Kiraware Maou ga Botsuraku Reijou to Koi ni Ochite Nani ga Warui! (NL)

Volumen 2

Capítulo Tres: El Rey Demonio Derrota a un Monstruo

Parte 2

 

 

Su viaje al mercado había terminado oficialmente. Por difícil que haya sido, se separaron del bullicioso mercado de maravillas exóticas y regresaron a la posada para guardar sus compras con seguridad. Entonces, se pusieron en marcha de nuevo.

—¿Dónde podemos conseguir equipo de pesca?


—Si la tienda no se ha movido, debería estar justo al lado del lago.

—Somos muy afortunados de tenerte con nosotros, Luina. Si no, seguro que nos habríamos perdido en la ciudad.

—Estoy feliz de haber podido ser de ayuda. Dicho esto, tú siempre me ayudas a mí, así que…

—No, en absoluto. Tú eres la que me ayuda todo el tiempo. No puedo ni empezar a decirte lo agradecido que estoy de que siempre cocines para mí.

—Es natural cocinar para la persona que amas. Sin mencionar que constantemente haces la cena conmigo. Es una gran ayuda.

Publicidad G-M1



—Ni siquiera lo menciones. Me alegro de poder pasar más tiempo con el amor de mi vida.

—Oh vamos…

Mientras continuaban su charla amorosa, se dirigieron al lago. Como Luina había dicho, la tienda de pesca estaba justo en la costa. Su boca se enroscó en una cálida y suave sonrisa mientras veía la misma pequeña tienda que estaba grabada tan vívidamente en su memoria.

—Todavía está ahí… —murmuró.

—¿Es la misma que visitaste de niña?

—Sí. No ha cambiado ni un poco. ¿Podríamos alquilar nuestro equipo de pesca allí?

—Por supuesto. ¿Verdad, chicas?

Sus hijas asintieron con entusiasmo, aunque probablemente no les importaba a qué tienda alquilaran el equipo y sólo querían empezar a pescar lo antes posible. Para ello, entraron en la desgastada tienda de pesca, donde encontraron una gran variedad de cañas de todos los tamaños, muchas tazas llenas de tierra y gusanos, innumerables anzuelos, y más. A juzgar por la mirada maravillada de Luina, el interior debe haber sido el mismo que ella recordaba.

—¡Wow, es tan ligera! —dijo Myuke, tomando una caña de pescar mientras Anima se distraía por la encantadora reacción de su mujer.

—¡Wooow, ligeeera!

—Esa caña está hecha de bambú, una planta duradera que crece al otro lado del océano. Es realmente flexible, lo que hace que sea difícil de romper.

—Las ciudades comerciales reciben cosas de todas partes, ¿eh? De todas formas, yo me quedo con esta.

—¡Yo!

Marie tomó una pequeña caña, diseñada específicamente para los niños.

—Ten cuidado con el gancho —advirtió Anima.

—¡Síii!

—¡Vamos, quiero pescar!

—Dame un momento.

Anima estaba ocupado mirando los cebos. Estaba acostumbrado a ver gusanos durante las incontables horas que él y Luina pasaban trabajando en los campos, pero empalarlos vivos en un anzuelo era una historia completamente diferente. En su lugar, decidió buscar un cebo de masa. Después de alquilar tres cañas para adultos y una para niños, dos cubos, una red, y luego de comprar dos paquetes de cebo en masa, se fueron a la zona de pesca.

Mientras bajaban por la costa cubierta de hierba verde corta, encontraron un puñado de otras personas pescando allí también. Había unos cuantos bancos, sillas y mesas alrededor de la zona, y un gran horno a un lado con humo blanco y limpio que subía suavemente desde la parte superior. Un grupo de hombres acababa de hacer un brindis por su buena pesca en la mesa más cercana al horno.

Disfrutar de las recompensas del mar friendo el pescado que habían capturado ellos mismos mientras estaban al lado del agua sería una experiencia memorable y divertida para toda la familia. Anima no podía esperar a ver las sonrisas emocionadas de sus hijas mientras sacaban su cena del fuego crepitante y disfrutaban de los frutos de su trabajo.

Ató el cebo a su anzuelo, y luego lo hizo también para Marie para que no se lastimara.

—¡Gracias!

—De nada. ¿Estás lista, Myuke?

—¡Sí, todo bien! ¡Mira!

—Bien hecho.

—Ejeje. Sólo mira; ¡atraparé un pez más grande que tú!

Declarando confianza en su éxito, Myuke se puso al lado de Luina y lanzó el anzuelo.

Con un pequeño movimiento, el gancho se hundió en el lago. Anima y Luina también se pusieron a pescar y hundieron sus anzuelos en el agua, y mientras Marie los imitaba, lo único en lo que se hundió su anzuelo fue en la túnica de Anima.

—¡Pesé a papi!

Anima mostró una cálida sonrisa mientras Marie lo abrazaba fuertemente.

—Oh, mira eso. Me pescaron.

—¡Vaya, creo que has ganado! No podemos superar eso.

—Hmm, pero no podemos comer a papi.

Myuke y Luina se rieron mientras bromeaban sobre la captura de Marie.

—¡Quiero pesado!

—Yo también. Estoy seguro de que atraparemos algo si nos concentramos, ¿sí?

Anima sacó el anzuelo de su túnica y Marie volvió a tirar su caña. Con un movimiento, su anzuelo se hundió en el agua como el de los otros.

—¿Dónde están los peces?

—Podrían venir aquí si los llamas.

—¡Salga, Señor Pez! ¡Estoy aquí! —El agua se onduló mientras la alegre voz de Marie reverberaba en el lago—. ¡Allí! ¡¿Lo veron?! ¡Estaba allí!

Luina miraba con una sonrisa suave mientras Marie saltaba de arriba a abajo de emoción.

—El Señor Pez vino a saludar —dijo ella.

—¡Era enorme! Toma, lo atraparé por… ¡Whoa! —Myuke fue repentinamente empujada hacia adelante, y su caña se dobló en un ángulo agudo. Al tirar de ella, la forma de un pez se hizo visible bajo la superficie— ¡Pesqué uno! ¡Papi, rápido! ¡La red!

Instado por su hija, Anima tomó la red y recogió el pez que estaba luchando justo debajo de la superficie del agua.

—¡Woo-hoo! ¡Pesqué uno! —Myuke animó.

—¡Wooow, Myukey!

—Muy impresionante.

—¡Bien hecho! ¡Atrapaste al primero!

Myuke estaba eufórica por los elogios de todos. Miró con orgullo el pescado que había capturado, y lo puso en un cubo para guardarlo.

—¡Hyanh!

De repente, la caña de pescar de Marie se le resbaló de las manos y rápidamente se dirigió hacia el lago. Anima la recogió rápidamente y se la devolvió a Marie.

—¡Mira, Marie! ¡Has pescado algo!

—¿Yo? ¡Yaaaay! ¡Papi, red! —Marie tiró de su caña de pescar mientras caminaba lentamente hacia atrás. Muy pronto, el pez se hizo visible en el agua, dándole la oportunidad a Anima de recogerlo con la red—. ¡Señor Pez!

Marie sostuvo el pez que había atrapado en sus manos, con la más radiante y adorable sonrisa en su rostro. Después de asegurar su última captura en el cubo, todos volvieron a pescar hasta que el lago y el verde césped que lo rodeaba adquirieron un tono anaranjado.

—¡Tengo hambre! —Marie se quejó.

—Yo también. Tal vez deberíamos dejarlo para otro día.

—Atrapamos a tantos de ellos.

—¡¿Verdad?! ¡Definitivamente no esperaba atrapar tres!

Su gran total llegó a ocho. Myuke había atrapado tres, Luina y Marie habían atrapado dos cada una, y Anima había terminado con una sola captura. Si tenía que inventar una excusa para su actuación, era que estaba ocupado ayudando a todo el mundo a tomar sus cañas si perdían el control y arrastrar la red para recoger el pescado, pero no había necesidad de eso. Estaba feliz de poder ayudar a su familia.

—De acuerdo, estaremos listos para el almuerzo una vez que devolvamos el equipo de pesca. Supongo que todos están bien con el pescado a la parrilla. — Anima y las chicas asintieron al unísono—. Anima, ¿podrías quedarte aquí y vigilar a los peces? No nos gustaría que unos molestos pájaros nos los arrebataran.

—No te preocupes. Protegeré estos cubos con mi vida.

Anima recogió los cubos y los dejó justo delante de él. Para cuando el pez de dentro se había asentado, los otros habían vuelto con el equipo de cocina, así que cogió los cubos y se dirigió al horno.

—Por favor, dame un momento. —Luina puso una tabla de cortar en la mesa de picnic justo detrás del horno y comenzó a destripar el pescado con movimientos precisos y confiados—. Myuke, Marie, por favor froten el pescado con sal. No tienen que ser tímidas, cúbranlos con todo lo que puedan. Anima, ¿puedo pedirte que los ensartes una vez que estén bien salados? Mientras tanto, encenderé el fuego.

Siguiendo las órdenes de Luina, las chicas comenzaron a frotar una fina corteza de sal en el pescado.

—¡Hemos terminado!

—¡Papi, ensatar!

—¡Aquí voy!

Era el turno de Anima para trabajar. Pinchó cuidadosamente cada pescado para no fracturar sus espinas dorsales, y justo cuando terminó de pincharlos todos, humo comenzó a salir del horno. Miró en dirección a Luina para encontrar su falda extendida hacia atrás y levantada ligeramente.

Parecía que le había crecido una cola debido al uso de su piedra de lagarto de fuego.

—¡Mami, todo listo!

—¡Oh Dios, se ven muy bien! —dijo con una sonrisa mientras recogía una de las brochetas.

—Deja que me encargue de eso —ofreció Anima—. No quisiera que te quemaras.

—Gracias. Por favor.

Anima movió los pinchos a una red de alambre.

—¡Tu pescado es enorme, Marie!

Publicidad G-M2



—¡El de Myukey también! ¿Cuándo es la comidita?

—Tengan paciencia; les llevará unos minutos cocinarse.

Mientras escuchaban el chisporroteo del fuego, las inquietas chicas miraban el pescado que se cocinaba en el horno. Anima llevaba la cuenta del tiempo, y giró los pinchos justo en el momento adecuado. Cuando lo hizo, la grasa que goteó del pescado avivó las llamas, y se tragó completamente su cena.

No pasó mucho tiempo para que el tentador aroma del pescado fresco, frotado con sal, entrara en las chicas, ambas tragaron audiblemente al mismo tiempo. Pasaron unos momentos más, y Anima volvió a dar la vuelta a los pinchos. Las pronunciadas marcas de carbonización en la piel visiblemente crujiente le dijeron que estaban listos.

—Ahora deberían estar perfectos.

—¡Gracias por la comida! —En el momento en que Luina anunció que la cena estaba lista, las chicas dijeron las palabras mágicas al unísono, y Luina y Anima siguieron su ejemplo.

—Tengan cuidado con los huesos.

—¡Auchi, cadiente! ¡Rico!

—¡Hicimos un trabajo increíble salándolos, si se me permite decirlo!

Viendo a las chicas disfrutar del pescado a la parrilla frotado con sal, Anima no pudo contenerse más. Abrió la boca y dio un gran mordisco. La piel crujiente sonó bajo sus dientes, y todos los deliciosos jugos de la magnífica captura explotaron en su boca. La fina capa de condimentos se escapó al disolverse la suave carne, añadiendo la cantidad justa de sal al increíble plato.

—¡Rico! ¡Más pod favod!

—¡Yo también, por favor!

Después de prácticamente dejar los huesos limpios de carne, alcanzaron más y comenzaron a masticar de nuevo. Poco después de ellas, Anima y Luina hicieron lo mismo. La familia permaneció en la orilla del lago hasta que todo el delicioso pescado a la parrilla se redujo a migajas.

***

 

 

Más tarde esa noche, Luina se despertó por el crujido de la ropa.

—Lo siento. No quise despertarte.

Se sentó lentamente mientras la voz tranquilizadora le pedía disculpas, luego se frotó los ojos para limpiarlos de su somnolienta neblina y los abrió lentamente. Ante ella, encontró a un joven con una sonrisa amable y una familiar túnica negra que le cubría la espalda hasta los tobillos. Era Anima, que acababa de cambiarse a su ropa de calle.

—¿Te vas? —le preguntó.

Con el tiempo, ver esa túnica sólo la hizo sentir ansiosa y sola. Afuera estaba oscuro y silencioso, como si el bullicioso y animado paisaje de la ciudad de apenas unas horas antes hubiera sido sólo un espejismo.

—Debería estar de vuelta por la mañana —le dijo—. Entonces podremos continuar nuestro viaje como si nada hubiera pasado.

No quería que las niñas se preocuparan, así que planeó irse bajo el velo de la noche. Era realmente una persona amable. Tres meses antes, se había enamorado de esa increíble amabilidad que irradiaba de él, tanto que se había casado con él en el acto. Aun así, aunque estaba feliz de haberse casado con una persona tan sobresaliente, quería que él también se prestara más atención a sí mismo.

—Aprecio tu dedicación, pero tu salud es mucho más importante que este viaje.

Anima había hecho mucho por su familia durante su viaje. Tenía que estar cansado tanto mental como físicamente. Luina no se habría preocupado si sólo hubiera hecho un pequeño recado, pero estaba yendo a la batalla. Ella hubiera preferido que él estuviera en condiciones óptimas.

—No te preocupes, estoy bien. Después de todo, tengo que dormir a tu lado — dijo Anima con una sonrisa tranquilizadora.

No parecía estar presionándose a sí mismo. Tal vez las pocas horas de sueño que había tenido fueron suficientes para que se recuperara completamente.

Su resistencia y fuerza no tenían límites; el llamado individuo más fuerte del país, Malshan, no fue más que una molesta mosca para él. Sin embargo, todavía no tenían idea de la fuerza del monstruo. Anima podía haber sido increíblemente poderoso, pero había una posibilidad muy pequeña de que el monstruo fuera aún más fuerte.

Al haber perdido a su padre por una probabilidad igualmente minúscula, Luina no pudo evitar sentirse angustiada.

—No me mires así.

—¿Así cómo? —Luina se tocó la cara con incredulidad.

—Pareces asustada. ¿Estás preocupada por mí?

—¿Por qué no iba a estarlo? Vas a ir a la batalla solo… Me hace desear estar a tu lado.

—Pero no puedes —dijo Anima con una voz severa, luego inmediatamente relajó su ceño fruncido y miró a Luina a los ojos como un padre comprensivo dispuesto a consolar a su hijo disgustado—. Eso significa mucho para mí, Luina, pero no puedo llevarte al campo de batalla. Es demasiado peligroso. Por favor, espérame aquí.

—Pero…

Viendo a Luina temblar por el estrés, Anima le envolvió suavemente los brazos alrededor de la cintura, la acercó y la abrazó con fuerza.

Kiraware Maou Volumen 2 Capitulo 3 Parte 2 Novela Ligera

 

—Está bien, no perderé. No soy tan tonto como para dejar que una mujer tan hermosa se convierta en viuda.

—Anima…

Los brazos fuertes pero suaves de su marido alrededor de su cintura y el calor que irradiaba su cuerpo calmaron su mente. Mientras su abrazo se liberaba lentamente alrededor de su cintura, ella se encontró con su alegre sonrisa. Ella sabía lo que venía después. Las mariposas irrumpieron en su estómago mientras esperaba pacientemente el beso de su marido que podría llegar en cualquier momento. Pero Anima se dio la vuelta y alcanzó el pomo de la puerta, dejando a Luina completamente aturdida.

—Tengo que irme.

—Umm… ¿No hay beso?

—Esperaré a que llegue a casa —Anima se rio mientras veía a Luina moverse—.

Me ayudará a motivarme en la próxima batalla.

—Entonces esperaré pacientemente aquí hasta que pueda conseguir ese beso — dijo Luina con una sonrisa suave.

Después de mostrarle una última sonrisa a su esposa, Anima salió de la habitación. Se reunió con Shaer, y los dos dejaron la posada antes de que saliera el sol. Caminaron por las calles tranquilas y vacías hasta la puerta opuesta a la que entraron, y dejaron Barjyo.

Para cuando salieron de la ciudad, la luz había empezado a iluminar lentamente las verdes llanuras, desterrando las sombras de la noche. Al imaginar la maravilla en los ojos de su familia si hubieran podido ver el espectáculo, una cálida sonrisa apareció en su rostro.

—Lord Anima, deberíamos ir al puente a toda prisa —instó Shaer desde arriba.

—Ya lo sé.

Anima se preparó y salió disparado hacia el puente, cortando la niebla de la mañana. Quería ocuparse del monstruo y volver con su familia lo antes posible para que pudieran disfrutar juntos del resto del viaje. Impulsado por ese deseo, puso en práctica sus décadas de riguroso entrenamiento y navegó por la carretera a una velocidad vertiginosa. No pasó mucho tiempo antes de que las hermosas llanuras llegaran a su fin y él y Shaer entraron en un páramo sombrío. Viendo que ella aterrizaba un poco más adelante que él, él también se detuvo.

—Su velocidad de carrera es bastante impresionante. Soy consciente de que la piedra de minotauro mejora tus habilidades físicas, pero me preocupa de si será capaz de luchar después de gastar tanto maná.

—No te preocupes. Mis reservas no tienen fondo.

—Creo en sus habilidades. —Visiblemente recelosa de algo, miró a la distancia. Anima siguió su mirada y vio una extraña línea. Mirando más de cerca reveló que era una grieta, un precipicio que dividía la tierra hasta donde el ojo podía ver—. ¿Puedes ver el puente allí?

Entrecerrando los ojos, encontró el puente al que Shaer se refería, una pequeña figura descansando sobre él. No podía ver la apariencia de la figura desde esa distancia, pero ciertamente se veía como una especie de monstruo. Shaer había informado de que detrás de la apariencia monstruosa había una chica humana, pero no importaba si era humana o un demonio; Anima se centró en una sola cosa.

—Me ayudarás a contactar con el rey si derroto a ese monstruo, ¿correcto? —Un caballero nunca se retracta de su palabra.

—Ciertamente espero que no —dijo Anima casi amenazadoramente, y comenzó a caminar hacia el monstruo.

—¿Ya se dirige a la batalla? No me malinterprete, estoy bastante feliz de que usted esté tan ansioso por luchar contra ese monstruo, pero como parece que no se ha dado cuenta todavía, ¿no le gustaría tomarse un poco más de tiempo para, umm… para ponerse de humor para luchar primero?

—No hay necesidad. Tengo razones más que suficientes para terminar esto rápidamente. He tenido ganas de luchar desde mucho antes de que llegáramos aquí. —Quería volver con su amada familia. Era lo único que tenía en mente—. Será mejor que veas esta batalla desde arriba.

—Lo haré. Es bastante desalentador admitirlo, pero probablemente sólo obstaculizaría su capacidad de luchar si me quedara a su lado en el campo de batalla.

Shaer alzó el vuelo, y Anima se lanzó en dirección al monstruo, cerrando la distancia en poco tiempo. Al acercarse, el monstruo había oído sus pasos o lo había visto venir, ya que empezó a caminar hacia él. Una vez que se habían acercado lo suficiente para ver las apariencias del otro, Anima se detuvo por un momento. Lo que se dirigía hacia él era una criatura de la que recordaba vívidamente.

Una gran criatura parecida a un dragón. Su cuerpo estaba cubierto de escamas, y sus alas y cola eran largas y amenazantes. Excepto por su color, verde jade en vez de carmesí, se veía igual que Malshan cuando se transformó y atacó a Anima y su familia. Sólo había una razón por la que una chica humana se vería de esa manera.


¿Está usando la piedra mágica de uno de los familiares del Precursor?

Si ese era el caso, significaba que era descendiente de una de las pocas familias selectas que habían luchado junto a los Scarlett en su heroica batalla contra el Precursor. ¿Por qué alguien de ese estatus iría por el camino de la fechoría? Malshan pudo haber querido a Luina muerta, pero su motivación era clara: quería la piedra del Precursor para él. En contraste, la chica con la que estaba a punto de luchar actuaba simplemente como obstáculo en el camino. ¿Podría haber habido algún gran plan que ella planeaba cumplir bloqueando el acceso al puente?

Anima se estrujó el cerebro, pero no pudo averiguar la respuesta sin ninguna información.

El monstruo tampoco parecía dispuesto a compartir sus planes despreocupadamente, así que su única opción era hacerla hablar a la fuerza. O eso creía.

—Será mejor que seas Merkalt, ¿sí? —El monstruo habló con Anima. Su voz era bastante aguda, como si todavía fuera bastante joven. Lo tomó desprevenido—. No te atrevas a ignorarme, ¿sí?

Publicidad G-M1



El monstruo estaba furioso. Como un niño que da un ataque, estampó repetidamente el suelo con su cola, llenando el páramo sombrío con ruidos como un trueno y haciéndolo temblar. Era mucho más fuerte que cualquier adulto; su fuerza era incomparable a la de los humanos en su conjunto. Ninguna persona promedio podía siquiera imaginar lo que un monstruo como ella sería capaz de hacer durante una batalla real si tal despliegue de poder se usaba como una mera forma de intimidación. Perderían cualquier voluntad que tuvieran para luchar, si no toda su conciencia, por miedo.

Anima, sin embargo, ni siquiera se acobardó. No sólo había luchado contra criaturas de varias magnitudes más temibles, sino que también tenía que proteger la vida pacífica de su familia. No podía permitirse el lujo de huir, aunque estuviera asustado. Preparó su tono más calmado para responder al monstruo.

—Malshan no vendrá. Yo lo derroté.

—¿En serio? ¿Eres más fuerte que Merkalt? Sí…


—Lo soy. La diferencia es como la noche y el día.

—Eso espero, ¿sí?

El monstruo enroscó su amplia boca en una sonrisa y lentamente comenzó a abrirse camino hacia Anima. Sus alas se desplegaron; tiró de su imponente cola detrás de sí mientras el sol brillaba en sus afiladas garras.

—Espera.

Para su sorpresa, ella se detuvo.

—¿Qué pasa, tienes miedo? ¿Aterrorizado, incluso? ¡Bien! ¡Entonces huye! No me interesan los débiles ni las mujeres, ¿sí?

—¿Por qué no te interesan los débiles y las mujeres?

—Porque soy la mujer más fuerte que existe, ¿sí?

Su razonamiento críptico le confirmó dos cosas a Anima. Primero, como Shaer había informado, el monstruo era en efecto una chica. Segundo, y más importante aún, no se había alejado demasiado de la parte más profunda. Su pequeño intercambio reveló que ella no buscaba pelear; si así fuera, no se habría ofrecido a dejarlo escapar. Debía tener algún tipo de objetivo en mente para bloquear el puente. Si Anima era capaz de concederle su deseo, era posible que pudiera arreglar las cosas sin herir a la chica.

—No pelearé contigo.

Levantó  las   manos  y   comenzó   a   caminar   lentamente   hacia   el   monstruo.

Claramente sospechando, mostró sus colmillos.

—Si no vas a pelear, ¿por qué vienes aquí? Será mejor que tengas algo bajo la manga si quieres golpearme de cerca, ¿sí?

—Podría ganarte a kilómetros de distancia si quisiera.

Podría quemarla hasta convertirla en cenizas, o incluso aplastarla hasta la muerte con su magia de tierra. Podía, pero no tenía planes de usar ninguna magia, ni sus puños, para el caso. Estaba firmemente en contra de golpear a las chicas.

—Lo dices como si fueras más fuerte que yo. Eres muy gracioso, ¿sí?

—Digo eso porque lo soy.

—Entonces toma esto, ¿sí?

Se dio la vuelta y cortó el aire con su afilada cola, apuntando al abdomen de Anima. Sin siquiera pestañear, la agarró con una sola mano, enviando pedazos de algo a través del suelo. El impacto del golpe había arrancado algunas de sus escamas, dispersándolas a su alrededor.

—Lo recibí —le informó con una voz tranquila y serena.

Al hacerlo, hizo que la bestia se estremeciera, una reacción que ya había experimentado antes. Significaba que ella tenía un miedo mortal a su abrumadora fuerza o estaba inconmensurablemente enfadada por la arrogancia que él percibía. Para su sorpresa, sin embargo, la razón fue algo completamente diferente.

—¡Increíble! Ese poder es asombroso, ¿sí? Seguro que puedes recibir un golpe, ¿sí? —Su voz se llenó de asombro ante la increíble fuerza de Anima. Se había estremecido por la abrumadora felicidad con la que la llenaba.

—Sí, soy fuerte. Mucho más fuerte de lo que tú puedas esperar ser. Así que, por favor, ríndete. Prometo que no te haré daño.

—Contéstame primero, ¿sí?

—Estoy escuchando.

—¿Tienes alguna enfermedad crónica? Y cuéntame sobre la última vez que te resfriaste, también, ¿sí?

Una pregunta extraña que ponía mucho en juego. Ella se rendiría, pero sólo si Anima diera una respuesta favorable. Él no sabía lo que ella buscaba, pero no era de los que mienten a los niños.

—No tengo ninguna enfermedad crónica, y nunca he sufrido un resfriado. Envíenme a los picos más altos llevando sólo un taparrabos, háganme cruzar un desierto abrasador, volveré como si nada hubiera pasado. He cruzado el Desierto de la Muerte y comido el más tóxico de los demonios, pero nunca he tenido tanto como un malestar estomacal.

—¡Pasas, ¿sí?!

—Yo… ¿paso?

—¡Con mucho éxito, ¿sí?! ¡Eres bárbaro! ¡Más fuerte de lo que nunca imaginé! ¡No importa lo que suceda, estás obligado a sobrevivir, ¿sí?!”

Sus eufóricos vítores hicieron que Anima se preguntara si era del tipo que se deleitaba en derrotar a enemigos fuertes. Si lo era, no eran más que malas noticias. Sabía por experiencia que la gente así no se rendiría hasta que ganara.

—¿Todavía quieres pelear conmigo?

—¡No! Yo perdí, ¿sí?

Admitió la derrota, a lo que Anima dio un suspiro de alivio. No quería hacer daño a un niño.

—Entonces por qué no dejas de usar esa piedra mágica por mí.

Publicidad M-M3

—Con gusto, ¿sí? —Su respuesta inmediata fue seguida por una luz cegadora. Envolvió sus escamas verde oscuro, y el cuerpo del monstruo se encogió y se transformó en la forma de un humano—. Espero que todos estemos bien ahora, ¿sí?

La luz se desvaneció para revelar a una chica pequeña. No más de diez u once años, su pequeña estatura y su piel bronceada contrastaban con su largo pelo plateado y la gran cinta atada a él para darle un aspecto muy singular. Llevaba un hermoso y colorido vestido, con un pendiente verde oscuro.

—Dime, ¿sí?

—¿Decirte qué?

—Dime que soy linda, ¿sí?

Kiraware Maou Volumen 2 Capitulo 3 Parte 2 Novela Ligera

 

—¿Hm? Ah, sí, eres muy linda.

Anima admitió su lindura. A pesar de haberles temido durante mucho tiempo, había llegado a encontrar a los niños adorables. En su propio mundo, su corazón se rompía cada vez que un niño rompía en lágrimas en el momento en que lo veían. Pero desde que fue convocado por Luina, no tenía razón para temer hacer llorar a un niño. Ni una sola vez un niño lo había mirado con miedo en sus ojos, y la niña bronceada frente a él no era una excepción.

—¿Cómo te llamas? —preguntó él.

Publicidad G-M2



—Soy Bram, ¿sí? —respondió ella con una sonrisa radiante. Que le dijeran que era linda debe haberla emocionado.

—¡Increíble! ¡Realmente espectacular! ¡Usted apagó el gran peligro en cuestión de minutos! —Interrumpiendo su conversación, Shaer felicitó alegremente a Anima por su trabajo. Descendiendo hacia ellos, mantuvo los ojos fijos en Bram, una mano en la empuñadura de su espada todo el tiempo—. Ahora, entrega esa piedra de dragón. Y no intentes nada raro.

—No te voy a dar nada, ¿sí? —Bram se opuso. Puso una pequeña mano sobre su arete y miró fijamente a Shaer, quien dio un paso atrás sintiendo la presión sobre sí misma.

—Lord Anima, por favor, permítame confirmarlo: ¿ella se rindió ante usted? —Sí, ella admitió la derrota.

—¡Gracias a Dios! —dijo con una sonrisa de alivio—. Entonces, ¿puedo tener esa piedra ahora?

—¡Argh, déjalo ya, ¿sí?! ¡¿Qué es lo que no estás entendiendo aquí?! ¡No te voy a dar nada! ¡Pídemelo de nuevo y te golpearé, ¿sí?!

—Lord Anima, necesitaré que le quite esa piedra por la fuerza.

—No lo haré.

Publicidad M-M5

—¿Por qué no? —Preguntó Shaer, totalmente sorprendida por su respuesta—. ¡Puede que vuelva a crear este mismo problema en otro lugar!

—¡No voy a hacer esto de nuevo, ¿sí?! —¿Y por qué iba a creer en tus palabras?

—Yo le creo —interrumpió Anima, causando que los ojos de Shaer casi se salieran de su cráneo.

—¡¿Pero por qué?!

—Los adultos son responsables de creer a los niños. —Se volvió hacia Bram y la miró profundamente a los ojos—. ¿Vas a usar esa piedra para herir a otros, Bram?

—Juro que no lo haré, ¿sí?

—¿Ves? —Anima mostró una amable sonrisa—. No hay razón para quitarle la piedra.

—Disculpe mi ignorancia, pero ¿qué va a hacer si ella traiciona su promesa?

—La regañaré. Los adultos son responsables de regañar a los niños cuando hacen alguna travesura.

Shaer se calló por un segundo antes de dejar escapar un suspiro.

—Entendido. Confiaré en su juicio, Lord Anima.

—Gracias.

—Yo debería ser la que exprese gratitud. Gracias a sus esfuerzos en la liberación de este puente, la vida aquí puede volver a la normalidad. Ahora, ¿vamos a regresar?

—Sí, vamos.

Al darse la vuelta, sintió un tirón en su túnica.

—¿Cuál es la prisa? Dime a dónde vas, ¿sí?


—Hacia Barjyo.

—¿Es ahí donde vives? ¿Sí…?

—No, en realidad estoy de viaje. Una vez que regresemos a la ciudad, nos dirigiremos al puerto.

—¡Ooh, el puerto! Suena bien, ¿sí?

Con una gran sonrisa, Bram soltó la túnica de Anima, liberándolo. Tan pronto como lo hizo, se apresuró a volver con su amada familia a toda velocidad.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios