No importa qué tan bueno sea al hacer ensayos y argumentaciones, no lo puedo aplicar a lo cotidiano! ¿Me entiende ahora? Sensei…

— ¡Cállate! ¿Así te diriges a un maestro?

Nasujima trató de cambiar la conversación, pero Masaomi extendió la mano derecha lánguidamente.

Y en esa mano había un celular blanco. Masaomi de repente bajó la voz y dijo:

— Y estuve grabando todo lo que pasó.

— Tú…

— Ahora…

Sus ojos, que ya se asemejaban a gusanos arrastrándose, se entrecerraron aún más, y Masaomi se adentró en el pasillo.

— Con el fin de aprender “el camino del gigoló” -sensei quiero que me enseñe, ¿cómo puedo serlo sin que se note?

— Nunca pensé que tener en mis manos las preguntas del final fuera tan fácil.

Mientras caminaba por el sendero delante de la puerta de la escuela, Masaomi mostró su sonrisa habitual.

Luego, entró en el aula y empezó una “negociación” un tanto cuestionable que concluyó con él enterándose de las preguntas que iban a estar en el final que Nasujima había preparado.

Anri miró de costado a Masaomi, al sentirse bastante confundida. ¿Debería estar agradeciéndole por haberla ayudado justo cuando las cosas se estaban poniendo complicadas? ¿O debería estar regañándolo por chantajear a un profesor?

Si hubiera sido alguien más, Anri probablemente no le hubiera dicho nada. No quería que le tuvieran resentimiento sin necesidad, solo porque a ella se le había metido en la cabeza que lo tenía que regañar.

Pero Masaomi era uno de sus pocos amigos, y era alguien a quien ella podía regañar por hacer algo malo. O más exactamente, porque ella deseaba que no hiciera cosas tan desagradables.

Pero todavía no se había decidido si decir algo o no. Era más probable que Masaomi haya hecho algo así para ayudarla que para encontrar una motivo para chantajear al profesor. Una vez que pensó en eso, ya no sabía que decir.

Tal vez fue porque Masaomi había leído algo en la expresión de Anri, pero le sonrió como un niño y dijo:

— Te ayudé porque estabas en problemas y además me las ingenié para conseguir las preguntas del final. ¡Es como matar dos pájaros de un tiro!

— ¿Eh?

— Estás preocupada sobre si regañarme o agradecerme ¿no? No me molestaría ninguna de las dos. De cualquier manera, ahora estamos a mano, así que no hay nada más que decir. ¿Qué te parece?

Anri se quedó momentáneamente sin habla al escuchar el absolutamente incomprensible razonamiento de Masaomi.

Tomando esa reacción como asentimiento, él prosiguió en un tono completamente normal:

— No necesitamos palabras, empecemos por tomarnos de las manos.

— ¿Puedo estar enojada?

— Nop. Pero recuerda, estoy en una edad donde quiero indiscriminadamente hacer de todo, desde tomarnos de las manos y besarnos, a cosas aún más íntimas que esas.

Publicidad M-M3

Cuando se conocieron por primera vez, Masaomi se le había declarado a Anri, diciéndole que le gustaba.

Pero ya que le había dicho lo mismo a más de la mitad de las chicas, prácticamente nadie lo había tomado en serio. Aún si lo hubieran hecho, probablemente se hubieran sentido bastante indignadas al respecto.

— Sé que se lo dices indiscriminadamente a todo el mundo…… ¿pero quién te gusta realmente?

— ¿Yo? ¡Me gustan todas a las que me declaro! ¡Desde el fondo de mi corazón! Por supuesto que me gustas mucho también. Lo digo en serio, ok?

— …Uhm, me pregunto qué debería decir…

Aunque Anri se sintió un poco enojada por el hecho de que Masaomi no parecía tener ningún escrúpulo, una expresión de serenidad apareció en su rostro.

Masaomi no lo había notado, y empezó a usar al chico que siempre estaba al lado de Anri como tema de conversación.

— Ese Mikado realmente es un idiota, ¿no? ¿Ya se te declaró?

— …Eh…

— Nah, pero en serio, Mikado probablemente ya se debería haber dado cuenta de que está muy enamorado de ti ¿verdad?

Masaomi dijo una cosa tan delicada sin una pizca de pudor. No solamente no tenía escrúpulos en cuestiones del amor sino que -además- se metía descaradamente en la vida amorosa de otros.

— Ryuugamine-kun y yo…somos solo muy buenos amigos…

— Pff, mi amigo parece que se enamoró de Anri, así que por ahora solo voy a monitorear las cosas. Esa es mi manera de vivir. Todavía tengo que conocer a todas las chicas bonitas del mundo, así que todavía no puedo dejar que me robes el corazón.

Masaomi, ignorando por completo lo que Anri había dicho, siguió hablando absolutamente ensimismado. Anri entonces comprendió que una vez que él se ponía así, todo lo que ella dijera sería inútil, así que lo escuchó sin tomarse nada en serio.

— Oh…espera… ¿No estoy muy cool ahora? ¿Más bien -demasiado cool-? ¿Ya te he enamorado? ¿Ya te has enamorado de mí? ¿No? ¿Ya caíste a mis pies? ¿Es imposible que te guste más?

¿Estás tan enamorada que chiyashi chiyashi chiya chiya chiya?

Empezó a formar oraciones extrañas, sumergiendo a Anri en un remolino de palabras, lo que no le dejaba entender nada.

Pero ella no lo tomó en serio, así que no le prestó atención.

— Lo que me recuerda, Kida-kun…

— ¿Sí? Contestaré lo que sea. Por lo que puedo ver, las medidas de Anri son 84-55-83…y creo que si usaras ropa apropiada te verías aún más curvilínea. ¿Quieres escuchar sobre mis leyendas heroicas de la escuela media? ¿Sabías que en ese tiempo tenía -fácil- acerca de cientos de  subordinados…?”

Anri no entendía la historia de Masaomi y apresuradamente le hizo una pregunta que ya le había surgido antes.

— ¿A qué te referías cuando dijiste que querías ser un gigoló?

— ¿Huh?

— ¿Qué hace un gigoló?

Ella no le estaba haciendo un chiste, era una pregunta desde la posición de una chica pura e inocente que tenía un entendimiento limitado del mundo de los adultos.

Mientras ojos inocentes lo miraban a través de gafas gruesas, Masaomi se quedó sin habla por un momento.

Anri apartó la mirada de Masaomi, y levantó la vista para mirar al cielo ámbar, murmurando para sí:

— De verdad te envidio…ya tienes un objetivo definido para el futuro, para la vida.

— No, eso…es…

— Yo ni siquiera sé que es lo que voy a hacer ahora, ni pensar en el futuro…

Miró hacia delante, su visión teñida de melancolía, y observó a una figura parada ante la puerta de la escuela.

La otra persona pareció notarla a ella también. Una sonrisa alegre apareció en la cara del joven y él los saludó con la mano.

Masaomi levantó la mano un poco y bajó su voz para que solo Anri lo pudiera escuchar:

— Está aquí, que entre el cobarde que no tiene el coraje de declararse.

Un poco de carmín coloreó el rostro de Anri y no respondió a lo que había dicho Masaomi.

Esa era la única manera en que podía reaccionar últimamente.

¿¿??

Las estrellas ya habían comenzado a parpadear en el cielo, y en comparación con las luces de la calle, las luces que adornaban el cielo eran mucho más débiles.

Bajo una noche de invierno como esta, Anri caminaba sola por las calles de Ikebukuro.

Después de encontrarse con Mikado volviendo a casa de la escuela, había comprado algunas cosas de Parco, se había despedido de los dos y finalmente había emprendido el camino a casa.

Mientras caminaba por el camino hacia Sunshine City, Anri distraídamente miró a su alrededor.

Apareciendo frente a sus ojos, estaba el Ikebukuro que parecía el mismo de siempre, con todas las persona perdidas en sus propios pensamientos mientras cruzaban la calle, gradualmente moviéndose más cerca y luego alejándose.

La razón por la cual las cosas “parecían” casi las mismas de siempre era debido a un sentimiento inquietante.

Amarillo.

Entre los jóvenes que caminaban en la calle, había muchos que tenían atadas bufandas amarillas.

« ¿Por qué?».

A pesar de que Anri lo encontró un tanto extraño, ella no le dio demasiada importancia y se dirigió directamente a casa

Salió de la calle y caminó por el callejón que daba a su departamento barato.

Estaba a menos de un kilómetro de la calle principal, pero parecía un mundo diferente. No había nadie y la luz de la calle revelaba un ambiente desolado.

Cada vez que volvía desde la estación a esta calle, la envolvía una especie de visión perturbadora, era muy angustiante porque el lugar era muy deprimente. Pero después de sentirlo por todo un año, ya se había acostumbrado a este tipo de sentimientos extraños.

En el camino a casa, Anri comenzó a pensar en las cosas que Masaomi le había dicho antes de que se separaran.

— …Anri, será mejor que te cuides.

— ¿?

— Estoy hablando de ese pendejo de Nasujima, aunque la mayoría de los rumores son solo rumores, es verdad que acosó a una estudiante.

— ¡…!

Las palabras fueron tan repentinas que Anri no pudo evitar respirar profundamente. Masaomi no era alguien que mintiera o bromeara sobre este tipo de cosas. Era algo que ya se lo había imaginado, pero al recibir una confirmación sintió como se le comprimía el pecho.

— Era una alumna de nuestra escuela que se llamaba Niekawa Haruna, se cambió de colegio en la mitad del segundo semestre. Escuché que fue porque la gente se enteró de que estaba saliendo con Nasujima. Pero no estoy seguro si fue para satisfacer los deseos de la escuela y que así no se enteraran más personas o si la obligó Nasujima, o si era algo que ella quería hacer.

— .…

Al pensar eso, Anri empezó a sentir que había algo de verdad en las palabras de Masaomi.

— De todas maneras, ten cuidado. Si pasa algo, Mikado y yo pensaremos en la forma de ayudarte. ¡¿No? Mikado!

Mikado había estado mirando todo el tiempo así que cuando Masaomi le hizo una pregunta, él pestañeó sorprendido:

— ¿.…? No tengo idea de lo que estabas hablando, pero mientras sea algo que yo pueda hacer, te voy a ayudar.

— Tsk,tst,tsk, Mikado realmente es un tonto. En momentos como este deberías decir. “¡Aún si es algo que no puedo hacer, tomaré fuerzas del poder de mi amor!” Así es como lo hace un verdadero hombre.

— ¿No es un poco irónico?

— Jajaja, no importa si podemos o no, no podemos sacar conclusiones sin examinar primero la situación…llamémoslo Schrödinger’s Mikado13. Hipotéticamente, te encerramos en una jaula y la llenamos de gas venenoso para ver si puedes sobrevivir solo por el poder del amor, pero en  realidad nuestra intención es matarte, lo que permitiría que Anri fuera mi novia. ¿OK?

13 Ndt: Schrödinger nos propone un sistema formado por una caja cerrada y opaca que contiene un gato, una botella de gas venenoso, una partícula radiactiva con un 50% de probabilidades de desintegrarse en un tiempo dado y un dispositivo tal que, si la partícula se desintegra, se rompe la botella y el gato muere. Si lo que ocurre en el interior de la caja lo intentamos describir aplicando las leyes de la mecánica cuántica, llegamos a una conclusión muy extraña. El gato vendrá descrito por una función de onda extremadamente compleja resultado de la superposición de dos estados combinados al cincuenta por ciento: “gato vivo” y “gato muerto”. Es decir, aplicando el formalismo cuántico, el gato estaría a la vez vivo y muerto; se trataría de dos estados indistinguibles.

La única forma de averiguar qué ha ocurrido con el gato es realizar una medida: abrir la caja y mirar dentro. En unos casos nos encontraremos al gato vivo y en otros, muerto. Al realizar la medida, el observador interactúa con el sistema y lo altera, rompe la superposición de estados y el sistema se decanta por uno de sus dos estados posibles.

El sentido común indica que el gato no puede estar vivo y muerto a la vez. Pero la mecánica cuántica dice que mientras nadie mire en el interior de la caja el gato se encuentra en una superposición de los dos estados: vivo y muerto. En el momento en que abramos la caja, la sola acción de observar modifica el estado del sistema tal que ahora observamos un gato vivo o un gato muerto.

Al ver que Masaomi había vuelto a la normalidad, Anri sonrió gentilmente y asintió:

— Uh…muchas gracias…a los dos.

Mientras caminaba por la calle solitaria y oscura, Anri repensó sus sentimientos.

Le gustaba Ryuugamine Mikado.

Eso lo tenía muy claro.

Pero también le gustaba Kida Masaomi,y aún todavía le gustaba Harima Mika.

«Era todo lo mismo. Me gusta Ryuugamine-kun de la manera en que me gusta Kida-kun y Mika».

Entonces pensó que probablemente no fuera nada romántico y significara cariño por un amigo.

Aún si Mikado se le declarara ahora, Anri probablemente no sería capaz de aceptarlo. Para ella sería como si lo estuviera engañando con Masaomi y sabía que no le sería posible soportar el estigma de algo tan terrible.

Tal vez sería mucho más fácil si ella amara a Mikado o a Masaomi.

Pero todavía no tenía claro la diferencia entre la amistad y el amor. Aún si fuera capaz de amar a alguien no significaba que pudiera tomar buenas decisiones.

Sentía que si se tuviera que decidir inmediatamente, arruinaría la amistad.

Todavía seguía sin encontrar un lugar al que pertenecer.

Sus pensamientos retornaron a aquella alumna de la que recién habían estado hablando.

Niekawa Haruna.

Terminó cuando ella se cambió de escuela, pero ¿qué había pasado realmente?

«Al final ¿ella lo pudo encontrar?-Un lugar a donde pertenecer».

«Aunque ahora estaban separados—durante el tiempo que estuvieron juntos ¿Había sentido algo por Nasujima?».

No podía pensar en una buena respuesta, sin importar lo mucho que pensara. Anri se detuvo y suspiró.

En ese momento sintió un golpe débil en su espalda, perdió el balance y se cayó al suelo.

Como no tenía claro que había pasado, miró para atrás y vio a algunas conocidas.

— Oh, se cayó, que patética.

— Fue una patada suave. Qué retardada.

— Es una sanguijuela después de todo.

Bajo la luz de los faroles aparecieron las figuras de tres estudiantes vistiendo uniformes de la Academia Raira. El trío siempre le estaba causando problemas a Anri. Eran las que Mikado había descrito como las “acosadoras salidas de un manga antiguo”.

— .…

Anri, en silencio, levantó la cabeza para mirarlas a las tres. En su cara no había signos de miedo o ira. Sus ojos no parecían tener ninguna emoción, simplemente esperaban en silencio a que ellas actúen.

Las tres no estaban muy satisfechas con eso y se pararon sobre el hombro de Anri cuando ella se intentó parar, una vez más la presionaron contra el suelo.

— ¿Qué demonios? Primero Harima, después Ryuugamine y Kida, y ahora vas a seducir a Nasujima?

— ¿A cuántas personas más les vas a vender tu cuerpo? Perra.

— No puedes vivir sin colgarte de alguien más, ¿eh?

Mientras Anri soportaba el ordinario abuso, lo único que podía hacer era mirarlas en silencio.

Sabía exactamente de lo que estaban hablando.

Sobre su dependencia de Harima Mika. No fue capaz de refutarlo ni tenía pensado hacerlo. Sobre Mikado y Masaomi, quizás las cosas se veían de esa manera para alguien de afuera. El hecho que persistía era que seguía buscando en ellos un lugar al que pertenecer.

Aunque lo que dijeron sobre Nasujima era una equivocación, las chicas nunca lo entenderían, sin importar cómo se los explicara.

«No, no les va a importar entenderlo o no».

Al soportar el abuso verbal, Anri cayó en una especie de trance semejante a ser una residente de un planeta muy lejano, mirando lo que estaba pasando desde lejos. Este quizás era su mecanismo de defensa.

— ¿Por qué dejas de prestar atención?

— De todas maneras tu casa está cerca, ¿no? ¡Te conviene dejarnos entrar!

— De ahora en más tenemos el derecho de registrarte.

Anri ahora estaba mirando el mundo delante de ella como si fuera un cuadro. Las palabras de las chicas sonaban como si estuvieran saliendo de una pintura.

Antes de entrar a la secundaria, Mika siempre estaba parada en frente del marco, mirando a las imágenes e intimidándolas para que no dijeran ni una palabra.

Cuando el marco había aparecido en la primavera, Mikado había salido de él y había ido a su lado.

El incidente que involucraba a Nasujima el mes anterior, no era nada más que otra “imagen” llamada Nasujima sobre las acosadoras.

Pero esta vez, probablemente no vendría nadie a ayudarla.

En una situación como esta era mejor no responder porque no resultaría en nada bueno.

«Es verdad, no pasará nada bueno».

Justo cuando se decidió a rendirse y permitir que las cosas sigan su curso, el mundo en el cuadro cambió de repente.

Detrás de las chicas que movían los labios parecía que había una sombra acechándolas.

Al ver los ojos de la sombra, Anri- confundida- sostuvo la respiración.

« ¿Huh? ¿Eh?».

Bajo el farol, se podía discernir una figura humana. Como estaba parada detrás de las chicas, ella no podía ver su cara ni su ropa. Pero al parecer, era un hombre.

Entonces vio su característica más llamativa—

Los ojos completamente rojos.

— Di algo.

La voz de una de las chicas se volvió débil, y en el marco de la imagen de Anri, se salpicó un chorro de algo negro.

Al principio era como un tipo de líquido negro, pero bajo la luz de las lámparas de calle, al volar en las cuatro direcciones parecía estar teñido de rojo.

Un mundo teñido de un rojo vivo.

Escuchando gritos de agonía.

Durarara! Vol 2 Capitulo 2 Parte 1 Novela Ligera

 

La mancha de sangre en el asfalto gris se veía solo como un líquido negro. Solo en el momento en el que estaba suspendida en el aire, uno se daba cuenta de que realmente era sangre.

Escuchando gritos de agonía.

Escuchando gritos de agonía.

Nadie sabía cuándo había empezado, pero hizo un eco infinito en los oídos de Anri, hasta transformarse en un sonido real.

La sombra de inmediato desapareció, dejando tras de sí a una chica gritando y a dos lacayas petrificadas.

Esta escena tan surreal había logrado que Anri volviera a la realidad.

« ¿Por qué? ¿Por qué pasó esto?».

Anri que había estado en el suelo todo el tiempo, se dio cuenta de que extrañamente estaba en calma. Contempló la escena ante ella con ojos fríos. Si bien no estaba completamente desconcertada, no sabía bien qué era lo que se suponía que tenía que hacer.

«—Qué hacer— ¿Qué se supone que debo hacer?».

« ¿Debería llorar?».

« ¿Debería gritar? ».

« ¿Debería estar enojada? ».

« O para ser honesta ¿debería reírme de ellas porque se lo merecían? ».

« ¿Qué relación tenía ella con la chica que había sido acuchillada? ».

Publicidad G-AB



« ¿Su enemiga? ¿Su amiga? ».

« ¿Alguien que no tenía nada que ver con ella? ¿Alguien que ella conocía muy bien? ».

En una situación como esta, Anri no podía decidir cuál era su lugar.

Anri inconscientemente se levantó del suelo embarrado.

Entre la sangre fresca y los gritos agonizantes, todo lo que podía atinar a hacer Sonohara Anri era quedarse quieta.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios