Seiken Gakuin No Maken Tsukai (NL)

Volumen 1

Capitulo 1: El Rey No Muerto Despierta.

Parte 1

 

 

“… Estamos actualmente en el Séptimo Estrato. No se detectan reacciones de Void”.

«… Sigam… adel… la investigación».

Publicidad M-AR-1

Una respuesta mezclada con estática crepitó de vuelta a la chica desde su dispositivo de tipo auricular. Los candidatos a Espadachín Sagrado de la Academia Excalibur a menudo se adentraban en las profundidades de las ruinas subterráneas, donde las terminales de comunicación militares eran ineficaces.

“Seria ojou-sama, ¿no es hora de que nos retiremos?”

“Los informes dicen que han construido un nido en las profundidades de las ruinas. Deberíamos buscar un poco más lejos”.

La chica avanzó hacia delante galantemente. Su largo cabello plateado ondeaba detrás de ella. Sus jóvenes ojos azules como el hielo contenían una intensa determinación y estaban fijos al frente con una expresión digna.

La luz de un dispositivo mágico en forma de vara le hacía visible incluso en la oscuridad. Tenía quince años y su hermoso cabello con un brillo metálico reflejaba los rayos de luz. Su piel blanca era suave y lisa como un hada de la nieve, y sus labios de una tonalidad rosa claro.

Publicidad M-M5

Su apariencia transmitía tal gracia que, si caminaba por la ciudad, cualquiera se volvería para verla mejor. Uno podía sentir que, por sus venas corría sangre noble.

Lyseria Ray Christaria.

En realidad, era descendiente de los nobles que supervisaban los Assault Gardens02, y normalmente no se encontraría a una persona de su posición social recorriendo tan peligroso lugar.

“Sí, sí. Es usted tan diligente como siempre, Seria ojou-sama”.

La respuesta llegó con una sonrisa irónica y un encogimiento de hombros de una chica bajita con el cabello rubio atado en coletas. Regina Mercedes era la sirvienta personal de Lyseria.

Sus ojos de jaspe eran vivaces y vigilantes, y sus miembros ágiles o bien entrenados le conferían una cierta belleza que recordaba a la de un animal salvaje.

Ambas llevaban el mismo uniforme azul marino. Era el uniforme oficial de los Espadachines Sagrados de la Academia Excalibur del Séptimo Assault Garden. Su tarea consistía en investigar ciertas antiguas ruinas que habían aparecido repentinamente en un desierto.

Hace unos días, se produjo un gran terremoto en la zona, dejando las ruinas al descubierto. Los sitios antiguos donde el mana se reunía fácilmente, a menudo se convertían en colmenas de Void, por lo que habían sido enviadas a investigar.

Misiones de reconocimiento como éstas eran peligrosas.

Si bien la [Unidad Canaria] a menudo les daba poca importancia, seis meses antes, un equipo en una de esas misiones se había encontrado con un grupo de Void y había sido aniquilado.

Void [Vacíos].

Eran invasores de otro mundo. Habían aparecido hace sesenta años y comenzaron su ofensiva contra la civilización humana, erradicando tres cuartas partes de la humanidad. Todo sobre ellos era un misterio. ¿De dónde venían? ¿Cuál era su objetivo? Incluso su biología no estaba clara. ¿Eran armas o seres vivos? Nadie lo sabía. Lo único que era cierto es que adoptaban formas que se asemejaban a criaturas mitológicas.

“Es un deber importante. Si dejamos una colmena sin controlar, sería lo mismo que dejar que invadan la ciudad…”

Lyseria se mordió el labio y apresuró su avance. A ella no le importaba ser aprensiva con la situación. Si acaso, era más fácil de asustar que la mayoría. Por eso siempre se escondía detrás de la espalda de su hermana mayor cuando era más joven.

El aire de la ruina subterránea era tibio y apestaba a moho. Era como un cementerio.

(Podría ser en realidad un cementerio, hasta donde sé). Pensó Lyseria.

Este sitio probablemente tenía siglos de antigüedad. Mirando a su alrededor, estatuas de lo que parecían ser monstruos ficticios estaban colocadas aquí y allá. Quizá esta era la tumba de algún rey…

(¿Probablemente habría sido un rey muy estricto?). Se preguntó Lyseria.

Ambas caminaron a través del silencioso corredor, cautelosas ante la potencial presencia de Void. Y entonces…

“… Aww, ¿un callejón sin salida?” Regina frunció el ceño, deteniéndose en su camino.

“Esto… luce como una puerta…” Dijo Lyseria, mirando la enorme pared delante de ella.

Intentó empujarla con ambas manos, pero no tuvo suerte.

“¿Debería romperla?” Ofreció Regina, sugiriendo algo increíblemente peligroso.

“Espera, hay algo escrito en ella”. Lyseria la detuvo.

Sostuvo la vara y la utilizó para iluminar la puerta. Había marcas de letras grabadas sobre ella. Aunque estaba familiarizada con las ruinas antiguas, Lyseria nunca había visto nada parecido a esta escritura.

“¿Puede leerlo?”

“Hmm, creo que es élfico antiguo… o tal vez sea un texto espiritual…”

Lyseria sacó un pequeño dispositivo de análisis y comenzó a teclear rápidamente.

“¿Qué pasa?”

“… Esta puerta, todavía está viva”.

Seiken Gakuin no Maken Tsukai Volumen 1 Capitulo 1 Parte 1 Novela Ligera

 

“¿Viva?”

“Su sistema todavía está en funcionamiento. Es como un antiguo dispositivo mágico…”

“Iré a hacer guardia, entonces”. Regina se encogió de hombros, suspirando.

Ella conocía lo suficientemente bien la personalidad de Lyseria.

“Sí, por favor”.

Regina agitó su mano y volvió al corredor. No se le daban bien las cosas aburridas. Tomar acciones independientes durante una investigación de ruinas era imprudente, pero a diferencia de Lyseria, ella tenía el poder de una Espada Sagrada asesina de Void. Estaría bien por su cuenta.

Lyseria trabajó en su dispositivo de análisis y comenzó a descifrar los caracteres antiguos. Debería existir una estructura de texto similar en la base de datos. Lyseria se preguntó qué podría haber más allá de esta puerta. Se encontró a sí misma sorprendentemente atraída por ella. Pero en el momento en que sus dedos pasaron por encima de la inscripción…

Una chispa de energía mágica destelló.

“¿Huh…?”

*Brrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr…*

La pesada puerta de piedra se abrió lentamente ante ella.

“… ¡¿Se abrió?!” Los ojos de Lyseria se abrieron ampliamente mientras iluminaba el interior con su luz.

(¿Qué es eso…?)

Incrustado en la roca había un enorme e inquietante cristal negro luminiscente que Lyseria nunca había visto antes. Su aparato emitió un agudo sonido de advertencia.

(¿Una reacción de mana…?)


La herramienta de detección de mana estaba mostrando errores.

El contador se detuvo… Un congelamiento del programa debido a que se había ingresado una cifra teóricamente imposible.

“Oh, vamos… no te rompas ahora…” Lyseria susurró mientras se acercaba al cristal.

Cuando lo hizo, notó una figura humana en su interior, sellada en la oscuridad.

“…N-No hay manera… ¿Cómo?”

Contuvo su respiración por un momento y luego volvió a mirar dentro del cristal. Realmente había alguien atrapado allí.

(¡Tengo que salvarlo…!)

Lyseria sacó una pistola de su funda.

*¡Bang, bang, ba-bang!*

(… ¿Por qué es tan ruidoso…?)

Un sonido desagradable resonó fuera del ataúd…

El Rey No Muerto… Leonis Death Magnus… se sacudió desde su sueño. Se encontraba en el Gran Mausoleo, situado bajo la legendaria Capital de los No Muertos, Necrozoa. El tiempo congelado comenzó a moverse, y el alma del Rey No Muerto, sellada dentro del ataúd, despertó.

(¿Ya han pasado mil años…?)

*¡Bang, bang, bang!*

Mientras miraba en la oscuridad, los pensamientos comenzaron a circular por su mente. Había estado completamente inconsciente mientras estaba sellado dentro del ataúd. Para él, el tiempo no había avanzado desde aquel día en que el ejército de no muertos fue derrotado por los héroes de la humanidad y su capital de Necrozoa, la última fortaleza de su ejército, cayó.

*¡Bang, bang, bang!*

(Parece que el ritual de reencarnación tuvo éxito…)

Leonis intentó apretar los dedos en la oscuridad. Todavía estaba un poco adormecido, pero definitivamente podía sentir sus extremidades. Ni siquiera el Rey No Muerto podía mantener su cuerpo durante mil años sin un suministro de mana. Así que había empleado un arte secreto de anti-muerte para suspender su alma y utilizado este ataúd para reencarnar su forma…

*¡Bang, bang, bang, bang!*

(… Grrrrrrr, ¡exijo silencio!)

El Rey No Muerto, Leonis, prácticamente gritó el pensamiento, molesto por haber sido constantemente interrumpido mientras estaba pensando.

(De todos modos, ¿qué es ese ruido?)

Al parecer, alguien estaba golpeando su ataúd.

¿Qué clase de canalla se atrevería a perturbar el letargo del Rey No Muerto?

El Gran Mausoleo estaba sellado bajo tierra con una poderosa barrera, por lo que era difícil imaginar que pudiera ser descubierto fácilmente. Sin embargo, habían pasado mil años, y no había forma de saber qué tipo de desastre o cataclismo podría haber sucedido en ese tiempo.

(Pero la cripta se encuentra completamente protegida por un muro anti-magia…)

Leonis se concentró en el ruido fuera del ataúd. Lo que fuera que estuviera intentando destruir el ataúd, aparentemente estaba diciendo algo.

(Parece ser la lengua humana. Hmm…)

Después de mil años, la sintaxis del lenguaje estaba destinada a cambiar un poco. Extendiendo sus dedos en la oscuridad, recitó un hechizo de análisis del lenguaje, y una luz parpadeó ante él. Incluso después de la reencarnación, este cuerpo de carne era capaz de utilizar magia sin ningún problema.

“Esto no puede ser roca normal si desvía las balas tan fácilmente. Supongo que ahora intentaré con una ronda anti-material…”

Publicidad G-M2



No entendía muy bien todo lo que estaba diciendo, pero parecía que pretendían destruir el ataúd.

(… Tontos ladrones de tumbas, según parece). Dedujo Leonis.

No hacía falta decir que su ataúd era impermeable a la mayoría de las formas convencionales de la magia. En cualquier caso, tendría que castigar a este sinvergüenza.

(… Contempla la forma revivida del Rey No Muerto. ¡Muere con la imagen grabada en tus ojos!)

Leonis extendió su mano, y…

*¡Craaaaaaack!*

El ataúd de cristal oscuro se hizo añicos con un sonido ensordecedor, emitiendo una poderosa onda expansiva que empujó hacia atrás la figura que había permanecido junto al ataúd de Leonis.

“…”

Habiendo sido revivido tras un milenio de letargo, el Rey No Muerto miró a su alrededor, imponiéndose de forma magistral. La atmósfera del Gran Mausoleo subterráneo no había cambiado ni un poco. El aire estaba completamente en calma, impregnado con la presencia de la muerte.

“… Aah… ¡Nnng…!”

La mirada de Leonis se posó en la persona frente a él, que estaba agachada y gimiendo de dolor. La onda expansiva no había sido el castigo previsto para este insolente ladrón de tumbas, por supuesto. A partir de ahora aplicaría su venganza, y planeaba darles una amplia muestra del terror del recién resucitado Rey No Muerto, y…

“… ¡¿?!”

En el momento en que dio un paso adelante, los ojos de Leonis se abrieron ampliamente.

Había una fuente de luz tirada en el suelo, iluminando la forma de… una chica. Parecía tener catorce o quince años. Su cabello era de un tono plateado brillante y sus ojos eran de color azul hielo. Su piel era del color de la nieve virgen. En general, su belleza coincidía con la de los altos elfos.

No… ¿Incluso los altos elfos han conocido alguna vez a una chica de tal belleza? Su hermosura era como el arte cincelado de la estatua de una diosa. Observándola con una mirada desconcertada en su rostro, Leonis permaneció congelado, conteniendo su respiración.

Necesitaba castigar a esta descarada ladrona… pero el pensamiento se evaporó como la niebla. La chica llevaba un tipo de vestimenta que Leonis nunca había visto antes.

Era como el uniforme de un soldado de caballería ligera, salvo que su tono básico era azul oscuro, y llevaba una falda adjunta. Cabe mencionar que ciertamente no parecía ser algún tipo de ladrón.

“¿Q-Qué…?” Alzó su voz, mirando a Leonis.

Más que miedo, su voz estaba llena de sorpresa.

(… Es cierto. Debo imponer un castigo…)

Aclaró su garganta, pero entonces…

“… ¿Q-Qué hace un niño aquí?” Preguntó.

“… ¿Disculpa?” Leonis respondió con su propia pregunta a su pesar.

(¿A qué se refiere con niño?)

Frunciendo el ceño, el Rey No Muerto miró sus extremidades.

“… ¡¿Qué?!” Sus ojos se abrieron ampliamente con sorpresa.

(¡I-Imposible…!)

Manos pequeñas y poco fiables. Una piel suave y sin imperfecciones. El físico bajo su manto negro era como el de un niño pequeño… No, no era como el de un niño. El Rey No Muerto, Leonis Death Magnus, se encontraba adoptando la forma de un niño de diez años.

(… ¡¿Podría haber fallado el ritual de reencarnación de alguna manera?!)

El hechizo de reencarnación era un hechizo de Doceavo-Orden del más alto calibre y tenía diversas variantes.

Una implicaba renacer transfiriendo el alma a otro recipiente. Otra consistía en crear un nuevo recipiente por medio de la magia y fijar el alma en él. Otra era devolver el cuerpo a un estado pasado y reestructurarlo. Ese era el método que Leonis había elegido.

Había elegido restaurar su cuerpo dañado a su estado óptimo, utilizándolo como recipiente para su alma. No muy diferente a un fénix que renace de entre las cenizas.

(Pero, ¿por qué luzco así…?)

Había preparado el hechizo para reestructurar su cuerpo en el del Rey No Muerto. Así que, ¿por qué había retrocedido a esta forma despreciable… la forma que había tenido cuando aún era conocido como el Héroe Leonis? Su manto oscuro se sentía holgado. Comparado con el cuerpo que había tenido cuando era el Rey No Muerto, este se sentía lejos de ser confiable.

“Erm…”

Aparentemente aliviada de ver que quien aparecía ante ella era un joven, la chica de cabello plateado se acomodó el dobladillo de su falda y se puso lentamente de pie. Se arrodilló frente a Leonis y contempló atentamente su rostro antes de volver a mirar los trozos destrozados del ataúd de cristal oscuro.

“¿Por qué estabas dentro de esa cosa?”

“… B-Bueno, eso es…”

Publicidad G-M1



Con esos ojos azules como el hielo mirándole fijamente, su corazón dio un vuelco.

(… Ugh, es por esto que detesto la carne de un cuerpo humano…)

“¿Los Void te secuestraron?” Preguntó.

“… ¿Void?” Leonis frunció el ceño. Era una palabra poco familiar.

“… Ya veo. Tus recuerdos deben estar desordenados debido al shock…”

Inspirada por cualquier impulso desconocido que pudiera haberle asaltado, la joven tomó de repente el cuerpo de Leonis en un fuerte abrazo.

“… ¡!”

“… Todo estará bien”.

“¡¿Q-Qué estás…?!”

“Tu Onee-san03 te mantendrá a salvo”.

“D-Detente… ¡Mmm, nnng, mmmf!”

*¡Apretar!*

El rostro del Rey No Muerto estaba siendo presionado contra un par de frutos suaves y flexibles… los regordetes pechos de una mujer joven. Las puntas de sus mechones plateados le hacían cosquillas en sus mejillas, y sus delicados dedos cepillaban suavemente su cabello.

(… ¡!)

Esta era una manera bastante irrespetuosa de tratar al Rey No Muerto que había reinado en la capital de Necrozoa. Pero por alguna razón, Leonis no pudo o más bien no quería resistirse a ella. Su corazón latía rápidamente ante estos sentimientos largamente olvidados que alguna vez había sentido cuando era humano. La sensación de su abrazo era simplemente demasiado agradable.

(… ¿Huh…?)

Un repentino hechizo de adormecimiento se apoderó de él. Acurrucado en el suave y acolchado abrazo de los pechos de una mujer, la conciencia del Rey No Muerto, Leonis, se hundió en la oscuridad…

(… Hmm, ya veo. Tienen uvas secas en su interior).

Sentado sobre el altar de piedra del Gran Mausoleo, Leonis llenaba su boca con las galletas duras que la chica de cabello plateado le dio.

(Me recuerdan a los alimentos transportables que llevarían los elfos, excepto que estas son más secas en comparación).

Había descartado su sentido del gusto hace eones, pero la experiencia de comer no era del todo mala.

“… Mmm, nng, aagh…”

Un trozo de galleta se atascó en su garganta, y Leonis comenzó a toser y a golpearse el pecho.

(Este cuerpo es realmente una cosa incorregible. Pensar que perdería el conocimiento por el hambre). Pensó Leonis, amargamente.

Sí, Leonis se había desmayado por el simple hecho de tener hambre… En realidad, era bastante peligroso. El Rey Demonio más fuerte desmayándose debido a un estómago vacío era un fallo inimaginable.

Publicidad G-M3



Nunca hubiera soñado que se reencarnaría en su cuerpo humano, así que no había preparado comida ni agua. Odiaba admitirlo, pero…

Leonis alzó su cabeza, mirando a la chica sentada a poca distancia de él.

(… Esta mujer puede que me haya salvado la vida).

Normalmente, éste sería un logro lo suficientemente grande como para concederle el mayor honor que podía legar, la Medalla de Hueso.

Dicha chica tenía la mano apretada contra su pendiente y parecía estar hablando con alguien.

“He encontrado un niño refugiado en la ruina. Solicito confirmación”.

«… Entendido… Comprobaré las listas de refugiados».

Era algún tipo de magia de comunicación a larga distancia. ¿Quizás el pendiente servía como una especie de catalizador mágico? La chica parecía haberse dado cuenta de que Leonis le miraba fijamente y le dirigió una sonrisa tranquilizadora.

“Gracias al cielo. ¿Tu barriga ya se encuentra mejor?”

“…”

Publicidad M-M1

Leonis asintió sin decir nada, propiciando que la chica se moviese a su lado.

“Me llamo Lyseria Christaria. Soy un Espadachín Sagrado de la Academia de Entrenamiento del Séptimo Assault Garden, decimoctavo pelotón… Oh, um, tengo quince años. ¿Cuál es tu nombre?”

Mantuvo diligentemente su mirada al nivel de los ojos de Leonis y se presentó. Técnicamente la entendió, pero honestamente, nada de lo que dijo parecía tener sentido para él. Lo único que Leonis entendió realmente fue su nombre y edad.

Cuando se trataba de naciones gobernadas por humanos en la zona, el Reino de Lagard y la Magocracia de Sheniebel le venían a la mente, pero la chica no los había mencionado, hasta donde podía ver. Además, Lyseria parecía tener la impresión de que Leonis era un niño que había sido secuestrado por monstruos.

(… Supongo que no puedo culparla por eso, dado el aspecto que tengo).

Pensó Leonis de forma auto-despreciativa.

No sabía qué había provocado su renacimiento en este cuerpo… Pero supuso que podría beneficiarse del malentendido de la chica.

(… Por ahora, necesito obtener información sobre este mundo de ella).

Publicidad G-M1



Leonis levantó su cabeza.

“Soy… erm, soy Leonis. Leonis Magnus, señorita”.

Intentó que su voz fuera un poco más aguda para parecer más infantil, pero seguía dando su nombre de Rey Demonio. Había considerado usar un seudónimo, pero llegar a tales extremos con simples humanos heriría su orgullo como Rey Demonio.

Además, este era el orgulloso nombre que ella le había dado.

(¿Cómo reaccionará a este…?)

Si el nombre de Leonis Death Magnus, el Rey No Muerto, estaba registrado en leyendas y pasado a la posteridad, debería provocar algún tipo de reacción en la chica.

“¿Leonis?” Los ojos azul claro de la chica se abrieron ampliamente.

(Ooh, así que ella sabe de…)

“¡Qué nombre tan bonito!”

“… ¿En serio?” Dijo Leonis con una mueca.

(… ¿Qué podría ser bonito en él? Era un nombre que infundía terror en todos los rincones del mundo).


Evidentemente, su reputación como Rey Demonio no había sobrevivido a todos estos años.

“Leonis… Leo-kun, ¿cuántos años tienes?” Preguntó Lyseria.

“Diez años… más o menos”. Respondió, conteniendo el impulso de estallar contra ella por acortar el nombre de un Rey Demonio.

“¿Mas o menos?”

“Ah, tengo diez años”.

Él ya no recordaba qué edad tenía antes de convertirse en el Rey No Muerto.

Pero probablemente era lo suficientemente cerca.

“Eres un refugiado, ¿verdad? ¿Recuerdas la apariencia del Void que te llevó?”

“¿Void?” Leonis repitió la palabra.

“¿No sabes lo que son los Void?”

“Erm… no”.

“Bien… Supongo que eso ocurre en las regiones fronterizas”. Lyseria colocó una mano en su barbilla y asintió, pareciendo convencida. “Los Void son los enemigos de la humanidad. Vinieron aquí desde otro mundo. Los Espadachines Sagrados… es decir, nosotros… luchamos contra esos Void”.

“… ¿Otro mundo? ¿Enemigos?” Leonis estaba bastante confundido.

Hace mil años, los llamados [Enemigos de la humanidad] habían sido los demonios y los Ejércitos de los Reyes Demonio. Junto a ellos estaba la Diosa de la Rebelión, que había traicionado a las demás deidades del Luminous Powers04 y declarado la guerra al mundo.

(¿Han surgido nuevas fuerzas en el mundo en los últimos mil años? Pero…) La profecía de la diosa no había dicho nada de esto.

“Hemos venido a investigar una Colmena de Void que se formó en estas ruinas. Tienden a aparecer en torno a lugares como estos. Y…”

Lyseria se volvió para mirar la puerta abierta del Mausoleo.

“Fue entonces cuando encontré esta puerta”.

Ahora Leonis lo entendía. Ella sólo había encontrado este lugar por casualidad.

Honestamente, no podía decir que le gustara mucho la idea de que ella desbloqueara la puerta sellada, pero tal vez se había abierto porque uno de los sirvientes del Rey No Muerto la había manipulado para que así fuera después de mil años.

(No, espera…)

Leonis se dio cuenta de que había olvidado confirmar algo terriblemente importante.

“Erm… ¿Lyseria-sama?”


“Puedes llamarme Seria, Leo-kun”.

“Entonces, uhhh, Seria-san. ¿Qué año del Calendario Sagrado es este?”

Había preguntado utilizando el calendario empleado por las naciones humanas. Si habían pasado mil años desde que Necrozoa, la última fortaleza de los Ejércitos de los Reyes Demonio, había caído, el año debería ser alrededor del 1447. Sin embargo…

 

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios