Seiken Gakuin No Maken Tsukai (NL)

Volumen 3

Capitulo 9: El Propósito de La Espada Demoníaca

 

 

“… eo-kun… ¡Leo-kun…!”

Pudo escuchar una voz que lo llamaba desesperadamente.

Publicidad M-AR-1

“… Ugh… Aah…”

Abrió sus ojos, tumbado boca arriba, sólo para encontrar a Lyseria mirándole, con su cabello plateado brillando y con lágrimas en sus ojos azul hielo.

(Aaah. Eres tan hermosa, mi sirviente). A pesar de la terrible situación, Leonis encontró su mente ocupada por un pensamiento bastante extraño.

El Rey Demonio trató de moverse, un esfuerzo que sólo le recompensó con un horrible dolor que le atravesó el costado. No había logrado esquivar el ataque del Lord del Vacío, que lo había hecho caer en picada a la tierra. La sangre brotó de la herida, acumulándose en el suelo.

(Un cuerpo humano es tan dolorosamente frágil y quebradizo… Tan absolutamente incorregible…)

Publicidad G-M3



Jadeando, Leonis pronunció maldiciones a medias. Podía notar que la fuerza estaba abandonando rápidamente su cuerpo. Era una sensación que había olvidado desde que obtuvo un cuerpo no muerto.


“¡¿Leo-kun, estás bien?! ¡Leo-kun…!”

Cuando la voz de Lyseria se distanció, Leonis dirigió sus ojos a su mano derecha. Incluso con su conciencia desvaneciéndose, no soltó la Dáinsleif. No podía, porque era la espada que ella le había confiado. Era su mayor recuerdo de ella. La hoja de la Espada Demoníaca aún pulsaba con una luz ébano.

(Dáinsleif, una espada creada por la Diosa de la Rebelión… reaccionó al Lord del Vacío).

¿Qué implicaba eso?

(¿Ha renacido Roselia como el Lord del Vacío?)

Leonis había entrado en estasis mágica durante un milenio para proteger el recipiente humano en el que se suponía que la Diosa de la Rebelión se reencarnaría algún día.

(Desperté de nuevo en este mundo para cumplir mi promesa con ella).

Había jurado encontrarla de nuevo, incluso en este extraño mundo tan alejado del suyo. Sin embargo, si Roselia había renacido realmente como ese terrible monstruo…

(¿Porque…? ¿Con qué propósito…?)

El Lord del Vacío se acercaba, poco a poco, y a medida que acortaba la distancia, la Espada Demoníaca comenzó a reaccionar con más fuerza.

“Seria… -san… Corre…” Leonis separó sus labios mientras su mente se volvía turbia por la pérdida de sangre. Al menos quería que Lyseria sobreviviera. Después de todo, fue gracias a Leonis que ella se convirtió en su sirviente. “Reagrúpate con Regina y las demás… Y escapen…”

“¡Leo-kun!” Le gritó Lyseria, casi regañandolo.

Arrodillada en el suelo, sujetó la figura impotente de Leonis.

“¿Qué estás…? Ugh…”

Una dulce oleada de dolor atravesó el cuello de Leonis. Los pequeños colmillos de Lyseria lo mordieron.

“Ya has… bebido mi sangre antes…” Leonis susurró con una sonrisa amarga y exhausta.

Pero entonces se dio cuenta… Esto era diferente. Ella no estaba drenándolo… (¿Está compartiendo… su sangre conmigo…?)

El corazón de Leonis latía con fuerza. Podía notar que la sangre de Lyseria estaba circulando por su cuerpo. Su pecho se calentó ante el acto puro y galante de su sirviente. Pero…

(Es… demasiado tarde…)

Leonis se hundió en la oscuridad…

“… ¿Por favor?”

Elfine se dio la vuelta para mirar mientras pisaba el pedal tan fuerte como pudo. Arle Kirlesio señaló a Central Garden delante de ellas.

“Necesito llegar a la torre más alta. Esa de ahí. Por favor, llévame hasta ella”.

Mirando al frente, hacia donde Arle señalaba, Elfine vio un rascacielos que todavía estaba casi intacto.

“¿Y qué vas a hacer cuando llegues allí?” Preguntó Regina mientras disparaba a los Void más adelante en el camino.

“Voy a derrotar a ese monstruo”.

Elfine y Regina intercambiaron miradas de preocupación.

“¿Derrotarlo…? Es un Lord del Vacío”.

“Lo sé. He venido a matarlo”. Declaró Arle, levantando su espada frente a Regina.

“Así que esa espada es…” Murmuró Sakuya mientras acuchillaba a un Void que intentaba subirse al vehículo.

“Sí, es una Espada Sagrada creada para destruir esa cosa”.

Sakuya asintió a Arle.

“Elfine, creo que deberías hacer lo que ella dice”.

“Sakuya…”

“De todas formas nos dirigimos a Central Garden, y subir allí podría facilitar la búsqueda de Lyseria-senpai y el chico”.

“… Supongo que tienes razón”.

Publicidad M-M3

“Entendido. Arle, estoy poniendo mi fe en el poder de tu Espada Sagrada”.

“… No te defraudaré”. Arle asintió firmemente con su arma preparada.

“El único problema es si podremos llegar allí…” Observó Regina. Los Void estaban apareciendo continuamente, como si se tratara de una Estampida.

*¡Crack… Crack… Crack…!*

De repente, una enorme fisura apareció delante del vehículo del grupo.

“… ¡¿Qué?!”

Era una fractura colosal que empequeñecía todas las que le habían precedido.

Una estatua de un gigante con alas brillantes surgió del interior de esa grieta.

“… Esto es malo. ¡Ese ángel es…!” Gritó Arle.

“¡Goooooooohhhhhhhhh…!” El gigante aulló, balanceando sus brazos parecidos a los de una roca sobre el vehículo.

Elfine giró el volante con fuerza hacia un lado, pero no fue suficiente para esquivar a tiempo. Las extremidades del Vacío eran simplemente demasiado grandes.

“… ¡¿?!”

Iba a aplastarlos. Elfine cerro sus ojos con fuerza. Pero entonces…

*¡Whiiish!*

Un látigo negro se enroscó alrededor del enorme brazo y lanzó al Void lejos en lo que parecía un simple movimiento.

*¡Boooooooooom!*

El enorme Void salió volando desde el puente y cayó al mar, creando una gigantesca salpicadura de agua.

Publicidad G-M2



“¡¿Q-Qué fue eso?!” Exclamó Regina.

“… No lo sé. Pero…” Respondió Elfine. Esta era su oportunidad de abrirse paso. Utilizando los poderes del Eye of the Witch para anular el limitador de velocidad del vehículo, Elfine pisó a fondo el pedal de aceleración.


Mientras el vehículo se alejaba a toda velocidad, una pequeña chica se quedó atrás, trepada en uno de los soportes del puente. Giró ligeramente su muñeca, retrayendo hacia su mano el largo de su látigo sombra. Sus ojos, del color del crepúsculo, vieron alejarse el vehículo y se volvieron para mirar el agua que había debajo.

La superficie del mar se hinchó, y el Void de Clase-Angel surgió de sus profundidades.

“Parece un juguete bastante divertido con el que jugar”. La chica reflexionó, pasándose los dedos por sus labios con una tenue sonrisa. “Como sirvienta leal a su maestro, seré tu oponente”.

La sirvienta sombría del Reino de las Sombras se levantó el dobladillo de su falda cortésmente en una reverencia.

“… Leonis… Leonis, escucha…”

Pudo oír una voz en la oscuridad. Era la de una chica. Sonaba un poco más joven de lo que debería haber sido. Sus delgados dedos acariciaron suavemente su cabello.

“Necesito que me prometas algo. En un futuro lejano, si cambio y me convierto en otra cosa…” Sonrió con tristeza. “Quiero que me mates con esa Espada Demoníaca”.

“… ¡¿Q-Qué estás diciendo?! ¡Nunca podría hacer eso!” Exclamó el chico, apartando su mano.

“¿Incluso si te lo pidiera?”

“¡Por supuesto! N-Nunca podría…”

El chico negó con su cabeza. Las lágrimas brotaron en las esquinas de sus ojos. La chica lo abrazó con suavidad.

“Entiendo. Lo siento. Olvida lo que he dicho. Pero…” Se acercó para susurrar en los oídos del chico. “Pero si ese día llega… quiero que lo recuerdes. Mi deseo, y tu propósito. Y entonces… por favor, encuentra mi verdadero yo. Estoy segura de que la Espada Demoníaca que te di te guiará hacia tu destino”.

(Eso… no era un sueño. Era uno de mis recuerdos…)

Leonis sintió que su corazón palpitaba con fuerza al ser devuelto al mundo de los vivos. Había recordado algo que ella le había dicho hace más de mil años. Era una promesa que Leonis había olvidado.

(¿Por qué ese recuerdo…?)

Los ojos de Leonis se abrieron.

“… eo-kun… ¡¿Leo-kun…?!”

“Seria… -san…”

Los brazos de Lyseria rodearon la cabeza de Leonis. Al igual que cuando despertó por primera vez en el Mausoleo de Necrozoa. Todavía podía sentir débiles y dulces punzadas de dolor en su cuello, y podía sentir el mana circulando por su cuerpo. Lyseria había compartido con él su sangre.

(Ya veo. Quizá estos recuerdos…)

Lyseria había consumido la sangre y el mana de Leonis muchas veces. Restos de esos recuerdos pudieron haberse mezclado con la sangre que ella tomó de él. Y al devolvérsela, la memoria había despertado. ¿Siquiera era posible tal cosa?

El propio Leonis no estaba del todo seguro, pero era la única explicación que se le ocurría. Una promesa que había hecho con la diosa Roselia en un pasado lejano… un juramento que había olvidado.

(No… Ella había sellado el recuerdo).

Roselia lo había bloqueado para que, cuando llegara el momento, Leonis recordara su propósito. Si su reencarnación fallaba, y dejaba de ser ella misma, él la mataría con la misma arma que le había otorgado.

(Esa fue la misión que me encomendó…)

Leonis agarró a Dáinsleif. ¿Había previsto la Diosa de la Rebelión que el Vacío retorcería su noble alma?

(Pero si éste es mi propósito, ¿con qué fin…?)

“Leo-kun…” Lyseria acarició suavemente la espalda de Leonis mientras éste se estremecía.

“Yo… hice una promesa”. El Rey Demonio suspiró.

“Sí”. Lyseria asintió. “¿Qué clase de promesa?”

“Que la encontraría, sin importar lo que pasara. Y…”

Ese día, Leonis había jurado que, aunque fuera en un futuro lejano, la encontraría no importa qué. Encontraría a la auténtica.

(… ¡¿?!) Algo golpeó a Leonis como un rayo desde arriba. (¿Su verdadero…

yo…?) Los ojos del chico se abrieron de par en par.

Definitivamente, ella había dicho: Quiero que encuentres mi verdadero yo.

Leonis miró a la espada Dáinsleif mientras palpitaba a coro con el Lord del

Vacío. La voz de Roselia, tal y como la recordaba, surgió en su mente:

Estoy segura de que la Espada Demoníaca que te di te guiará hacia tu destino.

¿Qué podría significar eso?

(Roselia me dio esta arma para matarla).

Si ese Lord del Vacío era el verdadero recipiente de su alma… (nunca habría sido capaz de desenfundarla contra ella). Eso estaba claro. Después de todo, ella era la verdadera maestra de la Espada Demoníaca.

(Ya veo. Así que de eso se trata…)

Dáinsleif le estaba indicando a Leonis que abatiera a este falso dios caído…

guiándolo para que buscara la verdadera alma de Roselia Ishtaris. (La verdadera tarea que me encomendó fue…)

Leonis agarró el brazo de Lyseria con una mano y se puso de pie sin decir nada.

“¿Leo-kun…?”

“Ya estoy bien, Seria-san…”

Leonis sacudió su cabeza y encaró al Lord del Vacío que se acercaba, el Falso Dios de la Nada que albergaba el alma de la Diosa de la Rebelión.

“Ooooh… Oooh… ¡Oooh, oooooooooh…!” La canción de la Santa convocó a un pequeño ejército de Void humanoide. Los crujidos recorrieron el aire. Decenas de brazos grises se arrastraban hacia ellos y se aferraban a Leonis y Lyseria.

“Mientras esté usando la Espada Demoníaca, estaré prácticamente indefenso. ¿Puedes mantenerme a salvo?”

“… Sí. Déjalo en mis manos, Leo-kun”. Lyseria asintió con una sonrisa. Incluso cuando los Void los rodeaban, sus ojos no revelaron ni una pizca de miedo.

(Esa es mi digna sirviente). Una sonrisa intrépida se dibujó en los labios de Leonis.

Dejando de lado la confianza, Lyseria tendría problemas para contener a tantos Void por sí sola. Leonis sostuvo la Espada Demoníaca en lo alto.

“¡Ejércitos leales del Reino de la Muerte, reúnanse bajo mi mando!” Alzó la voz en una orden clara y rotunda. La sombra a sus pies se expandió, pintando de negro el suelo a su alrededor.





*Traqueteo… Traqueteo, traqueteo, traqueteo… Traqueteo, traqueteo, traqueteo…*

Un ejército de miles de esqueletos se arrastró hacia afuera. Este era uno de los hechizos Anti-Ejército de Octavo-Orden de Leonis… [Crear Ejército de No Muertos]. Desafortunadamente, sólo podía crear esqueletos de bajo rango que no eran rivales para los Void.

(Estos soldados no son más que meras marionetas de hueso que funcionan con mi mana. Sin embargo…)

Si las almas de los valientes guerreros pudieran poseer esos recipientes vacíos, la historia sería diferente. Y como Rey No Muerto, Leonis podía sentir los espíritus de los Caballeros de Christaria aún atrapados en esta ciudad en ruinas.

Las almas de aquellos valientes guerreros aún anhelaban luchar junto a Lyseria Christaria.

(¡Entonces, como Rey Demonio, les concederé su deseo!) Leonis renunció al control sobre la horda de no muertos. Inmediatamente, las cuencas oculares de los soldados se iluminaron con un brillo carmesí. Comenzaron a hacer sonar sus dientes en una risa distorsionada, una expresión de su alegría desbordante por la oportunidad de volver a blandir sus espadas en batalla.

“Leo-kun, ¿qué es esto…?” Lyseria contempló el espectáculo de los esqueletos parlanchines con una expresión confusa en su rostro. Una chica normal se habría desmayado indudablemente ante semejante escena.

“Las almas de los Caballeros de Christaria ocupan estos esqueletos. Seria-san, guíalos a la batalla”.

“¿Huh? ¡¿Yo?!”

“Por favor. Necesito que contengas a las hordas de Void todo lo que puedas”.

“… ¡Entendido!” Lyseria asintió, su mirada de sorpresa se convirtió en una de determinación.

Publicidad M-M5

Su cabello plateado se iluminó y sus ojos azul hielo se volvieron carmesí. El mana envolvió su cuerpo, enrollándose a su alrededor para formar un hermoso vestido rojo. Se mantenía digna, con la Bloody Sword en la mano, la imagen misma de una Reina Vampiro. Con su Espada Sagrada en alto, ordenó: “¡Valientes Caballeros de la Casa Christaria! ¡Síganme!”.

El ejército de soldados esqueléticos chasqueó sus dientes en respuesta.

Seiken Gakuin no Maken Tsukai Volumen 3 Capitulo 9 Novela Ligera

 

Cuando la batalla entre los no muertos y los Void comenzó en serio, una flor roja floreció en el campo de batalla.

“¡Aaaaaaaaaaaaah!”

Lyseria se abrió paso de un tajo, con el dobladillo del Vestido del Verdadero Ancestro ondeando mientras avanzaba. La Bloody Sword desprendía un brillo ominoso, dejando estelas rojas en el aire. La sangre que corría por su filo se convirtió en cuchillas que salieron volando en todas direcciones.

Los Void humanoides eran las almas profanadas de aquellos que habían luchado por el Tercer Assault Garden en el pasado. Pero esta verdad no hizo vacilar a Lyseria. Su Espada Sagrada destruiría sus almas, liberándolas. Eso es lo que impulsó a Lyseria a seguir adelante.

Continuó cortando a través del Vacío, y su cuerpo siguió el brillo carmesí de su arma. Sentía como si todo el poder de su cuerpo se hubiera liberado. Parecía que la fuerza brotaba de ella. El vestido que Leonis le había dado devoraba su mana rápidamente, pero a cambio extraía a la fuerza su poder de Reina Vampiro.

(Está consumiendo más mana del que pensaba).

Si esta escaramuza se prolongaba mucho más, seguramente agotaría a Lyseria. Mientras cortaba un Void tras otro, echó una mirada rápida en dirección a Leonis. Él estaba de pie sobre los escombros, con su Espada Demoníaca apuntando al cielo. Sobre su cabeza, una pequeña luna negra empezaba a tomar forma.

(Esa luna…) Lyseria arrugó la frente con sospecha. Cada vez que un esqueleto caía en batalla, un flujo de luz salía de sus restos y era engullido por aquella esfera de obsidiana. Con cada uno alimentando la luna, ésta se hacía más grande.

(¿Son esas las almas de los Caballeros de Christaria…?) Justo cuando Lyseria llegó a esa impactante comprensión…

“¡Graaaaaaaaah!”

Un Void se abalanzó sobre ella, blandiendo sus afiladas garras.

“… ¡!”

“¡Señorita!”

Una bola de hierro con pinchos conectada a una cadena se estrelló contra la cabeza del Void. Un corpulento esqueleto con una pesada armadura había lanzado el arma justo a tiempo.

“¡No debes ser descuidada, princesa!” Reprendió Dorug, el Empuñador.

“¡En efecto! El poder de la Reina Vampiro es enorme, pero no debe confiarse”.

“¡Lucharemos a su lado!”

El Archimago Nefisgal y el Espadachín Amilas se pusieron al lado de Lyseria, con sus armas en la mano.

“¡Gracias! Me han salvado allí…”

Sin tiempo que perder, Lyseria se reincorporó a la lucha, con su vestido carmesí bailando en el viento. Su Bloody Sword rebosaba de mana, arrasando con los Void.

(Hace seis años, no pude proteger nada).

Lyseria solo había sido capaz de acobardarse y rezar por la salvación. Ahora, tenía el poder de protegerse a sí misma y a los demás. La Espada Sagrada que el planeta le había otorgado, y el poder de la Reina Vampiro…

El mana desbordante de la joven de cabello plateado dejó rastros de color rojo mientras cortaba el aire. Los Void se reunieron a su alrededor, como si fueran atraídos por ese resplandor.

“… ¡Aaaaaaaaaaah!” Lyseria se movió para salir por la fuerza de este cerco.

Pero justo entonces…

*¡Boom, boom, boom!*

Destellos de luz estallaron como estrellas fugaces, atravesando las cabezas de los Void con una precisión milimétrica.

“… ¡¿?!” Lyseria se dio la vuelta con un sobresalto, sólo para encontrar…

Cuatro figuras estaban de pie en la azotea de un rascacielos en ruinas. Regina tenía su Drag Striker preparado y estaba disparando a los Void desde lejos con una puntería mortífera. No utilizaba su potente Drag Blast12 por miedo a golpear a Lyseria.

“Realmente no puedo ver nada en ese enorme desorden. ¿Qué son todos esos esqueletos?” Exclamó Regina.

“Probablemente sea el poder de la Espada Sagrada de Leo…” Respondió Elfine mientras se llevaba una mano a la sien.

Tres orbes del Eye of the Witch flotaban a su alrededor. Una secuencia de números luminosos aparecía a cada lado de los orbes mostrando cálculos y trayectorias.

Ni siquiera una experta francotiradora como Regina podría acertar con precisión a objetivos a una distancia tan grande usando sólo el ojo desnudo. La Espada Sagrada de Elfine calculaba la trayectoria de los disparos de Regina para apoyarla.

Seiken Gakuin no Maken Tsukai Volumen 3 Capitulo 9 Novela Ligera

 

“¿Cómo va todo por tu parte?”

“Sólo un poco más…” Respondió Arle Kirlesio.

Con una de las Arc Seven… la Espada Azotadora de Demonios, Crozax…

sostenida en sus manos, llenó la hoja con mana.

“Están trepando, Elfine”. Sakuya observó, balanceando a Raikirimaru para cortar una fuerza de Void que intentaba escalar las paredes.

A pesar de sus esfuerzos, eran demasiados. Regina pasó de apoyar a Lyseria a asistir a Sakuya para detener el ataque de los Void. La hoja de Raikirimaru crepitó con electricidad al atravesar el aire, decapitando a los monstruos en rápida sucesión.

Con horribles aullidos y el sonido del metal resonando a su alrededor, Arle cerró sus ojos. Crozax era el arma de un héroe, que se le había confiado para matar a la diosa. El feroz brillo de la espada blanqueó el aire alrededor de la semi-elfa.

“… ¿Es realmente una Espada Sagrada?” Exclamó Regina, protegiéndose los ojos.

“¡Roselia Ishtaris, Diosa de la Rebelión! ¡Te abatiré!”

Liberando todo el mana de su cuerpo, Arle desató el poder de Crozax.

De vuelta al campo de batalla, mientras los esqueletos combatían a los monstruos distorsionados, Leonis afrontó al Lord del Vacío que flotaba sobre él. La Santa, Tearis Resurrectia, contenía ahora el alma de Roselia.

Sin embargo, ese espíritu era y no era la Diosa de la Rebelión. Con su Espada Demoníaca en alto, Leonis miró al cielo. Una luna oscura brillaba ominosamente en lo alto. Era un hechizo de Séptimo-Orden del Reino de la Muerte… [Suray Gira], la Luna Azul de los Muertos. La magia ritual reunía las almas errantes y las convertía en mana.

La luna de obsidiana absorbió las almas de los Caballeros de Christaria y se hinchó hasta triplicar su tamaño.

“Muertos, dejen que su mana se convierta en el mío, mientras son liberados de los grilletes que atan sus almas”. A la orden de Leonis, la luna se dispersó en partículas de mana que se reunieron en la hoja de la Espada Demoníaca.

Tú eres la espada que salva al mundo, otorgada por los cielos.

Tú eres la espada que arruina el mundo, creada para rebelarse contra los cielos.

Publicidad M-M2

Una Espada Sagrada, Santificada por los Dioses.

Una Espada Demoníaca, Bendecida por la Diosa.

Dáinsleif dejó salir un brillo oscuro, su hoja se arremolinaba con enormes cantidades de mana. Pero al mismo tiempo…

“¡Gooooooooohhhhhhhhh!”

Varios círculos mágicos se formaron sobre el Lord del Vacío. Era el mismo hechizo que había reducido Central Garden a escombros ardientes en cuestión de segundos, el Azote de las Estrellas Celestiales.

(¡¿De nuevo?! ¡¿Ahora?!)

Como había tenido que concentrarse en controlar el poder de la Espada Demoníaca, Leonis estaba totalmente indefenso. No podía protegerse a sí mismo ni cantar un hechizo de protección como la última vez.

(¡¿Cuál de los dos acabará primero…?!)

De repente, un destello de luz lanzado desde lejos atravesó el horno de mana del Lord del Vacío.

(¡¿Qué?!) Los ojos de Leonis se abrieron de par en par en estado de shock.

Un torrente de luz intensa barrió el hechizo que estaba a punto de completarse, destruyendo los círculos mágicos que se habían formado en el cielo.

(Ese ataque de hace un momento… ¿Fue el Drag Blast de Regina? ¿O fue obra de Shirley?)


De cualquier manera, esta era la oportunidad de Leonis. Se centró de nuevo en la Dáinsleif. El Lord del Vacío soltó un aullido estruendoso. El ataque que había sufrido era evidentemente bastante considerable, aunque todavía no era suficiente para matar a la Santa.

“¡Perece, Tearis Resurrectia de los Seis Héroes, recipiente del falso dios…!”

Leonis blandió la Dáinsleif hacia abajo, poniendo todo el mana que tenía en el ataque.

*¡Whoooosh!*

La desbordante y furiosa luz negra consumió el horno de mana, haciéndolo pedazos… y con ello, el gigantesco Lord del Vacío comenzó a desmoronarse, desplomándose sobre sí mismo como un viejo castillo.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios