86 [Eighty Six]

Volumen 10: Neotenia Fragmentaria

Capítulo 8: Las Orillas del Leteo

Parte 2

 

 

Los padres de Shin emigraron a la República desde el Imperio Giadian, lo que le convierte en ciudadano de la República de segunda generación de ascendencia Giadian. Su familia no había sido ciudadana de la República durante mucho tiempo. Raiden pensó que podría estar familiarizado con la cultura del Imperio debido a la influencia de sus padres. Si sus abuelos u otros parientes habían permanecido en el Imperio, quizás incluso había visitado el país alguna vez.

Sin embargo, Shin se limitó a negar con la cabeza.

Publicidad M-AR

“No, nunca he estado en el Imperio. Apenas recuerdo a mis padres… Me parece un país extranjero.”

Luego exhaló y volvió a mirar a Raiden.

“¿Y tú? ¿Tu familia no era inmigrante del Imperio?”

“No, ese era el abuelo de mi abuelo… ¿o era el abuelo de ese…?”

Debió de ser hace doscientos años cuando la familia de Raiden se trasladó a la República. Llamarlos sus antepasados le parecía una descripción bastante correcta. Un pueblo entero se mudó del Imperio a la República, pensó Raiden mientras miraba cómo el espeso manto azul del cielo se fundía en el horizonte. Shin miró en la misma dirección, probablemente sintiendo lo mismo que él.

Publicidad Y-M1

Habían llegado a su supuesta patria, al lugar de donde procedía su linaje. Si las cosas hubieran sido un poco diferentes, ésta podría haber sido su tierra natal. Pero aunque finalmente habían puesto un pie aquí…

“Al final, este lugar… no es el que nos corresponde.”

“… Supongo que no.”

En algún lugar de la distancia, oyeron el agudo llamado de un faisán.

Fido realmente se superó a sí mismo.

“… Un calentador de agua solar. Ya veo. Admito que no había pensado en eso.”

“Y su sistema de bombeo de agua y el generador de energía solar aún están operativos…”

“Esta cosa probablemente puede calentar el agua de un contenedor sin problemas, pero… ¿no es Fido un poco demasiado inteligente?”

Sacaron agua del río y la colocaron en tanques de gran capacidad que calentaban el agua mediante paneles solares. Mientras Anju y Kurena chocaban los cinco con entusiasmo, Fido parecía ligeramente jactancioso.

Sentado en su nido entre los arbustos, el pequeño animal roía las espinas del pescado que las extrañas criaturas le habían arrojado ese mismo día. Pero, de repente, oyó el eco de un peculiar aullido que llegaba desde lejos a través del resplandor y aguzó las orejas con preocupación.

“¡Whoaaaaaaaaa, tan cálidooooooooo…!”

Era un sonido curioso, distinto al aullido de un lobo. Tal vez fueran esas extrañas criaturas de antes. Ciertamente tenía un tono extraño que encajaría con esas extrañas criaturas. No volvió a escuchar esa voz después de eso. Y así, con un movimiento de su esponjosa cola, el zorro volvió a su tarea de roer los huesos.

“¡Whoaaaaaaaaa, tan cálidooooooooo…!”

“Kurena, si gritas tan fuerte la Legión podría oírte.”

Pero Kurena estaba tan excitada por la perspectiva de un baño después de tanto tiempo que la advertencia de Anju no le llegó. Parecía feliz hasta el punto de que, si tuviera cola, seguramente la estaría moviendo vigorosamente mientras chapoteaba en el recipiente lleno de agua caliente. Este recipiente era lo suficientemente grande como para contener múltiples cartuchos de 57 mm, y lo escondieron dentro de un edificio al que le faltaba el techo, lo que les permitía ver el cielo enrojecido.

Visiblemente satisfecha, Kurena se mojó hasta los hombros en el agua, que se calentaba con energía solar.

“En verdad se siente bien… Probablemente se enfriará más a medida que pase el tiempo. Me gustaría que Shin y los demás pudieran entrar con nosotras…”

Como era de esperar, los tres chicos no estaban allí. Dejaron que las chicas se dieran el primer chapuzón y estaban esperando fuera del edificio, cargando una pequeña provisión de alimentos enlatados en el contenedor de Fido. Al ver que Anju suspiraba y la miraba con reproche con un ojo cerrado, Kurena se sobresaltó.

Publicidad M-M4

“¡¿Q-Qué he dicho?!”

“Dices cosas muy atrevidas sin siquiera pensarlo, pero no te atreves a llevarlas a cabo. Ese es tu problema, si me lo preguntas.”

Publicidad M-M1

Al darse cuenta de lo que acababa de decir, Kurena se puso roja hasta las orejas.

“¡N-No! Eso no es lo que quería decir…”

“Además, me resulta extraño tener que mencionarlo, pero te das cuenta de que sólo las niñas pequeñas dirían eso, ¿verdad? Suplicar a tu hermano mayor que se bañe contigo y cosas así. Estoy bastante segura de que dicho hermano mayor empezaría a perder la paciencia contigo.”

“Pero eso no es lo que yo—. Espera, ¡¿en serio?!”

A pesar de estar sentada en agua caliente hasta los hombros, esta vez Kurena se puso muy pálida, provocando otro suspiro de Anju.

Publicidad M-M4

“… Y para colmo, decirlo en voz alta cuando estamos al alcance del oído es una de las malas costumbres de Kurena…”

Sumergiéndose en el agua, que se había enfriado un poco con el paso del tiempo, y apoyando los brazos en el borde del recipiente, Theo miró al cielo violeta mientras la oscuridad de la noche se adentraba y las estrellas se hacían visibles.

El propio Shin se hizo el desentendido y fingió no haberla escuchado, mientras que Raiden permaneció en silencio, mirando hacia otro lado al no encontrar palabras con las que abordar esto. Sin embargo, Shin probablemente se llevó la peor parte. Theo no esperaba una respuesta y no dijo nada más.

Cuando escucharon el comentario de Kurena, todos se atragantaron con su té de hojas de pino. Bañarse con ellas no era una idea con la que pudieran estar de acuerdo, desde luego.

“Shin… ¿Por qué crees que Kurena es una niña pequeña por dentro…?”

“… No me preguntes.”

Fue bastante justo.

Volvieron a su campamento en el fortín y se sirvieron inmediatamente la sopa enlatada y las galletas duras que encontraron. Los chicos se envolvieron en mantas calientes y recién lavadas que olían a luz solar y pronto se quedaron dormidos.

Su marcha sin apoyo a través del territorio enemigo agotó sus suministros cada día. Esta falta de equipo se ceñía lenta pero inexorablemente a sus cuellos como una fina soga de seda. Acamparon durante días en las gélidas temperaturas del otoño, comiendo raciones sintéticas que no eran dignas de llamarse comida y, desde luego, no estaban destinadas a mantener a Ochenta y Seis con vida.

Este viaje no hizo más que agotarles y darles pocas oportunidades de descansar. El cansancio se estaba acumulando, pero no eran conscientes de ello. Y todos se dieron cuenta, en el fondo, de que si esto seguía así, no durarían mucho.

La escalofriante lluvia había pasado el día anterior, y la Legión no estaba cerca. El fortín en el que se encontraban no permitía que el viento de la montaña ni los animales les molestaran.

Y así, habiendo encontrado un lugar de descanso seguro por primera vez en mucho tiempo, los chicos cayeron en un profundo sueño. El silencioso ulular de los búhos no perturbaba su sueño. Sólo Fido se sentó en cuclillas junto a la pequeña ventana del fortín, bañado por la luz de la luna mientras escuchaba sus silenciosas respiraciones.

***

 

 

—Mm.

Al oír una voz que tiraba de su conciencia, Shin se despertó de su sueño superficial de esa mañana.

Publicidad M-M5

Una de las voces se había acercado más en comparación con el día anterior. Era una sola unidad, lo que significa que probablemente no estaba de patrulla. Las unidades de patrulla de la Legión se mueven en pelotones o compañías. Y la extraña dirección en la que se movía implicaba que tampoco los estaba buscando…

No, esta voz estaba…

¿Está… llamando?

Pero no estaba llamando a Shin. No estaba llamando a nadie en particular.

Alguien. Cualquiera.

Por favor… Quien sea…

… termine conmigo…

Entrecerrando los ojos, Shin se quitó la fina manta del cuerpo.

La otra unidad parecía haberse detenido por hoy. Así que Shin se puso en pie en silencio.

Cuando despertaron, Shin se había ido.

“… ¿Qué está haciendo ese idiota?”

Fido todavía estaba allí, y también Undertaker. Lo que significaba que no había huido de ellos. Intentaron conectarse a él a través del Para-RAID, pero cerró la Resonancia en cuanto se conectaron, lo que no hizo parecer que estuviera en problemas. Eso sí, se llevó el rifle de asalto que guardaba en la cabina de Undertaker y su pistola habitual.

En serio, ¿qué demonios está haciendo?

Esperaron un rato, pero no volvió. Kurena empezó a moverse preocupada, por lo que Raiden decidió que era el momento de ir a buscarlo.

Descendieron por el terreno elevado y, afortunadamente, encontraron un camino embarrado en el que aún había un par de huellas frescas que conducían a las ruinas de la ciudad. Las huellas de barro pronto se secaron y desaparecieron, por lo que sólo pudieron ver la dirección general en la que había caminado. Viajaron a lo largo del borde exterior de la ciudad, encontrando finalmente…

“… ¿Un zoológico?”

La palabra estaba escrita en un gran cartel con letras llamativas y doradas. El letrero estaba encima de una puerta diseñada como vides de rosas y rodeada de muros de piedra blanca y una valla plateada. Sin embargo, no era un gran zoológico. Quizá el gobernador de la ciudad lo había hecho como parte de un pasatiempo y lo había abierto al público. De hecho, las jaulas y las losas del pavimento parecían estar dispuestas de forma elegante.

Se trataba de una ciudad provincial cercana a la frontera y una fortaleza militar, por lo que los nobles del Imperio debían tener mucho tiempo y dinero de sobra para construirlo.

Pero esas eran las únicas cosas que habían quedado del pasado.

Esta ciudad probablemente había sido evacuada y abandonada para escapar de la Legión. A juzgar por la cantidad de suministros que se dejaron intactos, era fácil imaginar que la evacuación se hizo con bastante prisa. Y, por supuesto, la gente estaba tan dispuesta a salir con vida que no tuvo tiempo de liberar a los animales de sus jaulas.

Detrás de una jaula con barrotes diseñados como parras enroscadas estaba el esqueleto blanqueado de algún animal grande. La placa empolvada que había a su lado decía que era un tigre, pero ya no quedaban rastros de su imponente físico ni de su brillante pelaje rayado.

Un león. Un oso polar. Un caimán. Un pavo real. Un águila negra… Todos ellos reducidos a esqueletos. Uno de una hiena estaba sentado en su jaula, con las mandíbulas apretadas en los barrotes en un intento de salir a mordiscos. Tal vez murió de sed antes de que la Legión llegara a matarla.

Estas jaulas servían para evitar que los animales raros se escaparan, pero también impedían que los carnívoros, como los lobos y los zorros, se comieran los cadáveres. En cambio, esto permitía que las criaturas más pequeñas simplemente se descompusieran. Pensar en estos animales, que habían sido sacados de sus hogares lejanos y encerrados en jaulas, sólo para que se pudrieran en el cemento sin llegar a ser alimento para nada… Les produjo a los cuatro una sensación de vacío terrible.

Publicidad M-M2

A ellos también los habían sacado de su patria y los habían encerrado. Para ellos, estaban enjaulados en el campo de batalla, donde se les obligaba a morir inútilmente en la batalla. Sus vidas no dejarían nada. Sus vidas no tendrían ningún valor.

Estos animales son como nosotros los Ochenta y Seis…

Tal vez el hecho de llevar el nombre de un perro le dio una extraña sensación de parentesco, porque Fido se detuvo inmóvil cerca de los huesos de lo que supuestamente era un extraño canino de origen oriental. Probablemente sintió algo parecido a lo que sintieron los Ochenta y Seis, a pesar de estar acostumbrado a ver esqueletos gracias a su trabajo de recogida de los cadáveres de los muertos de la guerra.

Los cadáveres de los animales, abandonados a su suerte sin ningún lugar al que ir ni ningún propósito para sus vidas.

“¿Así es como vamos a…?” Kurena susurró suavemente.

Luego frunció sus ásperos labios, como si tuviera miedo de terminar esa frase. Pero todos sentían que sabían lo que iba a decir.

¿Es así como vamos a morir? O…

Sin que nadie lo supiese, sin poder tocar la vida de nadie, simplemente desapareciendo y siendo olvidados…

Cuatro personas y una máquina desfilaron por este zoológico abandonado, bordeado de jaulas decoradas que encarcelaban los restos sin vida de aquellos animales. Pasaron en silencio por este despliegue de muerte sin límites.

Y en el extremo más alejado del zoológico, encontraron una jaula plateada más grande y más decorada que el resto. En su interior estaba el gran cráneo de un elefante, que los miraba a través de sus cuencas oculares vacías. Allí estaba Shin, de espaldas a ellos. Y justo delante de él, yacía, con sus ocho patas dobladas y rotas…

Un Löwe.

Raiden sintió que toda la sangre se le escapaba de la cara de golpe. El espantoso recuerdo de cómo a una de sus compañeras de escuadrón, Kaie, le cortaron la cabeza por el brutal ataque de un Löwe afloró en su mente.

“¡¿Shin?!”

Se apresuró a acercarse a Shin antes de que éste pudiera siquiera pensarlo. Se quitó la correa de su fusil de asalto del hombro y lo agarró con un movimiento familiar.

“¡Idiota! ¡¿Qué estás haciendo?!” Gruñó.

“—Está bien, Raiden.” Dijo Shin en voz baja. “No es peligroso… Es incapaz de moverse.”

86 Volumen 10 Capítulo 8 Parte 2 Novela Ligera

 

Sus ojos sanguinolentos estaban fijos en el Löwe, que estaba agachado y arrugado, aparentemente incapaz de moverse. Al acercarse a él, quedó claro que estaba destrozado. Su torreta estaba inclinada hacia un lado y no se movía, y su amenazante cañón de 120 mm estaba desgarrado. Sus ametralladoras habían desaparecido, aparentemente por completo.

Y finalmente, la sangre vital de la Legión —las plateadas Micromáquinas Líquidas que servían como su procesador central— fluyó fuera de él, incapaz de retener su forma al filtrarse por un gran agujero… que probablemente había sido infligido por un proyectil de calibre 120 mm.

Habiendo matado a la Legión tantas veces como él, Raiden podía decir que esto era un daño fatal para un Löwe. Al igual que sus compañeros, que observaban su intercambio a poca distancia, y Shin, que había luchado y sobrevivido a las batallas contra la Legión más tiempo que ningún otro. Estaba indefenso, con su rifle de asalto aún colgado del hombro, frente a un gigantesco monstruo de la Legión que normalmente podría partir en dos a un humano con un solo movimiento de sus patas metálicas.

Contempló a este dron de combate que se desmoronaba con una mirada que casi parecía sombría.

“Podía oírlo acercarse desde ayer. No podía ser un explorador en una patrulla, y parecía que iba en otra dirección. Así que pensé en ignorarlo… Pero esta mañana, tuve la sensación de que me llamaba.”

“… ¿Te llamaba?”

“Dijo que quería que alguien, cualquiera, estuviera a su lado.”

Publicidad M-M3

Y la razón por la que quería que alguien estuviera allí estaba clara para cualquiera que viera el lamentable estado de este Löwe.

No quiero morir solo.

“Eso no es lo que dijo al borde de la muerte, así que tuve la sensación de que eso era lo que quería decir. Todo lo que puedo escuchar es una repetición de sus últimas palabras.”

“¿Y qué dice?”

“Quiero volver.”

Era una voz silenciosa y suave, pero una parte de ella parecía un reflejo del propio deseo de Shin, y al escucharla, Raiden sintió que su propio corazón se estremecía. Era como la expresión de un deseo anidado en lo más profundo de su ser.

Quiero volver.

Sí, tal vez sea así. Tal vez una parte de él había estado deseando esto todo el tiempo.

Quiero volver. Volver.

Pero ¿volver a dónde? No tenían ningún lugar al que volver. No recordaban tal lugar. No había ningún lugar al que regresar.

“Simplemente quiere volver a casa… Es un Ochenta y Seis. Y a diferencia de nosotros, es de los que todavía puede recordar su casa y su familia.”

Este Ochenta y Seis era probablemente más viejo que ellos, o tal vez simplemente no sobrevivió lo suficiente como Procesador para que sus recuerdos fueran quemados por los fuegos de la guerra. En cualquier caso, este Löwe deseaba tanto volver a ese lugar que, incluso después de su muerte, intentaba arrastrar su cuerpo roto y destrozado para intentar regresar.

Pero al final, no pudo llegar allí. No había ningún lugar al que regresar, por lo que al final… no era diferente a Raiden y al resto. Un Ochenta y Seis arrojado al campo de batalla, donde fue forzado a vivir y destinado a morir. Un Ochenta y Seis que no pertenecía a ningún lugar excepto al campo de batalla. Y así…

¿Te escapaste del campamento y viniste hasta aquí por un fantasma mecánico de alguien que ni siquiera conoces?

Raiden se rascó la cabeza, medio exasperado. De ser así, no había mucho más que Raiden pudiera decir. No a este Reaper Sin Cabeza que se encargaba de recoger a los compañeros que morían en el camino, recordándolos y llevándolos con él a su destino final…

“Eso no compensa el hecho de que te hayas levantado y marchado sin decir nada.

Idiota…” Le espetó Raiden.

“Si, debí avisar.” Dijo Shin.

Pero no dijo que se arrepintiera, lo que Raiden admitió a regañadientes que era típico de Shin. Incluso mientras hablaban, Shin mantuvo su mirada fija en el Löwe. Raiden entrecerró los ojos con duda. No podía ser, pero…

“No estarás pensando en llevarlo contigo, ¿verdad?”

“No, no puedo hacerlo. No sé su nombre ni nada sobre él.”

Shin podía oír las voces de la Legión, pero no podía comunicarse con ellas. Como acaba de decir Shin, todo lo que podía oír era el susurro ininteligible de un intelecto mecánico o una repetición constante de los últimos pensamientos de los muertos antes de que su vida llegara a su fin. No podía comunicarse con ninguno de ellos, ni siquiera con los Pastores, que conservaban los recuerdos y las facultades mentales que tenían en vida.

Dicho esto, si Shin supiera aunque sólo fuera el nombre de esta persona, se habría empeñado en llevarla aunque fuera una unidad de la Legión. De hecho, Raiden no recordaba que Shin se refiriera a la Legión como trozos de chatarra o que los maldijera de la misma manera que otros lo hacían habitualmente.

Apreciaba a su hermano lo suficiente como para pasar los últimos cinco años buscando a la unidad de la Legión que contenía su cabeza… y probablemente veía a las demás unidades de la Legión como humanos que merecían ser puestos a descansar al igual que su hermano.

“Así que pensé que ya que estaba cerca, debería al menos despedirlo.”

Las articulaciones de las patas del Löwe crujieron y traquetearon. Su instinto de máquina asesina le impulsaba a matar al enemigo que tenía delante, y por eso intentaba mover su cuerpo. Pero no podía ni siquiera levantarse, ya que sus patas no soportaban su peso de cincuenta toneladas. Y no podía moverse lo suficiente como para arañar el suelo que pisaba.

Su sensor óptico obturaba irregularmente mientras su mirada se desplazaba de Shin a Raiden y luego de nuevo a Shin, a quien había hecho señas para que viniera. Sus movimientos se hicieron gradualmente más lentos y, poco a poco, sus patas dejaron de moverse. Cuando por fin se calmó, Shin se acercó y puso una mano sobre su sensor óptico, ahora inmóvil.

“Está bien.”

Al haber sido optimizados para la batalla, los Löwe no estaban equipados con funciones de análisis del lenguaje. Aun sabiendo esto, Shin lo tocó y le habló como lo haría con un camarada moribundo.

“Ya puedes irte a casa.”

Déjame volver a casa. Al hogar de mis recuerdos.

O quizás al lugar de descanso final de todos los que murieron… la oscuridad en las profundidades del mundo.

El Reaper sacó su pistola. Su última arma, que utilizaría para acabar con la miseria de sus camaradas moribundos. La última bala, que guardaría para sí mismo, cuando el final viniera a reclamarlo.

Fijó la mira de la pistola como si dirigiera su mirada hacia ella. Apuntó al orificio donde un proyectil APFSDS había desgarrado el flanco de su torreta, del que se filtraba el procesador central del Löwe.

El sonido de ese disparo fue tragado y silenciado por las jaulas y los edificios en ruinas sin llegar a nadie. Como el canto de un cisne moribundo que suena en un páramo deshabitado, para nunca ser escuchado.

En la parte trasera de la torreta del Löwe, ahora eternamente silenciado, había un agujero perforado por un proyectil APFSDS de 120 mm. 120 mm. El cañón principal del Juggernaut era de un calibre de 57 mm. Y el cañón de contención que apenas habían visto en uso —de hecho, la única vez que lo había visto su último Handler— era de un calibre de 155 mm.

Quien destruyó este Löwe no era de la República. Fue el cañón de 120 mm de otro Löwe, o quizás…

“Raiden, si hubiera otras facciones que sobrevivieran más allá de la República…”

Raiden resopló ante la sugerencia. Eso era algo que había oído varias veces antes de que salieran para la misión de Reconocimiento Especial. Más allá de las antiguas fronteras de la República y aún más lejos de los territorios de la Legión había una zona en la que Shin no podía oír nada.

Por supuesto, Shin no podía saber si había gente viva allí. Tal vez hubiera otra razón, por ejemplo, un lugar contaminado por una radiación lo suficientemente intensa como para impedir que incluso la Legión operara allí. O quizás simplemente estaba más allá de los límites de lo que la capacidad de Shin podía escuchar.

Y, sin embargo, si… si hubiera supervivientes, exceptuando a la República, tal vez podrían llegar a ellos y sobrevivir.

Esa era una teoría que a Raiden no le atraía en lo más mínimo.

“¿Y qué? ¿Vamos allí y vivimos en paz? No puedo ni imaginarlo.”

A estas alturas, apenas recordaba su vida antes de ser enviado al campo de batalla para ser un Procesador. Antes de que se refugiara en aquella pequeña escuela. No podía recordar cómo era su casa, qué sueños tenía o cómo pasaba sus días. Tampoco lo hacían los demás. Tampoco Shin.

¿Vivir una vida tranquila ahora? ¿Después de todo este tiempo? Además —y se guardó este pensamiento para sí mismo, sin expresarlo con palabras—, dudaba que lo consiguieran incluso si ese tipo de lugar existía. Dar voz a tales cosas tenía una forma de dar la bienvenida a la mala suerte. Eso es lo que siempre decía la anciana…

“Si esto fuera un cuento de hadas, encontraríamos la utopía al final de nuestro viaje.” Dijo Shin, indiferente y sin interés.

“¿Qué, estás diciendo que todo lo que dijimos ayer era correcto, y que realmente pasamos por las puertas del cielo? Ir al cielo sólo después de morir no es divertido.”

“¿Qué, no quieres ver cómo es allí?”

“Por supuesto que no. ¿Quién necesita eso después de toda la mierda que hemos visto?”

Si hubiera tenido alguna expectativa de que hubiera un paraíso en la otra vida, se habría volado los sesos hace mucho, mucho tiempo. De hecho, uno de sus antiguos compañeros hizo precisamente eso. Se puso en evidencia, gritando a Raiden y Shin que no enloquecería como ellos antes de hacerlo.

Shin grabó su nombre en una lápida de aluminio y se lo llevó. Así, en caso de que el camarada perdido no encontrara el cielo que buscaba, no acabaría dejándolo atrás.

Raiden vio que los ojos sanguinolentos que tenía enfrente miraban hacia abajo. Como si se hundieran en algún lugar oscuro y profundo, solos. Y Shin movió los labios, susurrando las palabras para que sólo él pudiera oírlas.

“Aun así, si puedo llegar allí…”

El sonido del viento ahogó su soliloquio. Shin dio entonces la espalda a los restos del Löwe.

“Vámonos. Ya nos hemos quedado aquí bastante tiempo.”

Desde que partieron en la misión de Reconocimiento Especial, Shin había empezado a sonreír más a menudo. Como si se hubiera quitado un peso de encima, como si se hubiera liberado. Como si ya no tuviera remordimientos, como si no le quedara nada a su nombre en este mundo.

Y entonces Raiden pensó que parecía… terriblemente inestable.

Cinco Juggernauts y su fiel Carroñero cruzaron el puente. Una vez confirmado su paso seguro, cierta unidad Dinosauria se puso en pie. Se encontraba a siete kilómetros de distancia de la orilla en la que se escondía el Escuadrón Spearhead. Durante los cuatro días que los cinco pasaron allí, el Dinosauria había permanecido donde estaba, fuera del alcance efectivo de su torreta de tanque, siguiéndolos desde el otro lado del horizonte mientras mantenía la distancia.

Shourei Nouzen.

El que Shin había perseguido durante cinco años. Los restos del fantasma que buscó y finalmente derrotó. Gracias a los sistemas de seguridad de la Legión, apenas pudo evitar la muerte. Pero no tardaría en desintegrarse.

Pero hasta que lo hiciera, dedicaría el poco tiempo prestado que aún tenía a vigilar y proteger el viaje de su hermano menor. Y con ese único deseo, su fantasma permanecía en este mundo.

Publicidad M-AB

Al ser una unidad de la Legión, Rei sabía lo que le esperaba a Shin al final de su viaje.

Otro país que no era el Imperio—un país que los protegería.

Probablemente desapareceré antes de que todo termine.

Pero si al menos puedo ponerlo —ponerlos— a salvo, es todo lo que necesito.

A ambos lados del horizonte, entre las dos orillas del río que separa el mundo de los vivos del de los muertos, se encontraban dos hermanos—el mayor muerto, el menor aún vivo. Ninguno de ellos era consciente de que ambos habían resuelto hacer lo mismo.

5 2 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.
0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios