Seiken Gakuin No Maken Tsukai (NL)

Volumen 3

Capitulo 4: El Hueco Que Se Retuerce

 

 

“… Leo… Leonis…”

Su voz cepilló suavemente contra su oído. Era un llamado al que la mayoría de los humanos rehúyen, creyendo que es una invitación a la oscuridad. Sin embargo, era un sonido de paz y tranquilidad para este chico… uno que le llegaba al corazón cada vez que lo escuchaba.

Publicidad M-AR-2

Cabello negro y liso, como si la oscuridad de la noche se hubiera fundido y entretejido en mechones. Ojos que brillaban como estrellas fugaces. Era Roselia Ishtaris, la Diosa de la Rebelión, que había liderado a los Ocho Reyes Demonio en una guerra contra Luminous Powers.

En ocasiones, Roselia había dejado que el chico descansara en su regazo. Y en lugar de un cuento para dormir, le contaba historias de su tiempo más allá de las estrellas, de los antiguos mitos y de las cosas que vio allí.

“Leo. Podría no quedarme mucho tiempo para permanecer a tu lado”. “… ¿Roselia?” Al chico le pareció extraño. ¿Por qué diría ella algo así? “No quiero eso… S-Si es por ti, haría…”

“Lo siento. Pero este es mi destino… No. Esta es mi vocación”. La mano blanca de Roselia cubrió suavemente los ojos del chico. “Pronto, me habré ido. Mil años en el futuro, renaceré”.

“… ¿El futuro?”


“Sí. ¿Podrías prometer que vendrás a buscarme cuando eso ocurra? Jura que me buscarás, sin importar la forma que tome”.

“Por supuesto. Te buscaré sin falta. Independientemente de en qué te conviertas”.

“… eo… Leo-kun…”

“… Mm…”

Leonis sintió que alguien lo sacudía. Frotándose sus ojos soñolientos, Leonis se giró en su sueño.

“Insensato… Te atreves a perturbar el sueño de un… Rey Demonio…”

“¿Leo-kun?”

“Deja que tu dolorosa muerte… sea el alto precio que…”

“Leo-kun, ¿estás hablando en sueños?”

Una fría palma tocó su mejilla.

“… ¡¿?!”

Eso fue suficiente para que Leonis volviera al reino del despertar. “… ¡¿Seria-san?!” Exclamó mientras se enderezaba como un rayo.

Lyseria miraba a Leonis con una expresión de perplejidad en su rostro. Sus ojos azul hielo estaban llenos de preocupación. Parecía que, en algún momento, lo habían puesto a dormir en su regazo.

“Siento haberte despertado. Estabas dando vueltas mientras dormías”.

“Hice que Seria ojou-sama cambiara de lugar conmigo después de un rato”. Explicó Regina, conteniendo un bostezo. “Sin embargo, te ves lindo cuando duermes, chico”.

“N-No te burles de mí…” Refunfuñó Leonis, sonrojándose mientras Regina le pinchaba la mejilla juguetonamente.

“Y estabas diciendo algo sobre perturbar el sueño de un Rey Demonio o algo así…”

“Yo, erm. Sólo estaba hablando en sueños. No le prestes atención”. Leonis se apresuró a balbucear en un intento nervioso de evadir el tema.

Al parecer, había revelado algo bastante comprometedor mientras estaba inconsciente. Fue un descuido de su parte.

(Necesito ser cuidadoso respecto a hablar en sueños). Leonis entonces dirigió su mirada hacia la ventana. “Erm, ¿cuánto tiempo he estado dormido?”

El cielo estaba cubierto de nubes grises y el sol había empezado a salir. “Unas ocho horas”. Respondió Lyseria tras examinar el reloj. “¿Tanto?”

“Supongo que mi limpieza de oídos fue así de placentera. ¿No es así, chico?” “¡Y-Y dormir en mi regazo también fue agradable! ¡¿Cierto, Leo-kun?!” “¡No me arrastres a esta discusión de nuevo!”

“Hmm, deberíamos llegar al tercer puerto del Tercer Assault Garden en unos diez minutos”. Elfine dijo. “Esa es la zona donde se originaron las señales de socorro”.

“Muy bien. Sakuya, es hora de despertar”. Lyseria sacudió al único miembro del equipo que aún dormía.

“Mm… ¿Onee-sama…?”

“Lo siento, pero no soy tu hermana”. Lyseria levantó el antifaz de Sakuya, haciendo que la joven parpadeara ante la brillante luz.

El caza táctico comenzó a descender, con los propulsores de sus alas principales escupiendo llamas azules. Leonis se asomó a la ventana. Bajo la capa de densa niebla, una enorme estructura artificial navegaba por el mar.

(Así que ese es el Tercer Assault Garden).

Era tan grande que resultaba difícil apreciar el tamaño completo de la construcción. La zona central estaba cubierta por una espesa capa de niebla marina, lo que dificultaba discernir lo que había más allá. El avión activó sus propulsores de descenso y comenzó su secuencia de aterrizaje.

El Tercer Assault Garden había sido uno de los últimos bastiones de la humanidad y una fortaleza anti-Void. La extensa isla artificial estaba dividida en tres zonas conectadas entre sí. Sólo tenía la mitad del tamaño del Séptimo Assault Garden en términos de escala, pero eso se debía a que el Séptimo había sido construido más tarde. Antes de la Estampida, el Tercer Assault Garden había sido el hogar de una población de más de quinientos mil habitantes.

A la zona central se le denominaba Central Garden. Estaba conectada a una extensa zona residencial y a un puerto militar. El Decimoctavo Pelotón aterrizó en la última de las dos secciones contiguas. Les rodeaban las ruinas de los edificios destruidos por los Void.

Una espesa niebla se cernía sobre el puerto, haciendo que la visibilidad fuese reducida. Tras aterrizar en los escombros, Leonis estiró su rígido cuerpo. Un miasma asfixiante lo impregnaba todo.

(Este lugar rebosa de la presencia de la muerte. No es diferente a Necrozoa…)

Estaba amaneciendo, pero el cielo estaba nublado, lo que creaba una atmósfera sombría y melancólica. El olor de los innumerables difuntos aún flotaba en el aire. Si este hubiera sido el mundo de hace mil años, el Assault Garden habría sido un lugar donde los muertos vivientes se manifestarán de forma natural y se pasearan libremente.

Leonis oyó unas pisadas detrás de él. Al darse la vuelta, vio a Lyseria mirando los edificios en ruinas con una expresión sombría en su rostro. Inseguro de qué decir, Leonis permaneció inmóvil. Regina, Sakuya y Elfine bajaron del avión y cerraron sus puertas.

“El miasma es más espeso dentro de la ciudad, así que no podemos mover el avión allí”. Dijo Elfine encogiéndose de hombros.

Los vapores nocivos sin duda estropearían los instrumentos mágicos de precisión que el avión de combate utilizaba para la navegación. Además, la niebla hacía que la vista fuera poco fiable, lo que significaba que al sobrevolar la ciudad el avión corría el riesgo de estrellarse.

“Lyseria-senpai…” Sakuya comenzó, tal vez con la intención de preguntarle a la líder del pelotón sobre su próximo curso de acción.

Lyseria sacudió la cabeza, como si quisiera sacudirse el sentimentalismo que la invadía, y luego asintió. “Comencemos la investigación preliminar de la zona urbana”.

Leonis y Lyseria inspeccionarían la sección residencial del oeste, mientras que Regina, Sakuya y Elfine se encargarían del este.

Lyseria y Regina estaban familiarizadas con la ciudad. Por lo tanto, cada una iba en un grupo distinto. Lyseria tenía a Leonis como compañero, quizás por la preocupación de que sus poderes pudieran quedar expuestos si se producía una pelea.

Publicidad G-M1



(Es muy inteligente). La sabia decisión sólo hizo que Leonis se sintiera aún más orgulloso de su sirviente.

“Toma esto, Seria”. Dijo Elfine, entregándole uno de los orbes del Eye of the Witch.

Un terminal de comunicación ordinario no funcionaría en el miasma, así que necesitaban la Espada Sagrada de Elfine para la comunicación a larga distancia.

“No olviden enviar actualizaciones cada hora, y recuerden tener cuidado”.

Les recordó Lyseria al pelotón.

“Estoy dejando a Seria ojou-sama a tu cuidado, chico”. Susurró Regina en el oído de Leonis antes de separarse.

“Estaremos bien”. Leonis respondió asintiendo con confianza. Luego dirigió un mensaje telepático a su sombra.

(Shirley).

(¿Sí, Leonis-sama?)

La sombra de Leonis se retorció un poco cuando la asesina le respondió.

(Escolta a las tres).





(Pero… ¿qué hay de custodiarlo, Leonis-sama?) Preguntó Shirley con un tono vacilante.

Leonis carecía de gran parte del poder mágico que había tenido originalmente, y su destreza física era casi inexistente. Dada su forma actual, la preocupación de Shirley era comprensible.

(Eso no será necesario. ¿Por quién me tomas?)

(Pero…)

(No lo repetiré). Leonis miró con severidad a su sombra.

(… Mis disculpas, Leonis-sama). Parecía como si la cosa retrocediera de miedo.

Shirley era una sirvienta tonta, pero Leonis confiaba en sus habilidades como asesina. Y dejar a Regina y al resto a su cuidado le daba cierta tranquilidad.

(Yo, un Rey Demonio, protegiendo a los humanos…) Leonis soltó una risita de autodesprecio. (Bueno, son los ciudadanos de mi reino, después de todo). Incluso mientras pensaba eso, una parte de Leonis tuvo que preguntarse si eso era realmente todo lo que podía hacer.

El viento silbaba a medida que atravesaba los edificios medio derrumbados. Mientras Lyseria y Leonis caminaban sobre los escombros, sus pasos hacían un eco hueco a su alrededor.

Publicidad M-M1

“Este fue el lugar donde los Caballeros de Christaria formaron su última línea de defensa contra los Void”. Explicó Lyseria, deteniéndose frente a una fortificación en ruinas. Miró a su alrededor, con su cabello plateado ondeando. No había señales de movimiento en la ciudad en ruinas. “Ten cuidado. Los caminos podrían hundirse”.

“Lo haré. Ah…” Leonis se las arregló para tropezar con un trozo de escombro.

Lyseria se apresuró a cogerle del brazo. “¿Estás bien, Leo-kun?” Le preguntó.

“… Gracias”.

“No te esfuerces demasiado. Si estás cansado, podemos hacer una pausa”.

Lyseria se detuvo y observó su entorno. “Realmente todo ha desaparecido”.

“…”

Todo rastro de vida había sido purgado. Ni siquiera había huesos.

(Ahora que lo pienso… Los Void comen humanos).

Cuando una persona era consumida por una de esas criaturas, desaparecía sin dejar rastro, como si fuera borrada de la existencia.

“¿Qué hay del subsuelo? Podría haber supervivientes ahí abajo”. Sugirió Leonis.

Si esta ciudad era como el Séptimo Assault Garden, tenía que haber un refugio subterráneo.

“Sí. El refugio subterráneo debería tener raciones, un dispositivo de filtrado de agua de mar y un generador. Pero sigo pensando que es poco probable que alguien se las haya arreglado para sobrevivir en un territorio del Vacío durante seis años…”

Lyseria y Leonis continuaron adentrándose en los restos del lugar de nacimiento de la primera. Después de caminar durante veinte minutos, se encontraron con una instalación que seguía casi intacta. Se trataba de un gran complejo formado por una pista de atletismo y varios edificios pequeños de varias plantas.

“Aquí era donde estaba la escuela”. Dijo Lyseria, con su voz ligeramente temblorosa.

“¿Como nuestra Academia Excalibur?” Preguntó Leonis.

“No. Este no era un lugar para entrenar Espadachines Sagrados. Era un lugar para niños ordinarios…” Respondió Lyseria, empujando la puerta exterior rota. “Parece que el edificio sigue intacto. Entremos”.

Lyseria entró en los terrenos en ruinas de la escuela. Sorprendentemente, las zonas interiores no estaban tan dañadas. Lyseria avanzó por un pasillo lleno de polvo y subió una escalera. Había un ascensor al final del pasillo, pero no estaba activo.

“Vamos a la azotea. Puede que veamos algo desde un punto de vista más alto”. Sugirió Lyseria.

“… De acuerdo”. Leonis aceptó.

La pareja subió los escalones, cubriendo sus bocas para no inhalar el polvo.

(¿Su lugar de nacimiento, eh…?) Pensó Leonis mientras miraba la espalda de Lyseria.

No era necesario decir que Leonis no veía el Reino de Rognas, que era donde había nacido, como su hogar natal. Si realmente tenía tal cosa, era Necrozoa, pero había caído, y todos los sirvientes de Leonis se habían ido hace tiempo. Todo lo que se sentía como un hogar para Leonis ahora… el único lugar al que pertenecía… era…

(A su lado).

Lyseria y Leonis llegaron al cuarto piso y se encontraron con una puerta cerrada que les impedía seguir subiendo.

“¡Hyahhh!”

Sin embargo, Lyseria utilizó su poder de Reina Vampiro para abrirla de una patada.

“Seria-san, eso es bastante violento”.

“Mm, lo siento. Estoy un poco nerviosa…” Admitió Lyseria, desviando su mirada torpemente.

“Todavía no te has acostumbrado del todo a tu fuerza, por lo que podrías lesionarte las piernas sin darte cuenta. Ten cuidado”.

Ambos atravesaron el gran agujero de la puerta y salieron al exterior. La azotea tenía un depósito de agua provisto de un dispositivo de filtrado y un almacén de raciones.

“Deberíamos tener una buena vista de las cosas desde aquí arriba”. Dijo Lyseria, de pie frente a la valla rota que recorría la circunferencia de la parte superior del edificio de la escuela.

Sujetando su cabello plateado para evitar que ondeara con el viento, Lyseria contempló lo que quedaba de la ciudad. “Ese es Central Garden. Es donde Regina y yo vivíamos”. Señaló a una zona conectada a ésta por un puente. Estaba en los alrededores donde estaría la Academia Excalibur en el Séptimo Assault Garden.

“¿Puedes verlo?” Preguntó Lyseria, entrecerrando sus ojos azules como el hielo. Entonces, de repente, cogió a Leonis por las axilas y lo levantó.

“¡Ah…!” Exclamó.

“Oh. Eres muy ligero, Leo-kun”.

“¡Seria-san, b-bájame!” Exigió Leonis aturdido, con el rostro enrojecido. Fue entonces cuando distinguió algo en la distancia.

(Eso es…)

“… ¿Qué pasa, Leo-kun?” Preguntó Lyseria, volviendo a poner a Leonis en el suelo.

“Seria-san, ¿has visto ese patrón de allí antes?”

“¿A qué te refieres…?” Lyseria siguió el dedo de Leonis. Tras divisar el símbolo, negó con la cabeza. “No, nunca. Se ve un poco… espeluznante”.

Publicidad G-M2



(Hmm. Espeluznante, dices…)

Los humanos de hace mil años consideraban esa marca como algo sagrado.

Curiosamente, resultaba inquietante para la gente de esta época.

El símbolo de una estrella y un ojo en llamas.

Hace mil años, el diseño podía ser encontrado en casi todos los territorios humanos. Era la marca de la Secta Sagrada. Leonis había visto el símbolo en otra parte de la ciudad durante la reunión en el Séptimo Assault Garden. ¿Podría estar tallado el diseño en distintos lugares de la ciudad?

(Pero… ¿quién haría eso…?)

“… ¡¿?!” Sintiendo algo a su espalda, Leonis se dio la vuelta.

*¡Crack, crack, crack…*

Numerosas fisuras recorrieron el aire a pocos pasos de donde se encontraban Lyseria y Leonis.

“… ¡Void!”

“¡Leo-kun, retrocede!” Gritó Lyseria mientras tomaba una posición defensiva frente al chico.

Las fracturas se multiplicaron rápidamente, y parecían cristales flotantes a punto de romperse. Con un sonido atroz, los Void se estrellaron contra las grietas.

“Grrrrrr… ¡Grrr!”

Abominaciones humanoides y bípedas que se movían como si estuvieran a la deriva en el océano, avanzaban con un paso fantasmal. Su piel era pálida hasta el punto de ser transparente, y emitían un tenue resplandor.

Sus brazos colgaban hasta el suelo. Afiladas garras que goteaban un moco viscoso adornaban cada dedo.

(Son similares a un tipo de monstruo que tiene su hogar en los pantanos, el Vodyanoy09. Pero no…)

“¡Activate… Bloody Sword!” Lyseria gritó, levantando su mano derecha. Partículas de luz convergieron en su palma, manifestándose en una Espada Sagrada. Varias docenas de Void aparecieron en torno a la joven, rodeándola a ella y a Leonis, pero Lyseria les miró desafiante.

“Hay muchos de ellos”. Observó Leonis con seriedad.

“Sí. ¡Y nunca había visto este tipo de Void antes…!” Lyseria asintió, agarrando con fuerza su Espada Sagrada.


“¡Raaaaahhhh!” Las criaturas humanoides aullaron. Abriendo sus bocas ampliamente para mostrar hileras de pequeños colmillos, se lanzaron hacia adelante con sus garras preparadas para atacar. Leonis invocó rápidamente su Báculo de los Pecados Sellados.

“¡Flamis!” Cantó un hechizo de Tercer-Orden, [Onda de Calor Abrasadora]. *¡Whoooosh!*

Chorros de fuego salieron disparados de la punta del báculo de Leonis, reduciendo a tres Void a cenizas. Sus restos carbonizados se desmoronaron en el suelo.

“¡Flamis! ¡Flamis! Flamis!”

El Rey Demonio lanzó más hechizos en rápida sucesión, destruyendo a los Void a medida que se arrastraban fuera de las fisuras. El aire se volvió seco y caliente. Imperturbable, Lyseria se sumergió en la conflagración, envuelta en mana.

Publicidad M-M5

“¡Hahhh!” Su Espada Sagrada brilló con un tono rojizo y atravesó dos Void de una sola vez.

“¡Leo-kun, retírate por ahora…!” Lyseria gritó y se dio la vuelta. Sin embargo, tan pronto como lo hizo… “¡Chris… ta… ria…-samaaaaaa!”

… Entonces los Void que cortó dejaron escapar gemidos que casi sonaban como palabras.

“… ¿Huh?” Los ojos azules de Lyseria se abrieron de par en par. “¡¿Qué acaban de…?!”

*¡Crack, crack, crack, crack!*

Desgraciadamente, antes de que alguna respuesta pudiera llegar, otra fisura, está lo suficientemente grande como para tragarse un edificio entero, comenzó a formarse.

“… ¡Seria-san!” Leonis la llamó para advertirle. Había visto un fenómeno similar en la cubierta del Hyperion.

(¡Se acerca uno grande!)

Una fracción de segundo después, ¡la brecha se amplió y explotó hacia afuera!

*¡Boooooooooooooom!* Como si fueran tragadas por el Void, las ruinas de la escuela se desmoronaron.

“… ¡¿?!”


La estructura había sido frágil para empezar. El edificio se derrumbó en pedazos, arrastrando sus alrededores hacia un enorme agujero que se formó en el suelo.

El cráter era tan profundo que Leonis no podía vislumbrar su fondo.

(¡¿Qué es esto?! ¿Algún tipo de hueco subterráneo…?) Pensó Leonis mientras caía en picada.

Recordó su batalla con Arakael Degradios, uno de los Seis Héroes. Había un gran pozo bajo la superficie del Séptimo Assault Garden que conducía a alguna instalación subterránea. Y todos los Assault Gardens compartían la misma estructura fundamental.

Mientras el agujero consumía varias docenas de Void, Leonis localizó a Lyseria entre los escombros que caían.

“¡Seria-san!” Extendiendo sus manos en el aire, Leonis trató de usar magia de gravedad para sujetarla. Pero en ese momento, apareció otra fisura en el aire entre ellos. El propio espacio se retorció y agrietó mientras algo empezaba a aparecer… ¡un enorme brazo, cuyos dedos se extendían para atrapar y aplastar a Leonis!

“¡Tch!”

El Rey Demonio dispersó el hechizo de gravedad que había comenzado a entonar y rápidamente cambió su enfoque a uno de ataque.

“¡Farga!”

*¡Vroooooooom!* Una explosión retumbó frente a Leonis. Las ondas de choque agitaron el aire, enviando su cuerpo hacia atrás.

“¡Zoh Fia!” Leonis entonó rápidamente un hechizo de gravedad para estabilizarse en el aire. “¡¿Quién demonios es este?! ¡Nng, kah!” Leonis se atragantó mientras respiraba polvo. Cuando se estabilizó, se hizo visible la figura de una gigantesca criatura apartando la fisura en el espacio.

Era una enorme estatua humanoide que empequeñecía cualquiera de los edificios derrumbados. Su superficie era como un mármol pulido que surgía acompañado de relámpagos. No tenía cabeza, y sobre su cuello fluía un aura con los colores del arco iris.

(Un Void gigantesco, ¿eh?) Era la primera vez que Leonis veía esta variedad de Void, pero le resultaba familiar en otro sentido.

(¿Podría ser… un apóstol de Luminous Powers… un ángel?)

Los ángeles eran los sirvientes de los dioses y los enemigos naturales de las legiones de no muertos. Sus puños podían aplastar montañas, y sus lanzas de luz sagrada podían transformar cualquier paisaje en un mar de llamas.

“Un Void a imagen y semejanza de un ángel, ¿no es así?”

Leonis levantó su Báculo de los Pecados Sellados. Este Void desprendía una mayor sensación de presión que el Void humanoide de antes.

(¿Dónde está Lyseria…?)

Escaneando el abismo de abajo, Leonis la localizó rápidamente. Una Reina Vampiro podía manifestar alas de mana para volar, pero Lyseria no estaba acostumbrada a manejar su poder, y Leonis dudaba que pudiera hacerlo sobre la marcha.

(¡¿Qué clase de insensatez es ésta?!)

La ira se apoderó de Leonis. Confiaba en que el poderoso cuerpo de Reina Vampiro de Lyseria pudiera soportar el impacto de la caída, pero eso podría haber sido una ilusión por parte del Rey Demonio. Este abismo era tan profundo que parecía no tener fondo, después de todo.

<<¡Seria! ¡Leo! ¡¿Ha pasado algo?!>> La voz de Elfine sonó.

El orbe del Eye of the Witch que había entregado a Leonis y Lyseria giró en el aire, volando hacia Leonis. Probablemente Elfine lo había activado tras escuchar las explosiones.

“¡Estamos luchando contra un enorme Void! Seria-san está…” <<¡¿Leo?!>>

“¡Kriiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!” El ángel soltó un chillido horrible y disonante. Su aura giraba mientras su enorme cuerpo empezaba a emanar algún tipo de brillo.

“… ¡Tch, Rua Meires!” Leonis desplegó reflexivamente una barrera, negando el torrente de luz. Pero el orbe de Elfine fue alcanzado por el ataque y destruido. El escudo de Leonis partió la cinta luminosa de energía, dividiéndola en dos haces que atravesaron edificios en la distancia. En términos de poder bruto, era igual a un hechizo de Cuarto-Orden.

Publicidad M-AB

“… Eres tan irritante…” Leonis chasqueó su lengua.

Los ángeles tenían una gran resistencia a la hechicería del Reino de la Muerte. En muchos sentidos, eran el enemigo natural de los no muertos. Un simple ángel no era rival para el Rey No Muerto con toda su fuerza, pero en el cuerpo actual de Leonis, enfrentarse a la criatura resultaría molesto.

Leonis miró al pozo que había debajo. Quería ignorar al Void y apresurarse a ir al lado de su sirviente. Sin embargo, el ángel parecía determinado a eliminar a Leonis, ya que extendió sus alas para cargar contra él.

(Debería solucionar esto ya). Leonis hizo girar el Báculo de los Pecados Sellados en su mano, y dirigió su punta hacia su oponente.

“Ángel que has sucumbido a la nada, ¡te mostraré la esencia de la verdadera hechicería!”

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios