Violet Evergarden

Volumen 4: Ever After

Capitulo 5: Los Cazadores De Sueños Y La Auto-Memories Doll

Parte 2

 

 

―Violet y yo no existimos para complacer a nadie. Ese es sólo nuestro problema.

―Nooope, ella ya no es sólo tu chica soldado. Era tu subordinada, ¿sí? Si es así, es mi figura de hermana menor, es básicamente la hija del Viejo y es la mejor amiga de Lux. Además, es una impresionante Auto-Memories Doll para los clientes que conoció. Ya no te pertenece sólo a ti.


Extrañamente, Hodgins miraba a Benedict con una mirada levemente alentadora. Al principio, mostró signos de que iba a intentar detener a Benedict, pero ahora ya no. Después de todo, Hodgins sabía que, si Benedict estuviera siendo hostil de verdad, no lo dejaría así.

―Pero V está enamorada de ti.

Este fue el tiro de gracia de Benedict.

―Si tú… nos la arrebatas…

Así como su última concesión.

Publicidad G-M1



―…o la haces infeliz…

Y, muy probablemente, el perdón.

―¿Son esas tus condiciones para mostrarme la carta?

―Así es. Porque es confidencial. Pueden ser novios o lo que sea, pero no tenemos ninguna obligación de decirte dónde está nuestra empleada y qué está haciendo en este momento. Pero ella ha estado triste últimamente…

Silencio.

―Eso probablemente también es culpa tuya.

―Yo…

―Escucha; tienes que lidiar con las cosas que has hecho tú solo. Haz que V sea capaz de sonreír la próxima vez que la vea.

Por fin, Gilbert dirigió correctamente la mirada que había desviado hacia Benedict. Al mirarlo de cerca, se parecía un poco a Violet. Pelo dorado y ojos hermosos. Esos ojos transmitían la verdad de que ese hombre se preocupaba por la mujer que Gilbert amaba como si fuera su verdadera hermana.

―Ella rara vez sonríe. Es muy difícil… Asegúrate de hacerlo a cambio de recibir esto.

Tenía una actitud ruda, pero no había mentira en su afecto.

―Entendido, Sr. Blue. Pero Violet ha estado sonriendo a mi alrededor más a menudo últimamente.

―¡Tú! No tenías que decir eso, ¿verdad? ¿No puedes comprometerte conmigo un poco más?

Hodgins resopló sin pensar. La charla entre Benedict y Gilbert era casi como las que solían tener en su juventud. Hodgins y Gilbert también habían chocado al principio.

Hodgins se interpuso entre los dos hombres que discutían por culpa de una mujer.

―¿Qué tal si dejamos la discusión como está y nos limitamos a abrir la carta para mirar el contenido? Yo también tengo curiosidad… Pequeña Lux, préstame un cortapapeles.

Lux ya lo tenía en la mano antes de que Hodgins se lo pidiera. Era un cortapapeles especial de la Compañía Postal CH. Abrió cuidadosamente la carta. Dentro había un mensaje de Violet para la Compañía Postal CH. Sólo tenía unas pocas líneas de palabras sencillas escritas con una caligrafía muy cuidada.

―Eeerm… Voy a leerlo. “Debido a la pérdida de todo el dinero en mi poder, no tengo ninguna perspectiva de volver a partir de ahora. Afortunadamente, me encontré con una persona que me apoyó y me presentó un trabajo a través del cual puedo asegurar los gastos de transporte. La fecha prevista para mi regreso ya pasó, pero las reservas actuales para mí son un poco más adelante, así que agradecería que trataran esto como unas vacaciones… Por ahora, enumeraré aquí la dirección del primer lugar donde me hospedaré. Violet Evergarden”…

Por un momento, un pesado silencio se extendió entre los cuatro reunidos. Aunque sus sentimientos eran algo diferentes, todos tenían una cosa en común. Violet Evergarden nunca les pedía ayuda en tales circunstancias. Esta era su resignación al respecto.

Lux abrió la boca después de que todos suspiraran:

―Eso es muy propio de Violet, ¿eh? ―Era un comentario reflexivo a su manera. Si Gilbert no estuviera presente, habría dicho: “¡Violet, tonta! ¿Por qué no nos pides ayuda?”

―¿Se le cayó la cartera…? ¿Pasó algo…? Debería elegir una. Sería estupendo que hubiera escrito ‘vengan a recogerme’ o algo así, pero decirnos que tratemos los días que no va a volver como si fueran las vacaciones que tenía programadas es simplemente…

Benedict estaba exasperado en este punto. Era su querida figura de hermana menor, pero no le gustaba esa parte de ella. Si ella estuviera allí, le habría cortado la cabeza con la mano.

Publicidad M-M3

―Realmente… ¿por qué tomó esa decisión…? Si hubiera pedido a alguien que fuera a recogerla en esa carta, podría entenderlo.

―Es contundente con las cosas más raras, y sin embargo es toda una reservada en momentos así.

Gilbert, que había convivido y educado a Violet durante cuatro años, escuchó la conversación entre ellos con oídos doloridos.

-Debe ser culpa mía.

No pudo evitar pensar que la naturaleza de su relación y el hecho de que ella solía ser un arma fueron factores importantes para que ella terminara teniendo ese tipo de personalidad.

―Ah~, hey… ―Como si se diera cuenta de lo que Gilbert estaba pensando, Hodgins habló para cambiar de tema―, Bueno, ese también es un lado adorable de Pequeña Violet. Lo más importante es que tenemos que decidir si realmente debemos esperar su regreso. Aunque probablemente volverá sin que tengamos que preocuparnos…

―Así es. Si es Violet, creo que definitivamente volverá a casa sin importar los medios, pero…

―No esperaré a que vuelva. Iré a buscarla yo mismo.

Hodgins levantó una voz de duda ante la conmovedora afirmación de Gilbert:

―Gilbert, ¿estará bien tu trabajo? Pequeña Violet está en Alfine. Ya sea en ferrocarril o en coche… o incluso si alguien del servicio de correos como yo acelerara por las rutas más cortas que conozco, tardaría un día y medio en llegar.

―Esta charla estaba conduciendo allí para empezar. Vine aquí después de dejar mi trabajo a los subordinados que ascendí y de tomarme un descanso de una semana para quedarme.

―¿No se cruzarán aunque vayas allí…?

―Tal vez. Aun así… voy a ir.

Dos emociones, una con respecto a su “mejor amigo Gilbert” y otra con respecto a su “ser el guardián de Violet Evergarden”, luchaban entre sí dentro de Hodgins, haciendo que se preocupara por cada cosa.

–¡Por qué todas las personas que me gustan son tipos imprudentes a los que no se puede dejar solos!

Hodgins había llegado a la conclusión de que el hecho de que Gilbert se tomara la molestia de hacer una pausa en el trabajo para venir a su casa significaba que la relación entre los dos estaba a punto de derrumbarse, hasta el punto de tener que arreglarla en persona.

-Deberías esforzarte más por ir en la dirección de vivir felizmente. Mi corazón no durará.

Siendo tan altruista, se encontró pensando en los problemas de los demás como si fueran suyos.

―Nos vemos, Hodgins.

―No, espera.

―Me voy.

―Espera, voy a comprobar si hay algo que pueda hacer.

―Te debo una.

―Te estoy diciendo que esperes… ¡espera, cabeza de chorlito! Me las arreglaré con mis contactos y haré que alguien busque a Pequeña Violet en Alfine.

Gilbert asintió, pero no se quitó la capa que se había vuelto a poner.

―Ya veo. Entonces me pondré en camino mientras tanto ―Al parecer, no pensaba ceder en su decisión de ir a buscarla, aunque fuera por terquedad.

―¡Caramba~! ¿No deberíamos esperar el resultado de eso antes de salir? ¡¿Qué vas a hacer si Pequeña Violet vuelve mañana?!

Gilbert se quedó en silencio por un momento. Las preocupaciones de Hodgins eran comprensibles para él. No era un niño. Era un hombre adulto con una posición que mantener. En lugar de buscarla y actuar al azar, debía buscar algo más seguro. Esa era, sin duda, la forma de actuar ideal para un adulto.

―Si es así, será un alivio que ella esté a salvo. Incluso si nos cruzamos, me parece bien mientras su seguridad esté garantizada.

Sin embargo, no trabajar en formas lógicas es lo que las emociones son.

―Hodgins… En efecto, probablemente esté bien. Yo también lo creo.

El llamado “enamoramiento”…

―Pero que yo vaya a buscar a la persona que amo es un asunto totalmente diferente. Esté bien o no, voy a ir allí para protegerla. Nunca escatimaría cuando se trata de ella.

…era un efecto del “amor”.

Ante las palabras de Gilbert, Lux apretó naturalmente las manos contra su pecho mientras Benedict se ponía rojo hasta las orejas, con la cara crispada.

―Coronel, yo… aunque la gente se oponga a su relación, los apoyaré pase lo que pase.

―Tú… seguro… puedes decir… algo así… delante de los demás, ¿eh?

Su interlocutor ponía cara de despreocupación ante las diferentes reacciones de cada uno de ellos.

―Puedes decir lo que quieras. La quiero más de lo que crees. Y seguro que lo he dejado claro antes, pero… si se trata de ser un perro guardián, yo salgo ganando.

El siguiente insulto que Benedict quiso decir se le atascó en la garganta ante las palabras de Gilbert.

―¿Hablas en serio?

―No sé a qué te refieres, pero cuando se trata de Violet, siempre hablo en

serio.


―¿En serio?

Benedict le había preguntado si hablaba en serio tanto por Violet como por él mismo. Lo más probable es que a partir de ahora también haya ojos interrogantes que lo miren de la misma manera que Benedict.

―Hodgins, no importa cuántas veces me detengas, me voy.

Y Gilbert Bougainvillea seguiría amando a Violet Evergarden, aunque tuviera que apartarlos. Benedict finalmente comprendió ahora que esta era la clase de hombre que era.

―¡Aah, caramba…! ¡Gilbert, eres un tipo tan impaciente! ¡Lo entiendo, lo entiendo! Llamaré a las líneas telefónicas que se comunican con Alfine y trataré de conectarme con ella, así que cuando llegues… huuum… ¡Pequeña Lux, dame algo para escribir!

En el cuaderno de Lux, Hodgins anotó frenéticamente el nombre de una licorería de Alfine con la que su casa, que era un comercio, hacía negocios. Gilbert lo dobló cuidadosamente y lo guardó en el bolsillo de su capa. Cuando intentó marcharse de nuevo con un “hasta luego”, le tiraron del brazo.

Mordiéndose el labio y poniendo cara de estar reteniendo algo, Benedict dijo en voz baja:

―Espera…

―¿Pasa algo?

―¿Sabes?, puedes… ir a Alfine desde la estación de tren de Leidenschaftlich, pero es más rápido pasar el puente con un coche e ir desde la estación de la siguiente ciudad.

―Ya veo. Gracias por esta útil información, Sr. Blue.

―No he terminado de hablar. De todos modos… me he convertido en director general, así que he venido aquí en mi coche nuevo… No es por presumir, pero es bastante rápido.

Silencio.

―Eres un tipo rico, así que probablemente pedirás un carruaje o un coche a alguien. Si quieres ir allí lo más rápido posible, sube a mi querido coche. Si nos damos prisa ahora, habrá un tren para que subas. ¿Qué vas a hacer…?

Su actitud era brusca y ni siquiera como adulación podía considerarse amistosa su forma de hablar.

―Si no quieres ir en mi coche, haz lo que quieras.

Sin embargo, incluso alguien como Gilbert, que no era para nada cercano a él, podía entender que ese era su mejor intento de amabilidad. Viendo su expresión tímida, con cara de estar soportando algo, cualquiera sería capaz.

―Tiene mi gratitud, Sr. Blue.

―Deja de llamarme así.

―Sr. Benedict.

―Para, para-sólo ‘Benedict’ está bien. Tampoco usaré títulos contigo.

―Te lo agradezco de verdad, Benedict.

Cuando Benedict chasqueó la lengua y dijo:

―Tienes una deuda conmigo, Bougainvillea ―Gilbert se rio delante de él por primera vez.

La historia de dos jovencitas apiñadas se desarrollaba con Alfine como escenario. Tal era la rutina diaria que Leticia Aster solía hacer sola.

Después de levantarse por la mañana, mojaba en sopa el pan duro que había comprado en la panadería el día anterior y se lo comía. Y luego, iba a hacer un trabajo asalariado primero. Eran trabajos breves que no duraban más de tres horas.

Cuando terminaba su tiempo de trabajo desde la mañana hasta el mediodía y podía comer, se dirigía al siguiente lugar. Iba del segundo al primer distrito para pasear a los grandes perros blancos que adoraba una popular actriz. Eran tres en total, por lo que la cuesta que tenía que subir mientras era arrastrada por ellos era, literalmente, el camino del infierno.

Después de devolver los perros a su casa, tenía un breve descanso hasta su trabajo nocturno. Se quedaba mirando los preciosos vestidos alineados en el escaparate de una tienda de ropa que ella admiraba. Costaban una suma que ella nunca podría permitirse, así que, de hecho, sólo podía mirarlos. Su agitado día solía ser una batalla individual.

―¿Te gusta ese vestido?

―Me gusta.

Sin embargo, ahora tenía a su lado a una compañera de habitación por tiempo limitado, a la que no podía llamar amiga ni conocida.

Dicha compañera era una chica muy excéntrica, que a primera vista parecía dócil y frágil, dando la impresión de no haber levantado nada pesado en su vida, pero en realidad no era así. En todo caso, se movía mucho y trabajaba bien.

Mientras Leticia lavaba tres platos, ella ya había lavado veinte; mientras Leticia era arrastrada en círculos y perdía el aliento por un solo perro, Violet se pavoneaba y cargaba bajo sus brazos a los perros que se habían cansado de pasear (cosa que Leticia le aconsejó que dejara de hacer, pues eso no podía considerarse llevarlos de paseo).

Mientras realizaba impecablemente y sin expresión el doble de trabajo que una persona normal, su figura era casi la de una muñeca mecánica. Era la primera vez que Leticia se encontraba con una Auto-Memories Doll, así que no tenía ni idea, pero era imposible que todas funcionaran como Violet. Simplemente tenía la disposición de una trabajadora. A pesar de que acababa de empezar en esos trabajos, Leticia era la que aprendía observándola la mayor parte del tiempo, lo que hacía que esta última se impresionara a menudo.

En los ojos azules de Violet se reflejaba un vestido blanco puro de pétalos de lirio dispersos, el que Leticia había dicho que le gustaba.

―Parece que te sentaría mejor que a mí ―dijo Leticia con seriedad.

Sin embargo, Violet sacudió inmediatamente la cabeza en señal de desacuerdo.

―Este tipo de cosas no me quedan bien. Después de todo, tengo prótesis.

Como ya llevaba unos días conviviendo con ella, Leticia ya sabía lo que había detrás del crujido de las manos de Violet. Así como el tacto tan frío y duro que tenían.

―También tienen unos maravillosos vestidos de manga larga y guantes largos. ¿Y ese?

Sin embargo, no era raro ver amputados, incluso en Alfine. Aunque la Gran Guerra había terminado, la época de la gente que la había vivido no había terminado. Incluso ahora, todos seguían luchando contra las secuelas de una guerra que debería haber terminado.

―Los que tienen capa también son lindos, ¿eh?

Como Leticia era todavía una niña, no sabía qué hacer cuando se encontraba con alguien que tenía una historia que ella desconocía.

―Leticia, ahora que lo pienso, el precio de la etiqueta se ha… abaratado.

―¡No puede ser! Es verdad… ya veo. Seguro que tienen pensado cambiar este escaparate. Eh, pero aunque sea más barato, sigue siendo caro… Si yo tuviera un vestido así… también podría…

―¿Debo añadir mi dinero a eso? Quizás sea suficiente si lo hago.

―Pero entonces, Violet, no podrás ir a casa. Estás poniendo el carro delante de los bueyes… Aun así, gracias.

Violet puso una cara ligeramente arrepentida.

―Sería estupendo que hubiera mejores trabajos…

―De verdad… Es suficiente para vivir, pero no para comprar las cosas que queremos, ¿no?

Lo más probable es que esto fuera algo que la gente de todo el mundo pensara al menos una vez. Desde que se inventó el dinero, la gente se dejaba llevar por él.

―Cómo mis padres y todos los demás eran tan ricos es… nada más que un misterio para mí ahora.

―¿Tu familia es rica?

―Sí… pero me he ido de casa, así que no tiene nada que ver conmigo.

Con cara de desgana, Leticia apartó los ojos de los vestidos y comenzó a alejarse, Violet la persiguió retrasada. Había tiempo de sobra hasta su trabajo nocturno, así que las dos estuvieron deambulando, pues no tenían nada que hacer en el Segundo Distrito. Violet, que no era la más indicada para actuar sin rumbo, sólo podía seguirla. Mientras caminaban en silencio durante un rato, la campana de la torre del reloj situada en el centro del Segundo Distrito sonó estridentemente. El dúo se detuvo involuntariamente. La torre del reloj comenzó entonces a tocar una canción que servía para informar de la hora. Era un sonido dulce y suave, similar a la melodía de una caja de música.

―Hoy es ‘Estrella del Amanecer’ ―Disipado su aspecto melancólico de antes, Leticia se volteó hacia Violet con una sonrisa.

Ésta se dirigió a ella ladeando el cuello.

―¿Qué sería ‘Estrella del Alba’…?

―¿No la conoces? ¿Nunca la cantaste de pequeña?

―No recuerdo que me hayan enseñado esa canción. No habría servido de nada enseñarme muchas canciones de pequeña, así que apoyo la decisión de no hacerlo.

―¿Es así…? Sin embargo, es una canción infantil bastante conocida… Esta torre de reloj toca una canción diferente cada vez que da la hora. La ‘Estrella del Amanecer’ dice así… ―Tras tomar aire, Leticia comenzó a cantar con una hermosa voz que reverberaba fuerte y clara, lo que no se esperaba por su aspecto.

“Dominando los cielos del este, la Estrella del Alba brilla en el cielo antes del amanecer

Si estás llorando, mírala esta belleza hará cesar tus lágrimas

Tú, que una vez estuviste en los brazos de tu madre, y que ahora lloras por no poder levantarte

Siempre estás mirando lo mismo

Contemplando los cielos del este, la Estrella del Amanecer brilla en el cielo antes del amanecer

Siempre te está mirando

El lucero del alba observa tu vida a medida que avanza

Mirando los cielos de oriente, incluso si cierras los ojos

El lucero del alba brilla sobre el mundo entero

Contemplando los cielos orientales,

Incluso si mueres, justo antes de cerrar los ojos

Contemplando los cielos orientales,

La estrella del amanecer brilla”

Al  terminar  la  música,  con  rasgos  faciales  que  aún  conservaban  lo  infantil,

Leticia sonrió y dijo:

―Así es la canción.

Silencio.

Estupefacta, Violet movió las manos como si estuviera siendo manipulada y aplaudió en automático. Leticia había cantado para Violet, pero la gente de su entorno también daba pequeñas palmadas.

―M-M-Muchas gracias.

Incluso en medio de la ciudad, muchos artistas se ganaban monedas con su arte en el Segundo Distrito, por lo que la gente podría haber pensado que este era su caso. Cuando un transeúnte comentó:

―Tienes una buena voz ―ella respondió tímidamente con gratitud.

―Eres buena cantando ―dijo Violet como si estuviera asombrada, lo que hizo que en el fondo del pecho de Leticia brotara aún más alegría y timidez.

-Si es ahora…

Leticia miró a Violet a los ojos.

-Si es ahora, tal vez pueda decirlo.

Aquellos ojos azules eran tan transparentes como el cristal, reflejando a la persona que tenía enfrente.

―Espero convertirme en cantante.

Después de decirlo, Leticia pensó: “Lo he dicho de verdad”, e inmediatamente se arrepintió. Cada vez que le decía a alguien que aspiraba a ser cantante, la reacción que recibía a cambio ya era obvia: era un apático “hazlo lo mejor que puedas” o le decían ” en lugar de eso, vive una vida decente”.

Esto no se limitaba sólo a los que querían ser cantantes en particular. Hablar de los sueños de uno era, de hecho, una idea muy sencilla, pero a veces se trataba como si fuera un problema. Esas experiencias eran la razón por la que a Leticia le pesaba tanto la boca.

Además, Leticia era una simple “dama” en esta ciudad. La “dama” Leticia no tenía nada, y sin embargo hablaba de sus sueños. Esto ya estaba registrado en su mente como una acción vergonzosa.

―’Cantante’ ―murmuró Violet lo que le habían dicho como para confirmarlo.

―Sí… cantante ―murmuró Leticia de la misma manera.

Una vez que lo dijo, el hecho de que eso fuera efectivamente cierto incluso para ella misma la atravesó. Le atravesó el pecho con bastante fuerza. Cada vez que se lo decía a alguien, las palabras cobraban fuerza.

-Ah, yo…

Siempre fue así.

-Yo… Yo…

Sin embargo, hablar de ello con alguien de la misma generación que ella fue lo que puso el clavo en el ataúd.

-Realmente deseo ser cantante.

Era una cazadora de sueños.

―¿Te vas a reír?

Seguía siendo una cazadora de sueños, que no quería que nadie ridiculizara su confesión.

Violet Evergarden tardó un rato en decidir cómo responder a la pregunta. Los pasos ligeros de los niños corriendo por la ciudad invernal. Los ruidos de las suelas de los zapatos de alguien que camina con firmeza y con unos tacones tan altos que parece que sus piernas se van a desmoronar en cualquier momento. Los ruidos de las palomas que vuelan de un árbol al borde del camino a otro. Pasó tanto tiempo en medio de la quietud creada entre ambas que todas estas cosas se oían con bastante claridad.

¿Tan difícil era la pregunta? Poco a poco, Leticia fue incapaz de soportarlo, agachando la cabeza para mirar al suelo. Cuando Leticia cerró los ojos, una voz desprovista de su habitual timbre de dignidad, de la que pudo sentir la vacilación, surgió finalmente.

―No me burlaré de ti ―Violet dio una respuesta extremadamente sincera.

Hablaba con tanta normalidad que se convirtió en una conversación cotidiana.

Para Leticia, este tema era esencial en su vida.

-Bueno, Violet no tiene nada que ver, así que supongo que no se puede evitar.

Sin embargo, tal vez atascada en algo, Violet continuó con una pregunta:

―Mis disculpas por tardar en responder. Estaba pensando… Leticia, ¿por qué me dijiste eso esperando que me riera de ti…?

Silencio.

―Sentí que era una pregunta muy importante. Por eso, me tomé un tiempo, reflexioné sobre ella y contesté con mis sinceros sentimientos, pero ¿te herí con eso?

―No.

―Me alegro.

Silencio.

―A pesar de todo, no entendí por qué asumiste que me reiría.

―Erm… sobre eso…

-Esta chica es una persona reveladora.

En ese momento, por alguna razón, eso fue lo que pensó Leticia. Estar con Violet la hacía sentir así a veces. Era como asomarse a la imagen de sí misma reflejada en una superficie de agua, como verse reflejada en un espejo mientras sostiene otro espejo, y también como descubrir su propia tumba. Así la hacía sentir Violet.

―Eso es… Bueno, ya ves…

Pero esta no era una forma desagradable de ser expuesta. Al fin y al cabo, aunque desenterrara una tumba que no quisiera exponer y se enfrentara directamente a una realidad desagradable, su compañera no huiría de ella, sino que se quedaría allí por ella. Y entonces, en silencio, le haría preguntas. Pensaría en la otra persona y la escucharía debidamente. Al hacerlo, Leticia se encontró con ganas de hablar a pesar de su vergüenza y timidez.

Acabó preguntando con los labios temblorosos:

―Quiero decir… ¿no es incómodo?

Sí, como era de esperar, cuanto más explicaba el asunto con detalle, más embarazoso resultaba por alguna razón.





―Ya es un negocio que ha crecido tan rápidamente después de la guerra.

Después de todo, ella no había logrado nada todavía.

―Y sin embargo, aunque digamos que es una forma de arte, la mayoría de los adultos nos dicen que es sólo para divertirse.

Luego intentaba protegerse enumerando todo tipo de razones.

―Que este tipo de cosas… es sólo gente joven haciendo tonterías y sin mirar la realidad… y cosas… así.

Sería estupendo que tuviera más confianza al hablar del tema.

―Dicen que debemos encontrar trabajos que sean útiles para la gente y se

burlan de nosotros…

Simplemente le gustaba cantar. Disfrutaba mucho, mucho y sólo quería que los demás la escucharan. Eso era lo que quería hacer con su vida, y deseaba tener más confianza al decirlo.

―No soy nadie, así que cuando hablo de ello, todo el mundo me dice estas cosas, como si quisieran hacerme despertar de una fiebre… Cuando esto se repite, te vuelves incapaz de decir… con confianza… que eres una aspirante a cantante.

―¿Te han dicho eso?

―Unas cien veces ya…

―¿Se lo has preguntado a cien personas?

―No, no tantas… H-Hum… por eso, Violet… quería preguntar… si tú también… si incluso tú… te ibas a burlar del hecho de que… alguien como yo aspire a ser cantante. Eso es todo… Lo siento, he hecho una pregunta un poco complicada, ¿no?

Hubo una breve pausa. Probablemente Violet había descubierto un punto en común entre la respuesta de Leticia y su propio autocuestionamiento.

―Leticia ―Violet se mostró golpeando una de sus manos protésicas enguantadas sobre la otra―. Soy una ex-soldado. Me las pegaron al cuerpo después de que me hirieran.


―Ya veo…

―Cuando era soldado, esto era necesario.

―Ya veo.

―Después de la guerra, tras mi ocupación como soldado, cambié de trabajo a Auto-Memories Doll. Todavía no lo entendía en ese momento, pero el presidente de mi empresa tiene una excelente previsión, y después de la guerra, las llamadas empresas postales… las llamadas Auto-Memories Doll eran una necesidad. Porque muchas personas no pueden escribir por varias razones, pero finalmente pudieron permitirse un tiempo libre para desear entregar sus sentimientos. Por supuesto, también eran necesarias en tiempos de guerra…

Publicidad G-M1



pero no bastaban… ―Violet miró de nuevo a Leticia con ojos más decididos que antes―. Si este negocio creció después de la guerra, significa que ahora es necesario. También lo es mi trabajo de escritora fantasma. Ahora es necesario ―Sus ojos brillantes reflejaban a Leticia, que aún no era nadie, mientras la aceptaba―. Entonces… no eres una vergüenza. Aunque algún día… ya no seas necesaria, como yo misma cuando era soldado…

Las palabras de Violet sonaban casi como si se las dijera a sí misma.

―¿Es así?

Publicidad M-M5

Después de decir esto, asintió y susurró una vez más:

―Incluso entonces, no serás una vergüenza.

―Violet, ¿también tienes momentos en los que te consideras vergonzosa?

Silencio.

―Lo siento; no tienes que contestar si no quieres.

Violet movió la mano para tocar el broche de su pecho. Sin embargo, se detuvo a mitad de camino, con la mano flotando en el aire, casi cerrándose en un puño. Entonces dio una respuesta que Leticia nunca hubiera podido predecir.

―Cuando pienso en… la persona de la que estoy enamorada, me da vergüenza.

Leticia se quedó sorprendida. A lo largo de las cuatro estaciones, le habían pasado muchas cosas también en este año, mientras vivía su vida aspirando a ser cantante, pero este invierno fue cuando escuchó lo más sorprendente de todo el año. Como que la joven con aspecto de muñeca que tenía delante estaba enamorada.

―¿Tienes un novio? ―Parecía ridículo, pero tanto las manos como la voz le temblaban.

―Sí.

La impresión que tenía al mirar a Violet cambió drásticamente respecto a hace un segundo.

―Eh, no puede ser. ¿Es así…? Eeh… ¿es verdad…? T-Tú eres una adulta…

Hasta hace un momento, tenía la impresión de que Violet no tenía humanidad y se movía tan hábilmente como una muñeca, pero ahora su humanidad se había multiplicado por cien.

―Violet, eres tan adulta…

―Acabo de darme cuenta.

―¿Te has dado cuenta de qué?

―De que no tengo confianza… Cuando se trata de mi amado, pierdo la confianza. Leticia, yo pensaba que a ti no te tienen que importar las cosas de las que hablabas. Pero si me dijeran lo mismo, no me parece que pudiera disipar esa sensación… Si nos falta confianza, los sueños también se convierten en una vergüenza ―Violet murmuró entonces poco a poco―: Así que la vergüenza está ligada a la falta de confianza. Siempre que estoy con el objeto de mis afectos, siento que yo -que mi existencia- es demasiado inadecuada para él… Eso es vergonzoso… No tengo confianza ―Su voz sonaba terriblemente solitaria.

―Violet, está bien.

Ella no sabía qué estaba bien. Sin embargo, Leticia habló. Extendió una mano hacia las duras prótesis de Violet y las agarró como para calentarlas.

―Está bien, así que…

Mientras lo decía, ella misma pensaba en lo irresponsable y sin sentido que era esta frase. Sin embargo, esta chica le respondía con tanta inocencia. Simpatizaba con Leticia. Por lo tanto, Leticia quería decir algo que desechara los “miedos” abstractos que las aquejaban a las dos. Aunque Leticia no tenía ningún dios, quería rezar por el bien de Violet.

―¿Es…? No afecta a mis actividades de la vida diaria ―respondió Violet de forma totalmente inesperada, ladeando la cabeza.

Como para tranquilizarla, Leticia repitió:

―No pasa nada.

-Así que Violet está igual.

Aunque se sintiera mal por ella, de alguna manera u otra, Leticia había recibido coraje de ese hecho.

-Todo el mundo tiene algo que le avergüenza.

Esa soledad, esa vergüenza y esa agonía no eran sólo algo suyo, sino también de la persona que tenía delante, se dio cuenta una vez más. Todo el mundo tenía algo terriblemente frágil en el fondo de su corazón, aunque no lo mostrara.

―Es cierto; querer ser cantante y tener un sueño no es una vergüenza.

Que les pinchen les haría sentir dolor y derramar lágrimas. Si lo calentaran les daría felicidad, pero incluso entonces, derramarían lágrimas. Todos tenían algo así.

―Sí, Leticia, tu sueño no es vergonzoso.

Por lo tanto, perseguir un sueño no era vergonzoso.

―Sí.

―Gracias… pero… hay otra cosa que me parece vergonzosa… Es que no se me puede considerar con talento tal y como soy. Hay mucha gente que lo hace mejor que yo.

―¿De verdad?

Violet era inocente. Precisamente por eso Leticia le hablaba con la misma inocencia.

―Sí, no tengo talento ―dijo mientras le dolía mucho el pecho―. Hay mucha gente que sabe cantar como yo y esta ciudad está llena de ellos, así que el hecho de poder cantar un poco bien… no se puede llamar tener un talento.

Los ojos de Leticia reflejaban las innumerables personas que, como ella, vivían en esta ciudad y perseguían sus sueños en el Segundo Distrito.

Después de esto, ese mismo día fueron a trabajar como ayudantes en un pequeño teatro-restaurante.

La configuración del establecimiento sería extraña en otros lugares, pero en Alfine había varios. La gente disfrutaba de los espectáculos mientras disfrutaba de la comida y la conversación. Las actuaciones principales eran obras de teatro y bailes, y Violet y Leticia se encargaban de arreglar el atrezzo y de ayudar a los protagonistas de dichos espectáculos a cambiarse de ropa.

Tal vez no se podía evitar que Leticia afirmara que no tenía talento. El nivel de exigencia era alto para todo en Alfine. Todas las personas que participaban en el espectáculo dominaban las artes y, desde el punto de vista de los que carecían de ellas, mostraban sin esfuerzo una actuación artística digna de elogio. Cualquiera que hubiera escuchado la voz de Leticia sabría que tenía algo especial, pero si se le preguntara si era sobresaliente o no, no podría decirlo.

Esta ciudad tenía tantas gemas como pudiera haber.

Al principio, Violet fue reprendida por la falta de energía en sus saludos, el dueño del restaurante decepcionado porque “ha llegado una inútil”, pero con el tiempo y el esfuerzo, esas impresiones se borraron. No era simpática, pero le bastaba una sola vez para memorizar lo que le decían y, una vez memorizado, lo hacía todo antes de que alguien dijera algo. También sabía llevar la contabilidad y era educada.


Aunque no era simpática, la gente empezó a encontrar esto adorable en ella. Entre los cantantes y bailarines del espectáculo, se referían a ella y la registraban no como “dama” o “soñadora”, sino como “Muñequita”. Escuchaba las interminables charlas de los desagradables invitados, y cuando los hombres borrachos se colaban en los bastidores, ella les retorcía el brazo y los sacaba antes de que llegara el guardia.

―Muñequita, dama, nos vemos. Los bocadillos que les dimos no durarán mucho, así que asegúrense de comerlos hoy.

―Sí; buenas noches.

―Buenas noches.

Lo que le gustaba a Leticia de este trabajo nocturno era que la gente que había realizado sus sueños como artistas de un gran teatro a veces trataban a alguien como ella, una joven que todavía era una soñadora, a veces de forma estricta pero casi siempre con amabilidad. Como los cazadores de sueños vivían una rutina diaria muy pobre hasta que se ganaban los cimientos de su vida a través de las artes escénicas, a menudo se les daba comida. Como Violet también estaba allí, la ingesta se había duplicado.

―¿Qué clase de bocadillos te dieron?

―¿Qué son, en efecto…? Caramelos y… dulces horneados.

Publicidad M-AB

―Tengo una combinación de galletas. Increíble; podríamos hacer una fiesta de té con eso, ¿no?

―¿No se nos acabó el té?

―Uhuhu…  Traje  un  poco  a  escondidas  del  teatro,  así  que  tenemos.

Hagamos una fiesta de té nocturna, Violet.

―No deberías hacer eso…

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios