Kiraware Maou ga Botsuraku Reijou to Koi ni Ochite Nani ga Warui! (NL)

Volumen 2

Capítulo Dos: El Rey Demonio Lleva a su Familia de Viaje

Parte 2

 

 

Marie se estaba poniendo inquieta. Sintiendo que perdía el tiempo pensando, metió su pequeña mano en el tarro y sacó cuatro trozos de fruta seca. Luego eligió una de las cuatro y la probó.

—¡Wooow! ¡Qué dwulce! ¿Qwé es?

Publicidad M-AR-2

—Eso es un mango.

—¡Me encantan los mandos! Myukey, Myukey, ¿te gustan los mandos?

—¡Sí!

—¡Te doy uno!

—¿En serio?

Publicidad G-M2



—¡Mm-hmm! ¡Porque amo a Myukey más que a los mandos!

—¡Gracias! Toma, te daré una fresa por ello.

—¡Yaaaay! ¡Me encantan las fersas!

Mientras se unían emocionadamente sobre la deliciosa fruta seca, cada una de ellas se comió sus cuatro trozos. Después de dar las gracias a Luina, Myuke se puso de pie, y Marie le siguió.

—Es hora de hacerte una corona de flores, como te prometí.

—¡Yaaaay! ¡Gracias!

Anima vio como Myuke comenzó a hacer la corona de flores de los dientes de león de los alrededores. Marie supervisó el proceso, observando con gran interés.

—¿Estás cansado? —preguntó Luina, acurrucándose con Anima.

—No te preocupes por mí, estoy bastante seguro de mi resistencia. Atravesé el mundo a pie, e incluso crucé el infame Desierto de la Muerte una vez antes de que me invocaras aquí.

—Ya veo… —Luina dejó escapar un suspiro de decepción.

—Lo siento —respondió Anima, aparentemente preocupado.

—¿Hm? ¿Por qué te disculpas?

—Temo que mis historias puedan aburrirte.

—¡Oh, no, para nada! Es sólo que… —Luina se puso nerviosa, mirando a Anima con ojos suplicantes—. Estaba pensando en dejarte descansar tu cabeza en mi regazo si estabas cansado…

—¿Tu re-re-regazo? ¡¿Como una almohada?!

Anima se quedó atónito. Habían hecho muchas cosas de pareja como tomarse de la mano, abrazarse y compartir besos, pero ella nunca se había ofrecido a dejarle usar su regazo como almohada.

Él había visto como Marie disfrutaba descansando en el regazo de Luina varias veces antes. No quería admitirlo, pero se sentía un poco celoso cada vez que eso sucedía. Aun así, no se atrevió a pedirle a Marie que cambiara de lugar con él. Eso, junto con el sentimiento de incomodidad de pedirle directamente a Luina que lo mimara, lo dejó maldecido a una vida sin regazo en el que acostarse. Ser bendecido con la maravilla de descansar su cabeza en el regazo de su esposa le dejó sin aliento.

—¿Estás bien?

Anima resopló y agitó la cabeza.

—Me encantaría eso.


—Entonces, por favor, adelante.

Luina se sentó y se dio palmaditas en las piernas. Después de un gran trago, Anima puso cuidadosamente su cabeza sobre los muslos de ella, teniendo especial cuidado de no clavarla con sus cuernos.

Los muslos de Luina eran como la más esponjosa de las nubes, y la cabeza de Anima flotaba en ellos. El calor y suavidad de ella le dejaron abrumado por la somnolencia, pero finalmente había conseguido experimentar la almohada de regazo que tanto codiciaba, y no iba a dejar que se desperdiciara al quedarse dormido.

—¿Cómo está?

—Increíble.





—Me alegra oír eso —dijo Luina con una sonrisa al escuchar sus sinceros elogios—. Yo vigilaré a las chicas, así que siéntete libre de tomar una siesta.

—No quiero quedarme dormido y perderme esta maravillosa experiencia. Me quedaré despierto.

—Si estás disfrutando tanto de mi regazo, haré esto por ti todos los días.

—Aprecio la oferta, pero tu regazo se cansaría si lo hiciéramos todos los días.

—Siempre eres tan amable —le dijo Luina mientras le pasaba la mano por su cabello plateado.

—No, no lo soy. Sólo te amo.

—Anima…

Anima vio como una suave sonrisa se extendía por el rostro de Luina, cuando la voz de Myuke cortó de repente la atmósfera serena.

—¡Ya está hecha!

Marie se dirigía hacia la pareja con una corona de dientes de león sobre su cabeza.

—Oh Dios, qué hermosa corona. Eres como una verdadera princesa.

—¡Myukey la hizo!

—Impresionante, Myuke. Gran trabajo.

Publicidad M-M5

—Vaya, eres muy buena en eso.

Myuke se sonrojó por todos los elogios que recibió. Mientras ella estaba ocupada tratando de sobrellevar los súbitos elogios, los otros vieron como una mariposa se posaba lentamente sobre su cabeza.

—¡Ah! ¡Una marisopa!

—¿En serio? ¿Dónde?

La mariposa subió a los cielos de nuevo cuando Myuke se dio la vuelta.

—¡Espera, Marisopa! ¡Espera!

—¡Espera!

Anima miraba desde la comodidad del regazo de Luina mientras las chicas perseguían a la mariposa. Después de un rato, ambas volvieron a Anima y Luina con el flequillo pegado a la frente.

—Agua… ¿Puedo tomar un poco de agua?

—¡Yo también!

—Un momento, —dijo Luina. Sacando la cabeza de Anima de su regazo para que pudiera moverse libremente, agarró su recipiente de agua y se la entregó a Myuke. Después de tomar un par de grandes tragos, Myuke dejó salir un satisfecho “Ahh” y se arrojó sobre la manta de picnic.

—Necesito un descanso rápido, —dijo.

—¡Yo también!

—Entonces, ¿qué tal si descansan sus cabezas en mi regazo? —Luina se ofreció.

—Mi regazo también está disponible.

Los dos se sumaron a la propuesta. Myuke saltó al regazo de Anima después de echar un vistazo rápido a Shaer, y Marie se acurrucó en el de Luina.

—Vaya, papi. Tus piernas están súper tonificadas.

—He hecho un montón de entrenamiento. ¿Son incómodas?

—No, me encanta cómo se ven y se sienten. ¡Son tan geniales! —Myuke a menudo se preocupaba de actuar como una adulta, pero eso era sólo delante de extraños. Cuando estaba con su amada familia y nadie más, salvo Shaer, se dejaba mimar como una niña pequeña. Le mostró a Anima una gran y brillante sonrisa mientras él le acariciaba la cabeza.

—Gracias, papi. Estoy muy feliz.

—¡Yo también! —Marie gritó—. ¡Yo también quiero ser acariciada!

—Por supuesto.

Luina empezó a acariciar la cabeza de Marie, y al poco tiempo, las dos chicas cerraron los ojos y se durmieron. Viendo a sus dos angelitos dormir tranquilamente sobre sus piernas y las de su marido, Luina no pudo evitar sonreír.

—Están profundamente dormidas.

—No es de extrañar. Estuvieron de pie toda la mañana.

Miraban fijamente el campo verde esmeralda mientras acariciaban a las adorables niñas que dormían en sus regazos. El tiempo se escurría lentamente mientras una hora se convertía en dos, dos en tres…

—¡Oh, maldita sea mi suerte! ¡Me quedé dormida! —Los ojos de Shaer se abrieron y se puso de pie, mirando a su alrededor con pánico. Se calmó en el momento en que vio a Anima y se acercó a él a regañadientes—. ¿No pudieron seguir adelante por esperarme?… Ah, veo que las niñas también están durmiendo.

—Así es. No me gustaría despertarlas, y el sol casi se ha puesto. ¿Por qué no terminamos el viaje de hoy aquí?

—Después de sólo medio día… —Shaer parecía preocupada. Debía querer derrotar al monstruo lo antes posible. Echando otro vistazo a las niñas que dormían tranquilamente, asintió—. Tiene razón, sin embargo; sería mezquino despertarlas. En ese caso, empezaré a montar mi tienda. No me importaría montar las suyas también, pero… ¿dónde están?

—No trajimos una.

—¿En serio? Creo que hará bastante frío durante la noche. Puede que se acalambren un poco, pero por favor, usen mi tienda de campaña.

—No te preocupes por nosotros. Voy a construir una casa.

—¿Una casa? —Shaer preguntó con una mirada inquisitiva.

—Ah, hablando de eso, ¿podrías cambiar de lugar conmigo un momento?

—¿Yo? Es difícil de admitir, pero como era muy joven cuando me dediqué por primera vez al camino de la espada, soy bastante inexperta en el manejo de niños, además de ser absolutamente terrible en cualquier tipo de tareas.

—Está bien —le aseguró Luina—, las chicas te quieren. Estoy segura de que lo harás bien.

—Ciertamente lo intentaré, entonces.

El estímulo de Luina construyó la confianza de Shaer. Contuvo la respiración para evitar hacer cualquier sonido, y cuidadosamente levantó la pequeña cabeza de Myuke, poniéndola en su regazo.

Su comportamiento torpe y nervioso le recordaba a Anima a él mismo de tres meses antes.

—Gracias a Dios. Está durmiendo como un bebé —dijo con un suspiro de alivio— . Por cierto, ¿cómo piensa construir una casa? No veo ningún árbol cerca.

Después de superar el impacto de que su regazo se convirtiera en la almohada de Myuke, finalmente fue capaz de hacer la pregunta sobre la que había sentido curiosidad. Anima le hizo una señal para que se quedara dónde estaba y mirara, y luego se alejó del grupo. Puso su mano en el suelo y enfocó su maná en ella. Cuando lo hizo, el suelo ante él se volteó, formando rápidamente una forma reconocible.

Había logrado hacer una casa con forma de cúpula. La puerta arqueada conducía a una única y amplia área. Las paredes del edificio estaban cubiertas de maná para hacer la estructura increíblemente robusta; incluso en caso de un fuerte terremoto, no sufriría ni una sola grieta. Además, el revestimiento de maná mantenía a raya el polvo que caía, haciéndolo un área perfecta para dormir por la noche.

—Realmente quería juntar una puerta y un par de ventanas, pero no tengo madera a mano. Me disculpo; puede que haga un poco de viento dentro.

—Una pequeña brisa no hará daño —le dijo Luina—, y será cálido y acogedor si nos acurrucamos juntos. Gracias por hacer una casita tan bonita para nosotros, Anima.

—Me alegro de que te guste —dijo Anima con una sonrisa, y luego se volvió hacia Shaer con una mirada seria—. ¿Por esta zona es común ver demonios?

—No, en absoluto. Los cazadores a menudo patrullan estas áreas, ya que aún no estamos muy lejos de Garaat. Aun así, ser cauteloso es siempre una buena idea. Uno nunca puede estar demasiado preparado.

—Entonces probablemente sellaré la entrada cuando nos vayamos a dormir.

Por supuesto, se aseguraría de dejar una abertura suficiente para que pudieran respirar.

—Nhh… —Marie se quejó. Debían de haberla despertado accidentalmente. Se frotó los ojos y se sentó, y luego miró somnolienta a la casa recién construida. En el momento en que la vio, sus ojos se abrieron de par en par, llenos de maravilla y asombro—. ¡Casa! ¡Mira, casa!

—Ngh, ¿qué pasa con todo ese ruido…? Espera, ¿qué pasa con esa casa? —Myuke exclamó sorprendida.

—Anima la hizo.

—¿Papi la hizo? ¡Wooow!

—Esto es realmente muy impresionante. Supongo que usó una piedra de enano, pero manipular una cantidad tan excesiva de tierra debe haber requerido una increíble cantidad de maná. Sin mencionar que está usando una piedra de minotauro simultáneamente. Sus reservas de maná deben ser verdaderamente insondables.

Shaer quedó muy impresionada. No había comentado sobre los cuernos de Anima en ningún momento anterior, aparentemente porque asumió que eran el resultado de una piedra mágica en lugar de ser suyos. Él podría haberle hablado de ellos, pero si lo hacía, se vería obligado a explicar todo sobre sí mismo, sobre cómo había sido convocado a su mundo, y sobre el poder del tesoro escondido de los Scarlett. Confiaban en Shaer, pero era mejor no decirle nada que no necesitara saber.

—Acamparemos aquí por el día, así que vayan adentro. —Guio a las chicas al interior, y luego, después de empacar la sábana de picnic, entró también—. Shaer, por favor, entra.

—¿Puedo?

—Por supuesto. Podrías resfriarte fuera.

—Estoy en deuda con usted.

Shaer bajó su tienda de campaña instalada al azar y entró en la habitación con olor a tierra.

—¡Quée graaande!

—¡Ni siquiera la lluvia puede detenernos ahora! —Marie y Myuke corrieron emocionadas por la habitación. Acababan de despertarse, pero se acercaba la puesta de sol; después de una buena cena, seguro que les daba sueño otra vez—. Oh, ya que papi puso la casa, ¿significa eso que hemos terminado de caminar por el día?

—Sí —dijo Luina con un guiño—. Dejemos que papi se relaje un poco mientras yo hago la cena. ¿Alguien quiere ayudarme a prepararla?

Las manos de las chicas inmediatamente se dispararon al aire de la choza de tierra que resonó con risas alegres. Mientras el sol se ponía lentamente detrás de ella, el primer día de viaje de la familia llegó a su fin.

***

Publicidad G-M3



 

 

Habían pasado tres días desde que Anima y su familia habían dejado Garaat. Poco después de que el sol comenzara a asomar por el horizonte, el grupo salió de su campamento al pie de la montaña. Marie había querido dormir un poco más, pero Anima le había dicho que sería más divertido si empezaban a escalar por la mañana temprano, así que se dirigieron a un pequeño asentamiento al otro lado de la montaña del que Shaer les había hablado.

Según ella, el lugar no era nada grande, pero podían reponer sus suministros allí. Dado que ya habían comido la mitad de la comida que habían traído, era el punto de parada perfecto para la noche.

—¿Todas están bien? —Anima le preguntó a su familia—. Sólo díganlo y las llevaré a caballito o en mis brazos hasta la cima de la montaña.

—¡Yo sigo escalando!

A pesar de haber actuado como una pequeña dormilona cuando se despertó, la emoción de su primera escalada llenó de energía a Marie.

Publicidad G-M3



—¡Buena chica! ¡Estás haciendo un muy buen trabajo! ¿Y tú, Myuke?

—¡Todo bien! He escalado algunas montañas infernales por trabajo, ¡así que esta insignificante colina no es nada para mí!

—Eres una chica muy fuerte —dijo Anima mientras acariciaba suavemente su cabeza—. ¿Y tú, Luina?

—Yo estoy bien. Mis fuertes piernas son uno de mis puntos fuertes —se rió, continuando la escalada de la montaña con facilidad.

Las cosas no habrían ido tan bien si hubieran estado en un sendero de animales escarpado, pero el camino de montaña que recorrían tenía una suave y cómoda pendiente. Incluso con el ocasional parche de maleza y el repentino descenso o subida del camino, era una subida bastante segura en general.

Sin embargo, no importaba lo seguro que fuera, seguía siendo una escalada. La resistencia de las chicas se agotó mucho más rápido de lo que lo había hecho cuando habían estado caminando por las llanuras el primer día, y en poco tiempo, limpiarse el sudor de la frente se convirtió en algo común. Los árboles bloqueaban parte de la implacable luz solar, pero no proporcionaban una cobertura perfecta.

Las manchas de luz solar que brillaban a través de ellos elevaban rápidamente su temperatura corporal.

—¡He encontrado un pequeño lugar perfecto para un descanso! —Justo después de que el sol alcanzara su ápice y continuara moviéndose hacia el oeste, Shaer aterrizó cerca del grupo y les informó de sus hallazgos—. Vamos a almorzar allí.

—Buena idea. Pronto almorzaremos, chicas. Sólo un poco más.

Las chicas asintieron con entusiasmo a Luina y continuaron su rápida escalada hasta que algo se hizo visible.

—¡Wooow! —Marie exclamó.

Delante de ellos había un puente de cuerda de unos 30 metros de largo, suspendido sobre un rocoso y brillante arroyo de montaña. Caer de ese puente significaría una muerte segura para cualquiera excepto para Anima. Al enfrentarse al primer reto desde su partida, Anima se puso tenso. Necesitaba escoltar a su familia a la orilla opuesta de forma segura.

—Marie, toma mi mano y no la sueltes mientras estamos en el puente. —¡De acuerdo!

Anima tomó la mano de Marie, y se enfrentó al peligroso cruce. Pusieron cuidadosamente el pie en el puente, que inmediatamente comenzó a balancearse.

—¡Wooow! ¡Está temblando, temblando! —Encontrándolo divertido, Marie comenzó a sacudir la cuerda. Cuanto más se balanceaba y crujía el puente, más se emocianaba—. ¡Ya está hecho!

Marie estaba extasiada cuando llegaron a salvo a la orilla. Al principio, Anima estaba empeñado en protegerla a toda costa, pero a medida que se acercaban al otro lado, se dio cuenta de que estaba bastante bien construido y que no tenía nada de qué preocuparse.

—¿Te divertiste? —preguntó una vez que lograron cruzar.

—¡Uh-huh! ¡Se puso tembloroso, tembloroso! ¡Quiero ota vez!

—Entonces, ¿quieres volver conmigo con las demás?

—¡Sí, por favooo!

Una vez más se tomaron de la mano y cruzaron el puente oscilante, sólo para ser saludados por una mortalmente pálida Myuke. Anima tuvo una corazonada sobre la razón de su falta de color.

—¿Tienes miedo?

—Pa-Para nada… —dijo ella, visiblemente temblorosa. No podía admitir que se había asustado delante de Marie, y Anima lo entendió completamente. Mostró una cálida sonrisa antes de abrir la boca.

—Sabes, yo también tengo miedo —le dijo.

—¿Eh? —respondió ella, atónita—. ¿Miedo? ¿Tú?

—Sí. Me asusté mucho cuando crucé el puente con Marie. Mi corazón no dejaba de latir.

—¿De-De verdad? Bu-Bueno, para ser honesta, también estoy un poco, súper poco asustada…

—Ya veo. Entonces, ¿podrías tomarme la mano? Siento que puedo conquistar mi miedo si estás ahí conmigo.

—¡Está bien! ¡Te mantendré a salvo! —Myuke exclamó con orgullo con un asentimiento entusiasta, y luego apretó la mano de Anima. Sus palmas estaban sudorosas por el estrés.

—Luina, deberías Tomar la mano de Marie.

—Por supuesto. El puente se balancearía demasiado si todos lo cruzáramos a la vez, así que nosotras iremos primero, ¿de acuerdo?

Una vez que Luina y Marie cruzaron el puente y les saludaron, Myuke susurró “Puedo hacerlo” y dio un paso adelante. Con un doloroso crujido, el puente comenzó a balancearse. Sus temblorosas piernas la llevaron un paso tras otro hasta que ella y Anima llegaron a salvo al otro lado.

—¡Eso fue muy divertido! —Myuke dijo con una gran sonrisa.

Superar tal obstáculo parecía haberla ayudado realmente a crecer; la mirada en sus ojos era mucho más madura de lo que había sido antes. Al darse cuenta y asombrarse de lo rápido que crecen los niños, Anima acarició su cabeza.

—Sólo logré cruzar ese puente porque tú estuviste ahí para mí. Gracias, Myuke. —¡De nada! Te ayudaré a cruzar de nuevo cuando quieras, ¡sólo dilo! —Siempre puedo contar contigo. —Anima sonrió. —¡Ah, mira, ahí! ¡¿Qué hay ahí?!

El área hacia la que Marie apuntaba con entusiasmo estaba completamente oculta del lado opuesto por los árboles, pero después de cruzar, la familia tenía una vista clara de una hermosa cascada. No estaba muy elevada, así que la sensación de grandeza estaba mayormente ausente, pero su amplitud era bastante impresionante. La cortina de agua bajaba sin pausa, su frialdad llegaba hasta el grupo para desterrar las gotas de sudor de sus frentes.

—¡Miren! ¡Un arcoíris!

—¡Wooow!

Al brillar la luz del sol sobre la cascada, produjo un lindo y pequeño arcoíris. La vista era tan hermosa que los cinco quedaron completamente hechizados.

—Qué bonito… —dijo Luina en un tono sereno, asombrada por la cascada.

Anima se volvió hacia ella y experimentó el mismo sentimiento de asombro.

—Simplemente hermosa…

—Realmente lo es, ¿no? Espera, ¡¿qué estás mirando?!

—A ti.

—Ah, cielos. Ahí vas de nuevo, halagándome…

La cara de Luina se sonrojó y se volvió hacia la cascada. Después de mirar el hermoso paisaje por un poco más de tiempo, comenzaron a subir de nuevo.

—¡Yyy listo!

Cuando llegaron a la cima de la montaña, la familia se sentó en un grupo de bancos preparados para los cazadores que habitualmente patrullaban la zona y disfrutaron del paisaje, tan impresionante que no se podía describir con palabras. La luz del sol poniente pintó de naranja los vastos bosques que se encontraban debajo de ellos, como si estuvieran vestidos con los colores del otoño, mientras que la fría y suave brisa atenuaba el cansancio que se había apoderado de sus cuerpos después de un largo día de escalada. Al contemplar la vista, una suave sonrisa apareció en el cansado rostro de Luina.

—¡Ahhh! ¡Mira! ¡Allí! ¡Una moteña!

—¡Wow, realmente hay una montaña allí! ¡Buen hallazgo!

—¡Soy muuuy buena encontrando! ¡Esa monteña es súper grande!

—Es realmente grande, pero ¿sabes? Hoy has escalado una montaña aún más grande.

Publicidad G-M3



—¡¿Lo hice?! —Marie parpadeó rápidamente, sorprendida—. ¿Subí a algo más grande?

—Seguro que sí. Las dos lo hicieron muy bien, Marie, Myuke.

Al escuchar los elogios de Anima, las sonrisas maravillosas florecieron en ambos rostros, y saltaron del banco.

—¡Puedo escalar más!

—¡Yo también estoy lista para rodar! Aunque, Marie, ya no escalaremos más.

Tenemos que bajar la montaña ahora.

—¿Vamos hacia bajo?

—¡Sí, exactamente! Mira, ¿ves ese pueblo de ahí abajo? —Myuke señaló el pequeño asentamiento en medio del bosque—. ¡Queremos llegar allí!

El sol anaranjado se reflejaba en el río que corría a lo largo de las afueras del pueblo.

Parecía estar bastante lejos de la cima, pero una vez que descendieron la montaña, el resto del camino sería a través de las llanuras. Los caminos planos no serían muy difíciles de recorrer para las chicas, así que incluso en el peor de los casos, serían capaces de llegar allí por la mañana dos días después.

—¡Wooow! ¡Mira, papi! ¿Quée’so?

Marie señaló excitadamente hacia abajo. Un pequeño estanque dejaba salir una suave nube de vapor justo debajo de la pendiente, lo que sólo podía significar una cosa.

—¿No es eso una fuente termal?

—¿Fuente tamal?

—Un baño.

—¿Hay uno ahí?

—Mmmm… ¿Por qué no entramos todos mientras tengamos la oportunidad?

Las chicas asintieron. Habían sudado bastante durante el día de escalada, y naturalmente, querían enjuagarse, una sensación de la que incluso Myuke era lo suficientemente mayor para ser extra consciente. Con la idea de un baño relajante, empezaron a bajar la montaña cuando Shaer aterrizó cerca de ellos.

—Ha oscurecido bastante, así que sugiero que acampemos para pasar la noche. Naturalmente, preferiría que llegáramos al monstruo lo antes posible, pero odiaría poner en peligro a su querida familia para hacerlo. Por lo tanto, por muy grosero que sea que diga, les prohíbo que se excedan en sus límites —advirtió por la bondad de su corazón.

—¡Vamos a la fuente tamal!

Shaer estaba visiblemente desconcertada por el breve informe de Marie.

—Fuente tamal… ¡Ah, una fuente termal! Así que de ahí es de donde venía todo ese vapor.

—¡Tú ven también!

Marie tomó su mano. Viajaba por separado, pero se acostaba con el resto del grupo, y parecía que Marie le había tomado mucho cariño durante su pijamada de tres días. Anima también disfrutaba de su compañía, especialmente porque tenía en cuenta a su familia.

—¿Estaría perturbando los lazos familiares? —preguntó, y miró a Anima y Luina.

—No me importaría nada que te unieras a nosotros. Cuantos más, mejor, después de todo.

—A mí tampoco me importa.

Publicidad M-M3

Marie realmente quería bañarse con Shaer, y Anima no podía rechazar el deseo de su pequeño ángel. Su aceptación hizo que la cara de Shaer brillara de felicidad.

—A decir verdad, realmente quería tomar un baño. Estoy empapada de sudor.

La inclusión de la caballero lo decidió, los cinco se fueron juntos a las aguas termales. Cuando llegaron a la orilla del agua, Marie empezó inmediatamente a desnudarse mientras Myuke la miraba con una expresión de preocupación.

—Está humeando como loco. ¿realmente podemos entrar? —Myuke comprobó cuidadosamente la temperatura con su mano, y luego mostró una sonrisa de alivio—. ¡Está perfecta!

Siguiendo el ejemplo de Marie, Myuke también empezó a desvestirse. Ya era lo suficientemente mayor como para avergonzarse de bañarse con otros, así que a pesar de haber aceptado lavar la espalda de Anima no mucho después de que se conocieran, todavía no se había metido en la bañera con él. Aun así, ver a Anima, Luina y Marie bañarse juntos alegremente debe haberla hecho sentir excluida, así que una semana después de que empezó a referirse a Anima como “Papi”, finalmente se había rendido y tomado su primer baño con ellos.

—¡Qué cómodo!

—Es agradable y cálido.

Kiraware Maou Volumen 2 Capitulo 2 Parte 2 Novela Ligera

 

Marie y Myuke se sumergieron rápidamente en la bañera, seguidas poco después por Anima y Luina, que también estaban completamente desnudos.

—Qué relajante… —Luina susurró con una suave sonrisa. El calor confortable la había puesto más somnolienta, ya que sus ojos permanecían cerrados más tiempo cada vez que parpadeaba.

—Me siento yo misma otra vez.


Shaer, desnuda como las demás, se divirtió un poco más al lado. Se suponía que era una experiencia bastante embarazosa, pero a ella no le importaba la compañía de Anima o estaba demasiado absorta en disfrutar del agua caliente, ya que no mostraba ningún signo de vergüenza.

—¡Mira, mira! ¡E’dagüa es tan linda!

—Es realmente hermoso cómo refleja el sol poniente.

—Estoy siendo revitalizada…

La familia pasó el resto de la tarde revitalizando sus cuerpos y mentes en las aguas termales de ensueño.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios