Gaikotsu Kishi-sama, Tadaima Isekai e Odekake-chuu (NL)

Volumen 1

Capitulo 2: El Mercenario Andante

Parte 3

 

 

Mi apariencia probablemente me daba el aire de alguien importante, lo que la hacía dudar de criticarme abiertamente. Por muy injusta que fuera una sociedad de clases, los de abajo no tenían más remedio que aceptarla.

Incluso cuando su hija había actuado a sus espaldas y contratado a alguien que había sacado a la niña del pueblo sin que ella lo supiera, Seona decidió aceptarlo en silencio. O, al menos, eso suponía.

Publicidad M-AR-2

“Me disculpo por mi falta de consideración. Fue increíblemente imprudente de mi parte llevar a la señorita Marca al bosque sin informarle primero. Lamento profundamente mis actos”.

Incliné la cabeza. Era cierto; fue increíblemente desconsiderado de mi parte y me habrían denunciado a la policía inmediatamente si esto hubiera ocurrido en mi propio mundo. Me planteé quitarme el casco para hacer una reverencia, pero pensé que eso sólo complicaría la situación.

Seona parecía sorprendida por esto. Desvió la mirada por un momento.

“¡El señor Arc no ha hecho nada malo! Fui yo quien envió la solicitud de trabajo”. Marca se interpuso entre nosotros y tiró de la manga de su madre, intentando mediar. Seona le sonrió y le acarició la mejilla antes de volver a mirarme.

“Siento que mi hija le haya arrastrado a esto. Pero gracias por acompañarla”.


Seona bajó la cabeza en una ligera reverencia. Marca y el resto de los aldeanos dejaron escapar un suspiro colectivo de alivio.

Una mujer fornida salió de entre la multitud y le dio una palmada en la espalda a Seona, con una amplia sonrisa en la cara. “¡No te preocupes! Cuando oí por primera vez que había un gran monstruo en las afueras del pueblo, supe que todo se resolvería de una forma u otra”.

El resto de los aldeanos asintieron y le dijeron a Seona lo contentos que estaban de tener a Marca de vuelta sana y salva.

Fue entonces cuando recordé el jabalí colmilludo a mis pies. “¿Es este el monstruo gigante del que hablabas?”

Un hombre, un cazador, salió de la multitud. “Ese no es. El que he visto era enorme. Incluso sus ojos eran enormes y tenía seis patas. Nunca había visto nada igual”.

Al oír su descripción, Marca y yo intercambiamos miradas. Ella parecía querer hablar, pero yo negué con la cabeza. Asintió en silencio antes de volverse para mirar a su madre.

No era el momento de hablar del basilisco gigante. Sólo conseguiría que Seona se preocupara más y avivara aún más el fuego de su ira hacia mí y hacia Marca. La joven y yo llegamos a un acuerdo tácito para evitar todo eso.

“Enviamos a un aldeano a avisar al vizconde. Con un poco de suerte, está enviando una fuerza para cazar a la bestia mientras hablamos”.

Mientras Marca y yo continuábamos con nuestra conversación tácita, los aldeanos discutían cómo lidiar con el monstruo.

Aunque ya me había encargado del basilisco gigante, sería una pérdida de tiempo que el vizconde reuniera un ejército.

Por otra parte, no había forma de saber con seguridad que el monstruo que había matado era el mismo que vieron los cazadores. Si una fuerza entraba en el bosque y lo libraba de cualquier otro monstruo, sería una gran noticia para el pueblo.

El cazador interrumpió mis pensamientos, inspeccionando la bestia junto a mis pies mientras hablaba. “¿Qué piensa hacer con esa bestia, señor caballero? Su cabeza se puede utilizar para todo tipo de cosas y los colmillos valen bastante dinero. La carne es bastante buena, también. Si va a llevarlo hasta la ciudad, ¿puedo pedirle que contrate a algunos aldeanos para que le ayuden?”

“Hm, esto es un monstruo, ¿cierto? Me gustaría que curtiera la piel y se la diera a la señorita Seona como regalo. Puede tomar los colmillos y la runa mágica como pago”.

“¡¿Qué?! ¿Está seguro de eso?” El cazador me miró sorprendido.

Me limité a asentir como respuesta y luego me giré para mirar a Seona. Llevaba una expresión de confusión en su rostro.

“Me disculpo por las molestias que le he causado, señorita Seona. Por favor, acepte esta piel como muestra de mis disculpas”.

“Vaya, ¿nos está dando su piel, señor Arc?” respondió Marca antes de que su madre tuviera la oportunidad de hacerlo. Miró emocionada entre el jabalí de colmillos en el suelo y su madre.

Al ver el entusiasmo en la cara de su hija, Seona pareció desgarrada por un momento antes de inclinar la cabeza y aceptar el regalo. “Gracias, señor. Lo aprecio”.

No tenía ni idea de si una piel de jabalí colmilludo era adecuada para este tipo de disculpas, pero no se le ocurría ningún otro uso en ese momento y era todo lo que tenía para dar.

“Y reparta la carne entre los aldeanos”.

Los habitantes del pueblo respondieron con una sonora ovación, agradeciéndome cada uno por su parte.

Al parecer, el pueblo había tenido problemas últimamente, con el aumento de las apariciones de monstruos en los campos. Habían estado discutiendo si enviar partidas de caza o reunir el dinero para contratar al gremio de mercenarios.

Me pregunté si el basilisco gigante había sido el que había empujado a los jabalíes colmilludo fuera del bosque y más cerca de la aldea.

El jabalí colmilludo que había matado fue llevado a la carnicería, junto a la casa del cazador. Mientras los aldeanos llevaban la bestia gigante en un carro, otros que habían oído la noticia se turnaban para echar un vistazo a la captura. Incluso el jefe de la aldea vino a expresar su gratitud.

Cuando todo estaba dicho y hecho, el sol empezaba a ponerse.

Una vez terminadas mis tareas, dejé el curtido y el reparto de la carne en manos de los cazadores y los aldeanos y seguí a Marca y a su madre hasta su casa. Tenía que dejar las flores de kobumi, que aún estaban en mi bolsa.

“Hemos vuelto, Herina”.

En cuanto Seona abrió la puerta, Herina entró corriendo en la casa y se lanzó a los brazos de su madre. Seona levantó a la niña y se disculpó por haberla dejado sola.

Mientras todo esto se desarrollaba, me volví hacia Marca.

Publicidad M-M4

“Señorita Marca, si mis deberes ya están cumplidos, ¿podría proporcionarme la etiqueta de finalización?”

La oficina del gremio de mercenarios me había dicho que el trabajo no se consideraría completo y que no recibiría el pago, si no obtenía una etiqueta del solicitante.

“¡Ah, sí!”

Marca se metió la mano en el bolsillo y sacó una etiqueta de madera, del tamaño de una tarjeta de visita y me la entregó. Tenía el número de la solicitud y otros datos escritos.

“Gracias por todo, señor Arc”.

Marca bajó la cabeza en una adorable reverencia. Su madre hizo lo mismo.

“Lamento sinceramente las molestias que he causado. Ya es hora de que me vaya”. Asentí profundamente en señal de agradecimiento.


Puse la etiqueta de madera de Marca en mi bolsa, me la eché al hombro y salí de la casa. Marca corrió hacia la puerta para despedirse, a lo que yo le devolví el saludo, luego me di la vuelta y comencé a caminar.

Podía oír una charla jovial procedente de la casa del cazador. Probablemente todavía estaban descuartizando al jabalí colmilludo. Mirando al cielo anaranjado, pude ver a los pájaros reunirse en parvadas mientras volaban hacia el bosque.

Si no volvía pronto a Luvierte, las puertas se cerrarían. Por supuesto, podía utilizar el Paso Dimensional para teletransportarme más allá del muro y llegar al pueblo, pero lo reservaba como último recurso.

Me crucé con aldeanos que volvían a casa después de un día en el campo mientras me dirigía a la carretera. Una vez pasados los campos, volví a estar solo y los únicos sonidos eran los del susurro de la hierba y los árboles.

Decidí volver a probar la habilidad Portal de Transportación. La última vez que la utilicé, sólo pude teletransportarme unos pocos metros, quizás porque el hechizo sólo me permitía viajar a un lugar que tenía claramente en mi mente.

Esta vez, centré mis pensamientos en la colina que dominaba la puerta este de Luvierte. No sólo tenía una imagen clara de ella, sino que suponía que poca gente se aventuraba por allí. Si tenía éxito, la capacidad de transportarme instantáneamente a lugares que ya había visitado resultaría increíblemente útil. Sin embargo, también sería probablemente inútil para los lugares en los que todo pareciera más o menos igual, como los bosques y los campos abiertos.

Por si acaso, decidí memorizar la vista de Rata y sus alrededores.

Me volví para mirar el pueblo. A lo lejos, pude ver el humo que salía de las chimeneas mientras las familias preparaban la cena.

Luego, volviendo a dar la espalda a Rata, centré mi mente en mi destino fuera de Luvierte.

“¡Portal de Transportación!”

En cuanto invoqué el hechizo, una columna de luz azul pálida de tres metros de ancho empezó a surgir bajo mis pies. El mundo que me rodeaba se oscureció y me sentí como si estuviera flotando. Lo siguiente que recuerdo es que estaba en la cima de la colina donde había visto por primera vez a Luvierte. Detrás de mí, Rata no aparecía por ningún lado.

Parecía que el Portal del Transportación había sido un éxito. Mientras siguiera memorizando lugares, viajar sería mucho más fácil. Era un hechizo de transporte bastante asombroso.

Mientras sonreía como un tonto, vi a cuatro caballos salir al galope de la puerta oeste de Luvierte. Los caballos corrían en perfecta formación, dirigiéndose al norte, hacia Rata, el lugar que acababa de dejar atrás.

Me pregunté si se trataría de la tropa de avanzada o tal vez de un grupo de exploración, enviado por el vizconde tras recibir el informe del basilisco gigante. Con suerte, su presencia ayudaría a los aldeanos a dormir tranquilos esta noche.

Bajé la colina, atravesé la puerta este de Luvierte y me dirigí a la oficina del gremio de mercenarios. Detrás de mí sonó la campana que indicaba el cierre de las puertas. Había llegado justo a tiempo.

Cuando entré en la oficina del gremio, me recibió el ya familiar hombre con aspecto de oso, con una sonrisa de aspecto siniestro en su jaula. Me sorprendió que Marca hubiera podido venir aquí y presentarle su petición.

“Misión cumplida. Aquí está la prueba”.

Publicidad G-M1



Saqué mi solicitud y las etiquetas de finalización de mi bolsa y las dejé sobre el mostrador. Tras comprobarlas, el oso me entregó mi moneda de plata. Con eso, mi trabajo estaba terminado.

Volví a mi posada habitual y pensé en lo que haría al día siguiente.

***


 

 

En un rincón de la mansión Luvierte había una habitación que parecía haber sido arrasada por un tornado. En su interior había un hombre que rebuscaba intensamente entre los objetos que habían sobrevivido a la embestida inicial. El señor mayor lucía un impresionante bigote y un cuerpo musculoso que su costosa ropa se esforzaba por contener. Parecía estar sumido en sus pensamientos. Este hombre desorganizado era Horcos Farren, el comandante del regimiento de caballeros de la provincia.

Se encontraba pensando en un problema mientras rebuscaba en la montaña de libros y papeles esparcidos por la habitación.

En ese momento llegó una sirvienta. Se llevó la mano a la sien mientras miraba al hombre. Aunque su boca se convirtió en una sonrisa, sus ojos delataron su enfado.

“Padre, ¿por qué estás destrozando esta habitación? Acabo de limpiarla”.

La veinteañera llevaba el pelo rojo y rizado corto, cortado a la altura de la nuca. Sus hombros se tensaron mientras fijaba sus decididos ojos verdes en el caballero comandante.

“¡Oh, Rita! ¿Has visto mi copia del Bestiario de Monstruos de Carcy Held? Lo puse en algún lugar por aquí…” El hombre ignoró las airadas objeciones de su hija mientras echaba un vistazo a la habitación.

Rita, por su parte, dejó escapar un suspiro y miró a su padre como quien mira a un hombre que necesita ayuda. Esto era algo habitual.

“¡Hmph! Lo he vuelto a poner en la estantería, que es exactamente dónde deben estar los libros importantes. Está aquí, ¿ves?”

Rita sacó un grueso libro encuadernado en cuero de una estantería cercana y lo puso delante de la cara de Horcos.

“¡Ah, así que ahí estaba!”

Horcos cogió el libro de Rita y empezó a hojearlo. Al ver la mirada seria de su padre, Rita empezó a limpiar el desorden, con los hombros caídos.

“¿Por qué buscabas eso?”, preguntó mientras se dedicaba a recoger los libros desechados. Sus ojos permanecieron fijos en la página que tenía delante mientras respondía.

“Al parecer, ha aparecido un monstruo gigantesco en un pueblo cercano. Si no recuerdo mal, es un monstruo bastante problemático de tratar”.

Como comandante de los caballeros de la provincia, Horcos era un luchador formidable. Para que pensara en algo como problemático, debía ser bastante serio.

Al notar la inquietud en los ojos de su hija, Horcos levantó la vista del libro y le dedicó una amplia sonrisa.

“No pasa nada. Sólo una pequeña molestia, nada más. No hay que preocuparse”.

“¡No me preocupaba!”

Las mejillas de Rita se sonrojaron ante la sonrisa de su padre. Apartó la mirada, poniendo su rostro en un ceño decidido.

“Ya veo. Bueno, debo ir a visitar al amo Buckle. Hoy y mañana estarán bastante ocupados”.

Horcos se puso el libro bajo el brazo y acarició la cabeza de su hija al salir por la puerta.

Publicidad M-M1

A la mañana siguiente, temprano, un contingente del ejército de Luvierte reunido para exterminar al basilisco gigante inició su marcha hacia Rata. El contingente contaba con 140 hombres, aunque sólo un centenar de ellos participaría en la lucha real. En la retaguardia de la comitiva se encontraban los hombres encargados de otros aspectos logísticos, como el transporte de equipos y provisiones de alimentos.

Como la batalla tendría lugar en un bosque, los únicos caballos que los acompañaban eran los utilizados por los carruajes y los caballeros, dejando a la mayoría de los hombres marchar a pie. Con Rata a medio día de viaje a caballo, se esperaba que el ejército de la provincia llegara por la tarde si seguían al ritmo actual.

El día anterior se había enviado a diez soldados para que definieran el posicionamiento de las tropas y otros asuntos con el jefe de la aldea. Esto permitiría al ejército comenzar sus preparativos de guarida en la plaza del pueblo y enviar patrullas al bosque para buscar al monstruo tan pronto como llegaran.

En el centro de la comitiva, sobre un magnífico caballo, cabalgaba un hombre que destacaba entre todos ellos. Ese hombre era Horcos, comandante de los caballeros. En marcado contraste con la noche anterior, ahora tenía un aspecto regio, ataviado con una armadura de bella factura.

Horcos sujetaba las riendas de su caballo con una mano y con la otra rebuscaba en la bolsa que llevaba detrás para sacar un trozo de pan. Después de unos cuantos bocados, bebió un trago de su cantimplora de cuero.

Un joven caballero acercó su caballo y llamó a Horcos. “Comandante Horcos, comer encima de su caballo no es precisamente propio de un caballero”.

El comandante sonrió alegremente en respuesta. “¡Los caballeros rurales como nosotros no necesitamos preocuparnos por los modales! Esta mañana hemos estado tan ocupados que no he tenido tiempo de comer. Apenas pude mantener mi estómago tranquilo con el tentador olor del pan recién horneado de mi hija que salía de mi bolsa”.

“¿Lo ha hecho la señorita Rita?” El joven caballero miró con anhelo el pan en la mano de su comandante.

“Consigue el tuyo, Giovanni. Si quieres que mi hija te haga el pan, será mejor que te cases con ella primero”.

“No, quiero decir… debería establecerme como caballero primero, antes de…” El joven caballero respondió entre dientes a la reprimenda de Horcos antes de colgar la cabeza.

“Ella cumplió veinte años este año. Si sigues postergando las cosas, tendré que presentarle a otro hombre”.

El rostro de Giovanni palideció ante la amenaza del comandante y su voz chirrió al responder. “¡No, espera! Nos casaremos en cuanto termine esta misión. Esta vez con toda seguridad”.

Podía sentir los ojos de los otros hombres sobre él y escuchar sus risas apenas disimuladas mientras observaban el intercambio.

La comitiva de soldados llegó a Rata a primera hora de la tarde.

Después de que el comandante Horcos intercambiara saludos con el jefe de la aldea, el ejército se dedicó a montar sus tiendas en el centro de la plaza de la aldea, ya que los aldeanos habían preparado el amplio espacio abierto para que el ejército se estacionara. En medio de la gran afluencia de gente, las patrullas de exploración empezaron a reunirse para rastrear al monstruo.

Había tres patrullas, divididas en grupos de tres soldados cada una, con una persona adicional del pueblo -cazadores y otras personas que habían visto al monstruo- asignada a ellos como guías. Decidieron dirigirse hacia el bosque inmediatamente, mientras el sol aún estaba alto en el cielo.

Después de despedir a las patrullas de exploradores al entrar en el bosque, Giovanni se volvió hacia Horcos, que observaba cómo los árboles se mecían suavemente con la brisa. “¿Hay realmente un basilisco gigante en este bosque?”

“¿Quién puede decirlo? Pero es difícil imaginar que los cazadores confundan a un monstruo tan distinto con otra cosa. Incluso si no hubiéramos oído informes similares antes, no es como si conociéramos a todas las criaturas que acechan en el bosque”.

Horcos se acarició la barba, como si reflexionara sobre el significado de sus propias palabras.

Más tarde, esa misma noche, las patrullas de exploración regresaron con un informe sorprendente.

“El primer escuadrón encontró al monstruo, el basilisco gigante, en el bosque. Era grande, de unos nueve metros de longitud”.

“El segundo escuadrón no encontró ningún monstruo y no tiene nada que informar.”

Publicidad M-M2

“El tercer escuadrón descubrió el cuerpo de un basilisco gigante de ocho metros, con el estómago abierto. Parece haber muerto recientemente”.

Después de escuchar los informes de cada uno de los jefes de escuadrón, Horcos se cruzó de brazos y arrugó la frente, con una expresión pensativa en su rostro. Los caballeros encargados de exterminar a los monstruos se habían reunido en una gran carpa en la plaza del pueblo de Rata y todos llevaban la misma expresión de preocupación que su comandante.

Giovanni estaba al lado de Horcos, con los ojos entrecerrados y una expresión seria en su rostro mientras hablaba. “¿Dos basiliscos gigantes? Eso sí que es difícil de creer”.

Horcos levantó la vista, dirigiendo su mirada a los líderes de los tres escuadrones.

“Había dos, pero los miembros del escuadrón informaron de que uno ya estaba muerto. Entonces, ¿qué lo mató? ¿Podría ser obra de otro monstruo? ¿Uno capaz de matar a un basilisco gigante?”

El líder del Tercer Escuadrón se mantuvo firme bajo la mirada de Horcos y ofreció sus observaciones sin dudar un instante. “Parecía ser obra de un humano. El golpe mortal fue un golpe limpio que atravesó su estómago y salió por su espalda, y el corte en su vientre parecía ser de alguien que tomó la piedra rúnica de la criatura, que faltaba en su cuerpo.”

Los otros caballeros intercambiaron miradas incrédulas entre sí. Horcos compartía su sentimiento, pero no podía dejar traslucir sus propios sentimientos. En cambio, dirigió su mirada a Giovanni.

Giovanni supuso que el comandante buscaba su opinión, pero no podía creer que un humano solo pudiera derribar tan fácilmente a un basilisco gigante. Sólo había una posibilidad.

“¿Podría ser obra de los elfos? Sus soldados son increíblemente hábiles en el combate. He oído que utilizan la magia de la tierra para atravesar a sus enemigos y el propio viento para despedazarlos”.

Varios caballeros asintieron con la evaluación de Giovanni, aparentemente convencidos.

Había varios clanes de elfos en el continente. Eran famosos por dedicar sus largas vidas a mejorar sus habilidades marciales, así como por su capacidad para manejar una magia poderosa. El Reino de Rhoden tenía una larga historia de meterse en conflictos brutales con los elfos y posteriormente perderlos a un gran costo, cuando invadían los bosques donde residían los elfos.

Uno de los caballeros ofreció un argumento en contra de la sugerencia de Giovanni. “He oído que los elfos viven mucho más al este. ¿Realmente vendrían hasta aquí?”

Otros caballeros asintieron con la cabeza.

Horcos frunció el ceño mientras miraba a cada uno de los hombres que estaban en la tienda. “Por ahora, deberíamos alegrarnos de que uno de los monstruos ya haya sido exterminado y centrarnos en cómo ocuparnos del restante”.

Publicidad M-M5

El líder del tercer pelotón tomó la palabra. “¿Hay algún espacio abierto donde podamos acercarnos al basilisco gigante y lanzar nuestro ataque?”

“Lo hemos encontrado en una zona muy abierta. Debería ser bastante fácil agruparnos y enviar un regimiento”.

“Entonces, ¿mañana nos dirigiremos al bosque y lo exterminaremos?”.

Horcos esbozó una sonrisa irónica mientras negaba con la cabeza en respuesta a la sugerencia de Giovanni.

“Enfrentarse a un basilisco gigante no es tan fácil. Si no tenemos cuidado, seguramente sufriremos grandes pérdidas. Mañana entraremos en el bosque para inspeccionar la zona y comenzar los preparativos mientras nuestras patrullas siguen sus movimientos”.


No hubo objeciones a la decisión del comandante. Todos los caballeros asintieron y volvieron a sus respectivos puestos.

La plaza de la aldea, normalmente tranquila, se llenó del estruendo de las hogueras y del nervioso bullicio de los soldados que esperaban la llegada de la mañana.

Al día siguiente, más de la mitad del contingente del ejército de Luvierte en Rata se adentró en el bosque, hasta llegar a la cima de una suave colina inclinada. La ladera estaba flanqueada por árboles desiguales, cuyas ramas estaban cubiertas por completo de flores blancas como pelusas. El viento llevaba consigo el delicioso aroma de las flores.

Dado que la fuerza del ejército sería casi inútil cuando se combatiera en el bosque, habían decidido enfrentarse al basilisco gigante en la llanura abierta de la que habían oído hablar en el informe del día anterior.

Giovanni miró a través de la colina. “Este parece un buen lugar”.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios