Kiraware Maou ga Botsuraku Reijou to Koi ni Ochite Nani ga Warui! (NL)

Volumen 1

Capítulo Tres: El Rey Demonio Hace una Fortuna

Parte 1

 

 

—Luina, he terminado.

A primera hora de la tarde, una semana después de aparecer ante Luina, que estaba cosechando con la ayuda de Marie, Anima salió para informar que había terminado de llenar el tanque de agua de la cocina.

Publicidad M-AR-2

Los tres llevaban sombreros de paja a juego que habían recibido como regalo de uno de los vendedores de Garaat. Anima había cruzado el Desierto de la Muerte sin protección alguna, por lo que la luz del sol no podía hacerle daño, pero sentía que llevar ropa a juego los acercaría más. Los cuernos en su cabeza hacían que pareciese más que el sombrero se lo habían arrojado encima y no que lo llevaba puesto, pero eso no cambiaba el sentido de pertenencia que le daba.

—Gracias, Anima. Eso es muy útil.

—Me alegro de ser de ayuda. ¿Hay algo más que pueda hacer por ti? ¡Tendré hecho cualquier trabajo físico en un abrir y cerrar de ojos!

Él quería ayudarla de cualquier manera que pudiera. Ocuparse del trabajo físico seguramente disminuyó la carga de su cuerpo, lo que se hizo obvio por el notable cambio en su complexión. Cuando se conocieron, Luina había estado terriblemente pálida, pero su cara estaba recuperando su color poco a poco. La cantidad de comida que habían recibido como regalo también ayudó, por supuesto, pero Anima se enorgullecía de disminuir la carga de su cuerpo y ayudarla a estar más saludable.

—Has estado trabajando mucho últimamente. Nos ayudaste a reparar el techo, hiciste que la casa estuviera reluciente y arreglaste la cerca rota, así que ve y descansa bien.

Publicidad G-M1



—Bueno, no podía dejar que se quedara rota. —Ver la valla destruida debe haberle recordado el terrible ataque. Anima había querido reforzar las defensas de la casa con sus hechizos para que Luina se sintiese segura, pero la casa era de madera, así que sus hechizos no funcionaron—. De todos modos, no tienes que preocuparte por mí. Déjame ayudarte con algo. ¡Ah, ya sé! ¡Debes estar cansada después de toda esa cosecha! ¿Debo frotar tus hombros? ¿Tienes sed?

—Me malcrías.

—¿Te-Te molesta?

—No, en absoluto. Estoy feliz de haberme casado con un hombre tan amable.

La gentil sonrisa de Luina calentó su corazón.

—Es bueno oírlo. Soy feliz mientras tú seas feliz.

Publicidad M-M3

—Y yo soy feliz mientras tú también lo seas. ¡Intentaré cocinar algo súper delicioso de nuevo como una forma de agradecerte por todo tu duro trabajo!

—Siempre cocinas algo delicioso. No puedo esperar a la cena.

—Papi, ¿tienes hambre? —Marie preguntó mientras jugaba en el barro.

—¡Mm-hmm, seguro que sí!

—¡Déjame ayudar! —Recogió un poco de barro y empezó a amasarlo. Por lo que parece, estaba haciendo un pastel de barro—. ¡De acuerdo! ¡La comidita está lista!

—¿Esto es…? ¿Hiciste esto para mí?

Publicidad G-M3



—¡Uh-huh! ¡Buen trabajo, papi!

La brillante sonrisa de Marie, de oreja a oreja, era demasiado linda para que Anima la recibiera.

—¡Luina, mira! ¡Marie… Marie me hizo la cena!

—¡Eso es maravilloso!

—Lo es… Realmente lo es. Soy tan feliz. —Anima había soñado con el día en que Marie creciera y tuviera un delicioso festín esperándole en su casa, pero no esperaba que ese día llegara tan pronto—. ¿Puedo comer?

—Tienes que dar las gracias, ¿recuerdas?

—¡Gracias por la comidita!

Conmovido hasta las lágrimas, Anima se llevó el pastel de barro a la boca.

—¡Espera, no deberías…!

Luina intentó frenéticamente decir algo, pero Anima le dio un gran mordisco y se lo tragó fervientemente antes de poder terminar.

—¿Está yumi?


—¡Claro! ¡Eres una cocinera increíble, Marie!

—¡Haré más!

Impulsada por los elogios de Anima, Marie inmediatamente se lanzó a hacer más pasteles de barro. Mientras esperaba con emoción los segundos, Luina se inclinó y le susurró.

—Umm, Anima… Normalmente, sólo fingirías comértelo. ¿No te duele el estómago? —No siento dolor. Mi cuerpo está acostumbrado a este tipo de cosas.

—¿Pero esa es una razón para haberlo comido…?

Luina estaba muy confundida, pero Anima sabía que los pasteles de barro no eran comestibles. Marie había hecho todo lo posible para ayudar a su hambriento papá; se había ensuciado las manos y había hecho el mejor pastel que pudo para hacerlo feliz. A sus ojos, eso lo calificaba como una comida adecuada. Debido al gentil amor y cuidado que ella le puso, él encontró sabroso hasta un pastel hecho de nada más que lodo.

—¡Más está listo! ¡Papi, aquí viene el equipaje!

Su pequeña hija estaba tratando de alimentarlo. Un gesto tan gentil y adorable lo envió a la luna con alegría.

—Ahhhnmh…

Cuando abrió la boca, Marie le metió toda la tarta, haciendo que Luina entrara en pánico.

—¿Puedes respirar?

—¡Swin pwobemas! —Anima contestó con una sonrisa. El pastel era demasiado grande para comerlo de un solo bocado, pero no lo suficiente como para que se atragantara. Simplemente se lo metió todo en las mejillas. Había un par de piedrecitas mezcladas en el pastel, así que las molió durante un rato, y luego se lo tragó todo y se puso en pie—. ¡Está bien! Mi estómago está lleno, ¡así que es hora de trabajar un poco más! ¿Debería traer la ropa sucia?

Luina la había colgado para que se secara por la mañana, así que debería haber estado lista para doblarla y guardarla. El clima estuvo despejado todo el día, por lo que no había razón para que la ropa estuviera todavía húmeda.

—No, yo me ocuparé de ello. Estoy segura de que tú estás cansado.

—No, en absoluto. Además, te he visto hacerlo antes.

Luina siempre asumía la responsabilidad de lavar la ropa. Anima le ofrecía su ayuda cada vez, pero ella le decía que hiciera otra cosa en cada ocasión. Sin embargo, Luina debía estar cansada por un largo día de trabajo en el campo. Sus manos estaban todas sucias, lo que le impedía recoger la ropa, así que fue la oportunidad perfecta para que Anima aprendiera a hacer una nueva tarea y le aliviara aún más la carga.

—Pe-Pero…

—Te lo digo, no te preocupes por eso. Yo me ocuparé de la ropa, así que tú aprovecha esta oportunidad para descansar un poco. —Se acercó y recogió el cesto de debajo del tendedero, luego empezó a quitar la ropa y a ponerla en el cesto, pero sus manos se detuvieron después de sacar la primera pieza del tendedero—. Esto es…

Publicidad G-M3



La tela suave y lisa en sus manos no era otra cosa que un par de bragas. Miró a Luina, solo para verla enterrar su roja cara de remolacha en sus manos y mover su cuerpo, intentando librarse de la vergüenza. Finalmente entendió por qué ella trataba de evitar que él lavara la ropa.

—Quiero decir, nos bañamos juntos todos los días, y veo tu ropa interior en el vestidor todo el tiempo. ¡No hay razón para estar avergonzado por ello!

Trató de calmar la situación, pero le salió totalmente por la culata; Luina se estaba poniendo aún más roja.

—¡Qué malvado!

Luina se arrastró hasta el tendedero y recogió un gran par de calzoncillos. Era un par de calzoncillos de Anima que había recibido como regalo de bodas del sastre. Luina lo estiró delante de sus ojos con una mirada engreída en su rostro.

—¿¡E-Embarazoso, no es así?!

Parecía estar molesta porque él la avergonzó sin querer. Su lindo y pequeño plan de venganza puso una sonrisa en su cara, y ver su ropa interior le hizo sentirse agradecido a Anima.

—Gracias.

—¿Por qué me das las gracias?

—Por siempre lavar mi ropa interior. —En su antiguo mundo, Anima era tratado como la escoria de la tierra. Ni una sola alma tocaría de buena gana su ropa interior. Pero Luina no solo la tocaba, sino que incluso la lavaba después de que él la llevara todo el día. Ese simple acto era suficiente para que su corazón se desbordase de gratitud—. ¿No te da vergüenza tocar mi ropa interior?

—Bueno… es…

—No tienes que forzarte. Déjame lavar mi propia ropa interior de ahora en adelante. No me gustaría que te ensuciaras las manos con ella.

—¡No me las estoy ensuciando! Nunca consideraría sucia la ropa interior de mi amado esposo.

Seguiré lavándola para ti.

—Luina…

Las lágrimas brotaron en los ojos de Anima. Afortunadamente, tenía un trozo de tela en su mano, que rápidamente usó para limpiar esas lágrimas.

—¡Kyah! Anima, ¡esa es mi…!

—Lo-Lo siento. Fue un descuido por mi parte.

Anima le devolvió a Luina su ropa interior, quien la arrojó tímidamente al cesto.

—¡Tengo un poquito más! —Marie corrió hacia ellos con un pastel de barro en sus manos. Su última creación fue su obra maestra; los cálidos rayos del sol se reflejaban en sus pulidos bordes—. ¡Papi, aquí viene el equipaje!

—¡Ahhhnmh!

—Empezaré a preparar la cena, ¿podrías traer la ropa adentro?

—¡Clafo!

Después de que Luina se fue, Anima se tragó el pastel de barro y volvió a recoger la ropa.

Publicidad G-M2



—¡Déjame ayudar! —Marie dijo alegre.

—Buena chica, te lo agradezco. Pero primero, lávate las manos.

—¡Las dejaré brillantes! —Anima la llevó al pozo y sacó el cubo. Metió las manos en el agua y salpicó mientras las lavaba—. ¡De acuerdo, todo brillante!

—¡Buen trabajo!

Le acarició la cabeza y luego la levantó para que pudiera alcanzar la ropa.

—¡Allí! —Marie gritó, señalando hacia algunas ropas—. ¡Allí!

—Ya voy, ya voy.

Después de moverse hacia donde apuntaba, agarró la ropa que se balanceaba. Era un pequeño y esponjoso par de ropa interior de Marie.

—¡Rghhh! —Lo tiró con fuerza, pero sin éxito—. ¡No sale!

—Tienes que quitarle la pinza primero. Aquí, déjame mostrarte.

Quitó la pinza mientras sujetaba a Marie.

—¡Ya salió! ¡Papi, ya salió!

Con orgullo presentó su ropa interior a Anima. Él la elogió, luego ella felizmente extendió la mano hacia la siguiente pieza de ropa en la línea, quitando la ropa de la línea una pieza a la vez hasta que Anima finalmente la bajó.

—Me extrañaron, ¿no? —Una voz aguda bañó el campo—. ¡No teman, porque he regresado!

Anima se dio la vuelta en busca de la fuente de esa voz, y encontró a una pequeña niña de pie fuera de la casa. Su joven cara tenía unos poderosos ojos carmesí, su pequeño cuerpo estaba cubierto con ropa remendada, y su largo pelo rojo se movía con el viento. Con aspecto engreído, como si fuese la dueña del lugar, se dirigió hacia el jardín, pero se quedó sorprendida en el momento en que vio a Anima.

—E-Eh, ¿quién eres tú? —preguntó.

—Yo soy…

—¡Aahhh! ¡Myukeyyy!

Marie acortó la respuesta de Anima. Corrió por el jardín con una enorme sonrisa en su rostro y abrazó a la pequeña niña, Myuke, con tanta fuerza que se quitó de golpe el sombrero de paja de su propia cabeza.

Kiraware Maou Volumen 1 Capitulo 3 Parte 1 Novela Ligera

 

—Estoy en casa, Marie, —dijo Myuke mientras acariciaba suavemente a Marie—. ¿Me has echado de menos?

—¡Abrazo! ¡Abrazo!

—Ya, ya. Cielos, eres una malcriada.

Myuke debe haber estado disfrutando de la atención que estaba recibiendo. Intentó alegremente recoger a Marie, pero no tenía suficiente fuerza para sostenerla. Marie simplemente se deslizó de sus brazos.

—…¿Qué estás mirando? —Mientras Anima admiraba desde lejos la conmovedora reunión de las hermanas, Myuke le lanzó una mirada irritada. Soltó a Marie, tomó el sombrero de paja y le miró fijamente a los ojos—. Entonces, ¿quién eres?

—Soy Anima.

—Hasta donde yo sé, Luina no conoce a nadie con ese nombre. ¡¿Estás aquí para secuestrar a Marie?! ¡Acabaré con tu vida si intentas tocarla!

En un intento de intimidarlo, ella sacó su mano derecha. En su delgado dedo anular había un anillo con un cristal azul incrustado en él. Anima lo reconoció como una piedra mágica, aunque no tenía ni idea de sus poderes.

Publicidad G-M1



—¿Qué clase de piedra mágica es esa? —preguntó él en un intento de calmarla. —¡De la clase que puede acabar contigo en un instante! —¿En serio? Debes ser fuerte.

—¡Puedes apostar que sí! ¡Hago una matanza con esta piedra! —Mientras decía eso, de repente recordó algo—. ¡Ah, claro! Dime, Marie, ¿dónde está Luina? Quiero decirle que he vuelto y darle el dinero.

Presentó la bolsa de cuero que colgaba de su cintura de manera presuntuosa. Marie miró la bolsa hinchada con asombro.

—¡Lleno! ¡Está muy lleno! ¡Wow, eres tan buena!

—¡Puedes apostar que soy buena! —Myuke engreídamente hinchó el pecho—. ¡Soy tu hermana mayor, después de todo! ¡Seguiré haciendo toneladas de dinero para que puedas comer comida deliciosa todos los días!

—¿Estabas trabajando?

Anima había tenido la impresión de que estaba en casa de un amigo o algo así, pero en realidad, estaba fuera ganando dinero para su familia. Por lo que había oído de Luina, Myuke sólo tenía doce años; el hecho de que trabajara a tan temprana edad demostraba cuánto las amaba. Era obviamente muy amable, una cualidad que Anima admiraba. Él esperaba que ella lo aceptara rápidamente como su nuevo padre, y que pudieran empezar su acogedora vida familiar juntos.

—Así es. ¡Soy una Cazadora, y una fuerte en eso! ¡Un movimiento en falso y te haré pedazos!

—¡Papi también es fuerte! ¡Súper fuerte!

—¿Papi? ¿Quién es ese?

—¡Papi, arriba!

Myuke había estado mirando a su alrededor con total confusión mientras Marie corría hacia Anima y le abrazaba la pierna, pero esa confusión rápidamente se convirtió en pánico. Verle levantar a Marie la hizo temblar.

—¡A-Aguanta un minuto! ¿Tú eres “papi”? ¡¿Qué?! ¡¿Qué demonios pasó mientras yo no estaba?!

—¡Papi venció a un monstruo espantoso!

—¿Qué “monstruo espantoso”?

—Un goblin.

—¿¡En serio!? ¡¿Qué están haciendo los Cazadores, dejando a un demonio vagar hasta aquí?!

¡¿Te has hecho daño?!

—No.

—¡No tú! Marie, ¿tú estás bien? ¡¿Qué pasa con Luina?! ¡No me digas que la mató el goblin!

Como prueba de su infinito amor por su familia, Myuke se frenó ante la mera mención de un posible peligro. Anima esperaba ser objeto de sus preocupaciones en el futuro.

—No te preocupes, ninguna de ellas está herida. Las revisé minuciosamente en el baño.

—¿Perdón? Bien, espera. ¡¿Por qué te bañaste con Luina?!

—Porque soy su marido.

—¡Genial, ahora tengo más preguntas que respuestas!

Justo cuando ella empezó a pisotear con frustración, alguien se acercó a ellos desde la entrada trasera de la casa.

—¿Qué es todo ese alboroto? …Ah.

Los ojos de Luina se abrieron de par en par al ver a Myuke. Lenta pero segura, las lágrimas empezaron a rodar por sus mejillas.

—¡Myuke! —Luina la abrazó fuertemente—. ¡Estoy tan feliz de que estés en casa! ¿Te has hecho daño? ¿Te has metido en algún peligro? ¡Estaba tan preocupada por ti!

Anima había empezado a preocuparse por el bienestar de Myuke también. Se había dado cuenta de que ser cazador debía ser una ocupación peligrosa. Ella se enorgullecía de su fuerza, pero Anima no quería dejar que una niña tan adorable se enfrentase a ningún peligro.

Sin embargo, no había mucho que pudiera hacer al respecto. Basándose en su interacción, parecía que Myuke se había convertido en Cazadora contra la voluntad de Luina, por lo que era poco probable que renunciara solo porque Anima lo dijera. Si no escuchaba a Luina, de ninguna manera escucharía a un “intruso sospechoso”, y obligarla a dejarlo crearía una enorme brecha entre ellos, lo cual estaba fuera de cuestión.

—Eres una preocupona. De todos modos, escuché que fuiste atacada por un goblin. ¿Es eso cierto?

Luina la soltó y asintió.

—El día después de que te fuiste, un goblin apareció por la tarde. Afortunadamente, Anima nos salvó.

—De acuerdo, si eso es verdad, ¿también es verdad que te casaste con Anima?

Las mejillas de Luina se sonrojaron.

—Sí. Estamos casados.

—¡Y yo sin siquiera enterarme! —Myuke gritó, horrorizada—. ¡¿Se han estado viendo a mis espaldas?!

—No, nos conocimos el día del ataque del goblin. Entonces, me propuso matrimonio… —¿No querrás decir “forzó”?

—No, no hizo nada de eso. Decidí por mi propia voluntad casarme con él. Es una persona muy amable que ama a los niños y se preocupa por mí. Sentí que él sería la pareja perfecta para mí.

—Ya veo… supongo que tienes la edad adecuada para casarte, así que no puedo quejarme… Por cierto, ¿cuánto traes cada mes?

—Nada.


—¡¿Eh?! ¡¿Por qué no estás trabajando?! Oye, ¡¿Por qué este tipo es tan vago?!

—No deberías ser tan dura con él. ¡Ayuda mucho en la casa!

—¡Pero no está ganando dinero! ¡Yo no estoy trabajando para mantener a un vago! Retiro todo lo que he dicho; ¡divórciate de él inmediatamente!

—¡Pelear es malo!

—Exactamente. Anima nos salvó.

Al ser reprendida por ambas, Marie y Luina, la cara de Myuke se puso roja. Miró fijamente a Anima, sus ojos se llenaron de rabia y frustración.

—Estás loco si crees que compartiría una casa contigo.

—Es una pena… Dormiré en el jardín, entonces.

—Por favor, no lo hagas. No quisiera que te resfriaras. Duerme en la cama como todos los demás.

—Pero según entiendo, Myuke odiaría eso.

—¡Eso es! ¡Ni en un millón de años compartiría la cama contigo!

Anima estaba abatido al saber cuánto le odiaba Myuke, pero decidió no expresar sus preocupaciones. Si fuese posible, hubiese preferido pasar sus noches bajo el mismo techo, pero el jardín estaba lo suficientemente cerca como para que eso no cambiase nada.

—¿Por qué no puedes ser amiga de Anima?

—¡No seré amiga de un aprovechado!

Esa declaración le dio a Anima una idea.

—¿Serías mi amiga si ganara dinero? —preguntó, incitándola a escanearlo de pies a cabeza.

—Te ves fuerte, —dijo ella.

—Lo soy.

—Bien. Y el hecho de que no trabajes significa que no tienes licencia de cazador, ¿verdad?

—Correcto.

Él ni siquiera sabía lo que implicaban las responsabilidades de un cazador. Por lo que había comprendido, era un trabajo de alto riesgo y alta recompensa, pero hasta ahí llegaba su comprensión.

—Entonces ven conmigo. Te llevaré al Gremio de Cazadores.

—¿Dónde está eso?

—En Garaat.

—¿Vamos de viaje? —Marie preguntó con ojos brillantes. Claramente quería unirse a ellos.

—¡Nosotros sí! ¿Tú puedes vigilar la casa por nosotros?

—¡Yo también quiero ir! ¡Papi, arriba!

—Lo siento, Marie. ¿Podrías ayudarme con las tareas de hoy?

—¿No irás?

—No lo hará, y dejarla sola sería triste, ¿no? Así que, ¿podrías por favor quedarte aquí con ella?

Marie asintió y apretó la mano de Luina, que luego acarició suavemente su cabeza, poniendo una adorable sonrisa en su rostro.

—Pareces ser muy bueno en el juego del padre a pesar de ser un vagabundo.

—¿Me llamarás papi también?

—Ni por asomo. Por mucho que te parezcas a un padre, nunca llamaría “papi” a un aprovechado.

—Ya veo. Entonces me aseguraré de ganarme bien la vida.

—Pagar por tu comida y tu habitación es lo menos que puedes hacer. Ahora, entonces, vamos a seguir adelante.

Mientras Myuke se daba la vuelta y se preparaba para salir, Anima le puso su sombrero de paja en la cabeza, a la que se giró sorprendida.

—¿Qué… qué estás haciendo?

—El sol está fuerte hoy.

—Preocupón.

—¡Claro que me preocupo por ti! Eres mi preciosa hijita. No me importa cuánto me desprecies; siempre te amaré.

—Y tú eres mi amado esposo. —Luina estiró su brazo y puso un sombrero de paja en la cabeza de Anima antes de mirarle a los ojos—. Anima, por favor protege a Myuke.

—No te preocupes. No dejaré que se haga ni un rasguño.

Luina sonrió después de escuchar las confiadas palabras de Anima. La primera vez que habló de Myuke, se había mostrado increíblemente ansiosa. Pero ahora que Myuke había vuelto a casa, su primera reacción fue abrazarla con lágrimas en los ojos. Era fácil ver que Luina no quería que Myuke trabajara. Al menos, no como cazadora.

Publicidad M-AB

El hecho de que Myuke era una chica independiente y de fuerte voluntad también estaba muy claro. Había otras innumerables vías para establecer un ingreso, por lo que era un misterio por qué Myuke había elegido ser Cazadora, pero eso no tenía importancia. Mientras se pusiese en peligro, era el deber de Anima protegerla.

—Muy bien, vamos. ¡Volveremos antes de la cena!

—¡Cuídense!

—¡Adiós!

Mientras su hija menor y su esposa se despedían, Anima se puso en camino con Myuke hacia Garaat.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios