86 [Eighty Six]

Volumen 10: Neotenia Fragmentaria

Capítulo 2: Neotenia Fragmentaria: <Misericorde>

Parte 2

 

 

Un Löwe apareció de repente delante del Juggernaut de Isuka.

El absurdo desempeño del Goliat de cincuenta toneladas le permitió aterrizar de su salto con un silencio que uno nunca imaginaría dado su tamaño. Giró la parte delantera izquierda de sus cuatro gruesas patas hacia él. Como Isuka estaba demasiado cerca de su torreta, optó por apartar al antiestético insecto de una patada en lugar de matarlo a tiros.

Publicidad Y-AR

“Oh, mier—”

Luego vino el impacto.

Cuando Isuka abrió los ojos, se dio cuenta de que había sido derribado de su Juggernaut y había caído sobre el cemento del exterior. Al mirar a su alrededor, descubrió que su Juggernaut había caído a poca distancia, con la estructura rota. Un rastro rojo de sangre se extendía desde el Juggernaut, llegando hasta donde Isuka estaba tumbado.

Era su sangre.

La cagué.

Publicidad M-M5

Suspirando, Isuka miró al cielo, con la espalda apoyada en el cemento. La gruesa tela resistente al agua de su uniforme de campaña lo ocultaba, pero podía sentir que el interior de su estómago se calentaba. Sus órganos internos se habían roto. Y no había médicos militares en el Sector Ochenta y Seis, así que no podía esperar recibir tratamiento médico. Era una herida mortal.

Una herida en el estómago no es como una herida en la cabeza o en el pecho. Aunque uno no reciba ayuda, la herida no matará tan rápido. Y no quería retorcerse en la agonía, sin poder morir en algún rincón del campo de batalla mientras los gritos y los disparos resonaban a su alrededor. Isuka se llevó la mano al muslo derecho para agarrar la pistola enfundada allí…pero sus dedos pasaron por el aire vacío.

No podía sentir la empuñadura del arma, pero peor aún… no podía sentir su pierna por completo.

Al mirar hacia abajo, vio que debajo de la parte superior de su uniforme no había rastro alguno de sus piernas.

“¡¿…?!”

Al volverse con miedo, vio cómo la mitad que le faltaba se desparramaba por la cabina abierta de su Juggernaut derribado. La pistola estaba apenas en su funda, colgando ligeramente sobre un charco de sangre salpicado de sus dedos cortados, colgando justo fuera de su alcance.

No podría decir cuánto tiempo pasó allí tumbado, aturdido. Una risita inoportuna salió de sus labios, y todas las fuerzas se agotaron en su cuerpo. No pudo obligarse a arrastrarse hasta allí. Para empezar, le faltaban dedos en las manos, así que no podía agarrar o disparar el arma de forma fiable.

En este punto, no le importaba si vivía o moría.

Pero esto era inevitable, pensó mientras su embotada sensación de dolor empezaba a resurgir. Había sido un Procesador durante más de tres años. Había intentado mantener sus escuadrones unidos para poder asegurar su propia supervivencia, y hacer eso había consumido la vida de muchos de sus compañeros.

Muchos habían muerto, ya sea a manos de la Legión o por su propia mano. Atrapados en un campo de batalla en el que eran estrangulados por la malicia tanto de la Legión como de la República, sus corazones se volvieron demacrados y enfermos al ver que incluso sus compañeros Ochenta y Seis los miraban con rencor.

Y todo era porque Isuka lo había hecho así.

Y esta fue la retribución que recibió por ello.

Parecía que el resto del Escuadrón Stiletto seguía luchando, aunque estaban en la retaguardia. Probablemente no estaban en condiciones de venir a rescatarlo. O bien mordería el polvo aquí, sin que ninguno de ellos lo supiera… o simplemente su escuadrón sería aniquilado, y la Legión se lo llevaría como botín de guerra. Fuese lo que fuese…

… No tendré una muerte fácil…

Pero justo en ese momento, el monótono mundo del gris apagado de los escombros y las delgadas y plateadas nubes del Eintagsfliege fueron invadidas por el rojo vivo.

Isuka se giró por reflejo y sus ojos lo vieron. Había un tono de negro como si la oscuridad de la noche se hubiera refinado en color. Un tono carmesí, más rojo que la sangre.

“Nouzen…”

El susurro de Isuka fue tan silencioso que Shin no pareció oírlo. Pero Isuka pudo ver su Juggernaut en cuclillas en el borde de su campo de visión. Su cabina se abrió y Shin desembarcó, acercándose a toda prisa a la unidad de Isuka. Estaba tan indefenso que incluso Isuka no pudo evitar preocuparse. Si una sola mina autopropulsada estuviera cerca, seguramente habría muerto.

Publicidad Y-M3

Se echó al hombro su fusil de asalto, que era demasiado grande para su pequeño cuerpo. Sin embargo, no tenía una pistola. Isuka nunca le dejó tener una porque no quería que se quitara la vida como tantos chivos expiatorios antes que él.

Se acercó al Juggernaut de Isuka, con pasos tan silenciosos como los de la Legión, e inspeccionó lo dañado que estaba.

Publicidad M-M2

Aparentemente, Shin lo hizo porque había roto su propio Juggernaut. Mirándolo, las ametralladoras pesadas de sus dos brazos de agarre estaban muy dañadas. Los cañones estaban doblados, como si los hubiera golpeado contra el enemigo. Además, su Juggernaut no parecía estar bien equilibrado cuando estaba parado. Una de sus cuatro frágiles patas tenía la articulación doblada y rota.

Había perdido su armamento secundario, y su unidad no era capaz de tener una movilidad normal, así que decidió cambiar a otro Juggernaut, aunque su cabina estuviera ligeramente dañada. Por desgracia para él, la cabina de la unidad de Isuka había quedado destrozada de arriba a abajo, y el Juggernaut no era operable.

Al ver esto, Shin sacudió la cabeza, y entonces se dio cuenta de que los restos dispersos del estómago de Isuka se derramaban fuera de la cabina. Tragó nerviosamente, y luego rastreó el rastro de sangre, descubriendo finalmente al propio Isuka.

Sus ojos sanguinolentos —con su tono carmesí más claro y puro que la sangre y las vísceras esparcidas por el suelo— se posaron en Isuka. En su estómago dañado y cortado. En sus manos, que tenían menos dedos de los que deberían tener. En el hecho de que, a pesar de todo, lamentablemente seguía vivo.

Al igual que el compañero de escuadrón al que una vez disparó ante los propios ojos de Shin, por desgracia, seguía vivo.

Al principio, Isuka estaba completamente preparado para ver a Shin darse la vuelta y abandonarlo a su suerte. Después de todo, Isuka lo había tratado muy mal. ¿Por qué iba a salvarlo? E Isuka no se rebajaría a pedir clemencia. No lo haría, y de todos modos no tenía derecho a hacerlo.

Los ojos rojos fijos en él se congelaron. Como si dudaran, desgarrados por algún conflicto interno.

¿Qué demonios estás haciendo? Pensó Isuka con amargura. ¿Qué te tiene confuso? Te he hecho mucho daño. ¿Qué otra opción tienes si no es abandonarme? Sólo déjame aquí para morir. Vete. Apúrate y vete. Pedirte clemencia sólo sería humillante. ¡No me hagas hacer algo tan patético como pedir ayuda a alguien a quien he herido…!

Pero entonces Shin frunció los labios…

-y sacó la pistola de la funda manchada de sangre de Isuka.

“… ¿Qué?”

Isuka se quedó sin palabras por un momento. Y entonces Shin giró el cañón en su dirección. Temblaba ligeramente, pero seguía fijo en su cabeza. En el otro extremo de la mira había unos ojos llenos de conflicto: el miedo luchando con una resolución temblorosa.

Estaba dudando. No sobre la posibilidad de salvarlo. Sino sobre tomar la despiadada decisión de matarlo a tiros sin siquiera intentar tratarlo, aunque fuera en nombre de acabar con su sufrimiento…

Pero la sorpresa de Isuka pronto se desvaneció. Y en su lugar, sintió una rabia inexplicable. No estaba del todo seguro de por qué estaba enfadado, pero la emoción nubló su campo de visión.

Maldita sea.

Maldita sea. Esto es lo que me toca, ¿eh? Esto es lo que tengo que ver al final…

Publicidad M-M2

Sin que Isuka lo supiera, una sonrisa de autodesprecio recorrió sus rasgos.

Maldita sea. Si este es el castigo que recibo…

Levantó la mano derecha, que se sentía mucho más pesada de lo que debería, y le dio un empujón al hueso expuesto en el extremo del pulgar que le quedaba entre sus ojos.

Si tienes que hacerlo, apunta aquí.

“Sabes cómo usarla, ¿verdad? Tira de la corredera…”

Antes de que pudiera terminar la frase, Shin tiró de la corredera hacia atrás con sus pequeñas manos y cargó la primera bala en la recámara… Alguien realmente le había enseñado a hacer esto. Después de tirar de ella hasta el final, la volvió a colocar en su sitio.

Sin embargo, quien le enseñó a manejar un arma probablemente no le había entrenado para disparar a la gente.

“No tienes que preocuparte por el seguro con esa. El martillo se ajusta automáticamente cuando se carga la primera bala. Sólo tienes que apuntar y disparar.”

Dijo esto, por supuesto, sabiendo que esta parte final era la más difícil. Shin tendría que disparar a Isuka, que todavía estaba vivo y se agitaba, y presenciar de primera mano su muerte. La visión de ello probablemente se grabaría en su mente. El instinto humano detestaba naturalmente la idea de quitar otra vida, lo que lo convertía en el acto más aterrador que se pudiera imaginar.

Pero si este tonto no lo hacía ahora, probablemente lo perseguiría el arrepentimiento por el resto de su vida. El arrepentimiento de no haber acabado con este tonto que ni siquiera podía morir correctamente.

“Tiene espacio para quince balas. Significa que puedes disparar hasta catorce veces y no preocuparte. Adelante. Dispara.”

“¿…?”

Shin forzó su respiración entrecortada para calmarse, la duda nublando su mirada anormalmente dura. Isuka sacudió la cabeza con una sonrisa dolorosa.

“Pero no uses la última con nadie más. La última bala es para cuando estás a punto de morir. De esa manera, puedes estar tranquilo. Esa es una cosa que nunca debes… dejar que otra persona haga por ti.”

Shin tenía que ser al menos así de egoísta… o si no, Isuka, alguien que había vivido su vida de forma totalmente egoísta, nunca descansaría en paz.

Habiendo dicho todo lo que necesitaba, Isuka cerró los ojos. Shin al menos podía hacer eso. Después de dudar un poco, Shin exhaló, y la atmósfera a su alrededor se volvió fría y tranquila…

Vamos, idiota. No dejes que esto te afecte.

El primer disparo no alcanzó a Isuka por un amplio margen y se clavó en el asfalto a un lado de su cabeza. El segundo disparo le voló una de las orejas. El hecho de que incluso le rozara en su segundo intento fue encomiable, en cierto modo.

La idea de que Shin iba a llevarlo con él cruzó la mente de Isuka.

A ver, ¿cómo se acordaría de mí? No va a tomar lo que acabo de decir y el hecho de que le di algunos consejos sobre cómo usar una pistola y llamar a eso bondad, ¿verdad?

Por un momento, una sonrisa inapropiada se dibujó en los labios de Isuka.

Si ese es el caso, entonces realmente es un idiota.

Le pareció oír el tercer disparo. Y eso fue lo último que escuchó Isuka antes de que sus sesos se dispersaran: el último toque de gracia.

Los dos primeros disparos no dieron en el blanco, pero el tercero le dio en la frente, tal como había pedido.

La pistola priorizaba la movilidad como factor más importante, por lo que su cañón era corto, lo que hacía que su precisión y fuerza de penetración fueran insignificantes. Puede que fuera una pistola militar, pero un calibre de 9 mm no siempre era suficiente para acabar con alguien, así que Shin hizo otros dos disparos para garantizar la muerte.

Le había disparado, tal y como le habían enseñado, y sólo entonces Shin se dio cuenta de que Isuka ya no se movía. Ahora que su corazón se había detenido, la sangre comenzó a acumularse. Era de un rojo apagado, mezclado con algo que no era sangre.

Shin bajó lentamente la pistola y se hundió en el suelo, como si fuera incapaz de soportar su peso, aunque pesaba menos de un kilo. Su cuerpo estaba inundado de sudor frío. Al darse cuenta de que había aguantado la respiración todo este tiempo, finalmente exhaló, una y otra vez.

“¡H-Haah…!”

Pero los temblores y las náuseas que esperaba no llegaron. No hubo pánico ni malestar. Y su ausencia fue lo que realmente sorprendió a Shin. Ante Shin había un cadáver fresco, producido por sus propias manos. Y a pesar de haber matado a otra persona, eso no le hizo temblar. Y eso le aplastó más que cualquier otra cosa.

Lo sabía. Yo…

Su mano se dirigió inconscientemente a su tráquea. Sintiendo la tela de su pañoleta, retiró los dedos un momento y luego se agarró la garganta con fuerza.

Levántate. Puede que no suceda de inmediato, pero el sonido de ese disparo va a atraer a la Legión aquí. Vuelve a tu Juggernaut antes de que eso ocurra. Escapa y vive. Lucha.

Alguna fuerza de voluntad instintiva, algo más profundo y primario que su propia voluntad, le impulsó a moverse. Levantó la vista, y sus ojos ensangrentados volvieron a brillar con la fría intensidad de un guerrero.

Cuando se puso en pie, la pistola de casi 900 gramos ya no le parecía pesada.

Recogió uno de los fragmentos del Juggernaut que yacía en el charco de sangre y comenzó a alejarse. Se dio la vuelta en el último segundo, contemplando los restos expirados y desechados de Isuka.

Publicidad M-M5

“… Capitán.”

Era alguien a quien nunca le tuvo ningún respeto ni afecto. Lo único que esta persona dirigía a Shin era una malicia irracional. Pero la forma en que nunca abandonó a los que estaban heridos y no podían morir disparándoles hasta la muerte… Mirando ahora hacia atrás, Shin pudo darse cuenta de que era su forma de asumir la responsabilidad por sus camaradas.

Isuka estaba tan acostumbrado a ello que lo hacía parecer casual. Había acabado con tanta gente que se había acostumbrado a ello. Y eso era probablemente porque nunca había empujado esa responsabilidad a nadie más.

Publicidad M-M2

Shin podía recordar esa resolución suya.

“Me quedaré con la pistola… y con tu deber. Hasta que encuentre mi fin.”

Y recordaría su nombre, y esa última, débil y dolorosa sonrisa que mostró.

Con ese pensamiento, Shin le dio la espalda.

***

 

 

Sacó la pistola de la funda que llevaba en la pierna derecha y utilizó la mano izquierda para mover la corredera. Con ésta, no tenía que preocuparse del seguro. Era una pistola de doble acción, pero al tirar de la corredera hacia atrás se amartillaba el martillo.

Con la fuerza de una cuerda de arco luego de liberar una flecha, la corredera volvió a su sitio, extrayendo la primera bala del cartucho y cargándola en la recámara. Esta serie de acciones hizo que la pistola pasara de ser un trozo de metal de 845 gramos a una herramienta para el homicidio.

En el extremo del cañón estaban las miras delantera y trasera. Al mirar entre ellas, pudo ver los objetivos con forma humana alineados ante él, y disparó con desgana.

Lanzó tres disparos a cada uno, esperando acertar en cada uno de ellos. Después de derribar cinco blancos, el tope de la corredera saltó. Sacó el cargador y dejó de disparar. Al confirmar que la pistola estaba vacía, Shin bajó el arma.

Shiden, que se apoyaba en la mampara de la cabina y se asomaba desde ella, emitió un corto y crudo silbido de asombro.

“No está mal, Pequeño Reaper. Acertando todos los tiros con sólo una pistola. Que mierda más impresionante.”

Publicidad M-M3

Estaban en el campo de entrenamiento de la base Rüstkammer de la Federación, el cuartel general del Grupo de Ataque Ochenta y Seis. Concretamente, en el campo de tiro. Shin la ignoró y dejó caer el cargador vacío, adelantando la corredera y cargando un nuevo cargador. Tiró de la corredera hacia atrás para comprobar la recámara, y tras confirmar que no tenía ninguna bala cargada, habló.

“… Pensé que podría haber recibido algún tipo de modificación después de ser arreglado, pero supongo que no.”

“¿Mm? Oh…” Shiden asintió y luego se encogió de hombros.

Después de la batalla con el Morpho, Shin se deshizo de su pistola sólo para que Shiden la recuperara. Cuando fue recogida por la Federación, pidió a su tutor adoptivo que encontrara un taller que pudiera arreglar esta pistola.

“En fin, llegué a pensar en ello. Como dejar el armazón como está, pero ampliarlo a un calibre de 40 mm, o añadirle la función de disparo automático.”

Así que lo había considerado. Shin frunció el ceño. Él no habría querido que ninguno de esos rasgos estuviera unido a su arma. Es cierto que había sido él quien la había desechado, pero seguía sin gustarle.

“Pero tampoco es como si algo de eso fuera a ser útil contra la Legión. Esa cosa sólo sirve para matarse, así que pensé que no la necesitabas. Por otro lado.” De repente la sonrisa abandonó los labios de Shiden. “Para lo vieja que es, está bastante bien cuidada. Me di cuenta de que significaba mucho para ti, así que pensé en devolvértela tal cual.”

“…”

Al oír esto, Shin bajó la mirada hacia la pistola, sintiendo su familiar peso en sus manos. Cuando fue recogido por la Federación, él y los demás miembros del Escuadrón Spearhead no tenían muchas posesiones a su nombre, pero no podía desprenderse de esta pistola. Por suerte, a pesar de las normas de los militares de la Federación, compartía la misma munición que sus armas oficiales, así que podía seguir usándola aunque tuviera que soportar algunas quejas… Así que sí, tal vez decir que estaba apegado a esta pistola no era una equivocación.

“Supongo que sí.”

La había tirado después de la pelea contra el Morpho, con la excusa de que estaba rota. Pero ahora, pensando en ello, se le ocurrió que probablemente debería agradecerle que la reparara y se la devolviera.

“Tienes mi agradecimiento tanto por arreglarla como por devolvérmela.”

“Con eso quieres decir que me das las gracias, pero sin dármelas de verdad, ¿cierto?”

Shiden dijo esto con una sonrisa y ojos burlones, pero Shin la miró con la suficiente frialdad como para que no siguiera pinchando. Tras una pausa, preguntó:

“¿Es un recuerdo de algún viejo compañero de escuadrón?”

“¿Lo era?”

Había un matiz extraño en esa respuesta que hizo que Shiden se quedara mirando la expresión de Shin. No se estaba haciendo el tímido. Realmente parecía que Shin no sabía cómo responder. Aunque, teniendo en cuenta que se trataba de su época en el Sector Ochenta y Seis, debería haber recibido una pistola hace mucho tiempo.

“Creo que me odiaba. Sé que lo odiaba… El hecho de no tener sólo sangre imperial hacía que la gente se metiera conmigo.”

“… Oh.”

De repente, Shiden hizo una mueca y gruñó, lo que hizo que Shin la mirara. El ojo blanco como la nieve de Shiden era prueba de su sangre parcial de Alabaster, mientras que su otro ojo era índigo. Tenía heterocromía, algo raro, y uno de sus ojos era el de un Alba, el opresor de los Ochenta y Seis.

Así que probablemente había pasado por algo similar.

Esto no hizo que Shin sintiera mucha afinidad por ella, pero…

“Espera un momento. Si eso es lo que pasó, ¿por qué actúas como si la pistola que te dio ese tipo fuera tan importante?”

“… No estoy seguro. Creo que recuerdo haber dicho algo sobre asumir su papel.”

El papel de acabar con los compañeros que estaban heridos de gravedad, pero que no podían morir. Y desde que asumió ese papel, nunca se lo cedió a nadie más.

Antes de ese momento Shin nunca había tenido una pistola, y una vez que esa persona murió, Shin recibió y disparó esta pistola, a la vez que heredaba ese papel. Y desde entonces, había usado exactamente esta pistola. Incluso la desechó una vez, sólo para que volviera a sus manos.

Por eso, cuando alguien le preguntó por qué la apreciaba, no pudo dar una razón. Pero podía decir esto: había sido pesada en su momento. Era demasiado grande para sus manos y tenía un retroceso diferente al de un fusil de asalto. Un retroceso al que no podía acostumbrarse.

Pero en algún momento, se había acostumbrado a su peso y a su retroceso y había alcanzado la misma altura que él. ¿También se acostumbró a su edad? Shin no lo sabía. Nunca se lo había preguntado, y probablemente nunca lo averiguaría.

Publicidad Y-AB

“Pero creo que ver cómo era el capitán en aquel entonces fue lo que me enseñó a disparar esta cosa… Me dio la determinación de usarla. Así que—”

La última bala es para cuando estás a punto de morir. De esa manera, puedes estar tranquilo.

Esa es una cosa que nunca… debes dejar que otra persona haga por ti.

No tenía que dirigir ese tipo de consideración hacia Shin, pero de todos modos dijo esas palabras. Ese capitán de escuadrón, con sus ojos sarcásticos. Shin nunca supo su nombre completo ni su edad. Y ahora, todo lo que podía recordar eran esas pocas palabras y la expresión que había puesto en sus últimos momentos…