Slayers (NL)

Volumen 12

Capítulo 4: Los planes de la armada de Dynast.

Parte 2

 

 

Entonces escuchamos un leve sonido metálico. La hoja de Dulgofa se había partido. En cuanto cayó a suelo, se deshizo como si estuviera hecha de polvo. Había perdido su fuente de poder, su dueña, la general Sherra.

-No sé como… pero… lo hemos conseguido…

Publicidad G-AR



-Nada de ‘no sé cómo’ – Dijo Millina, muy seria –. Has cogido su espada, te has arriesgado demasiado.

-Millina… – Dijo Luke tras un breve suspiro –. No lo quieres admitir, pero estabas muy preocupada por mí ♥.

-Si esa espada te hubiera poseído, habríamos tenido que enfrentarnos a ti.

-…. Oh. – Gruñó Luke ante la frialdad de Millina.

Seguramente, si Sherra hubiera usado a Dulgofa para controlar a Luke, habíamos sido derrotados. A mí nunca se me habría ocurrido coger la espada de Sherra y atacarle con ella. Quiero decir, he corrido muchos riesgos en mi vida, pero este tío se lleva la palma.

Publicidad G-M3



-Bueno, sea como sea, supongo que todo ha terminado. – Dijo Gourry, feliz.

“Dios…”

-¡¿Pero qué dices?! No ha terminado hasta que nos aseguremos que todos los del castillo estén informados. Todos los que estén vivos, por lo menos.

-Ugh… – se quejaron Luke y Millina, aunque la cara de Gourry se inmutó.

Publicidad G-M2



-Jajajaja. Eso es una tontería, Lina. Ya sabes que a mí no se me dan bien esas cosas, así que no cuentes conmigo. De todos modos, ¿no podemos simplemente decirles a todos que yo me la cargué?

-¡Sí, claro, lo que nos faltaba ya!

Entonces le di un puñetazo a Gourry en toda la cara.

***

 

-Pero, al final, ¿De qué iba todo esto?

Slayers Volumen 12 Capítulo 4 Parte 2 Novela Ligera

 

 

Habían pasado algunos días desde la batalla. Caminábamos por el camino principal, dejando la ciudad de Gairia a nuestra espalda. Luke había formulado su pregunta como si acabase de recordar algo.

-Sherra tenía el control del reino, y eso se acabó cuando la vencimos pero, ¿qué es lo que estaba planeando en realidad?

Publicidad G-M2



Era cierto. El problema había terminado. El general Als se encargó de que Sherra fuera considerada una espía de otro reino. Si hubiésemos dicho la verdad, nadie nos habría creído. Por supuesto, gracias al general Als, Jade había recuperado su título de caballero. Y por su inestimable ayuda, el chico este… he olvidado su nombre… el guarda de la puerta… bueno, como se llame, también recibió su recompensa. Y a nosotros, como es lógico, también nos recompensaron por nuestros servicios aunque… ¿cuánto dinero compensaría luchar contra el general de Dynast?

Después de todos los asuntos legales, el general Als dimitió, y el reino de Dills continuó su labor de reconstrucción. Pero me preguntaba qué era lo que planeaba Sherra, pues nunca llegamos a descubrirlo. Fuese lo que fuese, no era algo obvio. Quiero decir, ¿de verdad Sherra luchó con nosotros al cien por cien? Como le dije a Jade, si Sherra se ponía seria, no habría nadie a salvo en toda la ciudad, y no estaba exagerando. Pero, si lo que vimos era su poder real, no era para tanto. Aunque mi teoría es que acabamos con ella antes de que nos mostrase su verdadero poder. Quizás pensaba que podría vencernos sin entregarse a fondo. O se contuvo porque aún quería controlar al rey y el reino. Pero lo que más me molesta de todo…

Cuando atravesé a Sherra con el Ragna Blade… Ella… sonrió. ¿Me estaba sonriendo a mí? Por supuesto, no se lo dije a nadie. Quizás mis ojos me habían engañado.

-Bueno, estaba pensando… hay algo que no entiendo…

-Si hay algo que no entiendes, es que seguramente no estabas pensando… – Me burlé de Gourry. No lo podía evitar, me sale con sólo oírle.

-Ya ha terminado todo, pero nos hemos marchado juntos… ¿a dónde planeáis ir ahora, chicos?

-Ja, déjame decirte algo. No vamos a viajar juntos. No me importa lo discretos que seáis, os estáis interponiendo en mi viaje de enamorados con Millina.

-No es un viaje de enamo…

Pero Millina se quedó congelada a mitad de frase. En realidad, todos nosotros lo hicimos. Más adelante en el camino había una carreta cubierta, transportando gente hacia la capital. Había un frondoso bosque a ambos lados del camino y, en ese bosque…

¡Grrrraaaaarrr!

“¡Rugidos!”

¡Fwooosh!

Entonces una bola de fuego salió volando y se estrelló ante la carreta. La gente que iba en ella empezó a gritar.

Grrrrr…

¡De entre los matorrales surgió un lesser demon! ¡No, más de uno! No paraban de salir más y más lesser demons, y percibíamos la presencia de muchos más en el bosque.

Publicidad G-M2



“¡¿Una horda de demonios?! Entonces…¡¿Sherra no tenía nada que ver?!”

Pero no era el momento de pensar en eso. ¡Los demonios no paraban de aparecer, lanzando sus flechas de fuego hacia la gente!

-¡Elmekia Lance!

Mi ataque acabó con uno de los demonios, que se dirigía hacia una niña pequeña, paralizada de terror.

-¡Ja! – Gritó Gourry mientras se lanzaba contra los demonios, blandiendo su espada. Luke y Millina atacaban con hechizos de fuego, ¡pero los enemigos eran demasiados! Y no teníamos ni idea de cuántos quedaban en el bosque. Podría ir a por todas y lanzar un Drag Slave hacia el bosque, y sería muy propio de mí, pero ya estábamos totalmente rodeados. En definitiva, ¡estábamos pringados hasta el cuello! No paraba de lanzar hechizos a un demonio tras otro, pero no paraban de aparecer más.

-¡Dynast Brass!

Entonces una cara surgir de entre los árboles. Otro demonio que destru…

-¡A–ayúdeme por favor!

Publicidad G-M1



Había empezado a recitar un hechizo, pero salió de repente y se enganchó a mi capa… era sólo un hombre de mediana edad. ¡Entendía que quería que le protegiese, pero no podía entorpecerme así! ¡Sentí algo a mi alrededor, y un brass demon apareció entre los árboles!

“¡Eeek! ¡Esto no pinta nada bien! ¡Aún no he terminado mi hechizo! ¡Y encima el tío este sigue colgado de mi capa!”

El brass demon se fijó en mí… pero, entonces, un rayo de luz lo destruyó. Y no fue lo único. Tras un tremendo rugido que parecía un trueno, la luz volvió a aparecer una y otra vez, destruyendo a los demonios. Esa luz… esa manera de atacar… ¡¿Era el gigante blanco?! Miré en la dirección en la que venía la luz. Parecía que no había dañado ni uno sólo de los árboles del bosque.

Sin entender lo que estaba pasando, el hombre se fue de mi lado gateando. Aunque parecía que el gigante iba sólo tras los demonios, si uno de sus ataques te engullía, podías darte por muerto.

-¡¿Qué demonios está pasando?! – Preguntó Gourry a gritos, corriendo.

-¡Seguramente sea el gigante blanco! – Respondí, también gritando y corriendo.

-¡Pero parece que haya dos!

-¡Vaya!

-¿‘Vaya’? Pero…

-¡Ey! ¿Os parece bien que corramos con vosotros?

-¡Eso, eso!

Dijeron Luke y Millina mientras nos alcanzaban.

-Pero aún hay gente…

Publicidad M-M3

-¡No pasa nada!

Mientras gritaba a Luke y Millina miré a mi alrededor, y sólo estábamos nosotros cuatro. Todos los demás habían desaparecido por completo.

“¡¿Qué?! ¡¿Pero cuándo se han marchado?!”

El tipo que se había colgado a mi capa, y la chica que estaba aterrorizada y no paraba de gritar, habían recogido sus cosas y se habían marchado por el camino que llevaba a la ciudad.

“¡¿Por qué nos toca siempre a nosotros apechugar con todo?! Aunque, bueno, ya no tenemos por qué quedarnos aquí.”

-¡Pues si no hay nadie, vámonos pitando!

-Pero… Lina…

-¡¿Qué quieres ahora, Gourry?! ¡Si dices una estupidez te voy a dar otro puñetazo!

-No, es que… ya no hay por qué salir corriendo, el ataque ha terminado.

– ¿…Eh?

No me había fijado, pero ya no se oía ninguno de los ruidos propios de un ataque, ni se podía percibir ninguna presencia de los demonios.

-Supongo… que se ha acabado.

Publicidad M-M1

-Se ha acabado, por ahora. – Dijo una voz entre los arbustos.

– ¡¿…?!

Me parecía una voz que ya había escuchado antes en algún sitio. Cuando me di vuelta y miré hacia los arbustos, apareció una figura humana. Conocía esa cara. Llevaba ropa suelta de color azul, y tenía el pelo rubio. Era un hombre de cierta edad, pero atractivo.

-¡¿Milgazia?!

Si había una persona (o similar) a quien no me esperaba, era él, así que mi pregunta me salió como un grito. Hace tiempo, cuando estaba inmersa en otro problema, fui al Pico del Dragón. Allí conocí al líder de los dragones dorados, Milgazia. En realidad era un dragón, pero tenía la habilidad de tomar forma humana. Por fin lo entendía. La luz que había destruido a los demonios… estaba segura de que había sido el gigante blanco, pero supongo que era el Laser Breath de los dragones dorados. Aunque el Pico del Dragón no estaba muy lejos, ¿por qué iba a aparecer Milgazia en Gairia?

-Oí una voz familiar y decidí acercarme. Como pensaba, eras tú. Ha pasado mucho tiempo desde que no te veo, muchacha humana. También a ti, muchacho humano.

-Sí, hacía mucho tiempo. – Dijo Gourry, arrascándose la cabeza.

-Oye, no irás a decir algo como ‘no tengo ni idea de quién es’, ¿no?

-Le recuerdo. Es ese tío lagarto enorme que tenía mucho tiempo libre. – Respondió Gourry, molesto por lo que le había dicho.

-¿Podrías dejar de llamarme ‘lagarto enorme’? – Preguntó Milgazia, acercando su cara, muy seria, a la de Gourry.

-Uhhhhh. Perdón, perdón. – Se disculpó Gourry.

-Está bien… – Milgazia miró en dirección a Luke y Millina –. Esos dos han cambiado mucho desde la última vez que nos vimos.

-Qué va, qué va.

-No son las mismas personas. – Contestamos Gourry y yo, agitando las manos.


-Ya lo sé, era una broma.– Dijo sin cambiar su expresión.

“Humor de dragones… nunca lo entenderé.”

-Sea como sea, ahora que este incidente ha sido resuelto, todos están a salvo.

-Sí, pero… – Dije, mirando a mi alrededor –. ¿Qué es lo que ha pasado? ¿Y por qué alguien como tú, que nunca sale del Pico del Dragón, ha venido hasta aquí?

-Mmmmm – Se quejó Milgazia ante mi pregunta, mirando hacia Luke y Millina.

-Oh, no te preocupes por ellos. Son de fiar. Incluso han ayudado a acabar con la general de Dynast, Sherra.

-¡¿Qué?! – Exclamó Milgazia, sorprendido ante lo que había dicho, como me esperaba –. Acabar dices.. y… no… pero… ¿estabas metida en algo así? Y sobreviviste… hmmm… – Estaba claro que estaba pensando en voz alta.

-¿No has resumido mucho la historia?

-Sí, claro, por supuesto que es mucho más compleja y larga que eso, por eso se lo contaré más tarde. – Respondí a Luke. Poco después Milgazia levantó la cabeza.

-No hay necesidad de revelar nada más pero, si así están las cosas, quizás sea mejor que yo os cuente algo a todos vosotros.

-No será necesario, tío Milgazia. – Dijo una voz de chica a mi espalda. Cuando me di la vuelta, una mujer salió de entre los arbustos. Parecía tener unos veinte años, más o menos, y tenía el pelo largo y dorado. Llevaba ropas sueltas de color azul bajo lo que parecía ser una armadura ligera. Pese a la edad que aparentaba, estaba claro que no era su edad real. Tenía las orejas puntiagudas, y una piel blanca casi transparente, lo que indicaba que no era una humana, sino una elfa. Los elfos tienen mucho más poder mágico que los humanos, y viven unas cinco o seis veces más, así que podría tener fácilmente unos 100 años. Normalmente nunca aparecen ante los humanos. Sin dedicarnos ninguna atención, se giró hacia Milgazia.

-Es inútil hablar con seres como los humanos. De hecho, lo único que pueden hacer es molestar.

-¿‘Seres como los humanos’? – Dijo Luke, mientras las venas de su frente se ponían azules. Por supuesto, ella no le hizo ningún caso.

-Eso es lo que tú crees, Memphy. Aquellos que viven en esta tierra… tienen todo el derecho a saberlo. No hay ninguna razón para impedirlo.

-Pero…

-Ya lo he decidido, así que se lo diré.

-… Sí. – Dijo ella… Memphy, ante las firmes palabras de Milgazia.

-Perdonad la interrupción. A esta chica no le gustan demasiado los humanos.

-Eso parece. – Dije, encogiendo los hombros.

La verdad es que, durante un tiempo, los humanos abusaron de la raza de los elfos. Para los humanos, hace mucho tiempo de eso, pero teniendo en cuenta la esperanza de vida de los elfos, para ellos es algo muy reciente.

-Bueno, ¿cómo podría empezar la historia? No hace falta decir que, desde hace poco, los demonios y otros mazoku de bajo nivel han estado apareciendo en grandes grupos por todas partes. Aparentemente era parte de los planes de la armada de Dynast. Hace mucho tiempo presencié una situación exactamente igual a esta.

-¿Exactamente?

-Sí. La aparición constante de demonios. Se extendía como una plaga y, a causa de ello, se desataron muchas batallas, creando el caos. Todo lo que pasó en aquel entonces no era a causa de los planes de Dynast, pero la situación es la misma, lo que significa que el objetivo seguramente también sea el mismo…

-¿…Y el objetivo es?

Publicidad M-AB

Ante mi pregunta, Milgazia se quedó callado un momento. Entonces respondió en un tono muy serio.

-La repetición de la guerra de la caída del demonio.

-FIN DEL VOLUMEN 12-

Slayers Volumen 12 Capítulo 4 Parte 2 Novela Ligera

Slayers Volumen 12 Capítulo 4 Parte 2 Novela Ligera

Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.

INSTRUCCIONES PARA LA ZONA DE COMENTARIOS

1- No Puedo Comentar: Toca los botones que estan debajo del recuadro de comentarios, aquellos que le cambian el estilo a Negrita, Cursiva, etc. (B, I, U, S)

2- No Aparece Mi Comentario: Es por nuestro sistema de moderación, luego de revisar y aprobar tu comentario, este aparecera. NOTA: Usa un correo real o no se aprobara tu comentario.

3- ¿Como Escribo un Spoiler?: Toca [ + ] (es el botón spoiler) y aparecera una ventana, ahí debes poner el TITULO de tu spoiler (recomendamos poner simplemente SPOILER), luego en el codigo que aparecera en el recuadro del comentario debes escribir dentro de los simbolos ] [

[spoiler title="Titulo de tu spoiler"]Aqui va tu spoiler[/spoiler]

Nota: Todo el texto que coloques antes o despues del codigo del spoiler sera visible para todos.

0 Comentarios
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios