Bokutachi No Remake! (NL)

Volumen 2

Capítulo 5: Lo Que Puedo Hacer

Parte 1

 

 

Al llegar a la tienda, encuentro a Nanako y Tsurayuki junto con los miembros de Biken reunidos. Las caras de todos tienen una mirada pensativa. Incluso Kiryuu-san mira lo que tiene delante con una expresión sombría.

—¿Qué es lo que está pasando?


Me encuentro con un hombre solitario rodeado por el grupo al entrar. Era el estudiante de segundo año, Sugimoto-san. Mirando más de cerca, estaba temblando de miedo con ambas manos en el suelo, lo que no hace falta decir que era bastante inusual.

—No es tu culpa, Sugimoto.

A su lado, Kakihara-san lo consolaba con sus manos puestas en sus hombros.

Pero Sugimoto sólo negó con la cabeza y dijo:

—¡Cómo no lo va a ser! No pude llamar para confirmar…

Publicidad M-M3

Entonces se puso a llorar. Es muy diferente del tipo divertido que conocí en la fiesta de los recién llegados. Es sorprendente.

—¿Puedo preguntar… qué pasó?

Me sentí obligado a preguntar. Después de un momento, Kakihara-san respondió.

—Has oído hablar del concierto del festival, ¿verdad? El que estábamos planeando Sugimoto y yo.

—Sí. Han estado preparándolo durante bastante tiempo.

—Y ahí es exactamente dónde está el problema. —Kakihara-san dice como si lo escupiera.

…Incluso ocurrió en un momento crítico. —Kiryuu-san ya debe haberse enterado de la situación en base a su mirada hosca.

—Nosotros nos encargamos principalmente de contratar a los artistas, negociando con varias bandas y cantantes. Es un trabajo bastante duro teniendo en cuenta que tenemos que lidiar con sus honorarios y todo eso.

He oído que este es uno de los mayores eventos de la zona de Kansai. Debe ser un trabajo de mucha presión.

Publicidad M-M1

—Y entonces… hablamos de llamar a un gran cantante como el gran final.

—¿Un pez gordo? ¿Quién?

—Desde el principio fue una persona difícil de tratar. ¿Conoces a un cantante llamado Shogo Mori?

—¿Eh? ¿Se supone que Shogo Mori iba a venir?

En esta época, era un cantante que tuvo un gran avance al interpretar temas de películas y telenovelas. No me enteré de que viniera al festival. Si hubiera venido, habría causado un gran revuelo.

—Justo antes de su gran éxito el año pasado, Sugimoto le pidió que viniera. Es un gran fan del tipo, así que cuando recibió un sí, estaba saltando de alegría. —Suspiró y se revolvió el pelo—. Sin embargo… después su popularidad se disparó de repente, así que el contacto con él se hizo escaso. Su actitud, ya de por sí arrogante, se había vuelto insufrible para entonces, así que, por si acaso, lo convirtieron en un invitado secreto y ni siquiera lo anunciaron en el panfleto. Y entonces…

—Hoy… snif… me puse en contacto y me dijeron que como su nombre no estaba anunciado en ninguna parte del panfleto, no tenía que asistir.

—¡Ehhh…!

Eso era terrible. Mientras Shogo Mori no hubiera confirmado, no podían afirmar su participación. Tenían que tomar este curso de acción por el bien de la audiencia. Pero usar eso como una razón para cancelar… Es un infierno.

—Eso es horrible…

—¿Qué diablos? Esa es una acusación completamente falsa, ¿verdad?

Tsurayuki y Nanako se estremecieron de rabia.

—Lo es totalmente. Sugimoto es definitivamente la víctima aquí. Aunque desde el punto de vista del comité, será su responsabilidad si no hay nadie en el escenario.

—De ninguna manera…

Publicidad G-M1



Entonces sonó el teléfono de Sugimoto. Con cara completamente pálida, contestó.

—Sí. Sí… lo siento, es un poco difícil continuar con ello. Sí… lo entiendo. Voy a ir ahora.

Y con un «bip» colgó el teléfono.

—El comienzo del concierto está cerca, así que…

—Sugimoto, no te pongas tan mal por eso. Ha sido un accidente.

Kakihara intentó consolarlo, pero Sugimoto esbozó una sonrisa melancólica y dijo…

—Entonces… voy a salir. Lo siento, chicos, no quería preocuparlos.

Con eso salió de la tienda y se dirigió al local.

Después de verlo salir…

Publicidad G-M3



—¡Maldita sea! —Kakihara-san gritó inesperadamente fuerte— . Dejarlo así cuando Sugimoto y todos los demás se esforzaron tanto… ¡Como si pudiera aceptarlo!

Voces de lamento resonaron por toda la tienda. Nadie podía hablar. Todos estaban aplastados por un asunto que no estaba en su control.

—Pobre tipo… pero no hay nada que podamos hacer por él. — Kiryuu-san sólo pudo mirar hacia el cielo con una mirada de dolor.

—¿No podríamos ofrecerle dinero? De todas formas, es 100% su culpa. —Tsurayuki arremete con voz airada.


—Incluso si compensamos al bastardo, sólo somos estudiantes. Pensará que es más problemático de lo que vale. —Hiyama-san intervino con una mirada pensativa y los brazos cruzados.

—Así es el mundo del espectáculo por estos lares, astuto hasta la médula. Qué se le va a hacer. —Keiko-san sacó sus pensamientos con calma, y continuó—. Ese cantante como se llame ya no vendrá por aquí, así que supongo que decidirán rápidamente un sustituto y lo apuntalarán en el escenario.

—Ya veo, pero ¿a quién podrían conseguir para ello…?

—A quien de hecho…

—Créeme, no es que no hayamos preparado un sustituto. Ni siquiera pudimos encontrar un sustituto antes de escribir exageradamente «Secreto».

Por supuesto que habría otras bandas tocando en el concierto en vivo. Normalmente uno no sería negligente en conseguir un sustituto allí. Pero ahora que han hecho tanto alboroto declarando audazmente que habría un «Invitado secreto» en el folleto, no se encontraría una banda o un cantante que se lanzara a ser ese sustituto.

—La banda de acompañamiento tiene una trayectoria probada, por lo que puede adaptar la canción al cantante hasta cierto punto. Ahora bien, si pudiéramos encontrar la última pieza del rompecabezas para que las cosas vayan bien… —Kakihara-san suspira.

Los miembros del club y todos los de la pensión hundieron sus rostros en el silencio, reflexionando sobre lo que podíamos hacer.

Y en medio de esto, conjuré algo.

Esta era mi oportunidad de hacerlo realidad. No era el objetivo final, pero sería un buen paso en la dirección correcta.

—Uhm. —Me acerqué a Kakihara y le dije—: ¿Qué tal si dejamos cantar a Nanako?

—¿Eh…?

Brevemente sólo hubo silencio. La propia Nanako fue la única que pudo pronunciar una palabra.

Y entonces…

—¿¡Eehhhhhhhhhh!?

Todos gritaron al unísono.

—¿Has dicho… que ella va a cantar?

Kakihara-san señaló a Nanako. Los ojos y boca de Nanako se abren de par en par por la sorpresa. Todavía no se había vuelto a cambiar, así que estaba allí de pie con su uniforme de sirvienta.

—Sí, así es.

—¿Cómo que sí? Quiero decir, ella no es realmente una cantante, ¿verdad? Hashiba-kun, esto no es un concurso de karaoke, ¿sabes?

—¿Quieres poner a Nanako en el escenario tan de repente? ¿No será un poco difícil de ejecutar?

—¿Hablas en serio, Kyouya-kun?

La ansiedad de Tsurayuki y del otro sigue siendo inquebrantable. Para colmo, el rostro de Nanako se ha vuelto blanco pálido. Oh, bueno, esa es la reacción esperada de todos modos.

—Según lo que han dicho, contratar a un profesional es casi una causa perdida. Y, por otro lado, conseguir que las otras bandas actúen sería difícil debido a las circunstancias que se dan, ¿verdad?

—Sí, pero…

—Entonces, si ese es el caso, que tuvieran tanto un cantante desconocido como una banda de acompañamiento daría la atmósfera de «Secreto».

Soy muy consciente de que es sólo un sofisma y una semántica. Pero esto de aquí, al menos, es la oportunidad para que Nanako piense que puede haber un lugar para ella en el canto.

—Pero si no tiene la fuerza para hacer que la gente escuche, ¿no será todo completamente inútil? Y el final del espectáculo es muy importante. Si fracasa, el daño a su reputación no sería ninguna broma. ¿Estás seguro?

Kakihara-san se quedó reflexionando en silencio y entonces… Su teléfono móvil sonó.

—Hola… ah, sí. Voy para allá. ¿Puedes poner en espera el asunto con el cantante sustituto? Puede que consiga contactar con alguien. —Después de decir eso, colgó el teléfono.

—¡Kakihara-san…!

—Si ella realmente va a cantar, entonces ven a mí totalmente decidida. Puede sonar pomposo que yo lo diga, pero el concierto se arruinaría absolutamente si lo haces a medias…

La voz de Kakihara-san era severa. Él es el encargado de supervisar todo el espectáculo, así que era natural.

—Entonces me iré ahora. La hora de salida del acto final es… en 15 minutos.

Y con eso, Kakihara-san también se apresuró a llegar al recinto del espectáculo en vivo. Una vez más, el silencio volvió a reinar.

—De alguna manera, esto se ha convertido en un lío infernal. — Tsurayuki se rascó la cabeza.

—Nanako. —Di un paso hacia ella—. No te preocupes, puedes hacerlo.

Pero Nanako trataba de alejarse de mí cuanto más me acercaba.

—Puedo verlos diciendo que no soy buena en esto. Puedo imaginar sus risas y preguntando «por qué se ha presentado esta chica». Es aterrador… —Mira al suelo para no hacer contacto visual con nadie—. Hasta ahora… nadie ha…

Nanako se las arregló para exprimir tanto hasta que… —¡¡Nanakooo!!

Salió corriendo de la tienda.

—¡Hasshi! ¡Nanako-chan huyó! ¿¡Qué debemos hacer!? — Kiryuu-san salió al pasillo con la cara pálida sin saber qué hacer.

—¡Yo la traeré de vuelta… no te preocupes por nada! —Estaba a punto de ir tras ella cuando Tsurayuki me agarró por los hombros.

Publicidad M-M5

—¿Qué pasa con el espectáculo? ¿No nos acaban de decir que está a punto de empezar?

—¡Lo dejaré en tus manos, buena suerte! —Entonces persigo a Nanako a toda velocidad.

—Eh… lo dejas en mis manos… —Tsurayuki mira a Shinoaki—. ¿Qué hacemos…?

Corro más allá del pasillo y bajo las escaleras. Miro frenéticamente de izquierda a derecha y veo que Nanako ya ha desaparecido.

—¡Nanako, espera! por favor… vamos a hablarlo…

Esta podría ser seguramente una oportunidad especial para Nanako. Si ella se congela por miedo ahora, entonces nunca será capaz de seguir adelante.

—¡De ninguna manera dejaré que esto termine así!

Conseguir una oportunidad siempre ha sido como un videojuego imposible. La mayoría de las veces, no serías capaz de enfrentarte a él con toda la salud y los PM. Por eso quiero que Nanako aproveche esta oportunidad que ha llamado a la puerta a como dé lugar. Miro la hora en mi teléfono.

—¡Sólo quedan 10 minutos…!

Sólo puedo esperar que Tsurayuki y los demás sean capaces de aguantar. Tengo una idea de dónde podría ir. En la desesperación, me revuelvo por el campus.

***

 

 

El escenario principal de la plaza central aquí dentro, se encuentra el evento principal del último día. El concierto del festival de la escuela está alcanzando su punto álgido.

—¡Gracias a todos!

La penúltima actuación, protagonizada por un trío de músicos, acaba de terminar. Uno de ellos grita al público, hinchando un poco más el aire.

—¡Y esa fue la actuación de Prince of Persia Cats! ¡Ahora tendremos un descanso de 10 minutos~!

El sistema de megafonía tocó una canción famosa. Narumi Ohashi, una estudiante de tercer año del Curso de Casting del Departamento de Radiodifusión, anunció un intermedio como presentadora del evento. Inmediatamente se dirigió a los bastidores y se reunió con Sugimoto y los demás que ya la esperaban.

—¡No pueden hacer esto sin más! Si confiamos en un aficionado, nos estaremos buscando problemas. Va a acumular rápidamente error tras error. —Ohashi mantuvo su mirada severa, desechando la idea de la sustitución.

—Lo sé, pero el hecho es que conseguir a alguien más será difícil. —Kakihara también tenía una mirada sombría—. La verdad es que ya me he puesto en contacto con las otras bandas. No obtuve ninguna buena reacción, me rechazaron de plano.

—Entonces lo del artista «secreto» te vino a morder el culo… pero no te culpo.

Ohashi suspira audiblemente. Sugimoto se quedó quieto en la angustia mirando con disculpa a su superior que estaban al límite de sus fuerzas.

—Para empezar, esa chica… ¿Nanako-chan era? Desapareció, ¿verdad, Kakihara-kun?

—Sí.

—Incluso si cedimos y nos arriesgamos con ella. ¿Puede siquiera cantar en ese estado?

Todos se callaron ante la pregunta de Ohashi.

Y entonces alguien respondió.

—No te preocupes. Nanako definitivamente vendrá a cantar.

—…¿Y tú eres?

—Soy un estudiante de primer año del departamento de cine, Tsurayuki Rokuonji. Sólo sé… que Nanako no es el tipo de persona que se pierde bajo presión y huye de cantar. Puedo prometerte eso.

—Así que eres su amigo. Si de mí dependiera, esperaría a que viniera, pero… —Ohashi miró al escenario. El intermedio estaba a punto de terminar—. El espectáculo debe continuar. Si no hay nadie, entonces…

Ohashi se detuvo a mitad de la frase cuando Tsurayuki retiró el dobladillo de su chaqueta, 5 bolas de colores aparecieron de la nada. Las bolas rodaron por toda su espalda, se deslizaron por su cabeza y finalmente volvieron a sus mangas. Era como ver magia.

—Soy un estudiante de primer año del departamento de cine, Tsurayuki Rokuonji. Pero, en realidad soy un payaso que pasaba por aquí. —Las bolas desaparecieron rápidamente en la chaqueta—. Y dicho esto, si te parece bien, ¿puedes utilizarme para continuar el espectáculo?

Mientras todo el mundo estaba boquiabierto en medio de su asombro…

—Si alguien está dispuesto a continuar con él, entonces creo que podríamos hacer algo de tiempo. —llegó una respuesta rebosante de confianza.

—Hay que decir que probar varias cosas en la vida es bastante útil.

Shinoaki parecía sorprendida.

—¿Sabe Kyouya algo de eso?

—No que yo sepa. Pero…

Tsurayuki saca una bola una vez más y la hace bailar en la palma de su mano.

—Ya que él es el que siempre nos cuida, ¿entonces no sabrá cómo se las arreglan los demás?

Luego dio una sonrisa irónica.

***

 

 

—…Te encontré.

Estoy en el corral de la parte trasera del edificio del club.

Era un basurero por así decirlo. Había trozos de carteles y viejos materiales de construcción apilados aquí y allá. Al fondo de dicho vertedero, Nanako me daba la espalda.

—Así que te diste cuenta de que estaba aquí. —De espaldas, Nanako contestó con tranquilidad.

—Es uno de los pocos lugares donde puedes gritar todo lo que quieras. —Respondí mientras me acercaba a ella—. También está la azotea del edificio 3, donde se encuentra el departamento de música, y la parte trasera del edificio 23. Pero esos 2 lugares están fuera de los límites debido a los eventos que ocurren alrededor del campus, así que este fue el único lugar que se me ocurrió.

—Así que sabías de este lugar. Aquí es donde practicaba cantar.

—Por supuesto que lo sé. —Me acerqué hasta estar cerca de la espalda de Nanako. Me detuve, ya que Nanako parecía que iba a seguir hablando.

—Incluso cuando quería escapar, no me atreví a salir de la universidad. En algún lugar de mi mente, quería quedarme en un punto donde pudieras encontrarme.

Entonces miró detrás de ella. Todavía quedaban rastros de lágrimas.

—Sé en mi mente que es una oportunidad para mí. Me he estado engañando a mí misma durante mucho tiempo, así que es una oportunidad directa para arreglar las cosas.

—Pero sabes… —Nanako cortó sus palabras ahí y respiró profundamente, su pecho subió y bajó junto con ella—. Arreglarlo significaría enfrentarse a la posibilidad de fracasar. Cuando fracase esta vez, cuando sea seriamente derrotada… si eso llega a suceder. Nunca podré recuperarme.

—Todo saldrá bien, no fracasarás.

—¡¿Cómo puedes saberlo?! ¡¿De dónde sacas la confianza para decir eso?! —dijo gritando, preguntando cómo era posible que alguien más lo entendiera.

Le hablé a Nanako con voz tranquila.

—Has practicado mucho, ¿verdad? Aunque ha sido poco tiempo, te mantuviste en ello.

—Lo hice. Se lo debo a mi maestro. —Nanako cerró suavemente los ojos, recordando lo que su maestro le enseñó.

—Es por el bien de ese maestro también, Nanako.

—Sí… y estoy agradecida con él. Me gustaría devolver el favor si pudiera. Pero… —Nanako sacudió la cabeza—. Practicar y hacerlo de verdad son dos cosas diferentes. Nunca he cantado delante de nadie desde entonces. No puedo cantar delante de cientos de personas… Tener a toda esa gente escudriñando mi valía da miedo. No puedo soportarlo…

Si no tienes deseo o interés por algo, es difícil alcanzar un destino. La pasión de Shinoaki por el dibujo y la inclinación de Tsurayuki por la escritura es más fuerte que la de cualquiera de mis compañeros y, a estas alturas de sus vidas, es una hazaña por sí sola. Para Nanako, el miedo y la vergüenza asoman en su camino. El sentimiento de protegerse es infinitamente más fuerte que su avidez.

—Kyouya, tú también te has tenido que dar cuenta, ¿verdad? Tengo… miedo de mejorar, miedo de ser sincera todo este tiempo.

—…Sí.

Nanako dejó escapar una sonrisa tensa.

—Fue más fácil para mí que me dijeran que, aunque soy mala cantando, no lo hacía tan mal. Lo mismo ocurre con la actuación. Fue más fácil para mí que me dijeran que era buena, aunque sólo fuera porque es desde la perspectiva de alguien del departamento de cine. Por eso… —Su voz sonaba como si algo saliera a la fuerza de su garganta—. …Me encuentro petrificada ahora mismo. Serían todas las críticas sin ninguna excusa a la que recurrir… Es aterrador, siento que me voy a desmoronar. Cantar en este estado no va a funcionar, en lugar de devolver un favor a mis superiores, se convertiría en un desastre para ellos seguro… Es imposible… —Nanako repitió de nuevo

—Claro, puedes estar asustada, de pies a cabeza a cualquier cosa y todo. —Me acerqué un paso más—. Pero, ¿no te lo he dicho ya? Yo me encargaré de todo. Para que mejores tu canto.

—Y yo te sigo preguntando: ¿por qué lo sigues diciendo…?

—Es por esto. —Al decir esto, le mostré lo que había traído.

—Ah, esto es… —La expresión de Nanako vaciló mucho.

***

 

 

—¡Prepárense todos para esto! ¡Miren como este hombre va a apilar ahora bolas y cajas de distintas formas unas encima de otras!

Vestido con un traje de ninja mientras sostenía un micrófono, Hikawa Genkiro, señaló al hombre que estaba a su lado, Tsurayuki, que tenía una expresión solemne. En un abrir y cerrar de ojos, se formó una torre milagrosamente equilibrada en la mano izquierda de Tsurayuki.

—¡Y, ¿qué tal estuvo?! ¿Les ha gustado a todos? Con el grito de Hikawa, todos estallaron en aplausos. —¡Increíble! ¿Qué pasa con ese novato?

—¡Me sorprendió cuando salió de la nada, pero su actuación fue increíble!

Al ver el buen recibimiento, Hikawa también se envolvió de energía.

—¡Querido público, por favor, denle un aplauso! Los aplausos del público se prodigaron por el recinto. —Siento haberte involucrado de repente, Hikawa.

—¡No te preocupes! Un principio mío es ayudar a los amigos en apuros. —Hikawa hizo un gesto con el pulgar hacia arriba y respondió con una sonrisa.

—Sí… eso es seguro. —Tsurayuki asintió—. ¡Kyouya, date prisa…! —Esperó su llegada mientras sostenía la torre exquisitamente equilibrada.

—¡Kyouya-kun! …¿Y Nanako-san? —Kakihara estaba esperando en la entrada.

—¡Dense prisa en entrar!

Apresurándonos encontramos a Sugimoto-san esperando detrás del escenario.

—Gracias… ¡has vuelto! —Kakihara-san sonrió felizmente —Sí… siento llegar tarde.

—Está todo bien. Tenías que prepararte, nada de pasar de puntillas. —Entonces Sugimoto-san sacó unas partituras.

—¿Cuál quieres?

—¿Eh?

—La canción que vas a cantar. Son canciones que has practicado, incluye canciones que te gustan, Kogure-san. Estas son las opciones. Elige una.

—Estas son las que he cantado en el karaoke…

—¡Gracias por el apoyo! —Tsurayuki hizo su último gran truco y recibió un fuerte aplauso—. ¡Pero la próxima actuación seguro que será mejor! ¡Estén atentos a ella! —Después de eso se retiró a los bastidores.

—Que actuación sorpresa del equipo de estudiantes de 1er año~.

Los miembros de la banda aparecieron entonces en el escenario principal y comenzaron a prepararse para el espectáculo.

—Shinoaki, Hikawa-kun, Tsurayuki, gracias.

Antes de su aparición en el escenario, Nanako agradeció a todos por mantener el espectáculo en marcha.

—¡Fue Tsurayuki quien más trabajó!

Publicidad M-M2

—Fue un gran truco… ¡hizo poiyaa!

Tsurayuki miró la cara de Nanako y en silencio le hizo un gesto para que chocara los puños.

—Sólo queda que tú hagas el resto. No huyas ahora.

Nanako se rio y chocó los puños.

—¿Quién va a huir? Voy a recibir 100 veces más aplausos que tú.

Muy bien, eso debería ayudar a aliviar algo de la tensión.

—Ahora entonces, Nanako.

Le hago una señal con los ojos.

—Kyouya, si es posible, obsérvame desde las gradas con el público en lugar de entre bastidores.

—¿Puedo preguntar por qué?

—Quiero que veas si puedo cantar correctamente desde la perspectiva del público. —Las palabras de Nanako contenían una pizca de resolución.

—…De acuerdo. Tan pronto como comience, me dirigiré hacia allí.

—Por favor, hazlo. —Nanako se rio y se dirigió a las escaleras hacia el escenario.

—¡Bien entonces! ¡Esta vez es de verdad! ¡Este es el acto final!

Después de confirmar que todos los miembros de la banda estaban presentes, el maestro de ceremonias hizo una señal fuera del escenario.

Una chica nerviosa caminó lentamente desde el lado. —¿Qué? ¿Una sirvienta…? —¿Es ese el tema de la banda?

Nanako Kogure apareció en el escenario vestida de forma inusual para la ocasión.


—Ya es hora de que me vaya… —Después de despedir a Nanako, me dirigí a las gradas. La parte delantera estaba completamente llena hasta la fila central. Apenas pude conseguir un lugar por una pequeña abertura en la parte de atrás.

Me dirijo a un asiento, y en el lugar vacía al lado…

—Shinoaki, por aquí.

—Gracias.

La chica que vino conmigo se sentó allí. Le entregué una botella de ginger ale.

—Gracias, Shinoaki, por ganar tiempo antes.

—Yo no hice nada. Tsurayuki-kun y Hikawa-kun eran los que fueron a por todas.

Todos son tan buenos chicos.

—Nanako… buena suerte.

Todavía puedo ver el nerviosismo en sus movimientos.

—Nanako es fuerte. Estoy segura de que puede hacerlo.

Sus manos estaban apretadas con fuerza. Asentí y me giré hacia el escenario.

***

 

 

Aunque me preparé para esto, el escenario visto desde abajo y el escenario desde arriba son diferentes. Pude distinguir las caras de todos más de lo que imaginaba. Además, sus rostros mostraban curiosidad y duda ante la inesperada visión.

…A partir de ahora voy a cantar aquí.

Respiré hondo y volví a mirar hacia la sala.

La escena que vi hace 10 años me vino a la memoria.

Era el centro de convenciones del Salón Cívico.

Es el lugar al que me llevó la abuela.

No quería ir. No sabía lo bien o mal que cantaba las canciones populares, pero sabía que cuando cantaba, la gente me miraba dudosa. Uno de ellos llegó a decir: «Esa es la nieta de Kogure, ¿sabes…?». La animosidad de algunos era evidente. Pero la abuela se limitó a reírse de las habladurías.

—Tú puedes hacer lo que te plazca. No hay tal cosa como ser bueno o malo, sólo si te gusta hacerlo o no.

No entendí lo que quería decir en ese momento.

Yo cantaba porque lo hacía desde que era pequeña.

Cantaba porque hacía feliz a la abuela.

Nada más y nada menos.

Después de la muerte de la abuela, dejé de cantar canciones populares y esta escena se desvaneció en la oscuridad.

Pero ahora mismo, el recuerdo de aquella época y la escena de aquí se superponían.

Las palabras de la abuela volvieron a mí.

—Puedo hacer lo que me plazca. Ni bueno ni malo. Todo depende de si me gusta hacerlo o no. —susurré en voz baja.

Me dio valor. Al heredar las palabras de mi abuela, mis emociones se encendieron.

Este lugar es un mar.

No era un lago como siempre había pensado que era.

Es un lugar que se extiende hasta el horizonte. Es un lugar lleno de todo.

Desde esperanzas… Hasta sueños… E incluso miedos.

Es diferente del lugar en el que estaba retraída y encerrada.

Es hora de partir.

Con esta ansiedad y tensión podría colapsar, pero…

—…Se….

Debería soltarme hablando primero para poder cantar bien.

—Se supone que no debía estar aquí hoy, pero pasó esto y aquello así que ahora estoy aquí para cantar.

El lugar comenzó a zumbar con ruido.

Publicidad G-AB



La «invitada secreta» era una chica desconocida, además estaba vestida con un traje de sirvienta.

Se preguntaron qué estaba pasando… y luego un comentario.

—Me siento como una idiota por esconderme para no cantar a pesar de tener esta oportunidad… —sonreí al público—. ¡Así que disfrutemos al máximo del final del concierto escolar!

Una voz clara sonó, perforando el cielo estrellado.

El guitarrista principal emitió un gruñido para que la banda de acompañamiento comenzara el cierre.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios