Bokutachi No Remake! (NL)

Volumen 4

Capítulo 5: He Decidido

Parte 1

 

 

Mis recuerdos han estado incompletos desde que llegué a este mundo.

Hablé con Tsurayuki en la colina, luego nos separamos, y sin recordar nada desde ese momento, me encontré transportado al mundo de 2018.


No sé cómo acabé en la industria del videojuego. Recordé haber hecho el juego con los miembros de la pensión Kitayama. Pero eso no era todo, debió de haber alguien que me guiara. ¿Sensei? No, no puede ser. Kiryu-san… tampoco lo creo.

—Bueno, esto es así, creo que ya es hora.

Tomioka Keiko. También conocida como Keiko-san. Es una joven misteriosa que domina la producción de juegos y habla con un atroz dialecto de Kansai. Es la persona que nos apoyó en la realización de nuestro juego doujin, de principio a fin.

Me preguntaba cómo se me había escapado de la memoria esta poderosa presencia, pero con una certeza, empezaba a entender por qué.

—Um, Keiko-san, tú eres…

Publicidad G-M1



Estaba a punto de decir algo.

—Uups, para, para. —Entró en pánico y me detuvo—. No me preguntes sobre eso ahora. Lo entenderás con el tiempo.

Y no dijo nada más respecto a eso.

—Bueno, ahora. —Keiko-san volvió a hablar, cortando mis palabras—, Ya lo sabes, ¿no? Ya era hora.

—Sí, lo entiendo… creo.

No dijo nada en concreto, pero pude imaginar que probablemente fuera así.

Ya es hora… de que termine este mundo en el que estoy, y de que entienda por qué he viajado del mundo de 2007 al de 2018.

Y que probablemente la clave esté en las manos de la senpai que tengo delante, que sólo parece una niña.

—Quieres volver, ¿verdad?

Esas únicas palabras que dijo lo resumían todo.

Quería volver al mundo del 2007. Después de separarme de Kawasegawa, seguí pensando en ello.

—No obstante. —El rostro de Keiko-san se volvió serio de repente. Entonces comenzó a hablarme, tratando de hacerme recordar—. ¿No eres ya afortunado ahora mismo? Trabajas con éxito para una desarrolladora de juegos de tamaño medio, todo el mundo confía en ti, y tienes una esposa y una hija muy tiernas esperándote cuando llegas a casa. No hay nada de lo que quejarse, es la imagen de la felicidad. —De espaldas a mí, mira al cielo mientras un avión vuela por lo alto.

Puedo ver el avión blanco puro brillando a la luz del sol.

—Aunque elijas vivir en este mundo tal y como está, nadie te culpará. O, más bien, probablemente pienses: «¿Por qué debería elegir otra cosa?». —Keiko-san se quedó quieta y bajó la mirada—. Pero cuando vuelvas al mundo anterior, por supuesto, todo esto desaparecerá. Tu insustituible familia, tu satisfactorio trabajo, tus amigos, todo.

Se dio la vuelta. Nunca había visto nada parecido, no…

Ahí estaba la misma mirada intensa en sus ojos que no había visto desde el día en que me separé de Tsurayuki.

—¿Estás dispuesto a tirar toda esta felicidad por la borda para volver al pasado, muchacho?

Venir al futuro me ha enseñado mucho. Aprendí lo egoísta, arrogante e ignorante que era. También aprendí que había gente que me necesitaba durante mucho tiempo.

—……

Sopló otro viento fuerte y el aire húmedo del mar envolvió la zona. El calor se pegaba a mí y podía sentir el sudor corriendo por mi piel.

De repente, recordé.

Cuando estaba en Osaka, la zona donde estaba la universidad tenía una diferencia de temperatura drástica. Los inviernos eran muy fríos. En verano, hacía calor. No teníamos aire acondicionado, pero nos divertíamos mucho… Ésa era mi vida cotidiana.

—Sí… estoy dispuesto a hacerlo.

La historia con él y las chicas continuará. Si sólo hubiera tenido más confianza en mis acciones. Si sólo me hubiera dado cuenta de la amabilidad de Kawasegawa, hubiera sabido cómo se sentían todos, y hubiera hablado más en lugar de cargar todo sobre mis hombros solo.

—Yo… no regresé en el tiempo porque quería ser feliz.

Quería hacer algo.

Seguí eligiendo huir, los pensamientos del pasado que deseaba con arrepentimiento.

No es el momento de coquetear con alguien, o de engañarme a mí mismo y convertirme en un héroe.

Sólo deseaba eso,

—Quiero tener problemas. Quiero tener pesares. Quiero desesperarme. Quiero que me lleven hasta el punto de no poder pensar en nada más. Con todos… Si puedo hacer eso con ellos, eso es más que un futuro feliz, eso es lo que quiero.

Disfrutaba de la producción.

A pesar de que tuvimos choques, a pesar de que nos peleamos, y a pesar de que había una gran despedida por delante. Pero yo seguía queriendo crear. Quería estar con él, con ellas y con todos en el lugar donde hacíamos cosas.

—Yo… con todos.

Las lágrimas se derramaron de mis ojos. Había sido capaz de contenerme antes, pero ya no podía soportarlo.

Pude imaginar la sonrisa radiante de Tsurayuki.

Me vino a la mente la alegre sonrisa de Nanako.

Y luego estaba la sonrisa de bienvenida de Shinoaki.

Mientras un pensamiento me venía a la mente tras otro, algo estalló en mí.

—Quiero volver, yo… quiero volver, a esa época, con todos… a la época en que estaba con todos… ¡Quiero volver!





Como un niño que suplica por algo con lágrimas cayendo por mi nariz y mis ojos, me colgué de Keiko-san y le supliqué con locura.

No voy a decir que todo va a ir bien sólo porque empiece de nuevo. Más bien, creo que seguiré cometiendo grandes errores. Habrá momentos en los que perderé el rumbo.

Aun así, quería volver. Quería pasar tiempo con todos y crecer.

Durante un rato, me aferré a ella y lloré. Keiko-san me acarició suavemente la cabeza y se quedó así.

A los demás debió parecerles muy extraño. Un hombre adulto llorando junto a una linda niña.

Publicidad G-M2



Pero… no podía parar. La combinación de lo que había estado cargando y los fuertes sentimientos que finalmente había recuperado me habían agotado todas las demás emociones.

—…Lo siento. —Finalmente dejé de llorar, me disculpé y levanté la cara.

La expresión de Keiko-san era tan suave… que casi me hizo llorar de nuevo.

—Qué buena cara

Me puse de pie en el banco.

—Muy bien, vamos.

Rápidamente, levanté la mano.

Ella trató de estrechármela, pero la detuve con pánico.

—¡Wawawa, para, detente un momento!

—¿Qué pasa, después de todo lo que dijiste, prefieres quedarte en este mundo?

No puedo decir que no lo extrañaría.

Había tanta gente que quiero en este mundo. Sólo en los últimos meses, había entrado en contacto con tantas personas diferentes.

—Así que al menos…

—Hay alguien de quien quieres despedirte.

Porque tenía a alguien especial.

Quería despedirme de esa gente.

Keiko-san, que todavía parecía una niña pequeña, me dijo mientras me apretaba.

—…Bien, adelante, entonces. —Sonrió suavemente, como una madre que se despide de su hijo—. Una vez que hayas terminado, será hora de decir adiós a este mundo.

Luego murmuró: «Hasta luego», y se alejó.

El sonido de un avión que despegaba resonaba con fuerza en mi cabeza.

Los fuertes rayos del sol me abrasaban la cabeza. La elevada humedad hacía que mi cuerpo sudara, pero, extrañamente, no me sentía incómodo.

Levanté la vista con firmeza y comencé a caminar de espaldas al cielo azul.

***

 

 

Cuando subí al tren y regresé al centro de la ciudad, ya era casi de noche.

No me detuve en la oficina, sino que fui directamente a casa. Quería ver a todo el personal con el que había pasado algún tiempo, pero me limité a los que realmente quería ver.

Me bajé del tren en la estación de Noborito y desde allí fui directamente a mi apartamento.

Echando la vista atrás, sólo hace unos meses que este lugar se convirtió en «mi hogar».

Pero cuando llegaba, me sentía a gusto. La persona que amo siempre estaba aquí, y la hija que tuve con ella siempre había sido un consuelo para mí.

—Estoy en casa. —Abrí la puerta con el saludo al que ya estaba acostumbrado a decir.

Ese fue el momento.

—¡Mira~, mira~, Papá! ¡Mira esto!

Maki vino corriendo desde la parte de atrás con un estruendo y una fuertes pisadas. Y…

—¡Mamá es realmente… muy buena dibujando! —Dijo palabras increíbles y me mostró una cosa más increíble.

—Esto… es…

Una pequeña tableta LCD que parecía haber sido comprada el año pasado para los dibujos de Maki.

Había una ilustración con ese toque que tanto me había gustado.

—Los dibujos de Shinoaki…

Era un dibujo de verano.

Una chica con un vestido de una sola pieza sobre un fondo de cielo azul y mar.

Incluso el tema parecía traer la imagen de Shinoaki de aquella época.

Al principio no podía creerlo. Incluso me pregunté si el mundo ya se había deformado desde aquí.

Así de extrañó pensé que sería verlo en este mundo, pero ahí estaba.

—Papá, bienvenido de nuevo… Ah, ¿Maki ya te lo ha mostrado?

Desde el fondo de la habitación, apareció Shinoaki, con un delantal.

—¡Porque a Mamá se le da muy bien!

—Jeje, pero ya sabes que tu padre ve a mucha gente que dibuja mejor que eso. —Shinoaki se rio y cogió a Maki en brazos.

—¿Qué pasó…? Volviste a dibujar… —Finalmente hablé, y eso fue lo mejor que pude decir.

—…Sí.

Parecía avergonzada, y luego sonrió como si acabara de salirse de algo.

—Intenté jugar al juego que dijo Kyouya-kun.

—¿MisClo?


Shinoaki asintió.

—Minori Saikawa-san… ¿no es así? Me parecieron muy bonitos sus dibujos. Así que pensé que me gustaría intentar dibujarlos.

Sentí como si todo mi cuerpo se llenara de poder.

Una inexplicable sensación de excitación me recorrió de pies a cabeza.

Lo siguiente que supe fue que estaba abrazándolas mientras sostenía la tableta.

—Eh, ¿qué pasa Kyouya-kun?

—Papá, ¿qué pasa, papá?

Mientras ellas estaban confundidas, yo sólo me quedé en esa posición y lloré.

***


 

 

«No hay nada en este mundo que sea en vano, de eso estoy segura.»

Las palabras de Kawasegawa se repetían en mi cabeza.

Los dibujos de Shinoaki inspiraron a Minori Saikawa a convertirse en ilustradora, lo que a su vez inspiró a Shinoaki a volver a dibujar.

Desde el punto de vista de los acontecimientos del mundo, probablemente esto solo fuera un asunto trivial.

Para mí, fue una alegría insustituible…

***

 

 

El último día. Pasé el tiempo con las dos como siempre.

Metí a Maki en la bañera, jugué con ella un rato y le di las buenas noches.

Me fui a la cama con Shinoaki y le di un beso de buenas noches.

Y…

—Es raro.

Tuvimos una larga charla.

—Hacía mucho tiempo que no dibujaba, pero en el momento en que decidí que quería hacerlo, fui incapaz de resistirme.

Publicidad M-M2

El tiempo transcurrido entre que vio la ilustración de Minori Saikawa y dibujó la suya fue increíblemente corto. Más que nada, ella estaba sorprendida.

—…En realidad, sólo fue una pequeña cosa, ¿no?

Sentí que la soledad se desvanecía del rostro de Shinoaki.

La conexión entre ella y los dibujos seguía siendo muy importante.

—Lo siento, Shinoaki.

—No es nada por lo que debas disculparte, Kyouya-kun. — acariciando mi mejilla, Shinoaki sonríe. Y luego, respirando profundamente—, Dejé de dibujar, pero tenía a Kyouya-kun y a Maki, y pensé que estaba bien, que cada día iría y vendría y no habría problemas. —Shinoaki se acercó más a mí y continuó—: Pero, ya sabes. La sensación de entrar en el mundo al dibujar, la alegría de acercarme cada vez más a lo que está en mi cabeza y, sobre todo, la sensación de querer dibujar… Cosas que había olvidado de repente volvieron a mí, eso es muy… —Se detuvo allí. Había un brillo en el rabillo del ojo—. Divertido… y mucho.

—Sí, es cierto.

Le di una palmadita a Shinoaki en la cabeza. Sentí como si estuviera viendo a su antiguo yo frente a mí.

—Lo siguiente… ¿qué vas a dibujar?

Publicidad M-M3

Era lo que quería oír.

—Bueno, quiero dibujar algo grande. Al principio, hice el fondo más pequeño porque no sabía cómo iba a quedar, pero la próxima vez me gustaría dibujar un lugar cada vez más grande. Podría ser en la naturaleza, o en un edificio. Y las chicas. Últimamente no me he fijado en qué tipo de chicas dibuja todo el mundo, así que me gustaría ver qué dibujan los demás…

Las palabras de Shinoaki no cesaban. Una tras otra, las cosas que le interesaban se desbordaban como si hubieran estado almacenadas durante años.

Publicidad M-M1

Después de hablar durante un largo rato, Shinoaki volvió de repente a la realidad,

—Dime~, Kyouya-kun.

Levantó la vista hacia mí, con un tono dubitativo,

—Quiero dibujar… muchas ilustraciones de nuevo. Y cuando esté dibujando, creo que me voy a centrar mucho en ello… así que sobre Maki… ¡Fua!

En medio de la conversación, aprieto a Shinoaki entre mis brazos.

Luego le digo al oído.

—No te preocupes. Haré todo lo posible para apoyarte. Así que…

Estoy tan feliz de poder decir estas palabras. Pensé…… que nunca sería capaz de decirlas de nuevo en este mundo.

—Está bien que dibujes.

Publicidad G-AB



Sentí que Shinoaki asentía repetidamente en mi pecho.

—Gracias, Kyouya-kun.

Naturalmente, nos besamos.

Nuestros labios se tocaron repetidamente, luego se separaron y volvieron a juntarse.

Ambos nos quedamos dormidos en los brazos del otro.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios