Boogiepop And Others (NL)

Volumen 2

Capitulo 2: Su Nombre Era Orihata Aya

Parte 2

 

 

Ella empezó a mordisquear la hamburguesa, ni a regañadientes ni con alegría. Me sentí como si estuviera alimentando a un conejo, lo que me incomodó.

Me terminé el hot dog en tres bocados, y ya no tenía nada que hacer. Mis ojos se desviaron hacia el cielo.

Publicidad Y-AR

De repente, Orihata me miró a la cara y exclamó:

―¡Ah!

Antes de que me diera tiempo a preguntarme por qué, levantó la mano, acercó su cara a la mía y me lamió el ketchup de un lado de la boca… ¡con la lengua!

Me quedé de piedra. Parecía que no había pasado nada.

―Ahora estás limpio ―dijo.

Publicidad M-M1

No estaba para nada avergonzada, y tampoco estaba bromeando. Era como si hubiera decidido que su lengua sería la herramienta más eficaz, ya que sus manos estaban ocupadas sosteniendo la hamburguesa. Una vez completado su trabajo, volvió a centrar su atención en comer.

Mientras tanto, yo me había puesto muy, muy rojo.

No sé cuántas horas esperamos, pero en algún momento conseguimos entrar en el cine. Antes de darme cuenta, la película había terminado. No podría contar nada de lo que pasó; me pasé todo el tiempo aturdido.

Cuando me recuperé, estábamos fuera y ya era de noche. Sólo hizo falta que Orihata me dijera:

―Adiós ―fuera del cine para que mi atención volviera a la realidad.

―¿Eh? ¿Ya te vas a casa? ―Seguro que soné un poco quejumbroso.

Orihata pareció un poco sorprendida.

―Pero… ya vimos la película.

―Sí, pero… podríamos ir a un café o algo así ―dije, con nostalgia.

Publicidad Y-M2

―¿De verdad?

―¡Por supuesto! ¡Yo invito!

―El dinero no… ¿No crees que soy aburrida?

―¡No, de ninguna manera! ―Dije, nervioso. Pensé que debía estar enfadada conmigo, ya que había estado tan fuera de mí.

Pero Orihata parecía aliviada y dijo:

―Bien. Estaba preocupada. Pensé que me odiabas.

Ni en un millón de años pensé que diría eso, así que me asusté un poco. De alguna manera llegamos a una cafetería cercana, Tristán, pidió un café y, por fin, me acomodé. Esta era la oportunidad que necesitaba para solucionar todo, así que intenté hablar con ella.

―Orihata, ¿no crees que… soy aburrido? ―Oh Dios, eso fue terrible. Aún así, no podía no preguntar eso.

Pero Orihata no respondió. En su lugar, de repente me cogió la mano. Su suave toque envolvió mi muñeca.

Me quedé sorprendido, pero no pude apartar la mano, así que di un brinco en mi asiento de forma espectacular.

―Masaki… tu piel está caliente ―dijo con una expresión pacífica en su rostro, como una anciana que acabara de tomar un té realmente bueno.

Era un misterio. No entendía nada de ella.

***

 

 

Y así es como Orihata y yo empezamos a salir, aunque era un tipo de relación extraña, y no estoy seguro de que se le pueda llamar salir.

En primer lugar, su casa…

No importaba cuándo llamara, ella siempre respondía al instante, justo en medio del primer timbre. Apenas había terminado de marcar, y la llamada estaba conectada, y ¡BAM! Ahí estaba ella, diciendo:

―Orihata ―sin ninguna emoción.

―Um, es Taniguchi… ―No importaba cuántas veces llamara, siempre empezaba con la lengua trabada.

―¿Qué? ―decía siempre, secamente.

―Um, bueno, pensé que este sábado…

Nuestra relación era terriblemente parecida a esta llamada telefónica. Yo me emocionaba y la perseguía, pero ella era completamente neutral.

Pero a pesar de que los exámenes de ingreso a la preparatoria estaban frente a mí, pasaba todo mi tiempo libre con ella. En mi caso, ya había sido admitido con éxito en una preparatoria privada un año antes -pero con la condición de que me graduara en una secundaria japonesa, que era la razón por la que me había mudado aquí-, así que no tenía nada de qué preocuparme. Aun así, estaba un poco preocupado por ella. Le pregunté una vez, pero se limitó a encogerse de hombros.

―¿No te has decidido? ―Ya estábamos a mediados de enero.

―Voy a hacer un examen, pero aún no sé en qué escuela ―dijo, como si estuviera hablando de otra persona.

―¿Tus padres son estrictos?

―No tengo ninguno.

―¿Qué? ¿Qué?

―Padres.

―Pero eso… ―Aparentemente no tenía padres y vivía sola. En la preparatoria, claro, podía ver eso, pero ¿en la secundaria―? ¿Sin ningún pariente?

―No hay

―Lo siento, yo… no debería haber preguntado ―dije disculpándome.

Ella se volteó hacia mí de repente.

―Lo siento, Masaki ―dijo, con bastante urgencia.

―¿Por qué? ―pregunté, sorprendido.

Ella miró al suelo.

―Lo siento. No puedo decírtelo ―murmuró.

No pude preguntar más. Me dolía verla triste. Y siempre que lo hacía, me ponía muy alegre y trataba de pasar por encima de ella.

―¡Caramba, el cielo está muy bonito hoy, eh! ―decía yo, con una voz estúpidamente alta.

Ella casi nunca sonreía, pero cuando nos separábamos, siempre preguntaba si podíamos volver a vernos, así que supongo que no me odiaba. Al menos, eso es lo que me decía a mí mismo.

Al final, no sé cómo, decidió ir a la preparatoria en la Academia Shinyo.

―¡Oh! ¡Felicidades! ―dije felizmente, cuando me dijo por teléfono que había aprobado el examen.

―Me alegro de que estés contento, Masaki ―respondió ella. Casi nunca parecía divertirse, pero ese día lo hacía.

―Deberíamos hacer algo para celebrarlo. ¿Qué te parece? ¿Quedamos dentro de un rato en el sitio de siempre?

―Sí, de acuerdo.

Felizmente, salí corriendo hacia el parque donde siempre nos reuníamos. No tenía ni idea de lo que me esperaba.

***

 

 

―Sí, de acuerdo. Mmhmm…mmhmm…adiós.

Orihata Aya colgó su celular después de su conversación con Taniguchi Masaki.

Era la primera vez que lo llamaba. Hasta ahora, siempre había esperado a que él llamara, pero Masaki se había preocupado por la preparatoria a la que iba a ir, así que pensó que debía hacérselo saber.

Él se había alegrado. Eso hizo feliz a Aya. Él no sabía que la «educación superior» no era más que un camuflaje para su «misión». No se sentía feliz por ello. No sentía nada al respecto. Pero si algo de lo que ella hacía alegraba a Masaki, entonces Aya también era feliz.

Se dirigió rápidamente hacia su armario.

Desde que conoció a Masaki, su guardarropa había aumentado considerablemente. Si se ponía algo bonito, Masaki le decía que era bonito, así que Aya empezó a prestar atención a su ropa.

No había nada más en su habitación. A excepción de los muebles proporcionados por el propietario del edificio, no había ningún otro mobiliario. Ni televisión, ni mesa, ni siquiera una cama. Sólo había un saco de dormir en el suelo.

Se cambió y salió, dejando que los músculos de sus mejillas se relajaran ligeramente.

La gente apenas acudía al parque donde siempre se reunían. Era un gran cinturón verde rodeado por tres autopistas, lo que hacía que a los padres les diera un poco de miedo sacar a sus hijos a jugar. Por desgracia, también estaba demasiado al aire libre para los jóvenes, por lo que era como una bolsa de aire vacía en el centro de la ciudad.

Aya se sentó en un banco.

Esperando a Masaki mientras los rayos del sol de la tarde atravesaban los árboles por encima de ella, Aya se entretuvo con la breve fantasía de que era una chica normal y feliz.

No sabía exactamente lo que Masaki pensaba de ella. Pero cuando pensó en los secretos que le estaba ocultando… supo que, independientemente de lo que él quisiera de ella, él seguiría siendo importante para ella.

Si él sabía la verdad, ¿seguiría siendo su amigo? Ese era su mayor temor. Con la cabeza baja, Aya esperó a Masaki sin moverse.

Siempre le preocupaba que no viniera. Pero no podía llegar después de él. Sería terrible que él la odiara por eso. Así que siempre llegaba una hora antes de la cita. Pero la reunión de hoy había surgido de forma repentina, así que sólo tuvo que esperar unos diez minutos más.

Mientras Aya miraba su reloj, una sombra se situó ante ella.

Publicidad Y-M3

Pensó que era Masaki, y levantó la vista, sonrojándose ligeramente. Su expresión se congeló.

―¡—!

No era él. Era un hombre muy gordo, con el pelo canoso y una amplia sonrisa. Ojos grandes, redondos y brillantes.

―¿Qué estás haciendo, ‘Camille’? ―le dijo el hombre a Aya, con una voz alta y carrasposa.

La chaqueta de cuero negro que llevaba estaba abierta por delante, pero parecía a punto de romperse en cualquier momento. Brillaba con un resplandor insípido. Llevaba un cinturón alrededor de la cintura con varios bolsillos colgando, cada uno de los cuales tenía un celular.

―Nada de nada ―respondió Aya, respondiendo obedientemente al nombre de «Camille», con los ojos bajos hacia el suelo.

―¿Reunirte con un chico? ―El hombre gordo se burló―. Recuerda quién eres ―Sus ojos no se movieron mientras reía, pero se mantuvieron perfectamente redondos.

Su grasa recaía por completo en la cabeza y el vientre, que eran perfectamente redondos, pero sus brazos y piernas eran delgados y largos como palos. Tenía un aspecto muy poco saludable. Casi no tenía cuello y sus rasgos estaban muy definidos y las mejillas hinchadas, como si se hubiera puesto almohadillas a los lados de la cara.

En ese momento, una ráfaga de viento pasó por su lado, levantando su larga y canosa cabellera. Le faltaba la oreja derecha. Sólo había una herida irregular, como si se la hubieran arrancado.

Publicidad M-M4

El hombre se alisó el pelo, ocultando la herida.

―La cabeza de Aya seguía

―Mira hacia arriba ―dijo el hombre, y ella obedeció, moviéndose bruscamente.

La miró con frialdad.

―¿Se lo has hecho?

No, todavía

―¿Qué estás esperando? Deja que te posea. No estás en posición de hacer un gran problema de algo así.

―Sí…

―Bueno, no es que esa misión necesite ninguna prisa…. pero la otra sí. ¿Has

encontrado alguna pista?

―No, yo… ―Aya empezó a decir, pero fue interrumpida bruscamente cuando el hombre le dio un puñetazo en la cara.

Publicidad M-M4

Aya se cayó del banco y cayó al suelo. Tenía el labio partido y sangrando.

―…………

Pero su expresión no registraba ni dolor ni ira.

―No lo entiendes, Camille, ¿verdad? ¿Qué eres tú? ¿Mm? No cumples con tu deber. No eres más que un producto defectuoso.

Se acercó a ella lentamente y le dio una patada en el costado. La pateó una y otra vez, y cada vez su cuerpo se estremecía.

―…………

Aun así, su expresión no cambió.

―¿Lo ves? No voy a dejar que sigas viva por compasión. Si no eres útil para la Organización Towa… si no eres útil para mí… me desharé de ti cuando quiera. Tenemos muchos más de donde viniste.

Agarró el cuello de Aya, y tiró de ella hacia arriba, poniendo su cara justo en la de ella.

―Ahora escúchame. Está en esta zona ―Su voz se volvió baja y silenciosa, como un cuchillo que se retorcía en sus entrañas―. No sé por qué, pero todas las chicas jóvenes de esta zona saben de él. Es un rumor sin importancia, pero saben de él. Debe haber algo. Averiguar qué es… es tu trabajo. No andar por ahí perdiendo el tiempo con un tipo con el que ni siquiera tienes sexo. ¿Me entiendes?

―Lo entiendo, Spooky E ―Aya respondió en voz baja, sin emoción.

Y entonces, alguien gritó:

―¡Oye! ¿Qué estás haciendo?

Spooky E giró la cabeza hacia la voz. Era Taniguchi Masaki.

―¡Suéltala! ―gritó, corriendo hacia ellos.

Publicidad Y-M3

―¡……! ¡N-no! ―Aya gritó, aterrorizada.

―¿Mm? ―Spooky E frunció el ceño ante su emoción, pero rápidamente sonrió, y la soltó―. Tú debes ser el chico enamorado.

Se giró hacia Masaki, en guardia.

―¡¿Qué le hiciste?! ―Masaki gritó, furioso, y de forma inusual se acercó a Spooky E, blandiendo su puño.

―¡No, Masaki! ¡Huye! ―gritó Aya, desesperada.

―Hunh… ―Spooky E dio un ligero paso hacia un lado, esquivando el golpe.

Spooky E intentó dar un puñetazo a Masaki en la espalda, pero éste había leído el movimiento y fue capaz de girar su cuerpo lo suficiente como para esquivar el golpe y recuperar la distancia.

―¡……! ―Spooky E parecía alarmado.

Masaki recuperó el equilibrio y adoptó una postura. Pero estaba mucho más tenso que el gordo.

(…este tipo está retrocediendo…pero aún así apenas lo esquivé.)

Nunca debería haber sido capaz de moverse así con su peso. Sin embargo…

Los instintos de Masaki le dijeron que ignorara el sentido común. Está claro que este no era un oponente ordinario.

―…Mmph… ―Un sudor frío recorrió su frente.

Spooky E se dirigió a la caída de Aya.

―¿Es este tipo una especie de estúpido artista marcial? ¿O es un MPLS?

¿Es un enemigo de la Organización Towa?

―¡–! ―La cara de Aya se puso blanca―. ¡Nada de eso! Masaki es un humano normal! ―casi chilló, como si la vida de Masaki dependiera de su respuesta.

―Ah, así que sólo es un tipo normal que pensó en aprender un poco de kung fu.

―¿…… ? ―Masaki miró a Aya. ¿Estos dos se conocían?

Aya evitó sus ojos.

Publicidad M-M4

Spooky E aprovechó esta disminución de la guardia y se abalanzó sobre él. Demasiado rápido para que el ojo lo siga, cerró la brecha entre ellos.

―¡Wah! ―Los instintos gritaron peligro cuando Masaki no hizo ningún intento de guardia. Simplemente huyó del ataque.

Rodó por el suelo.

Pero esto le llevó más lejos de Aya.

―¡—! ¡Oh, no! ―No estaba pensando con claridad.

Intentó acercarse a ella rápidamente, pero Spooky E estaba justo en su camino.

―No puedes dejarla y huir solo, ¿eh? Qué héroe.

―…………

―Si fueras un MPLS, tal vez tendría que tener cuidado… ¿pero un humano corriente? Déjame mostrarte por qué me llaman… Spooky Electric ―Abrió los puños.

En las palmas de las manos, sus vasos sanguíneos destacaban de forma antinatural. Líneas azules y rojas los atravesaban.

Masaki creyó oír un crujido procedente de ellos…

―¡Orihata! ¡Corre! ―gritó, sintiendo el peligro.

Pero Aya se limitó a desplomarse, sin hacer ningún intento de levantarse.

―¡Mierda…! ―Masaki se precipitó hacia delante, desesperado.

Sonriendo, Spooky E le esperaba.

En su interior, Masaki pensó: «Al diablo», y, haciendo rechinar los dientes, apuntó una patada justo a la entrepierna desprotegida de Spooky E.

Su maestro de karate le había dicho:

―Si realmente lo necesitas, no lo dudes.

Los dedos de Masaki golpearon directamente en el punto más débil de todo hombre.

Pero… la sensación con la que se encontró su pie estaba mal.

―¿Hunh? ―Miró la cara de su enemigo.

La sonrisa seguía allí, la misma de siempre.

―Demasiado malo ―dijo Spooky E, y con un pequeño y rápido movimiento de pasos, puso las palmas de las manos en la cabeza de Masaki, una a cada lado.

Todo se volvió negro ante los ojos de Masaki, y se desmayó.

***

 

 

La cabeza me palpitaba.

Podía oír voces, pero parecían tan lejanas…

―Por favor, déjalo estar. Todavía no lo hemos hecho. Todavía hay una oportunidad…

―Te ha afectado bastante, ¿eh? Pero si ese chico supiera lo que has hecho, no pensará lo mismo…

―Lo sé… pero por favor… perdónalo.

―¿Eh? Ni siquiera eres humana. ¿En qué estás pensando?

―Por favor…

―De acuerdo, entonces. Lo dejaré vivir… con esa única condición.

―Gracias.

―Pero   no   lo   olvides,   Camille.   Tu   misión   principal   es               encontrarlo.

Encontrarlo…

Eso fue todo lo que escuché. Después de eso, no supe nada más.

***

 

 

Y cuando me desperté, sentí mucho calor a mi alrededor.

―¿Uh……? ―Abrí los ojos, estirándome. La cara de Orihata estaba justo encima de mí.

Publicidad M-M3

―Te despertaste ―dijo ella, gentilmente.

Sorprendido, me incorporé, mirando a mi alrededor. Estábamos en el parque, donde aparentemente me había quedado dormido en un banco.

Nada menos que en su regazo.

―¿Qué? ¿Por qué estoy durmiendo aquí?

Sacudí la cabeza, pero lo último que recordaba era haber recibido una llamada de Orihata y haberle sugerido que celebráramos que la habían aceptado en la preparatoria. No podía recordar lo que había hecho después de eso. Ni siquiera recordaba haber llegado al parque.

―Creo que te insolaste. Cuando llegué, ya estabas dormido ―dijo Orihata con calma.

―¿De verdad? ¿Estaba durmiendo?

―Me sorprendió. Pensé que estabas muerto…

―Vaya… lo siento. ¿Pero una insolación? ―Hacía bastante sol, pero apenas es primavera. Demasiado pronto para tener una insolación, ¿no?

―Lo siento, todo esto es culpa mía… ―dijo ella.

―¡No, no lo es! Soy yo quien se desmayó ―Dije apresuradamente. Parecía que siempre le mostraba estos momentos incómodos e indignos―. Así que íbamos a celebrarlo, ¿no? ¿Hay algo que quieras que haga? Adelante, pídeme lo que sea ―dije, alegremente, sonriendo, tratando desesperadamente de disimular.

Ella parecía de repente muy triste.

Se levantó del banco, dándome la espalda. Hubo un largo silencio.

―…………

Su figura parecía absorber los rayos del sol poniente, como si se fundiera a contraluz.

Parecía muy frágil, casi como un fantasma.

Tras un minuto de silencio, pregunté con cautela:

―¿Qué pasa?

―Masaki… eres muy fuerte, ¿verdad? ―susurró ella, sin darse la vuelta.

―¿Eh?

―Cuando nos conocimos… si no te hubiera salvado, habrías sido capaz de salir de eso tú solo, ¿verdad?

De repente, me encontré en una posición muy incómoda.

―Eh, b-bueno, eso no es…

―Masaki, ¿puedo pedirte un favor? ―Su voz llegó por encima de los hombros.

―Sí. ¡Cualquier cosa!

―Masaki, eres amigo de las chicas de esta zona, ¿verdad?

Publicidad Y-AB

―Eh, sí… supongo.

―Me pregunto si has oído algo de ellas… rumores de un misterioso shinigami.

―¿Rumores?

―Nadie sabe dónde aparece, pero todas las chicas conocen su nombre

―Se dio la vuelta. A contraluz no se veía su cara, y no pude distinguir su expresión―. Todas conocen a Boogiepop.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios