Durara! (NL)

Volumen 1

Capítulo 5: El Día a Día en la Ciudad: Noche

 

 

Entonces, para empezar: ¿Hay algo que alguna de ustedes quiera hacer antes de morir?

Orihara Izaya había comenzado una conversación muy peligrosa en el interior de una sala de karaoke. Con una bebida en la mano y sin haber elegido una canción, llenó la habitación con su voz calma.Como respuesta, las dos chicas sentadas frente a él se limitaron a negar con la cabeza.

Publicidad M-AR-2

Bueno, pero ¿están seguras de que estarán bien si lo hacen conmigo? ¿No hay mejores hombres con los que morir?

Es porque no hay ninguno con el que queramos morir. Bueno, eso tiene sentido.

Asintiendo con una expresión seria, Izaya evaluó a las dos muchachas. Ninguna de ellas parecía particularmente sombría. Si un extraño las viera, nunca adivinaría que planeaban suicidarse. Las dos habían visto un post de Orihara en un foro de suicidios que decía: ‘¡Vamos a morir juntos!’ y accedieron a encontrarse con él.

El mensaje era alegre, animado y positivo. Se suponía que debía ser así, ya que era un falso spam en un sitio diseñado con el propósito de conocer gente. Sin embargo, mirando los otros posteos, era claro que había muchas otras respuestas positivas. Estaban escritos de tal manera que era difícil de creer que los autores tuvieran siquiera el más mínimo deseo de morir. Algunos habían descrito sus motivaciones y el método con el que pretendían terminar con sus vidas, mientras que otros escribían tan formalmente como si se estuviesen ofreciendo para realizar un gran negocio conjunto. Izaya amaba leer la extensa colección de estas “invitaciones”.

El motivo de una de las chicas era la falta de empleo. El de la otra era, aparentemente, la frustración por no haberse podido recuperar de una relación fallida.


A primera vista, ninguna de estas razones era suficiente como para justificar matarse, pero teniendo en cuenta que el desempleo era -por lejos- la causa principal de los suicidios relacionados con el trabajo, habría que sumar la inminente recesión económica a la ecuación.

Además, en cuanto a la edad, el número de personas de menos de 20 años que se suicidaban era muchísimo menor que el de cualquier otro grupo. Hay muchos que creen que la mayoría de los suicidios son de adolescentes, porque los medios frecuentemente informan sobre las fatalidades causadas por el acoso escolar y cosas por el estilo.

En realidad, eran los llamados ‘adultos’ los que actualmente ostentan una abrumadora mayoría de suicidios. Y en efecto, las dos mujeres dispuestas a morir en presencia de Orihara, promediaban los 25 años.

Esta era aproximadamente la vigésima vez que él se reunía con alguien que se quería suicidar en la vida real, pero él se empezó a dar cuenta de que los hombres y mujeres con los que había estado en contacto anteriormente tenían muy poco en común entre ellos. Cada uno había encontrado una manera diferente de procesar su propia muerte. Estaban los que se reían desde que todo empezaba hasta el final, así como los que habían dejado grabando una serie de TV, sabiendo de antemano que no tenían pensado volver.

No obstante, de todas las personas con las que él se había encontrado, ni una sola se había matado realmente. No habían podido vencer su conciencia.

En cuanto a los casos mostrados en las noticias, en los últimos tiempos, los medios habían reportado muchos más los suicidios colectivos de personas que se habían encontrado por internet, pero la tasa de suicidios individuales —30,000 en los últimos años— no había disminuido en lo absoluto.

Qué fue lo que pensaron exactamente antes de morir, si tenían o no otra opción, si estaban dispuestos a morir por alguien más y qué tan desesperados estaban en ese momento —Izaya lo quería saber todo.

Él amaba a los humanos; era por eso que quería saber todo sobre ellos.

Sin embargo, no había contactado a las chicas para tratar de que no se suicidaran. Tampoco fue que los suicidas que se habían reunido con el hombre no habían muerto porque él los había ridiculizado hasta que le empezaron a temer a la muerte.

Por debajo de una máscara de tranquilidad, la verdadera naturaleza de Orihara se iba filtrando lentamente a través de su discurso. Escuchó por un rato las razones de las jóvenes para morir, pero para cambiar de tema, finalmente dijo:

Por cierto, ¿qué planean hacer las dos después de que mueran?

Ambas lo miraron sin ninguna expresión por el súbito cambio de tema.

Em… ¿te refieres al cielo?

Publicidad M-M2

“¡Ella sigue hablando del cielo a pesar de que planea matarse! Qué desvergonzada. Es por esto que los humanos son tan interesantes.”

La otra mujer le devolvió la pregunta: — Nakura-san, ¿crees en el más allá?— (Nakura era el seudónimo deOrihara en esta ocasión)

Mientras se reía de las respuestas, él negó con la cabeza y les respondió con otra pregunta.

¿Asumo que ustedes no creen en la vida del ‘más allá’?

Yo sí creo.Como que me convertiré en un espíritu y vagaré por la tierra o algo así…

Yo no. Después de que me muera, no va a haber nada, sólo oscuridad… pero por lo menos, va a ser mejor que esto.

Al escuchar sus réplicas, una “X” gigante apareció en la cabeza del joven.

Ahh… están completamente equivocadas.Total y absolutamente equivocadas. Sí que he perdido mi tiempo. ¡Estas son como estudiantes de primaria! Aunque el último grupo era un manojo de completos ateos, al menos eran interesantes. Éstas no tienen ni idea.”

Publicidad M-M3

Fue entonces cuando Izaya llegó a la conclusión de que ellas no se estaban tomando en serio a la muerte. Probablemente solo creían en ella de la manera que más les convenía.

Entrecerró los ojos un poco, y luego se echó a reír con un toque de desdén en la voz.

Eso no está bien, no te puedes preocupar de la vida después de la muerte cuando estás a punto de matarte.

¿Eh…?

Creer en la vida después de la muerte es un derecho de los vivos. Si esa es la conclusión a la que llegaron después de pensar y pensar y pensar en eso, entonces no les voy a decir nada.Tampoco si están tremendamente desesperanzadas, como los que son perseguidos por los acreedores, o alguien que está bajo ese tipo de estrés.

Sin dejar de sonreír de una manera burlona, el hombre continuó en voz baja:

Al final, ¿no son ustedes dos las causantes de su propio sufrimiento? Creo que si uno elige su propia muerte, es imperdonable que tenga grandes esperanzas sobre el ‘más allá’.

Fue ahí cuando las chicas se dieron cuenta. Habían conversado mucho sobre por qué deseaban morir, pero el sujeto delante de ellas aún no había dicho una palabra al respecto.

U-Em… Nakura-san… ¿en realidad planeas suicidarte?

Izaya respondió a la pregunta directa sin cambiar de expresión.

¿Y qué si la respuesta es ‘no’?

Por un breve lapso de tiempo, lo único que se pudo oír en la sala privada eran los sonidos provenientes de las otras habitaciones. De pronto, una de las mujeres empezó a gritar:

— ¡Increíble! ¡¿Nos engañaste?!

La otra continuó mirándolo y le dijo en un tono agresivo:

Hey… no me hace gracia.

Pero a pesar de eso, él siguió sonriendo.

Ah, sabía que llegaríamos a esto.”

Esta sólo era una variante de la situación por la que ya había pasado miles de veces.

Había gente que lo golpeaba continuamente sin cambiar la expresión del rostro y también estaban aquellos que se levantaban y se marchaban sin decir una palabra.

Sin embargo, recordó que ni una sola persona logró mantenerse completamente en calma. Cualquiera que tratara el tema despreocupadamente, no estaba dispuesto a ser un ‘compañero de viaje’ hacia la muerte.

Orihara no podía precisarlo con certeza, ya que no había manera de que él pudiese observar a cada persona. Además era impensable que la misma psicología se aplicara a todo el mundo, pero pensaba que si alguien permaneciese tranquilo en esta situación, entonces significaba que estaría allí sólo para observar -tal como lo hacía él- o que quería que alguien le impidiera suicidarse o que tenía la esperanza de prevenir un suicidio… o algo más factible…que fuera la misma clase de persona que él.

¡Eres de lo peor! ¡No me jodas, idiota! ¿Quién te crees que eres? ¡Eres detestable! ¿Eh, por qué?

En verdad él había querido decir: ‘No tengo idea de lo que me estás hablando.’ Luego de mirarlas con infantil curiosidad, cerró los ojos solo una vez. Unos segundos más tarde, cuando los abrió de nuevo, su sonrisa alegre había desaparecido, y una nueva se le dibujó en la cara. Al ver esa expresión, la chica que creía en la otra vida dejó escapar un sonido muy similar al de un grito.

¿Eek…?

La expresión en el rostro del informante era, sin lugar a dudas, una sonrisa. Sin embargo, era enteramente diferente de la que había tenido hacía unos momentos. Las dos muchachas vieron por primera vez que aún las sonrisas eran capaces de tener distintos significados. A pesar de que la sonrisa seguía siendo una sonrisa, también era tan impasible como una máscara, parecía tremendamente apática.Y a pesar de que era una sonrisa, era de las que aterraban a aquel que las viera.

Ninguna de las dos niñas fue capaz de mover los labios, aun si quisieran continuar con la avalancha de insultos. No podían moverlos. Era casi como si se hubiesen quedado atrapadas por la ilusión de que él era algo inhumano.

Sin deshacerse de su ‘sonrisa seria’, les repitió la pregunta anterior.

¿Por qué? ¿Exactamente qué es tan terrible? No entiendo. ¿Qué…?

Por qué ustedes dos— Lanove dijo Izaya en un tono suficientemente fuerte como para interrumpirla— han decidido morir. Así que ya ven, no hay razón para que se preocupen por nada de lo que les digo. Inclusive si les miento o las insulto, todo desaparecerá en unos momentos. Si les angustia tanto que las haya engañado, entonces muérdanse la lengua. Saben, de esa manera no morirán desangradas. Debido al shock, el resto de la

lengua bloquea la garganta y así se sofocarían. Si hacen esto, entonces todas las cosas malas desaparecerán. Dejarán de existir. ¿Y a pesar de todo me llaman a -mí- horrible? Qué terrible.

Lo entiendo, pero… No, no lo entiendes.

Publicidad M-M5

Como respuesta a la que antes había dicho: ‘No hay nada después de la muerte’, Orihara lanzó una diatriba utilizando un tono de voz aún más fuerte… mientras seguía sonriendo.

No, no lo comprendes, no entiendes nada. Dijiste que sólo había ‘nada’ después de la muerte, pero eso no es así. Tal vez quisiste decir que todo tu dolor desaparecerá, pero morir es dejar de existir. Lo que desaparece no es tu dolor, sino tu existencia.

Las mujeres se mantuvieron en silencio. Habían sido vencidas por la sonrisa, que se iba haciendo más y más enferma.Así y todo, Izaya todavía no les permitiría creer que él les tendría compasión.

Cuando no hay nada, no se lo llama ‘la nada’. La nada puede existir sólo con su opuesto, ‘la existencia’. La nada de la que hablabas, donde lo que hay es literalmente -nada-, esa es la oscuridad eterna. Pero para que estés consciente de esa oscuridad, tienes que existir primero, ¿verdad?

Entonces, no es la ‘nada’. Si mueres para escapar del dolor, ¿no necesitarías existir para reconocer el hecho de que en verdad has escapado? Ustedes ni siquiera habían considerado que no serían capaces de pensar: ‘ni siquiera puedo darme cuenta de que no estoy pensando’. Las dos tienen esencialmente la misma idea. Seguramente alguna vez debieron estar aterradas y angustiadas y eso las puso a pensar sobre el tema—quizás durante la primaria— ¿cierto?

En realidad, el argumento del hombre estaba lleno de agujeros y las dos muchachas sabían muy bien lo fácil que sería refutarlo. Sin embargo, lo que las detuvo no tenía que ver con que no sabían cómo discutir con él ni si lo que le dijeron lo iba a afectar, sino porque el miedo que le tenían las empezó a controlar desde adentro, inhibiéndolas.

Finalmente, una de ellas juntó todo su valor y dijo:

Pero… eso es… eso es exactamente lo que tú crees, ¿no es así?— Pero sus palabras desaparecieron tranquilamente en la sonrisa del joven.

Exactamente. No lo sé a ciencia cierta, sólo decidí que la vida después de la muerte no existía. Bueno, aunque si existiera lo consideraría bastante fortuito. Nada más.

Izaya se rio fríamente, y luego continuó, esta vez aún más alegre.

Pero ya ven, ustedes están equivocadas. Sólo creen en la vida después de la muerte a medias. Es eso o además de contemplar suicidarse, también forman parte de una religión que enseña que ‘si fallas en el amor o en el trabajo, deberías morir’. Si ese es el caso, entonces no voy a decirles nada e incluso me parecería bastante entretenido… pero si no es así, entonces cállense.

Primero inclinó la cabeza, como si estuviera buscando su aprobación, y en ese momento dio ásperamente el golpe final:


La gente que cree a medias en el más allá, debería dejar de hablar de él. Es un insulto a la vida después de la muerte. Es un insulto a los que realmente no querían morir pero igual lo hicieron, por quedar acorralados por la maldad de otros.

Fueron solo unos momentos, pero para las dos chicas la pausa en la conversación duró horas. En esa pequeña eternidad, el informante cerró los ojos una vez más. Cuando los volvió a abrir, la sonrisa ya se había revertido al gesto amable que originalmente había hecho que las muchachas confiasen en él.

Mientras miraba a las dos, que rápidamente se habían paralizado aún más por el cambio en su manera de actuar, el joven les habló en un tono diferente.

De todas formas… ja ja ja, cuando dije: ‘¿Qué van a hacer después de morir?’ francamente les estaba hablando de dinero.

¿eh?

Odio que las cosas se echen a perder. Lo que les voy a proponer podría ser imposible ya que las compañías de seguros y demás recientemente se han vuelto más estrictas… pero ¿creen que podrían pedir dinero prestado de tantos lugares como fuera posible y entregármelo todo antes de morirse? Incluso si sus muertes son una pérdida, no ocurrirá lo mismo con su dinero.Y si vendieran sus cuerpos y los registros familiares31 hasta que no quedara nada, podrían recaudar bastante.También sé varias maneras de cómo hacer eso.

Al contrario de su previa sonrisa aterradora, la que Izaya tenía en ese momento rebosaba de humanidad, y el contenido de su discurso era un ejemplo perfecto de la codicia humana. Justo cuando las chicas estaban a punto de abrir la boca, una vez más él les habló con fuerza, claramente tratando de interrumpirlas.

Ahora, aquí hay algunas preguntas para ustedes. Primera pregunta: ¿por qué estoy sentado en el asiento más cercano a la puerta?

Al notar que de hecho estaba ocupando el asiento en frente de la puerta de la cabina, las dos mujeres se sintieron invadidas por un tipo diferente de miedo. Si la sonrisa de antes era la sonrisa del diablo, en este momentoOrihara estaba lleno absolutamente de una maldad más humana.

31 NdT: Japón tiene un registro familiar público donde se guardan las actas de los nacimientos, decesos, casamientos y divorcios de sus ciudadanos.

Segunda pregunta: ¿por qué hay dos maletas con ruedas debajo de la mesa?

Publicidad M-M1

Ellas no se habían dado cuenta de eso hasta que él se los señaló, pero así era. En el lado opuesto de la mesa en la que estaban sentadas, había dos maletas grandes. Era el tipo de equipaje que uno utilizaría para viajar al exterior.

Pista número 1: Las maletas están vacías.

Al escuchar esto, las chicas empezaron a tener un muy mal presentimiento. Ambas recién se habían conocido, pero por la tensión que Izaya había creado, encontraron sus erráticas respiraciones perfectamente sincronizadas.

Pista número 2:Traje valijas que coinciden con el tamaño de ustedes.

Las dos sintieron náuseas, que a esta altura eran inevitables. Las náuseas provenían del malestar que les causaba el joven, pero cuando la habitación les comenzó a dar vueltas, la causa nada tenía que ver con eso.

¡¿Qué… está pasando?!

En el momento en que se dieron cuenta de que algo malo estaba ocurriendo, ya era demasiado tarde y no podían siquiera encontrar la fuerza para sostenerse en pie.

Publicidad G-M3



Tercera pregunta: Si las dos me atacaran al mismo tiempo, podrían ser capaces de salvarse, entonces, ¿por qué no lo pueden hacer?… Pista: yo fui el que les pasó las bebidas.

El mundo giraba alrededor de ellas. Escucharon la voz del informante mientras se desvanecían. La apacible voz, que era casi como canción de cuna, pintaba el mundo ahora oscurecido.

El problema es el amor. Ustedes no sienten ningún amor hacia su propia muerte. Eso no está bien, ¡tienen que amarla!Tampoco tienen el suficiente respeto por la ‘nada’. Así como están las cosas, no hay manera de que acceda a morir con ustedes.

Reuniendo hasta la última gota de energía, una de las mujeres lo miró y le dijo:

¡Nunca… te… perdonaré! ¡Te… te voy a matar…!

Qué maravilloso. Si tienes las fuerzas para odiar, entonces todavía puedes vivir. Soy tan genial; ¡les salvé la vida! Muéstrense agradecidas.

Luego de confirmar que la chica había perdido completamente la conciencia, Izaya se puso una mano en la frente y pensó: “Ah, pero no me gustaría que me odiasen… Quizás debería matarlas después de todo.”

***

 

 

Casi era hora de que el reloj comenzara un nuevo día. En una esquina del Parque de Ikebukuro Sur, había dos siluetas. Una de ellas era Orihara Izaya y la otra estaba completamente tapada por la sombras.

『Entonces ¿sólo las vas a dejar sentadas aquí?』

Mirando las palabras que Celty había tipeado en el organizador electrónico, que era básicamente un PDA con teclado,Orihara le contestó alegremente solo con un: ‘Sí.’

Parado en frente de la sombra completamente negra, el hombre contó el fajo de billetes, sonriendo todo el tiempo.

Realmente quería llevarlas a un prestamista y hacerles un montón de cosas, pero honestamente me aburrí.

『¿Te aburriste? Nunca dejas de sorprenderme…』

El trabajo que él le había solicitado al hada consistía en que lo ayudara a cargar a dos personas. Cuando ella entró en el karaoke todavía con el casco puesto, el empleado la acompañó hasta la sala que le había indicado sin decir una palabra. Dentro de la habitación, Izaya estaba metiendo a dos chicas inconscientes en unas maletas y sin dejarla interrumpir, le dijo riéndose: ‘Ayúdame’.

Cargarlas hasta el parque estaba bien y todo, pero… Celty todavía no tenía idea de lo que estaba pasando.

Me aburrió y de todas maneras no me iban a pagar tan bien. Si lo sigo haciendo, la policía y las pandillas van a empezar a investigarlo con mucho empeño. Además, al final este es mi pasatiempo y no un trabajo. Ah, gracias por tu ayuda… los ayudantes que contrato usualmente estaban ocupados. Normalmente llevaría a estas chicas a casa en auto, pero me imaginé que hasta aquí llegaríamos con tu motocicleta.

El hecho que los ‘ayudantes’ aceptaran un trabajo así, dejó en claro que estaban fuera de la ley. El ‘Dullahan’ estaba harto de ser comparada con personas como esas. El trabajo terminó demasiado rápido. Este era el tipo de encargo que no le dejaba un mal sabor en la boca. Aunque tampoco le sabía especialmente bien.

『¿La policía se va a involucrar? No quiero tener nada que ver con ellos.』

No hay nada de qué preocuparse. No es como si estuvieras transportando cadáveres. Todo lo que hiciste fue llevar a unas mujeres borrachas al parque.

『¿Mientras estaban adentro de unas maletas?』

Ignorando por completo esa interjección, el joven miró a la transportadora de arriba a abajo con gran interés. Entonces de repente, le hizo otra pregunta.

Hey, mensajera, ¿crees en el más allá?

『¿A qué viene eso?』

Vamos, haz de cuenta que la pregunta es parte de tu trabajo y responde.

Después de escribir『Lo sabrás cuando mueras』en la PDA, como si el asunto no valiera su tiempo, añadió otra frase y se lo mostró al informante.

『¿Y tú?』

Básicamente no creo en él. Es por eso que sinceramente me asusta morir. Quiero vivir lo más posible.

『¿A pesar de tener el pasatiempo de drogar chicas y de que tu trabajo es ser un informante?』

Izaya se rio tímidamente como respuesta a tan obvio punto. Sólo con ver esa expresión, sería muy difícil adivinar que él ya estaba establecido en el mundo criminal, desde la coronilla hasta las suelas de los zapatos.

Pero como al morir dejamos de existir ¿no crees que es una pérdida no disfrutar la vida al máximo?

Celty tipeó『Voy a vomitar』en el PDA, pero lo borró antes de que él pudiera verlo.

Orihara Izaya era un ser humano normal.


Si uno pudiera hacer la vista gorda a sus tendencias violentas que lo hacían parecer una mala persona, se diría que él no era particularmente frío ni el tipo de persona que matara a otra sin involucrar ningún tipo de sentimiento.

Lo que pasaba es que poseía la típica codicia humana y la anormalidad de alguien que había sobrepasado las típicas influencias sociales. No tenía ninguna especie de carisma malvada. Solo era un ser vivo con un ‘apetito’ por las cosas que le interesaban. Mientras sus ‘pasatiempos’ evolucionaban, su estilo de vida cambió de forma tal que ahora se ganaba la vida vendiendo información que captaba haciendo sus actividades cotidianas, a la policía y a varias organizaciones del mundo del hampa.

Él mismo era muy consciente de que su nombre era bien conocido en toda la ciudad. Los caracteres que lo formaban casi nunca se leían como ‘Izaya’32. El nombre había sido creado para que fuera como el nombre del profeta bíblico ‘Isaiah’, el cual portaba el significado de ‘El espectador’33. Aunque la biblia describía un tiempo muy diferente de aquel en el cual vivía el informante, y más allá del significado del nombre, sin dudas él era el mejor observando todo tipo de asuntos.Como resultado, había sido capaz de ascender a su actual estilo de vida.

32 NdT: En japonés ‘Isaiah’ se escribe ‘Izaya’.

33 Los caracteres en el nombre de Izaya también tienen el mismo significado.

Normalmente la gente apreciaba estar viva y conocían muy bien sus propios límites. Él no era la excepción y gracias a esto, había podido pasar sus días, absorto en esos pasatiempos sin ser eliminado por los jefes criminales. Dejándole el resto a Celty, el hombre decidió disfrutar de Ikebukuro por primera vez en varias semanas. Él se olvidó de todo: de las caras que las chicas hicieron, como se veían, si eran bonitas o no, si iban a la moda o no, qué voces tenían, por qué trataron de matarse y si realmente habían planeado morir.

Orihara Izaya era un completo ateo. No creía en espíritus ni en la vida después de la muerte. Era por eso que quería saber todo sobre las personas. Era la razón por la que se interesaba tan fácilmente en otros y justamente era por eso que con la misma facilidad los podía destruir completamente. El joven tenía un inmenso desinterés hacia cualquiera que no necesitase conocer.

Luego de caminar aproximadamente 10 metros más, incluso se olvidó del nombre de las dos suicidas. Para un informante como él, la información inútil solo servía para entorpecer el camino de los negocios.

Actualmente, dos cosas habían captado su interés. La primera era la identidad de la callada mensajera que siempre usaba un casco. Conducía una motocicleta que no hacía ruido y era casi como la muerte en persona por la forma en la que manipulaba una guadaña negra. La otra, era la organización llamada ‘Dollars’, el nombre que estaba en boca de todos.

Publicidad G-AB



¡No puedo esperar, no puedo esperar, no puedo esperar! ¡Esta ciudad aún desborda de cosas que un informante como yo no sabe! Nacen y desaparecen. ¡Esta es la razón por la que no puedo dejar una ciudad como ésta, con tanta gente! ¡Me encantan los seres

humanos! ¡Los adoro! Es por eso que ellos me deberían amar también — dijo Izaya, mientras sacaba de un bolsillo un PDA.

Lo prendió y después de abrir la agenda, posó los ojos en la entrada de una persona en particular.

El nombre en la columna de esa entrada estaba escrito con caracteres pretenciosos.

Decía ‘Ryuugamine Mikado34’, el nombre del chico que acababa de conocer ese día.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios