Boogiepop And Others (NL)

Volumen 1

Preludio: Abriendo El Panel Shoji

 

 

Boogiepop And Others Volumen 1 Preludio Novela Ligera

 

Publicidad Y-AR

Abriendo el panel shoji, el chico dio un paso hacia el tatami del oscuro salón de té.

—………

Sin decir palabra, miró al centro de la habitación. Cojines y mesas bajas estaban dispersas por todas partes.

Sólo una pequeña cantidad de luz lograba perforar la malla decorativa por encima de la puerta y entrar en la habitación, lo que dificultaba ver con claridad.

Pero podía ver la escena fácilmente.

Publicidad M-M4

En el centro de la habitación había una chica. Una mirada y supo que estaba muerta.

Estaba boca abajo, con gruesos calcetines blancos de algodón sobre sus delgadas piernas, lanzadas al aire como los brazos de una porrista en una sesión de animación. Sus hombros estaban flácidos en el suelo, su cabeza girada por lo que miraba en la misma dirección que su cuerpo. No había sangre en ninguna parte.

Su largo pelo negro parecía fluir por el tatami, y sus ojos vacíos parecían mirar fijamente al chico.

—………

El chico dio un lento paso hacia atrás.

Mientras lo hacía, algo caliente se deslizó hacia abajo desde arriba, sólo rozando la punta de su nariz.

Asustado, miró hacia arriba, hacia el techo. Se congeló.

—Me viste —dijo el asesino colgado del techo. Llevaba la ropa de una chica pero era una criatura de género indefinido—. Ahora que me viste, no puedo permitir que vivas —Su voz estaba entre la risa y el canto.

Un momento después, el chico sintió que su cuerpo se desplomaba, mientras la criatura se lanzaba hacia él.

—¡Gah!

Por alguna razón, el chico se sentía extrañamente feliz.

***

 

 

…Los hechos reales probablemente conforman una historia muy simple. A la distancia, parecen ser bastante confusos; no tienen ningún hilo claro que los conecte, pero la realidad es que se trata, sin duda, de una historia mucho más sencilla y común.

Pero desde nuestro punto de vista personal, ninguno de nosotros fue capaz de ver el panorama completo. Todas las personas que de alguna manera tuvieron un papel en esta historia fueron incapaces de ver más allá de su rol.

Mi nombre es Niitoki Kei.

Estoy en mi segundo  año en la Academia Shinyo. Soy tan pequeña que a menudo me confunden con una estudiante de secundaria o, lo que es mucho peor, con una niña de primaria. A pesar de todo esto, soy la presidenta del comité de disciplina estudiantil.

—Kei es como una hermana mayor. Puede que parezca una niña, pero simplemente hay algo confiable sobre ella —me dicen siempre mis amigos, en tono de burla.

No me considero una persona particularmente seria, pero todos a mi alrededor parecen pensar que lo soy. Siempre me piden algún tipo de consejo o ayuda, y tengo una especie de problema por el que no puedo decirles que no.

—¿Puedes, Kei?

Publicidad Y-M2

—¡Niitoki, por favor!

Alguien me dice estas palabras y no puedo quedarme de brazos cruzados.

Pero esto básicamente no tiene nada que ver con que yo esté en el comité disciplinario.

Nuestra escuela es solamente un lugar de nivel medio, pero como muchas otras preparatorias, considera que la orientación es el trabajo de los maestros, y el comité disciplinario está ahí sólo como decoración. Es triste, de verdad. Hay un buen número de estudiantes que se han escapado de casa o que han desaparecido este año, pero a ninguno de los maestros le importa lo suficiente como para esforzarse por encontrarlos, y todo lo que hace el director es quejarse sobre el gran problema que son y lo mal que reflexionan sobre la escuela. Lo que sea.

Todo lo que esta actitud negligente hace es irritarme. Mi diminuto sentido del bien y del mal es casi inútil. No es como si me fueran a escuchar.

Publicidad G-AB




Si nos pasara algo importante, no podríamos hacer nada al respecto.

En ese momento, no sabíamos nada.

Verás, todas las personas cercanas a mí, incluida yo misma, no teníamos forma de saber los problemas de los demás o simplemente contra qué estábamos luchando. Simplemente teníamos que adivinar ciegamente y actuar de acuerdo con nuestros instintos.

El hombre que vino del cielo, la mujer que hizo de su diseño, los retorcidos y extraños acontecimientos que provocaron deben haber comenzado en esa época.

Justo cuando me rompieron el corazón.

0 0 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios