Kiraware Maou ga Botsuraku Reijou to Koi ni Ochite Nani ga Warui! (NL)

Volumen 1

Capítulo Dos: El Rey Demonio Crea Lazos con su Familia

Parte 2

 

 

Anima, manteniendo la cabeza baja para no llamar la atención, caminó por las bulliciosas calles del distrito comercial de Garaat con su esposa a su lado y su hija en sus brazos. Sus oídos no captaron más que charlas animadas y risas felices de la gente que disfrutaba del hermoso día en las docenas de tiendas; todavía no se oía ni un solo grito.

—¿Puedes ver a alguien corriendo por su vida o congelado de terror? —Anima se detuvo y le preguntó a Luina.

Publicidad M-AR-1

Su cabeza estaba a la vista. Llevaba puesta la capucha de confianza cuando salieron de la casa, pero Marie se la había quitado a medio camino del pueblo. Cuando intentó ponérsela de nuevo, ella lo tomó como una invitación para jugar con él y la volvió a bajar. Él había tenido miedo de asustarla al subir la capucha violentamente, así que la dejó disfrutar del dulce sabor de la victoria y mantuvo su cara revelada.

—Nadie te tiene miedo, —le aseguró Luina—. No hay nada de lo que debas preocuparte.

—No, está claro que sí, —protestó Anima. Como mis cuernos… y mi mirada malvada…

—Puede que te veas diferente a la gente que te rodea, pero no das miedo. ¿Cómo podría alguien tener miedo de tu gentil sonrisa?

—Espera, ¿mi sonrisa?

Publicidad G-M1



—Oh, sí. Has estado sonriendo tan brillantemente mientras llevas a Marie. Es una sonrisa que sólo la gente más amable puede llevar, una sonrisa que me gusta mucho.

—Luina…

De repente quiso abrazar a Luina, pero no podía con Marie en sus brazos. Ni siquiera estaba seguro de que a Luina le resultara embarazoso abrazarlo en público, y existía el peligro de abrazarla demasiado fuerte. Lo último que quería hacer era herirla, así que decidió empezar por tomarla de la mano.

Inquieto por sus propios pensamientos, se volvió hacia Luina.

—Dime, Luina…

—¿Sí?

—¿No crees que hace, umm, frío hoy?

—¿Eh? Bueno, supongo que sí. Últimamente hace más calor, pero hoy hace más frío que ayer. ¿Por qué? ¿Tienes frío?

—No. Mi cuerpo es muy resistente; no siento frío. Pero tampoco puedo dejar que tú tengas frío, así que al menos me gustaría mantener tus manos calientes.

Era una forma increíblemente indirecta de pedirlo, pero Luina sonrió en respuesta.

—¿¡Oh vaya, te lo puedes creer?! ¡Se me pone la piel de gallina en las manos de repente! ¿Crees que podrías calentarlas, Anima?

—¡Dé-Déjamelo a mí!

Con mucho cuidado, tomó la mano de Luina. El tierno calor que irradiaba envolvió suavemente su alma.

Kiraware Maou Volumen 1 Capitulo 2 Parte 1 Novela Ligera

 

—¿Qué dices? ¿Te sientes más cálida ahora?

—Supongo que sí, pero me gustaría estar un poco más cálida.

Ella le respondió dulcemente, como si lo estuviera mimando.

—¿Un poco más cálida?

Anima estaba perplejo. Sujetar sus dos manos la calentaría más rápido, pero no podía hacerlo mientras sujetaba a Marie. Empezó a buscar desesperadamente qué hacer, cuando su propia mano se sintió de repente más caliente que nunca antes. Luina había entrelazado sus delgados dedos con los suyos.

Publicidad G-M3



—Sujetarnos las manos así hará que esté más cálida.

—Ya-Ya veo.

Ella tenía razón; ciertamente era cálido. De hecho, estaba ardiendo. Prácticamente arrojaba vapor de sus oídos debido a sus nervios.

—¡Papi, vamos! ¡Vamos!

Mientras la feliz pareja estaba ocupada hablando, Marie, que debió aburrirse, rodeó con sus brazos el cuello de Anima y le gritó al oído. El corazón de Anima se aceleró de manera agradable, mientras tomaba de la mano a Luina y con un gran ánimo, respondió a Marie con una voz alegre.

—¡Muy bien, aquí vamos!

—¡Vamos, papi! ¡Vamooos!

Mano a mano, empezaron a caminar de nuevo, pero se detuvieron rápidamente.

—Bueno, pero mira. ¡Es Luina!, —gritó una mujer de buena constitución en su dirección.

Estaba parada frente a un puesto de frutas, saludándolos.

—¿Es amiga tuya? —Preguntó Anima.

—Sí. La mayoría de la gente de aquí me conoce desde que yo tenía la edad de Marie. Mis padres me traían mucho por aquí para ir de compras. ¿Podemos ir a saludar?

—Por supuesto que podemos.

Se acercaron al puesto de frutas.

—Me alegro de verla, —dijo Luina a la mujer mayor mientras se acercaban al puesto—. Ha pasado un tiempo.

—¡Tienes razón! —La mujer soltó una risa sincera mientras Luina se inclinaba—. Me estaba preocupando; no te he visto por aquí últimamente. ¿Estás comiendo bien? Si adelgazas un poco, te derrumbarás, ya sabes. ¡Espera aquí! ¡Te prepararé unas frutas hermosas!

—¡No-No, no podría aceptar todo eso!

—¿Qué pasa? No seas tímida; ¡eres como una hija para mí! Ahora, dime, ¿qué puedo hacer por ti?

—¡Wooow! ¡Qué roja! ¡Esa manzana se ve deliciosa!

—¡Tienes buen ojo, señorita! ¡Mis manzanas son siempre dulces y jugosas! Te empaquetaré un montón, así que asegúrate de comerlas. Bueno, ¿qué tenemos aquí?

Había un curioso brillo en sus ojos cuando se detuvieron en Anima, sosteniendo a Marie en sus brazos. Él empezó a ponerse nervioso porque ella le tuviera miedo, pero antes de que su ansiedad se apoderara de él, ella mostró una sonrisa pícara.

—¡Oh, ya veo qué sucede! Por fin has encontrado un hombre, ¿verdad? —Luina se puso tan roja como las manzanas que se exhibían en el puesto. La señora estaba claramente desconcertada por su silencio—. E-Espera, ¿¡no me digas que no me equivoco?! Sólo estaba bromeando, pero… Tú, ¿cómo se conocieron tú y Luina?

—Soy su marido.

—¿Su marido? ¡¿Te casaste?! ¡¿Por qué no dijiste nada?!

—Nos acabamos de casar ayer…

—¡¿Ayer?! ¡Esto merece una celebración! Oh, pero todo lo que tengo es fruta. De acuerdo, ¡tomen todo lo que vean aquí! Te gustan las chicas con algo de carne, ¿no? ¡La pondré bonita y regordeta para ti!

—Su gordura es irrelevante. Me enamoré de sus gentiles ojos.

—Caramba, ¿has oído eso, Luina? ¡Está loco por ti! ¿Y tú? ¿Lo amas?

—Él me estaba diciendo que le encanta mi sonrisa.

—¡Oh Dios, son unos tortolitos! Todavía recuerdo a la pequeña Luina en brazos de su padre, pero ya te has convertido en una novia.

—Estoy seguro de que era una niña adorable.

—Po-Por favor, paren… me están avergonzando…

—Te contaré un pequeño secreto, jovencito. Puede que se esté resistiendo, pero en el fondo, se alegra de oírte decir cosas así. Es como son las chicas.

—Ya veo. Te amo, Luina.

—Qué cruel eres… —Luina dijo, mirando tímidamente al suelo como resultado de que Anima pusiera en práctica los consejos que acababa de recibir. Su comentario fuera de lugar lo golpeó con la fuerza de mil soles.

—¡¿Me odias ahora?!

—¡Por supuesto que no! ¡Estoy feliz, de verdad! Es simplemente vergonzoso. Tú también te avergonzarías si yo te dijera eso.

—No lo haría, —suspiró Anima—. Inténtalo. Te prometo que no me avergonzaré.

Después de moverse un poco, empezó a hablar en un diminuto susurro.

—Te amo, Anima…

—Ta-Tan a la ligera…

—¡Ves! ¡Te dije que es vergonzoso!

—No, en absoluto.

—¡Lo es! ¡Mucho! ¡Deberías ver tu cara! ¡Está tan roja como un tomate!

—Pero no tan roja como la tuya.

—¡¿Entonces qué tal esto?! Te amo, mi amor. Le das sentido a mi vida.

—…

Anima podía sentir la sangre correr hacia su cara, y las palabras de ella se clavaron en su garganta. No era vergüenza lo que sentía, sino timidez. Pero más que eso, sin embargo, sentía felicidad.

—¿Ves? ¡Estás aún más rojo ahora!

—De acuerdo, me rindo. La victoria es tuya.

Mientras Anima repetía felizmente las palabras de Luina en su mente, un hombre salió del cobertizo de almacenamiento que había detrás del puesto. Estaba claramente confundido al ver a la dama sosteniendo una gran bolsa de frutas.

—¡¿Qué-Qué estás haciendo, mujer?! —gritó—. ¡¿Vendes todo eso?!

—¿Venderlo? ¿Estás loco? ¡Lo estoy regalando!

—¿Regalándolo? ¡Tú eres la que está loca! ¡¿Tratas de hacernos quebrar?!

—¡No es el momento de ser tacaño, viejo! ¡Nuestra pequeña Luina se casó!

—¿Qué? ¡¿Luina se casó?!

Al oír el grito de sorpresa del hombre, varias mujeres de los puestos vecinos se abrieron paso.

—¿Te casaste, Luina?

—¡Estoy tan feliz por ti!

A medida que la noticia del matrimonio de Luina se difundió en el distrito comercial, más y más gente se reunió en torno a ella y a Anima. No le tenían miedo, todos se alegraban por ellos. Todos felicitaron a los recién casados y los colmaron de regalos. Desde el frutero hasta el carnicero, desde el panadero hasta el florista, desde el sastre hasta el zapatero, recibieron regalos de varios de los otros vendedores. Luina no podía hacer otra cosa que ponerse de pie, con una expresión de preocupación.

—Estoy muy agradecida por sus regalos, —dijo—, pero no puedo llevar todo esto a casa.

—¡Entonces te prestaré esto! —proclamó alguien mientras sacaba un carro.

Habría sido grosero rechazar tal amabilidad, así que Luina no tuvo más remedio que aceptar todos sus regalos.

—No hay duda de que se preocupan por ti, —dijo Anima mientras apilaba los regalos en el carro. Quería decirle al mundo entero lo increíble que era su esposa.

Mientras apreciaba la pura felicidad en la que se encontraba, para cuando terminaron de empacar todos los regalos, el cielo sobre ellos se había obstruido por gruesas y oscuras nubes.

—Se ha puesto bastante nublado, ¿verdad? —Luina tomó nota.

—Vayamos a casa antes de que empiece a llover, —sugirió Anima—. Marie, ¿te gustaría tomar de la mano a mami de camino a casa, o prefieres sentarte en mis brazos?

—¿Me llevarías?

Anima le sonrió a Marie, que se había estado aferrando a su pierna.

—Por supuesto que lo haré. Te quiero, Marie. ¡Te llevaré cuando lo desees!

—¡Yo también! ¡Yo también te quiero, papi!

Después de acariciar la cabeza de Marie, se pusieron en marcha, con Anima tirando del carro lleno de regalos detrás de él. Puede que tuviera más cosas que llevar, pero el hecho de ser aceptado por la gente del pueblo y recibir tantas bendiciones hizo que sus pasos se sintieran más ligeros que nunca.

***

 

 

—¡Hyah! ¡Qué frío!

Marie estaba disfrutando de ser llevada por el camino de tierra, embarrado por el aguacero que comenzó poco después de que las nubes entraran. Habían corrido a casa para guardar la ropa seca, pero la lluvia empezó a amainar lentamente, y para cuando volvieron a la casa, había cesado por completo.


—¿Todo listo? —Marie preguntó.

—Parece que sólo fue una ducha pasajera, —le dijo Luina.

—Me alegro de que haya dejado de llover, —dijo Anima—, pero la ropa está empapada. ¿Vamos a dejarla colgada aquí?

—La exprimiré toda. Si lo dejamos todo colgado, debería estar seco por la noche.

—Exprimirlas por ti misma suena difícil. Deja que te ayude.

—¿Podrías llevar los regalos dentro en su lugar? Deja la comida en la cocina, y pon el resto en una de las habitaciones libres.

—Por supuesto, pero ¿qué debo hacer con el pan? Se mojó todo.

Publicidad G-M3



—Todavía podemos usarlo para cocinar. Ah, una vez que termines con los regalos, ¿serías tan amable de darle un baño a Marie? No queremos que se resfríe.

—Ni siquiera tienes que preguntar. Haré cualquier cosa por ti.

Cuidadosamente, uno a uno, Anima comenzó a llevar todo lo que había hacia adentro. Quería asegurarse de que ninguno de sus preciados regalos de boda se dañara.

—¡Vamos, papi! ¡Vamos!

—¡Sólo mira! ¡Papi estará listo en un instante!

Con Marie animándole desde el lado, rápidamente llevó todos los regalos dentro y luego la llevó a ella al cambiador.

“Ngh, rghhh… ¡No se quita! ¡No se quita!”

Publicidad M-M4

Marie pisoteó con sus pies. No había tenido problemas para desvestirse el día anterior, pero su ropa estaba húmeda, por lo que se le debe haber pegado.

—Aquí, déjame ayudar. —Anima trató de quitarle los calcetines a Marie, que le cubrían todo desde los muslos hacia abajo, pero se negaron a ceder, dejando salir en cambio un sonido de desgarro. Parecía que se habían quedado atrapados en algo—. ¿Eh? Espera, ¿esto no es una falda?

A primera vista, parecía una falda y unos calcetines, pero al mirarlos más de cerca vio que eran de una sola pieza, hechos como un par de pantalones normales.

—¡Quítalos! ¡Deprisa!

—De acuerdo, de acuerdo. Sólo cálmate un poco.

Después de que Marie se calmara, se las arregló para quitarle la falda-pantalón. No estaba seguro de cuán largos eran sus calcetines, pero salieron al lado de la falda. Los calcetines en su propio mundo eran más cortos, pero podrían haber sido una ocurrencia común en el de ella. De cualquier manera, él había comprendido la estructura de esa pieza de ropa, así que terminó de quitarle los pantalones.

—Manos arriba; déjame quitarte la parte de arriba. ¿Quién puede animar a papi?

—¡Yooo! —También le quitó la parte superior. Desnuda, Marie abrió con entusiasmo la puerta del baño e invitó a Anima a entrar—. ¡Papi, papi! ¡Ven rápido!”

—Dame un segundo.

Su respuesta se sintió un poco desalmada. Quitarle la ropa a Marie había sido más agotador que la vez que había luchado contra un ejército de cien personas solo, pero rápidamente se quitó la ropa y entró en el baño con ella. Esperaba que el agua de la bañera se hubiera enfriado completamente – no se cambiaba todos los días, por lo que era la misma agua del día anterior – pero se sentía razonablemente caliente cuando la probó con la mano.

—¿Cómo está el agua? —Luina preguntó por la ventana. Parecía haber calentado el baño antes de ocuparse de la ropa.

—¡Un poco más y estaría perfecta!

—De acuerdo, entonces mantendré la llama encendida un poco más de tiempo.

—¡Papi! ¡Arriba! ¡Arriba! —Marie saltó en Anima. Evitando el peligro de que se golpeara en el lado de la bañera, Anima la agarró rápidamente y la levantó hasta la ventana. Empujó su cara contra ella y miró fijamente a Luina—. ¡Mami, ven! ¡Baño!

Publicidad M-M3

—¿Yo? ¿No te gusta bañarte con papi?

—¡Quiero las dos cosas!

Luina parecía preocupada por la petición de Marie. Puede que estuvieran casados, pero se conocieron hace poco. Incluso haberse tomado de la mano antes no era ni remotamente comparable a verse desnudos. No habría sido extraño que se avergonzara de desnudarse delante de Anima. Como tal, le hizo una propuesta.

Publicidad M-M2

—Marie tiene razón; no podemos dejar que te resfríes. Yo cerraré los ojos y me taparé los oídos, así que no te preocupes. Entra.

—No tienes que hacer eso. Cerrar los ojos y taparse los oídos haría que pareciera que te odio, pero no es así. Te amo, y no hay nada vergonzoso en desnudarse frente a la persona que amas.

—Luina…

—¡Mami, ven!

—Métete en la bañera, Marie. No quiero que te resfríes. Estaré allí en un minuto.

Después de instar a la juguetona niña a que se metiera en la bañera, Luina se alejó de la ventana.

Anima se metió en el agua tibia con Marie y esperaron inquietamente la llegada de Luina.

—¡Hampfwh!

Aburrida de estar sentada en la bañera, Marie empezó a mover las piernas. Para alguien de la talla de Anima, la bañera no parecía demasiado grande, pero la pequeña Marie debía de sentirse como si estuviera en el océano.

—¡Perdón por la espera!

Mientras Anima estaba ocupado cuidando a Marie, Luina, completamente desnuda, entró en el baño. Sus brazos y piernas eran relativamente delgados, pero tenía las caderas anchas y los pechos hermosos y llenos.

—Po-Por favor, no me mires tanto…

—Lo siento. Eres tan hermosa que no pude evitarlo.

—Ya estás otra vez… ¿Por qué siempre me haces cumplidos?

—Porque te amo, y realmente pienso que eres hermosa.

—¿Ve-Ves? Me estás haciendo un cumplido otra vez. Ahora tengo que hacerte un cumplido, o parecerá que no te amo. Yo también te encuentro atractivo; tus músculos son increíbles.

—Tus grandes pechos también son increíbles.

Anima devolvió la alabanza, a la que Luina inmediatamente escondió sus pechos. Él simplemente quería elogiar su aspecto sin ningún significado oculto, pero solo hizo que la situación fuese mucho más incómoda de lo que debería haber sido.

—Anima… ¡que lascivo!

—¡Te equivocas! No me refería a eso, ¡lo juro!”

—Lo sé. No te preocupes, te creo. —Luina se rió de su desesperada negación mientras tomaba un cubo, lo llenaba con agua de baño y se lo echaba encima—. ¡¿No está demasiado caliente?!

—¿De verdad? A mí no me parece que esté tan caliente.

Debido a su alta resistencia contra… casi todo, su opinión sobre el asunto no contaba mucho. Si Luina decía que el agua estaba demasiado caliente, probablemente tenía razón.

—¡Ah, oops! ¡Me distraje y me olvidé por completo de apagar la llama!

—¿Por qué te quedaste fuera?

—Porque estaba nerviosa por entrar en la bañera contigo…

—Oh. Lo siento.

—No fue tu culpa. Tomemos un baño juntos todos los días a partir de ahora, ¿de acuerdo?

—¿Estás segura?

—Mm-hmm, estoy segura. Estamos casados, después de todo. Además, a Marie le encanta bañarse con todos…

Kiraware Maou Volumen 1 Capitulo 2 Parte 2 Novela Ligera

 

Luina se cortó de repente.

—Hace un poco… demasiado calor…

Marie puso su cabeza en el borde de la bañera con la lengua fuera.

—¿Marie?

—¿Ma-Marie? ¡¿Estás bien?!

Anima se levantó rápidamente para ayudarla.

—¡Hyah!

Mientras sus ojos flotaban sobre la cintura de Anima, la cara de Luina se sonrojó y se desplomó en el acto.

—¿Lu-Luina? ¿Estás bien? ¡Marie! ¡Marie, respóndeme!

Con su hija y su esposa ambas de un rojo brillante, Anima estaba más asustado de lo que nunca antes había estado.

***

 

 

Escuchando el golpeteo de las gotas de lluvia contra la ventana de una villa en Garaat, Malshan se puso cómodo en un sofá, y luego miró fijamente al hombre que estaba delante de él.

—Desearía poder ofrecerle algo más extravagante, Señor.

Para su consternación, el dueño de la casa, Krain, lo halagaba mientras le servía una taza de té de alta calidad en una hermosa taza de porcelana.

—No es que espere algo de ti.

Malshan era una de las pocas personas que podía hablar con Krain, el hombre más rico de la ciudad después de la caída de la familia Scarlett, de una manera tan grosera y arrogante.

Krain tenía bajo su pulgar a todo el Gremio de Cazadores, junto con todos los cazadores de la ciudad. No sólo tenía una riqueza increíble, sino también un poder casi inigualable. Podía fácilmente prohibir a cualquiera que fuera en contra de su voluntad la contratación de Cazadores, lo que era similar a una sentencia de muerte en Garaat, una ciudad incapaz de explorar y destruir eficientemente los hábitats de los demonios. Ni siquiera el propio alcalde podía permitirse desobedecerle.

Sin embargo, su riqueza e influencia palidecían en comparación con la de Malshan, el jefe de la familia Merkalt, que podía permitirse fácilmente mantener una gran mansión en la capital real. Krain sólo había ascendido a su posición actual como resultado de mantenerse en el lado bueno de Malshan. Era plenamente consciente de lo que sucedería si enfurecía a Malshan, por lo que no tenía más remedio que seguir lamiéndole las botas.

—¿Puedo preguntarle qué le ha traído hoy aquí, señor?

Su tímida pregunta provocó un destello amenazador en los ojos de Malshan.

—¿Me tomas por una especie de tonto?

—Co-Con el debido respeto, señor, no entiendo muy bien–

—No juegues conmigo. Sé que mentiste en tu informe. Lo que no sé es por qué, incluso con pleno conocimiento de mis planes, la idea de hacer tal cosa siquiera se te pasó por la cabeza.

Toda la sangre se drenó de su cara en el momento en que Malshan tocó la piedra carmesí incrustada en su pendiente.

—¡Yo-Yo no mentí! —Krain suplicó—. Tal como declaré en mi informe de anoche, sembré las semillas del miedo en Lady Luina.

La noche anterior, Malshan había recibido el informe de Krain a través de una piedra mágica utilizada para contactar con otros. No tenía motivos para dudar del informe, ya que Krain no tenía las agallas para mentirle, que era exactamente el motivo por el que, a la mañana siguiente, se había acercado con confianza a la casa de Luina con la intención de hacerle una oferta que no pudiera rechazar.

—Luina se casó con un hombre de pelo blanco llamado Anima. —¿Qué? ¿Se casó con ese hombre? —¡Así que sí lo sabías, cretino!

—¡Pa-Para nada! No tenía ni idea del matrimonio; ¡simplemente lo vi a través de los ojos de mi goblin convocado! ¡Ese hombre apareció de repente después de un brillante y rojo destello y pulverizó al goblin con un solo golpe!

Malshan frunció el ceño.

—¿Apareció de repente?

—¡E-Exactamente así! No creo que haya habido ningún fallo en mi plan. Hice todos los preparativos necesarios y me aseguré de que no hubiera cazadores cerca, ¡pero no podría haber explicado que un hombre apareciera de la nada! Aun así, creo firmemente que Luina sintió verdadero terror antes de que apareciera, así que cumplí con mi deber, Lord Malshan.

Krain intentaba desesperadamente salvar su propio pellejo, pero Malshan no escuchó sus míseras excusas.


Ya veo, pensó. Usó la piedra del Precursor en su desesperación.

Las familias Merkalt y Scarlett tenían una larga historia; estuvieron en buenos términos durante siglos. Después de la crisis del Precursor trescientos años antes, para proteger al mundo de que un desastre como éste volviera a ocurrir, los Scarlett se apoderaron de la piedra del Precursor mientras que los Merkalts se apoderaron de la piedra del Dragón Escarlata.

Malshan, sin embargo, no estaba contento con lo que sus antepasados habían acordado. La suya era la más útil de las dos piedras mágicas, pero la de los Scarlett era mucho más valiosa. La piedra del Dragón Carmesí podía tener un poder sin igual, pero la piedra del Precursor era capaz de convocar a un familiar permanente; él no podía aceptar que, a pesar de haber perdido su nobleza, ellos tenían una piedra más valiosa que él.

Los Scarlett fueron anunciados como héroes, como la gran familia que eliminó al horrendo Precursor. Incluso el padre de Luina, nacido más de dos siglos después del incidente, era tratado como un salvador, y su fallecimiento en el campo de batalla no hizo más que aumentar su reputación.

Malshan estaba amargado por la posesión de la piedra mágica más valiosa del mundo, así como por su impecable e inquebrantable reputación. Como tal, quería la piedra del Precursor para él. Con la piedra en sus manos, podía grabar el nombre de su familia en la historia como héroes legendarios.

Su plan era simple: convocar a un familiar y ordenarle que muriera por su espada. Al hacerlo, se le vería como el salvador del mundo y se le colmaría de tantos elogios como los Scarlett, si no más.

Hubiera sido un juego de niños robarles la piedra, pero no se le podría acusar de robo si quería ser conocido como un héroe. Asesinar a Luina tampoco era posible; si alguien se enteraba de que él estaba detrás de un acto tan atroz, medio mundo se volvería contra él. Su única opción era casarse con la chica y tomar la piedra para sí mismo por medios pacíficos, pero se toparía con un bloqueo.

Cuando le propuso matrimonio por primera vez tres años antes, el padre de Luina lo rechazó porque era demasiado joven para casarse. Al año siguiente, su madre lo había rechazado porque Luina iba a elegir su futuro marido ella misma, y al año siguiente, Luina lo había rechazado porque estaba ocupada criando a los niños y no quería que sus sirvientes los atendieran.

Malshan odiaba a los niños — especialmente a los huérfanos, a los que consideraba totalmente asquerosos y sucios — pero Luina los cuidaba más que nada. Si temía que sus preciosos niños pudieran morir en cualquier momento, buscaría a un hombre poderoso que pudiera protegerlos, y resultaba que no había nadie más poderoso que él.

Con ese plan en mente, decidió hacer que uno de sus peones, Krain, idease un ataque. Un cobarde baboso y codicioso como Krain, que tenía demasiado miedo de luchar contra los demonios como Cazador y quería ganar dinero y poder con el menor esfuerzo posible, era perfecto para el trabajo, y todo parecía haber ido según el plan. Hasta que, es decir, Malshan se presentó ante Luina como el candidato perfecto para el matrimonio, sólo para saber que ya estaba casada.

Después de rechazar a Malshan innumerables veces, ella había tenido la audacia de casarse con un don nadie. Ante tal humillación, intolerable para alguien como él, se dirigió a la casa de Krain para imponerle un castigo acorde con sus mentiras.

Sin embargo, las cosas habían cambiado después de escuchar el informe. Malshan necesitaba más información sobre un determinado asunto, lo que significaba que Krain seguía siendo valioso para él. Encontrar un nuevo peón de confianza habría sido un desperdicio.

—Le ruego me disculpe, señor, —dijo Krain tímidamente—. ¿Puedo preguntar qué me pasará ahora?

—Has fallado en tu tarea; Luina no teme a los demonios, —respondió Malshan, y Krain se volvió más blanco que un fantasma—. Dicho esto, debo reconocer que tu fracaso fue el resultado de circunstancias imprevistas. También debo aplaudir tu capacidad de llevar a cabo tu ataque sin ser visto por nadie. No es una hazaña fácil, y como tal, te daré la oportunidad de redimirte.

—¿De verdad… lo haría?

—En efecto. Tu recompensa será abundante, mucho más de lo que ofrecí por tu última misión.

Eso es, por supuesto, suponiendo que no vuelvas a fallar.

—¡E-Entendido!

Malshan se aseguró de que Krain, que asentía débilmente, entendiese claramente que había fracasado en su misión. Alguien con un fuerte sentido de la justicia se interpondría en su plan de convertirse en la persona más respetada de todo el país; un peón sin carácter era la herramienta perfecta para deshacerse de tales obstáculos. Él proporcionaba a sus peones todo el dinero, las piedras mágicas y otros recursos que necesitaban para llevar a cabo sus tareas, y estaban más que felices de hacerlo en busca de las grandes recompensas que ofrecía.

Sin embargo, dos años antes, cuando ordenó a uno de sus peones que matara al jefe de la familia Scarlett, se negó. No importaba si había encontrado deshonroso matar a un héroe vivo o si tenía miedo de matarse a sí mismo en su lugar, lo único que importaba era que un títere fuera contra su amo. Un titiritero no tenía ningún uso para una marioneta defectuosa, y el que se deshizo de esa marioneta era su entonces nuevo juguete, Krain. Habiendo estado del otro lado, Krain sabía de primera mano el cruel destino que les esperaba a los que traicionaban a Malshan.

—¿Qué tengo que hacer, señor? —Krain miró nervioso mientras Malshan metía la mano en su bolsillo, pero ese nerviosismo fue rápidamente reemplazado por la codicia cuando Malshan lanzó un collar con un colgante de piedra mágica negro azabache sobre la mesa entre ambos. — ¡Esa piedra es…!

Kiraware Maou Volumen 1 Capitulo 2 Parte 1 Novela Ligera

 

Ojos inexpertos nunca hubiesen podido discernir el tipo exacto de piedra mágica con una sola mirada, pero Krain no era para nada un principiante. Le gustaban las piedras extremadamente raras y valiosas, y la que se le presentó era justamente eso.

—Te proporcionaré esta piedra mágica para que cumplas con tu nuevo deber. Úsala sabiamente, y deshazte del hombre de pelo blanco llamado Anima.

Después de escuchar la terrible orden, el brillo de los ojos de Krain se desvaneció. Una gota de sudor frío rodó por su mejilla y levantó los ojos.

—Con el debido respeto, señor, ese hombre rechazó el ataque sorpresa de mi goblin como si no fuera nada. Su asesinato puede que no sea tan fácil como el de Lord Scarlett…

—Es precisamente por eso que te he proporcionado esa piedra mágica.

—Ci-Ciertamente, usar esa piedra mágica haría que matarlo fuera trivial, pero hacerlo en público sin duda haría que me enviaran a prisión de por vida.

—Entonces tu tarea es simple: sé inteligente y que no te atrapen.

—Pe-pero, señor…

Malshan miró al inquieto Krain.

—¡Conoce tu lugar! Te has pasado un poco, ¿no crees? ¡Espero que no hayas olvidado quién fue el que cambió tu triste existencia y te dio suficiente dinero y poder para toda la vida!

—¡Pa-Para nada! ¡Haré buen uso de la preciosa piedra mágica que tan amablemente me ha otorgado y mataré a Anima!

Publicidad M-AB

Krain le contestó con voz fuerte, intentando superar su miedo, pero Malshan hubiera preferido que fracasase en su tarea. Para convertirse en un héroe que se transmite a través de la historia, necesitaba que Anima se enfureciese antes de acabar con él.

Ese era el caso si Anima era poderoso, al menos. Si el familiar invocado por la poderosa piedra del Precursor caía ante un cobarde sin carácter como Krain, está claro que no valía la pena poner sus manos sobre ella. Al mismo tiempo, el fracaso de Krain probaría la fuerza de Anima, en cuyo caso Malshan tendría que poner sus manos en la Piedra del Precursor lo más rápido posible.

Las únicas personas que sabían de la existencia de la piedra eran los descendientes de las familias que habían participado en la lucha tres siglos antes. Por consiguiente, Krain no sabía nada de ella, pero ordenar a un coleccionista de piedras mágicas que la recuperase por él sería como pedir a una rata callejera que devolviese una barra de pan robada.

—Tienes una semana para cumplir con tu deber. Si no informas de tu éxito en ese plazo, te consideraré un desertor. Asegúrate de recordarlo.

Cuando Malshan terminó sus asuntos y salió de la casa, la lluvia había cesado por completo.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios