Boogiepop And Others (NL)

Volumen 6

Capitulo 4: Solo Dios Sabe

Parte 1

 

 

El sol se reflejaba en los espejos que bordeaban la columna central abierta del hospital, brillando.

―…Mm ―Kisugi Makiko entornó los ojos ante el repentino resplandor mientras caminaba por el pasillo del cuarto piso.

Publicidad Y-AR

Era una doctora joven, de sólo veintisiete años. A su alrededor, las enfermeras iban de un lado a otro y los pacientes se dirigían a los baños, arrastrando los goteros tras ellos. Reprimió con cuidado el impulso que la asaltó, para que nadie supiera lo que estaba pensando.

―…………

Todo era tan innecesario. Normalmente, la luz del sol no habría llegado hasta el fondo del pozo abierto, pero uno de los principales patrocinadores de la construcción del hospital, Teratsuki Kyoichiro-shi, había propuesto que pusieran un jardín allí. Gracias a él, las paredes interiores del hospital, con forma de chimenea, estaban revestidas de espejos, que llevaban la luz al fondo del pozo. La mayor parte de la luz llegaba al suelo, como se suponía, pero de vez en cuando los ángulos se alineaban y enviaban un destello al interior del hospital. Había puntos soleados en todo el edificio en los que esto era intencionado, pero cuando los rayos daban en los ojos en cualquier otro lugar, siempre irritaban a Makiko.

Las zapatillas que llevaba en los pies repiquetearon un poco más fuerte de lo normal.

―…Él ―susurró, en voz tan baja que nadie más pudo oírla―. …Él.

Publicidad M-M5

A pesar de ello, siguió su camino hacia la sala del hospital donde iba a hacer algo de asesoramiento.

Su función principal como psiquiatra era velar por el bienestar emocional de los pacientes que se veían obligados a permanecer en el hospital durante largos periodos de tiempo, ya fuera por una enfermedad o por una operación. De vez en cuando también atendía a pacientes externos cuando las agendas de los demás médicos estaban llenas.

Entró en una habitación privada y no llamó a la puerta.

Había un solo hombre en la cama, sentado en posición vertical.

Tenía diabetes y no era un paciente mental, pero su expresión hueca y sin conciencia parecía más que un poco esquizofrénica.

El frío brillo de los ojos de Makiko no era menos demencial.

―Shinokita-san ―le llamó.

Publicidad M-M3

Lenta y rígidamente, él miró en su dirección.

―…………

Publicidad Y-M3

No respondió.

―¿Vino alguien a verte?

―…………

―Ah, nunca nadie lo hace ―se burló ella.

Se acercó a su lado y lo tocó. En el momento en que Makiko le puso la mano en el hombro, el hombre se convulsionó violentamente. No, se estremeció.

Su expresión cambió. Sus ojos se abrieron de par en par, sus labios se entreabrieron, temblando, y sus dientes empezaron a castañear: estaba temblando de miedo.

―¿Te sentías solo, Shinokita-san?

Moviéndose lentamente, deslizó su brazo alrededor de su cuello.

―Trabajaste a destajo para tu empresa, pero tu mujer se divorció de ti, la empresa te degradó y todos esos años de beber con tus compañeros de trabajo te arruinaron el hígado. Tu empresa tuvo la amabilidad de darte la baja por enfermedad, pero ¿hasta cuándo van a esperar? Cuando el seguro se agote, ¿cómo pagarás las facturas del hospital?

Le susurró dulcemente al oído.

El hombre temblaba como una hoja, con toda la sangre drenada de su rostro, sin escuchar siquiera lo que Makiko decía.

―Augh ―gimió.

De repente, Makiko le agarró las mejillas con ambas manos.

―¡Mírame! ―le espetó, tirando de su cara hacia ella.

―¡Ay! ―El hombre se congeló, demasiado asustado para temblar.

―¡Sí, más, más, témeme más, témeme desde el fondo de tu corazón! ―Sonriendo, Makiko rozó los labios del hombre con su dedo índice derecho.

Giró el dedo, señalando su propia cara.

Entonces, de repente, se clavó la uña en su propio ojo izquierdo, clavándola hasta la raíz.

―¡…………! ―El hombre se quedó boquiabierto.

Makiko sacó el dedo con calma. El globo ocular salió con él, ensartado en su dedo.

Las terminaciones nerviosas se arrastraron tras él.

El agujero abierto en su cara le bostezó.

―¡Sólo un truco! Un pequeño e inofensivo truco ―susurró Makiko con despreocupación. Pero ninguna cantidad de maquillaje podría crear un agujero en la cabeza.

Ningún humano ordinario podría hacer esto.

Ningún humano ordinario.

Pero si ella no era ordinaria…

―Je, je, je ―se rio en voz baja, volviendo a meter el globo ocular en la cuenca.

Cerró el párpado y volvió a sacar el dedo lentamente, dejando el globo ocular en su sitio.

El párpado se movió de un lado a otro un par de veces y, cuando lo abrió de nuevo, el ojo tenía el mismo aspecto que siempre. Su iris se enfocó: el ojo evidentemente seguía funcionando, mirando.

―¡…Eee…eeeek……! ―Una especie de grito sin voz salió de la garganta del

hombre.

La vía intravenosa de su brazo saltó, y su brazo se puso rígido por la profundidad de su miedo. Makiko acercó al instante sus labios a la herida que había dejado.

Comenzó a sorber ruidosamente, bebiendo la sangre del hombre. El miedo había segregado otros elementos en su sangre, y era bastante amarga. Pero la bebió con avidez.

Sólo cuando hubo chupado su sangre durante un minuto completo, comenzó a retroceder lentamente.

La habitación se había llenado de un nuevo olor. El hombre se había meado encima.

―¿Otra vez, Shinokita-san? ―dijo Makiko, burlándose de él una vez más.

―Ah… ahhh… ―El hombre se quedó congelado, incapaz de moverse.

Makiko volvió a conectarle la vía.

―¿Qué vamos a hacer contigo? ―dijo, pulsando el botón para la enfermera. Al oído, le susurró―: Si te vuelves loco, puedes venir a mi pabellón, Shinokita-san. Así podré probarte cuando quiera…

El hombre se retorció de nuevo. No tenía forma de escapar. No tenía más remedio que vivir con miedo.

La enfermera llegó.

―Ah, ¿tuvimos un accidente? ―preguntó, y luego comenzó a cambiar las sábanas, murmurando en voz baja.

Makiko salió de la habitación como si no hubiera pasado nada.

«Vaya», dijo, limpiando una gota de su propia sangre en la mejilla. Tuvo cuidado de que nadie la viera.

Con un aspecto positivamente plácido, murmuró en voz baja:

―… No es suficiente. No es suficiente. Más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, más, ¡Necesito ese tipo de miedo! Esto no es suficiente.

Había una aterradora desesperación en sus ojos, pero un brillo detrás que hablaba de un horrible apetito.

Publicidad M-M1

***

 

 

Es un error decir que los humanos sólo ven lo que tienen delante de sus ojos. Ni siquiera ven eso.

-Kirima Seiichi, Cuando un hombre mata a otro hombre

―Makiko-san, has estado usando el laboratorio de tu padre últimamente, ¿no es así? ―preguntó un día la madre de Makiko. Como siempre, sólo estaban ellas dos en la mesa del comedor.

―Sí, me concentro mejor en el laboratorio ―respondió en voz baja.

―¿Qué haces allí? ¿Te llevas trabajo a casa?

―Un poco. No te preocupes. No hago ningún ruido, ¿verdad?

Makiko no se inmutó lo más mínimo. Estaba absolutamente segura de que su madre nunca descubriría su secreto.

―Pero… Makiko-san, ¿trabajas en el hospital hasta altas horas de la noche, y encima traes trabajo a casa?

Su madre tenía la horrible costumbre de hablar con clichés.

―Realmente no tengo elección. Si no trabajo, no comemos.

―Pero, Makiko-san…

Publicidad M-M1

―No deberías preocuparte, madre. Soy doctora, ¿sabes? Sé muy bien lo que mi cuerpo puede soportar ―dijo Makiko, con firmeza.

―Aun así, Makiko-san. Está bien que te apasione tu trabajo, pero no puedes estar siempre sola.

―¿Otra vez esa vieja frase? ―dijo Makiko, molesta.

El resto de su conversación siguió patrones bien establecidos, sin acercarse a nada importante.

Su madre nunca podría haber sospechado que su hija hacía tiempo que había dejado de ser humana.

***

 

 

Kisugi Makiko vivía sola con su madre, que este año cumpliría sesenta años. La casa era demasiado grande para dos. Había sido construida una generación anterior a la de su difunto padre y ahora era simplemente grande y vieja.

La casa ya ni siquiera les pertenecía. Hacía tiempo que la habían hipotecado para pagar sus deudas. Pero nadie se ofreció a comprarla, y se les permitió seguir viviendo allí, manteniendo la propiedad. Se verían obligadas a mudarse en el momento en que los agentes inmobiliarios consiguieran venderla.

Su padre también fue médico, y la habitación donde había realizado sus experimentos era donde Makiko se sentía más cómoda. Fuera de ella era despreciada, la hija de una familia en bancarrota, pero en el laboratorio estaba aislada del mundo. Allí dentro se sentía como cuando eran ricos.

Por eso, cuando Makiko encontró la «medicina» y empezó a estudiarla en secreto, su madre no pensó en nada. Nunca se le habría ocurrido pensar que el comportamiento de Makiko tuviera algo de extraño.

Su madre había envejecido muy rápido tras la muerte de su padre, pero aun así, si hubiera observado a su hija con atención, podría haber notado el cambio.

Su hija estaba extrañamente alegre y había un nuevo brillo en sus ojos.

***

 

 

Todo había comenzado dos meses antes, cuando encontró una ampolla a medio usar de origen desconocido en la habitación de una paciente.

Estaba tirada en el suelo bajo la cama de una paciente dormida. No parecía más que basura. Estaba colocada allí de forma tan discreta, como una pelota tirada al borde de la carretera en el exterior de una casa.

Pero ella lo levantó.

Y la escondió.

―…No es nada ―le dijo al guardia que vino corriendo, preocupado por la presencia de un intruso.

Incluso ahora, no sabía por qué mantuvo el descubrimiento en secreto.

Pero inmediatamente después, la paciente de la habitación donde encontró el medicamento se recuperó milagrosamente de una enfermedad desconocida e incurable.

…¿Por esto?

En su laboratorio casero, examinó cuidadosamente el líquido de la ampolla. Había muy poca cantidad, así que tuvo mucho cuidado de no desperdiciar nada.

Cuando inyectó a una rata una cantidad muy pequeña del líquido, ocurrió lo más sorprendente.

Los movimientos de la rata se duplicaron. Demostró unos reflejos y una capacidad de decisión tres veces superiores a los de una rata normal. Y no sólo eso: el cuerpo de la rata se volvió increíblemente resistente, casi inmortal. Podía cortarle las patas y los brazos y le volvían a crecer. El fenómeno era completamente inimaginable dada su construcción física. Los datos que registró podrían causar una revolución en el campo de la medicina.

…Esta cosa ya no es una rata.

Cuanto más experimentaba, más se confirmaba su conclusión.

Lo único que podía pensar era que había evolucionado en otra cosa.

La rata sólo murió cuando le cortó la cabeza. Pero incluso entonces, durante varios segundos, la cabeza cortada fue claramente capaz de comprender lo que le había sucedido. Cuando vio eso, Makiko sintió un escalofrío que le recorrió la columna vertebral. Sin embargo, no fue un escalofrío de miedo o repulsión. Sabía muy bien que había sido un escalofrío de exultación ante el enorme poder que demostró la nueva forma de vida.

No le habló a nadie de la medicina.

Si se lo contaba a sus superiores, sin duda se atribuirían el mérito de su descubrimiento. Eso habría sido inaceptable. Esta sospecha podría haber sido parte de su razonamiento.

Pero ella sentía que no era la verdadera razón.

Por razones que no podía comprender del todo, ella creía que esta medicina no era algo que debiera conocer nadie más.

Publicidad M-M5

O, sí, quizás para entonces ya había dejado de ser humana.

***

 

 

Un día, Kirima Nagi, la paciente que estaba en la habitación donde encontró la ampolla, volvió al hospital para una revisión.

―Ha pasado mucho tiempo, ¿verdad, Nagi-chan? ―dijo Makiko, con calma, cuando la vio sentada en el sofá frente a la recepción de pacientes externos.

El trabajo de Makiko consistía en asesorar a los pacientes de todo el hospital, y había llegado a conocer a Nagi lo suficiente como para entablar una pequeña charla a pesar de que ya no era una paciente.

―Sí… te ves igual ―dijo, distraídamente.

Nagi era la heredera de una gran fortuna. Siempre estaba en guardia contra cualquier adulto que se le acercara. Aunque no parecía realmente hostil -Nagi sólo tenía catorce años, después de todo- era mundana y madura más allá de su edad.

―Tengo que admitir que todavía no sé cómo mejoraste ―dijo Makiko, sin molestarse en irse por las ramas. De todos modos, Nagi era demasiado inteligente para dejarse atrapar por preguntas capciosas. Era mejor ir al grano, expresando su curiosidad profesional.

―¿Sigues pensando que todo estaba en mi mente, Dra. Kisugi?

―Bueno… sí, a decir verdad.

―Mm, bueno… tengo que admitir que yo también empezaba a sospechar lo mismo.

Era raro escuchar a Nagi admitir algo, así que Makiko se abalanzó.

―…¿Algún fundamento para esa hipótesis?

―Sí. Yo… conocí a alguien. Después de eso… sentí como si me quitaran un peso de encima, y me he preguntado si eso fue lo que me curó.

Habló con calma, con tranquilidad. No parecía que estuviera mintiendo.

…¿Así que esta chica no tiene idea de que alguien podría haberle inyectado la medicina?

No parecía que lo supiera, lo que significaba que no tenía sentido interrogarla. De hecho, debía tener cuidado de no revelar sus cartas.

―Eh… entonces, ese alguien… ¿era un chico? ―dijo, ocultando su propio deseo de terminar la conversación.

―Era un hombre muy extraño. Ahora se ha ido. Se desvaneció en el aire.

Busqué por todas partes, pero… no creo que lo encuentre nunca. Ya no.

―Hmm… ―Dijo Makiko distraídamente, sin ningún interés―. ¿Tu primer amor?

Nagi se rio.

―No lo creo. Me pregunto qué habría dicho mi padre…

Cuando el padre de Nagi, Kirima Seiichi, estaba vivo, se había esforzado por definir la forma del corazón humano. Makiko había leído algunos de sus libros. Desde la perspectiva de un psiquiatra, eran bastante chapuceros, pero tenían la fascinante costumbre de dar en el clavo de una manera que ella estaba segura de que era puro instinto.

―Dicen que el primer amor nunca da frutos y se olvida pronto ―dijo Makiko, esperando que el tópico la librara de esta conversación.

―Sí, lo sé, pero de alguna manera… ―Nagi levantó la vista de repente y se quedó mirando a Makiko―. Dra. Kisugi, ¿por qué se hizo psiquiatra?

―¿Eh?

Verás, realmente no estoy segura de qué hacer conmigo misma a partir de ahora. Así que me pregunté por qué elegiste tu camino.

―…………

La pregunta tomó a Makiko por sorpresa. Ella no podría haber explicado por qué.

Pero…

―Bueno… tal vez sólo era una cobarde ―dijo, antes de darse cuenta. ―¿Qué quieres decir con eso?

―El análisis… parte de él implica desmantelar los miedos indescriptibles. Yo era muy cobarde cuando era más joven y siempre me preguntaba por qué existía el miedo. Quizá acabé aquí con la esperanza de poder responder a esa pregunta…

―Hmm… entonces, tal vez… ―Nagi empezó a decir.

Pero se encendió el altavoz.

―Kirima-san, acuda a la ventanilla número tres.

Nagi se interrumpió y se levantó.

―Me están llamando. Hasta la vista, doctora.

Saludó con la mano.

―Sí. Adiós, Nagi-chan ―dijo Makiko, devolviendo el saludo.

Esa fue la última vez que se vieron dentro del hospital.

…La próxima vez que se vieran, sería en la oscuridad.

***

 

 

Una vez que supo que la medicina provocaba un cambio en los seres vivos, Makiko perdió todo el interés en averiguar qué era: había algo más que acechaba su mente.

En particular, ¿qué pasaría si inyectara a un humano?

No disponía de unas instalaciones especialmente avanzadas, así que no podía probarlo con un mono. El sótano no era lo suficientemente grande.

Así que… ¿un paciente?

Cuando se sorprendió a sí misma considerando seriamente la idea, fue suficiente para sacudirla.

Pero tenemos algunos pacientes que son como cadáveres vivientes. No muestran ninguna reacción sin importar lo que les hagas…

…¡No, no, no, no, no! ¿Cómo podría siquiera pensar eso?

Se preguntó si debía abandonar su investigación y hablarle al mundo de la medicina.

Pero luego estaba la cuestión de quién la fabricó. Si una medicina tan sorprendente existía y nadie la conocía…

Se mantuvo en secreto.

Esa era la única explicación. Entonces, ¿por qué estaba en la habitación de Kirima Nagi?

Publicidad Y-M3

Esa pregunta la perseguía, pero cada vez que pensaba en ello, siempre se encontraba pensando en su lugar:

Entonces, si es un secreto… ¿puedo usar esto sin que me descubran?

¿Y usarlo… en mí misma?

Una medicina que le concediera la inmortalidad… a ella.

La idea se volvió cada vez más intrigante.

***

 

 

«Siempre que ocultas algo a los demás, el mundo te está ocultando diez veces más».

Kirima Seiichi, La Proliferación de «No sé»

En la ciudad se había cometido una serie de espeluznantes asesinatos.

Las adolescentes estaban siendo asesinadas, una tras otra. La cadena de asesinatos era notable por la forma en que fueron asesinadas.

Los cráneos de las víctimas habían sido abiertos.

El maxilar y la mandíbula habían sido separados, y la médula espinal fue arrancada de la cabeza. La piel de la cara se había abierto sin separarse del hueso. En el interior de la cabeza no quedaba nada; todo había sido removido como si un perro lo hubiera limpiado.

Los investigadores sólo pudieron concluir que el contenido había sido succionado a través del foramen magnum y otras aberturas naturales más pequeñas del cráneo.

¿Pero cómo?

¿Qué razones podría tener alguien para matar así?

Había varias teorías sobre el método de los asesinatos, pero todos los que estaban en el caso coincidían en que el asesino debía estar loco.

***

 

 

«Es posible que el asesino tenga algunas creencias supersticiosas extremas sobre el cerebro y crea que puede absorber sus conocimientos…», zumbó un experto en la televisión.

Kisugi Makiko soltó una risita.

―¿Qué? ―preguntó el interno que compartía la sala de profesores con Makiko.

Los internos solían ser las personas de menor rango en el hospital, que constantemente hacían recados para todos los demás, pero el puesto de Makiko no era mucho más alto, así que se llevaban bien.

―Nada, sólo pensé que tenía buena pinta en la televisión ―dijo secamente.

El médico que aparecía en la pantalla era un profesor asociado de una gran universidad. Había escrito varios libros y a menudo le llamaban para comentar casos como éste.

―Ja, ja, es cierto. Si eres guapo, no tienes que decir nada, en lo que respecta a la televisión ―dijo el interno, riendo. Luego se puso serio―. Dra. Kisugi, ¿cuál es su opinión sobre el caso? No puedo ni empezar a entenderlo…

Makiko le dedicó una sonrisa dolorida.

―El director aconsejaría a los especialistas que no se interesaran por casos tan extremos ―dijo.

Él hizo una mueca. El caso era una especie de tema tabú en el hospital. En parte debido a su proximidad con los asesinatos, la policía había pasado por allí preguntando si tenían algún paciente que pudiera ser capaz de cometer un acto así. Esto causó un gran revuelo.

―No sé, tal vez el médico de la televisión tiene razón.

―¿Una obsesión con el cerebro? De alguna manera, eso no suena bien.

Tal vez he visto demasiados cerebros ―se rio.

El hospital tenía varias muestras de cerebros conservados en formaldehído. Eran del tamaño de dos puños humanos, trozos de carne gris sin ningún aura mística a su alrededor. Desde luego, no se parecían en nada a los objetos vívidos que se ven en las películas de terror. Aquellos objetos podían inspirar el tipo de superstición de la que hablaban en la televisión, pero los cerebros reales no eran más impresionantes que los que se podían encontrar en una carnicería. Por eso, la mayoría de las supersticiones solían girar en torno al cráneo.

―Pero se necesitan conocimientos bastante avanzados para desmantelar el cráneo de esa manera. El asesino debe utilizar herramientas. Esa persona también debe ser un maníaco ―Su tono alegre le hacía parecer el maníaco. Mirando las imágenes de la escena del crimen en la televisión, añadió―: Tal vez el daño en sí mismo sea su objetivo. Tal vez disfruta abriendo el cráneo… ¿qué opina?

―Ni idea ―dijo Makiko, mirando de reojo al interno. Su mirada era lo suficientemente fría como para ponerle la piel de gallina.

Su lengua crujió como un látigo dentro de su boca.

Es demasiado dulce para molestarse con él. Por mucho que lo asuste, nunca tendrá mucho sabor.

Ahora podía saber exactamente la fuerza mental de los demás. Era como si pudiera alcanzarla y tocarla. No, era más bien como si pudiera alcanzarlo y lamerlo.

Cuanto más fuerte era una persona, más «amarga» le parecía; si era débil, le parecía «dulce».

La sensación iba mucho más allá del instinto o la imaginación. El conocimiento era tan claro y definitivo como lo es un cubito de hielo en la mano. Sus habilidades también hacían que fuera muy fácil descubrir cuál era la debilidad de un humano.

Por ejemplo, este interno…

―Pero si el asesino resulta ser un médico, habrá un sinfín de problemas ―dijo alegremente.

―Como saltar a un nido de serpientes ―dijo Makiko distraídamente.

El interno se estremeció, girándose para mirarla. Se había puesto pálido.

―¡¿Qué?! ―le tembló la voz.

―Esa es una expresión común, ¿no? ¿O era un avispero? ―dijo Makiko, inocentemente.

Él se recuperó un poco.

―Ah, claro. Sólo una forma de hablar.

―¿No te gustan las serpientes?

Publicidad M-M1

―N-no como tales ―dijo, comenzando a sudar frío.

Makiko no podía saber si este hombre había tenido alguna vez un encuentro traumático con una serpiente. Pero sí podía decir que había experimentado algún tipo de trauma sexual. Fue violado por algo parecido a una serpiente, como un órgano sexual masculino. O tal vez su encuentro con ese pedófilo fue su primera experiencia sexual.

En cualquier caso, a los ojos de Makiko parecía tener una serpiente envuelta en la parte inferior de su cuerpo.

***

 

 

Lo que Kisugi Makiko obtuvo de la medicina fue mucho más allá incluso de las habilidades curativas lo suficientemente impresionantes como para permitirle sacar su globo ocular y volver a ponerlo.

Sentir la fuerza del enemigo, percibir sus puntos débiles… estas eran las más impresionantes de las nuevas habilidades de Makiko.

En un nivel básico, no eran más que los rasgos que cualquier animal necesita para sobrevivir en la naturaleza. Simplemente habían sido elevadas a una habilidad extrema.

Por supuesto, ella ya había puesto en práctica estas habilidades. El director del hospital ya era incapaz de decirle que no. Había hecho despedir a varias de las enfermeras más impertinentes, pero pronto se había cansado de ello. Empezó a creer que esta habilidad no debía desperdiciarse en asuntos tan triviales. Sería fácil hacerse cargo del hospital, pero al final decidió no hacerlo.

Es cierto que, si utilizaba sus habilidades con cuidado, podía hacer cualquier cosa.

Pero era prudente.

Debía tener cuidado con los creadores de la medicina. Ellos debían conocer su habilidad, o habilidades similares, y tener medidas para contrarrestarla. Esta era una de las razones de su cautela.

Pero había otra razón. Un efecto secundario: la verdadera razón por la que no podía usar sus habilidades abiertamente. Si sus nuevos talentos se hacían públicos, el mundo entero se levantaría contra ella.

***

 

 

―¿Mala experiencia con las serpientes? ―dijo Makiko, todavía jugando con el interno.

Cada vez que ella decía la palabra, él palidecía.

―N-no… en realidad no. Sólo… son espeluznantes, eso es todo.

No había ni rastro de la alegría que había mostrado antes mientras hablaba de los asesinatos en serie.

―Según las anticuadas teorías de Freud, las serpientes son una metáfora de los genitales masculinos ―dijo Makiko, alegremente.

El interno se puso blanco como una sábana y empezó a temblar.

―Como dije, no fue como… Nunca he…

La punta de la lengua de Makiko pudo saborear lo agrio de su miedo. Era patéticamente débil.

―…………

Un violento impulso surgió en su interior. Sintió un repentino deseo de destrozar la frágil forma de vida que tenía delante.

Quería asustarlo hasta el borde de la locura y jugar con él antes de probar su sangre. No, eso era subestimar lo que quería, lo que necesitaba. Ansiaba meter su cabeza en la boca de él y succionar todas las sustancias químicas de su cerebro.

Quería hacerle lo mismo que a las chicas de preparatoria…

―¿Qué está pasando…?

―Esto es un sueño, una pesadilla… debe ser…

―Nada como esto estaba destinado a suceder…

―¡Ayuda! ¡Que alguien me ayude…!

Los gritos sin voz, la agonía y las deliciosas secreciones químicas que el terror liberaba en el cuerpo.

El miedo humano era el máximo placer para ella.

Pero…

Pero ahora no era un buen momento. Si mataba a este hombre aquí, dejaría pruebas. Y aunque llevara a este hombre hasta los límites del terror, nunca obtendría ningún placer real de ello. Tendría que ser indulgente.

Reconoció que el impulso era de una desesperación voraz; con el tiempo exigiría su liberación.

Pero no ahora.

―¿Estás bien? Estás pálido ―dijo, cambiando el tono y mirando al interno con preocupación―. Has tenido tantos pacientes de urgencia últimamente… ¿estás tomando zumo de verduras?

―Oh, ¿el que el subdirector no deja de exagerar? Sinceramente, no es lo mío ―dijo, obviamente aliviado de que ella hubiera cambiado de tema. Parecía que había escapado por los pelos.

Makiko, por supuesto, sabía que eso era precisamente cierto.

***

 

 

Cuanto más fuerte, mejor.

Publicidad Y-AB

Makiko se dio cuenta de ese principio poco después de comenzar sus actividades.

La profundidad del sabor al miedo no era ni siquiera comparable.

En los últimos tres meses, ya había desarticulado los cráneos de cinco personas, y cada una de ellas parecía tener una voluntad increíblemente fuerte. Investigarlas más tarde fue fácil, ya que los medios de comunicación informaban con todo lujo de detalles. Parecía que todas las chicas habían tenido personalidades inusuales. Su juventud podría haber tenido algo que ver con su aparente intrepidez.

Makiko tenía poco interés en seguir reflexionando sobre el asunto. Al fin y al cabo, era transparente. No necesitaba buscar mucho para encontrar más presas. Podía encontrar a sus víctimas simplemente paseando por la ciudad.

Casi ninguno de ellos era hombre. Empezó a sospechar que el tipo de fuerza que buscaba podría no ser un rasgo masculino. Los hombres normalmente empezaban a temblar de miedo al instante, arruinando su gusto. Había decenas de hombres altos y físicamente imponentes que, cuando se enfrentaban a Makiko, no eran más fuertes mentalmente que un niño medio de tres años.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios