Kiraware Maou ga Botsuraku Reijou to Koi ni Ochite Nani ga Warui! (NL)

Volumen 1

Capítulo Cuatro: El Rey Demonio Quiere Mimar a su Familia

Parte 2

 

 

Entraron en la pequeña, tranquila y ordenada tienda llena de vestidos de colores. La ropa estaba ordenada, con el pensamiento y el cuidado puesto en la colocación de cada una. Anima no pudo ver ninguna prenda de ropa de hombre, pero había una amplia selección de ropa de mujer. Encontrar algo para Luina sería sencillo.

—¡Whoaaa! ¡Papi, mira! ¡Hay muchas! ¡Mucha ropa! ¡Whoaaaaa!

Publicidad M-AR-1

Por la forma en que corrió con entusiasmo, mirando los diferentes vestidos en exhibición, debe haber sido la primera vez que Marie estaba en una tienda de ropa.

—Oye, ¿yo también puedo mirar alrededor? —Myuke preguntó tímidamente mientras se maravillaba ante la gran exhibición con estrellas en sus ojos. Su ropa también tenía un par de manchas visibles, aunque no tantas como las de Luina. Era demasiado tímida para admitirlo, pero estaba claro que quería un vestido nuevo para ella.

—Dime si encuentras algo bonito. Te lo compraré.

—¡¿De-De verdad?! ¿Estás seguro?

Sus ojos se abrieron de golpe, desconcertados, a lo que Anima respondió con una amable sonrisa.

Publicidad G-M2



—Me dolería más si intentaras ser considerada conmigo. Te quiero, y quiero hacerte feliz.

Después de todo, eres mi hija.

—¡Gracias, papi!

Su expresión de asombro se transformó en una sonrisa de oreja a oreja. Ver esa sonrisa encantada valía más que el precio de un nuevo vestido.

—¡Yo también! ¡Yo también quiero uno!

—Por supuesto. Nunca te dejaría fuera, Marie.

—¡Yaaaay!

—Creo que la tienda para niños está al otro lado de la calle, —añadió Luina.

—En ese caso, ¿por qué no llevas a Marie allí y la vigilas, Myuke? Hazme saber si encuentras algo que te guste.

—Claro. ¡Vamos, Marie! —Tomó la mano de Marie—. Quédate conmigo, ¿de acuerdo?”





—¡Síiii!

Se fueron a la tienda de ropa para niños después de su alegre respuesta.

—Te estás convirtiendo cada vez más en un padre, —le dijo Luina a Anima.

—¿Eso crees?

Ella asintió felizmente.

—Siempre has sido muy bueno con Marie, pero pensé que las cosas serían más difíciles con Myuke. Ya sabes cómo son los niños a su edad. Me asustaba que te tuviera miedo, pero se llevan muy bien.

Su relación había tenido un comienzo difícil, pero Anima pudo usar el incidente con Krain para arreglar las cosas. Desde entonces, ella había empezado a lavarle la espalda, a tomarle la mano y, lo más importante, a llamarlo “papi”.

Anima no tenía ninguna experiencia en la crianza de niños, ni en el trato con ellos para empezar, pero se juró a sí mismo que no se convertiría en su padre mujeriego, que había dejado de lado a sus hijos en favor de jugar con mujeres. Con esa mentalidad, Anima había logrado interactuar con las niñas, pero ser un buen padre requería más que simplemente hablar con ellas. Sin embargo, la reacción positiva de Luina le dio confianza. Le dio la esperanza de poder criar a sus hijas.

Además, sabía que ser un padre adecuado era sólo una parte de la ecuación. Tenía que convertirse en un verdadero marido también, y por eso exactamente había decidido expresar su gratitud comprando un nuevo vestido para su encantadora esposa. Desafortunadamente, sin embargo, no tenía experiencia en la compra de regalos para mujeres, o de ropa de mujer en general. No estaba seguro de si Luina se sentiría feliz si él escogía algo para ella que pensara que le quedaría bien.

—¡Bienvenidos! ¿En qué puedo ayudarles?

Mientras estaban de pie ante el mar de vestidos coloridos, aparentemente preocupados por la abundancia de opciones, una joven los llamó. Parecía ser una empleada, por lo que Anima decidió acudir a ella para pedirle consejo.

—Estamos buscando algo que le quede bien.

—Veamos… Con un rostro tan hermoso y una gran figura, cualquier cosa se vería bien en ella. ¿Tal vez usted tiene algo específico en mente?

—¿Tienes algo en mente, Luina?

—Hmmm… Algo ligero que no interfiera con las tareas sería agradable, pero si es un regalo tuyo, preferiría tener algo bonito para llevar a las excursiones.

—Entonces creo que le gustaría algo entre la ropa de descanso y la ropa de exterior. ¿Puedo elegir alguna que me parezca que encaje con esa descripción? Entonces la joven puede decidir después de probárselas.

—Esto puede llevar un tiempo… —dijo Luina mientras miraba a Anima.

—Está bien. Yo iré a ver a las chicas, así que tómate tu tiempo y elige lo que más te guste.

—¿Lo harías? ¡Gracias!

—Le avisaremos cuando termine de probarse la ropa. Por favor, siéntase libre de descansar en una de nuestras sillas si vuelve antes.

Después de que Luina desapareciera en la parte trasera de la tienda con la joven, Anima fue a ver a las niñas. Se deslizó cuidadosamente entre las ropas en exhibición hasta que finalmente encontró a sus angelitos. Haciendo exactamente lo que le dijeron, Marie estaba agarrando la mano de Myuke, mientras que Myuke miraba a la distancia, perdida en sus pensamientos.

—¿Encontraste algo que te guste?

Ella asintió tímidamente.

—Lo hice, pero…

—¿Cuál?

—Este…

Señaló tímidamente un vestido de verano azul claro. La falda era un poco corta, pero sin embargo era linda.

—Entonces comprémoslo.

—Pero es muy caro. Podríamos comer todos en un restaurante muy bueno con este dinero.

Myuke no quería elegir el vestido que le gustaba porque era demasiado caro, así que Anima le aseguró que no tenía que ser reservada con él.

—¿Sabes qué? Me encantaría verte usar esto en un buen restaurante.

Publicidad M-M5

—¡Pe-pero entonces te gastarás todo tu dinero en mí!

—No tienes que preocuparte por el dinero. —Acarició suavemente su cabeza—. Ver tu sonrisa vale más que todas las riquezas del mundo, y estoy más que dispuesto a pagar cualquier precio por verla.

—¿Seguro que está bien que me compre esto?

—Claro, —respondió Anima con una brillante sonrisa—, pero sólo si te lo pones y me lo enseñas cuando lleguemos a casa.

Su cara se iluminó.

—¡Sí! ¡Lo haré! ¡Te quiero, papi! ¡Gracias!

Myuke abrazó con fuerza a Anima, quien no pudo contener su felicidad. Con una gran sonrisa en su rostro, se volvió hacia Marie.

—¿Y qué hay de ti, Marie? ¿Has encontrado algo?

—¡Sí!

—Encontraste algo, ¿eh? ¿Dónde está?

—¡Aquí! —Marie lo llevó hacia la sección de niños—. ¡Quiero esto!

Señaló un mono con un bonito dibujo de un animal cosido en él. Las largas y mullidas mangas le cubrían completamente los brazos y las piernas, quizás incluso se extendían más allá de las manos y los pies, y la gran capucha con dos largas orejas le mantendría la cabeza caliente.

—¡Papi, papi! ¡Ya lo sé! ¡Es un conejito!

—¿En serio? ¡Wow, eres una niña tan inteligente!

—¡Los conejitos saltan mucho! ¡Salto saltito!

Puso sus manos detrás de su cabeza y las agitó, imitando las orejas de conejo. Al ver eso, Anima no pudo evitar sonreír aún más brillante.

La primera vez que se habían bañado juntos, Anima había notado lo delgada que estaba. Sin embargo, gracias a su reciente dieta de carne y pescado, que siempre mordisqueaba alegremente, había ganado algo de peso. Tal vez sólo era su imaginación, pero ella parecía haber crecido un poco más también. Si seguía creciendo como hasta entonces, no tardaría mucho en superar incluso el mono.

Pero eso no tenía importancia. Si comprar ropa nueva hacía feliz a Marie, lo haría con gusto todos los días. Por supuesto, lo mismo ocurría con Myuke y Luina también.

—Muy bien, vamos a comprarlo.

—Bien por ti, Marie. ¡Te lo va a comprar!

—¡Gracias, papi!

—De nada. ¿Deberíamos volver y encontrar a mami? Ah, y tú no te olvides de traer tu nuevo conejito.

Marie abrazó su nuevo mono de animal hasta la otra tienda. Después de esperar un rato, la joven salió de la parte de atrás de la tienda con una sonrisa confiada en su rostro.

—¿Qué le parece?

Dio un paso atrás y extendió los brazos hacia la pequeña puerta mientras Luina salía lentamente de la parte trasera de la tienda.

—…

Anima se quedó completamente sin palabras. Su plan era decirle que era bella sin importar lo que llevara puesto, pero no estaba preparado para ver algo así.

Llevaba una suelta y cómoda camisa blanca con un atrevido corte en el pecho, complementada con una larga, aireada y profunda falda carmesí.

“¿Có-Cómo me veo?”

Kiraware Maou Volumen 1 Capitulo 4 Parte 2 Novela Ligera

 

Llevando su sencillo pero encantador conjunto que enfatizaba los puntos fuertes de su cuerpo, se tomó los costados de su falda y miró fijamente a Anima. Él asintió tímidamente antes de que pudiese sacar cualquier palabra de sí mismo.

—Bi-Bien. No, quiero decir genial. Te queda increíble. Realmente eres la mujer más hermosa del mundo. Sí, te ves increíble.

Se las arregló para alabarla. Algo así. Sin embargo, nunca fue su objetivo; esas palabras fluyeron naturalmente de él cuando la vio. Las mejillas de ella se sonrojaron cuando su boca se enroscó en una cálida sonrisa.

—Entonces me gustaría comprar esto. Me aseguraré de cuidarlos bien.

—Gracias, Luina.

—¿Por qué me das las gracias? —preguntó, parpadeando confusamente.

—Porque nunca he visto a nadie tan adorable como tú. Trabajaré duro para convertirme en el marido que te mereces.

—Ya eres el mejor marido que podría esperar tener.

Esas palabras llenaron a Anima de una felicidad que nunca antes había sentido.

***

 

 

Después de su agradable paseo, Anima y su familia caminaron alegremente por el camino de tierra de vuelta a su casa.

—¿Se divirtieron hoy?

Emocionado por una respuesta positiva, miró a su familia, y fue recibido por la brillante sonrisa de Myuke.

—¡Sí! ¡Fue súper divertido!

Al ver la expresión encantadora y bella de su hija, tampoco pudo contener su felicidad.

—Me alegra oír eso. Hagámoslo de nuevo alguna vez.

—¡No puedo esperar! ¡Llevaré el vestido que me compraste la próxima vez que salgamos!

Agarró la bolsa que consiguió en la tienda de ropa en una mano mientras sostenía la mano de Marie con la otra.

—Yo no puedo esperar a verte con ese vestido. Marie, ¿me enseñarás también tu pijama de conejito después de nuestro baño?

—¡Mm-hmm! ¡Voy a ser un conejito!

Ella movió felizmente sus manos, una sostenida por Myuke, la otra por Luina. Anima se quedó fuera de esa acción familiar – en cambio, llevaba una silla en sus brazos, pero era una que Luina había elegido específicamente para él, por lo que no le molestaba en lo más mínimo. Estaba deseando sentarse en ella mientras disfrutaba de la abundante cena de su encantadora esposa.

—Anima, muchas gracias por todo lo de hoy. Nunca las había visto sonreír tanto antes.

—No, yo debería ser el que te agradezca. Cada uno de mis días ha estado lleno de felicidad desde que nos casamos.

—Me siento de la misma manera. No ha habido un día triste desde que entraste en nuestras vidas. Las chicas son más felices que nunca, y no puedo agradecerte lo suficiente por proponérmelo.

—Yo también quiero darte las gracias, —añadió Myuke en un tono serio.

—No tienes que agradecerme por el vestido. Quiero hacerte feliz.

—No me refiero a eso. Sí estoy agradecida por el vestido, pero quería darte las gracias por otra cosa.

—¿Qué, exactamente?

—Quería decir esto ayer, pero gracias por proteger a Luina y Marie del goblin. Si no hubieras aparecido para ayudarlas, yo… habría vuelto a estar sola.

Las lágrimas comenzaron a correr por sus mejillas. Si no fuera por Anima, ella habría vuelto a casa a su peor pesadilla. Simplemente pensar en la posibilidad de esa tragedia se clavó profundamente en su alma.

—Está bien, —le dijo Anima con una amable sonrisa—. Yo nunca te dejaré sola, y tampoco lo harán Luina o Marie.

Miró a su preciosa familia. No quería que su encantadora hija llorara, ni que su familia experimentara ningún tipo de tristeza; quería que nunca dejaran de sonreír. La familia de sus sueños era una familia llena, no de dificultades y lágrimas, sino de una felicidad abrumadora y de grandes y hermosas sonrisas.

—Siempre estaré aquí para asegurarme de que todas ustedes puedan sonreír, —continuó—. Nunca más tendrán que tener miedo de nada. Yo echaré fuera a cualquiera y cualquier cosa que se atreva a amenazar nuestra felicidad.

Con una pequeña risa, Myuke se secó rápidamente las lágrimas.


—Te creo. No tenemos que preocuparnos por nada mientras tú estés por aquí. ¡Después de todo, derribaste a ese monstruo Krain con una sola mano!

—¡Yo haré el mejor pastel de manzana del mundo para mi fuerte y confiable marido!

Los ojos de Anima brillaron con emoción al recordar el menú de la noche. Se había olvidado de él durante la diversión de su viaje, pero todos iban a hornear un pastel juntos. Él estaría cocinando con la familia que tanto amaba, y podría probar el amor y el cuidado que su encantadora esposa y sus adorables hijas pondrían en la elaboración del pastel.

Publicidad M-M3

Su día de diversión en el pueblo puede haber llegado a su fin, pero el cálido abrazo de su familia lo esperaba en casa. Eso no cambiaría al día siguiente, ni siquiera al siguiente de ese; su felicidad nunca disminuiría mientras las tuviera en su vida.

¡Soy el hombre más feliz del mundo entero!

Emocionado por hornear con su familia, Anima sintió que caminaba sobre las nubes. Pronto vieron su casa a lo lejos, y el calor llenó su corazón mientras las imaginaba horneando juntos en la cocina.

Pero de repente, una bestia carmesí saltó desde detrás de los árboles, deteniéndose para desplegar sus anchas y majestuosas alas. Todo su cuerpo estaba cubierto de escamas, las garras de sus robustos miembros brillaban siniestramente bajo el sol poniente, y la larga cola que se extendía desde sus posaderas se estrechaba en una puntiaguda punta.

Kiraware Maou Volumen 1 Capitulo 4 Parte 2 Novela Ligera

 

—¡¿Acaso es… un demonio?!

Al oír el grito de Luina, Anima se volvió hacia la bestia, que levantó sus escamosos brazos hacia el cielo y conjuró una furiosa bola de fuego. El contacto directo con el aire sofocantemente caliente fue suficiente para incendiar los árboles de alrededor.

El demonio emitió un aura de ansia de sangre que lo consumía todo, pero Anima la recibió de frente y apretó el puño.

—Luina, apártate.

—¡No-No, detente! ¡Te lo dije, ese es—!”

—Lo sé.

Anima la interrumpió. La temperatura estaba subiendo rápidamente, y cuanto más hablaba, más tenía que respirar. El aire abrasador podía dañar su garganta, y él no lo permitiría. En cualquier caso, Luina estaba demasiado preocupada por su marido como para echarse atrás.

—¡Si lo sabes, esa es una razón más para retroceder! ¡Te harás daño!

—¡Ella tiene razón! —Myuke gritó, apoyando a Luina—. ¡No pienses ni por un segundo que esa cosa está al mismo nivel que el golem!

El golem era el que Anima había esperado que fuese el más fuerte de los dos, pero parecía que esa distinción recaía en el demonio que estaba ante él.

—Yo no perderé. No me importa si esa cosa es más fuerte que el golem, su fuerza no se compara a la mía.

Publicidad G-M2



—Sé-Sé que eres fuerte, pero eso–

Luina se quedó en silencio en medio de su frase. Mientras hablaban, la bola de fuego había crecido. Se había hecho lo suficientemente grande como para tragarse fácilmente a una persona entera.

—Papi, está caliente…

Al escuchar la débil queja de Marie, Anima se volvió hacia ella con una sonrisa amable.

—Dame un minuto. Golpearé esa cosa y te salpicaré con un poco de agua fresca del pozo.

Después de acariciar la cabeza de Marie, él miró fijamente al demonio. Al darse cuenta de que Anima estaba listo para luchar, el demonio abrió la boca y habló con una voz sorprendentemente solemne y calculadora.

—¡Entreguen la piedra del Precursor si valoran la vida de sus hijas!

Anima cerró la distancia entre él y la criatura en un abrir y cerrar de ojos y plantó su pie en su costado. La fuerza de la patada hizo que la bestia se adentrase en el bosque, dejando a su paso innumerables árboles talados.

—¡Papi es tan genial! —Marie vitoreó—. ¡Le diste una paliza al monstruo que da miedo! —¡Puedes apostar que sí! Nunca más verás a ese monstruo, ese lagarto de fuego, nunca más.

Había enormes gotas de sudor rodando por su frente, pero aun así Marie aplaudió la victoria de Anima. Exaltado por su reacción, miró a las demás, solo para ver que tanto Luina como Myuke estaban temblando.

Publicidad M-M2

—No es eso, —dijo Luina vagamente.

—¿No?

Myuke asintió tímidamente a su pregunta.

—Definitivamente no era un lagarto de fuego.

—¿En serio?

Anima ladeó la cabeza, confundido. Esa cosa definitivamente se había parecido a un lagarto, y recordó claramente que Luina había mencionado antes a los lagartos de fuego. Su piedra de lagarto de fuego era la que ella usaba regularmente para crear la llama, lo que esta criatura también había hecho, por lo que le había parecido que encajaba perfecto.

—Entonces, ¿qué era?

—Eso era… Lord Merkalt.

—Merkalt… —El tiempo se congeló momentáneamente. Recordó que Luina le advirtió sobre ese hombre. Merkalt tenía un contrato directo con el Estado, alguien a quien Anima nunca debería tocar, ya que hacerle daño pondría a todo el país en su contra. Más importante aún, recordó que la fuerza de Merkalt no tenía rival. Nadie debería haber sido capaz de enfrentarse a su única posesión, la piedra del Dragón Carmesí, pero Anima acababa de golpearle—. Espera, ¿no se supone que es increíblemente poderoso? Con lo que acabo de luchar no es nada.

—No, es que tú eres demasiado fuerte…

Ciertamente él tenía confianza en su propia fuerza, pero para alguien que se decía que estaba entre los más fuertes del mundo, la brecha entre ellos era casi decepcionante. Nunca había pensado que Merkalt sería tan débil como para derrumbarse tras una sola patada. Afortunadamente, no había usado toda su fuerza, así que había una posibilidad de que Merkalt siguiera vivo.

—Iré a ver cómo está. Esperen aquí.

Anima se apresuró a entrar en el bosque, dejando que los árboles destruidos le guiasen. Ni siquiera había pateado a Malshan tan fuerte, pero el sendero continuaba hasta donde el ojo podía ver. Después de vagar un rato sin éxito, estaba a punto de abandonar su búsqueda, pero algo en el suelo le llamó la atención.

—Esto es…

Inclinándose para recogerlo, el objeto confirmó que el demonio había sido efectivamente Malshan. Anima volvió a mirar a la distancia, pero Malshan no se encontraba en ninguna parte, así que decidió abandonar la búsqueda y volver con su familia.

—¿Có-Cómo está él? —Preguntó tímidamente Luina, a lo que Anima simplemente agitó la cabeza.

—No pude encontrarlo.

—Ya veo…

—Pero encontré esto en el suelo.

—Oh…

Ella se quedó sin palabras cuando se dio cuenta de que Anima había encontrado el pendiente de Malshan. Su estado era desconocido, pero por lo que parece, su ataque fue suficiente para aplastar las escamas de Malshan y hacer que el pendiente saliera volando de su oreja. Esto, combinado con el hecho de que Malshan lo odiaba absolutamente, llevó a Anima a una conclusión: si estaba vivo, sin duda pondría al país en su contra.

—Lo siento. No quise hacernos el enemigo público número uno. ¡Pe-pero no te preocupes! Yo asumiré toda la responsabilidad de todo. Prometo que te protegeré de cualquier daño, así que por favor…

Por favor, no me odies.

No se atrevió a decirlo en voz alta. Habría luchado contra el mundo entero si hubiera tenido que hacerlo, pero con un país entero tras ellos, la vida pacífica y tranquila a la que estaban acostumbrados ya no existiría. Había arruinado la vida de su amada familia en pocos segundos; pedir perdón habría sido simplemente egoísta.

—Estoy seguro de que ahora me odias… —dijo Anima con voz temblorosa.

Luina se acercó a él, le tomó suavemente la mano, le miró a los ojos, y le mostró una cálida sonrisa.

—No te odio en absoluto. Nos protegiste.

—¿Yo… lo hice?

—Sí. Él usó la piedra del Dragón Carmesí y nos atacó con la esperanza de conseguir esto: La piedra del Precursor.

Mientras Luina tocaba su colgante, Myuke gritó sorprendida.

—Espera, ¡¿esa fue la piedra del Precursor todo el tiempo?! ¡Ni siquiera sabía que ese demonio había dejado una piedra para empezar! —Era sabido que los Scarletts habían derrotado al Precursor tres siglos antes, pero la existencia de su piedra mágica y la posesión de ésta por parte de Luina eran secretos bien guardados—. ¿Pero cómo lo sabía él?

—Los Merkalts han sido los aliados de nuestra familia durante mucho tiempo. Hay otras familias que también conocen la existencia y la ubicación de esta piedra, pero nunca pensé que ninguna de ellas intentaría quitármela.

—¿Pero no es, como, súper rico? ¿Es tan poderosa que alguien que tiene todo lo que un hombre podría soñar iría tras ella?

—Lo es. Esta piedra puede controlar a Anima.

—¿Qué tiene que ver papi con todo esto?

—Ayer te dije que soy de otro mundo. Luina me convocó aquí usando esa piedra.

—Espera, ¿qué? ¡¿Te convocaron?!

—Lo siento, no quise molestarte. ¿Me odias ahora?

—¿Eh? ¿De dónde salió eso? ¡¿Por qué te odiaría por eso?! —Myuke inmediatamente aclaró su preocupación—. Estoy sorprendida, pero sigues siendo mi increíble papi a quien no cambiaría por nada del mundo. Lo mismo va para Marie también. ¿Verdad?

—¡Uh-huh! ¿Te quiero, papi!”

Sintiendo el amor abrumador de sus hijas, los ojos de Anima comenzaron a lagrimear.

—Myuke… Marie… las quiero mucho a las dos.

—Yo amo a Myuke y Marie también, y no hay forma de que te deteste por proteger a mis dos niñas.


La clara y poderosa declaración de Luina devolvió la esperanza al corazón de Anima. —Entonces… ¿puedo quedarme a tu lado… como tu marido?

Miró a Luina con una mezcla de ansiedad y esperanza en sus ojos, pero sus temores fueron lentamente anulados por la cálida y amable sonrisa de Luina.

—Puedes. No quiero ni imaginar un mundo en el que no estemos juntos. Me gustaría estar a tu lado para siempre.

Sus palabras tranquilizadoras, sus mejillas sonrojadas y su mirada anhelante dijeron más de un millón de palabras de las que él podría haber esperado. Ella estaba esperando, esperando algo. Anima nunca había sido bueno con las mujeres, pero sabía exactamente lo que ella anhelaba.

—¿Puedo?


Nadie resultó herido, pero eso no cambió el hecho de que había sido atacada hace unos minutos, y las niñas también estaban a su alrededor. Se habría muerto de vergüenza si se hubieran besado antes a la intemperie, pero las cosas habían cambiado.

—Te amo, Anima. Después de nuestro matrimonio, una vez que empezamos a hacer tareas juntos, me enamoré más de ti cada día. Puede que no sea apropiado para una joven mostrar una exhibición tan indecente en público, pero no me importa. Te amo desde el fondo de mi corazón, así que…

Cerró los ojos. Esa frase debió ser demasiado cliché para que la terminara.

—Yo me siento de la misma manera. Me he enamorado más de ti que cuando nos conocimos.

Le levantó suavemente la barbilla y, con sus hermosas hijas como testigos, besó por primera vez los diminutos y frágiles pétalos que eran sus labios.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios