Gaikotsu Kishi-sama, Tadaima Isekai e Odekake-chuu (NL)

Volumen 1

Capitulo 4: Liberación de los Elfos

Parte 2

 

 

Cuando se fue, eché un vistazo al escritorio tras el que se había escondido. En su sombra, encontré una pequeña puerta de piedra, abierta de par en par. Una robusta cerradura yacía desechada en el suelo junto a la puerta. Al parecer, había fracasado en su tarea de mantener la puerta cerrada.

Miré dentro y encontré un pequeño espacio de almacenamiento, con sus estantes llenos de todo tipo de anillos y objetos de valor… y seis más de los pergaminos de piel de oveja. Era una especie de cámara acorazada.

Publicidad M-AR-2

Apostaría que la pesada bolsa que la chica llevaba a la espalda estaba llena de oro de la cámara. Sin embargo, a juzgar por su comportamiento, me resultaba difícil creer que sólo estaba aquí por dinero. No es que le eche en cara que robara dinero a gente tan malvada. No tenía ni idea de lo que buscaba, pero al menos no parecía afectar nuestro plan.

Sus palabras de despedida aún resonaban en mi mente. Había mencionado que el marqués tenía esclavizados a dos elfos, lo que sugería que aprobaba la caza de elfos.

Tenía que decírselo a Ariane.

Después de este rescate, nuestra siguiente misión sería infiltrarnos en el castillo del marqués. Probablemente debería cobrar un extra por eso.

Mientras reflexionaba sobre esto, busqué en la bóveda y saqué un pergamino. Era un contrato de compra y, por una suma nada despreciable, el precio ascendía a más de 10.000 sok. Dado que los únicos productos de esta casa eran elfos, eso significaba que se vendían por más de 10.000 monedas de oro cada uno.

Publicidad G-M2



Incluyendo el pergamino que me había dado la chica ninja, eran siete contratos en total. Tenía que averiguar si se trataba de contratos para los elfos actualmente encarcelados aquí o para los que ya habían sido vendidos. En los contratos figuraban los nombres de los compradores, así que, una vez que averiguara quiénes eran, podría rescatar a los elfos.

Por lo que pude ver, los elfos hombres se vendían a precios más altos, lo que iba en contra de mis expectativas. Me pregunté si habría alguna razón especial para que las mujeres tuvieran menos demanda.

Metí los siete contratos de la bóveda en mi bolsa.

Ponta se acercó a mí y soltó un ‘kyii’, con una amplia sonrisa en la cara.

“Oh, Ponta… ¿Te fías de cualquiera que te dé un bocadillo?”.

Incluso yo podía oír el toque de celos en mi voz. Ponta me miró con curiosidad, así que lo recogí y me lo puse en la cabeza.

Sin nada más que hacer en la habitación, me dirigí de nuevo a la puerta, la desbloqueé y salí al pasillo donde Danka y Ariane estaban terminando sus respectivos registros.

“Sólo había unos cuantos matones aquí. ¿Ariane?”

“No encontré nada”.

Publicidad M-M3

Parecía que los dos habían atacado las habitaciones laterales.

Danka dirigió sus ojos verdes hacia mí, como para preguntarme qué había encontrado.

“Obtuve una información interesante. Al parecer, los elfos capturados están retenidos en un calabozo debajo de la casa. También encontré esto”.

Publicidad G-M2



Saqué uno de los pergaminos que había sacado de la bóveda de mi bolsa y se lo entregué a Ariane. Lo miró con desconfianza antes de deshacer la cuerda y desenrollar el pergamino, dejando que sus ojos recorrieran el contenido. Su ceño se frunció y en su frente se formaron profundas arrugas.

“Es…”

“Un contrato de compra de elfos. Encontré siete de ellos. Creo que pueden llevarnos hasta los compradores. También descubrí algo más importante. Me enteré de que hay dos elfos retenidos en el castillo del marqués”.

“¿Dónde te has enterado de eso?”

Ariane me miró antes de dirigir su atención a la habitación que acababa de abandonar. La habitación se estaba enfriando rápidamente y el hombre grande y muerto seguía sentado en el escritorio, como si fuera un mero adorno.

Probablemente pensó que había obtenido mi información de él. Con suerte, eso sería suficiente para ella por ahora. Teníamos que centrar nuestros esfuerzos en salvar a los elfos.

Personalmente, sentía que podía confiar en la joven ninja y no era sólo por sus adorables orejitas de gato. Puede que no tuviera pruebas sólidas, pero me parecía muy poco probable que me encontrara con una persona así en un escondite de traficantes de esclavos que quisiera darme información errónea.

“Supongo que tendremos que dirigirnos al castillo del marqués cuando terminemos aquí. Arc, ¿me acompañas? Con gusto te pagaré una cuota adicional. Normalmente no se me ocurriría colarme en un castillo, pero contigo allí…” Ariane me miró fijamente con sus ojos dorados.

Había algo indescriptiblemente alegre en el hecho de que una mujer hermosa se apoyara en ti. Me encontré sonriendo.

“Ya he llegado hasta aquí. Más vale que llegue hasta el final”.

“Gracias, Arc. Siento seguir pidiendo favores, pero hay algo muy diferente en ti, sabes”.

Publicidad G-M1



Asentí y Ariane inclinó la cabeza en respuesta, con una sonrisa formándose en sus labios.

“La sola idea de que el marqués en persona esté involucrado…” Danka escupió, con una mirada furiosa que ardía en sus ojos. “Tendremos que decírselo a los demás en cuanto volvamos”.

A juzgar por los elevados precios de las compras, los compradores de elfos debían ser todos nobles o mercaderes acomodados. También sabíamos que había al menos nueve elfos cautivos.

“Deberíamos ir al sótano, donde están retenidos nuestros amigos”, dijo Ariane. “Podemos ocuparnos del castillo del marqués más tarde”.

Danka estuvo de acuerdo y los dos salieron de la habitación. Me teletransporté tras ellos para no hacer ruido. Si hubiera habido alguien observándonos, probablemente habría parecido que una gran armadura fantasmal seguía a la pareja.

Subimos por las escaleras del tercer piso al segundo, luego cruzamos el atrio y bajamos al primer piso. Tras pasar por un pasillo, nos encontramos ante una enorme escalera en el vestíbulo del primer piso. Había varias mesas en la sala, con sillas dispersas, que le daba la impresión de ser un bar. Varios hombres de aspecto rudo estaban de pie, pero aún no habían reparado en nosotros.

Danka hizo un gesto con la mano, indicando que debíamos retirarnos, así que volvimos a subir al tercer piso.

“No hay manera de que podamos bajar al sótano sin que se den cuenta. Tomaré el segundo piso. Ariane, te dejaré el primer piso”.

Ariane respondió con entusiasmo a la orden de Danka. “Entendido”.

Danka dirigió su atención hacia mí, pero no dijo nada. Supuse que Ponta y yo tendríamos que responder a lo que ocurriera.

Ariane desenfundó su espada y nos guió hasta el primer piso, donde se asomó a la esquina para hacer un análisis de la situación. Tras tomar aire, se lanzó al interior de la habitación.

Los hombres reunidos se quedaron asombrados por un momento al ver a Ariane bajar a toda velocidad las escaleras corriendo hacia ellos, con la espada preparada.

“Fuego, te lo imploro. Enciende esta espada en llamas”.

Ariane murmuró un hechizo y, momentos después, el fuego danzó sobre la espada. La sangre brotó del primer hombre al que acuchilló mientras su cuerpo ardía en llamas.

“¡Gyaaaaaaugh!”

El grito de muerte del hombre resonó por todo el gran salón, haciendo que los hombres salieran corriendo de las habitaciones del segundo piso para ver lo que se estaba desarrollando abajo.

El cadáver en llamas cayó al suelo, aterrizando entre las mesas y las sillas, enviando chispas hacia los muebles. Los hombres se apresuraron a apagar a su camarada, pero Ariane los mató a todos, creando más y más antorchas humanas a su paso.

Danka salió de una habitación del segundo piso y comenzó a cortar a los hombres allí donde estaban, antes de que tuvieran siquiera la oportunidad de unirse a la lucha en el primer piso. Su habilidad con la espada era nada menos que asombrosa. Los hombres no tenían ninguna posibilidad.

Había oído que los elfos eran famosos por sus habilidades mágicas, pero ver la forma en que estos dos manejaban sus espadas me hizo apreciar de nuevo su destreza marcial.

Vi a varios hombres salir de una habitación del segundo piso para rodear a Danka. Tras cerrar la mano en un puño, invoqué mi Tiro de Roca y les disparé. Las enormes piedras que salieron de mi puño no sólo atravesaron a los hombres, sino también la pared que tenían detrás.

Me di cuenta de que sólo era cuestión de tiempo que los hombres de fuera oyeran el ruido y se unieran a la lucha.

Utilicé Paso Dimensional para llegar a la entrada del primer piso y cerré la enorme puerta para evitar que alguien entrara… o saliera.

“¡¡¡Atrapenlo!!!”

Un hombre dejó escapar un grito por detrás de mí y entró corriendo a golpearme. Me giré y le di un puñetazo, destrozando su cráneo y enviando su cuerpo volando a través de una mesa y sillas antes de incrustarse en la pared.

Dado que estaba en el nivel 255, luchar contra estos hombres no era más que una exageración.

Uno de los hombres a los que Ariane había prendido fuego entró a trompicones a la cocina. Momentos después, grandes llamas salieron de la puerta. Debía haber algún tipo de aceite o gas en el interior.

Aunque la casa fuera de piedra había muchas cosas dentro que podían arder. Las llamas rugieron mientras el fuego subía por los pilares de madera y se extendía por todo el edificio.

“Kyiiiiii…”

Ponta se arrastró desde mi cabeza hasta mi hombro, rodeando mi cuello, enterrando su cabeza cerca de mi oreja. Mientras las llamas estallaban por todas partes, me sentí como si llevara una bufanda de piel.

Danka bajó las escaleras, al parecer había terminado de encargarse de limpiar a los hombres del segundo piso. Ariane apagó su espada flamígera y la envainó para poder registrar los alrededores.

Podía oír los débiles sonidos de alguien golpeando frenéticamente la enorme puerta de la entrada, gritando algo indistinto. La puerta era mucho más gruesa de lo que había supuesto. Con la cerradura firmemente colocada, no entrarían pronto.

“¡He encontrado las escaleras del sótano!”

Me acerqué a la voz de Danka, las llamas ya se extendían por el primer piso y a mi alrededor. Detrás de la enorme escalera había una puerta de madera, tras la cual una escalera descendía hacia la oscuridad.

La habitación se había calentado bastante, así que Ariane se quitó la capucha. Pude ver el ceño fruncido en su rostro antes de que se diera la vuelta para guiarnos por los escalones de piedra. Danka la siguió y yo me puse en la retaguardia.

“¡¿Quiénes son ustedes…?! ¡Gyauuuggh!”

Abajo, oí a un hombre gritar, seguido de un grito de agonía y el tintineo de espadas chocando.

“Maldita sea, ¿cómo han llegado hasta aquí? Pero ¡¿qué están haciendo esos perezosos sacos de —uruugh?!”

Algo cayó al suelo con un ruido sordo. Cuando llegué al final de la escalera, todo había terminado.

El sótano era mucho más espacioso de lo que había imaginado, las paredes estaban llenas de celdas, cada una con su propia puerta con barrotes de hierro. Todo el lugar olía a suciedad y a comida podrida. Tres hombres muertos yacían a mis pies, con la sangre mezclada. Ariane arrancó un llavero del cinturón de uno de los hombres ensangrentados y se dirigió a las celdas.

“Me llamo Ariane Glenys Maple. He venido a salvarlos”.

Podía oír a varias personas moviéndose detrás de las puertas de las celdas.

“¡No puede ser! ¡¿Un soldado de Maple ha venido a rescatarnos?!”

Una joven, que no parecía tener más de diecisiete años, apareció detrás de una de las puertas, con una expresión que mezclaba sorpresa y emoción. Un momento después, aparecieron junto a ella varias chicas más jóvenes. Todas llevaban los mismos collares metálicos negros que había visto en los niños del bosque.

Ariane ojeó las llaves, probando cada una en la cerradura hasta que encontró una que encajaba. La cerradura se abrió con un fuerte tintineo, que las niñas tomaron como señal para salir de la celda.

Mientras daban las gracias a Ariane y a Danka, me di cuenta de que el fuego se había extendido a la puerta de la parte superior de las escaleras del sótano. No teníamos mucho tiempo. Tendría que ocuparme de los collares devoradores de maná más tarde.

“Señorita Ariane, el fuego ya ha consumido el primer piso. Será mejor que nos pongamos en marcha”.

Las jóvenes se volvieron al oír mi voz, algunas dejaron escapar chillidos de miedo mientras se agachaban detrás de Ariane.

Evidentemente, los hombres con casco cubiertos con capas negras no eran populares entre las jóvenes.

“Está bien, lo contraté para ayudar a salvarlos. ¿Son todos?”

Todas las chicas asintieron, provocando una sonrisa de alivio en Ariane.

“Eso es todo para nosotros aquí, Arc. Pongámonos en marcha”.

“Muy bien entonces. Nos teletransportaremos fuera de los límites de la ciudad”.

Me acerqué a Ariane y a las cuatro jóvenes, asegurándome de que Danka también estaba en el área de efecto antes de invocar mi hechizo.

“¡Portal de transporte!”

Un gran pilar mágico apareció a nuestros pies, su resplandor azul llenó la habitación y superó la tenue iluminación de las lámparas. El círculo de jovencitas se estrechó en torno a Ariane, con los rostros tensos al ver cómo se desplegaba la magia. Se estremecieron cuando nos sumergimos en la oscuridad. Una fracción de segundo después, nos encontramos en medio de una llanura de hierba.

La atmósfera opresiva del sótano oscuro y frío fue sustituida al instante por una suave brisa vespertina que soplaba sobre nosotros, con el sonido burbujeante del río resonando en la distancia. El puente de piedra, iluminado por la luna, parecía flotar sobre el oscuro río. Al otro lado del río Lydel, pude ver las estructuras artificiales de la ciudad y las murallas que la rodeaban.

Por un momento, las jóvenes que rodeaban a Ariane no parecieron darse cuenta de lo que había sucedido, aunque sus rostros adoptaron lentamente expresiones de sorpresa al mirar a su alrededor. También Danka soltó un grito de asombro al ver dónde estábamos.

El fuerte tintineo de la campana del pueblo se unió de repente a los sonidos de la hierba que crujía y del agua que burbujeaba, probablemente para notificar a los habitantes del pueblo del incendio.

A lo lejos, dentro de los muros de la ciudad, pude ver unas tenues llamas rojas que lamían el cielo, con una columna de humo que se extendía por encima. Sin duda, todos los ojos estaban puestos en ese punto.

***

 

 

Un hombre se encontraba en una habitación en lo profundo de su fortaleza en el centro de la ciudad de Diento.

A pesar de la apariencia austera de la fortaleza, las habitaciones del interior estaban elaboradamente decoradas y amuebladas de forma costosa. Los dormitorios estaban equipados con camas con dosel intrincadamente tallados y cubiertas con edredones suaves y bellamente bordados.

En esta habitación en particular, una mujer yacía sobre la gran cama, con las manos sujetas por brazaletes de madera y el cuerpo por cadenas de metal. La única capa de seda que llevaba la mujer apenas la cubría, dejando al descubierto su cuerpo blanco pálido y sus pechos ligeramente rosados. Las piernas cruzadas impedían ver sus partes bajas, pero los brazaletes de madera le impedían cubrirse la parte superior del cuerpo.

El pelo rubio teñido de verde, adornado por sus grandes y puntiagudas orejas, se extendía sobre el edredón debajo de ella, casi como una hoja de palmera. Sus ojos brillaban con desprecio hacia la persona que estaba a su lado.

“Las elfas siempre se quedan cortas en sus pechos. Pero nunca me canso de sus cuerpos…”.

El hombre mayor y regordete que estaba a los pies de la cama sonrió ampliamente. Era el marqués Tryton de Diento, el gobernante de la ciudad y sus alrededores.

“¡Si vas a hacerlo, acaba de una vez, estúpido!”

El hombre le dirigió una mirada intimidatoria mientras ella le lanzaba insultos. Sin embargo, su sonrisa se amplió, como si disfrutara de su respuesta.

“Oh, Sena, siempre me mantienes en vilo con tu actitud valiente. Jejeje”.

Dos sirvientas permanecían inexpresivas a un lado de la habitación, ignorando la mirada suplicante de la mujer elfa.

A Sena se le llenaron los ojos de lágrimas. Tryton parecía bastante satisfecho de sí mismo por la respuesta de la mujer elfa. El hombre se agachó para agarrar sus tobillos blancos como la nieve, preparándose para poner su enorme cuerpo encima de ella. La cara de Sena expresaba tanto vergüenza como asco.

Un hombre solitario corrió por el largo pasillo hacia los aposentos del marqués. El castillo estaba en un silencio espeluznante, pero el sonido de las campanas de aviso del exterior se oía reverberar a través de las ventanas del salón.

Las enormes puertas dobles que daban acceso a las habitaciones eran de una madera tan gruesa que resultaba casi imposible oír lo que ocurría más allá de ellas. Unas intrincadas incrustaciones de oro daban a las puertas un mayor aire de extravagancia. Un guardia se situaba a cada lado de la puerta y los ojos de ambos se iluminaron cuando el hombre desaliñado se acercó.

El hombre era Celsika Dourman, el enviado a Diento. Golpeó agresivamente las enormes puertas, casi como si estuviera fuera de sí, aunque ninguno de los dos guardias hizo ningún intento por detenerlo.

“Maestro Tryton, soy yo, Celsika. ¡Tengo noticias urgentes para usted! Por favor, abra la puerta de inmediato”.

El hombre, pálido y de aspecto nervioso, no solía dejarse sacudir con facilidad, pero esta noche su rostro estaba enrojecido por la desesperación y sudaba profusamente.

“¿Celsika? ¿Qué haces aquí a estas horas…? Bien, bien, pasa”. En la expresión del marqués se notaba que estaba molesto por la interrupción de sus actividades nocturnas. Ordenó a una de las sirvientas del rincón que abriera la puerta mientras él se ponía de nuevo la bata.

En cuanto se abrieron las puertas, Celsika murmuró un saludo y entró a trompicones en la habitación poco iluminada.

Tryton dejó caer su regordeta figura sobre la cama y observó al frenético hombre entrar.

“Maestro Tryton, me gustaría verle a solas…”

Tryton se acarició la barba blanca y miró a las sirvientas. Inclinaron la cabeza en silencio y se dirigieron al exterior.

“¿Qué es tan urgente?” La indignación era evidente en el rostro de Tryton.

Publicidad M-M5

Celsika miró a la mujer desnuda y atada en la cama antes de devolver la mirada a Tryton.

“En estos momentos hay cuatro incendios desbocados en la ciudad…”

Cuanto más escuchaba Tryton, más evidente se hacía su disgusto y su rostro se contorsionaba en un ceño fruncido.

Celsika aceleró su explicación.

“Todos los edificios en llamas eran mercados de esclavos, ¡incluido el nuestro!”

“¡¿Qué has dicho?!”

Tryton se levantó en un instante. “¡Estamos casi en la fecha límite para entregar el producto a Revlon! ¿Qué ha pasado con nuestra mercancía?”

“Según los guardias supervivientes, alguna figura misteriosa se infiltró en el edificio antes de que se produjera el incendio”.

“¿Cómo puede ser eso? ¡Tenemos guardias en el lugar para prevenir tal cosa! ¡¿Qué demonios estaban tramando esos idiotas?!” El marqués estaba ahora completamente enfurecido por lo que estaba escuchando.

“Al parecer, alguien cerró la puerta principal desde dentro. Pudieron oír gritos procedentes del interior. El edificio está rodeado por todos lados y no hay otros puntos de entrada, así que la única posibilidad es que uno de nuestros hombres sea un traidor.”

Tryton se acercó a la ventana, contemplando la ciudad a sus pies mientras se pasaba los dedos por su pelo blanco. Su ira aún no se había calmado.

“¡Maldita sea! ¡Envíen a los guardias del castillo al edificio y apaguen ese fuego de inmediato! ¡El sótano es de piedra, así que debería estar intacto!”

“¿No cree que se vería extraño si sólo enviamos guardias a un lugar? Deberíamos enviarlos a los otros tres también…”

“¡No pierdas el tiempo diciéndome esto! ¡Sólo reúne a los guardias y envíalos!”

Una vena se abultó en la frente de Tryton mientras rodeaba a Celsika. Sintiendo la embestida que se avecinaba, Celsika se dio la vuelta y salió a trompicones de la habitación con la misma desesperación que cuando había entrado.

“¡Si no es una cosa, es la siguiente! Los hombres que enviamos a recoger los fantasmas han sido aniquilados, ¡y ahora esto!”

Tryton respiró con dificultad, con la garganta reseca de tanto gritar. Alcanzó una jarra cercana y engulló el agua.

“Supongo que debería agradecer que el idiota de mi hijo se retrase en la entrega de la mercancía. En el peor de los casos, puedo posponer otros pedidos domésticos y enviar lo que tenemos a Revlon…”

El marqués del Diento se frotó las sienes mientras intentaba averiguar qué hacer a continuación.

***

 

Publicidad G-M1



 

Desde mi lugar en la lejana orilla del río Lydel, observé cómo se elevaba el humo de varias hogueras en todo Diento.

Qué extraño… El edificio de los traficantes de esclavos que habíamos incendiado estaba en el barrio rojo, cerca de la puerta este, pero también había llamas en otras partes de la ciudad.

“¿Provocó usted esos incendios por la ciudad, señorita Ariane?”

Consideré la posibilidad de que los compañeros de Ariane hubieran provocado los otros incendios para mantener la ciudad en vilo. Pero ella negó con la cabeza en respuesta, con una mirada de preocupación en su rostro.

“No tuvimos nada que ver con eso. Danka y yo fuimos los únicos que entramos en la ciudad, así que algo más debió de provocar esos incendios. Pero esto nos viene muy bien. Puede que incluso atraiga a los soldados del castillo si son reclutados para apagar el fuego”.

Ariane no parecía estar mintiendo. Danka y los niños también parecían confundidos mientras miraban las crecientes llamas.

Tenía razón, esto podría convertirse en una gran oportunidad. Si mi propia organización secreta fuera atacada, enviaría refuerzos inmediatamente. Esperemos que el Marqués du Diento actúe de la misma manera.

“Tienes razón. Suponiendo que Diento enviara a algunos de sus soldados para ayudar con el fuego, el castillo estará bajo de guardias. Esta podría ser la oportunidad perfecta para infiltrarnos”.

Ariane torció los labios en una sonrisa encantadora antes de dirigir su mirada hacia Danka y los niños.

“Danka, ¿puedo dejar a los niños contigo? Si subes por el río Lydel y te adentras en el bosque, sólo deberías estar a un día de la ciudad más cercana”.

“Buen plan. Deberíamos poder llegar al río Rivulet al amanecer. Eres mejor luchadora que yo, así que te dejaré el castillo a ti. Te esperaremos cerca del bosque”.

“Gracias. Ah y Arc, ¿puedes hacer algo con los collares devoradores de maná antes de que nos vayamos?”

“Por supuesto”.

Ariane empujó a una de las chicas elfas hacia adelante. Haciendo todo lo posible para no asustarla, extendí mi mano y la sostuve sobre su collar.

“Anti-maldición”.

Publicidad M-M2

Los símbolos brillaron frente a mi mano mientras invocaba el hechizo, que fue rápidamente absorbido por el collar. Un segundo después, un fuerte ‘¡clink!’ sonó cuando el collar se hizo añicos.

Las otras chicas no podían creer lo que veían. Una por una, lancé el hechizo ‘Anti-maldición’ sobre sus collares, liberándolas. Una vez retirados todos los collares, me dieron las gracias todas juntas.

“¿Puedes quitar hasta las maldiciones? Hay tantas cosas que no sé de ti, desconocido misterioso…” Danka habló con voz suave, claramente sorprendido.

Ariane me tocó el hombro y fijó su mirada en el castillo del centro de Diento. Al parecer, ésa era su señal de que era hora de irse.

Asentí en señal de reconocimiento y luego moví a Ponta desde donde descansaba alrededor de mi cuello hasta la parte superior de mi cabeza. Ponta emitió un pequeño grito para indicarme que estaba listo.

Primero utilicé mi Paso Dimensional para teletransportarnos al otro lado del río. El sonido de la campana se hizo más fuerte.

Gracias a la proximidad entre la puerta sur y el río, no había casas fuera de la muralla, ni nadie a la vista. Debido a la hora tardía, también había pocos centinelas vigilando la parte superior de la muralla exterior.

Después de usar el Paso Dimensional para teletransportarnos a la parte superior de la muralla, rápidamente lo volví a hacer hacia la muralla interior.

A diferencia de su contraparte externa, no había centinelas en la cima del muro interior. Imaginé que se había construido por razones estratégicas, en caso de que la fortaleza fuera atacada. En tiempos de paz, los centinelas no tenían mucha utilidad.

Sin embargo, para estar seguro, mantuve el cuerpo agachado mientras me asomaba entre los parapetos.

Vi que salía humo de varios lugares de la ciudad. Parecía que había cuatro incendios en total. Las probabilidades de que se produjeran cuatro incendios distintos al mismo tiempo me parecían bastante sospechosas, pero no tenía tiempo para pensar en ello.

Los ojos dorados de Ariane me miraron desde su capa gris, insistiendo en que me diera prisa. Su piel púrpura clara parecía desaparecer en la oscuridad de su capa, haciendo que pareciera que sólo existían sus ojos dentro, lo que me hizo recordar al conductor de cierto anime sobre un tren expreso en el espacio. Sin embargo, a diferencia del personaje del anime, bajo su capa se escondía un cuerpo de dinamita.

Pude ver el castillo del marqués en el centro de la ciudad, elevándose por encima de todo lo que había en la zona. Bajo la tenue luz de la luna, parecía bastante lejano. Los edificios cercanos a la base del castillo eran engullidos por su enorme sombra.

Ariane me empujó para llamar mi atención. No es que estuviera embobado. Intentaba encontrar una forma de teletransportarnos cerca del castillo, pero no encontraba ningún destino favorable. La magia de teletransporte no servía de mucho en la oscuridad. Decidí centrarme en el tejado del castillo, iluminado por la luna y pude teletransportarnos allí fácilmente con el Paso Dimensional.

Como el castillo se había construido en lo alto de una colina, la ciudad de abajo parecía de repente mucho más pequeña. Tenía una gran vista de toda la zona. Sería un espectáculo increíble de ver en pleno día.

Ariane, sorprendida de encontrarse tan arriba, perdió el equilibrio por un momento y se agarró a mi brazo, soltando un pequeño grito.

“¡Ey! ¡H-hey! No nos teletransportes a los tejados solo así, ¿sí? ¡Necesito un momento para orientarme!”

Estábamos de pie en la azotea inclinada de una torre. El ángulo era pronunciado y si perdías el equilibrio, caerías directamente al suelo. No era de extrañar que estuviera alterada.

Estaba lo suficientemente cerca como para que pudiera detectar una fragancia deliciosamente femenina que emanaba de ella. A pesar de que su pecho me apretaba el brazo, no podía sentir nada debido a su armadura de cuero y a mi armadura de acero.

“Mis disculpas”.

Entrecerró los ojos y me lanzó una mirada. Sin embargo, su actitud cambió rápidamente cuando vio a Ponta sobre mi cabeza, inclinándola adorablemente hacia un lado. Decidí que le debía a Ponta unas pasas después de todo esto, por resolver la tensa situación.

Parecía poco probable que el marqués hubiera planeado la entrada de intrusos por el tejado, lo que nos permitía mirar libremente a nuestro alrededor sin tener que preocuparnos de que nadie se diera cuenta.

El castillo carecía del aire digno que se suele asociar a la nobleza y parecía más bien una fortaleza premonitoria. Además de las dobles murallas, también contaba con dos fosos, lo que hacía imposible una invasión directa.

Entre la muralla interior y el castillo propiamente dicho, había una gran extensión abierta que conducía a la puerta principal. El espacio contenía barracas y terrenos baldíos que probablemente se utilizaban para el entrenamiento.

El castillo en sí tenía seis torres a lo largo de su perímetro, mientras que la parte central contenía un edificio que parecía ser la residencia del propio marqués, que estaba conectado a otro edificio más pequeño por un pasillo.

Nuestra posición en la torre más cercana a la residencia del marqués nos permitía ver todo el complejo.

El castillo era inmenso, por lo que mirar a ciegas con la esperanza de encontrar a los elfos sólo serviría para que nos descubrieran.

La torre en la que estábamos servía de vigía de la fortaleza. Debajo, probablemente albergaría un almacén lleno de granos para usar durante un asedio. Más abajo, probablemente había mazmorras, donde encerrarían a los prisioneros y otros criminales, pero me costaba creer que el marqués se gastara todo ese dinero en un elfo sólo para encerrarlo.

“Señorita Ariane, dudo incluso en preguntar esto, pero ¿para qué se utilizan los esclavos elfos después de ser capturados?”

Sus ojos dorados me miraron desde el interior de su capucha y su rostro se nubló de fastidio. “¿Importa?”

“No especialmente. Sólo pensé que nos sería más fácil encontrarlos si sabíamos para qué se utilizaban”.

Tras un momento de silencio, Ariane habló en un tono bajo y solemne. “Las mujeres suelen ser utilizadas para el placer, como juguetes. He oído que los hombres se utilizan para fecundar a las mujeres nobles”.

“Según los contratos de compra, los hombres suelen alcanzar precios mucho más altos. ¿Es esa la razón? ¿Por qué una mujer humana querría tener el hijo de un hombre elfo?”

“Cuando se concibe un hijo de especie mixta, adopta la especie de su madre. ¿No lo sabías?”


Asentí con ella, aunque todo esto era nuevo para mí.

“Sin embargo, el niño también nace con la magia de un elfo. He oído que esa es la razón por la que muchas familias nobles entre los humanos poseen fuertes habilidades mágicas. Se han mezclado con los elfos durante generaciones. Aunque, todavía no son capaces de usar la magia de los espíritus”.

Así que esa era una de las formas en que los humanos habían podido sobrevivir en este continente infestado de monstruos. Habían estado tomando a la fuerza el poder de los elfos para ellos mismos para construir su magia. Si muchos de los nobles poseían habilidades mágicas, eso sugería que el dinero y la fuerza estaban estrechamente equiparados con el poder en este mundo. Entonces, ¿por qué el país había renunciado a las relaciones con los elfos, si podían utilizarlos para aumentar su fuerza?

Me costaba creer que la gente de un mundo feudalista como éste lo hiciera por respeto a los derechos humanos. Tenía que ser algún tipo de complot orquestado por aquellos que estaban en el poder. Pero no tenía tiempo para desentrañar todo eso en ese momento. Estábamos allí para rescatar a los elfos esclavizados.

Dudaba que el marqués los mantuviera en una mazmorra si los obligaba a mantener relaciones sexuales con humanos. La residencia del marqués parecía el lugar más probable. Afortunadamente, había pocos guardias patrullando el edificio. No estaba seguro de si esto se debía a que habían sido enviados para ocuparse del incendio, pero estaba agradecido de cualquier manera.

“Vamos a la residencia del marqués”.

Ariane ya tenía una mano en mi hombro. Nos teletransporté desde el tejado de la torre de vigilancia hasta los arbustos cercanos a la residencia.

A través de una de las ventanas de cristal que bordeaban el edificio, pude ver un amplio pasillo vacío, así que nos teletransporté al interior. Ahora estábamos totalmente expuestos.

El pasillo recorría el perímetro de la residencia y sus paredes estaban decoradas con una ecléctica selección de muebles.

Ariane caminó ligeramente para que no se oyeran sus pasos. Se acercó a una de las puertas que bordeaban el pasillo y la abrió silenciosamente, asomándose al interior.

Hizo un gesto con la mano, indicándome que la siguiera a la sala. Dentro había una mesa y sillas de madera, pulidas hasta el brillo, sobre un suelo de madera decorativo. Las paredes también estaban cubiertas de enormes cuadros. Al principio pensé que podría ser una sala de recepción, pero una mirada más atenta me hizo pensar que sería más adecuada para reuniones. La sala estaba poco iluminada, por lo que era difícil ver algo.

Había otra puerta justo enfrente de la que acabábamos de entrar. Ariane cruzó la habitación y la abrió un poco.

La residencia había parecido engañosamente pequeña desde lo alto de la torre, pero ahora que estábamos dentro, parecía bastante espaciosa. Me pregunté si este edificio también tenía su propia mazmorra en el sótano.

Publicidad M-AB

Ariane atravesó la puerta y salió de la sala de reuniones. Yo la seguí unos pasos detrás de ella.

La siguiente sala parecía ser otro pasillo, más o menos la mitad de ancho que el que recorría el perímetro. A ambos lados del pasillo había puertas y los espacios intermedios estaban adornados con pequeños cuadros. El pasillo giraba hacia la izquierda al final, por lo que no podía ver lo que había más allá.

Me teletransporté al final del pasillo y asomé lentamente la cabeza por la esquina para ver mejor. El pasillo terminaba en una puerta de madera con una ventana enrejada. Frente a la puerta, un guardia dormitaba en una silla. En comparación con las demás puertas de la sala, ésta parecía extraña.

Me teletransporté junto al guardia, le rodeé el cuello con el brazo y comencé a estrangularlo. Sus ojos se abrieron al instante y sus extremidades empezaron a agitarse, pero eso duró sólo un momento antes de que perdiera el conocimiento. Una vez que su cuerpo quedó inerte, lo volví a colocar en su silla para que pareciera que seguía durmiendo.

Encontré una llave atada a la cintura del guardia con una correa de cuero, así que la arranqué de su cuerpo y la probé en la puerta cercana. La cerradura se abrió con un clic satisfactorio. Giré lentamente el pomo y entré en una habitación pequeña y cuadrada. Lo único que había dentro era una escalera que bajaba. Como ya estábamos en el primer piso, eso significaba que esas escaleras llevaban a un sótano. Junto con el guardia apostado en la puerta, eso sugería que mi corazonada inicial era correcta.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios