Gaikotsu Kishi-sama, Tadaima Isekai e Odekake-chuu (NL)

Volumen 1

Capitulo 1: Aventura en un Mundo Misterioso

Parte 2

 

 

Mientras continuaba usando el Paso Dimensional para viajar río abajo, paralelo al camino, divisé un carro a caballos y varios caballos parados a su alrededor. Debería haberme emocionado por encontrarme por fin con gente de este mundo, pero algo en la situación se sentía muy desconcertante.

Me transporté a un lugar por encima de la escena con un buen punto de vista, donde podía observar el carruaje y sus alrededores.

Publicidad G-AR



Vi que una figura corpulenta vestida con una armadura de cuero apuñalaba a otro hombre -uno de los guardias del carruaje, al parecer- directamente en la boca. Alrededor de ellos, otros cinco hombres que parecían ser guardias yacían inmóviles en el suelo. También había algunos hombres desparramados entre ellos. El hombre corpulento que había apuñalado al guardia y otros cinco hombres vestidos con ropas similares -mercenarios, bandidos o algo parecido- eran todo lo que quedaba. También había dos mujeres, a las que los bandidos trataban con rudeza.

A juzgar por las miradas -y las sonrisas lascivas- que los bandidos dirigían a estas mujeres, era evidente lo que iba a ocurrir a continuación.

Toda la escena reforzaba aún más mi impresión de que me encontraba en un mundo claramente no moderno.

Todavía se utilizaban caballos y carruajes como medio de transporte y la ropa de los hombres estaba sacada de una obra de teatro medieval. Lo que es más, estaban casualmente matando gente con espadas en pleno día.

Pero, pensé mientras miraba mi reluciente armadura con un suspiro, otros probablemente dirían lo mismo de mí.

Publicidad M-M5

Las risas alegres y los gritos de los bandidos que desgarraban la ropa se mezclaban con los gritos y súplicas de las mujeres inmovilizadas.

No podía quedarme de brazos cruzados. Pero para salvar a estas mujeres, tendría que enfrentarme a seis bandidos y ya los había visto matar sin vacilar. No era como si pudiera simplemente caminar y decirles que lo dejaran.

Suponiendo que tuviera la misma fuerza y habilidades que en el juego, estaba seguro de que podría triunfar en una pelea directa. Pero no tenía ni idea de si era más fuerte -o posiblemente incluso más débil que en el juego. Si era más débil, bueno, todo podría terminar para mí en el momento en que entré en la refriega. En cualquier caso, si quería asegurar mi victoria, tendría que hacer un plan y conseguir la victoria.

En primer lugar, tenía que eliminar al mayor número posible de bandidos en mi ataque inicial. Esperaba que las probabilidades estuvieran a mi favor. Después de todo, los ataques realizados justo después del Paso Dimensional eran un golpe mortal casi instantáneo, al menos en el juego.

El paso más básico de toda buena estrategia era eliminar primero al enemigo más poderoso. Mi objetivo era el hombre corpulento que se estaba bajando los pantalones. Su trasero estaba orientado hacia mí y estaba justo en mi línea de visión.

Saqué mi espada de su funda. Aunque no pude usarla con delicadeza, la Espada Sagrada del Trueno de Caladbolg, de clase mítica, no debería tener problemas para actuar especialmente teniendo en cuenta el poder que había mostrado antes cuando atravesó el árbol de un solo corte.

No, no podía preocuparme por cosas como la delicadeza en este momento. Esos lujos estaban reservados para soldados experimentados.

Respiré profundamente y apreté con fuerza la espada en mi mano. Estas personas eran asesinos. No había necesidad de dudar. Todavía no me creía del todo la situación en la que me encontraba, incliné la cabeza hacia un lado y centré mi mirada en el hombre corpulento. Al instante siguiente, utilicé el hechizo de transporte Paso Dimensional para teletransportarme detrás del grupo de bandidos y les golpeé con mi espada en sus desprotegidas espaldas.

El golpe sorpresa fue un éxito masivo. Incluso fue abrumador.

Antes de que se dieran cuenta de mi presencia, cuatro de los bandidos ya habían sido eliminados de la lucha. Cuando los dos restantes intentaron huir, los rematé sin esfuerzo. No tenía la intención de matar a los bandidos que escapaban, pero cuando me vi envuelto en el flujo de batalla y vi a los hombres girar y correr, mi cuerpo se movió antes de que mi mente tuviera la oportunidad de alcanzarlo.

A menudo se oye decir que mostrar la espalda a un oso lo atrae a atacarte, pero esta experiencia me hizo preguntarme si el fenómeno se limitaba a los osos. Hasta hoy, no podía imaginarme golpeando a un hombre con la cuchilla Wyvern. Sin embargo, no sentí ninguna reacción emocional o física fuerte por haber quitado vidas humanas. Fue, después de todo, para salvar a las mujeres.

¿Se debía esto a mi nueva forma?

Me sentí como si estuviera a punto de vislumbrar alguna emoción profunda y sin fondo que me acechaba, sólo para ser reemplazada por una emoción igualmente carente de significado. No podía decir cuál era la emoción oculta, pero no era el momento para la introspección.

Ahora que me había ocupado de los bandidos, tenía que ayudar a las mujeres. Con suerte, ellas podrían mostrarme el pueblo más cercano.

Volví mi mirada hacia ellas. Ambas parecían haber visto días mejores, así que decidí decir algo para tranquilizarlas.

“¿Están bien?” Hablé como lo habría hecho en el juego.

Así es. Como si todo esto fuera un juego.

La forma en que hablaba cuando interpretaba a este personaje me salía de forma natural, como un hábito largamente formado.

Publicidad G-M3



Siempre que escribía conversaciones en el juego frente a mi PC, murmuraba las palabras en voz alta para mí mismo. Quizá por eso no me resultó extraño pronunciar las palabras aquí.

Según la historia de mi personaje, era un buen tipo de unos cuarenta años que había sido certificado como un Caballero Sagrado antes de que una maldición fuera lanzada sobre él, convirtiéndolo en un esqueleto. Ahora se encontraba en un viaje para recorrer la tierra en busca de una cura.

Las dos mujeres -en realidad, la del pelo castaño era todavía una joven- miraban sin comprender, empapadas en la sangre roja y brillante de los bandidos.


Debían de haber pasado por muchas cosas.

La chica vestida de sirvienta parecía tener unos veinte años y llevaba el pelo rojo y rizado, cortado a la altura de la nuca. Sus ojos verdes, fuertes y decididos, me miraban fijamente. Llevaba un brazo sobre el pecho, donde había estado su ropa. De alguna manera había evitado gran parte de las salpicaduras de sangre.

“Deberían ir a lavarse al río. Yo me quedaré y me encargaré de los bandidos restantes”.

“Gracias… Venga conmigo, señorita”.

La sirvienta respondió a mi sugerencia con una ligera reverencia antes de correr hacia el carruaje y sacar un gran paño de sus bolsas. Se acercó a la chica, a la que se refirió como ‘señorita’ y la envolvió en el paño, luego acompañó a la pequeña señorita hacia el río. Después de verlas irse, observé los alrededores.

En total, había nueve bandidos muertos y seis cuerpos más que parecían haber sido guardias.

Era una escena espantosa.

Además de los cuatro caballos enganchados al carruaje, había otros doce en los alrededores. A juzgar por el equipo que llevaban los caballos, seis de ellos habían pertenecido a los bandidos.

Los caballos eran probablemente un lujo en este lugar, parecido a un coche de pasajeros en mi propio mundo.

Como estaba atrapado en un mundo del que no sabía nada, supuse que el dinero era lo primero que necesitaba cuidar. No importaba de qué época -o mundo- estuviéramos hablando, el dinero era una necesidad universal para la vida. Tanto si planeaba ir a la ciudad con las mujeres o simplemente vagar por las tierras como un vagabundo, necesitaría reunir otros recursos también.

En primer lugar, decidí tomar los caballos de los bandidos y venderlos en la ciudad. Eso me daría, con suerte, una buena cantidad de dinero. Probablemente podría tomar las armas de los bandidos muertos y venderlas también. Supongo que las espadas, en particular, eran bastante caras en esta época, ya que eran grandes trozos de metal.

La armadura de cuero no parecía que fuera a darme mucho en el mercado abierto, así que decidí dejarlo todo atrás. Estaba todo bastante estropeado y empapado de sangre, así que ni siquiera estaba seguro de poder venderlo.

Mientras me arrodillaba para buscar al bandido más cercano, noté lo difícil que era distinguir a los malos de los buenos. Una risa irónica resonó desde lo más profundo de mi casco. Encontré una bolsa de cuero atada a la cintura del bandido. En su interior había cuatro monedas de plata de cien yenes y quince más de tamaño y color similares a las antiguas monedas de diez yenes. Todas llevaban la misma marca y parecían ser la moneda local. ¿Plata y cobre? Estaban mal acuñadas en comparación con las monedas utilizadas en Japón, pero ciertamente encajaban con el resto del mundo. Fui a recoger el dinero del resto de los bandidos.

El hombre con el trasero al aire -el líder, supuse- tenía seis monedas de color dorado del tamaño de una moneda de un yen. El oro o al menos lo que yo creía que era oro, era sorprendentemente pesado para su tamaño.

En total, los nueve bandidos tenían seis monedas de oro, treinta y una de plata y sesenta y siete de cobre. Si era una cantidad significativa o no, no podía decirlo todavía. No sabía nada sobre el costo de los bienes aquí.

Después de eso, recogí un total de seis espadas, una maza y tres espadas cortas. Las até y las metí en un saco de tela atado a la espalda de uno de los caballos de los bandidos. Luego amontoné todos los cadáveres de los bandidos en los pastizales junto al camino. Yo estaba sorprendentemente tranquilo sobre todo el asunto. Tal vez todos esos programas médicos extranjeros que había estado viendo me habían desensibilizado a ver cuerpos así.

Pensando que los cuerpos empezarían a pudrirse si los dejaba así, les lancé fuego. Las llamas estallaron de mi mano derecha, bañando el montículo de cadáveres en un flujo continuo e incinerando los restos de los bandidos.

Me acerqué a las llamas y al humo para ver cómo se desarrollaba la escena. Mientras ardían, pensé en que incluso excusas miserables de seres humanos como estos podrían eventualmente convertirse en abono y proporcionar algún tipo de beneficio a la hierba y las flores una vez que fueron reducidos a cenizas.

Las dos mujeres volvieron del río y sus complexiones eran notablemente mejores ahora. La muchacha de pelo castaño estaba envuelta en un gran paño y sostenida por su sirvienta.

Todavía estaba algo pálida cuando se dirigió hacia mí, inclinando ligeramente la cabeza cuando llegó.

“Gr-gracias por salvarme de tan… terribles circunstancias”.

Las lágrimas se formaron en los bordes de sus ojos. Debía de estar absolutamente aterrorizada. A pesar de todo, el hecho de que pudiera acercarse a un misterioso hombre con armadura y expresar su gratitud me dejó claro que no era una simple jovencita.

“Ciertamente se han encontrado con una gran cantidad de desgracias aquí. Aunque mis palabras puedan sonar vacías, me alegra que estén a salvo”.

Tras escuchar mi respuesta, la sirvienta que estaba junto a la chica inclinó la cabeza y habló.

“Por favor, permítame expresar también mi gratitud. Ahora, señorita, vamos a subir al carruaje. Le traeré una muda de ropa”.

Con esa gentil indicación, la joven se dirigió al carruaje y subió a él.

La camarera se puso detrás del carruaje, sacó una de las bolsas de cuero atadas al maletero y comenzó a buscar ropa de repuesto.

“He quemado los cuerpos de los bandidos. ¿Qué quieren que haga con los guardias?” Dejó de buscar y pensó un momento.

“Ponerlos a un lado del camino”. Inclinó la cabeza con delicadeza al responder.

Publicidad G-M2



“Enviaremos soldados a recoger sus cuerpos. Las armas y los caballos volverán con nosotros. Apreciaría mucho su ayuda para reunirlos”.

“Entendido”. Incliné mi casco con brusquedad en respuesta y comencé a trasladar los cuerpos de los guardias.

La camarera llevó la muda de ropa al interior del carruaje y cerró la cortina de la ventana.

Reuní las armas de los guardias en un saco de tela separado, que luego puse en el maletero del carruaje. Los arneses de los caballos de los guardias parecían lo suficientemente resistentes así que utilicé una cuerda que llevaban los bandidos para atarlos a la parte trasera del carruaje, con la esperanza de que fuera capaz de arrastrarlos.

Luego até a cinco de los caballos de los bandidos y monté el sexto, el de aspecto más robusto.

Hacía tiempo que no montaba a caballo, probablemente desde que tomé algunas lecciones en la escuela de equitación de mi amigo, pero me sentí cómodo al menos para hacer caminar al caballo. Correr sería una historia completamente diferente, ya que nunca lo había intentado. Tampoco estaba seguro de poder guiar a los otros caballos hasta la ciudad. Todos los caballos eran enormes, nada que ver con los delgados y estilizados purasangres que estaba acostumbrado a ver. Los músculos de las patas y de todo el cuerpo eran gruesos y redondos, y el que yo montaba no tenía mucha dificultad para soportar mis casi dos metros de altura y mi corpulencia. Se limitó a mirarme a mí y a mi pesada armadura como si fuera una molestia.

Poco después, la camarera bajó del carruaje con una nueva ropa y se acercó a mí.

“Quisiera expresarle una vez más mi gratitud por habernos rescatado de esa horrible situación”. Juntó las manos a la altura de la cintura e inclinó la cabeza profundamente mientras hablaba.

“No hace falta que me lo agradezca, simplemente me encontré con ustedes. Sin embargo, con gusto las acompañaré a la próxima ciudad”. Hablé con un ligero aire de arrogancia mientras dirigía la discusión a mi objetivo real: llegar a la siguiente ciudad.

“¡Gracias!” La sirvienta no pareció notar nada raro y se mostró bastante alegre mientras me daba las gracias antes de subir al asiento del conductor. Dio a las riendas un ligero chasquido, haciendo que los caballos reanudaran su marcha por el camino. Una vez que el carruaje comenzó su silenciosa procesión hacia adelante, llevé mi propio caballo junto a él. Los caballos atados detrás de mí se movieron obedientemente a paso de tortuga.

Mirando al cielo, pude ver que el sol estaba ya bajo y que la noche se acercaba rápidamente. El horizonte hacia el oeste estaba bañado en un profundo color rojo vino, lo que significaba que probablemente nos quedaba una hora más o menos hasta que se hiciera completamente de noche.

“Parece que he olvidado mis modales”. La sirvienta, que ahora conducía el carruaje, me miró desde donde estaba sentada y se inclinó ligeramente a modo de presentación. “Mi nombre es Rita Farren, sirvienta de Madam Lauren Laraiya du Luvierte, de la familia Luvierte”. Los ojos verdes de Rita se clavaron en mi casco. Parecía estar esperando a que me presentara.

“Hm”. Me aclaré la garganta una vez para darme un aire de importancia. “Me llaman Arc. No soy más que un simple vagabundo”. Por supuesto, opté por usar mi nombre en el juego.

Vestido completamente con armadura como ésta, me resultaba mucho más fácil fingir y hacer de alguien que no fuera yo.

La chica del carruaje era aparentemente la hija de algún tipo de nobleza. Parecía que mi plan de pasar desapercibido había fallado desde el principio. Si no volvía a la pista pronto, las cosas podrían deslizarse aún más hacia abajo.

“¿Qué lo trae a Rhoden, maestro Arc?”

La pregunta de Rita me sacó del tren de pensamiento introspectivo en el que me había metido, arrullado por el suave vaivén del caballo. También trajo consigo muchas más preguntas, que flotaban en mi cabeza. ¿Era Rhoden una región? ¿O tal vez un reino? Desde luego, no era un nombre que hubiera oído nunca mientras jugaba en línea. Mi mente seguía dando vueltas.

“Simplemente estoy vagando por donde mis pies me llevan. No tengo un destino concreto”.

Fue una respuesta que se me ocurrió de improviso. Sin embargo, teniendo en cuenta la historia de mi personaje de viajar por la tierra en busca de una cura para su maldición, tenía sentido para mí pasar por alto los detalles.

Mirando hacia el horizonte, pude ver que la noche ya se había instalado en las colinas, trayendo consigo una atmósfera solemne. Las dudas también surgían de los rincones más oscuros de mi mente. ¿Qué me iba a pasar? No era que tuviera un apego particularmente fuerte a mi vida en el mundo real, pero también sería bastante difícil vivir como un esqueleto en un mundo del que no sabía nada.

Me había quedado atrapado en la manipulación de la magia y el manejo de la espada, olvidando la dura realidad de mi situación. Pero cuando las cosas empezaron a calmarse un poco, el miedo a la incertidumbre se abrió paso.

Por suerte, Rita no pareció darse cuenta de nada de esto. Se limitó a asentir. “¿Es así? Nos dirigimos a la ciudad de Luvierte, controlada por el padre de la señorita Lauren, el Amo Buckle. Estoy segura de que se alegrará al saber que ha acabado con los bandidos. Sería un honor que nos acompañara a su residencia”.

Ella debe haber percibido algo de mi incertidumbre, porque acentuó su invitación con una cálida sonrisa.

Por desgracia, no era una invitación que pudiera aceptar. Reunirse con alguien de alto estatus, como un noble terrateniente, era simplemente imposible.

En primer lugar, tendría que quitarme el casco; no se puede conocer a la nobleza con el casco en la cabeza. En términos modernos, eso sería como reunirse con el gobernador de la prefectura con un casco de motocicleta. Hoy en día, ni siquiera puedes entrar en una tienda de conveniencia con la cara completamente cubierta de esa manera.

En cualquier caso, tenía que evitar esa situación a toda costa.

“Agradezco la oferta. Sin embargo, no necesito una recompensa. Tu gratitud es suficiente”. Intenté terminar la conversación ahí, pero su cara sólo se nubló mientras seguía insistiendo.

“Después de habernos salvado así a la señorita Lauren y a mí, no podría imaginarme no proporcionarle una recompensa. Tal vez debería hablar con el Amo Buckle”.

Bueno, esto estaba complicando las cosas. No parecía que rechazar una recompensa fuera una opción que ella estuviera dispuesta a aceptar. Tal vez si le decía algo que quería, podríamos terminar allí. Me devané los sesos mientras intentaba pensar en algo que pedir.

“Muy bien entonces. Te agradecería que me proporcionaran algo que me facilite mi paso mientras continúo mi viaje”.

Suponiendo que necesitaría algún tipo de documento para viajar libremente, intenté sugerirlo. Dudaba mucho que tuvieran algo tan avanzado como un pasaporte en este mundo, pero supuse que podrían tener algo similar.

En respuesta a mi petición, Rita frunció el ceño y no miró nada en particular.

“Proporcionarle… ¡Ah! Creo que sé lo que hay que hacer. Por favor, tome esto. Es mi pase de viaje de cobre. Sólo la familia noble posee pases de plata. Mientras muestre esto, debería poder viajar a cualquier lugar que desee en todo el dominio”.

Sacó un medallón de cobre, un poco más pequeño que una tarjeta de visita, de su bolsillo del pecho y se acercó al asiento del conductor para dármelo.

Cogí el medallón y lo miré. En el centro había un escudo -¿el escudo de una familia noble?- así como una serie de símbolos que nunca había visto antes grabados en su superficie. Parecía bien hecho y probablemente incluso podría usarse como decoración.

“Te lo agradezco”.

Después de darle las gracias, metí el pase en el saco de tela que llevaba en el lomo de mi caballo, con todos los bienes que había liberado de los bandidos.

Rita me llamó de nuevo, esta vez con un tono más alegre en su voz. “Más adelante está la ciudad de Luvierte, señorito Arc”.

Miré por delante del carruaje y, efectivamente, pude ver un pueblo al pie de la colina. Las afueras estaban marcadas por un foso de aproximadamente tres metros de ancho, lleno de agua del río que pasaba por su perímetro. El foso estaba rodeado de tierras de cultivo, los granos ondulaban cuando el viento los atravesaba. Más allá de las granjas había otro foso, para proporcionar una capa adicional de protección.

El muro de piedra que rodeaba la ciudad tenía probablemente cinco metros de altura y parecía estar bien construido. Quizas era lamentablemente bajo para un castillo, pero parecía lo suficientemente bueno para una ciudad.

Luvierte parecía ser algo grande, teniendo en cuenta la época. Por delante de nosotros en el camino estaba la puerta de la ciudad. De unos cinco metros de ancho, estaba flanqueada a ambos lados por torres de vigilancia construidas directamente en la muralla. No tenía ninguna duda de que las torres albergan numerosos guardias vigilando. Inmediatamente delante de la puerta había un puente de piedra que cruzaba el foso exterior, muy distinto de los puentes levadizos que solían encontrarse en las ciudades del juego.

El sonido de una campana se elevó desde algún lugar dentro de esta ciudad que había aparecido de la oscuridad y los vientos llevaron cada tintineo hasta nosotros.

“Maestro Arc, esa campana marca el cierre de las puertas. Debemos apresurarnos”.

Parecía que la puerta no se iba a cerrar inmediatamente después de que la campana terminara de sonar, pero Rita aún quería que el carruaje llegara al pueblo antes de que lo hiciera. Teniendo en cuenta que en el carruaje llevaba a la hija de un noble, estaba casi segura de que habrían abierto las puertas para ella, pero probablemente le preocupaba hacer trabajar a los guardias de la puerta.

Parecía que nos acercábamos a la puerta este, frente a la cual había varios guardias con lanzas. Habíamos llamado la atención.

El comportamiento de uno de los guardias cambió al instante cuando reconoció a Rita. “Señorita Rita, ¿qué ha pasado?” Se acercó corriendo. “¿Dónde están Sir Maudlin y los demás guardias?”

Al oír sus gritos, los demás guardias de la puerta también se acercaron. El primer hombre en acercarse era el único que llevaba casco, tal vez era su capitán.

“Fuimos emboscados por bandidos a una hora de camino. El maestro Arc los derrotó, pero, desafortunadamente, Sir Maudlin y su contingente de quince guardias fueron asesinados”.

“¡Eso no puede ser!”

El capitán de los guardias de la puerta intercambió miradas con Rita, con un desconcierto absoluto grabado en su rostro. Los demás guardias empezaron a murmurar entre ellos al escuchar la noticia.

“Hemos puesto los cuerpos de Sir Maudlin y de cinco de sus guardias en un lugar seguro. Me gustaría que fueras a recogerlos. Ahora, debo llevar a la señora de vuelta a su finca y notificar al amo Buckle de lo que ha sucedido”.

“¡Entendido! Formaré un grupo para recuperar los cuerpos de inmediato. Por favor, obtenga el permiso del Amo Buckle para que partamos”.

El capitán ofreció a Rita un rápido saludo antes de salir corriendo a dar órdenes a sus hombres.

Rita bajó del asiento del conductor y se acercó a mí, inclinando de nuevo la cabeza. “Maestro Arc, me gustaría expresarle una vez más mi gratitud. Si hay algo que pueda hacer, por favor, llámeme, Rita Farren, sirvienta de la finca Luvierte. Le prometo que haré todo lo posible para ayudarle”.

“Bueno, hay una cosa… ¿Podría decirme dónde puedo vender esto?” Señalé a los caballos que había tomado de los bandidos. Viajar con seis caballos sería una increíble molestia, así que quería venderlos cuanto antes. El único problema era que no sabía dónde hacerlo.

“Entre por la puerta este e inmediatamente gire a la derecha. Allí encontrará el establo de Dando. El comprará sus caballos. Estoy segura de que hará un trato rápido si menciona mi nombre”.

“Te lo agradezco”. Le di las gracias a Rita y acompañé a los caballos por la puerta este. Nos separamos en el primer cruce, ella giró a la izquierda mientras yo me dirigía a la derecha, despidiéndome de ellas antes de continuar.

El establo que había mencionado Rita era de madera y junto a él había un cartel con la imagen de un caballo. Até los caballos a un poste cercano y entré, donde encontré a un joven. Aunque sólo medía 160 centímetros, parecía un hombre fuerte y fornido, a juzgar por los brazos que sobresalían de sus mangas remangadas. Era calvo, con una tupida barba que le llegaba hasta el pecho. Suponiendo que era el dueño de la tienda, fui al grano y le dije lo que quería.

“La señorita Rita, de la hacienda Luvierte, me dijo que viniera aquí. Me gustaría vender algunos caballos”.


Se sorprendió por un momento, pero después de echarme un vistazo rápido, su expresión cambió a una suave sonrisa mientras se acercaba a mí.

“Bueno, bueno. Yo soy Dando, el dueño de este buen establecimiento. ¿Tiene una carta de presentación, amable señor?”

“No tengo cartas, pero la señorita Rita me dijo que este era el mejor lugar para vender caballos. Ella no estaba exactamente en condiciones de poner la pluma en el papel”.

Publicidad G-M3



El dueño del establo levantó una ceja, como si tratara de desentrañar el significado de lo que yo había dicho. No sabía si podía hablar de lo que había pasado con los bandidos, pero, en cualquier caso, tenía una presentación de una persona que trabajaba para la finca. Dado que Dando casi seguramente tenía algún tipo de relación con Rita, debería poder confiar en mí.

Publicidad G-M3



“La hija de los Luvierte fue atacada esta noche por un grupo de bandidos. Estaba cerca, así que les eché una mano. Se podría decir que los seis caballos son mi botín de los bandidos. ¿Quieres echar un vistazo?”

“¿Ataque? ¡¿Señorita Lauren?! Esto es ciertamente una novedad para mí. Y seis caballos dices… Bueno, supongo que deberíamos ir a verlos”.

Dando se pasó los dedos por la barba mientras salía por la parte delantera del establo para inspeccionar los caballos. Tomó una lámpara que colgaba junto a la tienda para ver mejor, los inspeccionó uno por uno, acariciando sus pelajes a medida que avanzaba. Parecía estar haciendo los números en su cabeza.

“Puedo ofrecerte cuarenta y cinco sok por el grande y treinta sok por el resto. Por las sillas de montar… ¿cómo suena un sok por el lote?”

Todavía no tenía ni idea de cuánto costaba nada, ni siquiera de las unidades monetarias, pero supuse que esto cubriría al menos mis gastos iniciales de viaje. Pensando que probablemente no haría una oferta injusta a un hombre completamente vestido con armadura -aunque probablemente era una perspectiva demasiado optimista- acepté.

“¡Me alegro de oírlo! Espera aquí, volveré con tu dinero. ¡Eh, chicos! Vengan a buscar estos caballos y llévenlos adentro”.

Con un rápido movimiento de cabeza, Dando se volvió hacia la tienda y gritó dentro. Dos jóvenes salieron corriendo y se dirigieron inmediatamente a los caballos, trasladándolos a los establos.

Pasé el tiempo viendo a los chicos mover los caballos hasta que Dando volvió, esta vez con un saco de tela. Comenzó a ordenar el contenido en una mesa cercana, apilando las monedas de oro de un yen en grupos de diez. Al parecer, las monedas de oro se conocían como sok. En total, había diecinueve torres de oro y seis monedas.

“Son 196 sok en total. Siéntete libre de comprobarlo”.

A petición de Dando, conté rápidamente las monedas antes de tomar algunas en la mano como si las inspeccionará. No podía decir nada, pero no parecía haber ningún problema.

Introduje las monedas en mi pequeño monedero de cuero, que rápidamente adquirió cierto peso. A pesar de lo pequeñas que parecían las monedas, cada una pesaba tanto como una moneda de quinientos yenes. No parecían ser de oro puro, pero los metales de los que estaban hechas eran bastante pesados.

“Gracias. ¿No conoces por casualidad un lugar donde pueda pasar la noche?”

“¿Una posada? Bueno, está la de Marla en el centro de la ciudad, al lado de la calle principal. Pero no estoy seguro de que haya algún lugar en estas zonas donde una persona como tú pueda alojarse”. Dando una vez más volvió a echar un vistazo a mi armadura y luego me miró disculpándose.

“No soy más que un vagabundo. Todo lo que necesito es un lugar donde pueda recostarme, lejos del viento y la lluvia”.

Tras dar las gracias al dueño del establo, me dirigí hacia el centro de la ciudad.

El sol se había puesto por completo, cubriendo la ciudad de oscuridad. Me encontré con varias personas caminando deprisa por los caminos, pero parecía que pocos habitantes del pueblo salían al anochecer. Cada vez que me cruzaba con alguien, parecía sorprendido al verme. Me imaginé que debía ser bastante aterrador ver a un hombre con armadura vagando por las calles de noche.

En el centro de la ciudad, encontré una calle de unos diez metros de ancho. Parecía que la ciudad de Luvierte sólo tenía puertas al este y al oeste, aunque este camino conectaba el centro de la ciudad con su parte sur, lo que significa que no había una ruta directa desde las puertas hasta la carretera.

Las casas de madera de dos pisos y las tiendas se alineaban en la calle, derramando la luz de sus ventanas a la carretera. Delante de una tienda colgaba un cartel con la imagen de un barril, que supuse que era un bar. Desde el interior se oían voces masculinas. Me acerqué y llamé a un hombre que daba tumbos cerca de la entrada del bar.

“Estoy buscando la posada de Marla. ¿Podría decirme dónde encontrarla?”

“¡P-por allá, s-s-señor Caballero, señor!”

El hombre borracho me miró con los ojos muy abiertos mientras balbuceaba sus palabras, señalando un edificio al otro lado de la carretera. Le di las gracias y me dirigí hacia el edificio. Un timbre sonó cuando pasé por la puerta, sorprendiendo a un hombre de mediana edad que se apresuró a salir de detrás del mostrador para recibirme.

Publicidad M-M3

“¡Ah, señor caballero! ¿Qué le trae a nuestro humilde establecimiento?”

“Me gustaría pasar la noche”.

“¡¿Aquí?! ¿Quieres quedarte aquí, en un lugar como este?” La voz del posadero chirrió, traicionando su sorpresa.

Me imaginé que parecía un poderoso caballero de alguna región lejana.

Pero confirmé mi intención y el posadero me entregó la llave de la habitación, con una mano que temblaba ligeramente.

La estancia de una noche costaba un sek, una moneda de plata. La leña para cocinar costaba un sek más. Debía de ser una especie de posada con descuento si la gente tenía que llevar su propia comida, comprar leña y cocinar sus propias comidas en la cocina. Para ser justos, el concepto de una comida que viene con su estancia sólo había comenzado alrededor del período Edo en Japón. En Occidente, la comida todavía se cobraba por separado, así que supuse que tenía sentido aquí.

Publicidad M-AB

Junto al mostrador, un tramo de escaleras conducía al segundo piso. Las escaleras crujieron bajo el peso de mi armadura mientras subía. Una vez en mi habitación, giré el pomo sólo para descubrir que la puerta no se movía. Tal vez estuviera mal hecha, pero oí un ligero ruido sordo al empujar. Sentí como si la puerta estuviera atrapada en algo.

Poniendo un poco más de fuerza en ella, oí un ruido de chasquido cuando se desprendió de sus bisagras. La puerta estaba ahora suspendida en el aire, sostenida sólo por el pomo de la puerta en mi mano.

“¡¿Qué?!” jadeé sorprendido.

Después de comprobar si había alguien cerca, empecé a recoger los clavos que habían sujetado la bisagra de la puerta. Los empujé de nuevo en sus agujeros, con la esperanza de dejar la puerta como nueva. La abrí y cerré unas cuantas veces y parecía estar bien.

Aunque me alegré de saber qué era lo suficientemente fuerte como para meter los clavos con un solo dedo, habría sido mejor no haber tirado la puerta de sus bisagras en primer lugar. Al final, decidí que era mejor tener más fuerza que menos.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios