Seiken Gakuin No Maken Tsukai (NL)

Volumen 3

Capitulo 3: Tercer Assault Garden

 

 

13:00 Hora Imperial Estándar.

Habiendo recibido una solicitud de emergencia, Lyseria y el Decimoctavo Pelotón se pusieron apresuradamente sus uniformes y llegaron a la entrada de la Sala de Conferencias Tácticas Anti-Void de la Academia Excalibur.

Publicidad M-AR-2

“Lyseria Christaria, estamos aquí tras su urgente llamado”. La chica de cabello plateado dijo en la puerta.

“Adelante”.

Lyseria abrió la puerta. En el interior, vio a la instructora del Decimoctavo Pelotón, Diglasse, junto con Elfine y una oficial de análisis de información vestida con un uniforme de caballero. Las tres ya estaban sentadas. Elfine levantó la cabeza y asintió amablemente ante la llegada del resto de su grupo. Diglasse, por su parte, hizo un gesto con la barbilla para que tomaran asiento rápidamente.

(¿Qué ha pasado? ¿Han aparecido más Void?) Percibiendo el inusual ambiente de la sala, Leonis tomó asiento entre Lyseria y Regina. Las chicas del Decimoctavo Pelotón intercambiaron miradas desconcertadas e inseguras.

“En primer lugar, hay algo que me gustaría que vieran”. Dijo Diglasse en voz baja.


La oficial de análisis de información asintió con la cabeza y manipuló un dispositivo. En la amplia mesa de reuniones se proyectó una imagen de gran proporción en baja calidad. En ella se mostraba una parte del océano cubierta por una niebla espesa y gris.

“Esta es una imagen tomada esta mañana por una unidad de observación desplegada en la isla de Hakura”.

“¿Hakura? La base de allí está destinada a recopilar información sobre el territorio Void más cercano, ¿no?” Preguntó Lyseria.

(Es la primera vez que escucho eso). Leonis pensó. “¿Territorio Void?” Preguntó.

“Una zona con una alta concentración de arrecifes del Vacío”. Explicó Lyseria. “Son lugares malditos en los que los humanos no pueden entrar. Hay constantemente una gruesa capa de miasma sobre un territorio Void, por lo que barcos y aviones de combate tácticos no pueden entrar ni observar lo que ocurre en ellos”.

“Aunque no sabemos lo que ocurre en su interior, vigilamos su circunferencia exterior. El Imperio Integrado ha establecido bases de observación en las islas que rodean este territorio Void, y monitorean constantemente esa porción del mar”.

(Entiendo. Así que el arrecife del Vacío que el Hyperion encontró el otro día era como una versión pequeña y puntual de un territorio Void).

“Hoy a las cero, cuatro, cero, cuatro horas, la unidad de observación captó señales de una gran estructura…” Dijo Diglasse, señalando a la imagen y punteándola con el dedo.

Cuando lo hizo, algo apareció en la imagen. Una sombra gigantesca se movía en la superficie del océano. El sol se elevó en la grabación, revelando la forma completa de la cosa que se balanceaba en el agua. Se trataba de un grupo de islas artificiales unidas por puentes… pero que estaban en ruinas y bordeadas por los restos de innumerables edificios.

“… ¿Eso es…?” Lyseria tragó nerviosamente.

Los ojos de Regina, Sakuya y Elfine se abrieron de par en par con incredulidad.

Publicidad G-M2



“Es difícil ver con claridad debido al miasma, pero…” Diglasse empezó a hablar con pesadumbre, “después de desaparecer en territorio Void hace seis años, tal parece que el Tercer Assault Garden ha regresado”.

“… ¡¿?!”

Un inquietante silencio reinó en la sala de reuniones.

(¿El Tercer Assault Garden?) Si Leonis recordaba correctamente, ese era el lugar de nacimiento de Lyseria, una ciudad destruida en una Estampida del Vacío.

“El horno de mana del Tercer Assault Garden debería haberse apagado por completo”. Dijo Lyseria, con voz temblorosa. “Y toda la ciudad tuvo que ser abandonada. Así que, ¿cómo…?”





“La causa aún se desconoce”. Contestó la oficial de análisis de información. “La Academia Excalibur especula que el horno de mana desactivado fue llevado a un estado incontrolable a través de algún factor no identificado”.

“¿Un estado incontrolable…? ¿Es eso siquiera posible?” Murmuró Lyseria.

“No hemos visto ningún caso como éste en el pasado, pero eso no quiere decir que sea imposible”. Diglasse respondió. “El hecho es que el Tercer Assault Garden se está moviendo actualmente a la cuarta velocidad de combate”.

“¿Hacia dónde se dirige?” Preguntó Elfine.

“No lo sabemos con certeza, pero se ha estado moviendo constantemente hacia el sur…” Otra imagen apareció sobre la mesa a la orden de la oficial de información. Esta vez, se trataba de un mapa que mostraba las zonas marítimas bajo el control de la humanidad. “Lo que significa que entrará en contacto con el Séptimo Assault Garden”.

“… ¡!” Las chicas del Decimoctavo Pelotón intercambiaron miradas de asombro.

“Se mueve lentamente, y esto es sólo una aproximación, pero debería alcanzarnos dentro de catorce días”. Concluyó la oficial de análisis de información.

“¿Por qué aquí?” Se preguntó de nuevo Elfine.

“Me temo que eso aún no está claro. Sin embargo…” La oficial dudó por un momento. “Tan pronto como el Tercer Assault Garden salió del territorio Void, envió dos señales de socorro al Séptimo Assault Garden”.

“¡¿Qué?!”

“N-No puede ser…” Susurró Lyseria, con una expresión de absoluta conmoción en su rostro. “Es decir, no debería haber nadie allí… Nadie más sobrevivió”.

“Oficialmente, sí. Los únicos que sobrevivieron a esa Estampida fueron un pequeño grupo de personas que se resguardaron en los refugios subterráneos, incluidas ustedes dos. Pero incluso si hubiera algún superviviente no identificado, no podría haber sobrevivido seis años en el territorio Void. No obstante, algo envió esas señales de socorro. Existe la posibilidad de que sea un fallo mecánico, pero…”

“…” Mientras todos escuchaban la explicación de Diglasse, los ojos de Leonis estaban fijos en la imagen de la ciudad en ruinas proyectada en la mesa. Nadie más aparte de él parecía haberse percatado. Más concretamente, Leonis fue el único que pudo distinguir la anomalía.

Lo que vio fue…

(¿Cómo? ¿Cómo ha llegado eso ahí?) Mientras Leonis meditaba una pregunta a la que no encontraba respuesta, Diglasse se levantó de su asiento en silencio y miró a su alrededor, observando a todos los presentes.

“Así que, siendo esta la situación, estoy segura de que entienden la razón por la que les he convocado aquí”.

“Quiere que investiguemos el Tercer Assault Garden”. Concluyo Lyseria.

“Precisamente. Décimo octavo pelotón, les ordeno que inspeccionen esta ciudad en ruinas”.

Esto no fue ninguna sorpresa. La expresión de Lyseria y de las otras chicas no vaciló en absoluto. Si bien eran adolescentes, estas jóvenes eran estudiantes de la Academia Excalibur y Caballeros Militares en toda regla. Como portadoras de Espadas Sagradas, aceptaban su deber y estaban preparadas para dar su vida a fin de proteger su hogar.

“En el caso de que se encuentren con una situación crítica, tienen la aprobación para retirarse bajo el criterio de su capitán de pelotón. Basándose en su informe como fuerza de avanzada, la academia enviará un grupo de búsqueda más grande en una fecha posterior”.

“¿Se ha avistado algún Void en el Tercer Assault Garden?” Preguntó Sakuya, hablando por primera vez en esta reunión. “Considerando que la ciudad emergió de un territorio Void, ¿no hay una alta posibilidad de que sirva como nido del vacío?”

“De momento, no se ha detectado ningún brote del vacío alrededor de la zona objetivo. Pero ten en cuenta que no hemos sido capaces de observar el Assault Garden en detalle”.

“Disculpe, tengo una pregunta”. Intervino Lyseria mientras levantaba tímidamente su mano.

“Tienes permiso para hablar”.

“Servir como fuerza de avanzada en esta situación es un deber importante. ¿Por qué nos lo han encomendado?”

Hasta ahora, al Decimoctavo Pelotón se le habían encomendado misiones de rescate de refugiados y de investigación del terreno. Las misiones más importantes siempre eran asignadas a grupos de mayor rango.

Diglasse dudó antes de responder: “Fue idea de la oficina administrativa. Estoy segura de que una chica tan brillante como tú puede entender el significado detrás de esta elección”.

“… Es porque soy la hija del Duque Christaria, ¿no es así?”

“Seria ojou-sama…” Regina se mordió los labios.

Leonis comprendió rápidamente el asunto. (Están diciendo que quieren un héroe. Los humanos nunca cambian, ¿verdad?) Pensó con amargura.

Lyseria era una chica trágica cuya Espada Sagrada despertó tras un largo periodo de letargo. Atada por el deber de un Espadachín Sagrado, volvía a su lugar de nacimiento, una ciudad destruida por los Void. Tan bella historia iba a cautivar el corazón de cualquiera, independientemente de la época en que se encontrara.

Hace mil años, hubo un niño que sirvió como héroe de cierto reino… Leonis Shealto. Sus batallas trajeron esperanza a las personas, pero lo sumieron en la desesperación al perder el control de su propia vida.

El actual intercambio le recordó esa insignificante historia.

“No negaré que hay un interés político en esto. Sin embargo, valoro mucho vuestra fuerza como grupo. Su victoria en el encuentro de práctica de esta mañana fue bastante impresionante”.

“Muchas gracias, señora”. Lyseria asintió con una expresión resuelta y miró a su alrededor, examinando los rostros de sus amigas.

Publicidad G-M2



Regina, Sakuya y Elfine asintieron con la cabeza.

“Leo-kun…” La expresión de Lyseria vaciló cuando sus ojos se posaron en el rostro de Leonis.

“Sí, sólo tiene diez años y no ha estado en la academia por mucho tiempo. Está bien si lo excluyes de la…” Diglasse comenzó, pero Leonis le interrumpió.

“No hay necesidad de preocuparse por mí, señora”. Dijo.

“Leo-kun…”

“Seria-san, también soy parte del decimoctavo pelotón”. Le recordó Leonis, mirándola fijamente a los ojos.

“… Entendido. Me aseguraré de mantener a Leo-kun a salvo”. Declaró Lyseria.

Leonis esbozó una sonrisa irónica. Lyseria había presenciado una pizca de su poder como Rey Demonio. Aun así, sólo podía verlo como un niño. Eso no había cambiado desde el día en que lo había salvado en el Mausoleo.

“El decimoctavo pelotón reconoce y acepta sus órdenes, señora. Volveremos con los resultados en la mano”.

Lyseria levantó un puño sobre su pecho y saludó a la instructora.

Su salida estaba prevista en cuatro horas, a las 17:00 hora imperial estándar. Era un plazo muy corto, pero considerando que el objetivo del pelotón estaba en movimiento, cuanto más rápido investigaran, mejor.

Publicidad G-M3



“Asegúrense de revisar su equipo a fondo e individualmente. Su equipamiento puede salvarles la vida”.

Lyseria estaba en su habitación en el Dormitorio Hræsvelgr, llenando su bolsa con cosas para la misión.

“Oh, estas raciones aún no han caducado. Probablemente deberíamos comerlas tan pronto como podamos…”

Leonis se encogió de hombros mientras la observaba realizar sus tareas con nerviosismo. La totalidad de la Capital del Reino de las Sombras residía en la sombra de Leonis. Shirley vigilaba su tesoro y los huesos que utilizaba para hacer sus soldados esqueléticos. No necesitó molestarse en meter sus cosas en su bolsa. Por lo tanto, Leonis se limitó a sentarse en el borde de la cama, observando el trabajo de Lyseria.

“Y una cantimplora y una secadora de cabello… Ah, espera, eso no cabrá dentro, ¿verdad?”

(Está alterada. Es fácil ver por qué). Después de un pequeño suspiro, Leonis dijo: “Esa ciudad… el Tercer Assault Garden… es tu lugar de nacimiento, ¿verdad?”

“… Sí”. Lyseria asintió, deteniendo sus manos. Hubo un breve silencio entre los dos. “… Tuve un sueño esta mañana”. Lyseria susurró bruscamente.

“¿Un sueño?”

“Sí. Sobre lo que pasó hace seis años. Había pasado mucho tiempo desde la última vez que tuve ese sueño…” Lyseria cerró la cremallera de su bolsa y se volvió para mirar a Leonis. “La Estampida que destruyó el Tercer Assault Garden ocurrió hace seis años. Yo sólo tenía nueve años, y todo lo que pude hacer fue sentarme en el refugio con Regina y acobardarme. Mi padre luchaba contra los Void en el exterior, y yo sólo escuchaba y temblaba”.

Los hombros de Lyseria temblaron al recordar aquel día de pesadilla.

“Después de eso, tuvimos la suerte de ser salvadas por el grupo de búsqueda de refugiados del Séptimo Assault Garden, pero todos los demás habían desaparecido. Ni siquiera pudimos enterrar a nuestros seres queridos”. Las palabras de Lyseria se sentían distantes, y estaban teñidas de dolor.

(Ya veo. La culpa del superviviente). Lyseria se sentía abrumada por un remordimiento que no debería cargar, pero esa emoción irracional era algo con lo que Leonis estaba familiarizado. (He vuelto a escapar. Es eso lo que estás pensando, ¿verdad?)

“Tengo el deber de volver a ese lugar. Honestamente, estoy ansiosa por ello, y no sé lo que pueda pasar, pero…”

“… Lo sé”. Leonis asintió.

De repente, el terminal de comunicación sonó.

“Elfine…”

<<Seria, he analizado la ruta a nuestro destino. ¿Podrías echarle un vistazo?>>

“Ah, sí, por supuesto. Ahora mismo voy”. Respondió Lyseria con seriedad. “Voy a salir un rato, Leo-kun. Recoge el resto, ¿de acuerdo?”. Con eso, la joven de cabello plateado se apresuró a salir de la habitación.

“…”

Tras ver que la puerta se cerraba y confirmar que los pasos de Lyseria se

alejaban…

“Blackas, Shirley”. Dijo Leonis.

“¿Me has llamado, amigo mío?”

“Me ha… *Cough, cough*… ¿Me ha llamado, Leonis-sama?”

La sombra de Leonis se agitó, y un gran lobo color ébano surgió de su interior. Unos pocos segundos después, una adorable chica vestida con un uniforme de sirvienta apareció tras la bestia. La sirvienta de cabello negro sostenía una rosquilla a medio comer y tenía las mejillas blancas rellenas como una ardilla. Su rostro estaba sucio por las migajas.

Seiken Gakuin no Maken Tsukai Volumen 3 Capitulo 3 Novela Ligera

 

“¿Qué es esto, Shirley?” Inquirió Leonis.

“Rosquillas glaseadas. He comprado bastantes”.

“…” Leonis miró fijamente a Shirley, con sus ojos entrecerrados.

“También tengo unas cuantas para usted, Leonis-sama”.

“… Mm”.

Shirley sacó una rosquilla de una de sus mangas. Leonis la tomó y la mordió, mirando a la chica todo el tiempo.

“Hmm, esto es…”

Tenía una textura adherente e inusual, distinta a la de cualquier otro dulce que Leonis hubiera comido hasta entonces. El aroma de la canela la hacía bastante deliciosa.

“Hmm, esta textura… La civilización humana realmente ha llegado lejos”.

Elogió Leonis.

“¿Le preparo un poco de té, Leonis-sama?” Ofreció Shirley.

“Por supuesto… Espera, no, no es necesario. Realmente te has acostumbrado a este mundo, ¿no es así?” El Rey Demonio observó, medio impresionado y medio aturdido.

“Sí, he aceptado un trabajo a tiempo parcial con la intención de reunir información”.

“¿De qué tipo, exactamente?”

“Un trabajo relacionado con la elaboración de dulces”. Respondió Shirley, llevándose una mano al pecho en señal de reverencia.

“Eres mi sirviente. No recuerdo haber aprobado algo así”. Afirmó Leonis, presionando la palma de su mano contra su frente mostrando exasperación.

“Pero no puedo usar los fondos de los Ejércitos de los Reyes Demonio…” “Ugh. No, supongo que no puedes…”

El ejército de Leonis carecía críticamente de fondos. Su bóveda del tesoro en el Reino de las Sombras contenía muchas monedas que prácticamente no tenían valor en esta época. Tal vez podrían venderse como antigüedades, pero si Leonis vendiera algún artefacto de Clase-Mitológica de hace mil años, su autenticidad podría ser cuestionada, con el riesgo de exponer su identidad. “Hmph. Muy bien”. Decidió Leonis después de unos momentos, limpiándose la boca con un pañuelo que le ofreció Shirley. “Quiero que vean esto”.

Alzando el Báculo de los Pecados Sellados, Leonis utilizó su hechicería. La gema situada en la punta del báculo, el Ojo del Dragón, parpadeó en azul y comenzó a reproducir imágenes en su superficie nacarada… concretamente, las imágenes del Tercer Assault Garden navegando por el océano.

“¿Qué es esto?” Preguntó Blackas.

“Estoy proyectando mi memoria. Se trata de una enorme fortaleza cuyo modelo es el mismo que el de esta ciudad. Hace seis años, fue destruida por esos despreciables monstruos del Vacío”.

“Hmm. ¿Y?”

“Mira esto”. Leonis sostuvo el báculo frente a la nariz de Blackas. “Allí, en la plaza cerca del centro de la ciudad. ¿Puedes verlo?”

“… ¡¿Eso es…?!” Los ojos dorados de Blackas se abrieron de par en par.

Esto era lo que Leonis había notado antes en la sala de reuniones, y que todos los demás habían pasado por alto. Era natural que lo hubieran hecho, por supuesto, porque ninguno de ellos conocía su importancia.

Sin embargo, Leonis se había visto inmediatamente atraído por ellos. Símbolos rojos estaban garabateados en el suelo alrededor de la plaza. Uno era una estrella y el otro, un ojo en llamas.

“El símbolo de la Secta Sagrada…” Blackas gruñó.

La Secta Sagrada era una organización religiosa que rendía culto a Luminous Powers08 y poseía una poderosa influencia sobre las naciones humanas hace mil años. Al igual que los dioses, los Reyes Demonio y los Seis Héroes, el conocimiento de su existencia debería haberse olvidado hace mucho tiempo.

Entonces, ¿por qué estaba su símbolo dibujado en las ruinas de una ciudad destruida?

Las marcas no pudieron haber sido hechas antes de que el Assault Garden fuera destruido, porque estaban claramente grabadas sobre los escombros.

“Qué desconcertante. Me parece extraño que sólo su símbolo sobreviviera a tantos años”. Comentó Blackas.

“En efecto. Lo que hace que esta sea nuestra única pista respecto a toda esa historia perdida. Tal vez incluso pudiera llevarnos a algo relacionado con el recipiente de Roselia. Con ese fin…” Leonis blandió su báculo, descartando la imagen que se mostraba en la joya. “Investigaré la ciudad en ruinas. Blackas, lo siento, pero…”

“Sí, lo entiendo”. El camarada lupino de Leonis asintió serenamente, como si quisiera dar a entender que no era necesario decir nada más. “Velaré por tu reino en tu ausencia”.

“Por favor. Eres el único en quien puedo confiar”.

Dáinsleif había designado el Séptimo Assault Garden como dominio de Leonis. Como tal, no podía abandonarlo despreocupadamente sin dejarlo protegido. Los restos de los Sovereign Wolves apenas habían sido incorporados a los Ejércitos de los Reyes Demonio y aún debían ser cuidadosamente monitoreados antes de que se pudiera confiar en que no harían nada indebido.

“Leonis-sama, ¿qué hay de…?”

“Shirley, tú vienes conmigo”.

“Como ordene, Leonis-sama”. Shirley inclinó su cabeza respetuosamente.

“Tenga cuidado, Magnus-sama”. Blackas dijo.

“Sí. Por cierto…” Leonis arrugó la frente, con la mirada fija en el cuello de Blackas. “He querido preguntar. ¿Qué es eso?”

Alrededor del cuello de Blackas había un collar con un lazo azul atado.

“Un regalo de la espadachina”. Declaró Blackas, mostrando el lazo bajo su cuello.

“¿La espadachina…? ¿Te refieres a Sakuya Sieglinde?”

“Sí, a ella. Dijo que, si caminaba por los bosques de las instalaciones de la academia, los humanos podrían confundirme con un perro callejero e intentar capturarme. Al parecer, llevar este collar despejaría esa sospecha”.

“Ya veo…”

Blackas mostró el accesorio con una pizca de orgullo. Leonis se sintió inclinado a preguntar si era el tipo de cosa que debería llevar un miembro de la realeza, pero se contuvo.

(Ciertamente no estoy en posición de juzgar). Recordando el incidente en la Casa de Baños Undine, Leonis soltó un pequeño suspiro.

“No hay duda. Ella está aquí…”

Ahí estaba una chica.

Contemplaba el paisaje urbano en ruinas desde lo alto de un tejado ruinoso. Su cabello verdoso, recogido en una cola de caballo, ondulaba ligeramente con la brisa marina. A excepción de sus pantalones cortos, el atuendo de la joven parecía completamente extranjero. Sus ojos azules eran tan claros como la superficie de un lago, y la hoja de la espada que empuñaba brillaba con intensidad.

Su pequeña estatura indicaba que tenía doce o tal vez trece años. Sin embargo, debido a su herencia semi-elfa, en realidad tenía más de veinte años.

Arle Kirlesio era una aprendiz de Shardark Ignis, reconocido como un Cazador de Reyes Demonio, y Maestro Espadachín de los Seis Héroes.

(El Árbol Antiguo del Santuario predijo la resurrección de la Diosa de la Rebelión).

Las delgadas y alargadas orejas de Arle se sacudieron suavemente. Esta ciudad no tenía signos de vida, por no decir de actividad humana. Era un lugar de metal y concreto, un bosque demasiado diferente de su tierra natal.

(¿Qué ha reducido este lugar a tal estado?) Se preguntó la joven.

¿Fueron los Reyes Demonio que habían traído la ruina y la devastación al mundo hace mil años? No, no podrían haber sido ellos. Los ocho que servían a la Diosa de la Rebelión ya habían perecido.

Eso significaba que tenían que haber sido esos monstruos distorsionados que aparecieron de las lágrimas en el espacio. Los invasores de la oscuridad hueca que no habían existido en la época de Arle, aquellos llamados Void. ¿Qué eran esas horribles y desfiguradas criaturas? Este mundo había cambiado demasiado para Arle.

(En los mil años que he pasado durmiendo, todo ha cambiado…)

La semi-elfa contempló sus alrededores mientras apretaba con fuerza su arma.

Publicidad M-M1

Seiken Gakuin no Maken Tsukai Volumen 3 Capitulo 3 Novela Ligera

Publicidad G-M1



 

La espada de Arle era la Espada Azotadora de Demonios, Crozax, una de las Arc Seven, las armas para matar Reyes Demonio otorgadas por el Árbol Antiguo del Santuario. Un arma creada para destruir el recipiente de la Diosa de la Rebelión, que había reencarnado en esta era.

De repente, los oídos de Arle se estremecieron, captando una presencia inquietante.

“Ah. Me preguntaba quién podría ser, ¿pero si no es la pequeña héroe elfo?” “… ¡¿?!”

Al girarse rápidamente, Arle se encontró con que un joven vestido con un atuendo de sacerdote que había aparecido de la nada. Era delgado y parecía tener unos veinte años. Estaba en lo alto de las ruinas, con sus ojos azules risueños y su cabello de alabastro ondeando en el viento.

(¿Sabe quién soy?) Arle miró fijamente al hombre. Nadie en esta época debería saber que ella había despertado. Arle sintió que empezaba a sudar frío. (Ni siquiera pude sentir su presencia. No es un humano ordinario…) Su agarre en la empuñadura de su espada se tensó.

“… ¿Eres el guardián del recipiente de la Diosa?” Preguntó Arle, levantando su espada.

Los labios del hombre se curvaron en una sonrisa irónica. “¿Guardián? Sí, supongo que ese título se ajusta a mí. Vamos a suponer que lo soy. ¿Qué harás al respecto?”

“Voy a cortarte”. Pateando con fuerza el suelo, Arle saltó en el aire y blandió su Espada Azotadora de Demonios a mitad del salto. Sin embargo…

“… ¡¿?!”

Su vertiginosa cuchillada no alcanzó más que el aire. El rostro del hombre delgado se tambaleó como un espejismo.

“¡Una ilusión…!”

“Me resulta doloroso rechazar a un invitado, pero me temo que los Reyes Demonio y los héroes no tienen cabida en un mundo lleno de Void”. La voz del hombre resonó en el viento. “Le pido que abandone el escenario”.

Y al momento siguiente…

*Crack… Crack… ¡Crack…! *

Acompañado por el sonido de cristales rompiéndose, grandes fisuras recorrieron el aire alrededor de Arle.

“¡Esto es…!”

Era el fenómeno que anunciaba la aparición de aquellos monstruos distorsionados.

“¿Tú… convocaste a esas criaturas? ¿Quién eres tú…?” Preguntó la semi-elfa.

“Soy Nefakess. El Lord del Vacío, Nefakess”. Las palabras de presentación se desvanecieron rápidamente, y el brazo de un gran ángel surgió de las grietas en el aire.

Justo cuando el sol se ocultaba en el horizonte, el Decimoctavo Pelotón abordó el avión de combate táctico Lindwyrm Mk. III, que despegó del tercer puerto militar de la Academia Excalibur. El Lindwyrm Mk. III era de una generación más antigua que el Knight Dragon que Leonis había destruido a bordo del Hyperion.

Esto no significaba que la academia tomara a la ligera la misión del Decimoctavo Pelotón. Más bien, se trataba de una nave privada de la familia real equipada con prototipos de última generación que aún no estaban disponibles para el uso militar cotidiano.

“¿Qué te parece estar sentado en un avión de combate?” Preguntó Elfine, quien pilotaba el avión.

Flotando a su alrededor había orbes que mostraban varios símbolos brillantes. Se trataba de la Espada Sagrada de Elfine, Eye of the Witch. La utilizaba como apoyo cuando pilotaba.

“Es conveniente. Más espacioso de lo que pensaba”. Respondió Leonis, mirando el interior del vehículo, que no estaba decorado. No se equivocaba. Para ser un avión, era bastante espacioso.

“A los chicos les encantan los aviones de combate, ¿no es así?” Comentó Regina desde su lugar junto a Leonis.

“Oh, eso no es cierto. A las chicas también les gustan”. Elfine se rió. Tenía predilección por las armas, al igual que por los dispositivos mágicos, las terminales y todo lo mecánico. Leonis observó que Elfine podría llevarse bien con Linze, el menor de los dos hermanos del orfanato.

(Mi Dragón Calavera es mucho más elegante y emocionante que este cubo de pernos). Pensó Leonis para sí mismo mientras se acomodaba confortablemente en su asiento, con el corazón ardiendo por un extraño sentimiento de rivalidad.

Los asientos estaban dispuestos en filas de tres. Leonis, Lyseria y Regina ocupaban una fila. Al parecer, Sakuya no soportaba muy bien los vuelos. Estaba sentada en otra fila de asientos y llevaba una máscara para los ojos y auriculares.

(Dicho esto, se supone que el viaje dura diez horas. Estar sentado tanto tiempo es un poco duro).

Sintiendo las vibraciones bajo sus pies, Leonis suspiró. Cuando era el Rey No Muerto, jamás conoció la fatiga, y en ese sentido, este cuerpo humano era bastante incorregible. La mirada de Leonis se desvió hacia el paisaje más allá de la ventana, y una pregunta surgió en su mente.

“Había pensado que el Vacío mantenía el control de los cielos”. El comentario iba dirigido a Lyseria, que estaba sentada a su lado. Había Arrecifes del Vacío por todo el océano. Cruzar por encima de ellos debía ser bastante peligroso.

“Algunos Void, como los de Clase-Wyvern, podrían atacar, pero no hay registros de que algo parecido a un arrecife se haya manifestado en el aire”. Explicó Lyseria, levantando su dedo índice. “Por supuesto, eso no quiere decir que los cielos sean absolutamente seguros, así que sólo utilizamos aviones durante las misiones cuando hay una Espada Sagrada capaz de realizar ataques de largo alcance como la de Regina. El avión está equipado con un armamento mínimo, pero sinceramente, sólo sirven para estar tranquilos”.

“Ya veo”. Respondió Leonis.

Dicho de forma sencilla, el Vacío había usurpado de la humanidad el control de los mares y los cielos. En el pasado, los Ocho Reyes Demonio que habían sumido al mundo en el terror habían dominado no sólo los océanos y el aire, sino también las montañas donde dormían los Dragones y la Aldea Ilusoria donde nacían los Espíritus. Incluso la Tierra de la Muerte había estado bajo su control.

Rivaiz Deep Sea había gobernado los océanos, y el cielo había pertenecido al digno rival de Leonis, Veira Greater Dragon.

(Cuando los Ejércitos de los Reyes Demonio se levanten de nuevo, retomaré el aire y el mar de esos seres retorcidos).

Leonis pasó un rato mirando por la ventana. Sakuya, que tenía la espalda apoyada en una silla, no tardó en quedarse dormida. Observar su sueño resultó contagioso, ya que Leonis empezó a sentirse somnoliento también.

(Me he quedado hasta tarde trabajando en el diseño de mi castillo).

Leonis había descartado la necesidad de descansar cuando se convirtió en el Rey No Muerto, pero ahora tenía el cuerpo de un niño en crecimiento, y le exigía dormir. Ignorar el canto de la sirena era difícil; el sueño tiene una forma de ser bastante agradable.

“Heh, heh, heh, ¿te sientes cansado, chico?” Preguntó Regina, notando que Leonis empezaba a cabecear.

“Todavía nos queda un rato para llegar a nuestro objetivo, así que puedes descansar”. Dijo Elfine desde su lugar en el asiento del piloto.

“¿No necesitas dormir tú también, Elfine-san?”

Publicidad M-M2

“Una vez que tengamos un rumbo estable, dejaré la dirección y el monitoreo a mi Eye of the Witch y descansaré un poco”. Explicó.

“Puedes descansar tu cabeza aquí, chico”. Dijo Regina, dando unos golpecitos en su regazo.

“¡N-No, gracias!”

“No es necesario ser tímido. Ven aquí”.

Regina acunó suavemente la cabeza de Leonis y la empujó hacia sus muslos.

“¡R-Regina-s…!” Leonis sintió que sus mejillas se sonrojaban. Intentó levantarse de inmediato, pero su cabeza estaba presionada entre el suave regazo de Regina y sus pechos, dejándole incapaz de moverse.

“… R-Regina, deja de hacer eso”. Lyseria arrugó su frente indignada.

“Hee, hee. Sólo relájate y descansa”. Regina le arrulló, con su respiración haciéndole cosquillas en el oído.

Un escalofrío recorrió el cuerpo de Leonis.

“Limpiaré tus oídos. Estarás dormido antes de que te des cuenta”.

Regina extrajo un gran cotonete de su bolsa.

“E-Eso no es justo. Yo también quiero limpiar las orejas de Leo-kun…” Lyseria se quejó hoscamente.

“El primero que llega es el primero que se sirve, Seria ojou-sama”. Regina contestó despreocupadamente, e introdujo la cosa en la oreja de Leonis.


“Ah… Kuh… Nn…” Toda la tensión se drenó del cuerpo de Leonis. Muy a su pesar, un gemido femenino escapó de sus labios.

“Hee, hee. No te muevas mucho, chico”. Los delgados dedos de Regina sujetaron la barbilla de Leonis. Las puntas doradas de su cabello en coletas acariciaban la mejilla del Rey Demonio.

(¡Kuh…! ¿Cómo es esto tan… tan agradable…?)

El orgulloso Leonis deseaba protestar con toda sinceridad, pero su joven cuerpo no era capaz de resistirse al placer. Descansando en el regazo de una bonita sirvienta, Leonis sólo podía retorcerse impotentemente en medio de un sublime deleite.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

2 Comentarios
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios