86 [Eighty Six]

Volumen 10: Neotenia Fragmentaria

Capítulo 3: Neotenia Fragmentaria: <Varlet>

Parte 2

 

 

Cuando morían, los Ochenta y Seis no recibían ninguna lápida ni dejaban sus nombres en ningún sitio. Esto significaba que las Marcas Personales eran increíblemente inútiles. Al menos, así lo veía Shin, pero la gente quería decorarse de esa manera. Probablemente sabían que era un símbolo sin sentido, ya que no habría nadie que los viera o recordara, pero igual lo hacían.

Las ruinas de la ciudad estaban cubiertas por una capa de nieve que había caído el día anterior. En una esquina había una catedral con una aguja rota. Frente a ella, Shin encontró un Juggernaut maltrecho. Mientras miraba la Marca Personal estampada en su aplastada armadura, un pensamiento cruzó su mente.

Publicidad M-AR

Este no era uno de los Juggernauts de su unidad. Su armadura estaba hecha jirones y arruinada por estar enterrada bajo la nieve y expuesta al sol y la lluvia. Dentro del asiento de baquelita barata de la cabina había un cadáver esquelético cubierto con un uniforme de campaña descolorido.

Su cráneo no se veía por ninguna parte. No había ninguna placa de identificación plateada colgando de sus vértebras cervicales rotas, lo que significaba que se trataba de un Ochenta y Seis. Por supuesto, Shin ya sabía que este era el cuerpo de un Ochenta y Seis. También sabía de quién era el cuerpo.

“…”

La marca personal del Juggernaut, medio desvanecida, era la de un esqueleto sin cabeza empuñando una espada. Como un fantasma que vaga por el campo de batalla incluso después de muerto, en busca de su cabeza perdida.

Una parte extrañamente fría de la mente de Shin notó que casi se sentía como una especie de broma irónica que le estaban gastando.

Publicidad M-M3

Shin no sabía qué había tenido en mente cuando dibujó esta Marca Personal en su unidad. Tal vez fuera realmente su idea de una puya cargada de ironía dirigida a él, pero Shin tenía que dudar de que le hubiera importado lo suficiente como para hacerlo.

Pero aun así, al final, lo había llamado.

Shin.

Al escuchar esa voz en sus oídos, Shin entrecerró los ojos. Bajó sin hacer ruido de la pata rota del Juggernaut sobre la que estaba. Sabía que aquí no quedaba nada, pero sentía que al menos debía enterrarlo… No. Quería enterrarlo. Aunque no pudiera cavar una tumba, quería devolverlo a la tierra. Y luego…

Inconscientemente extendió la mano, tocando la Marca Personal. Había prometido a Alice y a los miembros de su primer escuadrón que llevaría consigo a todos los que habían muerto. Los recordaría a todos y los llevaría hasta su destino final.

Y aunque él no era uno de ellos, sintió que también debía llevarlo.

El blindaje del Juggernaut estaba hecho de una endeble aleación de aluminio. Se decía que el exterior de un avión, que también estaba hecho de aluminio endeble, podía cortarse con un cuchillo militar. En ese caso, una vez que hubiera usado el cuchillo para quitarle parte, podría usar la bayoneta de su rifle de asalto para cortarla, y—

Pi.

“… Oh, eres tú.”

Al parecer, había venido a buscarlo. Al ver a este viejo Carroñero —Fido— acercarse, Shin guardó el cuchillo y se levantó. Se habían separado durante la batalla del día anterior, pero aparentemente, lo había encontrado de una forma u otra.

Se acercó a él con pasos ruidosos y desordenados mientras Shin miraba al otro lado de la calle nevada, donde estaba su Juggernaut, y decía:

“Lo siento, mi Juggernaut está sin energía. Reabastécelo. También se ha quedado sin munición.”

Publicidad M-M2

Pi.

Los combates habían terminado el día anterior, pero seguían en las zonas disputadas. Estar atrapado en una situación en la que no podía luchar era una situación de la que quería escapar lo antes posible.

“Y cuando hayas terminado…” Shin estaba a punto de dar más órdenes, pero entonces parpadeó sorprendido al darse cuenta de algo.

Los Carroñeros eran unidades de recolección de basura destinadas a reunir los restos de la Legión y los Juggernauts después de la batalla. Tenían sopletes y cortadores para rebanar metales y así poder reunir grandes trozos de restos.

La mayoría de los carroñeros se limitan a cortarlos en pedazos y llevarlos de vuelta a los reactores de reciclaje, pero este modelo antiguo y extrañamente inteligente podría ser capaz de…

“Fido. ¿Puedes cortar esto? Sólo quiero llevarme este trozo.” Pidió Shin, señalando con el pulgar en dirección a la Marca Personal.

Le había prometido a Alice que grabaría los nombres de los muertos en fragmentos de sus unidades. Pero la verdad es que eran difíciles de conseguir después de las batallas, así que normalmente se conformaba con trozos de madera o metal que encontraba.

Pero tal vez, si Fido pudiera cortar piezas de su armadura para él…

¡Pi!” Fido hizo brillar su sensor óptico.

“Bien, adelante.”

Pi.

No había ninguna unidad de la Legión cerca, y los animales no se interesarían por un cadáver tan seco. Era invierno; los herbívoros estaban debilitados por la falta de comida y eran presa fácil para los carnívoros. Un esqueleto que había perdido toda su carne no tenía ningún valor para un depredador hambriento.

Primero, Shin hizo que Fido reabasteciera su unidad. Atravesó la nieve con el Juggernaut roto, seguido por su fiel Carroñero. Fido cortó la Marca Personal con bastante facilidad, pero enterrar el cuerpo le llevó más tiempo del que esperaba. Excavar el suelo helado con su bayoneta fue bastante difícil.

Al final, Fido no soportó verle esforzarse tanto (o eso parecía) y le ayudó a excavar, luego los dos cubrieron el agujero con un pequeño y poco impresionante montículo. La nieve había terminado de caer anoche, y el cielo estaba despejado, pero el viento seguía siendo escalofriantemente gélido.

Shin se apoyó en el contenedor de Fido, que había colocado de forma que le protegiera del viento. Bebió un sorbo de agua caliente que había hecho hirviendo un poco de nieve mientras se tomaba un descanso, y luego se puso en pie cuando el sol se puso temprano en el cielo invernal.

Pi.

Tras confirmar que Shin había descansado lo suficiente, Fido se puso en pie.

“Sí, pongámonos en marcha.” Dijo Shin, mirando su sensor óptico redondo.

Aunque sólo se trataba de un puñado de huesos blanqueados, no tenía ni la resistencia ni la fuerza de voluntad para volver a las andadas después de cavar una tumba, pero…

“Habrá problemas si no volvemos antes de la puesta de sol… Si encontramos algún fragmento de la unidad del capitán y del resto del escuadrón, también deberíamos recogerlos.”

Publicidad M-M1

***

 

 

Sólo Shin y un único Carroñero regresaron, llevando un paquete de fragmentos de aluminio que supuestamente eran de las unidades de Eijyu y los demás.

“… Sabía que eras un dios de la peste.” Gruñó Seiya.

“Quizá lo sea.” Dijo Shin, sin mirarle a los ojos.

Ninguno de los otros sobrevivió, pero Shin sólo tuvo algunos moretones y rasguños. Y eso a pesar de que en esta misión él también ejercía de vanguardia, el papel con mayor índice de mortalidad. Su suerte de diablo y sus absurdas habilidades de combate parecían ahora descaradas.

Nadie más volvió, pero él sí. Como si les hubiera robado toda la suerte, sacrificándolos para poder sobrevivir.

“Sobrevivió cuatro años…” Seiya apretó los dientes. “¡¿Entonces por qué ahora…?!”

Publicidad M-M2

Pero se mordió el labio antes de terminar la frase. Así es. Es porque había sobrevivido durante cuatro años en este infierno. Los Ochenta y Seis estaban destinados a morir. La Legión los superaba en número y en potencia de fuego, y este era un pabellón donde la lucha era especialmente salvaje.

Así que incluso si ocurrió poco después de que Shin llegara aquí… no fue por eso que Eijyu había muerto. Ese no era el motivo en absoluto.

La parte sensata de la mente de Seiya lo sabía, pero sus emociones no podían aceptarlo. No era sólo Eijyu. Todos los demás habían muerto a la vez en esta batalla. Incluso si los Ochenta y Seis mueren todos tarde o temprano, los escuadrones no son aniquilados por completo tan a menudo.

Y por no hablar de todos los escuadrones de los que Shin ha formado parte. Eso no tenía sentido.

Si no se le puede llamar dios de la peste, ¿qué es?

Un Reaper, quizás. Un Reaper que cosecha despiadadamente a amigos y enemigos sin distinción—

Shin separó los labios con indiferencia, sin saber la rabia que se estaba gestando en el corazón de Seiya o las burlas que estaba luchando por no decir en voz alta.

“Jefe de mecánicos. El Capitán Nunat me dijo que decidiera un Nombre Personal y una Marca, ¿recuerdas?”

Seiya dejó escapar un largo suspiro, como si tratara de descargar la presión que se acumulaba en su interior. ¿Ahora dice eso?

“Sí… lo hizo. Aunque, creo que quería pensar en uno para ti.”

Probablemente esperaba que Shin fuera el primero bajo su mando en sobrevivir un año.

Quizás lo veía como una especie de hermano menor.

Pero Eijyu se ha ido. Se ha ido y no se le puede encontrar.

“Sí… Así que los decidiré por mí mismo.”

Dicho esto, Shin le entregó a Seiya un pequeño cuadrado de aluminio. Seiya se quedó helado y parpadeó sorprendido. Era un fragmento de la armadura de un Juggernaut. Parecía bastante viejo, y tenía una Marca Personal descolorida y desconocida dibujada en ella. No pertenecía a ninguno de los miembros de esta base. Pero entonces, ¿de quién era esta unidad? ¿Dónde encontró esto Shin?

“No soy bueno dibujando. ¿Podrías ayudarme con esto?”

¿Así que le estaba pidiendo que dibujara esto?

Seiya se encontró tomando el cuadrado y examinando la Marca Personal. Un caballero esquelético sin cabeza empuñando una larga espada. Los Portadores de Nombres eran vistos como aquellos que sobrevivían pisando los cuerpos de sus camaradas muertos, por lo que sus Nombres Personales eran generalmente títulos amenazantes y desagradables. Pero este diseño de caballero esquelético era especialmente siniestro.

Publicidad M-M1

Era como…

“… Es como un Reaper. O un enterrador. Si tuviera una pala, encajaría perfectamente. Un monstruoso enterrador que sobrevive solo para cavar las tumbas de sus compañeros.”

Sí. Casi se sintió como una puya cargada de ironía dirigida a Shin.

El comentario hizo que Shin esbozara una fina sonrisa. Una sonrisa escalofriante que hizo que el jefe del equipo de mantenimiento —un hombre diez años mayor que él— diera un paso atrás asustado.

“—Sí. No me importa como suena eso.”

Todos sus compañeros de escuadrón habían muerto en la operación del día anterior. Y en su último escuadrón, y en el anterior, y en el anterior a ese, no sobrevivió nadie más que él. Todos ellos, todos los que lucharon a su lado, perecieron. Sin excepción. Todos y cada uno.

En ese caso, no le importaba este nombre. Si por fin pudiera reconocerse como lo que era, podría manejarlo mejor.

Un dios de la peste. O un Reaper. Si pudiera admitir eso, estaría bien.

Ser aborrecido como un monstruo perseguido por fantasmas sería incluso conveniente. Que todos los demás le miraran desde la distancia. Haría que cuando alguien muriera, su corazón no se apartara de su objetivo autoimpuesto de llevar a todos a su destino final. Tenía que sobrevivir, incluso si eso significaba luchar solo. Tenía un deseo que necesitaba ver cumplido. Así que no podía confiar en que otros se lo concedieran.

Y el que le había hecho darse cuenta de eso era—

Entrecerró sus ojos carmesí y curvó sus labios en una fría sonrisa. La expresión de Seiya se endureció de terror. O quizás de asombro. Fido temblaba a su lado. Shin no podía ver lo horripilante, lo espantoso de la expresión de su rostro.

“Creo que haré que ese sea mi Nombre Personal. Sí, me queda bien.”

El nombre que significaba el Reaper más conocido, más querido y más temido en este campo de batalla de muerte segura. El que está más cerca de la muerte pero nunca muere y sólo entierra a otros. El que coloca a sus camaradas muertos en tumbas que no existen. El que enterraría a todos sus futuros camaradas. Quien sobreviviría hasta el final, hasta que lo que le espera al final del camino le entierre a su vez.

“Undertaker.”

***

 

Publicidad Y-M1

 

Durante una escaramuza con la Legión el otro día, la armadura de Undertaker se había agrietado alrededor del bloque de la cabina. Toda esa parte de la armadura necesitaba ser reemplazada por completo. Justo donde estaba su Marca Personal. Y como las Marcas Personales eran únicas, para redibujarlas había que utilizar una plantilla.

Y así…

“… Ya está. Listo.”

Theo se puso en pie y se estiró, con sus delgados miembros enfundados en un mono manchado de pintura. Luego miró la armadura blanca perlada de Undertaker, recién reemplazada, y la marca personal recién pintada en ella.

Un esqueleto con una pala al hombro.

Habiendo dibujado este símbolo una y otra vez a lo largo de los años, Theo sabía muy bien que no pasaría mucho tiempo antes de que esta marca volviera a estar cubierta de arañazos. Eso le hizo sentir un poco de nostalgia. Al igual que las otras Marcas Personales que había dibujado, estaba bastante orgulloso de ésta.

Observando su trabajo desde la distancia —ya que Theo le había espantado para que no le distrajera—, Shin se acercó y echó un vistazo a la máquina. Llevaba el uniforme azul acero de la Federación. Después de haberlo visto con un uniforme de camuflaje durante años, Theo aún no se había acostumbrado a su aspecto.

“Perdón por hacer que te encargues de esto por mí cada vez.”

“Mm, bueno, no te preocupes. Sólo tengo que dibujar las marcas para los cuatro y la de Lena mientras estoy en ello. A fin de cuentas, me gusta dibujar.”

Luego añadió que no había nadie más que él que pudiera dibujar en este grupo. Esto hizo que Shin recordara algo.

“Cierto, me lo preguntaste la primera vez que nos vimos. ¿Qué se supone que es ese dibujo?

Theo esbozó una sonrisa socarrona y pronunció un “oh”. Sí, su primer encuentro en el Sector Ochenta y Seis. Por aquel entonces, todo el mundo seguía dibujando sus propias Marcas Personales.

“La de Daiya era especialmente mala. Intentó dibujar un perro negro, pero parecía más bien un hipopótamo negro.”

Sólo se dio cuenta de que era un perro negro porque Daiya le dijo su Nombre Personal.

“Y el hombre lobo de Raiden apenas parecía un perro-humano. Kurena se olvidó de dibujar las miras de su rifle, y el de Anju en serio era bastante bueno, aunque un poco infantil.”

El de todos era lo suficientemente malo como para que Theo dijera: “Olvídenlo, a partir de ahora dibujaré sus Marcas Personales.

Si murieran, sus Juggernauts serían sus ataúdes, haciendo de sus Marcas Personales sus marcas de tumba. Shin prometió llevar sus corazones y recuerdos, pero sus cuerpos seguirían quedando atrás y al menos merecían ese tipo de homenaje.

Medio recordando, Theo curvó los labios en una sonrisa agridulce.

Publicidad M-M1

“Nunca tuviste mucha oportunidad de dibujar, así que por ello en tu juventud tampoco tuviste oportunidad de mejorar.”

Lo máximo que podían hacer era mantenerse vivos, y en los campos de internamiento no había material de dibujo con el que distraer a los niños.

“Pero tu Marca Personal era una que no podía entender. Era como si fuera bueno, era genial, pero era bastante interesante incluso cuando apestaba.”

Publicidad Y-M3

“Puedes decirlo, ya sabes. Que era tan promedio que hasta era aburrida.”

“Quiero decir que tus dibujos no son tan promedio como que son terriblemente prácticos. Ni siquiera son exactamente realistas. Es como si no despertaran ninguna emoción… Sí, supongo que aburrida lo resume todo.”

Dado que estaba hablando de ello delante de Shin, Theo pensó que sus habituales comentarios mordaces y viperinos podrían ser inapropiados. Así que trató —en vano— de encontrar una forma más suave de decirlo. Por suerte, a Shin no le importó. Después de todo este tiempo, la mala boca y la actitud hostil de Theo apenas le inmutaron. Concluyendo que no le convenía endulzar sus palabras, Theo continuó:

“No se te da tan bien dibujar como hacer bocetos. Como mapas y esquemas. Es como si nunca hubieras dibujado antes, excepto cuando explicabas el terreno durante las reuniones informativas.”

“Buena observación.”

“¿Qué, realmente es todo lo que dibujas?”

No es de extrañar que parezca tan práctico. Pensando en ello, Theo no estaba seguro de si el hecho de que la República apenas les diera mapas de sus sectores era algo bueno o malo.

Pero ahora… ahora todo era diferente. La Federación les daba todo lo que necesitaban para luchar en la batalla como si fuera algo natural. Apoyo, educación, entretenimiento. Y los derechos tanto de ser enterrados cuando mueren en batalla como de llorar a los que perecieron.

“… Sabes, Shin.” Dijo Theo, sintiendo que sus ojos carmesí se posaban en él.

La propia mirada de Theo se fijó en el emblema recién dibujado del esqueleto sin cabeza. Este espeluznante símbolo de un Reaper era su salvación en el Sector Ochenta y Seis, pero…

“¿No deberías cambiar tu Marca Personal? Quiero decir, puede sonar un poco raro, pero no tienes que volver a llevar esta carga.”

Todo lo que había llevado hasta ahora. El deber que Theo y los demás le hicieron cargar sin siquiera pensarlo dos veces. Theo se sentía bastante confundido al respecto, pero Shin no parecía darse cuenta. Se limitó a mirar a Theo con desconfianza, como si no supiera de dónde venía la repentina pregunta.

“¿No te gusta?” Respondió a su pregunta con una pregunta.

“No es que no me guste dibujarla… es que creo que puede dar mala suerte, supongo.”

“Oh…” Shin zumbó, se detuvo a pensar un momento y luego se encogió de hombros. “Quizá la dé. Pero me sentiría culpable diciendo que da mala suerte después de haberla usado durante seis años.”

Publicidad M-AB

“… Ciertamente.” Theo asintió con una sonrisa sarcástica.

Todavía se sentía un poco culpable y contrariado al respecto, pero si a Shin le parecía bien, a él también.

Entonces Shin volvió los ojos hacia su Marca Personal y dijo de repente: “Por cierto, sobre la Marca Personal de Lena…”

Theo resopló.

“Ah, sí. La he dibujado, pero no acepto ninguna crítica constructiva.”

5 1 voto
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios