Kiraware Maou ga Botsuraku Reijou to Koi ni Ochite Nani ga Warui! (NL)

Volumen 4

Capítulo Cuatro: Compra De Artículos Para El Bebé

Parte 1

 

 

Anima se despertó con una mañana agradable. Al salir, no hacía demasiado frío, pero tampoco demasiado calor. Era la definición misma de lo agradable.

Tal vez podamos comer fuera hoy.

Publicidad G-AR



Planeó un picnic en su cabeza mientras colgaba la ropa para que se secara bajo el claro cielo azul. Ir a algún campo lejano sólo cansaría a Luina, así que pensó que el jardín sería suficiente.

Una vez terminada la colada, llevó su idea a la casa. Marie seguía tumbada en la cama, medio dormida y apenas escuchando, pero en cuanto la palabra «picnic» salió de su boca, los ojos de la niña se abrieron de golpe. Bram, tumbada a su lado, saltó de la cama cuando escuchó esa palabra mágica.

—¡Vivaaa! ¡Me encantan los pisnis!

—¡Yo quiero revolcarme en la manta, ¿sí?!

Bajaron al comedor, donde Myuke y Luina estaban poniendo la mesa para el desayuno. En el menú de la mañana había huevos con jamón, ensalada y manzanas con forma de conejo, todo lo cual estaba siendo preparado por Myuke mientras Luina la vigilaba para asegurarse de que estaba a salvo. A juzgar por las rodajas de manzana, su habilidad con el cuchillo había mejorado bastante.

Publicidad G-M1



—¡Conejitos! —animó Marie, poniéndose de puntillas para ver lo que había encima de la mesa. Al ver lo emocionada que estaba, Myuke no pudo evitar sonreír.

—¡Mejor comerlos antes de que se escapen!

—¡Yo como! ¡Estoy hambienta!

Luina observó con una sonrisa cómo Marie se sentaba, esperando a hincarle el diente.

Publicidad M-M1

—Están de buen humor esta mañana. ¿Han tenido un buen sueño?

—¡Haremos pisnis!

—¿Un picnic? —Preguntó Luina, inclinando la cabeza.

—Hace buen tiempo fuera, así que estaba pensando que podríamos hacer un picnic. O, supongo que sólo una comida normal al aire libre.

—¡Oh, eso suena muy bien! ¡Hagámoslo!

Publicidad M-M5

Cada día que pasaba hacía más calor, así que aprovechaban cualquier oportunidad para tomar el sol y disfrutar del calor después de meses de frío. A pesar de ello, siempre comían dentro de casa, así que a Luina parecía gustarle mucho la idea de un picnic como cambio de ritmo.

—Yo quiero hacer un picnic ahora mismo, ¿sí? ¿Cuándo lo haremos?

—La doctora vendrá de visita esta tarde, así que lo haremos antes.

Tenían un gran día por delante, y Anima estaba increíblemente nervioso. Un mes antes, la doctora había dicho que tanto Luina como el niño estaban perfectamente sanos y que no había señales de ninguna complicación. Por ello, Anima y Luina intentaban mantener la calma y la tranquilidad por fuera, pero las preocupaciones por los «y si» pasaban por sus mentes cada vez más a menudo a medida que se acercaba la siguiente revisión, que era exactamente la razón por la que él había propuesto el picnic. Quería alejar la mente de todos, aunque fuera por un par de horas.

—¡Vamos a tener que empezar a preparar la comida justo después del desayuno! Es hora de mostrar mis habilidades.

—Yo me encargo; tú deberías ir a jugar.

—¡Puedo jugar durante y después del picnic! —Myuke estaba entusiasmada con la idea de hacer la comida.

Durante su práctica diaria, había aprendido a hacer todo tipo de comida, y disfrutaba cocinando incluso más que cuando había empezado. A Anima le gustaba pensar que podía hacer que cualquier plato que él cocinara supiera tan delicioso como los de ella, pero era el primero en admitir que las habilidades técnicas de ella ya habían superado las suyas.

—¿Por qué no lo hacemos juntos, entonces?

—¡Claro! Aunque tenemos que pensar qué hacer.

—Me alegro de que estén emocionadas por el picnic, pero deberíamos empezar a comer. Los huevos se enfriarán.

—Tienes razón. Marie, ¿podrías hacer los honores? Marie asintió, y luego aplaudió. —¡Gacias por la comida!

Los otros cuatro la imitaron, y luego todos empezaron a comer. Cuando terminaron y se limpiaron, Myuke y Anima se pusieron a trabajar en la comida. Normalmente, Luina supervisaba la preparación de la comida, pero como Marie estaba jugando fuera, había salido al jardín con ella y Bram. Bram había encontrado un lugar perfecto en la hierba para colocar la manta nada más salir, así que seguro que ya había empezado a tomar el sol.

De vuelta a la cocina, Anima y Myuke reflexionaban sobre lo que sería la comida perfecta para un picnic. La ausencia de Luina limitaba mucho sus opciones, y no podían optar por hacer sopa ya que iban a comer fuera, lo que les dejaba una sola opción.

—¿Deberíamos hacer sándwiches? —Anima sugirió.

—¡Es una gran idea! Los he hecho antes; son fáciles y perfectos para el exterior.

La pareja comenzó a preparar un montón de sándwiches. Al poco tiempo, estaban todos hechos y apilados en un plato, así que el dúo de chefs se dirigió al exterior con su comida. Cuando abrieron la puerta, fueron recibidos por una suave brisa y la luz del sol brillando pacíficamente en el verde césped.

—¡Papi! ¡Myuke! Estamos aquí, ¿sí?

Bram, tumbada en la manta, les saludó con la mano. La había colocado lo suficientemente lejos de la casa como para que estuviera completamente fuera de las sombras. Marie los miró con ojos brillantes cuando llegaron. Estaba descalza, con los zapatos apartados para no ensuciar la manta.

—¡Yico!

—¡Quiero comer, ¿sí?!

—Primero tenemos que lavarnos las manos. Luina, ¿cómo te sientes?

—Tengo bastante hambre.

Él no estaba preguntando exactamente si ella tenía hambre, pero era un hecho que ella había tenido un apetito bastante saludable últimamente. Apenas había querido comer en los primeros meses de su embarazo debido a las náuseas y el vértigo, pero estaba en el comienzo de su quinto mes, y su cuerpo parecía haber superado eso. Su apetito había vuelto a la normalidad.

La familia fue al pozo a lavarse las manos y, a la señal de Marie, dieron las gracias y tomaron la segunda comida del día.

—¡Marisopa! —exclamó Marie mientras empezaba a masticar su tercer bocadillo. La mariposa pasó revoloteando con gracia junto a ellos en su camino hacia la casa—. ¡Me encantan las madisopas!

—¡Muy bien! Vamos, Marie, vamos a atraparla, ¿sí?

—Asegúrense de no alejarse demasiado.

—No te preocupes, yo las vigilaré. Persigue a esa mariposa todo lo que quieras, Marie.

Myuke, también emocionada por ver la mariposa de cerca, se puso rápidamente los zapatos y persiguió a sus hermanas. Las tres persiguieron al pequeño bicho que revoloteaba por todo el jardín, maravilladas por su belleza. Todavía les quedaban algunos sándwiches, pero las chicas estaban demasiado preocupadas para volver y terminarlos. A Myuke le habría decepcionado que la comida se desperdiciara, así que Anima decidió comérselos todos. Justo cuando terminó de meterse el último en la boca, una suave ráfaga de viento agitó el largo cabello azul de Luina.

—Esta brisa es muy agradable.

—A las chicas también les encanta. A todas les gusta la naturaleza.

Anima y Luina se acurrucaron el uno contra el otro bajo la luz del sol. El ligero viento arrastraba el agradable olor de la hierba y el verdor, envolviéndolas en el reconfortante abrazo de la naturaleza. Mientras observaban a las niñas perseguir a la mariposa por el jardín, Luina empezó a adormecerse. Con su amada esposa apoyada contra él, Anima estaba dispuesta a dormitar también, pero algo llamó su atención.

—¡Ah! ¡Ena!

El alegre aullido de Marie retumbó en el jardín. Los ojos de Luina se abrieron de golpe y miró hacia la entrada principal, donde vio a dos personas —Ena y la doctora— caminando de la mano. Probablemente habían llamado a la puerta principal, pero dieron la vuelta cuando no hubo respuesta y oyeron voces animadas procedentes del jardín.

—¡Marie! He vemido a juga’.

Marie y Ena se habían hecho amigas unos tres meses antes. Después de discutir el futuro de sus clases de cocina, Anima le había llevado a Camilla un regalo para agradecerle sus esfuerzos, le había contado lo que habían estado aprendiendo en casa y la había invitado a comer. Llevó a Ena con ella, y como tenía más o menos la misma edad que Marie, las dos habían congeniado inmediatamente.

A las dos les gustaba jugar con alguien de su edad, así que cada vez que la doctora iba a la casa de los Scarlett para revisar a Luina, traía a Ena con ella. Ena soltó la mano de la doctora, y ella y Marie trotaron una hacia la otra. Ver a las dos niñas correr alegremente la una hacia la otra calentó el corazón de Anima.

—Por favor, vigílalas, —pidió Luina, lo que devolvió a Anima a la realidad. Había llegado el momento: Luina estaba a punto de hacerse el chequeo por el que estaban tan nerviosos.

—Lo haré, no te preocupes.

Observó cómo las dos desaparecían dentro de la casa, y luego se volvió hacia las chicas, deseando unirse a ellas con la esperanza de frenar su acelerado corazón. Por supuesto, eso era sólo si las chicas querían que se uniera. Si no, tendría que sentarse y luchar con sus pensamientos.

—¡Juega con mosotras!

La invitación de Ena llegó con una brillante sonrisa. Aunque sólo se veían una vez al mes, el hecho de que ella se acordara de él le hizo sonreír tanto o más que Ena. No había muchas cosas en la vida que rivalizaran con la eufórica sensación de ser querido por los niños.

—¿Vamos a perseguir a la mariposa?

—Se fue volando, —explicó Myuke—. Ahora vamos a jugar a las traes.

—Es el juego perfecto porque, aunque pierda, recibo un abrazo tuyo, ¿sí?

—Así que sí, eso es lo que estábamos pensando. ¿Qué dices, Ena? ¿Te parece bien que Papi te abrace?

—¡Me encamtam los ‘bazos!

No sólo le parecía bien, sino que le encantaba la idea.

—¡Mia, Papi! —Marie gritó—. ¡Soy súpe’ dápida!

Salió corriendo y miró descaradamente a Anima, en busca de cumplidos. Sólo sería cuestión de tiempo que se cayera si él la dejaba seguir así.

—¡Vaya, eres rápida!

Se detuvo tras el cumplido de Anima.

—¡Será mejor que el resto empiece a correr también! Si no lo hacen, las alcanzaré.

Anima intentó asustar a las chicas para que corrieran con su tono burlón, y definitivamente funcionó. Las chicas se dispersaron en todas las direcciones, y su juego de las traes comenzó oficialmente. Mientras vigilaba la zona para que no salieran fuera, fue tras Bram.

—¡Eek! ¡Me has pillado! ¡Ooh, nueva regla, ¿sí?! ¡Tendrás que llevar a cualquiera que atrapes hasta que atrapes a la siguiente persona, ¿sí?!

Anima aceptó, y ayudó a Bram en su espalda. Ella le animó enérgicamente mientras volvía a la caza.

—¡A toda máquina! ¡Ah, Papi! ¡Myuke ha sido localizada, ¿sí?!

Alcanzó fácilmente a Myuke, que trotaba perezosamente, y le puso suavemente la mano en el hombro.

Publicidad G-M3



—¡Te atrapé!

—Sé que te han pillado a propósito, ¿sí? ¿Estás tan emocionada de que Papi te lleve en brazos?

—¡No! —Myuke se puso muy roja en respuesta a la burla de Bram—. Quiero decir, hay días en los que quiero que Papi me abrace, ¡pero esta vez quería que me pillara para que tú te sintieras mejor! No quería que te pusieras a llorar porque eres la única a la que han pillado, ¿entiendes? Así que, agáchate, yo soy la siguiente.

—Dios… Deberías ser más honesta, ¿sí?

Bram se bajó, y Anima, respetando las reglas, levantó a Myuke. En cuanto lo hizo, Ena se acercó a él por su cuenta y le tiró de la manga.

—¡Amima! Adiba.

—¡Muy bien, sube! ¡Te he pillado!

—¡Qué alto! ¡Me encanta adiba!

Un poco más lejos de ellos, Marie observó celosamente cómo Anima levantaba a la feliz chica en el aire. Sus ojos se encontraron, y ella inmediatamente se dirigió hacia ellos.

—¡Yo también quiero adiba!

—Pues entonces, ven aquí y yo… Lo siento, Marie. Tendrás que esperar un minuto. —Anima se tragó sus palabras cuando Luina y la doctora volvieron al jardín. Se apresuró a acercarse a ellas—. Eso fue rápido. ¿Cómo ha ido?

Publicidad G-M1



—No hay que preocuparse, querido. Los dos están perfectamente bien.

—Menos mal.

Dejó escapar un suspiro de alivio, pero la doctora no había terminado.

—¡Sin embargo! Debe tomárselo con calma. No debes dejarla estar de pie durante mucho tiempo ni cargar nada pesado. Asegúrate de que tiene suficiente apoyo para permitirle relajarse.

—Lo haré. Luina, tú céntrate en cuidarte. Me gusta hacer las tareas de la casa, así que puedes dejármelo todo a mí.

—Lo sé. Gracias.

Después de su lección de cocina con Camilla, Anima se había prometido a sí mismo que no volvería a hacer sentir sola a Luina. Ella era consciente de su determinación, y eso le permitía confiarle cualquier cosa y todo. Él haría todas las tareas difíciles por sí mismo, dejando que ella sólo le ayudara con las fáciles para que no se esforzara demasiado.

—Volveremos a vernos el mes que viene. Ena, nos vamos a casa.

—¡Síii! ¡Adiós, Marie!

Publicidad M-M2

—¡Adiós! ¡Vengan ponto!

Aunque no llegaron a jugar mucho tiempo, ambas parecían estar satisfechas con todo lo que habían corrido, y se despidieron la una de la otra con sonrisas radiantes.

—Muy bien. —Anima cambió de marcha. Miró a su alrededor y encontró la manta de picnic desierta ondeando al viento, y los platos vacíos encima a punto de volcar. Tuvo que poner algo de peso sobre la manta para evitar que saliera volando, y llevar los platos vacíos al interior.

—¡Papi, adiba! ¡Y caballito! ¡Y pillar! Quieo code’. — suplicó Marie, mirándole con ojos de perrito. Él la recogió, la levantó en alto y la bajó enseguida.

—Luego te llevaré a caballito, ¿de acuerdo? Ve a jugar con tus hermanas mientras empiezo a limpiar.

—¡Yo te levantaré todo lo que quieras!

—¡Mi espalda está hecha para dar paseos a caballito, ¿sí?!

Anima se puso a trabajar sin dejar de vigilar a las chicas. Myuke levantó a Marie tan alto como pudo, y luego Bram le dio un paseo a caballito. Una vez que hubo asegurado la manta al suelo, llevó los platos al pozo, y él y Luina lavaron los platos juntos.

Más tarde, esa noche, Anima estaba en el vestidor con Luina y Marie. Marie, en un intento de impresionar a su padre, se quitó la ropa tan rápido como pudo. Definitivamente, se merecía elogios por su increíble exhibición.

—¡¿Cuándo has aprendido a quitarte la ropa tan rápido?! Estoy asombrado.

—¡Mia! También hago esto.

Marie dejó su ropa en el suelo, la dobló cuidadosamente y la puso en el cesto de la ropa. Una vez hecho esto, miró orgullosa a Anima.

—¡Vaya! Estás llena de sorpresas, ¿verdad? ¡Bien hecho! —¿Ayudo a Papi?

Marie había practicado en secreto el doblado de la ropa como una forma de ayudar a Anima, un gesto que seguramente pondría una sonrisa en la cara de cualquier padre. Anima le acarició la cabeza, lo que provocó una simpática risita de la pequeña cosquilluda.

—¡Por supuesto! Mañana haremos la colada juntos, ¿de acuerdo?

—¡Vivaaaaa! —animó Marie, con las manos alzadas en el aire.

Mientras observaba la alegre sonrisa de Marie, Anima se quitó la ropa, y luego esperó a que Luina terminara de hacer lo mismo. Ella se quitó el vestido, pero empezó a mirar a su alrededor con timidez en lugar de quitarse la ropa interior.

—Es difícil quitarme la ropa cuando me miran con tanta atención…, —señaló con las mejillas sonrojadas. Se veían desnudos a diario, pero algo era aparentemente diferente.

—Me preocupa que puedas tropezar con tu ropa interior.

—Miró a Anima a los ojos y frunció los labios.

—¡He aprendido hace mucho tiempo a quitarme la ropa! ¡Ya tengo veintiún años! Tú lleva a Marie adentro, no queremos que se resfríe. Estaré contigo en un momento.

Ella tenía toda la razón: Marie estaba de pie en el frío vestidor, desnuda. Él tomó la mano de Marie, entraron, e inmediatamente procedió a comprobar la temperatura del agua con la mano. Sólo estaba tibia, pero eso ya era mucho mejor que estar fuera, así que se metieron en la bañera. Justo cuando se sumergieron, oyeron voces que entraban por la ventana.

—Espero que no esté fría.

—No han gritado, así que yo diría que eso es una victoria, ¿sí? Definitivamente no está hirviendo, al menos.

Las voces pertenecían a Myuke y Bram. Desde que Myuke había conseguido su piedra de conejo de fuego, había aprovechado cada oportunidad que tenía para usarla. Se había encargado de encender la chimenea y la estufa, e incluso de ajustar la temperatura del agua de la bañera.

Desde la resolución de su pelea, Bram era más cercana a su hermana que nunca. Le encantaba verla trabajar incansablemente para ayudar a la familia.

—Asegúrate de no quemarte, ¿sí?

—¡No te preocupes, soy una experta en esto!

Sin embargo, también tenía demasiado miedo de dejarla sola.

—¡Tibia!

—¡Dale dos, quizás tres minutos más!

—¡Ya lo tengo! ¡Dos, tal vez tres minutos!

Myuke se quedó completamente en silencio después de eso. Probablemente estaba demasiado concentrada en la llama como para hablar.

—Perdón por la espera.

Justo cuando Marie se agarró al borde de la bañera y empezó a chapotear, Luina entró en el baño. Aunque estaba embarazada, seguía conservando sus brazos y piernas delgados. Sin embargo, debido a lo avanzado que estaba, sus pechos habían empezado a aumentar de tamaño y su vientre estaba claramente inflado.

—¿Puedo acadicia’? —Marie dejó de chapotear y preguntó.

—Sí, puedes. Acaríciala todo lo que quieras.

Marie acarició suavemente la barriga de Luina y susurró palabras dulces al bebé que crecía dentro. Iba a ser una gran hermana cuando el bebé naciera.

—¿Puedo acariciarla también?

—Por supuesto.

Anima le tocó la barriga. Se sentía muy suave, pero no estaba blanda. De hecho, aunque no estaba a punto de reventar, había claramente cierta tensión bajo su piel, como si estuviera flexionando los músculos. La doctora había dicho que eso podía ser peligroso si se prolongaba durante mucho tiempo, pero normalmente desaparecía con bastante rapidez. La tensión sólo había sido temporal el día anterior, y el anterior también.

—Tu estómago ha crecido bastante.

—Y no va a dejar parar.

Publicidad M-M4

—¡Mi badiga también está gande!

Marie se levantó y se acarició el estómago. Anima le frotó la barriga llena y redonda, lo que provocó una risita de cosquillas.

—Tu barriga también es grande. Y no es sólo tu barriga:

has crecido mucho. ¿Sigue siendo cómoda tu ropa?

—¡Ah, sí! Me encanta la dopa que me compaste.

—Me alegra oír eso. ¿Y tú, Luina? ¿Sientes que tu ropa te aprieta demasiado últimamente?

—Hmm… Todavía no, pero seguro que pronto ya no cabré en ellas.

—Bien. Entonces deberíamos… —Anima se cortó cuando se dio cuenta de que Luina aún no estaba en el agua caliente—. Entra primero, luego hablaremos.

—Gracias. Disculpa. —Bajó con cuidado al agua y dejó escapar un cómodo gemido.


—¿Cómo está el agua?

—Está perfecta. Deberíamos llamar a las chicas pronto.

—¿Oyeron eso, chicas? Entren.

—¡Fuerte y claro, ¿sí?!

—¡Ya vamos!

El relajante crepitar del fuego se desvaneció, y su animada conversación se hizo más y más silenciosa.

—¿Qué querías decir antes?

—Deberíamos salir a comprarte ropa de maternidad.

El armario de Luina no era nada del otro mundo, pero toda la ropa que tenía era de antes de quedarse embarazada. Lo único que tenía que le quedaba lo suficientemente holgado en la cintura era el vestido azul que había llevado el día en que ella y Anima se conocieron, pero que le había quedado demasiado apretado en el pecho un par de meses antes. Definitivamente no podía usarlo con el embarazo que la hacía aún más grande; tenían que conseguirle ropa nueva que no la asfixiara.

—¿Qué suelen llevar las embarazadas?

—Ropa que oculte —o al menos no resalte— su forma.

Los vestidos sueltos son bastante comunes.

—Vestidos, ¿eh? Me temo que tendrías frío con un simple vestido; ¿está bien si te pones algo encima?

—Por supuesto. El abrigo que me regalaste es muy bonito y calentito. Podría ponérmelo por encima del vestido.

—Me alegro de que te guste, pero haría demasiado calor.

Incluso Bram, la más aprensiva con el frío, había abandonado su ropa de invierno en las últimas semanas. Si Luina se pusiera ese abrigo sobre un vestido, probablemente se herviría viva. Por algo estaba guardado en su armario.

—Vayamos al sastre mañana. Quizá encontremos algo bonito.

—¿Saldemos? ¡Quieo Sali’!

—No te preocupes, no te dejaremos atrás. Hoy no he podido llevarte a caballito, ¡así que mañana te llevaré todo el día!

—¡Vivaaa! ¡Me encanta caballito!

La alegría de Marie resonó en el baño acústico.

—¡Perdón por haber tardado tanto!

Publicidad G-AB



—¡Estamos aquí, ¿sí?!

La llegada de Myuke y Bram fue recibida con otro saludo aún más animado de Marie. Se enjuagaron y entraron en la bañera, provocando el desbordamiento del agua. En condiciones normales, su bañera era bastante grande, pero tener a cinco personas en ella al mismo tiempo ciertamente sobrepasaba sus límites. Sus días de baños familiares completos iban a terminar pronto, al igual que sus noches de acurrucarse juntos.

Para Anima era una constatación agridulce, porque, aunque le entristecía, también demostraba que las niñas estaban creciendo bien y sanas. Verlas crecer y desarrollarse día a día, semana a semana y mes a mes lo hacía el hombre más feliz del mundo.

—Mañana saldremos a comprarle ropa nueva a Luina. ¿Quieren acompañarnos, chicas?

Su propuesta fue recibida con dos asentimientos emocionados.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios