Gaikotsu Kishi-sama, Tadaima Isekai e Odekake-chuu (NL)

Volumen 1

Capitulo 3: Ariane, la Elfa

Parte 4

 

 

Mientras Ariane buscaba en el carro y en los bolsillos de los esclavistas muertos, Donaha me hizo un gesto para que bajara las manos, aunque mantuvo el arco apuntado hacia mí, con los ojos alerta.

“Gracias por tu ayuda. Sin embargo, no nos fiamos de los humanos, especialmente de aquellos que mantienen su rostro oculto”.


Bajé lentamente las manos, con las palmas aún extendidas, reprimiendo una risa. Tenía mucho sentido que sospechara de un hombre vestido con armadura que había aparecido de repente de la nada.

“Por desgracia, no puedo quitarme el casco. Las razones son varias, pero personales”.

En ese momento, las orejas triangulares de Ponta se levantaron. Tras dar una vuelta rápida alrededor de mi cuello y comprobar los alrededores, Ponta volvió a saltar sobre mi cabeza y gritó.

“¡Kyiii!”

Al ver esto, los ojos de Donaha se abrieron de par en par con incredulidad. Bajó ligeramente su arco.

Publicidad G-M3



“¿Eso es… un ventu-vulpis? ¿Es un humano o no lo es?”

Al igual que el elfo con el que me había topado antes, también se quedó sorprendido al ver a Ponta. Debía ser bastante raro encontrarse con uno de estos zorros de cola de algodón. Ariane levantó la vista de su búsqueda de la llave, registrando también la sorpresa en su rostro.

“El otro elfo que conocí también se sorprendió. Sí, soy humano. Ayudé a esta criatura cuando estaba herida y le di comida. Se ha encariñado conmigo. Últimamente, se ha encariñado con esto”.

Volví al arbusto donde había dejado mi saco y recuperé la bolsa de pistachos. Me eché unos cuantos en la palma de la mano y la levanté por encima de mi cabeza. Ponta empezó a masticar las cáscaras de los frutos secos, metiendo su delicioso interior en sus mejillas.

A Donaha parecía costarle creer lo que estaba viendo. Aunque la mirada de cautela nunca abandonó sus ojos, el arco tensado bajó más mientras continuaba su línea de preguntas.

“¿Quién es ese elfo que dice haber conocido antes?”

“Me lo encontré en las afueras de la ciudad de Diento. Estaba trabajando para liberar a los elfos de la ciudad”.

Aunque el hombre me había pedido que no le contara a ningún humano de nuestra interacción, supuse que contarle a los elfos debería estar bien, especialmente a los elfos con el mismo objetivo. La expresión de Donaha se suavizó ligeramente, como si conociera al hombre al que me refería.

“¿Conoció a Danka? ¿Fue usted quien…?”

“No, es la primera vez que hablo del encuentro”. Me apresuré a alejar las sospechas del hombre, aunque no podía estar seguro de que me creyera.

Justo entonces, Ariane nos llamó. “¡He encontrado la llave, Donaha!”

Corrió hacia la jaula y soltó el pestillo, dejando que la puerta se abriera con un pesado ruido metálico. Los niños elfos heridos del interior parecían aliviados de verla, aunque seguían llevando collares de metal negro alrededor del cuello. Ariane sacó primero del carro a la niña que había sido apuñalada.

Esperando ganar algunos puntos con ellos y para suavizar mis relaciones con los otros elfos de este mundo, decidí ofrecer a Donaha el uso de mi magia.


“Si alguien ha sido herido, tal vez pueda curarlo. ¿Estaría bien que mirara las heridas de la niña?”

“Dice usted que es un humano, así que ¿por qué iba a ayudarnos? Debe conocer la relación entre los humanos y los elfos”.

“No todos los humanos ven a los elfos como sus enemigos. No hay nada más que eso. Al igual que usted, no puedo quedarme de brazos cruzados mientras se cometen actos barbáricos como el secuestro, la toma de rehenes y la violencia contra los niños delante de mí.”

Donaha desvió su mirada de Ponta a Ariane y a la niña en sus brazos. Volvió a colocar la flecha en su lugar.

“Confiaré en su palabra, por el bien de ella. ¿Puede curar a esta niña?”

Lo tomé como un permiso.

Dejé a Ponta, que se afanaba en masticar pistachos, en mi mano mientras me acercaba a la niña. Pensé que el zorro podría mantener a los niños tranquilos. Uno se escondió detrás de Ariane y el resto se acobardó un poco cuando me acerqué. Puse a Ponta en el suelo y me arrodillé para acercarme a la altura de sus ojos.

La niña que Ariane tenía en brazos trató de hundirse más en los brazos de la mujer, con el rostro tenso. Tenía vendas manchadas de sangre alrededor de la pierna por las heridas que había sufrido antes de la reciente puñalada. Probablemente le costaba caminar por sus propios medios. Supuse que los hombres lo habían hecho para evitar que escapara.

Hablé con la voz más suave que pude, para tratar de mantener a la chica tranquila.

“Quédate quieta. Voy a usar un hechizo de curación en ti”.

Extendí la mano y convoqué Curación. Una suave luz envolvió la pierna herida de la niña y la herida comenzó a cerrarse.

Todos los que me rodeaban parecían sorprendidos, desde la propia niña hasta Ariane y todos los demás niños. Se amontonaron alrededor de la niña para verla más de cerca.

Donaha, que se había quedado atrás mientras observaba, habló.

“Debe de ser muy poderoso para usar un hechizo de curación sin entonar un encantamiento. A juzgar por tu armadura, te imaginaba como un caballero”.

Evidentemente, para usar magia, por lo general, hay que entonar un encantamiento. En el juego había un periodo de enfriamiento antes de poder volver a utilizar los hechizos, pero éstos se lanzaban automáticamente en el momento en que se seleccionaban, sin necesidad de entonarlos. Agradecí que Donaha sólo pensara en esto como algo poco común, en lugar de algo imposible.

Una vez que la pierna de la muchacha estuvo completamente curada, se bajó de los brazos de Ariane y probó su pierna. Una vez satisfecha, se volvió hacia mí, con los ojos mirando hacia abajo.


“Gracias, señor…”

“¿Tienes alguna otra herida?”

La niña sacudió rápidamente la cabeza.

Aparentemente tranquilos, los otros niños se acercaron para que les curara también sus heridas.

En ese momento, un inquietante lamento rompió el silencio del bosque. Donaha entrecerró los ojos, mirando alrededor del bosque de color crepuscular en busca del origen del ruido.

“Parece un carroñero”.

Al ver las expresiones de preocupación de los niños, Ariane les dio unas suaves palmaditas en la cabeza para tranquilizarlos.

“Deberíamos hacer algo antes de que lleguen otros carroñeros”, dijo Donaha. “¿Puedo dejarte los cuerpos a ti?”

Ariane asintió e inmediatamente se puso a mover los cuerpos de los esclavistas en un solo lugar. Era mucho más fuerte de lo que parecía.

Sin perder de vista a Ariane, Donaha se volvió hacia mí, como si quisiera decir algo, pero no encontrara las palabras.

“Perdone, ¿pero usted es…?”

Me di cuenta entonces de que aún no le había dicho mi nombre.

“Me llaman Arc. Soy un mercenario errante”.

“Encantado de conocerte, Arc. Soy Donaha y ella es Ariane. Odio pedirte esto, pero ¿te importaría curar a los otros niños también?”

Asentí en respuesta a su petición, que fue sorprendentemente tímida. Entonces me dediqué a lanzar curación sobre los tres niños restantes, cada uno de los cuales me dio las gracias en voz baja a su vez.

Cuando terminé, miré a Donaha, que nos había estado observando todo el tiempo. Tenía una expresión bastante conflictiva en su rostro.

“¿Son esos collares devoradores de maná? No podrán usar magia si no se los quitamos. Pero no tengo ni idea de cómo…”, murmuró para sí mismo mientras miraba los collares de metal negro que rodeaban el cuello de los niños. Había una serie de extraños símbolos grabados en la superficie de cada uno.

Publicidad G-M3



“¿Qué es un collar devorador de maná?”

El término era completamente extraño para mí.

Donaha me explicó que el collar estaba maldito y que mermaba la capacidad mágica de su portador, impidiéndole lanzar hechizos. También impedía a los elfos utilizar sus habilidades espirituales.

“Ariane se reunirá con Danka después de esto. Eso me deja a mí para vigilar a estos niños y llevarlos a la aldea más cercana… con su capacidad de usar la magia bloqueada”.

Mientras Donaha examinaba a los niños ahora curados y trataba de averiguar su próximo movimiento, Ariane hizo una pausa en su trabajo con los cuerpos y se acercó a nosotros.

“Arc, ¿no? ¿No podemos pedirle que te acompañe en el camino a la aldea? Recuerdo haber oído que un mercenario es un tipo de humano que acepta dinero para llevar a cabo una tarea”.

Donaha frunció el ceño y dirigió su mirada hacia mí.

“Puede que sea así, pero…”

Estaba claro lo que quería decir. Probablemente no quería llevar a este extraño humano cerca de donde vivían los elfos. Estaba bien hacer peticiones aquí, pero confiar en los humanos era algo totalmente distinto.

“Nos ayudó a nosotros y a los niños, ¿no es así? Deberíamos poder confiar hasta cierto nivel”.

Ariane continuó abogando por mí, haciendo caso omiso de las dudas de Donaha. Quería decirle que no debería confiar tanto en la gente; había algo en su inocencia que despertaba un instinto protector en mi interior.

Publicidad M-M4

Parecía que Donaha estaba a punto de ceder, así que decidí ofrecer una sugerencia propia. Observé sus expresiones mientras hablaba.

Publicidad M-M3

“Tengo un hechizo que puede eliminar maldiciones. Pero no sé si funcionará con los collares devoradores de maná”.

Había varios hechizos en la línea de la clase Monje que podían eliminar maldiciones, específicamente Anti-maldición de la clase Obispo de nivel medio y Purificación Sagrada de la clase Sacerdote de nivel superior. Anti-maldición eliminaba las maldiciones causadas por objetos y efectos de estatus, mientras que Purificación Sagrada eliminaba todas las maldiciones y causaba un gran daño a los muertos vivientes.

Sin embargo, nunca los había utilizado, así que no podía estar seguro de que tuvieran el efecto que esperaba.

Donaha me miró, sorprendido. “¿Puedes eliminar maldiciones?”

“Bueno, ciertamente puedo intentarlo”.

Me dirigí a uno de los niños y agité la mano sobre su collar devorador de maná mientras invocaba el hechizo Anti-maldición. Los símbolos que recorrían el collar absorbían la luz que salía de mi mano. Un momento después, oí un claro crujido seguido inmediatamente por el ruido sordo del collar al romperse y caer al suelo.

El niño se pasó las manos por el cuello y me miró con una sonrisa.

“¡Gracias, señor Caballero!”

Sonreí para mis adentros, feliz de poder hacer algo para ayudar. Los otros niños se amontonaron a mi alrededor, así que los puse en fila y les quité los collares malditos uno por uno.

“Muchas gracias… Ahora podemos devolver a estos niños a sus padres”. Al ver lo contentos que estaban los niños, Ariane se acercó a darme las gracias, usando una mano para oscurecer ligeramente sus ojos.

Donaha dejó escapar un suspiro de alivio. Ahora que la situación se había resuelto, regañó a los niños.

“¿No les dijeron sus padres que no salieran de la aldea? No puedo creer lo descuidados que han sido”.

“Lo siento… Vi un espíritu que se movía pidiendo ayuda, así que fui a ver qué podía hacer. Tenía la intención de volver enseguida”.

La niña tenía lágrimas en los ojos mientras explicaba. Ariane siguió con otra pregunta.

“¿Qué hacía este espíritu?”

Otro niño respondió. “No paraba de decir ‘ayúdame, ayúdame’, así que fui tras él. Encontré un zorro de cola de algodón atado y cubierto de heridas. Los humanos me atraparon mientras intentaba ayudarlo…” Su voz se interrumpió.

Ariane y Donaha volvieron sus ojos hacia mí, el aprecio que había habido hace unos momentos era ahora un mero recuerdo. Un grave malentendido se estaba produciendo delante de mí.

“Antes de que saquen alguna conclusión, sólo quiero decir que encontré a Ponta atado en un escondite de bandidos. No tuve nada que ver con la extracción o captura de los niños elfos”.

“Eso es cierto… Los zorros de cola de algodón nunca confiarían en una persona que les ha causado tanto dolor… Me disculpo por sospechar de ti”.

Donaha me dedicó una débil sonrisa y bajó los hombros mientras se disculpaba. La sospecha se desvaneció también de la mirada de Ariane, que comenzó a quitarse la armadura. Al menos había podido cortar ese problema de raíz.

Miré hacia abajo y encontré a Ponta rodeado por los niños elfos, recibiendo varias caricias. Todo lo que había oído sugería que los zorros de cola de algodón rara vez se acercaban a la gente, pero me costaba creerlo dado el espectáculo que se desarrollaba frente a mí.

“Bueno ya es hora de que lleve a los niños al pueblo más cercano. Si no nos ponemos en marcha ahora, no llegaremos antes del atardecer. Ahora que pueden volver a usar magia, estoy seguro de que pueden cuidarse solos, ¿no?”

Los niños respondieron con entusiasmo a Donaha y comenzaron a dirigirse hacia los arbustos que se adentraban en el bosque. Al parecer, con su magia, incluso estos pequeños niños podían protegerse de los peligros que acechaban en el bosque.

Donaha recogió sus bolsas y comenzó a guiarlos. “Será mejor que nos vayamos”.

“Ten cuidado, Donaha”, llamó Ariane tras él.

Donaha miró por encima del hombro y respondió rápidamente antes de que él y los niños desaparecieran entre los árboles.

Una vez que se perdieron de vista, Ariane se volvió hacia mí, con una sonrisa despreocupada en su rostro.

“Gracias, Arc, por ayudar a esos niños. Soy Ariane Glenys Maple, una soldado elfa”.

Asentí con la cabeza a su presentación. Tenía que admitir que su nombre sonaba  muy dulce.

“Puedes llamarme Arc. Soy un simple mercenario errante. Este pequeño es Ponta”.

“¡Kyiii!”

Ponta había estado rozando su cola contra mis piernas cuando escuchó su nombre, incitando un chillido. La expresión de Ariane se derritió y se arrodilló para acariciarlo. Los ojos de Ponta se entrecerraron con satisfacción y sus orejas se movieron con cada caricia.

“Siempre había oído que los humanos no eran más que bestias bárbaras. Me sorprendió mucho ver a una criatura espiritual tan apegada a un humano”.

“No soy como la mayoría de los humanos, así que puede que no sea el mejor ejemplo en el que basar tus opiniones”.





No es que yo sea especial, sólo que no soy de este mundo. Mis valores eran bastante diferentes a los de aquí.

Ariane pareció sorprendida por mi respuesta, aunque los bordes de sus labios empezaron a torcerse ligeramente.

“Bueno, supongo que, si alguien está calificado para decir que eres diferente, serías tú”.

Tosí avergonzado por su respuesta y decidí cambiar de tema.

“Eso me recuerda… Todavía estabas en medio de la limpieza de los cuerpos. ¿Te echo una mano?”

Miré la pila desordenada junto al carro.

“Si puedes”.

Rebusque entre las pertenencias de los muertos mientras añadía sus cuerpos a la pila, cogiendo las armas y otros objetos de valor que pude encontrar. Ariane hizo una mueca mientras me observaba.

Publicidad M-M1

“¿Tomarías cosas de los muertos?”

Podía entender lo que decía; no era exactamente civilizado.

“Se necesita dinero para vivir en el mundo humano. Viajar tampoco es barato. ¿Acaso a los elfos no les sirve el dinero?”

Ariane me miró enfadada. “¡Tenemos nuestro propio dinero!”

Según Ariane, las aldeas de los elfos funcionaban sobre todo con un sistema de trueque, aunque se utilizaba el dinero de los elfos cuando se realizaban intercambios entre las aldeas.

Los elfos utilizaban oro puro como moneda, a diferencia de las aleaciones que usaban los humanos, lo que lo hacía mucho más valioso. Ariane se jactaba de que los mercaderes humanos incluso hacían negocios con los elfos sólo para conseguir el dinero élfico.

A primera vista, Ariane parecía una mujer glamurosa y refinada, pero cuando seguía hablando con entusiasmo de la grandeza de los elfos, parecía algo simpática. Estaba bastante seguro de que me miraría con una mirada intimidatoria si lo decía, así que me callé.

Parecía que había al menos alguna forma de transacción económica entre elfos y humanos. Esa relación preexistente era probablemente la razón por la que Ariane y Donaha habían confiado en mí, al menos en cierta medida, a pesar de mi aspecto más bien siniestro.

Después de reunir todos los cuerpos en un punto, Ariane se adelantó y me hizo retroceder.

Me retiré unos pasos con Ponta, que se paseó entre mis piernas antes de sentarse sobre sus patas traseras. Sus orejas se agitaron mientras observaba atentamente los movimientos de Ariane.

“¡Gran tierra, te invoco para que te los tragues!”.

Ariane puso la mano en el suelo. La tierra que rodeaba el montón de cadáveres comenzó a ondularse y luego se abrió de par en par, tragándose los cuerpos como una bestia gigante. Un momento después ya no había rastro de que los cuerpos hubieran estado allí.

Ariane se frotó las manos, limpiando la suciedad.

“Eso evitará que vengan los buitres”.

Ponta ladeó la cabeza, confundido y empezó a rascar el suelo, escarbando donde habían estado los cuerpos.

Parecía un hechizo bastante útil para deshacerse de los cuerpos.

“Entonces, ¿eso es magia espiritual? Nunca la había visto”.

Aunque ya había oído hablar de ella varias veces, me impresionó verla realizada delante de mí.

“Estrictamente hablando, no. La magia espiritual es el tipo de magia que utilizan las criaturas espirituales”.

“Hmm. Ya veo”.

Observé a Ponta arañar el suelo. Eso significaba que la magia de viento que el zorro usaba de vez en cuando era la llamada magia espiritual. Pero no podía distinguir realmente entre lo que hacía Ponta y la magia normal; todo me parecía igual. La única diferencia real era que cuando Ponta usaba magia, su pelaje brillaba ligeramente.

Ahora que lo de los cadáveres ya estaba solucionado, Ariane quitó las monturas de los caballos atados al carro y los desenganchó, dándoles a cada uno una nalgada para que siguieran su camino. La única evidencia que quedaba de la batalla era el carro y la jaula de acero que se encontraba en él. Parecía que los dos podían valer bastante dinero, pero no me parecería bien si intentaba venderlos en la ciudad. Pensé que tendríamos que dejarlos atrás.

“¿Adónde vas ahora, Arc?”

Ponta dio un chillido antes de que tuviera la oportunidad de responder. Cuando seguí la mirada del zorro hacia el cielo, pude ver un pájaro de hermosas alas turquesas que se acercaba en picado hacia nosotros.

Ariane también se dio cuenta. El pájaro se abrió paso entre los árboles y se posó silenciosamente sobre su brazo extendido. Era un poco más pequeño que un cuervo. Las plumas blancas de su cresta se alzaban torcidas, como si acabara de levantarse de la cama.

Ariane le explicó. “Este es un ave susurrante, también es una criatura espiritual”.

Mientras rozaba las plumas turquesas del pájaro, éste empezó a hablar con una voz clara y masculina.

“Me han enviado con un informe de Danka. Ha encontrado el escondite en Diento. Ariane, debes reunirte con Danka y ayudarle a salvar a los elfos”.

En cuanto terminó su informe, el ave susurrante cerró el pico y ladeó la cabeza. Ariane sacó una pequeña baya roja de una bolsa de cuero que llevaba en la cintura, que el pájaro la cogió rápidamente. Ella rozó la cresta del pájaro mientras le hablaba.

“Hemos podido salvar a cuatro niños. Donaha los está acompañando de vuelta a la aldea. Ahora me dirigiré a Diento para reunirme con Danka”.

Una vez que terminó de hablar, agitó su brazo izquierdo, haciendo que el Ave Susurrante levantara el vuelo. Volvió a volar en picado entre los árboles, desapareciendo en las profundidades del bosque.

Al parecer, el Ave Susurrante se utilizaba como una paloma mensajera, aunque actuaba más bien como una grabadora de voz. No pude evitar preguntarme si transmitiría el mensaje de la voz de Ariane una vez que regresara a quien la había enviado.

Ariane captó mi sorpresa y se rió.

“Los humanos no están acostumbrados a tratar con criaturas espirituales, supongo. ¿Les resulta difícil fingir que algo así es algo normal?”.

Ponta se afanaba en acicalarse a sus pies, lo que provocó una sonrisa en el rostro de Ariane antes de volver a dirigir su mirada hacia mí.

“Me gustaría preguntarte algo, Arc. Dijiste que eras un mercenario, ¿verdad? ¿Eso significa que puedo contratarte?”

Los ojos dorados de Ariane se fijaron en los míos mientras ella sacaba cinco monedas de oro de una bolsa que llevaba en la cadera.

“Te pagaré cinco monedas élficas por adelantado y cinco cuando hayas terminado. No es un mal trato, ¿eh?”

Intentaba reclutarme para la misión de salvar a los elfos de Diento que había mencionado el Ave Susurrante.

Me pregunté si el elfo que había conocido hace unos días habría averiguado dónde tenían a los esclavos en la ciudad. En todo el tiempo que había pasado recorriendo las calles no había encontrado nada.

Pero ¿por qué una elfa como Ariane querría contratarme a mí, un humano? A juzgar por la reacción de Donaha, en general los humanos no eran de fiar. No tenía mucho sentido que ella confiara tan fácilmente en una entidad desconocida como yo, especialmente en una cubierta de armadura. ¿Creía que mis acciones aquí eran razón suficiente para hacerlo?

“¿No se opondría Danka a que me contrataras?”

Ariane se cruzó de brazos, adoptando una expresión severa. Sus ojos dorados parecían mirarme directamente.

“Tengo mis razones. No sólo nos rescataste a nosotros y a los niños, sino que esta criatura de aquí también se ha encariñado contigo. No es que confíe en todos los humanos”.

Miró a Ponta, que seguía sentado a sus pies. La capacidad de formar un vínculo con una criatura espiritual parecía ser muy apreciada entre los elfos.

“Y, por supuesto, está la forma en que viniste a ayudarnos. ¿Utilizaste magia del teletransporte?”

Tragué saliva, recordando el momento en que nuestras miradas se cruzaron cuando me teletransporté.

Así que los elfos conocían la magia del teletransporte. Eso significaba que no era algo desconocido en este mundo. Pero el hecho de que Ariane quisiera contratarme por esa magia implicaba que no podía usarla. Tal vez no muchas personas -o elfos- podían hacerlo.

Me rasqué la nuca y me encogí de hombros. “Sí, puedo usar magia de teletransporte”.

La respuesta de Ariane fue una mezcla de sorpresa y asombro, aunque la expresión seria permaneció fija en su rostro. “¡Sabía que no me había equivocado! Nunca pensé que vería una magia tan legendaria con mis propios ojos…”

Evidentemente, la magia de teletransporte era algo que sólo se escribía en las leyendas o quizás se transmitía en historias orales, no era algo que la gente normal utilizara.

“¿Nos ayudarás, Arc?”

No había ninguna razón para que la rechazara. Esto seguramente me pondría en buena gracia con Ariane y los elfos. Además, con mi magia de teletransporte, sería una misión estándar de infiltración y escape. Si lo hacía todo con éxito, ni siquiera llamaría la atención.

“Aceptaré tu oferta”.

“¡Está decidido entonces!”

Después de estrechar mi mano, Ariane me dio el pago inicial de cinco monedas élficas.

Eran bastante diferentes de la moneda utilizada en todo el país. Eran del tamaño de una moneda de cien yenes y tenían intrincados diseños tallados en ambas caras, lo que les daba un aspecto mucho más profesional. A juzgar por la moneda, los elfos parecían estar mucho más avanzados que los humanos. Era fácil entender por qué los humanos podían valorar más las monedas de los elfos que las suyas, sobre todo si estaban hechas de oro puro.

“Entonces, ¿usamos tu magia de teletransporte para viajar de vuelta a Diento?”

“Ciertamente. Probablemente sea mejor volver a la ciudad antes de que se ponga el sol”.

Asentí con la cabeza e invoqué una imagen de Diento en mi mente. Ariane reajustó su capa gris, cubriendo sus orejas y su piel y asintió.

“Vamos a Diento. Portal de Transporte”.

En cuanto invoqué el hechizo, una columna de luz azul pálida de tres metros de ancho apareció a nuestros pies.

Ya era tarde y el bosque se llenaba de las oscuras sombras proyectadas por los árboles y la maleza. La luz del sol bañaba los árboles con un brillo sobrenatural mientras todo a nuestro alrededor se volvía negro de repente. Una fracción de segundo después, los árboles desaparecieron y nos encontramos en otro lugar.

Los ojos dorados de Ariane se abrieron de par en par al asimilarlo todo, con la sorpresa patente en su rostro.

La noche se acercaba rápidamente y el cielo adquiría un ligero tono púrpura. A nuestro alrededor, podíamos oír el sonido de la hierba y las hojas que crujían con el viento. Delante de nosotros estaba el conocido puente de piedra de seis arcos sucesivos que cruzaba el río Lydel. Más allá estaba la ciudad de Diento y las murallas que la rodeaban.

“No puedo creerlo. Puedes teletransportarte sin siquiera cantar”.

“Eso debería facilitar el rescate, ¿no?”

“Absolutamente. Serás de gran ayuda para mis amigos”.





Después de considerar nuestro entorno, Ariane se volvió hacia mí con una amplia sonrisa en su rostro. El rescate parecía mucho más prometedor, lo que parecía haberla animado mucho.

“Desgraciadamente, este hechizo no está exento de defectos. Sólo puedo teletransportarme a lugares que recuerdo claramente haber visitado. Y no puedo teletransportarme a llanuras, bosques, cuevas o cualquier otro lugar indistinto”.

“Eso está bien. Las aldeas de los elfos están todas conectadas por puntos de teletransporte, pero sólo podemos ir a lugares específicos y se necesita una tonelada de magia. Eres la única persona que conozco que puede usar la magia de teletransporte a voluntad”.

Me sorprendió escuchar esto. “Entonces, ¿los elfos también pueden usar la magia de teletransporte?”

Ariane hizo una mueca, como si se maldijera por haber dicho algo que no debía. “Escucha, umm, no le digas a nadie que he dicho eso, ¿de acuerdo…?” Agitó las manos con pánico, inclinando la cabeza varias veces.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios