Seiken Gakuin No Maken Tsukai (NL)

Volumen 3

Capitulo 6: El Heroe Elfo

 

 

“¿Estás bien? ¿Te duele algo?” Preguntó Regina.

“Ugh…” La chica acostada en el suelo hizo una mueca.

Publicidad M-AR-1

“He tratado la herida, pero todavía no es una buena idea moverse demasiado, ¿de acuerdo?”

“Parece que estás bastante acostumbrada a esto… ¿Eres boticaria o sanadora?”

“Soy una sirvienta”.

“¿Qué hace una sirvienta en un lugar como éste…?” Preguntó la chica con curiosidad, mirando su costado vendado.

“Aun así, me sorprendió que pudieras seguir el ritmo de Sakuya en una pelea de espadas con esas heridas”. Comentó Elfine.





La joven parecía tener algunos años menos que los miembros del Decimoctavo Pelotón. Se había atado su cabello verdoso en una coleta, y sus grandes ojos temblaban ligeramente cuando sufría punzadas ocasionales de dolor. Su rasgo físico más llamativo eran sus largas y afiladas orejas… una característica distintiva de la herencia élfica.

Publicidad G-M3



“Así que…” Comenzó Regina mientras guardaba un kit médico, “¿por qué intentaste atacarnos antes?”

“Pensé que estaban asociadas con esos monstruos”. La chica desvió la mirada, malhumorada.

“¿Monstruos? ¿Te refieres a los Void?”

“…” La chica asintió en silencio.


“Sé que algunos Void se parecen a los humanos, pero…” Elfine se interrumpió, juntando sus dedos índices mientras pensaba.

Algunos Void, como los de Clase-Sirena y Clase-Brain Eater10, tenían formas que se asemejan a los humanos, pero su aspecto exterior ayudaba a identificarlos rápidamente como diferentes tipos de criaturas.

“Hay Void que lucen idénticos a los humanos”. Sakuya, que acababa de regresar de explorar los alrededores, comentó. “Los he visto antes”.

“¿Void de aspecto completamente humano?” Elfine frunció el ceño. “Nunca se ha informado de nada parecido”.

“Me imagino que no”. Sakuya respondió, y luego se inclinó hacia delante para dirigirse a la chica herida. “Esa herida. ¿Te la hicieron esos Void?”.

“… Sí”. Admitió la chica de cabello verdoso con no poca amargura al respecto. “Me descuidé y me tomaron por sorpresa”.

“¿Cuál es tu nombre?”

“…” Pareció dudar un momento, pero luego, “… Arle. Arle Kirlesio”.

“Arle. Es un bonito nombre”. Dijo Sakuya con una sonrisa.

Arle desvió la mirada con timidez. Elfine activó rápidamente uno de los orbes de su Espada Sagrada. En respuesta, comenzó a mostrar todo un mar de palabras.

“Una elfa llamada Arle… No existe nadie que coincida con esa descripción en la base de datos del Séptimo Assault Garden”.

“¿Fuiste tú quien envió las señales de socorro a la academia?” Preguntó Regina.

“¿De qué estás hablando?” Arle negó con su cabeza y luego dirigió sus propias preguntas al grupo. “¿Quiénes son ustedes? ¿Qué están haciendo en este lugar?”

“Somos un equipo de reconocimiento enviado por el Séptimo Assault Garden para investigar esta ciudad en ruinas”.

Elfine explicó brevemente sus circunstancias. Le contó a Arle cómo esta metrópolis flotante había sido destruida hace seis años, así como su misteriosa reaparición.

“Un Assault Garden…” Arle susurró para sí misma al escuchar la explicación. “Ya veo. Así que a la humanidad todavía le quedan algunos bastiones”.

“Te hemos contado nuestra versión de las cosas. ¿Podrías compartir la tuya?” Preguntó Elfine.

“He venido aquí para eliminar a la diosa”. Admitió Arle tras una pausa, agarrando con fuerza la espada entre sus manos.

“… ¿Diosa?” Elfine y Regina intercambiaron una mirada.

“… Así que la leyenda no ha sobrevivido a los años”. Susurró Arle para sí misma con una pizca de decepción al ver las reacciones desconcertadas. “Supongo que es lógico. Han pasado mil años…”

Alzando la voz, se dirigió entonces a Elfine, Regina y Sakuya.

“No tengo ninguna obligación de decírselos. Yo, erm, estoy agradecida por su cortesía, pero les imploro que me dejen tranquila”.

“Lo siento, pero no podemos hacer eso”. Elfine negó con la cabeza. “Podrías ser la única superviviente aquí. No podemos abandonarte”. Parte del deber de un equipo de reconocimiento de Espadachines Sagrados era acoger a los refugiados.

“…”

“No te trataremos mal, así que ¿qué tal si te quedas con nosotras por un tiempo?” Sakuya sacó algo de su bolsillo y se lo ofreció a Arle.

“… ¿Qué es esta cosa?” Preguntó Arle.

“Se llama monaka. Es una golosina a la que soy aficionada”.

“¿I-Intentas ganarme con una golosina?” El rostro de Arle se torció de ira, y enseñó sus pequeños dientes. “¡¿Me tomas por una niña?!”

Sin embargo, en el momento preciso, su estómago dejó escapar un adorable gruñido.

“…” Los miembros del Decimoctavo Pelotón se mantuvieron en silencio.

“¡Haz lo que quieras!” Arle apartó la mirada, con las mejillas visiblemente sonrojadas.

(¿Qué hace esa mujer aquí?)

Mientras observaba al grupo desde las sombras de las ruinas, las manos de Shirley se congelaron de golpe justo cuando estaba a punto de darle un mordisco a una rosquilla.

Arle Kirlesio, la Fae de la Espada de la Tempestad. Una princesa del Bosque Espiritual y última aprendiz de Shardark, el Maestro Espadachín de los Seis Héroes. Muchos generales de los ejércitos de los Reyes Demonio habían caído ante su espada. Era considerada como un batallón de una sola mujer en el campo de batalla. Incluso se había infiltrado tres veces en la Death Hold de Necrozoa y había atentado contra la vida de Leonis.

(Había oído que desapareció tras la batalla en el Fuerte de los Esqueletos…) Shirley entrecerró sus ojos carmesíes. ¿Qué hacía esta espadachina, que había amenazado a los ejércitos de los Reyes Demonios, en esta época? Los elfos eran conocidos por su longevidad, pero no eran inmortales. Como mucho, vivían hasta los trescientos años. Ninguno de los de su especie podía vivir mil años.

(¿Quizás renació de la misma forma que Leonis-sama?)

No podía ser así. El ritual de reencarnación era un hechizo de Decimotercer-Orden, realizado sólo con la ayuda de la diosa Roselia.

Ni siquiera los sabios elfos habrían sido capaces de lograr tal hazaña.

(De cualquier manera, debo investigar esto cuidadosamente).

Parecía que Arle estaba herida, pero el maestro de Shirley le advertía a menudo que no actuara de forma imprudente. Engullendo un trozo de su rosquilla, Shirley se desvaneció en las sombras.

La luz mágica de Leonis proyectaba un suave resplandor sobre el vasto almacén. Mientras Lyseria esperaba a que su cuerpo se curara de forma natural, Leonis investigaba el lugar.

“He encontrado algo de comida, Seria-san”. Dijo, llevando una caja de alimentos en conserva. De acuerdo con la fecha de caducidad, todavía eran seguros para su consumo.

(Han estado aquí durante mil años. ¿Qué clase de maravillas han desarrollado los humanos?) Pensó Leonis con incredulidad. Podía obtener un resultado similar utilizando un hechizo de fijación del tiempo, pero eso era magia de Octavo-Orden, muy por encima de lo que la gente normal podía conseguir.

“Hmm, entonces, ¿cómo se supone que se come esto…?” Leonis sacó una de las bolsas y leyó las instrucciones.

“¿Quieres que lo prepare por ti, Leo-kun?” Preguntó Lyseria.

Publicidad G-M3



“Deja de tratarme como a un niño. Puedo manejar esto por mi cuenta”.

“¿D-De verdad? Está bien. Te lo dejaré a ti, Leo-kun”. Lyseria sonrió, pareciendo un poco feliz.

(Hmm. Las instrucciones dicen que hay que calentarla con fuego). Leonis encendió una pequeña llama sobre la punta de su dedo y trató de calentar la bolsa.


“… ¡L-Leo-kun! ¡Una olla! ¡Se supone que debes calentarla con agua en una olla!”

“¿Una olla?”

“Sí. Hierves el agua y la pones dentro”.

“Entendido”.

Leonis conjuró un recipiente metálico de su bóveda en el Reino de las Sombras. Era un tesoro de valor incalculable llamado Santo Grial. El Rey Demonio lo había saqueado de algún país, pero serviría bien para este propósito. Leonis vertió un poco de agua que tenía almacenada y vertió el contenido del paquete sellado en el líquido.

“Así es como se hace… ¿verdad?”

“Sí, lo has hecho. Bien por ti”. Lyseria le dio una palmadita en la cabeza a Leonis. Sin embargo, al hacerlo, Leonis notó que sus mejillas se enrojecían.

(Su respiración también es un poco agitada. ¿Hay algún problema con ella?) “Deberías descansar un poco, Seria-san”. Le indicó Leonis.

“S-Sí…” Ella asintió con una voz ligeramente demacrada.

Mientras Leonis esperaba a que el agua hirviera, trató de poner en orden sus pensamientos. (Primero el Archi-Sabio Arakael, y ahora ella ha vuelto…)

Tearis Resurrectia era uno de los enemigos jurados de Leonis, aunque nunca había luchado directamente contra ella durante su reinado como Rey No Muerto. Sus poderes podían curar y revivir, convirtiéndolos en lo opuesto a los de Leonis, basados en la muerte.

Ella potenciaba los ejércitos de los dioses y resucitaba una y otra vez a los guerreros humanos que perecían en el campo de batalla. Ese era el papel de la Santa como integrante de los Seis Héroes.

(Supongo que eso responde a una pregunta, sin embargo…)

Tearis era un símbolo para los seguidores de la Secta Sagrada. Los Void que produjo probablemente fueron los que dibujaron el símbolo que Leonis había visto alrededor del Tercer Assault Garden.

(La Santa fue consumida por el Vacío, al igual que Arakael el Archi-Sabio. ¿Por qué los Seis Héroes han regresado ahora, después de todo este tiempo? Roselia nunca profetizó nada de eso…)

Los misteriosos invasores conocidos como Void, la humanidad desarrollando una sociedad de tecnología mágica extrañamente avanzada, y el peculiar poder de las Espadas Sagradas… nada de eso tenía sentido. Iba más allá de lo que la Diosa de la Rebelión había previsto.

“L-Leo-kun…”

“¡¿?!”

Leonis se puso rígido al darse cuenta de que el rostro de Lyseria estaba terriblemente cerca del suyo.

“¿S-Seria-san?” Leonis tragó nerviosamente, sintiendo que su corazón se aceleraba.

Las mejillas de la chica de cabello plateado se tiñeron de carmesí. Un débil aliento se escapó de sus encantadores labios rosados mientras sus ojos rojos y acuosos se fijaban apasionadamente en Leonis.

Publicidad M-M3

“Yo… Lo siento, Leo-kun…”

“… ¿?”

“… Quiero tu sangre…” Lyseria admitió en un susurro persuasivo.

Leonis pudo oír claramente cómo tragaba.

(Oh, claro…)

La habilidad curativa de Lyseria consumió su mana, lo que estimuló su impulso vampírico.

“E-Entendido”. Leonis aceptó, y comenzó a remangar una manga de su uniforme. Sin embargo, antes de que terminara…

“¡¿?!”

Lyseria agarró a Leonis por los hombros con fuerza y le clavó sus pequeños y recién formados colmillos en el cuello.

“Mmmm… Haaah… Nnng…”

“… S-Seria-san… E-Espera…”

“Mmm… Schluuuurp… Nha…”

Incluso cuando su sed la dominaba, Lyseria siempre había obedecido a Leonis en el pasado. No obstante, esta vez era claramente diferente. Ansiaba sangre como si fuera lo único que le importaba.

“W-Weoooo… Lo siento…”

Lyseria empujó a Leonis al suelo, casi arrancándole el uniforme. Era la primera vez que Leonis veía a Lyseria comportarse de esta manera. Tal vez las emociones mezcladas de volver a las ruinas de su lugar de nacimiento la habían dejado inestable.

*Schlurp. Mordisqueo. Mordisqueo*

La cortina de mechones plateados de Lyseria colgaba sobre su rostro.

“… ¡A-Aaah…!” Un ligero gemido escapó de la garganta de Leonis.

Normalmente, la succión de sangre de Lyseria iba acompañada de un dolor dulce y embriagador. En esta ocasión, Leonis sólo sintió una aguda puñalada en el cuello, prueba de cuán absolutamente perdida estaba por la sed de sangre.

Seiken Gakuin no Maken Tsukai Volumen 3 Capitulo 6 Novela Ligera

 

“¡Schlurp… * Mordisqueo * * Mordisqueo * Schlurp…!”

La llama mágica de Leonis parpadeó en la oscuridad mientras el sugerente sonido de unos labios húmedos resonaba en el almacén.

“… S-Seria-san…”

*Boing* Los suaves y flexibles pechos de Lyseria se presionaron contra el cuerpo de Leonis. Las yemas de sus dedos se aferraron reflexivamente a la espalda de la joven sobre su uniforme.

“… Aah… Leo-kun… Mmm, aah”. Sin prestar atención a su desaliñada falda, Lyseria siguió mordiendo el cuello de Leonis. Su blusa se desabrochó, revelando ligeramente la ropa interior blanca que llevaba debajo.

“… Aah… N-No podemos ir… más allá de esto…” Los dedos de Leonis se fueron aflojando poco a poco. Lyseria había perdido toda la razón y ahora se dejaba llevar sólo por el impulso vampírico.

(E-Esto es malo…) El cuerpo de Leonis era el de un niño de diez años. Si esto continuaba por mucho más tiempo, Lyseria iba a dejarlo seco.

(No tengo elección… Tengo que usar mi hechicería para ponerla a dormir…)

Leonis buscó el Báculo de los Pecados Sellados que estaba en el suelo,

cuando…

“Mm… Weeeeo… Mha… Schlrp… Mm…”

<<… ria… ¡Seria…!>>

“Sólo… un poco más… Mm…”

<<Erm… Seria, ¿puedes oírme?>> Una voz le habló desde arriba.

“Ah… Mm… ¡¿Haaaaaaa?!” Al oír esa voz, Lyseria volvió en sí y soltó un chillido de pánico. “¡¿Elfine-senpai?!”

Al levantar la vista, Leonis vio uno de los orbes del Eye of the Witch de Elfine flotando cerca.

“… L-Lamento que, erm, ¡te hayamos preocupado, Fine-senpai!” Lyseria hizo una reverencia en señal de disculpa frente a la esfera después de arreglar su ropa.

<<… Tu voz es un poco aguda. ¿Está todo bien?>>

“¡E-E-Estoy perfectamente bien! ¡Incluso de maravilla! ¡Debes estar imaginando cosas!” Lyseria chilló mientras sacudía su cabeza. Su cara era prácticamente un tomate.

“C-Cierto…”

Afortunadamente, Lyseria se las arregló para convencer a Elfine de que no estaba ocurriendo nada malo. Mientras tanto, Leonis desfallecía sin fuerzas en el suelo detrás de la figura inclinada de Lyseria.

(Yo… realmente soy… demasiado suave cuando se trata de mis sirvientes…) Leonis se reprendió a sí mismo mientras escuchaba el intercambio de Lyseria y Elfine. Cuando era el Rey No Muerto, nunca habría permitido que nadie…

Publicidad M-M2

lo maltratara de esa manera. Un Rey Demonio muriendo a manos de un sirviente que lo desangra se convertiría sin duda en una historia vergonzosa de la que se burlarían durante siglos.

<<Escuche que ambos se metieron en una dura pelea con algún Void.

¿Están heridos?>> Preguntó Elfine.

“S-Sí. Estoy un poco herida, pero no debería ser un obstáculo para la misión”.

<<Me sorprende que estés bien después de caer desde esa altura>>

“Erm, Leo-kun usó el poder de su Espada Sagrada…” Lyseria se las arregló con evasivas.

<<Bueno, de todas formas, me alegro de que los dos estén bien. Regina y Sakuya también se sienten aliviadas>>

Si bien la única conexión que tenían Lyseria y Leonis con los demás era el orbe, aun así, sintieron la tranquilidad de sus compañeras al saber que la pareja estaba bien.

<<Ahora mismo están en el sector subterráneo más bajo, ¿verdad? No tenemos forma de bajar allí, así que tendremos que reagruparnos en algún lugar de la superficie>>

“Entendido. Ah, Fine-senpai, hay algo que tengo que informar primero”.

Lyseria dijo.

<<… ¿Informar?>>

“Sí. Existe la posibilidad de que haya un Lord del Vacío en esta ciudad”.

<<¡¿Qué?!>> Elfine gritó sorprendida.

Dejando de lado la parte de los fantasmas, Lyseria le contó a Elfine sobre el Void con el que lucharon en la superficie y que existía la posibilidad de que un Lord del Vacío se hubiera fusionado con el horno de mana bajo Central Garden.

Los humanos de esta época no creían en fantasmas ni en otra clase de no muertos. Lyseria supuso correctamente que contarles sobre los fantasmas no haría más que confundirles y distraerles.

<<Un Lord del Vacío… No…>> Elfine susurró con voz tensa.

“Todo esto son especulaciones, por supuesto, pero…” Comenzó Lyseria, ahora más serena, “dado que el Tercer Assault Garden sigue avanzando hacia el Séptimo, creo que deberíamos considerar la posibilidad de una Estampida”.

<<Tienes razón. Si apareció un Void gigantesco, es probable que un Lord del Vacío estuviera detrás de él. En cualquier caso, tenemos que investigar el horno de mana de Central Garden>> El orbe del Eye of the Witch parpadeó en el aire, como si asintiera.

“¿Qué hay de tu parte, Elfine-senpai? ¿Ha pasado algo?” Preguntó Lyseria.

<<Erm…>> Elfine se detuvo un momento antes de responder. <<Nosotras…

podríamos haber asegurado a una civil. Una chica elfo>>

“¿Una civil? ¿Han encontrado una superviviente en las ruinas?” Exclamó sorprendida Lyseria.

<<No. Ella tiene una Espada Sagrada, por lo que no estamos seguras de si es una civil o no, pero creo que sería mejor si te contamos los detalles cuando nos reagrupemos>>

“D-De acuerdo, entendido. ¿Dónde nos reunimos, entonces?” <<Bueno, esta es tu ciudad natal. ¿Tienes algún lugar en mente?>>

Lyseria hizo una pausa para pensar, y luego dijo: “¿Qué tal la Mansión Christaria en Central Garden?”

Publicidad G-M1



<<La Mansión Christaria… Entendido. Regina puede mostrarnos el camino. Tengan cuidado, ustedes dos>>

“Lo mismo para ustedes”.

La transmisión terminó, y el orbe del Eye of the Witch perdió su luz al entrar en modo de reposo.

Evidentemente, mantener su Espada Sagrada activa mermaba la fuerza mental de Elfine. Lyseria respiró profundamente y se giró para mirar a Leonis.

“¿Por fin te sientes más tranquila?” Preguntó Leonis con una pizca de malicia.

“… ¡L-Lo siento, Leo-kun!” Se disculpó Lyseria, con la cara roja.

“Te he dicho que tienes permiso para beber un poco de sangre, pero si chupas demasiado… Es, bueno, un problema”.

“… U-Um, eso fue, m-mi mente se quedó en blanco. No era yo misma, y…” Los hombros de Lyseria se desplomaron. Había lágrimas en sus ojos.

(Probablemente sea suficiente hostigamiento).

Siempre amable con su sirviente favorito, Leonis se aclaró la garganta y dijo:

“Estaba bromeando. Me alegro de que hayas recuperado tu mana, Seria-san”.

“Leo-kun…”

“Déjame descansar un poco más, y luego podemos dirigirnos al punto de reunión”. Dijo Leonis, poniéndose de pie. Aunque anémico y mareado, aún podía moverse. Vertió un poco del guiso que había calentado en un tazón y se lo dio a Lyseria.

“Gracias”, Lyseria juntó sus manos en señal de agradecimiento y sonrió. “Por cierto, esa Mansión Christaria que mencionaste a Elfine-san…”

“Sí, es la casa de mi familia”. Confirmó Lyseria. “Está situada en la isla que hay en el corazón de esta ciudad, el pabellón administrativo de Central Garden. La mayoría de los edificios están destruidos más allá del reconocimiento, así que no podemos usarlos como puntos de referencia, pero supuse que Regina y yo podríamos encontrar la Mansión Christaria con bastante facilidad. Y…”

Lyseria se interrumpió. Incluso sin expresarlo con palabras, Leonis comprendió la razón. Su padre, el Duque Christaria, podría estar vagando por los restos de su hogar, al igual que las almas de los Caballeros de Christaria que habían estado aquí abajo.

(O tal vez ya haya sido convertido en un Void por la Santa…)

En cualquier caso, Leonis estaba tan interesado en investigar el lugar como Lyseria. Tenía que descubrir la verdad de todo esto.

En el nivel subterráneo más bajo de Central Garden se encontraba el horno de mana, que emitía un resplandor que iluminaba las paredes que lo rodeaban.

“Aaah, pronto. Pronto, el recipiente de la diosa será llenado”.

En ese lugar silencioso y parecido a un templo, un joven vestido de sacerdote… Nefakess, el Lord del Vacío… celebraba con una carcajada. Se encontraba ante un altar en el que yacían varias docenas de Espadas Demoníacas que su culto había reunido. Tomó cada una de ellas y las introdujo en el horno de mana, como si estuviera añadiendo combustible a un fuego.

*Vnnn… Vnnn… Vnnn…*

Cada espada que Nefakess ofrecía era engullida por el horno de mana.

“Oh, diosa, hemos esperado mil largos años”. Nefakess levantó la vista, con sus ojos totalmente extasiados. “La altiva, la única divinidad lo suficientemente valiente como para oponerse a Luminous Powers…” Sus ojos se fijaron en la pálida forma de la mujer fusionada con el horno de mana.

La Santa de los Seis Héroes había reaparecido en la misma época que cierta deidad. Sus ojos sin luz miraban inexpresivamente al aire mientras sus labios susurraban un himno.

“Aaah, tan dulce tono, Tearis Resurrectia. Pensar que la canción del enemigo jurado de los ejércitos de mi diosa podría ser tan agradable a mis oídos”.

El héroe consumido por los Void serviría ahora como recipiente para el renacimiento de la Diosa de la Rebelión. Un fragmento del alma de Roselia Ishtaris resurgiría dentro de este vacío.

“… Pronto. Llegará pronto..”

Publicidad M-AB

Justo cuando Nefakess terminó de lanzar la última de las Espadas Demoníacas al horno, un Elemental Artificial con forma de paloma se posó en su hombro.

“¿Qué? Vaya grosería”. Hizo una mueca de disgusto al escuchar su informe, pero su expresión pronto volvió a su calma habitual. “¿El ángel fue destruido?” Había enviado ese enorme Void para deshacerse del asesino del Santuario.

(¿Subestimé a ese héroe elfo? No…)

Nefakess activó un terminal que enlazaba con el sistema de seguridad del Assault Garden. Tras un momento, la red detectó un objeto sospechoso en las cercanías… un avión de combate imperial.

“… Un equipo de investigación formado por Espadachines Sagrados. Han encontrado este lugar más rápido de lo que esperaba”. Nefakess se encogió de hombros con un suspiro cansado. Era difícil creer que unos simples Espadachines Sagrados hubieran derrotado a ese ángel. “Bueno, como sea. Supongo que debería ir a limpiar la basura”. Susurró Nefakess, mirando el horno de mana pulsante con una sonrisa satisfecha.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios