Kiraware Maou ga Botsuraku Reijou to Koi ni Ochite Nani ga Warui! (NL)

Volumen 1

Capítulo Cuatro: El Rey Demonio Quiere Mimar a su Familia

Parte 1

 

 

Asegurándose de no molestar a las dos niñas que dormían en la cama con ellos, Luina despertó suavemente a Anima y le pidió que le ayudara a lavar la ropa. Myuke había regresado a casa y se había reunido con su familia el día anterior, por lo que ya no tenían que preocuparse de dejar a Marie sola. Al despertarse al lado de su querida hermana, era poco probable que saliera corriendo en busca de mami y papi.

Anima salió en silencio de la habitación para no despertar a sus dos princesas dormidas, se dirigió al jardín y sacó agua del pozo. Una vez hecho esto, se agachó junto a Luina para ayudarla a clasificar cuidadosamente la ropa. Vio un par de bragas de Luina en el montón, pero decidió no tocarlas; no cometería el mismo error dos veces.


—¿Qué tal si hoy lavamos la ropa interior del otro?

Centrado en la lavandería, la propuesta de Luina lo tomó completamente desprevenido.

—¿Me dejarás lavar tu ropa interior?

Después de un pequeño asentimiento, ella desvió la mirada hacia el suelo.

—Lo siento, no quise lastimarte ayer. ¿Qué clase de esposa grita cuando su marido le toca la

Publicidad M-M4

ropa interior? Soy un fracaso…

—¡No-No digas eso! ¡Tú eres la mujer de mis sueños!

—Gracias, me alegra oír eso, —dijo ella, sonriendo por las palabras de aliento de él—. De verdad, te amo de verdad, así que quiero intentar actuar más como una pareja.

—¿Lavar la ropa interior del otro es algo que una pareja haría?

—Definitivamente. —Ella asintió con vehemencia—. No podríamos soportar lavar la ropa interior del otro si no nos amáramos. ¿No te gusta la idea?

—¿Qué es lo que no me gustaría de esto? ¡Verteré toda mi gratitud en lavar tu ropa interior!

—¡Yo también lavaré la tuya con agradecimiento! Gracias por cuidar siempre de las chicas.

—No, yo debería ser quien te agradezca las deliciosas comidas en las que trabajas incansablemente para poner en la mesa todos los días.

Clasificaron la ropa mientras continuaban su deliciosa charla. Cuando terminaron, Luina, con una cálida sonrisa, se estiró delante de la ropa mientras se balanceaba suavemente en el tendedero.

—¡Muchas gracias! Terminamos en un abrir y cerrar de ojos.

—Me alegro de haber podido ayudar. Quiero seguir ayudándote con las tareas todos los días a partir de ahora.

—Te lo agradezco, pero no te esfuerces demasiado. No me gustaría que colapsaras.

—No tienes nada de qué preocuparte; confío en mi resistencia. Incluso si algo sucediera, una sola mirada a tu maravillosa sonrisa cura cualquier cosa que me afecte.

—También me siento muy bien cuando estoy contigo, así que… ¡Ah, ya sé! ¿Por qué no hacemos el desayuno juntos?

—¿Quieres que cocine?

—¡Sí! ¡Quiero cocinar contigo!

Emocionada como siempre, Luina tomó la mano de Anima. Él era increíblemente fuerte, pero nunca pudo librarse del control de Luina.

Así de fácil, lo llevó a la cocina. Cuando pisó el suelo de madera, brillante salvo por unas pocas manchas, lo primero que notó fue la estufa de piedra con varias ollas vacías ordenadamente organizadas sobre ella y los largos y limpios estantes llenos de varias piezas impecables de vajilla y otros utensilios de cocina desconocidos.

No era como si nunca antes hubiera estado en una cocina, pero nunca había usado una. A medida que la maravilla se desvanecía, se dio cuenta de algo mucho más siniestro que se le presentó: si cometía un error, su encantadora esposa y sus adorables hijas podían enfermarse. El simple pensamiento de que tal cosa pudiera suceder le ponía más nervioso que cualquier lucha de vida o muerte en la que hubiera participado.

—¿Estás segura de esto?

La inexperiencia de Anima sólo se interpondría en el camino de Luina. El trabajo físico era su fuerte, mientras que las tareas más sofisticadas eran el área de especialización de Luina. Cualquier cosa que ella decidiera hacer probablemente saldría mejor si cocinaba sola en lugar de que Anima la ayudara, pero aun así, ella estaba totalmente decidida a la idea de hacer el desayuno con él.

—¡Quiero cocinar contigo!

Publicidad G-M1



—¿Pero qué pasa si arruino tu deliciosa comida?

—Está bien, yo estaré aquí para ayudar. Sabes, cocinar es una forma de mostrar tu amor. Una comida hecha con amor siempre sabrá bien.

—Hecha con amor, eh…

Eso explicaba por qué los pasteles de barro de Marie estaban tan sabrosos. Ella había puesto todo su amor por Anima para hacerlos, lo que hacía que incluso la tierra empapada fuera deliciosa.

—¡Estoy segura de que Myuke y Marie también estarían encantadas de probar tu cocina! ¡Se acercarán aún más a ti!

—¿Realmente lo crees? —Anima se estaba emocionando. Si lograba cocinar una deliciosa comida, pondría sonrisas en las caras de sus pequeñas hijas. Ya podía oírlas decir: “¡Papi, está súper rico!” mientras comían—. ¿Qué necesitas que haga?

Viendo que la emoción se iluminaba en sus ojos, Luina sonrió tiernamente.

—¿Podrías cortar las manzanas? Yo pelaré las pieles más tarde. —El pan y la carne que habían recibido como regalo de bodas se habían agotado bastante rápido, pero todavía tenían una montaña de frutas variadas a su disposición. Luina había estado haciendo muchos desayunos ligeros con ellas, y al poner cuatro manzanas sobre la mesa y agarrar un cuchillo hizo que la tendencia continuara—. ¿Sabes cómo sostener correctamente un cuchillo?

Anima asintió con dudas. Por supuesto, era físicamente capaz de sostener un cuchillo, pero no estaba seguro de si había alguna técnica especial que necesitara usar para cocinar. Notando su confusión interior, Luina se puso detrás de él con una cálida sonrisa.

—Tienes que sostenerlo así. —Ella lo rodeó con cautela y le agarró suavemente la mano, guiándola hacia el mango del cuchillo y ayudándole a agarrarlo—. ¿Eres zurdo?

—Sí, lo soy.

Las suaves manos de ella encima de las de él tenían el corazón de Anima agitado, pero la suavidad que apretaba contra su espalda lo tenía amenazando con salirse de su pecho. Él y Luina se bañaban juntos todos los días, por lo que ver sus completos y bellos pechos no era nada nuevo para él, pero nunca antes los había tocado. Amaba cada parte de ella, y sus pechos no eran una excepción. La sensación de que estaban siendo presionados contra su cuerpo hizo que su mente se pusiera en marcha.

Listo para entregarse a ella, la rellena y tierna sensación se apartó de su espalda. Luina se acercó a él y le miró a los ojos.

—¿Te aburre esto?

Ella le había dado algunos consejos y trucos para ayudarle a aprender, pero él no había captado ni una palabra de lo que ella había dicho.

—Lo siento, ¿podrías por favor empezar desde el principio?

—Por supuesto, pero eso es extraño, viniendo de ti. ¿Estás cansado? Parece que hoy estás un poco distraído.

—No estoy cansado en absoluto, es sólo… tus pechos.

—¡Mi pecho! —Sus mejillas se pusieron tan rojas como las manzanas que Anima estaba aprendiendo a cortar—. Umm, sólo para que lo sepas, no quise hacer eso, ¿de acuerdo? Estaba concentrada en enseñarte, y…

—Lo sé, y realmente aprecio tu lección de cocina improvisada. ¡Prometo convertirme en un gran cocinero para que podamos hacer comidas juntos todos los días!

—¡Eso sería genial! ¡Me encantaría cocinar contigo todos los días!

Luina puso una brillante sonrisa y se acercó a Anima. La vez anterior no había sido intencionada, pero al detenerse a pocos centímetros de él, era obvio que ya no era así. Su inusual asertividad distrajo completamente a Anima; él no podía ni siquiera empezar a concentrarse en la cocina.

—¿Por qué te acercas tanto?

—¿No te gusta?

Ella lo miró dulcemente, deseando que estuvieran juntos para siempre. Le costó todas sus fuerzas, pero Anima consiguió luchar contra sus ganas de abrazarla y simplemente agitó la cabeza.

—¿Por qué no lo haría? Estamos casados.

—Sí, lo estamos, —dijo Luina con una cálida sonrisa—. Por eso quiero estar a tu lado cuando cocinemos.

—¿Las parejas suelen acurrucarse para cocinar?

—Así es. —Asintió con confianza y comenzó a compartir una historia sobre su pasado—. Yo veía a mamá y a papá cocinar así cuando era pequeña. Eso hacía a mamá muy feliz. Mi mente de niña estaba convencida de que siempre sonreía de forma tan bella porque le encantaba cocinar, pero esa no era la razón.

—¿Qué era, entonces?

—Ella disfrutaba de la cocina, pero esa sonrisa se debía a que estaba al lado de su amado esposo, y porque le encantaba hacer comida para las personas más importantes de su vida. — Luina apoyó su cabeza en el hombro de Anima—. Hoy, me siento como ella debe haberse sentido en ese entonces.

Anima saltó de alegría, al menos por dentro; sus pies permanecieron firmemente plantados en el suelo. Después de todo, no quería hacer daño a Luina.

—Estoy tan feliz de haberme casado contigo, Luina.

—Yo también estoy feliz. Hagamos de la nuestra una familia aún más cálida y feliz.

—Sí. —No había forma de que Anima rechazara una oferta como esa—. Construyamos una familia feliz.


—¡Mm-hmm! ¡Claro!

—…

—…

Ella miró en silencio a Anima, como si estuviera en trance. Mientras intentaba descifrar el significado que había tras su mirada, pequeñas gotas de lágrimas empezaron a formarse en los rincones de sus ojos. Anima empezaba a preocuparse por si le bajaba la fiebre.

—¿Te sientes enferma? —preguntó.

—¿Eh? No, no lo estoy…

—Eso es bueno.

Se sintió aliviado al saber que Luina no estaba enferma, pero eso significaba que algo más debía haberla lastimado – algo que no podía señalar con el dedo. De todas formas, como su marido, era su deber animarla. Miró a Luina, haciendo funcionar sus engranajes en un esfuerzo por conseguir algo, y quedó atrapado por su mirada llorosa y sus mejillas sonrojadas.

—Sa-Sabes, hay una cosa que no hemos hecho todavía. —Su cara enrojecida se tradujo claramente en su tono—. Algo que es muy importante para hacer a nuestra familia mucho más feliz.

—¿Qué sería eso?

—Umm… Bueno…

—¡Déjamelo a mí! ¡Haré lo que sea para hacerte feliz!

—No-No nos hemos, umm… besado todavía…

—“Be-Besado,” ¿eh?

Anima estaba atónito. La posibilidad de besarla nunca le había pasado por la cabeza, pero cuando lo pensaba, compartir un beso le haría el hombre más feliz de todo el mundo. También le haría una vida matrimonial más feliz y saludable.

—¿Está realmente bien si te beso?

La miró directamente a los ojos mientras le preguntaba, lo que hizo que sus mejillas se enrojecieran aún más.

—Honestamente, he estado esperando que me besaras desde hace un tiempo.

—¿De-De verdad?

—Mm-hmm. He estado insinuándolo toda esta semana.

—Lo siento. Nunca me di cuenta…

Dada su inexistente experiencia en citas, no era de extrañar que no la hubiera visto echarle ninguna mirada de “ven aquí y bésame”.

—No tienes que disculparte. Me gusta este lado inexperto, o tal vez denso, tuyo. Así que, umm… ¿Me besarías?

—Sería un placer para mí. —Puso sus manos sobre sus delgados y delicados hombros—. ¿Estás… segura de esto?

—E-Estoy segura. Por favor, adelante…

Luina cerró los ojos y frunció sus suaves labios rosados. Sus largas y hermosas pestañas temblaban ligeramente y su cálido y dulce aliento se escapaba de su boca apenas abierta. Era la primera vez que Anima veía su cara tan de cerca; examinando sus rasgos más diminutos, la encontró aún más atractiva que antes.

Pero maravillarse ante su belleza podía esperar. Era hora de que él hiciera su movimiento, para que Luina no se desmayara en el acto; su cara estaba tan roja que no le habría sorprendido ver salir vapor de sus orejas. Para prevenir eso, lentamente acercó su cara a la de ella…

—¡Estoy hambrienta!

—¡Eep!

Luina se sorprendió cuando Marie entró corriendo en la cocina. Mirando a la habitación por detrás estaba Myuke, cuyos ojos soñolientos se abrieron de par en par al escuchar el chirrido de Luina.

—¡¿Qu-Qué fue ese grito?! ¡No me digas que te cortaste!” —No-No, sólo me asusté…

—¿Eso es todo? Ohhh, jeje, lo entiendo. —Mientras miraba por la habitación, sus ojos se detuvieron en los hombros de Luina, que aún estaban siendo fuertemente sujetados por Anima. Su boca se enroscó en una sonrisa maliciosa mientras dejaba caer sus hombros y daba un pequeño suspiro—. Mírense ustedes dos, tan pegaditos a primera hora de la mañana. Bueno, supongo que está bien. Quiero decir, están casados.

—¿Qu-Qué está exactamente “bien”?

—Lo que sea, sólo sigan con eso. Yo esperaré afuera con Marie.

Publicidad M-M2

—En serio, ¿de qué estás hablando?

Las burlas de Myuke hicieron que Luina quisiera llorar.

El beso se pospone.

Ella estaba muy emocionada por compartir un beso con Anima, pero era evidente que ese barco ya había zarpado. La vergüenza de besarse delante de sus hijas podría haber hecho que se desmayase.

Anima estaba un poco desanimado por ello, pero luego escuchó pequeñas pisadas golpeando detrás de él. Cuando se dio la vuelta, vio a Marie alcanzando una manzana que estaba en la tabla de cortar. Justo cuando sus diminutos dedos alcanzaron la manzana y la acercaron a ella, él notó el cuchillo a su lado.

—¡Cuidado!

Inmediatamente la levantó para alejarla del cuchillo, y ella, abatida, movió sus brazos y piernas en respuesta.

—¡Desayuno! ¡Desayuno!

—Lo sé, debes estar hambrienta. ¿Es eso, Marie? ¿Quieres esa manzana?

Hablaba con calma, pero su corazón estaba acelerado. Un momento demasiado tarde y Marie podría haber sido gravemente herida. Tenía que asegurarse de no apartar los ojos de ella ni siquiera por un segundo.

—¿Estás bien? ¿Te has hecho daño?

Al ver el cuchillo junto a la manzana, Myuke se las arregló para averiguar lo que había pasado y le preguntó a Marie en un tono preocupado.

—No te preocupes, ella está bien.

Dejó escapar un suspiro de alivio.

—Gracias a Dios.

—Lo siento, Anima. Debería haber prestado más atención.

La aterrorizada y congelada expresión de Luina sólo hizo que Anima entrara aún más en pánico.

—¡No-No tienes que disculparte! ¡Vamos, anímate! Marie se asustará si te ve así.

Marie era increíblemente perceptiva de los cambios en los estados de ánimo de los adultos que la rodeaban. Al ver la expresión horrorizada de su mamá, las lágrimas comenzaron a brotar en sus ojos.

—Mami, ¿estás herida?

Se olvidó por completo de la manzana que había deseado desesperadamente para sí misma, e incluso del hecho de que tenía hambre. La única cosa en su pequeña mente era la seguridad de su mami. Apreciando sus sentimientos, el ceño fruncido de Luina fue rápidamente reemplazado por una sonrisa mientras respondía en un tono tranquilo.

—En absoluto; ¡estoy en perfecto estado! Terminaré su desayuno en un minuto, así que ustedes dos deberían ir a lavarse la cara. Anima, ¿podrías por favor sacarles agua?

Publicidad M-M3

—Déjamelo a mí. Volveré y te ayudaré con el desayuno cuando terminemos.

—¡Gracias! Oh, y también… —Luina hizo una señal con sus manos para que Anima se acercara, y así lo hizo él—. Volveremos a ese beso una vez que las chicas estén en la cama.

El dulce y cálido aliento acariciando suavemente su oído hizo que la sangre corriera por sus mejillas.

***

 

 

Terminados los preparativos para el desayuno, Anima se dirigió al comedor. La mesa estaba llena de un surtido de frutas: uvas dejadas en el racimo, plátanos y naranjas peladas para su fácil consumo, y manzanas cortadas y peladas para que se parecieran a los conejos, uno de los animales favoritos de Marie.

—¡Conejitos!

Marie tomó con entusiasmo una rebanada y jugó con ella, haciéndola saltar alrededor de la mesa.

La silla, que se encontraba en un estado terrible cuando Anima llegó por primera vez, sólo había empeorado con el tiempo. No podía dejar que las niñas se sentaran en un mueble tan peligroso, pero probablemente se habría roto si se hubieran sentado en ella. La solución que se le ocurrió el día anterior fue simplemente sentarse en cuclillas delante de la mesa, pero Luina le había ofrecido una idea mejor: él se sentaría en una de las sillas buenas y Marie se sentaría en su regazo.

—¿Te gustan los conejitos?

—¡Uh-huh! ¡Porque, umm, van siempre a saltitos!

—¿Lo hacen, en serio? ¡No tenía ni idea!

Myuke miraba con una cálida sonrisa mientras Anima acariciaba suavemente la cabeza de Marie.

—Realmente amas a Marie, ¿verdad?

—Por supuesto. Amo a mi familia, y eso te incluye a ti también, Myuke.

—Sí, sí. Yo también te amo.

Agitó las manos como si no pensara mucho en ello, pero la enorme sonrisa en su rostro no mentía. La sonrisa de Anima, tan grande y radiante como la suya, tampoco lo hacía. Escuchar que su adorable hija lo amaba le llenó el corazón de felicidad. El hecho de estar bañado de amor a primera hora de la mañana significaba que iba a tener el mejor día de su vida.

—¡Perdón por la espera! —Mientras Anima flotaba en una nube de alegría, Luina llevaba tazas de leche a la mesa para todos. Ver a Marie jugando felizmente con la manzana mientras estaba sentada en el regazo de Anima le hizo sonreír—. Marie, ¿te gusta sentarte en el regazo de papi?

—¡Si! ¡Quiero a papi!

—¿Estás feliz de tener un papi?

—¡Si! ¡Papi me lleva muy alto! ¡Y su regazo es grande y suave y cómodo!

—Ooh, ¿en serio? ¡Eso suena muy cómodo!

—¿Te gustaría sentarte en mi regazo también, Luina?

—Me gustaría intentarlo alguna vez, pero dejaré que Marie disfrute de su lugar especial mientras pueda. No podrá sentarse en tu regazo para siempre.

—¿Por qué no puede?

—A medida que Marie crezca, tus piernas podrían empezar a entumecerse. ¿Qué tal si salimos y te compramos una silla?

—No necesitas hacer eso. Sería un desperdicio de dinero.

—¡Para nada! —Luina iba claramente en serio con lo de la silla—. Eres parte de nuestra familia. Sé lo duro que trabajaron por ese dinero, y no quisiera desperdiciarlo, pero comprar una silla para que un miembro de la familia pueda sentarse a la mesa no es un desperdicio por ningún tramo de la imaginación.

No había ninguna manera de que Anima la convenciera de que no lo hiciera. —Aprecio que estés pensando en mí. Yo iré a comprar una silla. —¿Vamos a salir? ¿En un viaje?

Mientras escuchaba la conversación de los adultos, Marie se dio cuenta de la posibilidad de un viaje al pueblo e inmediatamente se emocionó.

—¡Sí! ¡Todos vamos a hacer un viaje al pueblo hoy!

—¡Yaaaay! ¿Cuándo?

—¡Podríamos ir después del desayuno, y almorzar mientras estamos allí! ¡Deberíamos celebrar el regreso de Myuke hoy!

—Está bien, no tienen que hacer eso por mí.

La razón de la timidez de Myuke estaba clara para Anima, a pesar de su limitada experiencia con las mujeres. El día anterior ella le había demostrado lo mucho que se preocupaba por su familia. Si no lo hacía, no habría arriesgado voluntariamente su vida como Cazadora.

Publicidad M-M5

Trabajaba hasta la extenuación, soportando valientemente todos los cortes y moretones que sufría para proporcionar una vida pacífica y sin preocupaciones a su preciosa hermana pequeña Marie, que apenas comenzaba a comprender el mundo que la rodeaba, y a Luina, que estaba poniendo su corazón y su alma en la gestión del orfanato en el que creció.

Dedicarse a su familia era admirable, pero como su padre, Anima no podía dejar que se sacrificara por la familia. Quería mimarla hasta que ese desinterés desapareciera.

—Myuke, no te preocupes por el dinero. Prometo que ganaré lo suficiente para mantener a la familia, así que dinos, ¿qué te gustaría comer?

Myuke se sorprendió por la gentileza y la calidez de la propuesta de Anima.

—¿Me estás dejando elegir?

—Naturalmente. ¿Verdad, Luina?

—¡Sí! ¡Es tu fiesta de regreso a casa, después de todo!

Tensándose un poco por la presión de las cálidas sonrisas de Anima y Luina, Myuke pensó por un momento antes de compartir su decisión en el más mínimo de los susurros.

—Pastel… eso estaría bien.

—¡Oh, eso suena encantador! —Luina dijo con alegría—. ¡Encontraremos algún lugar con buenos postres para el almuerzo!

—No me refería a eso. Me gustaría comer un pastel casero de los tuyos.

—¿Quieres que yo haga uno?

Myuke inmediatamente asintió.

—¿Recuerdas cuando cumplí ocho años y todos trabajaron juntos para hacerme un pastel de manzana? Quiero hacerlo de nuevo.

Probablemente anhelaba un delicioso pastel, pero más que eso, quería revivir la diversión que habían tenido como familia en ese entonces.

—Veamos… No tenemos muchos huevos, y también nos estamos quedando sin harina, pero tenemos más que suficientes manzanas. ¡Bien… Vamos a hacerte un pastel!

—¡Déjenme ayudar también!

—A mí me gustaría ayudar también.

—Yo también ayudaré. Fue mi idea en primer lugar.

La encantadora sonrisa en la cara de Myuke calentó el alma de Anima.

—¡Entonces deberíamos ir a comprar los ingredientes, volver, y hornear el pastel juntos! Manos arriba, ¿quién quiere venir?

—¡Yooo!

Tres manos disparadas al aire, junto con tres gritos. Todos se comieron su desayuno, y luego se dirigieron a Garaat para comprar los ingredientes.

***

 

 

Sobre el bosque en la frontera de Garaat, Malshan extendió sus grandes y afiladas alas, flotando mientras miraba las miserables casas que salpicaban la frontera de la ciudad. La que tenía en la mira era un edificio destartalado rodeado por una valla de madera: el orfanato de Luina.


Al día siguiente de haberse encargado de Krain, tenía un simple objetivo: recuperar la Piedra del Precursor. Había estado vigilando la casa desde que la primera luz del sol había desterrado la oscuridad de la noche, pero no había movimiento alrededor de la casa, excepto Anima y Luina haciendo algún trabajo en el jardín.

No haría falta nada más que una simple bola de fuego para hacerlos volar a todos, pero encontrar una pequeña piedra mágica bajo los escombros habría sido demasiado cansado, y si pasaba demasiado tiempo allí, seguro que alguien le vería.

Con la muerte de Krain, la única persona que conocía su siniestro lado, tenía que tener cuidado de no dejarse descubrir. La opción de matar a cualquier testigo siempre estaba abierta, pero permanecer oculto era un resultado mucho más preferible.

Dejando los testigos a un lado, también necesitaba a Anima vivo. La forma en que se convertiría en un venerado héroe era engañando a Anima para que se pusiese en marcha con un sangriento alboroto. Una vez que hubiera enterrado varios países, Malshan intervendría, los dos lucharían una batalla de vida o muerte, y Malshan saldría como héroe.

Podría haber intentado colarse en la casa para matar a Luina y a las dos niñas, pero Anima tenía que vivir. Si los dos se encontraban, la batalla que se produciría sin duda alguna derribaría la casa, lo que, por supuesto, haría que encontrar la piedra fuera como encontrar una aguja en un pajar.

El otro asunto con el que se encontró Malshan fue que no podía confiar en el poder del Dragón Carmesí a plena luz del día. Su única oportunidad de conseguir pacíficamente la piedra era intimidar a Luina para que la entregara, pero Anima nunca permitiría que eso ocurriese.

Anima ya había demostrado que estaba listo para atacar a la primera señal de amenaza, y que no era fácil de convencer. Ser invocado por la Piedra del Precursor significaba que tenía la fuerza de los familiares que había invocado durante su reinado. No tendría problemas para igualar la fuerza de Malshan; una batalla entre ellos sería verdaderamente mano a mano.

—Debería estar aliviado de que no pueda usar todo su poder.

Si había algo que Malshan había aprendido durante su visita la semana anterior, era que Anima amaba a su familia desde el fondo de su corazón. Más que a la casa, una batalla sin cuartel probablemente cortaría el bosque circundante, y quizás también la mitad del pueblo. Pero eso habría atrapado a la preciosa familia de Anima en el fuego cruzado, de ahí que sus manos estuviesen atadas. Eso le daba a Malshan una ventaja abrumadora.

En cualquier caso, ese era simplemente el peor de los casos. Si era posible, quería evitar la lucha. Su plan era tomar a las niñas como rehenes, amenazar a Luina, y poner sus manos en la piedra. Y tenía justo lo que necesitaba para amenazarla: las mismas llamas que habían borrado a Krain de la faz del planeta la noche anterior.

Luina nunca había visto esas llamas de primera mano, pero como descendiente de la familia Scarlett, seguramente había oído hablar del aterrador poder del Dragón Carmesí. Un pequeño parpadeo de su llama que todo lo consumía sería suficiente para asustar a Luina hasta la sumisión, y con las niñas en sus garras, Anima no se permitiría correr ningún riesgo.

Una vez que hubiera puesto sus manos sobre la piedra, Luina y las niñas habrían servido a su propósito. Luina era demasiado bella para morir, así que había planeado dejarla vivir – aunque encadenada en un sótano debajo de su mansión – pero de las niñas se encargaría de otra forma. Se convertirían en sacrificios para desencadenar la ira de Anima, que planeaba dirigir hacia los ciudadanos de Garaat.

—¿Hm?





De repente frunció el ceño. Muy por debajo de él, cuatro figuras habían abandonado el orfanato y emprendido el camino hacia Garaat.

Malshan no pudo evitar sonreír ante tan feliz coincidencia. No tenía sentido que tomara a las huérfanas como rehenes si Anima y Luina no eran conscientes de que estaban en sus garras, así que el hecho de que los cuatro salieran juntos le daba la oportunidad perfecta para poner su plan en marcha.

Quería empezar inmediatamente, pero no era el momento adecuado. El sonido del batir de sus alas era increíblemente fuerte, por lo que acercarse a ellos podría atraer una atención no deseada. Aterrizaría en algún lugar más lejano, se acercaría sigilosamente a su casa a través del bosque, y esperaría su regreso. Solo imaginarse su plan en acción le llenaba de emoción.

—Por fin… ¡Por fin me convertiré en un héroe!

A pesar de haber superado a los Scarletts por mucho tiempo en términos de finanzas e influencia, los Merkalts siempre vivieron a su sombra. El declive de su familia no erosionó su fama en lo más mínimo, y el hecho de ser considerados inferiores a una familia que luchaba por poner comida en su mesa le disgustaba enormemente. No es exagerado decir que fue la experiencia más insultante que tuvo que vivir, pero nunca pudo justificar su frustración ante las masas.

Sin embargo, si se convertía en un héroe, sería objeto de elogios del mundo entero. Los Merkalts finalmente destronarían a los Scarletts, y Malshan pasaría a la historia como el salvador del mundo.

***

 

 

La vivaz energía de Garaat estaba presente incluso en la tercera visita de Anima, y aunque él y su familia estaban en otra sección de la ciudad en busca de ingredientes, su presencia no hizo que nadie gritara de terror. Estaban dando un tranquilo y pacífico paseo, pero algo le inquietaba.

Podía sentir las miradas que le disparaban desde todas las direcciones. Dondequiera que fuera, la gente se inclinaba ligeramente al pasar junto a él, y a sus pasos les seguían los alegres chillidos y el callado parloteo de las mujeres mientras le miraban fijamente desde la distancia.

¿Cuándo me convertí en la principal atracción del pueblo?

La gente no le temía, pero era claramente el centro de atención. Tanta atención no deseada iba a arruinar su primera salida con todos los miembros de su familia, algo que había querido desde hace mucho tiempo.

—Estás actuando de forma extraña. ¿Está todo bien? —Preguntó Luina, preocupada después de notar la perturbación de Anima—. Podemos tomar un descanso en la sombra si te sientes mal.

—Estoy bien. Son todos los demás los que están actuando de forma extraña.

—¿Por qué dices eso?

—Todos me miran fijamente.

—¡Claro que sí! ¡¿Olvidaste lo que hiciste?! —Preguntó Myuke tras un pequeño y cansado suspiro. Luina parecía haberse dado cuenta también, y su preocupada expresión se suavizó en una sonrisa.

—¿Qué he hecho?

—Recuerdas que ayer le diste una paliza a Krain, ¿verdad? Escucha, ese hombre es una basura violenta que trata a las chicas como animales. Casi todas las mujeres de la ciudad lo desprecian, ¡si no todas! Lo que hiciste te convirtió en un héroe, ¡así que no te pongas nervioso y brusco!

Tienes mucho de lo que estar orgulloso, así que párate derecho y disfruta de tus logros.

Después de alabar a Anima, ella le dio una palmada en la espalda para animarle.

—Oh, ya veo.

El punto culminante del día había sido que Myuke lo llamó “papi”, pero en realidad había derrotado a Krain, por lo que la multitud que le rodeaba estalló en vítores.

Al enterarse de la razón de toda la atención que estaba recibiendo, el humor de Anima mejoró. No estaba acostumbrado a ser adulado por hordas de gente, pero no era un mal sentimiento. Sus miradas no eran maliciosas, por lo que no tenía que preocuparse por ningún daño potencial a su familia.

Con su cambio de mentalidad, finalmente pudo disfrutar al máximo de la salida familiar.

Caminando con la cabeza bien alta, Myuke le miró con la duda en sus ojos.

—¡Ni siquiera pienses en tontear con otras mujeres sólo porque te hayas hecho un poco famoso!

—No voy a engañar a nadie. Siempre le seré fiel a Luina.

—Yo también te seré siempre fiel, —dijo ella mientras se acurrucaba felizmente cerca de él.

Su dulce susurro puso la cara de Anima de un rojo intenso.

—Soy el hombre más feliz del mundo.

Toda su vida había cambiado cuando Luina lo convocó. Se había ganado el respeto de todo el pueblo, y estaba en camino de crear una familia feliz y cálida. El sólo pensarlo le llenaba el corazón de gratitud, que le expresaba todos los días, pero las palabras ya no eran suficientes. Ya que estaban en el pueblo, quería aprovechar la oportunidad de hacer algo especial por ella.

Pensando mucho con la esperanza de que se le ocurriera una idea, sus ojos de repente captaron algo mientras se dirigían a la tienda de muebles. En una de las vitrinas de la tienda había un hermoso vestido expuesto en un maniquí de madera.

—¡Eso es! —Anima tuvo una revelación. Se detuvo frente a la tienda y se volvió hacia Luina— . Luina, ¿podemos buscar algo de ropa?

—¡Claro que podemos! He notado los deshilachados en tu ropa, y aunque podría remendarlos, deberíamos aprovechar esta oportunidad para buscar algo nuevo para ti.

—No para mí. Quiero comprar algo para ti.

—¿Para mí? —La sorpresa de su declaración la congeló en su lugar—. Pero yo ya tengo tres vestidos, y tengo un montón de ropa nueva y hermosa como regalo de bodas.

—Pero no la llevas puesta, ¿verdad?

—Eso es cierto. Necesito una ocasión especial para llevarlas, pero esas cosas no se ven a menudo, y no parecen muy amistosas con el lavado.

A Anima le pareció raro que nunca llevara los vestidos que había recibido como regalo de bodas. Él había asumido que no le quedaban bien, pero ella simplemente dudaba en ponérselos cuando hacía las tareas.

—En ese caso, te compraré ropa informal. No tendrás que preocuparte por usar ropa como esa en la casa, ¿verdad?

—¡Yo estoy de acuerdo con papi! —Myuke siguió—. Has estado usando ese vestido durante años; ¡debe estar apretando!

—¿“Apretando”? —Anima miró fijamente la cintura de Luina. Su complexión había mejorado drásticamente desde que se conocieron, pero su figura no había cambiado en absoluto. A veces le preocupaba que su pequeño y frágil cuerpo se rompiese con un solo abrazo—. Está tan delgada como siempre.

—¡Yo estoy hablando de su pecho!

—Ah, ya veo.

—No-No mires tanto…


—Lo-Lo siento…

Rápidamente desvió su mirada, pero Myuke tenía razón. El busto del vestido de Luina parecía rígido, como si pudiera abrirse en cualquier momento. Eso sería sin duda una experiencia terriblemente embarazosa para ella, aunque ocurriese en su casa. Anima no quiso imaginarse cómo se sentiría si sucediera en el jardín, y mucho menos en las concurridas calles del pueblo. Prefería que los demás hombres no le miraran el pecho desnudo.

—Luina, ¿ese vestido te queda apretado?

—Un poco, sí.

—Entonces está decidido. Te compramos uno nuevo, —dijo en un tono poderoso, sin permitir ninguna discusión. Luina sufría con su vestido ajustado, y él no era el tipo de hombre que dejaría sufrir a su esposa, así que se dirigió rápidamente hacia la entrada de la tienda de ropa.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios