Kenja no Deshi wo Nanoru Kenja (NL)

Volumen 5

Capítulo 2: Seres Celestiales

 

 

Con el cabello trenzado, Mira metió un pie en la bañera. El calor del agua le subió por la pierna y su cara se aflojó en una sonrisa. Miró a las chicas que se remojaban aquí y allá mientras se adentraba en un rincón, donde podía contemplar el jardín japonés de cerca.

“Realmente fantástico.”

Publicidad M-AR-1

Un jardín acuático se extendía en la oscuridad para disfrute de los bañistas. A esta hora de la noche, las linternas de piedra iluminaban el jardín con una luz tenue, como si levantaran suavemente la cortina del crepúsculo. Coloridos peces koi nadaban en un estanque cristalino bordeado de rocas con musgo, pino japonés y una valla de bambú.

El sonido del tubo de bambú de un shishi-odoshi rompía de vez en cuando la paz de la noche con un rítmico tonk antes de desvanecerse en el silencio. Mira saboreó el ambiente y volvió a mirar hacia el balneario.

“¡Vaya! ¿Cuándo has llegado aquí?” Gritó, retrocediendo involuntariamente.

La joven pechugona de antes se había sentado junto a Mira sin que ésta se diera cuenta. “Supongo que por fin te has dado cuenta, ¿eh?”

Sonrió.





Mira apartó los ojos de la atracción magnética de los activos de la mujer. Colocó casualmente su brazo izquierdo en el borde de la bañera y se apoyó en él. Finalmente, preguntó: “¿Qué te trae por aquí?”

“¡Oh, nada en particular! Parecías estar sola. Como si necesitaras algo de atención… ¿sabes?” No estaba tratando de lavarle el cabello o la espalda a Mira, así que al menos tenía cierto sentido de los límites personales. O eso parecía, hasta que vio el brillo del brazalete de plata en la muñeca de Mira y algo cambió en sus ojos. Se inclinó para enfocar el brazo izquierdo de Mira.

“Dime… ¿no es eso un brazalete de usuario? No serás una aventurera de alto rango, ¿verdad?”

“¿Hm? Ah, bueno, sí.” Mira se quedó confundida por un momento.

Todavía no estaba acostumbrada a llamar a su terminal de control brazalete de usuario, y tardó unos segundosen darse cuenta de que sólo había un brazalete en su cuerpo, que por lo demás estaba desnudo.

La respuesta de Mira no hizo sino excitar aún más a la mujer.

“No es una broma. Me gustaría tener una pulsera de usuario. He oído que son súper convenientes. Ya sabes, soy de Rango D, pero me estoy acercando al C. Uf, qué envidia me das.” Rodeó a Mira como un lobo con una sonrisa inocente. Después de mirar de arriba a abajo el joven cuerpo de Mira, pareció darse cuenta de que algo importante se había quedado sin decir. “¡Oh! Um, mi nombre es Aselia. ¿Y usted es la señorita…?”

“Mira. Y nada de ‘señorita’. Sólo Mira.”

“¡Bien, te entiendo! Así que Mira, cariño, ¿cuál es tu clase?” Una vez roto el hielo, Aselia volvió a entrar en materia, invadiendo el espacio personal de Mira hasta que estuvieron cara a cara.

Un poco excitada por la sensación del cálido aliento de Aselia en sus mejillas, Mira se calmó fijando su mirada en el jardín cercano.

Logró decir: “Soy una invocadora.” Antes de que sus ojos volvieran a posarse en los pechos de Aselia.

Tras un breve silencio de Aselia, la mujer consiguió decir: “Oh, así que invocadora, ¿eh? Nunca he trabajado con alguien de esa clase. ¿Se está poniendo de moda la clase con los nuevos chicos?” Luego añadió alegremente: “Por cierto, ¡soy paladín!”

“Oho, ¿cómo Salomón?” Dijo Mira con indiferencia, lo que provocó que Aselia esbozara una gran sonrisa casi infantil.

“¿Quieres saber algo? Cuando era pequeña, mamá siempre me hablaba de Su Majestad. Es mi héroe y la razón por la que elegí mi clase.” Aselia se removió tímidamente.

Las leyendas de las hazañas de Salomón como paladín se contaban como cuentos para dormir. No es de extrañar que se haya convertido en un modelo para la joven.

“Oho, así que admiras a ese tonto. ¿También has intentado imitar su estilo de lucha?” Mira pensó en la ferocidad poco paladina de Salomón y se preocupó por si Aselia estaba siendo llevada por un camino peligroso.

“Estoy intentando igualarlo, pero me queda mucho camino por recorrer.” Afirmó Aselia, aparentemente conocedora de sus métodos.

Observó a Mira a los ojos y frunció el ceño con seriedad. “Además, no puedes hablar así de los reyes, cariño. Y menos de Su Majestad, el Rey Salomón.”

“Su Majestad”, ¿eh? ¡Ja!

Para la mayoría de la gente, eso parecería una amonestación justa.

El Rey Salomón era un hombre importante, digno de respeto. Así era como los ciudadanos de Alcait veían a Salomón, al menos. Pero para Mira, sólo era un buen amigo con el que había jugado a un juego en línea durante los últimos años. La idea de adularlo cuando no estaba cerca era simplemente… extraña.

“Ya es un poco tarde para empezar a hacer eso…”

Algo en la mirada de Aselia cambió. “Ja, ja, por como hablas pareciera que eres cercana a él. Como si fueras amiga de su majestad…

Pero nah, ¡no puede ser! ¿A menos que…?” Su voz era de broma, pero sus ojos buscaban en Mira cualquier señal de que pudiera estar en algo.

Sus manos se apretaron en los hombros de Mira y se inclinó aún más.

Mira se quebró ante la presión de tener a una mujer desnuda tan cerca. Asintió vigorosamente con los ojos abiertos como platos. “Lo conocí antes de que se convirtiera en rey. Somos como amigos.”

Completamente abrumada, la verdad salió a borbotones.

Aselia frunció el ceño y miró con desconfianza a la pequeña. “Su Majestad se convirtió en rey hace más de treinta años. No pareces tener más de—”

“¡Ja! ¿Y Salomón?”

Mira tenía razón: Salomón seguía teniendo el cuerpo de un niño pequeño a pesar de su largo reinado. Aselia murmuró de acuerdo y volvió a mirar a la muchacha de arriba abajo.

“Me pareces una chica bastante normal. No veo ningún rasgo de elfo o hada…” Aselia no había visto ninguna oreja larga o alas mientras ataba el cabello de Mira. “Dame un segundo.”

Ladeando la cabeza, Aselia tomó el labio superior de Mira y lo levantó para inspeccionarsus dientes. No había evidencia de colmillos.

De repente, Mira tuvo que preguntarse entre qué raza se encontrarían ella, Salomón y Luminaria. Antes habían sido humanos, pero los humanos envejecían con el paso de los años. Sólo había empezado a reflexionar cuando los ojos de Aselia se abrieron de par en par.


“Entonces… ¿podría ser? ¿Eres un ser celestial como Su Majestad?” Soltó Aselia, aun logrando mantener la voz baja. “¿Es cierto, Mira, cariño?”

“Cálmate por un momento. ¿Qué son esos seres celestiales a los que te refieres?” Preguntó Mira. Había conseguido liberarse del agarre de Aselia, pero ahora la mujer se acercaba de nuevo.


“¿Quieres decir que nunca lo has oído…? Hmmm… Los seres celestiales son personas como Su Majestad que aparecieron todas al mismo tiempo. A diferencia de los seres longevos, se parecen a los humanos normales pero no cambian físicamente con la edad. Dicen que muchos reyes son seres celestiales. También muchos aventureros, artesanos y otros personajes famosos. Algunos dicen que los cielos enviaron a estas personas como enviados.”

“Hrmm. Así que eso es lo que significa.”

Los seres celestiales eran antiguos jugadores. Tenía sentido.

Publicidad G-M2



Cualquiera empezaría a hacerse preguntas cuando unas personas concretas no cambiaban en absoluto en treinta años enteros. No podían ser humanos, pero tampoco eran una de las razas longevas conocidas.

Al menos el público no había decidido que eran monstruos.

Ese destino había sido una posibilidad real. Una vez se dudó de su especie, pero se habían librado con facilidad porque muchos antiguos jugadores habían ayudado a la gente de este mundo. Gracias a su trabajo, los seres celestiales fueron aceptados como una nueva raza y alabados por su increíble poder.

“¿Y? ¿Es cierto?” Aselia se inclinó expectante.

“Puede que tengas razón, pero se me hace raro pensarlo así. En cualquier caso, tengo una prueba de que Salomón es amigo mío.” Dijo Mira, sacando de su inventario la medalla que Salomón le había concedido.

Publicidad G-M2



Aselia dio vueltas al medallón en sus manos con gran interés. “Vaya, es verdad. Tiene el nombre de Su Majestad grabado y todo. Así que realmente eres…”

Mira seguía sin estar segura de cómo los demás reconocían la medalla como auténtica, o cómo se relacionaba directamente con Salomón. Pero, sea cual sea la magia que contenga, sin duda funcionó en Aselia. La paladina la contempló con reverencia.

Tras una larga mirada, Aselia devolvió la medalla a Mira de mala gana. Ahora estaba completamente encantada con la pequeña invocadora. “¡Nunca había visto a un ser celestial de cerca! Eres tan adorable. No encajas con lo que me imaginaba de un ‘ser celestial’.”

Aselia hizo la cuenta mental. Los seres celestiales eran de la misma estirpe que Salomón, lo que significaba que debían ser respetados. Si Mira era un ser celestial, entonces debía conocer a Salomón antes de que se convirtiera en rey.

“¡Mira, cariño… er! Lady Mira. Si conoces el pasado de Su Majestad, te ruego que me digas cómo se entrenaba antes de su ascensión.”

Aselia se arrodilló e inclinó la cabeza hasta el suelo… que resultó estar bajo el agua. El repentino acto atrajo la atención de otras mujeres cercanas, y Mira apenas pudo soportar sus miradas.

“¡Por supuesto! Sí. ¡¿Ahora podrías dejar de hacer eso, por favor?!”

Publicidad M-M3

Mira sacó a Aselia del agua caliente. Pero la mujer no podía oírla mientras tenía la cabeza sumergida, así que intentó volver a sumergirse. “¡Te diré lo que quieras! Por favor, ¡deja el dramatismo!”

Mira tiró con más fuerza, mientras intentaba no pensar en qué partes del cuerpo de Aselia tenía que rodear con los brazos para devolver a la paladina a la superficie.

“¡¿Lo dices en serio?! ¡¿Ah, sí?! ¡Muchas gracias!”

“Y también deja ya lo de Lady Mira. Soy una simple aventurera; nada ha cambiado entre nosotras.” Dijo Mira, mirando de nuevo hacia el jardín para recuperar la compostura.


“De acuerdo, claro. Si tú lo dices, Mira, cariño. Entonces, ¿cómo se entrenó Su Majestad?” Aselia se sentó sobre sus rodillas, dispuesta a asimilar cada una de las palabras.

“Te lo diré, pero… ¿por qué insistes tanto en saberlo? Seguramente esto va más allá del mero interés.”

“Bueno… la cosa es que me he estancado. Estoy atascada en el Rango D, y parece que todo va mal. Tan solo mira aquí, y aquí.” Aselia empezó a señalar las cicatrices en varias partes de su cuerpo, unas cuantas en las costillas y los hombros… otras en zonas más delicadas.

“Tengo que pagar mucho por la medicina, y ninguna de mis peticiones del gremio de aventureros funciona. Como dije, elegí ser paladín porque admiraba a Su Majestad. Pero últimamente, siento que me he topado con un muro.”

El rostro de Aselia se nubló y bajó la mirada con tristeza. Mira asintió en señal de comprensión.

“Como Salomón, ¿eh? Es un luchador poco ortodoxo, no sugeriría usarlo como estandarte.”

“Hasta ahora he conocido a muchos otros paladines, así que lo sé.

¡Pero Su Majestad sigue siendo el número uno en mi corazón! Así que por favor… digamos que es sólo para referencia. Dímelo.”

Los aventureros de Rango C eran conocidos como aventureros veteranos porque había un fuerte aumento de la dificultad entre el Rango C y el D, un muro de poder que era demasiado alto para superarlo sólo con la fuerza o el conocimiento. El Rango D incluía algunas peticiones destinadas a poner a prueba la capacidad metafórica de escalar muros.

“Bueno, está bien.” Se rindió Mira. “Si admiras a Salomón, ¿tienes una espada elemental?”

“¡Por supuesto! Mi estilo de lucha está especializado en la liberación de elementos como el suyo. Aunque mi arma es sólo una espada recta carmesí…”

“Hrmm. Una espada recta carmesí, ¿eh?”

Especializarse en la liberación de elementos significaba que las capacidades de la espada elemental afectarían en gran medida su poder de combate. Sin embargo, una espada recta carmesí debería estar bien.

Era una espada elemental estándar con el poder del fuego. Fácil de manejar, sin peculiaridades, y con una longevidad real.

Publicidad M-M1

Mira se preguntó qué tenía Salomón que no tuviera Aselia. Si la espada no era el problema, entonces el problema debía estar detrás de la espada. “Dices que te has estancado. ¿Puedes decirme más?”

Aselia sonrió con tristeza y continuó: “Últimamente, mi manejo de la espada es pésimo. Puedo dar un buen golpe, pero nunca puedo acabar con el enemigo. Recibo un fuerte contraataque y, al final, fracaso. Aargh, ¡esto no pasaba antes!”

Golpeó la superficie del agua con frustración.

“Hrmm. Problema de espadas, ¿eh?” Murmuró Mira, limpiándose las gotas de agua de la cara. Pensó en el efecto de la liberación elemental del paladín.

La liberación elemental desata el poder latente en un arma u otra pieza de equipo, magnificando temporalmente su elemento sintonizado. En este caso, la espada recta carmesí se convertía en una hoja de fuego que quemaba al enemigo.

“He estado pensando en formas de resolver esto por mi cuenta.”

Continuó Aselia. “La espada recta carmesí es lo que he estado usando desde que era novata, así que creo que necesito un cambio de ritmo.”

“Ho ho. Bueno, si tienes algo mejor, eso seguramente mejorará tus posibilidades. ¿Qué tienes en mente?”

La liberación de los elementos era mucho más efectiva con armas más fuertes. De las espadas alineadas con el fuego, la espada recta carmesí era mediocre. No es terrible, pero probablemente podría encontrar algo mejor con algo de esfuerzo.

Aselia hinchó su amplio pecho y declaró con orgullo: “¡Una hoja espiritual! Es mi única opción.”

Las hojas espirituales eran extremadamente compatibles con la liberación elemental del paladín. Aselia tenía la idea correcta. Si conseguía una hoja espiritual, daría pasos de gigante como paladín.

“¿Hojas espirituales, hrmm? Una sería óptima para una construcción especializada en la liberación de elementos, pero espero que entiendas que no son muy fáciles de conseguir.”

Todas las armas espirituales obtienen su poder del favor de los espíritus. Era como si se cortaran partes de sí mismos. Para obtener estas armas, era necesario tener una larga relación con un espíritu o ser bendecido con gran suerte.

“Sí, yo también lo pensé. Pero entre nosotras…” Aselia se inclinó cerca del oído de Mira y bajó la voz hasta un susurro. “Hay una ciudad portuaria en dirección a Ozstein. He oído que tienen tiendas que de vez en cuando venden armas espirituales con un 30% de descuento sobre el precio de mercado.”

Entonces, Aselia se alejó de nuevo y se hundió más en el agua.

“Tengo mucho dinero ahorrado.” Explicó. “Hasta ahora he resuelto mis peticiones con gastos mínimos; lo único caro que he comprado ha sido la espada recta carmesí. Aunque una espada espiritual de alta calidad sea demasiado, puedo permitirme una de baja calidad con un descuento del 30%. ¡Ya voy para allá! Al parecer, puedes acercarte en tren.”

Aselia sonrió como una niña pequeña, sin poder contener su emoción.

“¿Ahora tienen tiendas así? Cómo han cambiado los tiempos.”

Reflexiona Mira.

Comprar un arma espiritual con dinero. De hecho, ese era un método para obtenerlas. Pero dada su utilidad y rareza, alcanzaban precios increíbles. En algunos casos, comprar un arma elemental por el mismo precio sería más eficiente. Pero las espadas espirituales eran indudablemente poderosas.

Cada arma tenía características únicas basadas en el espíritu que bendecía la espada. Si un arma tenía el poder de un espíritu volador, el portador se encontraría mucho más ligero de pies. En el caso de un espíritu violento, al blandir su arma podría surgir el poder. Si uno tenía una armadura de ese mismo espíritu, desataría poderosos contraataques al ser golpeado. El valor de cada bendición formaba parte del encanto del arma espiritual.

Por eso tenían tan buena sinergia con los paladines. Durante la liberación elemental de un paladín, este poder se magnificaba. Mira ya había visto a Salomón en acción con un arma espiritual. Y si Aselia tenía la posibilidad de conseguir un arma espiritual, Mira no se lo impediría: seguro que la convertiría en una luchadora más fuerte.

Sin embargo, Mira tuvo que preguntarse si Aselia estaba demasiado obsesionada con la espada. Al fin y al cabo, los paladines se definían por sus habilidades en la defensa, no en el ataque.

Mira observó de arriba abajo el cuerpo de Aselia. Tenía cicatrices visibles en varios lugares. Muchas de ellas estaban en la parte superior del cuerpo, que debería ser fácilmente defendible con un escudo. La propia Aselia había dicho que sufría muchas heridas porcontraataques, lo que sugería que estaba demasiado concentrada en su espada.

La principal defensa de un paladín era, naturalmente, su escudo.

Pero Aselia había dicho que la espada recta carmesí era su único gasto importante.

“Por cierto, ¿qué tipo de escudo utilizas?” Preguntó Mira, teniendo en cuenta que Aselia podría estar usando un escudo totalmente aceptable.

“¿Escudo? Umm, sólo el escudo de cometa que compré en una tienda de armas antes de empezar mi viaje.” Respondió Aselia, ladeando ligeramente la cabeza.

“Hrmm.” Murmuró Mira.

La construcción de paladín de liberación elemental tenía una forma de luchar probada. Liberar el elemento del escudo, bloquear un ataque y golpear cuando el enemigo ha sido sorprendido por el efecto del escudo. Esta era la base de la que partían todas las rotaciones de habilidades de los paladines, incluida la de Salomón.

“¿Qué elemento tiene el escudo?”

“Ninguno. Es totalmente normal. ¿Crees que es por eso?”

Parecía que tendría que volver a aprender a luchar desde el principio. Mira sacó de las profundidades de su mente todos los detalles del viaje de Salomón. Si Aselia quería ser como Salomón, debía tomarse en serio esta lección.

“Porlo que recuerdo, Salomónconsiguió un escudo elementalantes que una espada elemental. De hecho, tardó bastante en conseguir la espada. Su estilo de lucha era, para ser franco, bastante aburrido en aquel entonces.”

“¡¿Eh?! Pero Su Majestad es conocido por…” Incapaz de creerlo, Aselia recordó todo lo que sabía sobre Salomón. Era conocido por su maestría con la espada. Quería llamar a Mira mentirosa… pero Mira había conocido a Salomón desde el principio.

“Créeme cuando te digo que el Salomón de hoy empezó con los mismos bloques de construcción de paladines que cualquiera.” Le aseguró Mira.

“Los fundamentos, ¿eh? Si un ser celestial lo dice, entonces tengo que confiar en ti.” Aselia pareció masticarlo y finalmente se tragó las palabras de Mira. En busca de motivación, finalmente preguntó:

“Entonces, ¿cómo me comparo con Su Majestad?”

“Hrmm. Todavía no te he visto en batalla, así que no puedo asegurarlo. Pero si deseas seguir los pasos de Salomón, deberías procurarte un escudo elemental antes que una espada espiritual. Luchamos juntos a menudo, así que puedo decir con certeza que su estilo de lucha surgió del uso de un escudo solo.”

“Bien… bien. Tienes razón. Siempre me he preguntado si tomé la decisión correcta sobre el escudo, ya sabes.”

“Me sorprende que hayas llegado hasta aquí…”

Las recientes lesiones de Aselia la habían hecho dudar. Aun así, siguió avanzando, sin atreverse a parar y reflexionar en profundidad sobre su situación. Ahora la luz iluminaba el caminoperdido de Aselia.

El conocimiento de Mira sobre el pasado de Salomón hizo que Aselia deseara volver a sus raíces. La verdad que se había negado a aceptar comenzó a iluminar el camino hacia su futuro.

“¡Me encantaría que me dijeras con qué escudo elemental empezó Su Majestad!” Aselia juntó las manos, suplicando… lo que también apretó sus pechos. Los ojos de Mira se desviaron mientras luchaba por mantener la concentración.

Finalmente espetó: “Creo que fue el escudo de piedra de rubí.”

Mira había presenciado cómo Salomón obtenía su primer escudo elemental porque la había arrastrado. El escudo de piedra de rubí era un escudo de fuego que se podía obtener de un monstruo especial.

Recordó su viaje. El escudo de piedra venía en las ocho variedades elementales, y naturalmente, ella le había ayudado a obtener cada una de ellas. También tuvo que reírse de la tarea que había supuesto.


“Elescudodepiedrade rubí fue dondeSu Majestad comenzó. Bien.

Gracias, Mira, cariño. Empezaré de la misma manera.” Declaró Aselia, con la determinación patente en su rostro.

“No te lo impediré, pero son opciones bastante pobres comparadas con otros escudos elementales. Tal vez puedas encontrar algo un poco mejor.”

“¡No! ¡Quiero recorrer el mismo camino que Su Majestad!” Aselia insistió.

Mira no pudo hacer otra cosa que ofrecer su apoyo. Sonrió, sabiendo que a Salomón le encantaría escuchar esta historia.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios