Kenja no Deshi wo Nanoru Kenja (NL)

Volumen 4

Capitulo 15: Estilo

 

 

La calle principal estaba más animada que nunca, con clientes que buscaban productos de calidad. Cyril y los demás se situaron a un lado con siete comerciantes —incluido aquel con el que Latry había negociado— y dos guardias.

Mira se acercó y escuchó a escondidas detrás de Emella, recogiendo lo esencial de la situación por lo que pudo oír.

Publicidad G-AR



Al parecer, los monstruos habían robado la carga del último vagón de la caravana. Los dos guardias los persiguieron, pero había un enorme número de monstruos, muchos desconocidos. Los guardias se apresuraron a informar, mientras que un mercader y ocho guardaespaldas se quedaron en el lugar para luchar.

“El último vagón era… el de Noland, ¿verdad? No puedo creer que los monstruos le robaran a él y no a los tres carros de delante. Al fin y al cabo, todos ellos vendían comida.” Murmuró Cyril para sí mismo y echó un vistazo a la bulliciosa calle principal.

Cada carruaje grande era tirado por dos caballos. En los techos de los carruajes, una especie de cresta familiar marcaba al propietario de cada uno.

A esta caravana se unieron ocho casas comerciales, propiedad de una mezcla de individuos y empresas comerciales. En la plaza del pueblo, siete conjuntos de tres carruajes llevaban crestas diferentes, lo que suponía un total de veintiún carros para las siete empresas del frente. Sin embargo, sólo dos carruajes aparcados en la plaza tenían el octavo escudo; los monstruos debían haber atacado el carro que faltaba.

“Es extraño que los monstruos fueran los ladrones.” Murmuró un comerciante. Los monstruos atacaban instintivamente a los seres vivos, más que a los objetos. Era claramente inusual que ignoraran a los guardias en favor del robo.

Publicidad G-M1



“Noland trabaja en el transporte marítimo, ¿verdad? Me pregunto qué podría haber en su tercer carruaje… Esto podría tener sentido si transportara mascotas pequeñas, pero aun así.” Sugirió otro comerciante, volviéndose hacia la calle principal. Una compañía naviera era la propietaria de los carros de Noland, lo que explicaba que no hubiera clientes allí, sólo el cochero vigilando.

“No hay seres vivos. El cargamento debía ser todo fragmentos de roca y cosas parecidas que algún erudito pidió.” Dijo el primer mercader que Mira había visto. Parecía ser el líder de esta caravana, ya que conocía el contenido general de cada vehículo.

“¿Por qué querrían los monstruos fragmentos de roca?”

“¿Tal vez pensaron que el carruaje tenía comida, ya que los de adelante también la tenían?”

Los monstruos que devoran las cosechas existen, así que sería comprensible que buscaran comida. Pero ninguno confundiría las piedras con los cultivos. ¿Acaso las piedras eran su objetivo? Eso era poco probable, dadas sus tendencias hasta ahora, pero cosas más extrañas habían sucedido.

“Bueno, quedarnos parados no nos dará la respuesta.” Declaró el líder.

Nadie de los presentes era un experto, por lo que no tenían ni los conocimientos ni las calificaciones para comparar el incidente con el comportamiento anterior de los monstruos. Por ello, el jefe de la caravana decidió que sólo había una cosa que hacer. Se dirigió a Cyril. “Tendremos que enviar un equipo de exploración para conocer en detalle las circunstancias.

¿Puedo confiar en ti para eso?”

“Por supuesto. Confirmaremos la situación.” Aceptó Cyril y se enfrentó a los dos guardias que habían venido a informar. “Dirijan el camino.”

“¡Sí, señor!” Los guardaespaldas asintieron con la cabeza.

Finalmente, Mira se asomó por detrás de Emella y se acercó a Cyril. “¿Puedo acompañarte?” Sentía curiosidad y aprensión por los monstruos desconocidos.

“Serías muy bienvenido. ¿Seguro?” preguntó Cyril alegremente.

“¡Nos encantaría tenerte, Mira!” Flicker también dijo alegremente, pero por razones diferentes.

Mira observó de reojo a Flicker mientras Emella se movía para mantener a la chica a raya, y luego dirigió su atención a Cyril. “Sí. Supongo que podría llamarse preocupación profesional.”

Publicidad M-M2

Como demostró el incidente con el demonio menor, los monstruos ocasionalmente hacían cosas extrañas cuando había demonios de por medio, pero la mayoría de la gente creía que los demonios estaban extinguidos. Sólo unos pocos —los jugadores veteranos— conocían los peligros que empezaban a surgir en el continente.

Era importante comprobarlo… por si acaso. Además, a Mira le gustaba el gremio de Cyril y quería echar una mano.

“Claro, y gracias por su ayuda.” Cyril pidió a los guardaespaldas que le guiaran de nuevo, pero se quedaron viendo a Mira con incredulidad. Estaba claro que parecía demasiado joven para dedicarse a este tipo de negocios.

“Er, ¿realmente deberíamos llevarla? Hay monstruos ahí fuera. Será peligroso…” “Ella podría retenernos…”


Después de todo, Mira parecía una niña normal de doce años. No se puede juzgar a los magos sólo por su fuerza, pero está claro que era demasiado joven para tener mucha experiencia.

“Ella estará bien. Probablemente sea la persona más fuerte de aquí.” El tono de Cyril llevaba algo de envidia junto con su sinceridad.

Los guardias observaron a Mira con cierta inquietud y luego volvieron a ver a Cyril. “¿En serio? ¿Incluido tú?”

“Incluyéndome a mí.” Respondió con prontitud.

“Y a nosotros.” Añadió Emella. Zef y Flicker la apoyaron con sonrisas. La confusión de los guardias debió recordarles cuando conocieron a Mira, y cómo su fuerza los dejó boquiabiertos.

Los guardias parecían sorprendidos. El líder del famoso gremio Carillón Escarlata era casi legendario. Si decía que Mira era más fuerte que él —suponiendo que no estuviera bromeando—, estaba claro que estaban fuera de su alcance.

Mira aún no era consciente de toda la fuerza de Cyril, pero hinchó el pecho con confianza y sonrió a los dos guardias. Estos se estremecieron.

***

 

 

Los guardias los guiaron de vuelta por donde habían venido las caravanas, cambiando de camino y abriéndose paso entre la maleza para tomar atajos.


Era mediodía. El sol aún brillaba en el cielo, pero el entorno era tenue y la niebla cubría el bosque. Cuanto más se adentraba el grupo, más espesa se volvía. Sin embargo, los guardias nunca se perdieron mientras avanzaban. Se habían hecho marcas rojas en los árboles aquí y allá, lo que demostraba que eran exploradores experimentados que sabían cómo marcar un rastro de vuelta.

Los monstruos atacaban de vez en cuando al grupo, pero la espada del Caballero Oscuro parcialmente invocado por Mira los cortaba con facilidad. Cada vez, los guardias se quedaban asombrados.

“Ajá. Efectivamente, estos monstruos no deberían estar aquí.” Señaló Mira.

Después de marchar un rato más profundo, el grupo llegó a un claro cubierto de hierba cuando la niebla retrocedió. Delante estaba el equipo de guardaespaldas enviado a buscar el cargamento perdido. Muchos eran guerreros con armaduras ligeras, y había tres magos entre ellos. El cansancio era evidente en sus rostros, y las cosas parecían ir mal.

Uno de los dos guardaespaldas corrió hacia el comerciante e informó: “Noland, hemos traído refuerzos.”

Noland tenía poco más de cuarenta años y parecía tan musculoso que se podría pensar que era un guardia y no el director de una empresa naviera. Se dio la vuelta y soltó un grito de alegría que barrió de un plumazo toda la desesperación que se respiraba.

“¡Vaya, es Carillón Escarlata! ¡Su presencia es muy apreciada!”

Asimismo, los demás guardaespaldas vieron a Cyril y suspiraron de alivio antes de darle las gracias. A juzgar por sus reacciones, está claro que Carillón Escarlata tenía una reputación.

“Perdonen las prisas, pero ¿pueden hacerme un resumen de la situación?” Preguntó Cyril, y Noland asintió. Pronto estuvieron mirando un gran mapa del territorio marcado con información detallada de exploración.

Noland rastreó la parte del bosque donde se había extendido la niebla. La exploración había revelado que el cargamento se había llevado por allí. A medida que los exploradores se acercaban al centro del lugar, la niebla se había vuelto cada vez más densa y los ataques de los monstruos eran más frecuentes. Más extraño aún, cada vez que intentaban avanzar hacia el centro, se encontraban con que los monstruos les atacaban por todos lados; entonces, de forma abrupta, volvían a entrar en el claro.

“Es como si hubiéramos caído en una trampa de bucle. No tenemos ni idea de cómo superarla, y estamos al límite.” Terminó Noland, excusándose y sentándose.

En una inspección más cercana, la mitad del grupo estaba herido y recibía tratamiento de un sacerdote. Pero el cansancio había hecho mella; estaba claro que habían librado una dura batalla.

“Creo que tenemos una idea de la situación. Vamos a echar un vistazo por nosotros mismos. Aprovechen para descansar.” Sugirió Cyril. Sacó unas cuantas botellas de limonada de miel de su Caja de Objetos para todos. Cyril pensó que si se hidrataban con algo dulce, podrían animarse un poco.

Noland y los demás aceptaron las bebidas amablemente y se las bebieron. Con el mapa en la mano, el grupo de Mira se adentró en el bosque neblinoso.

***

 

 

“Noland tenía razón sobre la horda de monstruos.” Reflexionó Mira.

A medida que el grupo se adentraba en la niebla, los monstruos atacaban una y otra vez. Peor aún, ninguno era nativo de este bosque. Los monstruos eran de todo tipo, con numerosos ataques y rasgos especiales. Eso hacía que luchar contra ellos fuera una tarea compleja.

Estaba claro por qué los guardias habían luchado. Sin embargo, Cyril y Carillón Escarlata tenían a Mira a su lado. Su progreso fue dramáticamente más rápido que los intentos anteriores.

“Pues son todo números y nada de poder.” Añadió Cyril.

Mira y Cyril acribillaron a los monstruos de un solo golpe. Emella y los demás también maniobraron con facilidad. El grupo tenía fuerza de sobra.

El Caballero Oscuro de Mira fue quizás la mayor ayuda. Fabricado exclusivamente para derribar a los enemigos, cortaba fácilmente la maleza. Maniobrar por el bosque era más difícil que enfrentarse a los insignificantes monstruos, así que el Caballero Oscuro era bastante beneficioso.

Cortó estoicamente el follaje, abriendo un camino. Reducido a ser un machete glorificado, la pena parecía flotar detrás de él mientras avanzaba.

Tras unos diez minutos de avance, de repente se dieron cuenta de que volvían hacia el claro y se detuvieron. Parecía que habían dado la vuelta en algún momento.

“¡Ah!” Exclamó Cyril. “Realmente se siente como un bucle.”

Las trampas de lazo eran comunes en las mazmorras… ¿pero en un bosque?

Cyril miró a su alrededor y se volvió hacia el camino por el que habían venido, observando que el follaje derribado seguía allí. El camino que el Caballero Oscuro había cortado se adentraba en el bosque. Era difícil imaginar que el grupo hubiera dado un giro amplio al azar en el camino.

Sin embargo, aquí estaban, de vuelta al punto de partida, y no tenían ni idea de dónde se había producido el bucle.

“El número y la variedad de monstruos también son extraños.” Coincidió Emella mientras limpiaba la sangre de su espada favorita. Esto era más raro de lo que se esperaba.

Mira y la pandilla intentaron un camino diferente, pero el resultado fue el mismo: después de luchar contra innumerables monstruos, se encontraron de nuevo en el claro.

“Es obvio que este no es un bosque corriente.” Refunfuñó Zef, mirando un cadáver con el que habían tropezado. Había sido una gran bestia ursina conocida como Papá Oso. Era un animal más que un monstruo, autóctono del Bosque de los Devotos.

El Papá Oso estaba en la cima de la cadena alimenticia aquí, incluso se alimentaba de monstruos. Pero algo lo había dejado como una mera cáscara lamentable, como si lo hubieran masticado y escupido.

Todo el mundo se quedó sin palabras.

Niebla densa, monstruos no autóctonos que desequilibraban el ecosistema y un bucle que alejaba a cualquiera del centro. El Bosque de los Devotos estaba mal. Habría sido una tontería continuar sin un plan, así que Cyril y la pandilla se detuvieron a pensar.

“Hrmm. Una anormalidad en el bosque…” Mira observó hacia el bosque nebuloso. De repente, la palabra ‘bosque’ le trajo a la mente una posibilidad.

En caso de duda, pregunte a un experto.


Mira anunció: “Voy a invocar algo.”

[Evocación: Korpokkur]

Dos círculos mágicos aparecieron como portales que anunciaban la aparición de brotes de hojas gemelas. Las hojas brillaron una vez, y las korpokkurs gemelas saltaron.

“¡Ah, qué bonitas!” Flicker sonrió.

Sin embargo, Mira se quedó boquiabierta ante las gemelas.

“¡Un buen día para usted, Señora Jefa! Ha pasado mucho tiempo.” Gritó una. “¡Oh mi dios, Jefa! ¿Cómo la ha pasado?” Preguntó la otra korpokkur.

Mira había hecho un contrato con las korpokkurs gemelas. Habían sido unas chicas rurales de baja estatura y un poco cabezonas que vestían el traje tradicional de las doncellas de los santuarios. Al menos, así las recordaba Mira. Sin embargo, estas hermanas, que antes medían menos de un metro, habían sufrido grandes cambios desde la última vez que las vio.

Publicidad M-M3

¡¿Qué pasa con estas dos?!

La hermana mayor, Uneko, no era muy diferente; era como una nieta que había vuelto a casa después de un año trabajando en una gran empresa de la ciudad. Ahora era un poco más alta y su característico lazo rojo era inconfundible. La verdadera diferencia era la hermana menor, Etenoa.

“Ah, um… Me alegra ver que no has cambiado mucho, Uneko. Pero tú… Er, tú eres Etenoa, ¿sí?”

“¡Eres, como, muy hilarante, jefa! ¡Literalmente no puedo dejar de divertirme!” Respondió Etenoa, agitando su cinta azul.

Parecía que iba a salir de fiesta, con ropas reveladoras, accesorios chillones y una pose llamativa. Lo más devastador de todo era que casi duplicaba el tamaño de Uneko. Etenoa encarnaba a una chica de instituto pavoneándose por una ciudad bulliciosa de gente joven.

Kenja no Deshi wo Nanoru Kenja Volumen 4 Capitulo 15 Novela Ligera

 

“Ya veo que has encontrado tu estilo.” Mira observó a Etenoa con asombro. Era la otra nieta que volvía a casa desde la ciudad… la que se pasaba todo el tiempo de fiesta.

“¡Aww, eres tan dulce! Hablando de estilo, te ves totalmente alucinante…”

“¡Ahora no, por favor!” Mira se apresuró a impedir que Etenoa hablara. Si la korpokkur se desahogaba, pondría en evidencia a Mira. Cyril parecía tener una idea, pero Mira estaba desesperada por no confirmar sus sospechas.

“Son… únicas.” Dijo Cyril, volviendo a poner las cosas en su sitio. “Pero las korpokkurs están entre los espíritus más versados en asuntos de la tierra y el bosque. Entiendo tu razonamiento, Mira.”

“Uh, er, correcto. Sí, ese era el plan. Mejor preguntar a los expertos en lugar de especular entre nosotros, ¿no?” Mira dejó de lado por el momento la nueva apariencia de Etenoa mientras explicaba por qué había convocado a las hermanas, tratando de convencerse de que había tomado la decisión correcta.

Uneko y Etenoa eran residentes de una aldea en el espacio entre el bosque y la tierra. Como tales, tenían un gran conocimiento general de los bosques, aunque una de las hermanas ya no lo pareciera. Mira se alegró de reencontrarse con ellas, pero el cambio seguía siendo demasiado para ella.

***

 

Publicidad G-M2



 

“¡Sí, Señora Jefa! Investigaremos el asunto inmediatamente.” “Por supuesto, Jefa. Déjalo en nuestras manos o lo que sea.”

Siguiendo las órdenes de Mira, las hermanas korpokkur miraron hacia el bosque. Levantaron sus brotes de petas de tamaño humano en alto y cerraron los ojos, concentrándose y buscando en todo el bosque. En ese instante, el aire pareció cambiar. La banda miró a los espíritus como si observaran un ritual religioso.

El llamativo atuendo de Etenoa ciertamente no encajaba en el ambiente, pero las hermanas dieron con la causa del problema en pocos minutos. Vieron cómo el flujo de maná alrededor del bosque se había interrumpido, haciendo que una parte se distorsionara. Esa distorsión deformó el espacio cercano, convirtiéndose en un portal que convocó a todo tipo de monstruos.

En la mayoría de los bosques había espíritus que mantenían el flujo adecuado de maná.

Sin embargo, por alguna razón, las hermanas no percibieron casi ninguno aquí.

Mira acertó de inmediato. “¡Quimera Clausen!” Exclamó. La anormalidad del bosque era el resultado de los espíritus secuestrados. “¿Pero qué hacemos al respecto?”

“No podemos dejarlo así. A este ritmo, el maná estancado podría causar un daño incalculable a innumerables personas.” Dijo Cyril mientras contemplaba las profundidades del bosque. Como alguien que creía en el trabajo por el bien común, no podía pasar por alto el asunto.

“Es cierto. No podemos abandonar este bosque.” Aceptó Mira, recordando al tirano de espalda espinada y a los cazadores de la fortaleza del otro día.

“¡Sí! ¡Tenemos que resolver esto!” Dijo Emella. “¡Sí, hagamos lo que podamos!” Dijo Flicker. “No se puede ignorar algo así.” Añadió Zef.

Una vez establecido su objetivo, discutieron cómo abordarlo. Una vez más, los conocimientos de Uneko y Etenoa resultaron muy útiles. Resultó que un rito tradicional korpokkur podía deshacer el estancamiento. Una vez hecho esto, el bosque volvería a la normalidad… pero sólo durante un año. Sería una medida temporal hasta que los espíritus regresaran. Además, las hermanas debían realizar el rito junto al centro del estancamiento.

Temporal o no, esta era su mejor y única opción.

“Entonces, ¿cómo llegamos al centro? El lugar es un bucle, ¿no?” Preguntó Zef, señalando la cuestión más apremiante.

Según las korpokkurs, esta distorsión se encontraba en lo más profundo del bosque, más allá del bucle que el grupo no había logrado atravesar hasta ahora. A Mira no le preocupaba tanto como a los demás; siempre podía volar.

“Whoooa. Sí, está muy deformado, pero apuesto a que podremos con esto.” Dijo Etenoa.

“Estaremos encantadas de llevarla a dar un paseo por el bosque, Señora Jefa.” Añadió Uneko.


Las hermanas se ofrecieron a hacer de guías. Afirmaron que una vez que leyeran el aire del bosque, podrían encontrar el origen de la distorsión.

“¡Hey, impresionante!” Dijo Zef. Los demás también dieron las gracias a las korpokkurs. “Muy bien.” Dijo Mira. “Si son tan amables.”

“¡Déjenoslo a nosotras, Señora Jefa!” “¡Awww, sí!”

Las hermanas respondieron con entusiasmo y se adelantaron. Increíblemente, el follaje se abrió para ellas, como si tuvieran un poder similar al de Moisés aquí en el bosque.

Después de un rato, Mira descartó al Caballero Oscuro que les había abierto el camino. Seguramente la visible depresión que emanaba de la invocación había sido sólo su imaginación… ¿no?

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios