Kiraware Maou ga Botsuraku Reijou to Koi ni Ochite Nani ga Warui! (NL)

Volumen 2

Capítulo Cinco: El Rey Demonio se Dirige a la Capital

Parte 1

 

 

El grupo de seis abordó una gran nave negra. Su largo y estrecho casco se arqueaba hacia arriba en ambos extremos, dándole una forma de plátano. El capitán dirigía el barco desde su cabina ubicada en la popa de la cubierta principal, mientras la tripulación vigilaba las aguas desde la proa. Cinco velas se abultaron con el viento, y el majestuoso barco zarpó, cortando el vasto mar bajo el brillante sol de mediodía.

—¡Qué ráaaapido!


—¡Esta cosa se puede mover de verdad!

Las chicas miraban con emoción mientras navegaban por el mar. Era el mismo mar que habían estado mirando antes, pero verlo mientras se inclinaban sobre el costado de un barco era una experiencia completamente diferente. El agua parecía bastante tranquila desde el faro, pero las pequeñas olas daban un buen golpe, sacudiendo despiadadamente el barco para hacerlo oscilar de un lado a otro. El balanceo no era nada especial por sí mismo, pero combinado con la fría y salada brisa marina que pasaba por allí, era la receta perfecta para comenzar una gran aventura.

—Impresionante —murmuró Anima mientras veía el pueblo portuario hacerse cada vez más pequeña.

A su lado, Luina cuidaba a las chicas mientras se echaba el pelo largo hacia atrás para que no le llegara a la cara. De repente, miró hacia arriba y señaló a la distancia.

—Chicas, miren.

Publicidad M-M4

Dirigió su atención a un acantilado con un faro blanco en la cima, el mismo faro al que habían subido un par de horas antes. Parecía enorme de cerca, pero se veía como un poste de un color extraño que sobresalía del suelo a la distancia.

Publicidad M-M1

—¡Adiós, faro!

Marie se despidió del faro. En el momento en que quitó las manos de la borda del barco, una fuerte ráfaga de viento empujó su pequeño cuerpo contra ella.

—¡Whoa! —Anima la agarró rápidamente, levantándola en sus brazos, y luego la volvió a bajar lentamente.

—¡Viejo, ya llegamos tan lejos! ¡A este ritmo, estaremos en la próxima parada en un instante! —Myuke lo notó con entusiasmo, manteniendo sus ojos en el faro apenas visible.

—¿Dónde queda la póxima parada?

—Es la capital, Marie.

—La capital, eh…

La sonrisa aventurera se desvaneció en la cara de Myuke. Debió darse cuenta de que su divertido viaje estaba llegando a su fin. Su expresión de tristeza era una prueba de lo mucho que le gustó su viaje. Esperando animarla, Anima puso suavemente su mano sobre su cabeza y se volvió hacia ella con una gran sonrisa.

—¿Qué quieres hacer primero una vez que lleguemos?

Su sonrisa volvió, más amplia que antes. Ese breve momento de tristeza se había convertido rápidamente en algo del pasado.

—¡Quiero jugar en la playa!


—¡Yo también! ¡Yo también!

—Así será, entonces. Nuestro primer viaje será a la playa. —Las chicas miraban hacia su destino con sonrisas emocionadas, sus mentes llenas de todas las cosas divertidas que les esperaban en la playa—. Shaer, ¿cuándo llegaremos a la capital?

—La capital está bastante cerca del puerto, así que creo que deberíamos llegar justo antes de la puesta de sol. Teniendo eso en cuenta, ya que es peligroso nadar en la oscuridad, les aconsejo que esperen hasta mañana para ir a la playa.

—¿Nuestra audiencia con el rey es mañana también?

Shaer asintió.

—Su Majestad está intrigado por la perspectiva de escuchar su historia. Le gustaría conocerle lo antes posible, así que he organizado la reunión para mañana.

Shaer ya había transmitido la información necesaria al rey, y había concertado una audiencia con él para el día siguiente. Con la batalla para proteger la vida pacífica de su familia acercándose rápidamente, Anima, por primera vez en años, comenzó a sentirse nervioso. Para calmar sus nervios, quería jugar con las chicas en la playa antes de su encuentro. Shaer aceptó su propuesta.

—Por cierto —añadió con una cálida sonrisa—, ¿no sería mejor movernos a nuestras habitaciones? La cubierta se está enfriando bastante.

—No podemos jugar en la playa si estamos postrados en la cama, —Luina estuvo de acuerdo, asintiendo.

—Buen punto. ¿Por qué no entramos?

Cuando los vientos de una nueva aventura, explorar sus habitaciones, llegaron a los oídos de las niñas, éstas se volvieron, emocionadas al ver pasar las olas y se unieron a los adultos.

—¡Cuarto! ¿Dónde mi cuarto?


—Tenemos la habitación más cara, ¿verdad? ¡No puedo esperar a ver cómo es!

—Vamos, ¿sí?

La voz infantil que había sonado desde el lado de Anima pertenecía a Bram, cuyo pelo largo, partido en coletas, ondeaba al viento. Se aferró al brazo de Anima mientras hablaba, una audaz muestra de afecto que no iba a volar. No delante de Myuke, que le lanzó una mirada furiosa.

—¿Por qué te emocionas tanto?

—Anima pagó mi billete. Eso incluye la habitación, ¿sí?

—Yo sólo pagué el billete; Shaer cubrió tu habitación.

Anima quiso dar crédito donde era debido, especialmente dado lo mucho que Shaer había hecho para asegurar que la familia disfrutara de su viaje a la capital. Los camarotes de primera clase eran privados, mientras que los de segunda clase eran espacios compartidos con múltiples camas, lo que obligaba a sus residentes a interactuar con otros pasajeros. Las chicas se estaban divirtiendo sólo en el ferry, así que la habitación específica no les importaba en absoluto, pero Shaer había ido más allá y les había reservado a ellas y a sus padres habitaciones de primera clase.

—¿Oyes eso? ¡Puedes ir a disfrutar con los otros pasajeros de segunda clase!

—Nooo. Quiero estar con Anima, ¿sí?

—¿Qué tal si dejas ir a papi?

Myuke sólo se enfadó más al ver la sonrisa enamorada de Bram. Despreciaba absolutamente a la chica que se había proclamado esposa de Anima, aunque sabía que tal cosa era completamente absurda. Aun así, la ira que Myuke sentía hacia alguien que intentaba separar a su preciosa familia estaba lejos de ser anormal. Bram, por otro lado, debió sentir que Myuke era el mayor obstáculo para ganarse el corazón de Anima.

—¡SIN PELEAS!

El grito de Marie, que rompía los oídos, congeló a las chicas en el acto. Dejaron de tirar de los brazos de Anima, y sus viciosas miradas fueron arrastradas por una sombra de culpa. Una vez que todas se acomodaron, se dirigieron a las escaleras que conducían al interior de la nave.

El interior estaba dividido en tres pisos: el superior albergaba a la tripulación junto a los pasajeros de primera clase, el medio estaba equipado para los pasajeros de segunda clase, y el más bajo se utilizaba como almacén. Los pisos medio e inferior no tenían ventanas, ya que estaban cerca de la línea de flotación y presentaban un riesgo de inundación. Sin una piedra mágica que iluminara las lámparas que salpicaban los dos pisos, estaban muy oscuras. El piso superior era el único lo suficientemente lejos de la línea de flotación para permitir ventanas pequeñas y redondas.

El camarote de Anima y su familia estaba en la popa del piso superior, situado justo debajo del camarote del capitán. Gracias a su ubicación en la parte trasera del barco, era la habitación más espaciosa y bien equipada a bordo. Una ventana en una de las paredes permitía que la luz del sol se filtrara en su habitación, manteniéndola iluminada para cuando entraran.

—¡Mar! ¡Veo el mar! ¡Mami, mira! ¡Mar!

Marie se acercó a la ventana y se estiró para disfrutar del hermoso paisaje.

—¡Mira, una litera! ¡Y yo que estaba pensando que quería tomar una siesta!

—¡Quiero subir!

El amor de Marie por su hermana era más fuerte que su apreciación del paisaje, ya que su atención se dirigió inmediatamente a la cama. Siguió a Myuke por la escalera, y ambas se acostaron en la litera de arriba.

Además de la cama, la habitación también estaba equipada con dos sillas que se adaptaban a una habitación de primera clase. Anima dejó su mochila en un rincón de la habitación y se sentó en una de las sillas. Siguiendo su ejemplo, Luina se sentó a su lado.

—Es un poco estrecho con tanta gente aquí. —Myuke compartió su opinión desde lo alto de la cama. La habitación era relativamente grande para lo que era, pero habían metido a seis personas en ella. Estaba destinado a ser bastante cómodo con esa cantidad de gente, incluso en la habitación más grande del barco—. Aunque sólo por esa molesta sexta rueda.

Shaer colgó la cabeza después del comentario de Myuke.

—Siento mucho haber interrumpido su idílico viaje familiar. Me despido… —dijo Shaer abatida, colgando la cabeza. Eso hizo que Myuke entrara en pánico.

—¡No-No-No, no me refería a ti!

—Yo-Yo te quiero toooodo esto!

Las amables palabras de Marie pusieron una sonrisa encantada en la cara de Shaer.

—Gracias, eso significa mucho. Sin embargo, no quiero entrometerme en su tiempo privado. De ahora en adelante, me gustaría escuchar los crímenes que esta chica cometió en el puente. Si encuentro su explicación razonable, me iré.

Una vez dejó libre a Bram, pero no podía permitirse ese lujo mientras iban a la capital. Normalmente, las acciones de Bram le habrían dado un billete de ida a la cárcel, pero era un caso especial considerando su edad. El juez que presidía su caso era el propio rey, y la decisión dependía en última instancia de él, pero Shaer quería entender las circunstancias que la habían llevado a ese puente para ver si se podían utilizar para ayudarla a evitar cumplir la condena.


—No cometí ningún crimen, ¿sí? —Bram declaró, confiando en su inocencia.

—Bloqueaste el puente durante semanas.

—¡Siempre dejaba pasar a las mujeres y a los niños! ¡Iba a dejar pasar a los hombres después de luchar con ellos! No es mi culpa que corrieran de vuelta a casa con sus mamás, ¿sí?

—¿Qué esperabas? —Myuke reprendió—. Un enorme dragón pidiendo a la gente que luche contra él si quieren cruzar el puente asustaría a cualquiera.

Le habló con desprecio, tanto en sentido figurado como literal. Su ira comenzó a hervir, y estalló en Myuke.

—¿Por qué tienes que entrometerte? ¡Como si pudieras entender cómo me siento cuando tienes un padre fuerte! ¡No me pongas en el mismo barco que tú, ¿sí?!

—¡Papi es robusto, pero eso no tiene nada que ver!

—¡Sí que tiene que ver! ¡Tiene que ver con todo! ¡Mis padres eran débiles! Eran súper débiles… ¿sí…?

El desgarrador grito de Bram silenció inmediatamente a Myuke. Anima, que había estado escuchando en silencio su discusión, le dio la mirada más cálida que pudo reunir.

—Bram, ¿estás sola? —preguntó, asegurándose de elegir sus palabras con mucho cuidado.

Grandes lágrimas empezaron a correr por su cara. Se agarró al dobladillo de su falda y abrió lentamente la boca.

—Mamá y papá fallecieron. Me dejaron atrás. Eran débiles… Mamá se ha ido desde… no sé ni cuánto tiempo hace, y papá se fue hace sólo un año… ¿sí?

—Ya veo. —Anima acarició suavemente la cabeza de Bram para consolarla, deslizando su mano por su largo y esponjoso cabello—. Debe haber sido difícil para ti.

Ella asintió profundamente. Anhelando calor, miró a Anima y le tomó la mano. —Por eso quiero una familia, ¿sí? Alguien que no muera, y…

Anima estaba muy familiarizado con el dolor aplastante de la soledad. Pero a diferencia de él, que fue condenado al ostracismo por su familia, el profundo dolor que Bram sintió parecía deberse a que ella había sido atesorada por la suya. No tenía forma de conceptualizar su dolor, el dolor de ser empujada del cálido abrazo de la felicidad al oscuro pozo del sufrimiento, donde su diminuto cuerpo era desgarrado por una pena insuperable.

En el año desde que perdió a su padre, no tenía nadie en quien confiar. No había nadie que la alabara, nadie que la abrazara, nadie que la amara; sus días estaban llenos sólo de oscuridad y dolor. Por eso buscaba una familia que sobreviviera, porque no quería revivir el dolor de perder a sus seres queridos. Para encontrar esa familia, se instaló en el puente y esperó pacientemente a que llegara la persona con la que había soñado. Era un método imprudente, pero se había vuelto incapaz de soportar el peso de estar sola.

—Mm, por eso me preguntaste si tengo alguna enfermedad crónica —murmuró Anima. Finalmente, todo tuvo sentido para él.

Bram asintió una vez más, y luego miró a Anima de nuevo. Un destello de esperanza brilló en sus húmedos ojos mientras ponía una sonrisa de satisfacción.

—¡Nunca esperé encontrar a alguien como tú, Anima! ¡Estás sano como un buey, fuerte como una roca, y más fuerte que nadie que haya conocido! Has superado todas mis expectativas, ¿sí?

Puede que fuera un poco presumido, pero Anima sabía que muy poca gente, si es que alguien, podía competir con su fuerza. Además, su robustez garantizaría que, si se casaban, ella nunca más tendría que sufrir el dolor de estar sola. Debió ser la luz que finalmente liberaría a Bram de la oscuridad que era su eterna prisión de soledad. Finalmente había encontrado a alguien con quien podía pasar el resto de su vida en paz.

Anima comprendió lo que sentía, al menos hasta cierto punto, y quiso ayudarla a superar su dolor. Si podía, quería eliminar la soledad de la vida de los niños. Aun así…

—No puedo ser tu marido.

Sin darle espacio para el debate, rechazó a Bram. El brillo se desvaneció inmediatamente de sus ojos.

—Al menos dime por qué, ¿sí?

—Es porque sólo hay una mujer a la que amaré, y es Luina. —Sus ojos se abrieron de par en par al despertar de un dulce sueño, y se llenaron de oscuridad. Se cubrió la cara con las manos y las deslizó lentamente hacia abajo, pero Anima mostró una sonrisa amable—. Ahora, aunque no puedo ser tu marido, lo que sí puedo ser es tu padre.

Bram miró lentamente hacia arriba.

—¿Mi padre…? Sí… —Preguntó Bram, girando lentamente sus ojos hacia arriba.

—Sí, tu padre. Dijiste que querías una familia, ¿verdad? En otras palabras, no estás buscando necesariamente un marido. ¿Me equivoco?

Sacudió lentamente la cabeza.

—No-No te equivocas, pero… yo viviría contigo para siempre, ¿sí? ¿Sería eso un problema?

—No, en absoluto. ¿Qué te parece a ti?

Miró a Luina, que respondió con una cálida sonrisa.

—Siempre fuimos una familia numerosa, así que estoy acostumbrada a un hogar animado. Nos encantaría que formaras parte de ella, si es algo que tú también quieres.

Todas las amables y cálidas miradas puestas en ella pusieron una feliz y genuina sonrisa en la cara de Bram.

—¿Vivras con nosotros?

—Me encantaría, pero… Será mejor que estén seguros de esto, ¿sí?

—¡Uh-huh! —Marie respondió con una brillante sonrisa—. ¡Me gustan los migos con las que jugar!

Todo el rostro de Bram irradiaba alegría.

—¡Soy tan feliz! Pero necesito que tú estés bien con esto también, ¿sí?

Llena de esperanza, miró a Myuke, que resopló hacia ella tímidamente.

—¡Si no trabajas, no comes! ¡Graba eso en tu estúpida cabeza!

—¡No te preocupes, pequeñita! Trabajaré y comeré más que tú, ¿sí?

—¡No me llames “pequeñita”! ¡Soy mayor que tú, así que mejor que me muestres algo de respeto! Sólo usa mi nombre, ¡¿entendido?!

—¡Lo tengo! ¡Se los agradezco mucho, ¿sí?

—Puedes llamarme “Mami”.

—Lo haré. Gracias, mami, ¿sí?”

—Y a mí me gusta que me llamen “papi”.

El deseo de Anima de oír a Bram decir la palabra mágica era prácticamente audible en su voz.

Publicidad M-M2

Estaba emocionado por el momento en que la diría, pero su cara traicionó su inquietud.

—Yo… quiero dejar eso para más tarde, ¿sí?

Había pasado mucho tiempo desde que había perdido a su madre, pero su padre sólo se había ido por un año. No era de extrañar que dudara en llamar a Anima “papi”.

Anima quería conseguir su aprobación como padre, pero no podía ignorar sus sentimientos.

En lugar de presionarla, criarla con amor y cuidado como hizo con Myuke y Marie parecía una opción mucho mejor. No había razón para que se apresurara; cuando llegara el momento, seguramente diría esa palabra mágica por sí misma.

—No sientas que tienes que llamarme así. Tómatelo con calma, y sólo hazlo cuando estés lista. —Bram asintió. La hermosa sonrisa de que finalmente su deseo se hiciera realidad aún no se había desvanecido de su curiosa cara pálida—. …¿Estás bien?

Ella puso sus manos delante de su boca.

—Finalmente tuve la oportunidad de recuperar el aliento, y ahora me siento mal, ¿sí…?

—Debes estar mareándote. Aquí, acuéstate.

Bram miró a Anima y Luina con una mirada suplicante.

—Me gustaría acostarme con ustedes, si les parece bien, ¿sí…? —Por supuesto que sí —dijo Luina con una sonrisa. —Está muy bien.

Nunca habían existido otras opciones. Tanto Anima como Luina amaban cumplir los deseos de sus hijas. Se acostaron a ambos lados de la cama, dejando que Bram tomara el centro.

Por el contrario, Shaer, satisfecha con el razonamiento de Bram y el resultado de la discusión resultante, se despidió.

—Está muy cálido, ¿sí…?

Kiraware Maou Volumen 2 Capitulo 5 Parte 1 Novela Ligera

 

La sonrisa de Bram de alguna manera hizo que su cutis se viera mejor. Atraída por esa feliz visión, Marie se subió al estómago de Anima.

—¡Yo también quiero que mumamos juntos!

—Ven aquí.

Anima abrazó suavemente a Marie, que enterró su cara en su pecho. Estaba bastante apretado, pero Bram estaba disfrutando cada momento. Ella había esperado tanto tiempo para acurrucarse con una familia propia, y ese sueño se había hecho realidad por fin.

—Se durmió tan rápido.

—Sí. Marie también lo está.

—Le encanta mucho tu estómago —susurró Myuke, con cuidado de no despertar a las chicas que duermen. Luego bajó de la litera de arriba—. Umm, ¿Papi? Probablemente sea más cómodo para ti aquí arriba.

—Creo que me quedaré aquí. No quisiera despertarlas.

—Está bien. ¿Mami?

—Lo siento, estoy completamente atrapada.

—Tch. Sí, está bien. Lo que sea.

Myuke volvió enfadada a la parte superior de la litera. Debió estar triste por haber sido excluida de la pijamada de la familia.

—Ven, únete a nosotros. Puedes meterte aquí.

—Todavía hay espacio a mi lado.

—¡He dicho que está bien! —se subió enfadada encima de su cama—. ¡Me gusta estar aquí arriba!

Anima se prometió a sí mismo pasar tiempo extra jugando con ella una vez que llegaran a la capital, y luego cerró los ojos.

¡No hay manera de que pueda dormirme así!

Publicidad M-M3

Sus ojos se abrieron de golpe. No había manera de que pudiera dejar que su hija se durmiera sola, sollozando en su almohada. Miró a su lado, donde su mirada se encontró con la de Luina. Ese simple y silencioso intercambio fue suficiente para que la pareja acordara un curso de acción. Luina asintió y Anima se aclaró la garganta.

—Oh cielos, parece que no puedo dormirme. Me pregunto por qué podría ser. ¿Tú puedes dormir, Luina?

—No, en absoluto. Siempre me duermo tan rápido, pero ni siquiera contar ovejas parece ayudar. Es muy extraño.

—Extraño de verdad… ¡Ah, ya sé! ¿Podría ser porque Myuke no está aquí?

La cama encima de ellos emitió un corto chirrido.

—¡Oh, debe ser eso! Dormirse es tan fácil cuando Myuke está con nosotros.

—Tienes toda la razón. Ah, pero maldita sea nuestra suerte, eso nos deja en un gran enigma. Myuke dijo que quiere dormir sola.

—¿Qué haremos ahora…?

Con unos pocos chirridos más, Myuke bajó por la escalera. Miró tímidamente a Luina y Anima, con los brazos cruzados.

—¿Dónde debería dormir?





Los dos sonrieron.

—Ven, duerme con papi.

—No, duerme conmigo en su lugar.

Myuke estaba feliz por toda la atención que estaba recibiendo. Con una amplia sonrisa, se acurrucó en la cama y se apretó entre Bram y Luina.

—Chispitas, mami, ganaste.

—¡Hurra! ¡Gané una Myuke!

Luina frotó su mejilla contra el pelo rojo de Myuke, causando que la cara de Myuke se pusiera de un color similar.





—Voy a dormir con mami esta noche, ¡pero no te lo tomes como algo personal!

¡No te odio! ¡Para nada! ¡Lo digo en serio!

—Eso significa mucho. ¿Por qué no dormimos juntos mañana?

—Si eso es lo que quieres. También me gusta dormir contigo.

Los murmullos de Myuke se alejaron, dejando la habitación en silencio. Por fin, Anima pudo disfrutar de la dulzura del descanso en mar abierto.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios