Boogiepop And Others (NL)

Volumen 5

Capitulo 4: Habia Un Extraño Poder En Su Sonrisa

 

 

Boogiepop And Others Volumen 5 Capitulo 4 Novela Ligera

 

Publicidad M-AR

Mientras el chico con la cara de Saotome pero sin luz en los ojos hablaba, me encontré de nuevo en el oscuro interior del Templo de la Luna.

―¡…!

Miré a mi alrededor y encontré la linterna tirada en el suelo, iluminando las filas de maniquíes retorcidos. Estoy de vuelta.

Y no sólo yo: Boogiepop estaba a mi lado, todavía sujetando mi brazo.

―Oh… ―Dije, sin saber qué decir.

Publicidad M-M1

―¿Otra vez tú, Niitoki Kei? ―dijo.

―Er, um…

Sin saber qué decir, me conformé con el silencio.

Boogiepop ignoró mi confusión y negó con la cabeza.

―Se llamó a sí mismo el Rey de la Distorsión. Esto no será sencillo. Puede que esta vez no pueda mantenerte a salvo ―murmuró.

10:25 A.M.

 

 

El pánico se extendió fuera del Templo de la Luna.

A las diez en punto, las persianas de emergencia se cerraron no sólo en las puertas principales, sino también en todas las entradas de los empleados. Y se trataba de persianas de seguridad muy resistentes. Afortunadamente, nadie quedó atrapado bajo ellas ni resultó herido al bajarlas, pero el personal de dentro y el centenar de clientes que habían podido entrar quedaron aislados del mundo exterior.

―¿Qué pasó?

―¿Algún tipo de error en el sistema de seguridad?

Casi media hora más tarde, se pudo establecer fácilmente el contacto con los que estaban dentro utilizando el sistema de intercomunicación y llamando a los clientes que tenían celulares. Aunque ciertamente no podían salir, no se habían producido otros problemas importantes. Las autoridades pedían a los visitantes que se reunieran en los niveles inferiores, por si acaso.

Sin embargo, la electricidad estaba cortada. Parecía que la computadora creyó que estaba siendo hackeada e inesperadamente decidió activar las medidas de emergencia. Pero resultaba poco probable que se tratara de un espionaje industrial, ya que ninguno de los sistemas del Templo de la Luna tenía datos que merecieran la pena.

―A no ser que lo hagan sólo por la emoción de hacerlo.

―¿Qué clase de idiota haría eso?

De todos modos, el edificio iba a ser demolido, así que consideraron la posibilidad de reventar las persianas, pero teniendo en cuenta el costo del reembolso de las entradas y los gastos de alquiler del equipo necesario para ello, el personal y la policía se inclinaron por esperar a que el sistema de seguridad se arreglara solo. Este evento estaba tan mal estructurado que, incluso en una emergencia como ésta, no estaba claro quién tenía la autoridad para tomar esa decisión.

La lluvia era cada vez más fuerte y el viento arreciaba.

10:32 A.M.

 

 

No tenía ni idea de lo que estaba pasando. ¿Qué era esto?

Shinozaki Yuzuru era un estudiante universitario que había sido contratado para ayudar a guiar a los visitantes del evento, y había estado completamente perdido desde que «Custard Pie» comenzó a sonar y el edificio se sumió en la oscuridad.

Ni siquiera estaba en el mismo lugar. Estaba sentado en una cafetería con la chica de la que se había enamorado hacía tres años, en la preparatoria.

―¡¿Qué demonios?!

Él se levantó, sorprendido.

―Ya, ya, cálmate ―dijo ella, igual que aquel día. Hazuki Noriko, la chica de la que estaba enamorado.

Pero había algo en ella que no encajaba.

Noriko no tenía luz en sus ojos. Parecían de vidrio esmerilado o el tenue brillo de los ojos compuestos de un insecto.

―¿Qué? ¿Qué hice?

―¿Hiciste algo en los últimos tres años? ¿Algo digno de mención?

Esta cosa con la cara de Noriko se rio de él.

―¿Huh…?

―Soy el Rey de la Distorsión. Estoy aquí para recordarte lo que queda en tu corazón.

―¿Distorsión?

El celular en el bolsillo de Yuzuru sonó. El que le habían dado para recibir instrucciones sobre el trabajo.

Esa cosa llegó al otro lado de la mesa y le quitó el teléfono.

―Sí, habla Shinozaki ―dijo la cosa, con la voz de Yuzuru. Con la cara de Noriko―. Oh, no. No pasa nada importante. Sí. Los visitantes están tranquilos. El jefe dijo que los llevara abajo, así que estoy haciendo eso. Sí. Sí. Le avisaré si pasa algo. Gracias.

Y colgó.

Yuzuru se quedó mirando con horror.

―………

Mientras se tambaleaba, la cosa tomó con elegancia un sorbo de café.

―¿De qué estábamos hablando, Shinozaki-kun? ―Dijo la voz de Noriko, igual que aquel día.

Sus ojos parecían ahora los de un humano normal. O tal vez Yuzuru se había adaptado a ella y ya no podía notar la diferencia.

―Er, um…

―Me invitaste aquí para decirme algo, ¿no es así? ¿O simplemente nos encontramos caminando juntos de vuelta de la escuela intensiva?

―………

Así es.

Yuzuru llevaba años esperando una oportunidad para hablar con Noriko a solas. Ella tenía muchos amigos y casi siempre se movía en grupos de tres. Pero ese día, sus amigas estaban haciendo un simulacro de examen en otro lugar y él por fin tuvo su oportunidad.

Pero acabó siendo incapaz de decir algo que mereciera la pena. El tiempo pasó volando entre conversaciones triviales sin sentido. Ella había ido a un colegio menor y él se enteró de que consiguió novio en la primera fiesta a la que asistió.

Publicidad Y-M2

Si al menos la hubiera invitado a salir ese día. O…

―No, yo…

―Esta vez ―sonrió―. Esperaré el tiempo que haga falta. Hasta que te atrevas a decirlo.

Era imposible para él ver esta cosa como algo más que la verdadera Hazuki Noriko.

Se sentaron en el tranquilo café, mirándose en silencio.

El tiempo pasaba, minuto a minuto, como si nunca fuera a terminar.

―Um… ―dijo él.

Y entonces se reanudó el silencio.

10:46 A.M.

 

 

Esto había durado casi una hora.

―¿Así que eres la clásica heredera protegida, entonces? ―Dijo Teratsuki Kyoichiro, igual que aquel día. Excepto por la curiosa falta de luz en sus ojos.

Estaban en el sky lounge de la vigésima planta de un hotel y, salvo el camarero, estaban solos. Una hermosa vista nocturna se extendía ante ellos.

―Ugh, no me lo recuerdes. No es más que un gerente de una empresa menor, que no se está enriqueciendo precisamente, pero mi padre se empeña en tratarme así. Menos como una hija que como una costosa muñeca francesa. Mi madre…

Se interrumpió.

Él se giró hacia ella.

―Esto es muy extraño, Rey de la Distorsión. Ese era tu nombre, ¿verdad?

―Llámame como quieras ―Él sonrió, suavemente.

―Sí… bueno, mi madre… la verdad es que odia a mi padre, y me odia a mí.

Finalmente dijo las palabras que no había podido decir ese día.

***

 

 

Hashizaka Shizuka tuvo a su hijo cuando sólo tenía veinte años.

Sinceramente, no tenía ni idea de quién era el hijo. Pero de todos los hombres con los que había estado, sólo había un hombre del que quería que fuera su hijo.

Teratsuki Kyoichiro. Tenía cuarenta y siete años en ese momento.

Ella y Teratsuki habían estado juntos tres veces. Tenía la cara y el cuerpo de un hombre de treinta y tantos años y debía de tener todo tipo de chicas detrás de él, así que quizás todo era un juego para él. Era rico, pero nunca se casó, ni siquiera salió con una sola mujer durante mucho tiempo. Había rumores de que se mantenía disponible para un matrimonio estratégico. Las docenas, no, cientos de mujeres con las que se había acostado dejaban claro que no bateaba para el otro bando. Sólo estaba jugando en el campo, pero por alguna razón, ni una sola vez resultó en el tipo de demanda que el nivel de filiación suele hacer.

Cuando Shizuka le dijo que estaba embarazada, se enteró del motivo.

Al oírlo, Teratsuki se echó a reír.

―¡Ja, ja, ja! ¡Ya veo! Entonces, ¿cuánto quieres?

―Eso no es lo que… ―Shizuka protestó, pero Teratsuki no lo aceptó.

Y lo que dijo a continuación realmente la desconcertó.

―Te daré lo que me pidas. Pero no admitiré la paternidad ni me casaré contigo. Verás, no tengo la nacionalidad. Es imposible que la oficina acepte esos documentos.

―¿Huh…?

―No sé de quién es el hijo, pero… eso no importa.

―¿Qué quieres decir?

―No puedo tener hijos. Lo siento.

―¡…!

Shizuka no tenía ni idea de qué responder a esto. Pero aún no había terminado.

―¡Lo filtraré a la prensa! El escándalo destruirá tu empresa.

No había vuelta atrás en esa declaración. Aunque tuviera éxito, no había forma de que él la amara.

Pero Teratsuki se limitó a suspirar.

―¿Advertencia amistosa? No lo hagas. Estarás poniendo en riesgo tu vida.

Sonaba serio. Como si esto le doliera.

―Las amenazas no…

―Ojalá fuera sólo una amenaza. Mira, ¿por qué no intentas enviar esa historia a un semanario con un nombre falso? Asegúrate de usar un nombre falso. Usar tu nombre real es demasiado peligroso.

Su tono era tan grave que Shizuka se estremeció.

―¿Qué pasará?

―En primer lugar, dentro de dos meses esa revista semanal se hundirá. Lo mismo que cualquier periódico ―dijo Teratsuki, sosteniendo su mirada―. No estoy hablando de presionarlos. Y no seré yo quien lo haga. Lo hará el sistema para el que trabajo.

―………

Shizuka se quedó boquiabierta. Algo en sus ojos le decía que no estaba mintiendo.

―¿No tienes la nacionalidad?

Por fin comprendió el verdadero significado de esas palabras. ¿Era posible que un poderoso magnate de la industria como él no tuviera nacionalidad? Sin embargo, parecía que no le había causado ningún problema. Lo que significaba…

―Exactamente ―dijo Teratsuki―. Estoy hablando de un poder por encima de las naciones.

Shizuka movió los labios, pero no salió ninguna palabra.

―Así que, volviendo al tema del dinero ―dijo Teratsuki―. No permitiré que insistas en no aceptar nada. Tienes tu oportunidad; sigue adelante y exprímeme. Será mucho más fácil criar al niño si tienes dinero. ¿Mm?

―………

Shizuka se dio cuenta en silencio de que ni una sola palabra de las que había dicho Teratsuki era remotamente normal para un momento así.

―¿Tú… no me dirás que no lo tenga?

―¿Quieres que lo haga? ―Teratsuki frunció el ceño―. Si quieres, no te lo impediré, pero personalmente… siento que sería un desperdicio.

―Sin un padre definido, yo…

―Entonces cásate. Estoy seguro de que no te faltan parejas potenciales. Y te prometo… que aunque te cases, no me negaré a pagar.

Lo hizo parecer tan fácil.

―………

―Esta es tu oportunidad. En unos años… ¿tal vez seis? Me desharé de mí ―dijo, como si esta revelación no tuviera importancia―. Una vez que eso ocurra, no habrá más dinero.

Publicidad M-M3

―………

―No voy a aceptar eso. Pienso dejar un último regalo. Me gustaría hacer lo que pueda por ti antes de que ocurra ese desastre.

―………

Al final, no pudo hacer nada más que aceptar el dinero que él le ofreció y dar a luz a Makoto. No se casó. Después de Teratsuki, no había hombres con los que estuviera dispuesta a estar y no podía confiar en ningún hombre que se casara con ella por el dinero. Se peleó con sus padres, pero al final el dinero también lo solucionó.

Una vez que tuvo al niño, se convirtió en una madre abnegada, a pesar de su pasado promiscuo. Ahora tenía el dinero para jugar todo lo que quisiera -al menos, en la medida en que lo había hecho antes- sin depender de sus padres, pero eso hizo que no le interesara en absoluto. Podría haber recurrido fácilmente a las niñeras, pero en realidad nunca lo hizo, dedicándose a criar a Makoto ella sola.

Era su manera de vengarse de Teratsuki.

Convertiría a Makoto en un gran hombre y luego se lo mostraría a Teratsuki, para que se arrepintiera de no haberlo reclamado como suyo. Para eso vivía Shizuka.

Pero… entonces murió. Un poco más tarde de su predicción inicial de seis años, pero sin llegar a los ocho.

Shizuka no podía creerlo.

***

 

 

―Custard Pie.

Ella conocía esa canción.

Teratsuki Kyoichiro había sido un fan de Led Zeppelin. Cuando la acompañaron a la suite del hotel que él utilizaba como dormitorio, esa canción estaba sonando en el equipo de música, la apertura de su segundo álbum, Physical Graffiti. Shizuka recordaba claramente que se reía para sí misma de lo infantil que era su gusto. ¿Un hombre tan rico como él escuchando rock?

Así que cuando escuchó esa canción, Shizuka supo que había tenido razón.

Este Templo de la Luna…

Era el regalo que Teratsuki Kyoichiro había dejado.

―¡Mamá! ―Makoto tiró de su falda. Pero ella no estaba prestando atención a su hijo. ¿Cómo iba a hacerlo?

Había sido arrojada a otro mundo.

―Vaya, vaya, ¿es esa la forma de hablar de tu madre? ―dijo el Rey de la Distorsión, con la cara de Teratsuki. Su tono y su sonrisa mostraban que estaba de acuerdo con ella.

Shizuka dejó escapar una risa inapropiadamente estridente. Estaba bastante animada, o al menos, se sentía como si lo estuviera.

―¡Quiero decir, que sí!

En ese momento, ella se hizo la desentendida, tratando de parecer sabia.

―Ella tiene sus propios problemas ―dijo. Pero ahora no había razón para ocultarlo.

―Mi madre me desprecia. Nada de lo que yo hiciera lograba que le gustara. Ni una sola vez vino al día de los padres en la escuela; era una belleza cuando era joven, y eso la hizo lo suficientemente engreída como para dejar que la felicidad se le escapara de las manos varias veces antes de darse cuenta de que tenía treinta y cinco años, y conformarse apresuradamente con mi padre. Y el resultado fui yo. Y ella descargó toda su frustración en mí. Una vez que empecé a criar a mi propio hijo, me sorprendí mucho: seguía haciendo cosas y luego recordaba que mi propia madre nunca hizo eso por mí.

―Ya veo ―El Rey de la Distorsión asintió―. Pero estás haciendo lo correcto por tu propio hijo. Eso es bueno.

Publicidad Y-M2

Shizuka se rio, agachándose.

―¿Qué eres?

―¿Qué quieres decir?

―Es que… todo esto es obra tuya, ¿no? Kyoichiro-san ―Ella lo miró sin comprender―. Tú organizaste todo esto, y sin embargo… y sin embargo sólo estás siendo amable.

Ella soltó otra carcajada. Pero el Rey de la Distorsión no parecía nada desanimado.

―No estoy tan seguro. ¿Alguna vez he afirmado ser el verdadero Teratsuki Kyoichiro?

―¿Quién más podrías ser?

―Pero este es el mundo tal y como lo deseabas. Lo que es mi verdadera naturaleza no tiene nada que ver contigo.

―Así que Teratsuki Kyoichiro nunca se preocupó por mí, ¿verdad? Al igual que mi madre…

Shizuka empezaba a balbucear su discurso.

―Pero yo te quería. De verdad, Kyoichiro-san. Te quería de verdad. Sólo que no podía decírtelo.

―¿Es eso cierto? ¿O no lo decías tan en serio en ese momento, y sólo te convenciste de que lo hacías a posteriori? ―preguntó el Rey de la Distorsión.

Publicidad Y-M2

―¿Acaso importa? Ya ni siquiera me importa…

Publicidad Y-M3

Shizuka se dejó caer sobre el mostrador.

―Sólo quiero acabar con todo esto… He sido tan idiota… ―murmuró. Entonces se puso de pie de un salto―. Espera… ¿realmente he vuelto en el tiempo?

Miró fijamente al Rey de la Distorsión.

―Entonces, ¿dónde está Makoto? ¿Qué le pasó? ¿Todavía no ha nacido?

¿No va a nacer?

El Rey de la Distorsión encogió los hombros de Teratsuki Kyoichiro, sonriendo.

―Buena pregunta. Tal vez. O… tal vez podamos hacer de él lo que siempre has querido.

―Lo que yo…

Shizuka tragó saliva.

―¿Qué quieres decir? No puedes…

El Rey de la Distorsión no respondió.

Se limitó a sonreír.

―¿Quieres decir que… podría hacer que Makoto fuera realmente tu hijo?

Ella se atragantó con las palabras, su rostro se puso pálido.

―Buena pregunta ―dijo el Rey de la Distorsión, sonriendo.

11:02 A.M.

 

 

Sentí que había pasado mucho tiempo desde que empecé a buscar a Boogiepop en el Templo de la Luna. Empezaba a pensar que nunca lo encontraría.

Dejé escapar un suspiro de agotamiento.

―¡Sakiko, siempre te rindes tan fácilmente!

Juraría que oí la voz de Hinako en mi oído. Era una amiga mía de la primaria.

―Da igual. No soy tan lista como tú, Hina-chan ―murmuré en voz baja.

¿Pero cuánto tiempo había pasado en realidad? Desde que esa canción tan ruidosa empezó a sonar en bucle, perdí completamente la noción del tiempo.

Y ahora no había nadie alrededor. El Templo de la Luna se había llenado de gente, así que ¿cuándo acabé sola? No podía recordarlo.

¿Y desde cuándo este edificio es de cristal?

Me parecía que no solía tener ventanas, pero ¿era sólo mi imaginación? El sol de mediados de verano brillaba con fuerza a través de las paredes y el techo de cristal.

Había enormes nubes esponjosas por encima y los estridentes gritos de las cigarras alrededor.

¿Aparecería Boogiepop por aquí? ¿Había estado viendo cosas?

Ahora ni siquiera estaba segura de dónde lo había visto.

―¿Huh?

Algo se sentía mal. Esa impresión se me pasó de repente por la cabeza.

―¿Qué? ―Preguntó Hinako.

Una ola de aire caliente me bañó. Estaba muy húmedo.

―¿Estuve aquí?

Me sentía como si hubiera estado en otro edificio hace un minuto.

―¿Huh? ¿Qué significa eso?

―Um, bueno… ¿es siquiera verano?

―Obviamente.

―El día de San Valentín no es en verano, ¿verdad?

―¿De qué estás hablando?

Publicidad Y-M1

―Hunh… no importa. Sólo un presentimiento.

Eran las vacaciones de verano.

Y yo estaba de vuelta en el campo, pasando el rato con Hinako de nuevo.

Estábamos en un picnic. Evidentemente.

―Siempre eres así, Sakiko ―se rio Hinako. En la primaria, su amable sonrisa siempre me había ayudado a relajarme.

―Tú tampoco has cambiado, Hina-chan. En todo caso, estás aún más guapa.

La última vez que vi a Hinako tenía once años y era una niña muy bonita. Ni siquiera había tenido la menstruación. Admiraba su fuerza de voluntad, su franqueza.

Y aquí estaba de nuevo.

Había crecido. Delgada, pero con unas suaves curvas. Muy femenina, pero de una manera que inspiraba admiración en lugar de celos. Siempre supe que iba a ser una gran belleza.

―¿Sí? Gracias ―dijo ella, avergonzada―. Tú también eres hermosa, Sakiko. Seguro que los chicos te adoran.

―Lo que sea. Ninguno de los chicos que van detrás de mí merece mi tiempo ―Suspiré―. Hoy estoy con Takeshi, y no funciona para nada.

Espera, pensé. ¿Quién es Takeshi? ¿De hoy? ¿Cuándo fue eso?

―Hunh ―Hinako no parecía pensar que esto fuera extraño en absoluto―.

Pero se está esforzando por hacer esto divertido para ti.

―Bastante bien está haciendo ―dije. Las palabras llegaron incluso mientras mi mente se tambaleaba.

Estábamos de pie bajo el sol de verano, mirándonos de frente.

A pesar de la fuerte luz que venía de arriba, existía una extraña falta de luz en los ojos de Hinako.

―Estás tratando de convencerte a ti misma, ¿verdad? En realidad, te gusta un poco, ¿no?

―¡No es cierto! ―Sacudí la cabeza.

Por alguna razón no podía soportar escuchar a Hinako hablar así.

Hinako nunca saldría con un chico…

―¿Huh…?

Me sorprendió encontrarme con lágrimas rodando por mis mejillas. ―Hina-chan, um… ¿cuándo… cuándo fue eso?

¿Cuándo había sucedido eso?

―¿Cuándo fue qué? ―Hinako sonrió.

―¡Ya sabes! Justo después de las vacaciones de verano, cuando dije algo

malo y tú…

…a ningún chico le gustará nunca una chica tan escuálida como tú. Mejor que te mueras…

―Y quería disculparme tanto pero…

Levanté la vista.

Hinako seguía sonriendo.

Dijo:

―Pero antes de que pudieras, me morí.

Asentí con la cabeza.

―Me propuse disculparme después de las vacaciones de verano, cuando nos viéramos en la escuela, pero Hina-chan…

«Toda su familia murió en un accidente automovilístico. Qué pesadilla».

«Sólo estaba celosa de ella, en realidad. Yo estaba enamorada de Kano-kun, pero había rumores de que a él le gustaba Hina-chan, así que… fui mala con ella».

«Puede que no le haya molestado tanto».

―¡Pero necesitaba decir algo! ―Lloré―. Tenía que decir: ‘Lo siento’. Hina-chan, creo que serás muy hermosa cuando crezcas. Sé que lo serás. Así que… lo siento.

Hinako sonrió.

Hinako, ya crecida.

No… ella no.

Es cierto. Cuando esto empezó, la cosa me dijo quién era. Lo había olvidado, de alguna manera.

El Rey de la Distorsión.

Así es como se llamaba el ser que estaba frente a mí.

―¿Tanto te molestó? ―La cosa con cara de Hinako adulta tenía una voz suave.

―Sí, me molestó. Soy una persona horrible, espantosa. No tengo derecho a estar viva. Así que… por eso… ―mi voz tembló―. ¡Por eso quiero que Boogiepop me mate!

Por eso lo había perseguido.

Para que el legendario shinigami me matara.

―¿Boogiepop, hmm?

―¡Está aquí!

No estaba segura de dónde era » aquí», pero lo grité de todos modos.

―¡Estoy segura de haberlo visto! No sé por qué está aquí, ¡pero está!

―Sí, lo sé ―asintió el Rey de la Distorsión―. Pero, ¿realmente te matará Boogiepop? ¿Te salvará de tu sufrimiento?

El Rey de la Distorsión sonaba como si estuviera disfrutando.

―¿Puedes confiar en él? Esperas cosas de él por los rumores, porque es famoso… pero ¿es eso todo?

―¡…!

Podía sentir que me calmaba.

Había cigarras chirriando a nuestro alrededor. El aire era pegajoso, pesado.

El Rey de la Distorsión estaba de pie en este calor, sin sudar en absoluto.

Vigilándome.

―Entonces… ¿me matarías? ¿Hina-chan?

Sabía que no era ella, pero la llamé por ese nombre de todos modos.

―Estás sufriendo ―dijo el Rey de la Distorsión. El sonido de las cigarras en la distancia había cambiado, igualando la canción, ese ritmo que resonaba en mi estómago. Podía oírlo―. El sufrimiento es tan grande que lo has expulsado de tu mente, pero nunca se fue.

La voz era suave y clara, como una campana tocada por un ángel bajado del cielo.

―No hay manera de borrar tu sufrimiento. Ese sufrimiento es el núcleo de tu corazón ahora. Por eso, tu deseo de aliviar el sufrimiento de tu corazón debe convertirse en oro.

―¿Oro?

―Sí. Todo lo que brilla.

11:34 A.M.

 

 

En aquel entonces, yo, Habara Kentaro, era un gran idiota.

Me lo pasaba en grande pirateando datos de la industria y vendiéndolos en el mercado negro, sin tener en cuenta el peligro. La escuela era más que aburrida – era activamente dolorosa- y estaba tan lleno de desprecio por la seguridad de las empresas de nivel inferior o medio, tan barata que hasta un adolescente podía atravesarla, que nunca me sentí culpable por robarles. No buscaba los datos de estas empresas, sino los de una empresa más grande bajo la que trabajaban, pero la seguridad de la empresa más grande era mucho mejor que la de las pequeñas. No sé en qué estaban pensando, pero todos los peces gordos tenían la cabeza en las nubes y nunca se molestaron en mirar el suelo que pisaban.

―Je, je, je… todo mío.

Aquel día me libré de la clásica iluminación y estaba sentado en una cafetería, utilizando el servicio móvil de un teléfono desechable del mercado negro para hackear un banco de datos de la industria. Era una empresa nueva, una especie de acuerdo empresarial, pero los inversores eran todos extranjeros, y tenía la sensación de que había algo turbio detrás de ellos.

Y su seguridad era una mierda.

Llegué a la entrada principal del banco con facilidad.

―Je, es su culpa ―dije, y empujé a través de la puerta.

De repente, mi pantalla empezó a parpadear.

ADVERTENCIA: INSTRUMENTO DE LA HUMANIDAD

El texto apareció en mi pantalla.

Luego mi dispositivo se congeló y se negó a arrancar de nuevo.

¿Qué…?

Entré en pánico.

Publicidad Y-M3

Un momento después, el teléfono empezó a emitir una alarma muy fuerte. Un eco en toda la tienda.

¡Mierda, un virus! Estoy infectado.

Era una trampa. Me apresuré a tirar del cable que conectaba el teléfono a mi dispositivo, y luego quité la batería.

Pero seguía sin detenerse.

Debe estar funcionando con energía residual.

―Tch, ¿qué demonios? ¿Se descompuso? ―Dije, con una actuación incómoda para los otros clientes que me miraban. Quité los altavoces de la computadora y por fin el sonido se detuvo.

―Señor, disculpe, pero… ―dijo la camarera, frunciendo el ceño.

―Sí, lo siento. Ya se acabó ―dije, agachando la cabeza. Esa extraña pantalla de texto seguía parpadeando en el teléfono, así que lo cerré de golpe.

Pedí la cuenta y me fui, tirando el teléfono donde no lo encontraran.

―Cielos, eso estuvo mal…

Mi computadora fue ensamblada a mano con piezas compradas en la tienda de repuestos, así que aunque lograran obtener alguna información sobre ella, nunca la rastrearían hasta mí.

Me relajé. Más que aprender de esto, estaba completamente dispuesto a seguir adelante.

Pero el lío en el que me metí era mucho peor de lo que pensaba.

Fui a la ciudad, con la esperanza de conseguir un teléfono de repuesto en una valla. Suelen estar por estos lares.

Pero por alguna razón no pude encontrar ninguno.

¿Raro?

En su lugar, había un montón de tipos con miradas aterradoras vagando por ahí.

Todos tenían el mismo aspecto, así que al principio pensé que eran yakuzas.

Pero no lo eran. Uno de ellos me habló.

―¿Vienes a menudo por aquí? ―dijo.

―Eh, sí… soy estudiante.

―¿Estudiante de preparatoria? ¿Puedo ver tu carnet de estudiante?

Cuando parpadeé, me mostró una placa negra. Era un policía.

―S-seguro, está aquí. ¿Qué pasa? ―pregunté, entregándole mi carné. No necesitaba preguntar. Ya sabía qué. Me estaban buscando. Un montón de ellos. Todos tirando de OT, todos para atrapar a un idiota como yo cuando me presentara.

―¿Oh? Una escuela bastante buena.

El detective de civil me miró. No se le escapaba nada.

Me limité a asentir vagamente.

―Um… ¿qué está preguntando?

―¿Qué significa?

―¿Esto va a ir como que, en su informe? Prefiero no mezclarme en ningún asunto policial ―Estaba haciendo todo lo posible para actuar como un niño de preparatoria snob.

El policía se rio.

―Puede que sí, puede que no. Ten cuidado.

Qué imbécil. Pero, aunque su tono apestaba a desprecio, no parecía sospechar de mí.

Me estuvo mirando durante otros cinco minutos antes de devolverme el carné y dejarme marchar.

Agotado, entré en una cafetería cercana, suspirando.

Qué demonios. ¿Ya tienen todos los teléfonos robados de las vallas? ¿En qué maldito avispero me metí?

Apenas lo logré. Si hubiera dejado sonar la alarma durante más tiempo, si no hubiera abandonado el teléfono al instante, me habrían atrapado. Si hubiera sido tan tonto como para usarlo de nuevo…

Intentando desesperadamente que mis manos dejaran de temblar, tomé un sorbo de café.

Mientras lo hacía, una chica de preparatoria entró en la cafetería.

Era preciosa, pero mi mente no estaba allí. No tardé en apartar la vista.

Pero ella se acercó a mí.

―¿Habara Kentaro? ―dijo. Hablaba como un hombre.

―¿Quién eres? ―Pregunté.

Ella no respondió, sólo se sentó frente a mí. Como si hubiéramos acordado encontrarnos aquí.

―Eh…

―Están aquí por ti, ¿verdad? ―dijo.

―¿Qué? ―Protesté.

Publicidad Y-AB

Ella me ignoró.

―Es hora de que dejes ese ‘trabajo’ ―dijo―. Te saliste con la tuya hasta ahora, ya que no hacías daño a nadie importante, pero eso se acabó. No sé qué has hecho, pero el mundo no es tan indulgente como pareces creer. Esa alarma te asustó, ¿verdad?

Habló en un tono de voz normal, con una sonrisa.

―Al menos te llevaste una red contigo.

Había un extraño poder en su sonrisa, de algún modo intimidante y tranquilizador a la vez. No parecía una sonrisa que debiera tener alguien que se pareciera a ella, pero no podía imaginarla con otro tipo de sonrisa.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios