Seiken Gakuin No Maken Tsukai (NL)

Volumen 1

Capitulo 7: El lugar Que Deseo Proteger.

 

 

Soñaba. Había olvidado hace tiempo que la gente sueña mientras duerme, porque desde que se deshizo de su cuerpo humano, no había tenido ningún sueño.

Era un sueño de la época en la que todavía era un niño. El Héroe de la Espada Sagrada, Leonis Shealto, quien había sido traicionado por los nobles de su reino y asesinado. Realmente era una historia sorprendentemente trillada y común.

Poco le importó el motivo. Rencor, envidia, odio, vanidad, miedo… tal vez todos ellos en uno. Pero el niño de diez años que había salvado al mundo una y otra vez fue sometido a una muerte no natural.

Incluso mientras yacía tumbado bajo la lluvia en un charco de sangre, el niño no estaba resentido con la humanidad… Había visto muchos de sus lados desagradables, y también muchos de sus nobles aspectos. Incluso aquellos que habían ordenado su muerte no eran villanos hasta la médula.

“… Chico. ¿Crees que este mundo es justo?” “… Ya no me importa”.

El chico respondió en un susurro cansado; la mujer simplemente extendió su mano hacia él.

“Deseo rebelarme contra este mundo. ¿Qué piensas hacer?”

Y mientras decía esas palabras con una sonrisa, su expresión era tan…

hermosa…

… Hacía mucho tiempo que no soñaba con ella.

Era un sueño vívido que agitaba los recuerdos de su pasado. Roselia… la chica conocida como la Diosa de la Rebelión. Ella resucitó al chico que una vez fue llamado héroe, convirtiéndolo en un Rey Demonio. Ella salvó a Leonis cuando había perdido la fe en este mundo, y después intentó salvar al mundo mismo. Llevando esa pesada carga con ese pequeño cuerpo suyo…

Atormentado por una repentina jaqueca, sujetó su cabeza mientras se incorporaba. El pijama se adhería a sus extremidades de diez años. Todavía se sentía un poco entumecido.

“Nn… Nnnghh…”

Y entonces, una voz extrañamente sensual cosquilleó en sus oídos.

“… ¡¿?!” Bajó la mirada en pánico.

Lyseria se dio la vuelta en la cama, durmiendo placenteramente. Su aliento se filtraba entre sus labios. Su camisón se había desabrochado parcialmente, exponiendo su pecho. Subía y bajaba con cada respiración. Su cabello plateado brillaba bajo los tenues rayos del sol que entraban por las ventanas.

 

(¡¿Q-Qué hace ella aquí…?!)

Leonis recordó lo que había sucedido la noche anterior cuando se acostó. Sólo había una cama en la habitación, por lo que Leonis había decidido dormir en el sofá. Cuando era el Rey No Muerto, siempre dormía en un ataúd de piedra, así que no era muy exigente en cuanto a su forma de dormir.

(Sí, definitivamente se decidió que dormiría en el sofá).

Leonis sintió una sensación incómoda en su cuello. Estaba un poco inflamado.

(No lo hizo, ¿verdad?)

Mientras Lyseria balbuceaba en su sueño, Leonis pellizcó su mejilla.

“… Mmm, nnng…”

Ella sólo arrugó el ceño en señal de irritación, pero no dio señales de despertarse.

Leonis se encogió de hombros y le susurró al oído. “Despierta, sirviente mío…” “… ¡¿Aaaah?!”

Los ojos de la chica se abrieron con sorpresa. Había cargado esas palabras con mana para despertar a su sirviente.

“Buenos días, Seria”.

“B-Buenos días, Leo-kun…” Ella le miró, frotando sus ojos.

Las sábanas fueron empujadas hacia un lado, dándole una clara visión de sus panties blancas. Leonis hizo todo lo posible para no mirar.

“Erm, ¿no estaba durmiendo en el sofá?”

“Sí, te trasladé a la cama. Podrías coger un resfriado si durmieras allí”.

“Probablemente estaría bien…”

Que los Reyes Demonio cogieran un resfriado era algo inaudito.

(Aunque tal vez es posible en este cuerpo…)

Pero eso no importaba en este momento.

Leonis aclaró su garganta y la miró con un ojo medio abierto.

“Chupaste mi sangre mientras estaba durmiendo, ¿no es así?”

“…”

Lyseria apartó la mirada en una dirección aleatoria.

“Tengo marcas de mordeduras en mi cuello”. Él presionó más fuerte para que admitiera su culpabilidad.

“S-Sólo un poco…” Tartamudeó, juntando su dedo índice y su pulgar haciendo el gesto de sólo un poco. “Era tarde, y no pude evitarlo… Simplemente sucedió…”

Los impulsos vampíricos eran más fuertes durante la noche, y como recién se había convertido en una Reina Vampiro, Lyseria todavía tenía problemas para suprimir el deseo.

“No me malinterpretes. No es que me moleste compartir mi sangre con un sirviente mío, pero al menos pregúntame la próxima vez”.

“… D-De acuerdo, lo haré. Lo siento”.

Aun así, pensar que atacó al Rey No Muerto mientras dormía y chupó su sangre. Esta Reina Vampiro, había comprobado que no era una persona con la que se pudiera jugar.

“Además, no más dormir en la misma cama”.

“Oh, Leo-kun, ¿estás en la edad en la que eso te molesta ahora?”

“Ciertamente lo estoy, sí”. Leonis se levantó y empezó a cambiarse el pijama por el uniforme.

“¿A dónde vas?” Preguntó Lyseria.

“A la biblioteca de la academia. Deberían permitirme entrar ahora que tengo una tarjeta, ¿no?”

Planeaba pasar el día encerrado en la biblioteca de la Academia Excalibur como un recluso, investigando la historia de esta época. La sociedad humana y su desarrollo, la aparición de los Void, el poder de las Espadas Sagradas… Había mucho que investigar.

Además, de acuerdo al informe de Shirley, los antiguos dioses, los Reyes Demonio y los Seis Héroes no eran ni siquiera leyendas en esta era. Quizás estudiar los libros de historia le ayudaría a descubrir algo.

Un poco nerviosa, Lyseria le llamó mientras se preparaba para salir.

“Um, los terrenos de entrenamiento están reservados en tu plan de estudios para esta mañana”.

“¿Reservados?” Preguntó Leonis con suspicacia.

“En la Academia Excalibur, podemos elegir nuestro plan de estudios libremente”.

“… ¿Tiene que ser justo ahora?”

Desde el punto de vista de Leonis, dejar la estructura del entrenamiento a criterio de los alumnos era bastante ineficiente. Pero viendo que el poder de las Espadas Sagradas que residía en cada uno de los alumnos era variado y amplio, un plan de entrenamiento completo y uniforme probablemente no funcionaría tampoco. Dejando eso de lado…

“Es la primera vez que escucho sobre reservar los terrenos de entrenamiento”.

“He elaborado un plan de estudios para ti, Leo-kun. Como parte de mis privilegios como tu protectora”. Dijo Lyseria indiferente. “Me he asegurado de que entrenes al mismo tiempo que yo”.

“¿Por qué has hecho eso?” Preguntó Leonis, desconcertado.

“Prometiste que entrenarías conmigo, ¿cierto?”

“… Hmm”. Había prometido algo como eso. “Bien”. Leonis se encogió de hombros.

El área de entrenamiento de la Academia Excalibur que Lyseria reservó para ellos era un espacio interior. La sala, amplia y circular, tenía forma de domo.

“He reservado este gimnasio sólo para nosotros dos, así que deberíamos estar bien”. Dijo Lyseria, estirándose alegremente.

Probablemente estaba emocionada por ser capaz de entrenar como Espadachín Sagrado por primera vez.

Por lo menos, Leonis entendía cómo se sentía.

“¿Qué tal si me muestras tu fuerza actual, para empezar?” Sugirió Leonis, golpeando la parte inferior de su Báculo contra el suelo. “Después de eso, pensaremos acerca de los detalles de tu entrenamiento”.

“Muy bien. ¿Deberíamos usar un Simulador del Vacío?” Preguntó Lyseria.

“No, tengo un enemigo más realista para ti”. Leonis respondió y comenzó a recitar un hechizo.

“… Valerosos soldados caídos, obedezcan al llamado del Rey No Muerto”.

La sombra de Leonis se expandió en forma circular y comenzó a retorcerse salvajemente. Con el sonido de un traqueteo frenético, decenas de encarnaciones de hueso emergieron de la sombra.

“¿Q-Qué? ¿Son esos… esqueletos…?” Susurró Lyseria con una pizca de miedo.

(… Vaya. Así que los jóvenes de esta época ni siquiera han visto un esqueleto antes).

Los esqueletos surgían de manera natural en lugares cargados con el miasma de la muerte y eran monstruos de bajo rango que habían servido como núcleo del ejército del Rey No Muerto. A propósito, Leonis podía invocar un ejército de cientos de ellos a la vez.

“Son mis sirvientes de menor rango. Siéntete libre de destrozarlos”.

“… Muy bien. Entendido”. Lyseria asintió y levantó su mano derecha en el aire vacío. “¡Activate!”

Acto seguido, su Espada Sagrada sin nombre se materializó en su mano. La encarnación de su alma. La elegante espada que derrotó a Muselle durante la Prueba de la Espada Sagrada.

“Entonces, si me permites…” El cabello de Lyseria brilló con una luz plateada impregnada de mana.

Balanceó su Espada Sagrada, aplastando a los soldados esqueléticos hasta hacerlos polvo. Los guerreros disecados continuaron su ataque sin descanso, pero Lyseria los derribó, aniquilando a los monstruos.

(No esperaba menos de una Reina Vampiro).

Los esqueletos eran, en efecto, no muertos, al igual que Lyseria, pero eran sirvientes del rango más bajo, nada comparable a una Reina Vampiro.

A pesar de la facilidad con la que se movía, Lyseria aún no era capaz de controlar las enormes reservas de mana que dormían en su cuerpo. Simplemente, blandía su Espada Sagrada con su fuerza bruta potenciada de vampiro.

(… No, decir que sólo está blandiendo su espada de un lado a otro sería inapropiado).

Su esgrima no era mala. La forma de la chica era práctica y estaba diseñada para la verdadera batalla. Al poco tiempo, había derrotado a todos los soldados esqueléticos.

“… Huff, huff, ¿cómo lo hice…?”

“Maravilloso. Tu habilidad con la espada es impresionante”. Leonis aplaudió.

“¿Sabes de esgrima…?” Lyseria ladeó su cabeza de manera interrogativa.

Tal vez Leonis no parecía del tipo que empuña una espada.

“Bueno, un poco…” Leonis se encogió de hombros como si quisiera evadir la pregunta. “¿Alguien te enseñó, Seria?”

“Sí, mi padre tenía una Espada Sagrada de Tipo-Hoja”.

(… Ya veo, su habilidad fue transmitida de su padre).

“… Sin embargo, no soy rival para Sakuya”. Seria negó con su cabeza.

“El verdadero poder de una Reina Vampiro yace en sus enormes reservas de mana. Una vez que puedas controlarlo, te enseñaré algo de hechicería”.

“¿De verdad?”

“Sí. Creo que sería lo mejor”.

Si pudiera utilizar el mana para reforzar su cuerpo, sería capaz de luchar como un Espadachín Hechicero.

“Entonces, vamos a subir la apuesta un poco”.

Cantó un hechizo para invocar bestias esqueléticas. Se trataba de esqueletos formados con huesos de lobo negro.

“Estos son no muertos de Tipo-Bestia que hacen uso de tácticas en grupo.

No serán tan fáciles como tus primeros oponentes”.

“¡Bien!”

Se limpió el sudor y apretó con fuerza su Espada Sagrada con ambas manos.

Se veía realmente extasiada por el simple hecho de estar empuñando el arma.

Dos horas más tarde, sus ejercicios habían terminado. El área de entrenamiento quedó repleta de innumerables huesos.

“Haah, haah, haah…”

Lyseria respiraba pesadamente, con sus hombros subiendo y bajando.

“Este parece un buen momento para detenerse…”

Leonis expandió su sombra, recuperando los huesos y regresándolos a su Reino de las Sombras. Esta no era una época en la que verías huesos esparcidos por los campos de batalla.

Si recuperaba algunos huesos dejados por ahí y vertía su mana en ellos, podría usarlos de nuevo.

“… ¡Muchas gracias!” Lyseria inclinó la cabeza.

Ver crecer a su sirviente ciertamente podía ser agradable.

“¿Necesitas que reponga tu mana?”

“Ah… N-No, estoy bien…” Lyseria tartamudeó, con las mejillas teñidas de rosa, tras un momento de reflexión.

“De acuerdo. Entonces me iré…”

“Oh, Leo-kun”. La chica de cabello plateado lo detuvo antes de que pudiera dirigirse a la biblioteca. “Saldré al Distrito Comercial; ¿podrías acompañarme?”

“No, hay algo que necesito…”

“Te invitaré a comer. Será sabroso”.

“…”

El estómago del Rey Demonio emitió un gruñido estruendoso.

(… ¡Maldito sea este cuerpo! Qué incorregible).

Había planeado pasar el día en la biblioteca, pero no era como si el edificio fuera a ir a algún lado. Explorar la ciudad no era una mala idea.

(… No debería dejar toda la investigación de la ciudad a Shirley, supongo).

… Y había que reconocer que los dulces que le había traído el día anterior habían despertado su interés.

“Es extraño”. Susurró Elfine, entrecerrando sus ojos ante la pantalla de análisis.

“¿Qué ocurre, Elfine-senpai?” Sakuya miró la pantalla desde su espalda.

“El Décimo tercer pelotón estaba investigando el fondo marino, pero todavía no han regresado”.

“¿El Décimo tercer pelotón? ¿No son todos élites experimentados?”

“Tal parece que los altos mandos de la academia no lo han hecho público todavía”.

Los únicos que podían acceder a la información oculta por la Oficina Administrativa eran aquellos que tenían Espadas Sagradas como la de Elfine, capaces de interferir en la red de información. La academia estaba, por supuesto, al tanto de la habilidad de su Espada Sagrada, pero desconocían que pudiera acceder a la red tan profundamente.

“Espera. Espera un segundo…” Exclamó Elfine, con la vista fija en la pantalla.

“¿Mm?”

“Esta extraña ondulación… No, ¡no puede ser…!” Se puso pálida.

Esperaba que fuese un fallo de funcionamiento, pero había visto este escenario innumerables veces en el simulador.

“Tengo que reportar esto a la Oficina tan pronto como sea posible”.

Sin embargo, en el momento en que se puso de pie, la pantalla quedó invadida por una explosión de puntos rojos.

“Aquí estamos”

Lyseria le había llevado en su vehículo a una zona a poca distancia del Distrito Comercial. Era un lugar con muy poco tráfico, y no había estudiantes de la Academia Excalibur a la vista.

“¿Es esto una especie de restaurante?” Leonis miró al edificio frente al que Lyseria se había detenido.

“Sí, es un restaurante que también funciona como orfanato. Acoge a niños refugiados que no tienen a dónde ir”.

“Un orfanato…” Leonis frunció el ceño.

No tenía buenos recuerdos de los orfanatos. Sentía como si una herida que había olvidado se hubiera abierto de nuevo.

“¿Qué sucede?”

“No es nada”.

Era un edificio de ladrillos, inusual para el Assault Garden. Lyseria se bajó del vehículo, recogiendo una enorme caja con ambas manos.

“Hmmp…”

Parecía pesada.

“Si utilizaras el mana que se te otorga como vampiro, serías capaz de cargarla con bastante facilidad”. Le aconsejó Leonis.

“Quiero sentirme humana en mi vida normal y cotidiana. Además, todo el mana que consuma, necesitaré reponerlo, así que…”

“… Entiendo”. Leonis lo reconoció, pero de todas formas lanzó un hechizo para hacer la caja más ligera.

Una campana sonó cuando entraron al edificio, y…

“¡Es Seria-nee!” “¡Seria-nee!” “¡Seria!”

Varios niños entraron corriendo en la habitación, abrazando a Lyseria por la cintura y las piernas.

(… ¡Cómo se atreven a pegarse a mi sirviente de esa manera…!) Leonis se puso tenso por reflejo, pero luego lo reconsideró. (Bueno, sólo son niños. Lo pasaré por alto esta vez).

Olvidando que él también era un niño de diez años, decidió perdonarlos.

… Leonis Death Magnus siempre había sido el más tolerante de los Reyes Demonio.

Sin embargo, tuvo que preguntarse. ¿Lyseria era muy querida por estos niños? Sonrió con ironía mientras cargaba la caja hasta la mesa, con los niños aún aferrados a ella.

“Hace mucho que no vienes a jugar, Seria-nee. Te hemos echado de menos”.

“Lo siento. Teníamos exámenes parciales en la academia, así que estaba ocupada…”

“¡Hyah!” Un niño que parecía tener cinco años intentó levantar la falda de Lyseria.

“¡H-Hey, deja de hacer eso!” Dijo ella, sujetando el dobladillo de su falda.

… Eso fue demasiado grave para dejarlo pasar. Incluso un Rey Demonio tolerante no podía evitar enfadarse por esto. Pero justo cuando Leonis estaba a punto de lanzar un hechizo para hacer tropezar al chico…

“Deen, ¿qué estás haciendo?” La puerta de la cocina se abrió y una mujer mayor salió. “Lo siento mucho. Siempre nos ayudas tanto…”

“En absoluto. Sólo espero que pueda ser de alguna ayuda por aquí…” Lyseria se volvió hacia Leonis y le presentó a la anciana. “Esta es Phrenia, la dueña del orfanato”.

“¿Quién podría ser?” La mujer llamada Phrenia preguntó.

“Un chico que salvé de una ruina. Su nombre es Leo-kun, y es un Espadachín Sagrado”.

“Vaya, ¿a tan corta edad?” Exclamó Phrenia.

“¡Genial!” “¿De verdaaaaad?” “¡Impresionante!”

Los niños comenzaron a reunirse alrededor de Leonis.

“… ¡A-Atrás!” Exigió el Rey No Muerto, hablando con su voz natural. Tuvo poco éxito, ya que pronto se encontró rodeado.

“¡Muéstranos tu Espada Sagrada!”

“¡¿Cómo la llamas?!”

“D-Deténganse, no pueden hacer eso…”

La mayor del grupo, aunque sólo comparativamente… apenas tenía ocho años, intentó detener a los otros niños, pero todos empezaron a zarandear el cabello de Leonis.

(… ¡S-Soy un Rey Demonio…!)

“Qué popular eres, Leo-kun”. Su sirviente no hizo ningún intento de rescatarlo, y prefirió mirar y reírse.

(… No olvidaré esto, mujer…) Leonis se quejó desde lo más profundo de su corazón.

“Recogí algunos vegetales de la planta y los traje”. Lyseria abrió la pesada caja que había traído, revelando que estaba llena hasta el borde de productos.

Ella misma los había cultivado en una de las plantas de la Academia Excalibur.

“No hay mucho, pero deben saber bien”.

“Gracias. Haré algo de sopa”. La anciana volvió a la cocina.

“Le ayudaré a hacer la comida. Leo-kun, juega con los niños hasta que esté lista”.

“¡¿Qué…?¡”

Leonis extendió una mano, pero Lyseria desapareció en la cocina.

“¡Muéstrame tu Espada Sagrada!” “¡¿Qué aspecto tiene?!” “¡Tu uniforme es genial!”

“Ugh…”

Con sus extremidades de diez años, no podía quitarse a los niños de encima, y usar magia en niños le parecía que iba a herir su dignidad como Rey No Muerto.

“¡D-Deténganse, lo están molestando…!” La mayor de los niños trató de reprender al resto, pero su delicada voz fue incapaz de ser escuchada.

(¡Malditos sean todos…!) Leonis miró con rencor hacia donde Lyseria se había mantenido hace un momento.

“Está lista”.

Lyseria salió de la cocina quince minutos después, llevando un delantal. En un abrir y cerrar de ojos, los niños que habían estado jugando con Leonis corrieron hacia la mesa.

(… Santo cielo).

Leonis se puso de pie, arreglando su ropa arrugada y su cabello alborotado. Para el Rey No Muerto, que una vez había hecho retroceder a un ejército de decenas de miles de soldados por su cuenta, esto era una increíble deshonra.

“E-Erm… ¿Estás… bien…?” La mayor de los niños le tendió un pañuelo limpio como muestra de consideración.

“Mm, sí, son sólo niños jugando”.

“Lo siento… No tenían ninguna intención de hacer daño, así que…” La niña agachó su cabeza varias veces en señal de disculpa. “¡Oh, pero también me parece genial que puedas usar una Espada Sagrada!” Su rostro se puso rojo cuando las palabras salieron de sus labios.

“Tessera, ¿puedes venir aquí?”

“¡S-Si!”

La chica se inclinó ante Leonis y salió corriendo.

“… Tessera, ¿Huh? Es bueno ver que algunos niños son educados”. Murmuró Leonis, peinándose con los dedos.

El frente del orfanato era un restaurante público. Una cesta llena de pan estaba colocada en la mesa junto a la sopa, la ensalada y el pescado frito. El lugar no era muy amplio, pero tenía una atmósfera agradable.

“De vez en cuando trabajo aquí”. Dijo Lyseria, quitándose el delantal.

Verla con un delantal contrastaba notablemente con la percepción que Leonis tenía de su ascendencia noble.

“Durante los días en que el restaurante está cerrado, todo el mundo se reúne aquí para comer”.

Mirando al exterior, Leonis notó que el cartel de [ABIERTO] había sido retirado.

(… Ya veo).

Parecía que estaba bastante acostumbrada a tratar con niños, dado que había cuidado de Leonis mientras pensaba que era uno. Probablemente porque estaba acostumbrada a ayudar en el orfanato.

“Siempre nos ayudas mucho, Lyseria-san”. Dijo Phrenia, inclinando la cabeza para agradecer.

“Oh, para nada, después de todo, me paga un salario…”

Los niños estaban sentados en la mesa y masticaban el pan. Leonis estaba igualmente hambriento que ellos, pero extendió su mano con calma, demostrando su dignidad de Rey No Muerto.

“¿Qué les parece la sopa de nabo?”

“… Está buena”. Leonis dio su honesta opinión.

La sopa de verduras casera tenía una suave salinidad, y su sabor era sencillo pero sabroso.

“Gracias al cielo. Regina me enseñó a hacerla”. Dijo Lyseria, mostrando el pulgar hacia arriba.

“Um… el pan también sabe bien”. Tessera le ofreció una rebanada.

“Oh, gracias”.

“D-De nada…” Sus mejillas se tornaron rosadas cuando Leonis aceptó la comida.

“Todos estos niños fueron rescatados y traídos desde fuera de la ciudad por los Espadachines Sagrados”. Explicó Phrenia.

“Así es. Todos han llegado aquí desde diferentes países y lugares, buscando refugio”.

“Seria-nee, ¿podemos jugar después?”

“Claro, ¿a qué quieres jugar?”

Los niños abrazaron a Lyseria cariñosamente. Ella respondió con una sonrisa.

(… Ya veo. Este es el lugar que quiere proteger). Pensó Leonis mientras la observaba.

Su tierra natal fue destruida por los Void, por lo que seguramente se sentía obligada a proteger a los niños que habían sufrido el mismo destino.

(… La envidio un poco, lo admito). Pensó el Rey No Muerto. (El reino que prometí proteger ya hace tiempo que se perdió).

Pensó en el nostálgico escenario de Necrozoa en ruinas de aquel tiempo.

Pero…

“¡Vamos, muéstrame tu Espada Sagrada!”

Un niño regordete de cinco años tiró de la manga de Leonis.

El niño debía ser realmente valiente para acercarse al Rey No Muerto.

“Phoca, la Espada Sagrada no es un juguete”.

“¡Aww!” El niño lloriqueó ante la reprimenda de Phrenia.

“No, está bien. Se las mostraré”. Ofreció Leonis amablemente.

Mostrarles algo para distraerlos no estaría mal. Hacer felices a los niños también debería complacer a Lyseria.

“¿Qué vas a hacer, Leo-kun?”

“… Hmm. Quizás un circo artístico de esqueletos estaría bien”.

“¿Esqueletos?” “¿Qué son esos?”

Las preguntas curiosas de los niños surgieron con rapidez.

“Q-Quizás no deberías, Leo-kun. Podrías asustarlos”. Lyseria trató de disuadirlo de la idea.

“… ¿Tú crees?”

“Sí. Quiero decir, los esqueletos son un poco aterradores…” (… Hmm. Así que los esqueletos son aterradores).

De hecho, Leonis los encontraba bastante lindos.

“Muy bien. Entonces qué hay de algunos fuegos artificiales pequeños, que pueda mostrar sobre la mesa…”

Pero justo cuando Leonis estaba a punto de cantar un hechizo de fuego…

“… ¡¿?!”

*¡Brrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr!*

Un temblor sacudió la tierra, haciendo que la vajilla cayera al suelo con un fuerte estruendo.

“… ¿Fue eso un terremoto?”

“No, eso no debería ser posible, el Assault Garden está fijado al lecho marino por un ancla”. Respondió Lyseria.

Los hombros de Leonis se tensaron.

Y en el momento siguiente… sonó la sirena de la ciudad.

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios