Boogiepop And Others (NL)

Volumen 2

Preludio: En Un día Muy Frío Y Nevado De Principios De Marzo

 

 

Boogiepop And Others Volumen 2 Preludio Novela Ligera

Boogiepop And Others Volumen 2 Preludio Novela Ligera

Publicidad M-AR

 

En un día muy frío y nevado de principios de marzo, una chica subió a lo más alto de nuestra Preparatoria de la prefectura, la Academia Shinyo, y se lanzó desde el tejado del edificio. Se llamaba Minahoshi Suiko. Sólo tenía diecisiete años.

―Mariko-san, ¿qué es lo que más te gusta? ―me preguntó bruscamente un día, cuando todavía estaba viva.

Sin pensarlo mucho, le di el nombre de una estrella del pop que todo el mundo escuchaba.

―Hmm… ¿En serio?

Publicidad M-M5

―Sí. Es bastante genial ―dije con displicencia.

Suiko-san respiró profundamente, miró al sol poniente y empezó a silbar.

Nuestra escuela está en las montañas, y es un lugar donde la mayoría de los estudiantes suelen tomar el autobús para ir o venir. Aquel día, Suiko-san y yo habíamos decidido volver a casa caminando, y teníamos las calles para nosotras solas.

Publicidad Y-M3

La melodía que silbaba resultó ser la canción más popular de la estrella del pop. Suiko-san sin duda silbaba de forma excepcional. Hizo que la melodía sonara muy bonita, hasta el punto de que sonaba mucho, mucho mejor que la misma canción. Cuando terminó, no pude evitar aplaudir.

―¡Ha sido increíble! Suiko, eres muy buena.

―La verdad es que no. Si te gustó, es simplemente porque ya tenías una predisposición a que te gustara.

Era el tipo de persona que decía cosas dramáticas como ésa, y le salían con total naturalidad.

―Sin embargo, debes haber practicado. ¿Tocas algún instrumento?

―No, sólo de oído.

―Entonces debes tener una afinación perfecta o algo así. Eso es increíble.

¿Qué sueles escuchar?

―Cosas que nadie ha oído nunca.

―¿Cómo qué?

―Mm, por ejemplo ―dijo y tomó otro respiro, comenzando una canción diferente.

Publicidad M-M5

Esta vez, era más un tarareo que un silbido, como si fuera un instrumento mágico que pudiera reproducir cualquier melodía existente.

―¡……! ―Me quedé tan sorprendida al escucharla que me olvidé de respirar.

Simplemente no había comparación con la primera canción. Había una resonancia en mi pecho, una vibración en mi corazón que de repente me hacía sentir muy triste. Era una melodía extraña, rítmica y potente a la vez.

Cuando terminó, no pude aplaudir. Estaba demasiado afectada, con los ojos llenos de lágrimas.

―…¿Qué pasa? ¿No te gustó?

―¡No… no! Fue… fue… eh, ahora me siento un poco avergonzada. Es como si mi canción fuera sólo una imitación de la música real…

―¿Pensé que te gustaba esa canción?

―N-no, creo que no podría, de verdad. Cuando escuché tu canción hace un momento, sentí que… es la primera vez que realmente sé que me gusta una pieza musical. Y no tenía nada que ver con lo que es popular o está de moda ―exclamé, emocionada.

―Qué bien ―dijo Suiko-san, sonriendo.

Era tan bonita, si no más, que la propia canción. Estaba allí, iluminada por la luz roja del cielo nocturno. Era como si viera la silueta de una diosa.

―¿Qué canción era esa? ―Le pregunté.

Se rió.

―¿No te vas a reír?

―¿Por qué iba a hacerlo?

―El nombre de la pieza es Salomé. Es de un ballet.

―¿Qué tiene de raro?

―El compositor es Ifukube Akira.

Publicidad Y-M3

―¿Quién?

―Es más famoso por escribir las bandas sonoras de las películas de monstruos ―dijo Suiko-san, llevándose la mano a la boca, con los hombros temblando mientras se reía.

Este gesto era tan femenino que hizo que mi corazón latiera más rápido, y pensé que yo nunca podría reír de forma tan natural. La verdad es que no había nadie más que conociera que pudiera reírse con tanta belleza o sin reservas como ella.

Publicidad Y-M3

Pero ahora ya no estaba con nosotros.

No podía entenderlo. ¿Por qué una chica como ella querría suicidarse?

Dijeron que ni siquiera dejó una nota. No sabemos si tenía algún sufrimiento secreto que la llevó a hacerlo, o si lo hizo sólo para demostrar algún tipo de idea.

Pero quiero saberlo. Tenía que saberlo.

Honestamente, no puedo decir que ambas estuviéramos tan unidas. Pero en las raras ocasiones en las que estábamos a solas, siempre me hablaba abiertamente. Pero eso era todo.

Aun así, era sin duda la persona más real que había conocido hasta entonces. No se me ocurre otra forma de describirla. Todos los demás no hacían más que imitar a otra persona, intentando desesperadamente fingir que era su verdadera naturaleza. Todos eran un fraude.

Así que pensé que debía haber algún significado detrás de su suicidio. Por eso voy a perseguirla.

¿Eso también es imitación? Probablemente.

Lo triste es que ni siquiera sé si realmente la amaba. Y esa es la ironía; mi vida va a terminar sin que yo entienda realmente mucho de nada.

***

 

 

Komiya Mariko estaba en el tejado de la escuela, redactando su nota de suicidio en su cabeza, pero decidió no escribirla.

El cielo estaba oscuro.

El sol se había puesto hace mucho tiempo, y los últimos rastros de luz se estaban desvaneciendo rápidamente.

Publicidad Y-M1

―Suiko-san…

Miró por encima del borde del tejado.

Debajo de ella, todavía podía ver la línea blanca donde el cuerpo de Minahoshi Suiko había caído. El mundo que la rodeaba estaba casi completamente oscuro, pero sólo esa línea parecía brillar, flotando hacia arriba.

Publicidad M-M4

Tragó saliva.

Le vino a la cabeza algo que Minahoshi Suiko le había dicho una vez.

―Mariko-san, no hay nada en este mundo que esté decidido de verdad. Los pájaros a veces caen del cielo, y a veces nieva en abril. Todo es incierto, nada es ‘antinatural’.

Me pregunto qué significa eso.

Tal vez lo entienda si me subo a esta valla…

La línea blanca se movía, haciéndole señas. Era una ilusión, pero parecía demasiado natural para llamarla así. Para Mariko tenía mucho sentido.

No parecía haber otra opción lógica para ella que hacer algo más en la vida, excepto saltar. El impulso surgió en su interior. Su cuerpo tembló, pero no de miedo, sino de emoción.

―¡Suiko-san…!

Komiya Mariko se agarró a la valla, preparándose para subir. Pero una voz vino de detrás de ella.

―¿Deseas seguir a Minahoshi Suiko? No puedes hacerlo así. Es imposible.

La voz era muy extraña, como la de un niño o una niña, pero al mismo tiempo, ninguna de las dos cosas.

―¡¿–?! ―Mariko se giró sorprendida.

Estaba sentado al otro lado del tejado, medio oculto en la oscuridad. Un sombrero negro en forma de pipa ocultaba a medias sus ojos, y estaba envuelto en una capa negra con varios remaches adheridos a ella. Llevaba un lápiz labial negro, que contrastaba con el blanco de su rostro.

―Si saltas ahora, no acabarás donde ella ha ido ―dijo en voz baja.

―¿Tú…? ―dijo Mariko. Estaba claramente conmocionada, pero no porque no lo conociera. No, ella lo sabía todo sobre él. Todas las chicas de la escuela hablaban de él.

¿Pero que fuera real…?

―Parece que me conoces. Eso facilita las cosas ―Su ojo izquierdo se entrecerró, y el lado derecho de su boca se curvó en una expresión extraña y asimétrica.

Publicidad Y-M2

―¿Qué quieres decir? ¿Por qué no puedo ir con ella?

―Es sencillo. Estás a punto de acabar con tu vida por tu propia voluntad. Pero Minahoshi Suiko no. Si existe el cielo, seguramente terminarás en un lugar diferente al de ella ―Sería correcto describir su voz como fría.

―¿Ella no acabó con su vida por su ‘propia voluntad’? ¿Qué significa eso?

―Mariko sintió como si el suelo bajo sus pies se desmoronara.

―Sabes mi nombre, ¿verdad? Entonces sabes lo que hago ―Estaba medio envuelto en la oscuridad. Parecía que se disolvía en el aire.

―Entonces… ¿tú?

―Sí. Soy un shinigami. Minahoshi Suiko no se suicidó. Yo… la maté.

―¡¿Por qué?!

―Porque ella era un enemigo del mundo.

―¡……!

―¿Y ahora qué? ¿Aún deseas morir? Por desgracia, me temo que no tengo intención de matarte. Ni siquiera vales tanto.

―Pero… Pero… ―Mariko tartamudeó, confundida. Ahora no estaba segura de nada.

¿El enemigo del mundo? ¿Suiko-san? ¿Cómo? ¿Qué significaba eso?

―Alternativamente, podría ponerlo de esta manera. Minahoshi Suiko aún no ha llegado al otro mundo. A diferencia de mí, ella no estaba ‘dividida’ -aunque era igualmente ‘automática’. En cuanto a dónde está ahora… realmente no podría decírtelo.

Mariko no podía entender nada de lo que decía la figura encapotada.

¿No había llegado al otro mundo?

Por reflejo, Mariko miró al suelo al otro lado de la valla. Ya no había suficiente luz para distinguir la línea blanca.

Era una locura. Mariko la había visto… había visto lo que solía ser ella, mientras las autoridades se llevaban su cuerpo bajo un sudario blanco manchado de sangre.

―¿Qué significa, Boogie…? ―gritó Mariko, dándose la vuelta, pero la figura encapotada había desaparecido.

Miró a su alrededor, pero no encontró nada. La oscuridad era excesiva. Era imposible saber adónde había ido la misteriosa figura de negro.

O quizás nunca había estado físicamente allí.

―…………

Por fin, el miedo se apoderó del corazón de Mariko. Miró al suelo.

Pero la valla que había parecido tan fácil de escalar hace un momento parecía ahora como si tuviera cien metros de altura.

―Aah…

Es imposible.

No terminarás donde ella ha ido.

Minahoshi Suiko aún no ha llegado al otro mundo.

Sus piernas temblaron.

―¡Aaaaah…!

Y Mariko se desmoronó, cayendo al suelo. Lágrima tras lágrima rodó por su cara. No pudo evitar que salieran. Eran las primeras lágrimas que derramaba desde que Minahoshi Suiko murió.

Estaba convencida de que era mejor morir que llorar, pero ahora no podía contener las lágrimas.

―Lo siento. Lo siento… Lo siento, lo siento, lo siento… ―susurró con un ritmo lento, mientras se mecía de un lado a otro. Pero su vocecita era débil y se la llevó el viento, para perderse en la noche.

***

 

Publicidad Y-AB

 

―…………

La figura encapotada del sombrero negro la observaba desde abajo. Bajo sus pies se veía una línea blanca con forma de persona. Se arrodilló y pasó la mano por encima.

―Desde luego, ya no está aquí… ―murmuró, y se levantó―. ¿Vas a volver a intentarlo? ¿Imaginator?

Su capa negra ondeaba furiosamente en el viento nocturno.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios