Gaikotsu Kishi-sama, Tadaima Isekai e Odekake-chuu (NL)

Volumen 1

Capitulo 3: Ariane, la Elfa

Parte 2

 

 

Pensé en usar mi magia curativa en sus heridas, así que deshice el pestillo de la jaula y abrí la puerta. Sin embargo, no parecía que el zorro verde tuviera ningún deseo de salir. Asegurándome de no dejar ningún espacio para que escapara, introduje el brazo en la jaula para sacarlo.

“¡Kyiii!” El zorro soltó un pequeño aullido y me mordió el dedo. No me dolió en absoluto, gracias a mis guantes blindados, pero el zorro continuó mirándome, gruñendo profundamente en su garganta. No mostró ningún deseo de aflojar su agarre en mi dedo.

Publicidad M-AR-1

“Oye, no te asustes…”

Intenté calmar al agitado zorro con mis mejores frases de personajes populares de anime, pero fue inútil. No tenía la capacidad de calmar a los animales. Sin opciones, arrastré al zorro verde fuera de la jaula por mi dedo, al que se quedó pegado obedientemente.

“Curación”.

Con el zorro aún mordiendo mi dedo, invoqué mi hechizo de curación. Una suave luz envolvió la herida durante un momento antes de disiparse. Posiblemente sorprendido por la repentina luz, el zorro verde extendió su esponjosa cola y saltó hacia atrás, mirándome con sus grandes ojos.

“¿Kyii?”


Ladeó la cabeza inquisitivamente antes de atender su pata trasera, dándole varios lametones a la herida. A continuación, lamió su pata delantera varias veces antes de cepillarse la cara como un gato. Una vez aseado, el zorro se inclinó hacia atrás y se sentó sobre sus patas traseras, moviendo su gran cola mientras me miraba.

Parecía que había terminado de intentar huir.

Me acordé de las bayas secas que había comprado esa mañana y que aún estaban en mi saco. La nariz del zorro se levantó al ver que mis manos sacaban las bayas. Sonreí y vertí algunas en mi mano, ofreciéndoselas al zorro.

Al principio se mostró cauteloso y sólo olió las bayas que tenía en la mano. Luego tomó una decisión y rápidamente mordió una, corriendo hacia un rincón para masticarla. Cuando terminó la baya, el zorro volvió a acercarse a mí, mordió otra y repitió el proceso. Después de hacer esto varias veces, el zorro empezó a comer las bayas directamente de mi mano.

El miedo que había visto antes parecía haberse desvanecido por completo. Me reí para mis adentros por lo absurdo del asunto, preguntándome si realmente estaba bien que un animal salvaje se hiciera tan amigo de la gente.

Una vez que el zorro se terminó todas las bayas, le acaricié la cabeza un par de veces, haciendo que se tensara. Sus ojos se entrecerraron ligeramente.

Publicidad G-M2



No parecía haber nada más importante en la cueva, así que decidí que era hora de terminar mi breve descanso. El zorro verde trotó detrás de mí con sus cortas patas, apurando el paso mientras me dirigía a la entrada de la cueva.

Me detuve y me di la vuelta, haciendo que el zorro se agachara sobre sus patas traseras en posición sentada. Su esponjosa cola se agitó suavemente mientras me miraba. Parecía que la criatura me había tomado cariño.

Incliné la cabeza hacia un lado y miré hacia abajo.

“¿Quieres venir conmigo?”

No esperaba exactamente una respuesta, pero el zorro verde respondió con un “¡Kyii!” y se acercó a mis pies, moviendo la cola contra mis piernas. Era casi como si pudiera entender lo que estaba diciendo.

No sabía exactamente qué tipo de animal era, pero no me parecía que “zorro verde” fuera suficiente. Me rompí la cabeza intentando pensar en un nombre.

Zorro… verde… Hmm…

“¿Qué nombre te gusta más? ¿Oage o Tempura?”

Lancé los dos primeros nombres que me vinieron a la mente, pero la cola del zorro se limitó a caer en respuesta. Al parecer, no le gustaba ninguno de los dos.

Miré la cola de la pequeña criatura, cubierta de una pelusa parecida a la del diente de león.

“Hmm, ¿qué tal Ponta, entonces?”

“¡Kyii!” La cola del zorro se levantó y se agitó con entusiasmo.

Esta vez había encontrado un ganador.

Publicidad M-M1

“Muy bien, Ponta, ¿estás listo para ir?”

Ponta soltó un chillido como respuesta y saltó en el aire, atrapando una ráfaga de viento al extender sus carnosas membranas. Casi parecía que estaba flotando sobre una especie de ascensor invisible.

“¡Vaya!” jadeé asombrado, con los ojos clavados en Ponta.

Parecía estar utilizando algún tipo de magia de viento. Era imposible que se produjera una corriente ascendente dentro de una cueva como ésta.


Gaikotsu Kishi-sama Tadaima Isekai e Odekake-chuu Vol 1 Cap 3 Parte 2 Novela Ligera

 

Ponta siguió montando la brisa aún más alto, aterrizando encima de mi casco. Como habíamos estado frente a frente, Ponta apuntaba ahora hacia mi espalda y su gran y esponjosa cola caía hasta tapar la rendija de mi casco. Le rocé suavemente la cola de un lado a otro varias veces, lo que hizo que Ponta reajustara su posición y me aclarara la vista.

Sabía que estaba en un mundo de fantasía, aun así, encontrarme con una criatura tan misteriosa y que además podía usar magia, superaba mis expectativas. Me imaginaba que vivía entre los árboles, planeando como las ardillas voladoras.

Asentí una vez, asombrado por la impresionante hazaña de Ponta, antes de recoger mi bolsa y dirigirme de nuevo a la entrada de la cueva.

Como no quería más problemas si es que alguien descubría los cuerpos de los bandidos, utilicé Fuego para quemar sus cadáveres. Al principio, Ponta se sorprendió por las llamas, pero cuando se dio cuenta de que no corría peligro, volví a sentir su cola moviéndose por la parte trasera de mi casco.

Una vez que los bandidos quedaron reducidos a cenizas, abandoné su base.

Con el considerable botín que acababa de conseguir, mi compañero animal y yo deberíamos poder sobrevivir durante un tiempo sin necesidad de trabajar. Sería agradable viajar por donde nos llevaran nuestros caprichos, como pájaros al viento. Me sentí como un recién jubilado cuando empecé a considerar las opciones.

Caminé y me teletransporté alternativamente mientras pensaba en mis opciones. Cuando por fin salí de los árboles, pude ver el cielo, que se estaba volviendo de un rojo pálido.

Al parecer, había pasado bastante tiempo en el bosque.

A lo lejos, pude ver las murallas de Diento. Los vastos campos que rodeaban la ciudad no daban señales de vida.

Después de caminar un poco río arriba, a lo largo de Lydel, me encontré con la figura de un hombre, de espaldas a mí. Iba envuelto en una capa beige y su pelo rubio teñido de verde ondeaba con el viento. Supuse que era un hombre, pero su aspecto era diferente al de todos los demás hombres que había visto hasta entonces. Desde atrás, pude ver que tenía unas orejas alargadas y angulosas que marcaban a cierta especie común en los cuentos y juegos.

Por alguna razón, me emocionó increíblemente ver uno en persona. Inmediatamente me teletransporté detrás de él utilizando el Paso Dimensional y lo llamé. “Eres el primer elfo que veo”.

El elfo saltó hacia adelante, girando en el aire. Al aterrizar, sacó una fina espada, apuntándola hacia mi con una mirada muy dura.

Tenía los ojos verdes a juego con su pelo rubio teñido de verde hasta los hombros. Su delgado cuerpo estaba cubierto por una armadura de cuero y su mano era firme mientras mantenía la punta de la espada apuntando hacia mí. Su comportamiento era completamente diferente al de los bandidos que había encontrado en el bosque. Enseguida me di cuenta de que era un soldado.

“Identifícate, forastero”.





Sin bajar la guardia, el elfo habló en voz baja mientras daba un paso atrás, poniendo más distancia entre nosotros. Su mirada parecía especialmente centrada en mi cabeza o, mejor dicho, en Ponta, que estaba sentado encima de mi casco.

“Soy Arc, un viajero. Disculpa por haberme emocionado tanto”.

El elfo me lanzó una mirada dudosa y bajó ligeramente su espada. Sus ojos recorrieron mi armadura, como si intentara ver a través de ella, para averiguar quién era realmente el hombre que había debajo.

“¿Un humano? Nunca conocí a un ventu-vulpis que se llevara bien con los humanos”.

“¿Ventu-vul…?”

“También conocido como el zorro de cola de algodón. Esa criatura espiritual sentada encima de tu cabeza. Lo que ustedes los humanos llaman fantasmas, creo. Suelen viajar en manada. ¿Dónde lo encontraste?”

“¿Eres un espíritu, Ponta?”

Ponta respondió con un grito de curiosidad, negándose a bajar de su puesto. El elfo parecía exasperado mientras me miraba fijamente.

“No es un espíritu, es una criatura espiritual. Es un tipo de animal en el que reside un espíritu. Si aún no lo sabes, definitivamente no eres un elfo”.

Me di cuenta de que me estaba hablando con desprecio, pero no podía culparlo. No tenía ni idea de mi historia.

“Mis disculpas, es la primera vez que me encuentro con una criatura espiritual. Encontré a este tipo herido en una jaula dentro de un campamento de bandidos, así que lo liberé. Parece que se ha encariñado conmigo después de que curara sus heridas y le diera algo de comida, así que he decidido dejar que me acompañe en mis viajes”.

El elfo que estaba frente a mí mantenía una expresión interrogativa en su rostro mientras escuchaba mi historia.

“Hmph. Las criaturas espirituales suelen ser increíblemente cautelosas. Rara vez se acercan incluso a nosotros, los elfos. Pero supongo que hay casos atípicos”.

El elfo pareció clavar sus ojos en mí al decir esta palabra. Tal vez fuera sólo mi imaginación.

Bajó su espada, reajustó su capa y se puso la capucha sobre la cabeza, ocultando sus distintivas orejas.

“¿Qué estás haciendo aquí?” pregunté. “¿Te diriges a la ciudad? No he visto ningún elfo allí…”

Aunque tenía la capucha bajada sobre la cara, pude ver la expresión de estupefacción que el elfo tenía en respuesta a mi pregunta.

“¿Eres realmente un humano, forastero? Los humanos temen… no, odian todo lo que es diferente o superior a ellos. A los elfos se nos concede una larga vida y poseemos una fuerte afinidad mágica. Incluso aquí, en el Reino de Rhoden, donde ya han firmado un tratado con nosotros, siguen cazándonos si no nos quedamos fuera de su vista. Al parecer, venden a los elfos del bosque por grandes sumas”.

En el fondo de su capa, sus ojos ardían de ira.

Oficialmente, al menos, la caza de elfos estaba prohibida, pero parecía que nadie hacía cumplir ese tratado. Incluso sin conocer los detalles, la mirada de este elfo era suficiente para transmitir las atrocidades cometidas por los humanos.

Tal vez cazar no era la palabra correcta; no sonaba como si estuvieran matando a los elfos. Si los elfos fueran bárbaros despiadados y amantes de la guerra, los humanos no habrían firmado un tratado con ellos. Tampoco sería ilegal cazarlos y venderlos por grandes sumas. Así que, a no ser que la sangre de los elfos fuera una especie de cura integral, la única otra posibilidad era la esclavitud.

Eso significaba que la razón de este elfo para venir tan cerca de un pueblo humano era…

“Estás aquí para liberar a los esclavos, ¿verdad?”

El rostro del elfo se nubló de sospecha, con una mirada peligrosa en sus ojos.

“Hmph. Será mejor que no le cuentes a nadie lo que hemos discutido aquí. O incluso que has visto a un elfo”.

Suspiré y dejé caer los hombros para demostrarle al elfo que no tenía nada que temer. Extendí las manos para indicar que no era una amenaza.

“No es que pueda confiar en las palabras de un humano…”

Antes de que saliera la frase completa de su boca, el elfo ya estaba levantando su espada de nuevo. Ponta gritó desde lo alto de mi cabeza, como oponiéndose a las acciones del hombre.


“¡Kyii kyiii!”

El elfo se congeló por un momento, pero luego la expresión de su rostro se suavizó y bajó la espada.

“Bueno, de alguna manera has conseguido formar un vínculo con una criatura espiritual, así que supongo que se puede hacer una excepción. No olvides lo que dije”.

El elfo pasó rápidamente junto a mí y desapareció en el bosque. Ni siquiera supe su nombre.

Había pensado que ésta sería mi oportunidad de relacionarme con una especie diferente en este nuevo y extraño mundo, pero la reputación de la humanidad era evidentemente demasiado negativa para superarla.

Bueno, tal vez nos encontraríamos de nuevo. Si los elfos estaban esclavizados en la ciudad, podría intentar descubrir alguna información. Así, si nuestros caminos se cruzaban en otra ocasión, tendría alguna información que compartir.

Con ese objetivo en mente, me dirigí a la ciudad.

Mientras el sol poniente proyectaba su brillo sobre las murallas de Diento, nada en particular parecía diferente o fuera de lugar. Sin embargo, miré la ciudad con nuevos ojos, viendo sólo la oscuridad, un manto que ocultaba todos los deseos mundanos de la humanidad.

***

 

 

Varios días después, me desperté como de costumbre encima de mi cama en la posada con el sonido de las campanas de la mañana.

Publicidad M-M3

Ponta estaba tumbado sobre la manta, con la cara enterrada en la pelusa de su cola verde y blanca. De vez en cuando, un gruñido grave salía del fondo de su garganta y hacía movimientos como masticando, como si soñara con un delicioso festín. Por su aspecto de zorro, al principio supuse que Ponta era carnívoro, pero parecía ser omnívoro, con una preferencia por las frutas y las bayas.

Ponta se despertó, se rascó detrás de las orejas con una pata trasera y luego abrió la boca en un bostezo. Se subió a mi hombro y retomó su legítima posición sobre mi casco. Al parecer, a los zorros de cola de algodón les gustan los lugares altos.

Con Ponta en mi cabeza, tomé la gran capa negra que estaba cerca y la coloqué sobre mi armadura. La capa era una compra reciente en una tienda de la ciudad. No sólo cubría mi llamativa armadura, sino que también me ayudaría en las actividades encubiertas.

Pero incluso cuando cubría el brillo de mi armadura, mi casco se seguía asomando por encima de la capa negra, lo que no ayudaba. Probablemente parecía una especie de villano con capa negra y espada láser sacado de cierta franquicia de ciencia ficción. (NOVA: ¡Santa referencia a Darth Vader!)

Sea como sea, ahora era capaz de desaparecer entre la gente mucho mejor que cuando mostraba mi armadura en todo su esplendor.

Bajé al primer piso, ofrecí un saludo al encargado, que volvía a estar ocupado en la cocina y me dirigí al exterior. El bar sólo servía cenas, así que había adquirido la costumbre de comprar el desayuno a un vendedor ambulante por las mañanas.

La calle estaba bordeada por ambos lados con puestos que competían por atraer la atención de los posibles clientes. Mientras caminaba entre ellos, el mundo se oscurecía de repente cuando cierta cola de algodón se balanceaba frente a mi visera.

Cada vez que pasaba por delante de algo que le gustaba a Ponta, fijaba su mirada y giraba su cuerpo para mirar lo que había visto, llegando a oscurecer mi visión con su cola.

Me acerqué y giré a Ponta, luego caminé en la dirección en la que Ponta había estado mirando. Se trataba de un vendedor de un tipo de nuez por el que Ponta se había aficionado recientemente. Las cáscaras de color marrón claro albergaban un interior verde que me recordaba a los pistachos.

Publicidad M-M2

“¡Kyiii!”

¡Cómpralo, por favor! No fue difícil entender lo que decía Ponta.

Pagué a la mujer del puesto cinco monedas de cobre por una pequeña bolsa y luego rompí las cáscaras de varias nueces, dándoselas a la criatura que tenía encima de la cabeza. Ponta chilló de alegría y las engulló. Aunque Ponta podía quitarle las cáscaras por sí mismo, esto provocó que cayeran trozos de cáscara delante de mí visera mientras caminaba.

Había pasado los últimos días explorando la ciudad, con Ponta posado sobre mi cabeza.

Había estado buscando en los rincones de Diento para ver si podía descubrir alguna información sobre los elfos esclavizados. Sin embargo, como no podía acercarme a alguien y preguntarle directamente si sabía dónde se mantenían a los esclavos, me quedé vagando sin ningún destino específico en mente.

La compra y venta de elfos capturados era probablemente un negocio muy lucrativo, aunque estuviera prohibido, lo que significaba que casi con toda seguridad ocurría bajo la dirección de alguna figura poderosa.

Tenía mis sospechas de que mi búsqueda sería más fructífera no en la propia ciudad, sino en las casas de la nobleza más cercanas al centro de Diento. Sin embargo, mi aspecto actual llamaría la atención de inmediato. Había muchos guardias cerca de las fincas de los nobles, pero no el mismo volumen de tráfico de personas.

Para ser completamente honesto, no estaba llevando a cabo mi búsqueda exactamente por altruismo. No es que el concepto de esclavitud no me moleste, pero, por muy horrible que sea admitirlo, me aburría y simplemente no tenía nada mejor que hacer. Probablemente había mejores usos de mi tiempo, pero no podía imaginarme sentado en la posada sin ningún objetivo claro por delante.

No sabía qué haría si realmente encontraba a los elfos esclavizados. Por el momento, intentaba pasar desapercibido. De esa manera, si me encontraba en una situación en la que pudiera ayudarlos, podría hacerlo en silencio.

Resultó que cuando por fin conocí a los elfos en este mundo alternativo -algo con lo que había soñado toda mi vida- descubrí que estaban siendo perseguidos.

Ahora que lo pienso, no había visto ninguna otra especie fantástica desde que llegué aquí. ¿Existen en este mundo? A juzgar por la forma en que había hablado el elfo, supuse que, aunque existieran, probablemente eran perseguidos al igual que los elfos. Qué pensamiento tan deprimente.

Reflexioné sobre estos pesados pensamientos mientras me dirigía a la oficina del gremio de mercenarios. Hacía varios días que no iba por allí, así que era agradable estar de vuelta. Golpear el pavimento no me llevaba a ninguna parte, así que pensé en aceptar un trabajo.

Ya había varios mercenarios amontonados en torno al tablón de anuncios de trabajo, seleccionando las solicitudes. Me uní al grupo y empecé a revisar las etiquetas, buscando algo interesante.

Finalmente, una me llamó la atención. Era para una persona desaparecida.

La persona se había adentrado en los bosques del río Lydel y no había regresado. Eso fue hace cinco días.

El bosque río arriba bordeaba la base de la cordillera Furyu. Se le llamaba comúnmente el Bosque Furyu, igual que el que estaba cerca de Rata. Se extendía sin cesar, cubriendo una vasta extensión de terreno.

Sin embargo, el bosque del otro lado del río Lydel, a pesar de formar parte de la misma cordillera, se conocía con un nombre diferente. La gente se refería a él como el “Bosque de los Elfos” o el “Bosque Perdido”.

No sólo corrían por allí poderosos monstruos, sino que los elfos que vivían en el bosque no mostrarían misericordia si te cruzabas con ellos.

No me interesaba aceptar este trabajo en este momento. Si lo hacía, no podría completar el trabajo hasta que encontrara a la persona o trajera algo que demostrara que estaba viva o muerta. Había escuchado a un mercenario experimentado decirle a un novato que, para trabajos como éste, era mejor mantener la información en el fondo de tu mente, notificando al gremio sólo después de encontrar algo.

Seguí ese consejo y decidí buscar en el bosque río arriba.

Después de salir de la oficina del gremio, me dirigí hacia la salida este, la puerta más cercana al Bosque Furyu.

A diferencia de las puertas del norte y del sur, que solían ser utilizadas por las caravanas de mercaderes, la puerta del este era mucho más pequeña y sólo tenía la anchura suficiente para un solo carruaje. Aquí también se encontraba el barrio rojo, los pequeños callejones llenos de tiendas de aspecto dudoso. Durante el día no había mucha gente, pero al caer la noche las calles se llenaban de mujeres que llamaban a los hombres al pasar.

Publicidad G-AB



Cómo intentaba mantenerme alejado de los problemas, me mantenía alejado de esta zona por la noche. Además, aunque quisiera ir allí, no podía hacer nada con mi cuerpo en su estado actual.

Tras atravesar la puerta este y la muralla exterior de la ciudad, crucé dos puentes de madera que cruzaban los fosos y giré a la derecha para caminar a lo largo del río Lydel. El bosque Furyu estaba a veinte kilómetros de la puerta este y el viaje sólo duraba cinco minutos usando el Paso Dimensional.

Una vez que entramos en el bosque, pude sentir a Ponta moviendo su cola con entusiasmo contra mi armadura.

Me pregunté si el pelaje verde claro debía ser una forma de camuflaje para la criatura del bosque. Una parte de mí se entristeció al pensar que Ponta podría volver con ellos si nos encontrábamos con algún otro zorro de cola de algodón, pero me aventuré a adentrarme en el bosque de todos modos.

El bosque estaba decentemente iluminado, lo que me permitía tener una línea de visión clara hasta  las profundidades del bosque. La maleza, sin embargo, era espesa, lo que hacía imposible incluso ver mis propios pies. A mi derecha había un acantilado. Podía oír el eco de las aguas del río Lydel. El bosque estaba lleno de cantos de pájaros y crujidos de hojas, lo que le daba una atmósfera totalmente relajante. No se veía ningún monstruo temible.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios