Seiken Gakuin No Maken Tsukai (NL)

Volumen 3

Capitulo 5: Fantasmas De La Ciudad En Ruinas

 

 

En el fondo de la oscuridad del pozo cerrado, Lyseria abrió sus ojos con cansancio.

“… ¡Ngh…!”

Publicidad G-AR



Su intento de ponerse de pie fue recompensado con un dolor adormecedor que le recorrió las piernas. Mirando hacia abajo, Lyseria se dio cuenta de que sus extremidades habían sido golpeadas contra el suelo y ahora estaban dobladas en ángulos antinaturales.

(Están rotas, ¿eh?) Lyseria analizó la situación con frialdad.

Naturalmente, un cuerpo humano ordinario habría sido aplastado más allá del reconocimiento después de caer desde semejante altura. Sin embargo, Lyseria era un miembro de los no muertos… algo por lo que estaba agradecida en este momento.

(¿Hasta dónde he caído…?)

Lyseria estiró su cuello, mirando a su alrededor. Desgraciadamente, incluso sus ojos de vampiro, dotados de una visión nocturna superior, apenas podían ver algo en esta oscuridad. Se trataba de un lugar vasto y silencioso.


Tenía que ser un refugio abandonado. Unas raíces gigantescas habían atravesado los mamparos metálicos, dejándolos inservibles.

Lyseria podía oír los sonidos de la lucha de Leonis en la distancia. Apoyó sus manos en el suelo, tratando de impulsarse, cuando de repente…

“… ¡¿Huh?!”

Los ojos carmesíes de Lyseria detectaron algo que se retorcía en la oscuridad más adelante.

“Corta a través de las escamas del dragón, cuchillas demoníacas de hielo… ¡Sharianos!” Leonis entonó un hechizo, con su mana amplificado por el Báculo de los Pecados Sellados. Esta magia elemental de agua de Octavo-Orden formó innumerables cuchillas de hielo en el aire, que llovieron sobre el oponente. Pero justo cuando estaban a punto de alcanzar al Void de Clase-Ángel, éste emitió un sonido antinatural. Un escudo de luz se formó a su alrededor, desviando el ataque de Leonis.

(Ah, así que ha conservado su habilidad, Protección Sagrada…)

[Protección Sagrada] era una bendición sagrada otorgada a los ángeles de alto rango, capaz de inutilizar todos los hechizos de Octavo-Orden o inferiores. Atravesar esta protección no era fácil. Es por eso que se decía que los ángeles, los apóstoles de los dioses, eran iguales a los dragones.

Deshaciendo su hechizo de control gravitatorio, Leonis aterrizó cerca del borde del pozo. Controlar la gravedad requería una gran concentración para regular el mana propio, haciendo que no fuera adecuado para usarlo en medio del combate.

El Void flotante emitió otro chillido disonante, y una espada radiante se formó en sus manos. Era el hechizo de magia sagrada de Sexto-Orden, [Espada del Castigador]… un ataque de luz que una vez había atormentado a los ejércitos de los Reyes Demonio.

“¡Tch!”

El ángel lanzó la espada conjurada contra Leonis, quien la detuvo con el Báculo de los Pecados Sellados, que había cargado con su mana.

*¡Bzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzt!*

La espada de luz se dispersó, liberando una onda expansiva que arrasó con las ruinas circundantes. Las ondas enviaron nubes de polvo al aire, ocultando a Leonis de la vista. El Void comenzó a cantar su magia sagrada una vez más, formando otra hoja brillante en sus manos.

En cuestión de segundos, seis espadas radiantes flotaron en el aire. Con un solo movimiento, el Void las lanzó todas a la vez.

*¡Boom, boom, boom, boom!*

Atronadores rugidos resonaron, reverberando por todas partes. El Void agitó sus alas deformadas, levantando la tierra y los escombros en el aire. Sin embargo, no había rastro de Leonis debajo.

“Mira hacia arriba, tonto”.

Una gigantesca sombra alada eclipsó al ángel.

Un Dragón Calavera que rivalizaba con el Void en tamaño se elevaba sobre él. Arrodillado sobre su espalda estaba Leonis, quien miraba con desprecio a su oponente.

“No tienes derecho a mirar a un Rey Demonio, ángel de bajo rango”. Entonces Leonis levantó el Báculo de los Pecados Sellados y entonó un hechizo: “¡Aplasta todo… ¡Beruda Gira!”

*¡Bwoom!* Un orbe condensado con fuerza gravitacional tumbó al Void al el suelo. Su enorme forma se hundió en la tierra, formando un gran cráter.

“¡Farga! ¡Farga! ¡Farga!”

Leonis disparó hechizos destructivos de Tercer-Orden en rápida sucesión, los cuales golpearon al Void y explotaron. El Rey Demonio no le dio tiempo a su oponente para activar su [Protección Sagrada]. El Void extendió sus alas de luz y despegó, dirigiéndose a toda velocidad hacia el Dragón Calavera.

“Oh, eres un tipo tenaz, ¿verdad?” Se burló Leonis.

Las cuencas de los ojos del Dragón Calavera brillaron en carmesí.

“¡Graaaaaaaaaaaaah!”

Dejó escapar un rugido estruendoso y ominoso antes de hundir sus fauces en el brazo del Void. Seguidamente, desató su [Aliento de Muerte], un ataque de dragón no muerto capaz de pudrir la tierra y manchar el alma. El vapor mortífero había diezmado legiones en el campo de batalla.

Uno de los brazos del Void se desmoronó, haciendo que la criatura cayera en picada al suelo. Utilizando su otro brazo, el Void intentó lanzar una [Espada del Castigador] contra Leonis. Pero…

“Demasiado lento”.

… Leonis ya había completado su propio encantamiento.

“Hechizo de Noveno-Orden… ¡Madia Zolf!”

*¡Boooooooooooom!*

Golpeado por un destello de calor capaz de derretir el mithril, la inmensa forma del Void cayó estrepitosamente en el enorme cráter.

“Y aquí hay uno más para recordarme: ¡Rias Gia!”

Seiken Gakuin no Maken Tsukai Volumen 3 Capitulo 5 Novela Ligera

 


Sin perder un momento, Leonis entonó rápidamente otro hechizo de Noveno-Orden. Rayos oscuros llovieron sobre el Void de Clase-Angel, destruyéndolo por completo.

“Una demostración demasiado espectacular para un debilucho como este”. Espetó Leonis. Después, se asomó al abismo que había debajo. El Dragón Calavera descendió en picada hacia el agujero con Leonis montado en su lomo.

Leonis se adentró más en las profundidades, utilizando un orbe de luz para iluminar su camino. Tras descender varios cientos de metros, finalmente llegó al fondo del pozo. Leonis se bajó del Dragón Calavera y lo devolvió a su sombra.

Encendiendo una pequeña llama en la punta de su báculo, examinó sus alrededores. Era un espacio grande y circular. Había túneles en lados opuestos de la cámara, presumiblemente para el transporte de carga. Lyseria no aparecía por ninguna parte.

Leonis frunció el ceño con desconfianza y levantó la vista. (¿Se quedó atrapada en algún lugar a mitad de la caída? No…)

Si lo hubiera hecho, Leonis la habría visto mientras descendía con su Dragón.

Buscando a su alrededor, Leonis encontró manchas de sangre en el suelo.

“… ¡!” Tragó nerviosamente muy a su pesar.

Las gotas estaban frescas. Debía ser la sangre de Lyseria. Al intensificar la luz en la punta de su báculo, Leonis vio que el rastro ensangrentado conducía a uno de los túneles contiguos.

El Rey Demonio sintió que una sensación de ansiedad le oprimía el corazón. El mana que poseían los vampiros les otorgaba una capacidad de regeneración natural. Si Lyseria se limitaba a quedarse quieta, sus heridas se curarían por sí solas. No debería haber razón alguna para que se moviera.

(¿Podría haber estado huyendo de algo? ¿O se la llevaron?)

Leonis empezó a correr.

Con las gotas carmesí como guía, se adentró en el túnel con una llama en lo alto para iluminar el camino.

“… ¡ria-san! ¡Seria-san!” La voz de Leonis resonó en el vacío del ébano.

Fue entonces cuando…

“… ¡Leo…-kun! ¡Leo-kun, por aquí!”

Leonis giró su luz en dirección a la voz. El pozo conectado a esa gran cámara en la que Leonis había caído parecía ser un gran espacio de almacenamiento. Dentro de una sala rodeada de paredes de hormigón, Leonis encontró a Lyseria sentada en el suelo.

“¡Seria-san…!”

Pero tan pronto como entró en la habitación, Leonis se congeló en su lugar. Había alguien más allí. Un gran grupo de esqueletos en movimiento rodeaba a Lyseria.

“¡¿Void?!” Leonis levantó la voz bruscamente y preparó su Báculo de los Pecados Sellados.

“¡Leo-kun, espera!” Suplicó Lyseria con un grito. “¡No son Void! Esta gente es…”

“¿Huh?” Leonis entrecerró los ojos con duda, bajando su báculo.

Publicidad M-M3

Todos los esqueletos se volvieron hacia él, con las cuencas de sus ojos

iluminadas con un brillo azul. Y entonces…

⌐Somos… los fantasmas de esta ciudad en ruinas…¬ Hablaron, sus solemnes voces resonaron en el espacio subterráneo.

Publicidad G-M3



“Hahh, hahh, hahh…”

“¿Estás bien, Elfine-senpai?” Preguntó Regina, girándose para mirar a su compañera de curso superior.

A diferencia de Regina y Sakuya, que se habían mantenido a la altura del entrenamiento básico de resistencia de la academia, Elfine era una alumna de último curso del Departamento de Ciencias de la Información, y no era muy buena cuando se trataba de correr.

“S-Sí… estoy bien…” Elfine respondió, jadeando con fuerza mientras seguía corriendo.

Muchas de las calles de la ciudad en ruinas estaban estropeadas y resquebrajadas, y algunos puntos se habían hundido por completo. El grupo no se perdería con Elfine allí para guiarles, pero no pudieron seguir la ruta más rápida y tuvieron que coger significativos desvíos.

Eventualmente, las tres llegaron al lugar donde había estado la escuela anteriormente. Pero al ver lo que quedaba, el trío se quedó parado y atónito.

“¿Qué… ha pasado aquí?”


El Void gigantesco que habían visto a lo lejos ya no estaba en ninguna parte. Sin embargo, todos los edificios circundantes habían colapsado y múltiples cráteres se habían abierto en el suelo. Pero lo más llamativo de todo era un enorme agujero que conducía a un pozo que conectaba con las instalaciones subterráneas del Assault Garden.

Elfine sacudió su cabeza en silencio. Nubes de polvo se agolpaban en el aire, haciendo difícil ver algo. No había rastro de ningún Void ni de Lyseria o Leonis.

“Parece que los Void fueron destruidos. No puedo sentir su presencia”. Dijo Sakuya.

“¿Seria ojou-sama y el chico los derrotaron?” Preguntó Regina.

“… ¿Quién puede decirlo?” Respondió Elfine. El orbe que había dejado con Lyseria fue destruido durante la batalla. Afortunadamente, las grabaciones anteriores a su aniquilación estaban almacenadas en la red compartida de los orbes. Podrían extraerse, pero eso llevaría tiempo.

“¡Seria ojou-sama! ¡Chico! ¡¿Dónde están?!” Gritó Regina. Luego se inclinó sobre el gran pozo abierto.

“Regina, eso es peligroso”. Elfine la reprendió apresuradamente.

“No se habrán caído ahí abajo, ¿verdad?” Preguntó Regina, con voz temblorosa.

“…” Elfine tragó nerviosamente. Si Lyseria y Leonis habían caído en el pozo, las posibilidades de que sobrevivieran eran muy bajas.

“Bajaré a buscarlos”. Declaró Sakuya, preparándose para sumergirse con Raikirimaru en su mano.

“Sakuya, eso es una locura”. Protestó Elfine.

“Estaré bien. Si envuelvo mis piernas en energía electromagnética, debería ser capaz de correr por la pared…”

“¿Puedes hacer eso?” Preguntó Regina.

“Sí. Quiero decir, en realidad nunca lo he hecho, pero debería funcionar”.

Publicidad M-M1

“¡No puedes!” Gritaron Regina y Elfine al mismo tiempo, justo cuando Sakuya estaba a punto de saltar al abismo.

“Tranquilízate. Enviaré a uno de mis ojos a investigar lo que hay ahí abajo”.

Dijo Elfine, formando un nuevo orbe de luz en sus manos.

Sin embargo…

“¡Elfine-senpai!”

Sakuya empujó a la chica mayor a un lado. La hoja plateada de una espada barrió el campo de visión de Elfine.

*¡Krrrrrrrr!* El metal chocó con un terrible chirrido, produciendo una lluvia de chispas.

(¡¿Qué?!)

Habiendo caído al suelo, Elfine miró a través del polvo que se había levantado. La Raikirimaru de Sakuya estaba enzarzada contra la espada de otra chica. Era pequeña y no podía tener más de doce o trece años. Su cola de caballo de un tono verdoso se agitaba con el viento.

El atuendo de la misteriosa chica era distinto al de los miembros del Decimoctavo Pelotón. Y sus pálidos y delgados brazos empuñaban una voluminosa espada de doble filo que parecía demasiado pesada para que ella la manejara correctamente.

“… ¿Quién eres tú?” Preguntó Sakuya, con su espada aún pegada a la de la otra joven.

“… ¡¿Hablas, monstruo?!” Los ojos de la chica se abrieron ligeramente. “¡Qué espeluznante! ¡Criatura asquerosa…!”

Sin embargo, Sakuya no desaprovechó esta momentánea apertura y atacó.

No obstante, los zarcillos de electricidad que recorrían la hoja de Raikirimaru sólo consiguieron rozar la frente de la chica, haciendo que algunos de sus mechones salieran despedidos.

(¡¿Ha esquivado la espada de Sakuya?!)

Pero los ataques eléctricos no eran el verdadero poder de la Espada Sagrada de Sakuya. Un rayo envolvió el cuerpo de Sakuya, acelerando sus movimientos. Rápidamente bajó su arma al cuello de su oponente.

“…”

Sakuya detuvo su tajo en el último momento, quedándose inmóvil. La hoja de la otra chica estaba fijada contra la garganta de Sakuya, también. Sus ojos azules miraban directamente a Sakuya.

“Vamos a detenernos”. Sakuya fue la primera en bajar su espada.

“¡¿Qué…?!” Exclamó su oponente.

“Eres fuerte. Probablemente habría perdido si estuvieras en perfecto estado de salud”.

“… Tch”. La chica se mordió el labio. Con una mano, se agarró el abdomen.

Gotas de sangre goteaban de una gran herida en su estómago. “¿Quién… eres…?” Dejó escapar un gemido doloroso y silencioso mientras se desplomaba en el suelo.

Bajo la luz mágica conjurada por Leonis, los esqueletos deformados se retorcían como juguetes medio rotos, proyectando sombras espeluznantes en el suelo.

⌐Éramos… los Caballeros de Christaria…¬ Un esqueleto con un solo brazo dijo con una voz crepitante.

“¿Los Caballeros de Christaria?” Preguntó Leonis. Para ayudar a Lyseria a ponerse de pie, se arrodilló. Una venda de tela limpia estaba envuelta alrededor de su pierna derecha. Por lo visto, estos no muertos la habían llevado a un lugar seguro y habían tratado sus heridas.

“Era una orden de caballeros al servicio de la Casa Christaria”. Lyseria explicó. “Lucharon para defender esta ciudad con mi padre”.

⌐Hace seis años… dimos nuestras vidas… luchando contra la Estampida del Vacío…¬ Los esqueletos hablaron al unísono, y sus voces resonaron en la oscura sala.

(Así que son muertos errantes). Siendo el Rey No Muerto, Leonis se dio cuenta rápidamente de lo que eran estos esqueletos. En los lugares donde se producían grandes enfrentamientos, las almas que albergaban intensos y persistentes remordimientos podían permanecer en ocasiones en el reino de los vivos.

No era un fenómeno poco común. Durante el reinado de Leonis como Rey Demonio, un gran número de no muertos se levantaban después de las batallas, incluso sin el uso de la hechicería del Reino de la Muerte.

(Sin embargo, parece que la gente de esta época no conoce a los no muertos…)

La mayoría de las tierras de esta era estaban desprovistas de mana, por lo que la gente moderna nunca había visto a los no muertos levantarse por sí mismos.

(Pero esta ciudad en ruinas es diferente…)

El Void había traído una vasta masacre sobre este lugar, y quedó intacto durante años, rodeado por un miasma. No era una sorpresa que todo el mana negativo acumulado en este lugar se convirtiera en un crisol para sus espíritus errantes.

Una Reina Vampiro reinaba sobre todos los no muertos. Las almas perdidas del Tercer Assault Garden habían sido atraídas por la presencia de la muerte de Lyseria.

Leonis colocó su Báculo de Pecados Sellados en el suelo y corrigió su postura.

Estos no muertos eran todos guerreros que habían luchado para proteger a su país. Incluso Leonis, conocido por su arrogancia, se comportaba con la dignidad de un Rey Demonio y sabía respetar su valentía.

⌐¿No… nos teme…?¬ Preguntaron los esqueletos a Lyseria.

“Admitiré que me asustan un poco los fantasmas, pero estoy acostumbrada a los esqueletos”. Respondió Lyseria, extendiendo la mano y tomando la mano huesuda de uno de sus salvadores.

⌐Oooh… nuestra señora… Lyseria… -sama…¬ Los Caballeros se arrodillaron en señal de reverencia.

Lyseria había luchado contra muchos soldados esqueléticos durante su entrenamiento con Leonis, de modo que estos apenas la hicieron reaccionar. Miró las cuencas de los ojos de las criaturas, débilmente iluminadas.

“¿Fueron ustedes quienes enviaron las señales de socorro a la Academia Excalibur?”

⌐Sí… Al parecer… les llegaron… sin problemas…¬

Lyseria y Leonis intercambiaron miradas. Nunca esperaron que aquella misteriosa llamada hubiera sido enviada por un grupo de no muertos renegados. Sin embargo…

“¿Por qué nos han convocado?” Preguntó Leonis.

¿Qué podrían desear estos muertos?

(Si desean que sus almas atrapadas sean liberadas, podría concedérselos fácilmente).

Eso era fácil para Leonis, que había gobernado sobre la muerte. Pero dudaba que fueran tan lejos como para enviar una señal de socorro a la Academia Excalibur sólo por eso.

⌐… Nosotros no… buscamos la salvación…¬ Uno de los esqueletos negó con su cabeza. ⌐Lo hicimos… para advertirles…¬

“¿Advertirnos?” Preguntó Lyseria.

⌐Sí… Si se permite que las cosas continúen… la tragedia de hace seis años… Una Estampida consumirá… el Séptimo Assault Garden…¬

“¡¿Qué…?!” Exclamó Lyseria. “¿Qué quieres decir? Se dijo que el Lord del Vacío que destruyó nuestro hogar había desaparecido…”

⌐No el de hace seis años…¬

⌐Un Lord del Vacío más grande y mucho más fuerte que el de aquel entonces…¬

⌐Un nuevo Lord del Vacío… ha aparecido en estas ruinas…¬ “¡¿Qué…?!”

Los Caballeros explicaron que, hace cuarenta y dos días, un Void con la forma de una hermosa mujer fusionada con el enorme horno de mana apareció durmiendo en el corazón de la ciudad, en las profundidades de Central Garden.

“¿Fusionada con el horno de mana?” Lyseria repitió las palabras de los esqueletos con incredulidad.

(Ya había oído algo así antes). Susurró Leonis para sí mismo con amargura.

Durante la Estampida en el Séptimo Assault Garden, Arakael Degradios, el Archi-Sabio de los Seis Héroes convertido en Void, había intentado fusionarse con el horno de mana de ese asentamiento.

Sin embargo, hubo algo más en lo que dijo el no-muerto que llamó la atención de Leonis.

(¿Hace cuarenta y dos días?)

Eso fue más o menos cuando Leonis había despertado de su hibernación mágica. Se sentía demasiado extraño para ser una mera coincidencia. Mientras Leonis reflexionaba sobre el significado de todo esto, los esqueletos continuaron.

⌐Y… después de fusionarse con el núcleo de la ciudad… el Lord del Vacío comenzó… a crear sus sirvientes del vacío…¬

“Sí, los vimos en la superficie. Void humanoides que aparecieron de las lágrimas en el espacio”.

“Luché contra un gigantesco Void con forma de ángel y lo destruí”. Leonis añadió.

Publicidad M-M4

⌐Los grandes son… convocados desde el vacío, pero… los Void humanoides… son diferentes a los otros…¬

“… ¿Qué quieres decir?”

⌐Son… las almas de los guerreros errantes… como nosotros… El poder del Lord del Vacío… los redujo a monstruos…¬

“… ¡¿Qué?!” El color se drenó de la cara de Lyseria. “¡¿Estás diciendo que esas criaturas eran… habitantes de esta ciudad…?!”

“Un Void usando las almas de los muertos de esa manera… ¿Es eso posible?” Preguntó Leonis.

“Yo… nunca había oído hablar de ello”. Lyseria negó con la cabeza, todavía desconcertada.

⌐… Podemos… oír su voz…¬

“¿Su voz?” Preguntó Lyseria a las almas errantes.

Los espíritus comenzaron a gemir en una miserable agonía.

⌐Sí… El llamado… intenta quitarnos nuestras almas…¬ ⌐Nos ordena… caer en el vacío… La voz de una mujer…¬ ⌐Es imposible… resistirse…¬

⌐… Aquellos… cerca del centro… del horno de mana… fueron atrapados y transformados en Void…¬

Publicidad G-M1



⌐Pronto, nosotros también… nos uniremos a las filas de esos terribles monstruos…¬

⌐Para luchar eternamente… bajo las órdenes de la Santa de los héroes…¬ “¿Santa?” Preguntó Leonis, apegándose a esa frase en particular. “¿Leo-kun?” Lyseria miró al chico, confundida.

“Perdón por interrumpir. ¿Es esa Santa el Lord del Vacío?” Preguntó Leonis, inclinándose hacia delante muy a su pesar. Conocía ese título. Si no era casualidad, a quien se refería era…

⌐Sí… La santa… Tea… ris…¬

⌐La Lord del Vacío.. Tearis… Ese es el nombre del monstruo…¬

La Santa, Tearis Resurrectia. Ella era la princesa sacerdotisa que una vez fue adorada por la Secta Sagrada, y un miembro de los Seis Héroes. Hace mil años, ella era una de las archienemigas de Leonis.

(Así que Tearis ha regresado como un Lord del Vacío).

Los dioses le habían otorgado a la Santa de los Seis Héroes el poder de la Resurrección. Y si ella conservó esa habilidad como un Void…

(Tal vez ella pueda revivir las almas errantes como Void). Teorizó Leonis, apoyando una mano en su barbilla.

Tras la aparición de Arakael Degradios, al parecer, otro de los Seis Héroes había regresado después de un milenio. Casi parecía anunciar el renacimiento de la Diosa de la Rebelión, Roselia. Aquellos que una vez fueron grandes héroes se estaban convirtiendo en Lords del Vacío que ponían en peligro la existencia de la humanidad.

(¿Qué demonios está pasando?) Si bien le habían proporcionado más piezas, Leonis aún no tenía una imagen completa.

“¿Así que este Lord del Vacío está tratando de causar una Estampida en el Séptimo Assault Garden?” La nerviosa pregunta de Lyseria hizo que Leonis volviera a centrarse en el asunto que tenía entre manos.

⌐Correcto… Desea… destruir a la humanidad… Devolverla al… vacío…¬

“¿Pero por qué el Séptimo?”

⌐… No… lo sabemos… La voz… simplemente ordena…¬

La mano esquelética que sostenía Lyseria de repente comenzó a desmoronarse.

“¡¿?!”

⌐Parece que… nuestro tiempo se ha… agotado…¬

La luz en las cuencas de los ojos de los esqueletos era cada vez más tenue.

Las almas ligadas a los viejos huesos empezaban a marcharse.

⌐Hemos informado… a nuestros camaradas humanos… del peligro que se avecina…¬

⌐Por favor… tomen esta información, y regresen… Abandonen este lugar…¬

Publicidad G-AB



⌐Antes de que el Lord del Vacío… despierte…¬

⌐La tragedia de hace seis años… no debe… repetirse…¬

Cuando sus voces resonaron en la cámara oscura, los esqueletos se desmoronaron uno por uno.

“¡Espera…!” Lyseria suplicó.

⌐Lyseria-sama… ha crecido para volverse… tan galante…¬ Haciendo de esas sus últimas palabras, el espíritu que había estado sujetando la mano de Lyseria, terminó cayendo en pedazos al suelo con un ruido sordo.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios