Kiraware Maou ga Botsuraku Reijou to Koi ni Ochite Nani ga Warui! (NL)

Volumen 4

Capítulo Tres: Cocinando Juntos

Parte 1

 

 

Habían pasado dos semanas desde la resolución de la pelea entre Myuke y Bram. Los días seguían siendo fríos, pero, milagrosamente, ningún miembro de la familia Scarlett había caído enfermo. Anima nunca se había enfrentado a un riesgo semejante, ya que ninguna enfermedad podía penetrar en su cuerpo; Myuke, una cazadora veterana, no iba a dejar que un poco de frío la abatiera; Marie comía bien, y tenía energía más que suficiente para correr tanto dentro de la casa como fuera de ella desde el amanecer hasta el atardecer; Bram odiaba el frío, pero se había vuelto sorprendentemente animada a pesar de él; y Luina solía sentarse y relajarse, sonriendo suavemente mientras veía jugar a sus hijas. Anima esperaba que sus días despreocupados y sin problemas continuaran para siempre, pero en el fondo sabía que ese futuro era improbable. Todos estaban sanos como un buey, pero le preocupaba que eso cambiara, especialmente para Luina.

En el pasado, Luina se las había arreglado para dirigir el orfanato ella sola, lo que no era poca cosa. Una persona normal no habría sido capaz de hacer lo que ella hacía; estaba claro que tenía una resistencia y un espíritu excepcionales. Era improbable que se resfriara y, si lo hacía, se quitaba de encima en un par de días.

Publicidad M-AR-2

Sin embargo, las cosas ya no eran tan sencillas. Luina estaba embarazada. Incluso si se encogía de hombros ante un resfriado, no había garantía de que no tuviera efectos graves y duraderos en el niño que crecía en su interior. Eso, combinado con el hecho de que su médico le había advertido de que su sistema inmunológico estaba debilitado y que debía tener más cuidado para no resfriarse, hacía que fuera fácil entender por qué Anima estaba preocupado.

Sin embargo, a pesar de sus luchas internas, se esforzó por llevar siempre una sonrisa. No quería irritar innecesariamente a su familia. Después de la pelea entre las chicas, Anima se había prometido a sí mismo abandonar su comportamiento excesivamente ansioso y convertirse en un padre más sensato.

Tenía que actuar con calma para tranquilizar a los demás.

—¿Anima?

—¡Ah!

Publicidad M-M1

Momentos después de reconfirmar su promesa de estar tranquilo y sereno, Anima fue arrastrado de vuelta al mundo real por alguien que lo llamaba por su nombre. Se dio la vuelta para descubrir que era exactamente quien esperaba: Luina. Salió al jardín para ayudar a descolgar la ropa que Anima había colgado para que se secara esa mañana, llevaba su abrigo favorito y una bufanda para mantenerse caliente, pero estaba visiblemente temblando mientras su aliento blanco se disipaba en el frío aire invernal.

—¿Te pasa algo?, —le preguntó.

—En realidad no, sólo que no has reaccionado ante mí.

Me preguntaba por qué.

—Lo siento, me quedé pensando en algo. —Miró a su alrededor y se dio cuenta de que el cielo, antes azul, había empezado a adquirir un tono rosado. El hecho de que acabara de darse cuenta de ello significaba que había estado fuera de él durante bastante tiempo, así que no era de extrañar que Luina estuviera preocupada.

Ella parecía haberse calmado después de asegurarse de que su marido estaba bien, pero para asegurarse, se dirigió a ella con una propuesta amable.

—Yo puedo hacer el resto; tú deberías entrar y acostarte.

—Quiero ayudar ahora que estoy fuera. Terminaremos en poco tiempo si ambos trabajamos juntos.

No quería aceptar la oferta de Anima, sino quedarse y seguir trabajando con él. Dado que estaba mucho más animada y habladora que cuando estaba encerrada dentro de la casa, tenía que estar disfrutando. Anima no se atrevió a obligarla a entrar.

—¿Tienes frío?

Independientemente de su decisión, él seguía preocupado por ella.

La nieve que había caído dos semanas antes se había derretido, dejando al descubierto el frío suelo que había debajo, y desde entonces no la había reemplazado. Si había habido alguna nevada mientras dormían por la noche, había desaparecido por completo al amanecer. Incluso los cinco muñecos de nieve en los que las chicas habían puesto todo su empeño habían cedido a los implacables rayos del sol y se habían fundido en la nada.

Anima había temido que el llanto de Marie al darse cuenta de que sus muñecos de nieve habían desaparecido lo destrozara, pero Myuke y Bram se apresuraron a animarla.

—¡No se han derretido, sólo se han ido de viaje!

—Los volveremos a hacer la próxima vez que haya nieve, ¿sí?

Sus amables palabras le devolvieron la sonrisa. Después de la adición de la cocina de Luina y un paseo en los hombros de Anima, se había olvidado por completo de los muñecos de nieve y recuperó su gran y hermosa sonrisa.

De todos modos, a pesar de la falta de nieve, el aire seguía siendo extremadamente frío. El viento helado atravesaba el bosque calvo para asaltar implacablemente su jardín, pero Luina lo desafiaba con una cálida sonrisa.

—Estoy bien. El frío nunca me ha molestado.

—¿Nunca? Eso es increíble. Muy bien, ¿entonces te importaría ayudarme?

Por mucho que él deseara que se mantuviera caliente y acogedora durante todo el día, no podía encerrarla y prohibirle hacer las cosas que quería hacer. Si lo hiciera, no sólo ella se enfadaría con él, sino que también la estresaría, que era lo último que quería. Por suerte, a ella le iba bien. No necesitaba presionarse como lo había hecho antes de casarse con Anima.

—Me encantaría, —replicó Luina, y luego desanudó con habilidad la ropa y la puso en el cesto.

Hacer la colada había sido una de las tareas diarias de Anima durante los últimos meses, así que supuso que se había vuelto bastante decente en ello. Sin embargo, al observar a Luina, se dio cuenta rápidamente de que aún le quedaba mucho por crecer.

Ah, yo también debería trabajar.

Anima empezó a bajar la ropa, mirando a Luina cada dos segundos para asegurarse de que no resbalaba en la hierba. En poco tiempo, el cesto estaba repleto de ropa para cinco personas y habían terminado de bajarla toda.

—¿Ves? Te dije que terminaríamos en un santiamén.

—Sólo porque eres buena en esto. Me sorprende que seas tan rápida con este frío.

—Puedo hacer cualquier cosa cuando estás a mi lado.

—Yo siento lo mismo contigo, pero por favor, no te esfuerces demasiado.

—Eres tan preocupón.

—Claro que lo soy. Te amo, después de todo.

—¡Yo también te amo! —Luina le abrazó con fuerza mientras su rostro se iluminaba.

Anima quería mantener la calma, pero no podía resistir las mariposas en el estómago que le dejaba el abrazo de su mujer. Rodeó su cintura con los brazos y le devolvió el abrazo, a lo que ella enterró su cara en su pecho.

—Hoy estás muy cariñosa, —comentó.

—Es porque me mimas todos los días. Puede que yo acabe siendo más necesitada que nuestro pequeño bebé.

Sus palabras le tranquilizaron al saber que, efectivamente, era útil. Saber que aliviaba la carga de alguien era suficiente para hacerle feliz, pero cuando ese alguien era su encantadora esposa, que le miraba con una melosa sonrisa mientras se acurrucaba en sus brazos, le daba un vértigo absoluto.

—Me encanta tu sonrisa. Es muy bonita.

—Tú eres mucho más linda de lo que yo nunca seré.

—Estás haciendo que me sonroje.

—Bien. Estás extra linda cuando te sonrojas.

Anima luchó por mantener sus sentimientos a raya —al igual que Luina, que le miraba con sus encantadores ojos—, pero su amor era demasiado poderoso para combatirlo. No pudo resistirse al encanto de los pequeños labios de su esposa, que permanecían húmedos y atrayentes incluso en el seco aire invernal.

Se inclinó hacia ella y los dos compartieron un beso.

Cuando finalmente retiró sus labios, ella se movió tímidamente.

—Quiero más…, —susurró ella, mirándole profundamente a los ojos.

El tiempo perdió todo su sentido cuando Anima plantó otro beso en los labios de Luina. Estaban los dos solos en el jardín, sin nada más. Sus labios se separaron una vez más, pero Luina permaneció aturdida durante varios momentos.

—Anima… te amo.

—Yo también te amo. Me pasaría todo el día besándote si pudiera, pero no podemos permitir que te resfríes. ¿Vamos dentro?

—Eso supongo…

De mala gana, soltó a Anima. Tomó el cesto de la ropa sucia y se dirigieron al interior de la casa.

—Tenemos que estar tranquilos, —advirtió Luina mientras abría lentamente la puerta—. Las niñas están durmiendo en el comedor.

Cuando había salido por primera vez, las niñas habían estado sentadas alrededor de la mesa dibujando. Sin embargo, había pasado algún tiempo desde que él se había ido; al parecer, habían terminado de dibujar y se habían dormido en ese tiempo.

Con cuidado, en silencio, los dos entraron en la cocina.

Luina claramente había dejado de cocinar para ver cómo estaba

Anima, ya que había col picada sobre la tabla de cortar.

—¿Estás haciendo una sopa de col?

—Sí, con salchichas. La carne es importante para una dieta equilibrada.

—Ya estoy salivando. Deja que te prepare la olla.

Después de que ella le diera las gracias, él vertió en la olla agua de la jarra que había llenado en el pozo aquella mañana.

—¡Oh, no!

Justo cuando puso la olla en el fuego, Luina dejó escapar un grito. Parecía un poco agotada.

—¡¿Qué ha pasado?!

—Sólo tenemos cuatro salchichas…

Anima dejó escapar un suspiro de alivio. Temía que se hubiera cortado o algo así.

—Yo no necesito ninguna en mi ración, —le dijo.

—¡Sí que la necesitas!, —le ordenó ella—. Trabajas mucho y necesitas carne para alimentar tu resistencia. Una sola salchicha tampoco es suficiente para las niñas. Todavía están creciendo; ¡necesitan comer bien para mantenerse sanas!

Luina tenía toda la razón. Aunque a Anima no le importaba mucho su propia ración, no podía dejar que las niñas se murieran de hambre. Les encantaba la carne, y no iban a quedarse sin ella bajo su mirada.

—Iré al pueblo a comprar un poco. El carnicero debe estar abierto todavía.

—Muchas gracias.

Agarrando tanto su bolsa de cuero llena de monedas de cobre como una cesta, Anima partió rápidamente hacia Garaat.

***

Publicidad G-M2



 

 

Publicidad M-M3

La carnicería estaba situada justo detrás de la hilera de restaurantes del distrito comercial de Garaat. Para llegar hasta allí, bajo la luz del sol poniente, Anima tenía que recorrer el llamado «camino de la tentación», llamado así por el increíble aroma de la comida recién cocinada y el atractivo de las hermosas mujeres que invitaban a los transeúntes a los pubs cercanos y que hacían que los desvíos fueran increíblemente difíciles de resistir. De hecho, como para demostrar lo escasos y distantes que eran los capaces de conquistar el camino de la tentación, la multitud que le rodeaba se reducía a un ritmo alarmante mientras caminaba.

Sin embargo, la resolución de Anima era inquebrantable. Tenía lugares a los que ir y cosas que hacer, y ningún deseo mundano le impediría alcanzar su objetivo. También tenía la mejor comida que había comido nunca y la mujer más hermosa que había visto jamás esperándole en casa. Las mujeres que llamaban a los clientes potenciales eran hermosas, pero no podían compararse con Luina.

Después de recorrer el camino de la tentación durante un par de minutos, giró a la derecha en la intersección donde se encontraban la mayoría de las tiendas de comestibles, una zona bastante concurrida por gente que compraba ingredientes para la cena. Se dirigió al carnicero, que tenía decenas de jamones salados, tiras de tocino y salchichas colgadas.

—¡Bienvenido, Anima! ¿Qué puedo ofrecerte hoy?

Un hombre corpulento —el dueño de la tienda— se asomó detrás de la cortina de carne. Su boca se curvó en una sonrisa bajo el bigote, y su tono amistoso resonó en el edificio. Como Luina le había comprado carne desde que era una niña, y como los dos habían visitado la zona juntos innumerables veces después de casarse, él, como la mayoría de los propietarios de tiendas de Garaat, los conocía a ambos por su nombre.

—Me gustaría esto, por favor.

Anima señaló las salchichas de cuerda, cada una de las cuales era lo suficientemente larga para unas diez salchichas gruesas.

—¿Sólo una?, —preguntó el hombre mientras empezaba a enrollar una.

—Umm… Que sean tres, por favor.

—¡De inmediato!

Pensó que tres cuerdas serían perfectas. Aunque desde fuera pareciera mucho, para una familia de cinco miembros, eso significaba que cada persona tendría unas seis salchichas. Dado que comían salchichas todos los días, tenían suficiente para una semana.

Al principio había pensado que habría sido mejor comprar más, ya que cuanto más se comprara más duraría, pero había recordado algo. Al comprar sólo una semana, se quedaría sin leche más o menos cuando terminara las salchichas. Una vez que eso ocurriera, podrían simplemente comprar más de ambas cosas al mismo tiempo y tenerlas frescas.

Mientras Anima organizaba su próxima compra, el carnicero terminó de enrollar sus salchichas, que él pagó y puso en su cesta.

Publicidad G-M1



—Por cierto, ¿cómo está Luina?, —preguntó el hombre justo cuando Anima estaba a punto de darse la vuelta y salir. No era una pregunta sorprendente, ya que cuidaba a Luina como a su propia hija.

La noticia de su embarazo se había extendido por el pueblo como un reguero de pólvora después de que ella se lo contara a la mujer del puesto de frutas. Casi todos los vendedores de comida lo sabían, incluido el carnicero. Anima apreciaba que todo el mundo se preocupara tanto por su salud, así que respondió con una cálida sonrisa.

—Está bien.

—Ahhh, eso es bueno. Genial, incluso. Toma, ¡espera un momento! —Tomó un jamón entero y se lo entregó a Anima—. ¡Esto es para Luina!

—¿Cuánto cuesta?

—Vamos, ¿qué pasó? No necesito dinero. Luina es como una hija para mí. Con que venga uno de estos días para demostrar que le va bien es más que suficiente pago. Oh, y tal vez podrían dejarme sostener al pequeño después de que nazca. Eso me haría el hombre más feliz de todo el pueblo.

—Gracias, —dijo Anima, aceptando el generoso regalo— . Me aseguraré de dárselo.

—¡Bien! Que se lo coma todo; ¡este jamón le dará buena salud para el invierno!

—Quizá deberías pensártelo dos veces antes de hacer que se lo coma todo, —dijo una señora de buen porte. Era la dueña del puesto de frutas.

Publicidad M-M2

—¿Eh? —El carnicero enarcó sus gruesas cejas—. ¿Intentas decir que hay algo malo en mi jamón?

—No seas tonto, sé perfectamente lo deliciosos que son tus cortes.

El ceño del carnicero se convirtió inmediatamente en una sonrisa.

—La cosa es que no sé si hay que atiborrar a una embarazada con un jamón más salado que el océano. En lugar de eso, debería darle a mi niñita algunas de mis manzanas. —La mujer empujó una cesta llena de manzanas a las manos de Anima.

—¡Ya le has dado suficientes manzanas para toda la vida! Y darle comida que se pudre sólo le va a hacer daño al estómago.

—¡Una manzana al día mantiene al médico alejado!

—¡Come suficiente carne y no conocerás la derrota!

Kiraware Maou Volumen 4 Capitulo 3 Parte 1 Novela Ligera

 

Anima agradecía que estuvieran pendientes de su mujer, pero no quería ser testigo de una pelea por quién de los dos tenía que alimentarla.

—Calma, por favor. Ella puede comer cualquier cosa con moderación. Estoy seguro de que tanto el jamón como las manzanas le sentarán muy bien.

—Ves, estás diciendo la verdad. Su pequeño estómago no puede aguantar mucho. Mejor llénalo con algo saludable cada vez que puedas.

—Algo saludable, ¿eh?

Su declaración tenía sentido. Por supuesto, Luina se aseguraba de comer una dieta equilibrada de verduras y carne, y gracias a eso, ella y todos los demás miembros de la familia gozaban de buena salud. Sin embargo, cabía la posibilidad de que sus necesidades dietéticas hubieran cambiado desde que quedó embarazada. Si ese era el caso, Anima tendría que asegurarse de tener los mejores alimentos no sólo para ella, sino también para el bebé que crecía en su interior.

—Hola, querido, —dijo una voz ronca detrás de ellos, interrumpiendo los pensamientos de Anima. Era de una señora mayor, que señalaba una de las salchichas de cuerda—. ¿Podrías traerme una de esas?

Esa señora mayor era la doctora de Luina. El puesto de frutas había empezado a llenarse de gente justo cuando ella había llegado a la carnicería, atrayendo a su dueña. Gracias a ello, la pequeña disputa de los tenderos se desvaneció de forma natural, facilitando que el carnicero ayudara a su cliente recién llegado.

—Comprando solo, ¿no?, —le preguntó a Anima mientras esperaba su salchicha.

—Sí. Estoy ayudando a Luina.

—Qué caballeroso eres. Luina se ha ganado un buen hombre.

Aunque estaba disfrutando de sus elogios, Anima quería avanzar en la conversación y preguntar por la dieta de Luina.

—¿Puedo preguntarle algo?

—Si puedes caminar y hablar. Necesito llegar a casa y resolver algunas cosas.

—Por supuesto.

Empezaron a caminar hacia la casa de la doctora, que estaba en el lado opuesto del pueblo al suyo. Anima tardaría un rato en volver si se pasaban un rato hablando, pero afortunadamente, su pregunta era bastante sencilla.

—¿Tiene alguna recomendación para la dieta de una mujer embarazada?

—No te preocupes por eso, querido. Conozco la cocina de Luina de primera mano, así que confía en mí cuando te digo que estará bien. Tienes una gran mujer, perro afortunado.

Luina la invitó a comer cuando vino a ver cómo estaba el otro día.

—¿Así que todo lo que tiene que hacer es continuar con lo que ha estado haciendo y todo estará bien?

—Así es. Créeme, querido, llevo décadas haciendo esto. Si digo que va a estar bien, entonces no hay nada de qué preocuparse. Sólo tienes que esperar la llegada del pequeño bribón.

La doctora había logrado disipar todas las preocupaciones de Anima. Mientras Luina siguiera cocinando igual que siempre, todo estaría bien.

—Siempre es buena idea prestar atención a lo que se come, —continuó ella mientras él interiorizaba lo que le había dicho—, pero lo más importante en este momento es disminuir su carga. No te atrevas a hacerla dar vueltas por la casa. ¿Entendido?

—Lo entiendo muy bien. Ya hago lo que puedo, pero verá, ha habido un par de veces en que ella se ha aburrido de estar sentada todo el día. No he podido evitar que hiciera alguna de las tareas.

—Eso está perfectamente bien. Debería hacer ejercicios ligeros; nunca está de más moverse un poco. Pero ten en cuenta que después de dar a luz, no tendrá fuerzas para hacer nada durante un tiempo. Debes ocupar completamente su lugar para que pueda descansar el tiempo que necesite. Hablando de eso, ¿sabes cocinar?

—La verdad es que no.

—Será mejor que lo aprendas mientras puedas, jovencito.

Necesitarás comer mientras ella esté en cama.

Él llevaba mucho tiempo queriendo aprender a cocinar, y el embarazo de Luina parecía ser su oportunidad de oro.

—¿Hay algún lugar donde pueda aprender a cocinar?

—Sí, en casa. Luina te enseñará todo lo que necesitas saber.

—Nuestra cocina es fría y no quiero darle más trabajo.

—Hmm, ese es un buen punto… —Se quedó en silencio durante un segundo para pensar—. Tal vez pueda ayudar. Ven a visitarme mañana alrededor del mediodía.

—¡Muchas gracias!

Justo después de expresar su gratitud a la doctora, Anima comenzó su camino de vuelta a la casa mientras el sol se abría paso lentamente por debajo del horizonte. Aunque el camino era oscuro, su humor era increíblemente brillante. Intentó y trató de hacer el viaje a un ritmo normal de marcha —temía que el jamón y las manzanas se cayeran de la cesta si empezaba a correr—, pero su vértigo simplemente no se lo permitió. Sus pasos se fueron acelerando a medida que sus movimientos se transformaban en un trote y, finalmente, en una carrera.

Su mente había estado nublada por las preocupaciones sobre la salud de Luina durante las últimas dos semanas, pero esos días habían quedado atrás. No sólo eso, sino que también había encontrado la razón perfecta para aprender a cocinar, el último obstáculo que se interponía entre él y el dominio completo de las tareas domésticas. Una vez que aprendiera esa habilidad, sería capaz de quitarle a Luina toda la carga de los hombros. Incluso podría sorprenderla con algo delicioso, lo que seguramente pondría una hermosa sonrisa en su rostro. Imaginando ese momento una y otra vez, prácticamente saltaba a casa.

—Estoy en casa.

Abrió la puerta con cuidado y se anunció en silencio. No quería despertar a nadie que ya se hubiera ido a dormir. Sin embargo, sus preocupaciones no sirvieron de nada, ya que las chicas estaban muy despiertas y salieron corriendo a darle la bienvenida. Habían estado esperando su regreso.

—¡Papi ha vuelto!

—Ya he vuelto. Siento haber tardado tanto.

—Bienvenido a casa. —Luina se levantó y le quitó la cesta de las manos—. Gracias por salir tan tarde.

—Sí que tienes mucho, —dijo Myuke mientras se maravillaba con el contenido de la cesta. Su asombro despertó la curiosidad de Bram, que se animó a mirar también en ella. Entonces miró a Anima con puro asombro en sus ojos.

—¡Wooow! ¡Tienes mucha carne! Se ve súper deliciosa, ¿sí?

—¡Manzanas también!


Las chicas enumeraron sus artículos favoritos.

—¿Cómo es que has venido a casa con tanto? Incluso nos has traído otro jamón… —Luina estaba comprensiblemente sorprendida por las compras de Anima: la cocina ya estaba llena de jamón y manzanas.

—Me los regalaron el carnicero y la frutera. Te enviaron sus saludos.

—Ya veo. —Luina sonrió comprensivamente—.

Tendremos que ir a darles las gracias más tarde.

—¡Yo también! Voy a da’ las gacias.

—Estoy segura de que les encantará verte. ¡Puede que incluso se ofrezcan a tomarte!

—¡Vivaaa! ¡Me encanta adiba!

Marie habría salido corriendo a darles las gracias allí mismo si hubiera podido.

—Muy bien, voy a empezar a cocinar, —dijo Luina mientras recogía la cesta de comida.

—¡Déjame ayudar! —Se ofreció Myuke.

—¡Gracias! ¿Puedes ayudarme a cortar la col?

Publicidad M-M5

—¡Claro que sí!, —respondió ella con un fuerte asentimiento—. ¡Soy genial con los cuchillos!

Un par de meses antes, se ponía nerviosa cada vez que tenía que cortar algo como verduras o frutas. Sin embargo, después de ayudar a Luina a cocinar todos los días, tanto su habilidad como sus niveles de confianza se habían reforzado a un ritmo increíble. Como estaba tan interesada en ello, Anima estaba pensando en invitarla a aprender con él. Sería muy divertido para los dos, además de una buena experiencia de unión.

—Yo también quiero ayudar, ¿sí?

—¡Yo también ayudo!

—Entonces, ¿podrías limpiar la mesa, Bram? Marie, ¿puedes ayudarla?

La mesa estaba llena de crayones y papel. Al parecer se habían quedado dormidas mientras dibujaban, ya que mientras la cabeza de Anima estaba puesto en el papel, su cuerpo no.

No puedo esperar a ver lo maravillosos que quedan cuando estén terminados.

Mientras fantaseaba con acariciar las cabezas de las chicas después de ver su magnífico arte, Bram empezó a guardar los lápices de colores. Sus elogios tendrían que esperar un día más.

—¡Sigan así, chicas!, —elogió, y luego se reunió con Myuke y Luina en la cocina, que estaba en el mismo estado que cuando se había ido. Parecían haber estado esperando a que volviera del comedor.


—Entonces, ¿qué vamos a comer esta noche? —Preguntó Myuke.

—Sopa de col y salchichas.

—Eso significa que tenemos que picar algo de col, ¿no?

—Sí, tenemos que hacerlo. Sólo ten cuidado de no cortarte.

—Vamos, sabes que no lo haré. ¡Mira!

Rápidamente empezó a preparar las coles. Manteniendo el cuchillo lejos de sus dedos, utilizó el cuchillo grande para cortar a un ritmo rápido. Mientras lo hacía, Luina encendió la estufa con su piedra mágica, y Anima se dedicó a guardar los objetos que había traído de Garaat.

—¿Podrías traer más leña? —preguntó Luina justo cuando Anima terminó de colocar las manzanas en la cesta de la fruta. La estufa no tenía suficiente.

A petición de ella, salió fuera, recogió varios trozos de leña y los llevó de vuelta a la cocina. Los trozos que no se utilizaron para la estufa los puso en un rincón de la habitación.

—Déjame hacer las salchichas, —ofreció.

—Oh, ¿en serio? Entonces, dos para cada uno, por favor.

Tomó una de las salchichas de cuerda que colgaban de una barra por encima de sus cabezas y empezó a trocearla. Luina y Myuke trabajaban tranquilamente a su lado, así que decidió entablar una conversación.

—Por cierto, me encontré con la doctora mientras estaba fuera. Se ofreció a enseñarme a cocinar.

—¿De verdad? —Las manos de Luina se detuvieron. Se volvió lentamente hacia Anima—. ¿En su casa?

—Supongo que sí. —Mientras cortaba la salchicha, le explicó lo que había pasado. Le contó que habían hablado de su dieta, que era importante disminuir la carga que llevaba, y que el parto la agotaría por completo durante un tiempo—. No quiero una situación en la que estés condenada a comer sólo sopa de verduras todos los días después de dar a luz. Quiero aprender a cocinar para poder estar ahí cuando más me necesites.

—Lo haces todo por mí… Muchas gracias, —dijo ella con una cálida sonrisa.

—Ni lo menciones. Haría cualquier cosa por ti.

Publicidad M-AB

—¡Yo también quiero aprender a cocinar! —protestó Myuke. Cada día se había enamorado más de la cocina, así que no era de extrañar que quisiera aprender y mejorar.

—¿Te gustaría venir a aprender conmigo?

—¡Sí! Quiero llegar a ser muy buena y cocinar algo delicioso para Mami.

—Estoy deseando probar sus creaciones.

La emoción de Luina avivó las ansias de Anima y Myuke por aprender aún más.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios