Tensei Shitara Slime Datta Ken (NL)

Volumen 12

Capitulo 4: El Imperio Hace su Movimiento.

Parte 1

 

 

El Imperio tenía un hombre misterioso entre sus filas. Su nombre era Kondo Tatsuya—un visitante que sabía todo lo que había que saber sobre la clandestinidad imperial. Él era la oscuridad de la capital imperial misma.

Tatsuya tenía su cabello negro corto y ordenado, su flequillo fluía suavemente hacia sus ojos, y tenía una manera relajada, aunque bien afinada, de comportarse. En la superficie, parecía un buen chico de unos veinte años. Pero por dentro, era frío y calculador, y sus ojos brillaban en su rostro estéril. Parecían lo suficientemente agudos como para ver a través de cualquiera que miraran—no eran amistosos, pero sí inteligentes y astutos. Era de esperar… porque el primer teniente Kondo no tenía la edad que aparentaba.

Publicidad Y-AR

***

 

Aquí, en la capital imperial, los visitantes no eran un espectáculo poco común. El Imperio se comprometía a salvaguardarlos, y habían sido recolectados de todo el mundo. Tatsuya fue una de esas personas rescatadas por este plan… y todo tenía que ver con la magia que existía en este reino.

Hace más de 70 años, Tatsuya arriesgó su vida por el bien de su país y sirvió en una operación militar especial—un escuadrón kamikaze al que se le ordenó atacar las flotas navales enemigas. Tatsuya no hizo ningún comentario sobre la necesidad de esta misión. Mirando hacia atrás a cómo eran las cosas en esos días, todo lo que pensó fue, bueno, no había nada más que pudiera hacer. Solo miró hacia atrás a los hombres que vivieron y murieron sirviendo a sus órdenes y esperaba poder encontrar algún tipo de significado en sus acciones.

Incluso ahora, nunca se olvidó de ellos. Y para asegurarse de eso—para poder seguir viviendo con el recuerdo de sus camaradas—conservó el mismo grado de primer teniente que ostentaba entonces.

Publicidad M-M1

Así que Tatsuya se dirigió hacia su muerte—pero con un destello de calor y luz explosivos, se encontró en otro mundo. Sintió la muerte a la distancia de un brazo, pero sobrevivió.

Fue el propio emperador quien salvó a Tatsuya. La suerte estaba del lado de Tatsuya ese día.

Apareció en un jardín al que solo podían acceder el emperador y algunos colaboradores cercanos. El emperador estaba relajándose allí en ese mismo momento.

“Qué interesante”, Tatsuya escuchó decir. “Quizás este sea el destino en acción”. Y luego se desmayó; y cuando se despertó, estaba completamente intacto, sin un rasguño en él. Su suerte le había salvado la vida, la misma vida que una vez abandonó y que ahora juraba utilizar para devolver la bondad del emperador. Todos los poderes a los que se despertó después de su viaje a través de los mundos, y su roce con la muerte, se los entregó al emperador. Eso permanecía cierto hasta el día de hoy.

Tensei Shitara Volumen 12 Prologo Parte 1

 

Nunca aparecía en el escenario público. Nunca envejeció, luciendo exactamente como lo llegó en ese entonces. Y allí, en la oficina de inteligencia imperial ubicada a la sombra de la capital, en lo profundo de la oscuridad del Imperio, se le podía encontrar.

Una figura misteriosa que acecha en los pasillos de información; un hombre escondido detrás de la sombra del Imperio. Un humano; un domador del mal.

Kondo Tatsuya recibió muchos apodos. Era el jefe de la Oficina de Información Imperial, y era temido como un signo de interrogación—alguien a quien ni siquiera los comandantes de cada división podían ignorar.

***

 

La Oficina de Información Imperial había recogido información de que Gadra envió un equipo dirigido por Shinji para conquistar el laberinto.

“Ah. Ya veo. Buen trabajo”.

El primer teniente Kondo era un hombre tranquilo. No dijo más que eso. Su informante, acostumbrado a este trato, saludó y se fue—Kondo nunca fue de los que expresan sus pensamientos a los demás.

El informe que se le presentó contenía información detallada sobre los hombres de Yuuki. Se habían recolectado más de mil visitantes de todo el mundo. Un poco menos de una décima parte de ellos se había despertado sin habilidades únicas; estos hombres y mujeres fueron instalados en la capital imperial y se les permitió vivir sus vidas en paz. Un poco más de una décima parte tenía habilidades únicas orientadas a la batalla; eran más de cien, y cada uno estaba asignado a la división que mejor se adaptaba a sus habilidades. El resto se derivaba a profesiones no militares en función de su conjunto de habilidades, encontrando trabajo útil en una amplia variedad de profesiones.

En ese momento, el problema era que los visitantes de otro mundo despertaron habilidades de batalla. Yuuki Kagurazaka era el fundador del Gremio Libre en las Naciones Occidentales, sirviendo como gran maestro hasta hace un año, y aprovechó ese poder para rescatar a los visitantes de otros mundos. Así, al menos, era como Yuuki se describía a sí mismo, pero la OII ya sabía que era mentira.

Las tendencias indicaron que se había hecho amigo de la familia Rozzo, aprovechando su influencia. La OII sabía que Occidente estaba procediendo con un programa de invocación prohibido e ilícito que había llevado a un gran número de visitantes a sus tierras. No había otra explicación de por qué tenían tantos visitantes orientados a la batalla en su poder. Mediante el uso de una maldición de bloqueo, también era posible forzar al convocado a un juramento irreversible de lealtad.

Estas convocatorias eran la mejor manera de construir un equipo que nunca te traicionaría—y ahora, esos visitantes fueron desplegados en una variedad de ejércitos.

Kondo vio esto como una noticia grave. Un peligro inminente. Tenía habilidades de percepción consumadas y una intuición que era realmente temible. Y Kondo tenía razón en estar preocupado. Los resultados se revelaron en este informe—basado en sus palabras y acciones desde que se mudó al Imperio, la Oficina de Información Imperial creía que había una alta probabilidad de que Yuuki fuera a lanzar un intento de golpe de estado.

También tenían una lista de las personas a las que Yuuki había llamado para lograrlo. Basado en sus logros, el Imperio había aceptado su solicitud de asilo, pero no parecía apreciarlo mucho. En cambio, hizo

lo suyo, trabajando duro para expandir su poder y poniendo a sus asociados cuidadosamente seleccionados en cada división del ejército. Varios de ellos incluso habían sido nombrados Caballeros Imperiales, uno de los más altos honores del Imperio. Las divisiones del ejército era una cosa, pero permitir que los traidores entraran en los Caballeros Imperiales—la fuerza creada para proteger a Su Majestad el Emperador—simplemente no estaba permitido.

Kondo ya no podía dejar pasar esto. Esto es peligroso, decidió. Yuuki Kagurazaka, claramente eres alguien que debe ser eliminado.

Ahora, sin embargo, no era el momento de actuar. Según los informes, Gadra, maestro hechicero y una de las personas más poderosas del Imperio, estaba conectado con Yuuki. Tenían evidencia para respaldar este informe, pero no estaba claro cuán profunda era esta relación. La importancia de Gadra para el Imperio era evidente. Kondo dudaba que se volviera traidor por un capricho pasajero—pero también sabía que trabajaba junto al Imperio principalmente porque sus objetivos coincidían con los ideales del estado. Quizás, entonces, algún detonante podría poner sus objetivos en conflicto con el Imperio.

Si alguna vez lo hace, ese viejo sería igual de peligroso. En ese caso…

Yuuki… y Gadra.

Yuuki parecía solo un niño, pero sus acciones indicaban el toque de un hombre experimentado. Al igual que el propio Kondo, era un sujeto demasiado peligroso para juzgarlo solo por su apariencia. Gadra parecía un anciano, pero era mucho más que eso—un monstruo viviente, en realidad, había vivido durante más de mil años. Cualquiera que quisiera oponerse a él no podía subestimarlo en absoluto.

Así que era hora de recopilar información. Tenían evidencia, pero aún no había suficiente información. Por ahora, era demasiado pronto para moverse. Investigaría cuidadosamente a cada uno de los visitantes de Yuuki y examinaría si alguno tenía maldiciones de bloqueo sobre ellos.

Pero si Yuuki o Gadra hicieran algún movimiento sospechoso… “… No esperen un juicio público”.

El primer teniente Kondo, el hombre escondido detrás de la sombra del Imperio, nunca tendría piedad de los traidores.

“Sigan bailando, ¿quieren? Por el bien del Imperio. Ambos ya están en mis manos”.

Allí, en la oscuridad del Imperio, Kondo susurró suavemente para sí mismo, con una luz fría en los ojos.

***

 

Dentro de una oficina con un escritorio ornamentado, un hombre tuerto estaba sentado en una lujosa silla. Un parche cubría su ojo izquierdo; era flaco y aparentaba unos 40 años. Su nombre era Calgurio, y era comandante de la División Blindada, la fuerza más poderosa del Imperio.

En el escritorio frente a él había varios cristales mágicos—ejemplos puros y de alta calidad, fuentes conocidas de energía mágica. Con la tecnología provista por Yuuki, estos cristales—tomados de los

núcleos de los monstruos—podrían refinarse en piedras mágicas, convirtiéndolos en una fuente mágica confiable y producida en masa.

De vez en cuando, los monstruos soltaban piedras mágicas naturales, pero estas solo se podían recolectar de aquellos con rango A y superior—y que tenían la enorme cantidad de magia para probarlo. Estas piedras mágicas naturales no tenían paralelo en calidad, se usaban más a menudo como decoración o catalizadores mágicos que por su capacidad. A menos que uno tuviera un suministro constante de ellos, eran inútiles como fuente de energía.

Calgurio extendió la mano y agarró un cristal mágico del escritorio. Cuanto más lo observaba, más se daba cuenta de cuán alta era su calidad. Volvió a dejarlo, ya sin sentirlo en la mano, y recogió el informe que venía con estos especímenes.

Era de su laboratorio de investigación. Afirmaba que los cristales mágicos de esta calidad podrían producir cada uno 100 piedras mágicas hechas por el Imperio. Eran lo suficientemente puros como para convertirse en energía tal cual, y naturalmente recolectar cristales de este estándar requeriría al menos un monstruo de rango B.

“¡Maldito seas, Gadra! Mantener tal oportunidad de hacer dinero bajo su sombrero…”

Calgurio estaba enojado. Había pagado a los investigadores, diciéndoles que le informaran de cualquier novedad, y este informe era el resultado. Gadra acababa de traer estos cristales mágicos; no dijo dónde fueron recolectados, pero según su número, Calgurio supuso que tropezó con un nido de monstruos. Después de todo, eran de primer nivel, y las pruebas indicaban que todos contenían aproximadamente la misma cantidad de energía. No podrías ver esta consistencia al recolectar cristales de diferentes especies a la vez—algunas variaciones serían inevitables, y tendrías que refinarlas en piedras mágicas por motivos prácticos.

No, estos cristales mágicos eran sorprendentemente similares en calidad, lo que indica que todos provenían de la misma especie de monstruo. Calgurio no esperaba poder domesticar a estos monstruos (fueran lo que fueran) y criarlos en cautiverio, pero incluso los sacrificios programados regularmente ayudarían al Imperio a apuntalar su combinación de energía.

Sin embargo, parecía que las cosas eran mucho más complicadas.

El rostro de Calgurio se torció en una sonrisa anhelante. El informe concluía que asegurar cualquier coto de caza que produjera estos cristales mágicos les ayudaría mucho a conseguir un suministro de energía constante. Y tenían más que una vaga idea de dónde vivían estos monstruos. De hecho, tenían el lugar exacto—el laberinto del que se rumoreaba mucho, ubicado dentro del dominio del rey demonio Rimuru.

“Ese maldito viejo le ha estado prestando demasiada atención a ese niño Yuuki. Ya casi no lo veo.

¡Cómo se atreve a intentar acaparar esta oportunidad para sí mismo!” Este era el origen de la molestia de Calgurio.

Y eso no era todo. Un noble de alto nivel con el que estaba en buenos términos, le informó de una historia bastante interesante. Él, junto con muchos de sus parientes, no se molestaron en ocultar su alegría cuando le dijeron que Gadra se había ido a investigar este laberinto—y había perdido a tres de sus aprendices.

Esto normalmente provocaría poco más que un poco de simpatía, pero lo que Gadra trajo de vuelta era el problema. Resulta que no solo volvió a casa con cristales mágicos—también trajo un tesoro. Entre ellos había una espada que actualmente decoraba la oficina de Calgurio, un ejemplo prístino de acero mágico que claramente requería una gran habilidad para forjar. Era una pieza verdaderamente excelente, una que solo los mejores artesanos del Reino de los Enanos serían capaces de hacer—de hecho, considerando la pureza del metal, era incluso mejor que eso. Nada que circulara dentro del Imperio se comparaba.

Calgurio había comprado esta espada a su bien situado noble amigo, parte de un juego de tres, uno de los cuales ya entregó al departamento técnico de esta división. El noble se jactó de que era ‘un hallazgo raro, tal vez infundido con algún poder misterioso’, y animó a Calgurio a invertir en ellos—a pesar de que Gadra se los había regalado al noble sin costo alguno. Calgurio preguntó por qué Gadra los regaló, y el noble objetó—“Sabes que no puedo decírtelo”, se había jactado.

Entonces, el comandante pagó un total de 300 monedas de oro, cien por espada. Incluso él tenía curiosidad por ellas, y después de comprar el conjunto, el noble finalmente accedió a darle algunas pistas.

El propio Calgurio pertenecía a la nobleza de nivel inferior, lo que lo convertía en comandante de división exclusivamente a través del talento. Dado que el Imperio era una meritocracia pura, técnicamente superaba al noble de la clase alta de quien obtuvo las espadas, ya que su título se basaba solo en el derecho de nacimiento. Normalmente, no le daría la hora a alguien como Calgurio—pero gracias a su rango, al menos tenía que fingir cortesía.

Estoy seguro de que aún me mira con desdén, pero eso no importa. En este momento, necesito descubrir cómo explotarlo.

La alta nobleza nunca tomaba medidas a menos que quisieran ganar algo con ellas. Ninguno de ellos era lo suficientemente suave como para decirle nada por mera bondad. No, debe haber habido algún cálculo numérico frío detrás de su contacto y la conversación sobre los hallazgos de Gadra. Esencialmente, habían puesto a Calgurio y Yuuki en lados opuestos de la balanza.

“¡No puedo creer lo codiciosos que son esos nobles! Pero mírate, Gadra. ¡Cómo te atreves a presionar a la nobleza para que envíe a la División Compuesta a capturar el laberinto! Podrías haber recomendado mi división, pero noooo… No puedo creer que todavía esté molesto porque le quité la División Blindada…”

La División Blindada acababa de completar una importante campaña de modernización, gracias al apoyo de Gadra. Su recuento de personas había crecido de decenas a cientos de veces, pero Gadra no tenía absolutamente ningún control sobre ellos. Calgurio estaba seguro de que Gadra lo envidiaba por eso.

“Pero bien. Mis nobles informantes fueron ciertamente un golpe de buena suerte. Ahora puedo esquivarlos y reclamar este premio para mi fuerza”.

Ganarse a la nobleza de clase alta, por supuesto, tenía un precio. Si Calgurio reclamara ese premio, un porcentaje decente tendría que ir a parar a sus bolsillos. Pero no creía que fuera un mal negocio.

Este laberinto produce algo más que cristales mágicos. Esta espada es simplemente excelente—de Clase Rara, tal vez Clase Única en cien años. Incluso más rápido, quizás, dada la cantidad de acero mágico que usaron. ¡Esto solo prueba lo valioso que sería el laberinto en mis manos!

Por eso Calgurio se esforzó por ganarse a los nobles.

Ahora estaba pensando en cómo continuaría financiando este esfuerzo, en el futuro—pero en el fondo de su mente, había una duda persistente.

—Pero, ¿para qué podría ser esa ranura de todos modos?

El noble bien ubicado mencionó un ‘poder misterioso’, y estaba seguro de que venía directamente de la boca de Gadra. Calgurio no pudo detectar nada de eso—pero la ranura vacía en la empuñadura lo intrigaba. ¿Qué podría significar? No tenía forma de saberlo. Por eso entregó una a su departamento técnico, pero su análisis aún no estaba hecho.

Por supuesto, a diferencia de Occidente, la era de la espada realmente ha terminado en el Imperio de todos modos…

Él estaba en lo correcto. No importa qué tipo de valor estuviera encerrado dentro de esta espada, significaba poco para su división modernizada. Solo un guerrero bien entrenado podría sacar mucho provecho de la espada—uno como el propio Calgurio o sus asesores cercanos. Por eso no podía esperar a escuchar los resultados.

Unos días después, Calgurio recibió un informe asombroso.

“Permítanme que me explique”, dijo su jefe técnico, quien se acercó para entregar el análisis en persona. Después de un examen científico, habían descubierto bastantes cosas. Por un lado, la ranura no era un toque de diseño. Era un dispositivo de absorción de energía, un vehículo para la producción eficiente de magia. Esto no era una espada en absoluto—en realidad era más un artefacto mágico.

“¿Esto fue idea del rey demonio Rimuru? … Entonces seguro que no podemos burlarnos de él, no.

Qué idea tan interesante”.

“Absolutamente. Creo que está destinado a confundir a los oponentes haciéndoles creer que es un arma de corto alcance, solo para sorprenderlos con magia. Y si se inserta el suministro de energía correcto en la ranura, el artefacto—o el portador, supongo, en este caso—puede lanzar magia sin ningún esfuerzo”.

Sí, el aspecto más singular de esta arma era cómo permitía a las personas no sensibles a la magia lanzar sus propios hechizos. Simplemente volaba en contra del sentido común.

“Pero”, preguntó el jefe técnico, “¿estás seguro de que esto fue descubierto dentro del laberinto?” “Sí, estamos seguros de eso. Envié a algunos de mis propios hombres a la escena y respaldaron todo lo que Gadra nos dijo”.

Calgurio había enviado un equipo propio a la ciudad de Rimuru para recopilar información sobre el laberinto. Su investigación se topó con un muro de ladrillos en el Piso 40, pero un comerciante les dio un poco de información interesante. Al parecer, estas armas con ranuras fueron descubiertas dentro del laberinto, y aunque eran más caras en el mercado, aún eran más baratas que las armas de clase Única.

“Entonces, ¿para qué son…?”

“¡Hmph! Piénsalo un poco. Solo aprobamos una nueva arma después de extensas pruebas, ¿no es así?”

El jefe técnico era un hombre inteligente, pero nada táctico. Solo cuando Calgurio se lo explicó en detalle, comprendió su utilidad.

“Ah, ya veo… ¿Entonces los están poniendo en manos de esa multitud masiva de aventureros y haciendo que examinen su desempeño? Eso tiene sentido lógico. Cuando colocamos una piedra mágica en esta ranura, la espada inmediatamente subió de rango y se convirtió en una poderosa espada mágica, pero no creemos que su utilidad termine ahí. Tendrían que experimentar mucho más para obtener una imagen completa. Estoy seguro de que les llevaría años”.

“¡Cierto! Entonces, en cambio, los distribuyen más o menos al azar y dejan que las masas los prueben.

Y una vez que tengan todos los datos que necesitan, estoy seguro de que planean recuperarlas”.

Calgurio, hasta cierto punto, había leído con precisión los motivos de Rimuru. Basado en su propia experiencia, sabía que llevaría tiempo realizar un experimento como este. Por ahora, estas eran estrictamente armas de prueba—pero aun así sería peligroso dejarlas sueltas más tiempo. Los humanos eran criaturas extrañas e interesantes; algunos de ellos tenían la habilidad de tropezar con el núcleo de algo brillante, especialmente aquellos que se exponían voluntariamente al peligro.

“Realmente es una idea inteligente”, reflexionó. “Literalmente, realizar experimentos con humanos en un laboratorio donde nadie moriría jamás”.

“Nos dijeron que este brazalete era necesario para eso, pero nuestro análisis aún no ha producido ningún resultado reportable. Si los rumores sobre eso son ciertos, sin duda sería una gran ayuda para el entrenamiento militar, ¿no es así?”

Publicidad M-M5

El jefe técnico sacó una caja cuidadosamente sellada y se la mostró a Calgurio. Dentro había un Brazalete de Resurrección, uno de los tesoros que Gadra trajo.

“Estoy seguro de que este ejemplo es falso, por supuesto. Independientemente, si nuestro ejército puede capturar este laberinto…”

Si lo hiciera, y descubriera que este sistema de brazaletes es la verdad, los resultados de su fuerza serían más que sustanciales.

“Hohh… Eres un hombre ambicioso, Calgurio-dono. ¿Pero estás preparado para luchar contra un rey demonio por eso?”

“Claro que lo estoy. Sería una mala jugada desafiarlo sin razón, pero el Bosque de Jura está justo en el medio de nuestra ruta de invasión, y este laberinto está en un lugar que no podemos ignorar. Alguien tiene que capturarlo”.

“Je-je-je… Bueno, todo depende de cómo lo enmarques, supongo”. Intercambiaron una risita sobre esto.

“Piénsalo, después de todo. De un solo golpe, podemos asegurar un suministro estable de cristales mágicos y un espacio de prueba eficiente—y tal vez las últimas armas nuevas del enemigo, si todo va bien”.

“En ese caso, es imperativo que la División Blindada lo capture antes de que alguien más lo haga, ¿no es así, Calgurio-dono?”

“No es necesario que me lo recuerdes. Puedes esperar grandes noticias en poco tiempo”.

El jefe técnico le dedicó una sonrisa complacida. Calgurio le devolvió el favor con una leve sonrisa propia.

“Sin embargo, parece que el anciano está perdiendo el juicio”, dijo el técnico.

“¿‘Parece’? Oh, estoy seguro de eso. Está tan distraído con los cristales mágicos que no se dio cuenta de que esta espada—y el laberinto mismo—son el verdadero premio”.

Publicidad M-M1

“Un desafortunado efecto secundario de enfocarse tanto en la magia, sin duda. Después de todo, un arma que puede cambiar su rango es nada menos que un gran avance”.

Publicidad M-M3

Calgurio creía que su técnico tenía razón. Gadra fue un gran hombre, pero la era de la magia pura había terminado. Un nuevo viento llamado ciencia soplaba por la tierra, y eso, combinado con la magia, anunciaba el comienzo de una nueva era.

Y eso, verás, es por lo que estoy mejor calificado para liderar la División Blindada. Ese anciano podría haberse ganado mi respeto si tan solo conociera su lugar. Pero si va a reclutar a Yuuki para sus planes, no veo la necesidad de mostrarle piedad.

Mientras pensaba esto, Calgurio comenzó a formular un plan. Intentar enfrentarse a varios reyes demonio sería desaconsejable, pero Rimuru solo no sería un problema. El Dragón de la Tormenta—uno de los deseos más fervientes del Imperio—era objeto de eliminación. Tenían una nueva arma, desarrollada por el propio Calgurio, y con ella obligarían al Dragón de la Tormenta a cumplir sus órdenes. Si lo conseguían, pagaría enormes dividendos, incluso si requería algún sacrificio… y, sin embargo, Gadra se mantuvo firmemente en contra. Esa fue la gota que colmó el vaso, lo único que hizo que Calgurio y Gadra se separaran.

¡No! Una vez que domestiquemos a ese dragón malvado, el rey demonio Slime será fácil de convencer.

¡Entonces demostraremos a las masas que somos la fuerza más poderosa del Imperio!

Había llegado el momento, y Calgurio no podía estar más emocionado. Le rompería la nariz a Gadra por toda su insolencia y reafirmaría su posición dentro del Imperio para siempre. Pero antes de poder hacerlo, necesitaba probarse a sí mismo—necesitaba que su División Blindada domesticara al dragón y capturara el laberinto.

Y para que eso suceda…

“Es hora de marchar. Haré la propuesta en el próximo Consejo Imperial, ah, el día finalmente ha llegado…”

Calgurio asintió. No es necesario esperar a que terminen todos los preparativos del rey demonio.

Estaba listo para cerrar la boca a cualquiera que usara eso como excusa para dudar.

No obtendrás tu ventaja inicial, Gadra. Y Yuuki—apuesto a que estás encantado de tener a Gadra de tu lado, ¿no? Bueno, estoy a punto de enseñarte exactamente a dónde perteneces.

Se burló de todos sus tontos colegas. Tuvieron todas las oportunidades de obtener información valiosa y la dejaron pasar sin siquiera darse cuenta. Todos eran un montón de imbéciles de todos modos—Calgurio estaba seguro de ello.

Pero incluso mientras se burlaba de sus compañeros, su mente nunca dejó de funcionar. ¿Cómo podría obtener el mayor beneficio de esto? Pensó en esto mientras comenzaba a armar su propuesta completa al emperador.

Y con eso, el Imperio comenzaría a moverse.

***

 

El Consejo Imperial estaba a punto de comenzar.

Los oficiales militares—y los funcionarios civiles también, sentados en una fila ordenada—estaban todos nerviosos. Esta no era una reunión de tiempos de paz, y nadie más se atrevió a aventurarse cerca de la gran sala de conferencias donde se llevaba a cabo el Consejo. Las cosas eran diferentes con esta reunión; todos podían sentirlo.

Todos inclinaron la cabeza cuando se anunció la entrada del emperador. Detrás de ellos, podían sentir a alguien—el Emperador Rudra Nam-ul-Nasca, líder supremo del Imperio Unido Oriental de Nasca Namrium Ulmeria, la superpotencia militar más grande del mundo. Nunca hablaba directamente a las masas; salo a través de estas reuniones se podía estar al tanto de su presencia. Era el ápice de la sociedad, y solo sus asociados más cercanos lo veían. El simple hecho de estar allí, abrumaba a todos los que estaban cerca. Él era el único comandante, el absoluto, y solo un puñado muy pequeño de personas podía expresar sus opiniones a su alrededor.

Cerca de 200 personas estaban reunidas en la sala de reuniones. Los comandantes de cada división imperial estaban allí, junto con sus ayudantes. También lo estaban los miembros de élite de los Guardianes Imperiales, de pie en posición de firmes en una línea limpia y bien ensayada. Los ministros del gobierno y los miembros de la Cámara de Señores ocupaban los asientos de la habitación—un grupo realmente distinguido de personas, todos con la cabeza gacha como uno solo.

Solo el roce de la ropa resonaba en el silencio.

Entonces todo el sonido desapareció. Con esa señal, el primer ministro hizo un gesto hacia el jefe de protocolo.

Publicidad M-M3

“¡¡Su Majestad el Emperadooor!!”

Todos en la habitación expresaron su saludo al unísono, rompiendo el silencio como un poderoso coro. Así comenzó el Consejo Imperial—uno que sin duda pasaría a la historia, ya que estaba programado para debatir la próxima invasión del Imperio.

***

 

La reunión comenzó solemnemente.

Con respecto a la campaña a gran escala, las opiniones entre el Consejo se dividieron en dos facciones—un lado cauteloso y conservador y el más entusiasta entre los belicistas.

El primer tema de discusión: ¿Qué pretexto usarían para lanzar su ataque? Esa era una pregunta tonta—el emperador así lo quería, y así sería. ¿Pero era posible la guerra? Ahí es donde las opiniones diferían. Un lado pidió una acción cuidadosa; el otro, una paliza total.

Mientras tanto, los funcionarios civiles argumentaban que debían comenzar con gestiones diplomáticas—un llamado a rendirse, por ejemplo, o algunas amenazas de presión.

Publicidad Y-M1

Si el emperador creía que había llegado el momento de la guerra, nadie tenía la autoridad para desafiarlo—pero el edicto imperial aún no había llegado, por lo que cada lado trajo sus propias motivaciones a este Consejo. La guerra era cuestión de tiempo; cómo librarla era el problema. Los reyes demonio, con sus dominios repartidos por todo el continente, eran una molestia, pero ninguno de ellos tomaría medidas a menos que violaran sus fronteras. El verdadero obstáculo era el Dragón de la Tormenta y, posteriormente, el debate giró hacia el Bosque de Jura.

Un miembro del Consejo expresó su oposición a la guerra.

“Si me permite, Su Majestad, estoy en contra de esta campaña”.

Este era Gadra, el hechicero más grande del Imperio, y habló sin una pizca de miedo. “¡Qué descaradamente tímido! ¿Saca el tema una vez más, Gadra-dono?”

Fue rechazado por el Comandante Calgurio de la División Blindada. Esto sucedía cada vez—ellos eran los líderes de sus respectivas facciones, conservadoras y beligerantes.

“Si queremos atacar el Oeste, eso no será un problema—pero Veldora, ese malvado dragón, acecha en el Bosque de Jura. Solo hemos confirmado el renacimiento del dragón hace dos años. ¿Cómo podríamos no ser cautelosos?”

Algunas voces estuvieron de acuerdo. Otros se burlaron de Gadra por su debilidad.

Habían pasado más de 300 años desde la masacre a manos de Veldora; el terror que causó se había desvanecido en gran medida de la mente de las personas. Los belicistas formaban la facción mayoritaria; la situación no se veía tan bien para el lado de Gadra.

Calgurio, percibiendo esto, decidió avivar las llamas.

“Hay mucho, mi señor, que podemos aprender de su postura cautelosa. Sin embargo, como he dicho aquí muchas veces antes, ahora tenemos medidas infalibles contra Veldora. ¡Con nuestra nueva arma, ahora es totalmente posible hacer que ese dragón se incline ante nuestras órdenes!”

“¡Eso es absurdo! Este no es un foro para hablar de sus sueños, Calgurio-dono. Nadie puede negar la posibilidad de que falle, así que ¿por qué no ser cautelosos? ¡Especialmente ahora, cuando la totalidad del bosque está gobernada por un nuevo rey demonio! Dicen que los reyes demonio nunca forman alianzas, pero no hay razón para salir de nuestro camino para enemistarnos con uno. Tenemos noticias de que el dragón revivió y está trabajando en asociación con Rimuru, el nuevo rey demonio. ¡Y con cualquier rey demonio, la forma correcta de hacer las cosas es con un pacto de no agresión!”

El Valle de la Muerte que unía el Imperio con el antiguo dominio de Clayman era lo suficientemente grande como para que un gran ejército lo atravesara. Esa opción, sin embargo, estaba fuera de la mesa, ya que significaba hacer una entrada no autorizada al territorio de la reina demonio Milim. Si estas fueran tierras fértiles, su ejército podría avanzar mucho más rápido que si tuvieran que navegar por un bosque,

pero no valía la pena molestar a Milim. De manera similar, un camino a través del Bosque de Jura los pondría a tiro de distancia del Oeste—pero Veldora el Dragón de la Tormenta había regresado, y justo a su lado estaba el rey demonio Rimuru.

Como lo veía Gadra, no había necesidad de crear deliberadamente más enemigos. Varios de los funcionarios civiles del Consejo estuvieron de acuerdo con esto—pero Calgurio solo resopló.

“En ese caso, Gadra-dono, ¿le está pidiendo al Imperio que renuncie a sus deseos más queridos?”

Si no pueden atravesar el bosque, sería difícil desplegar una fuerza sustancial en el Oeste. La pregunta de Calgurio, por lo tanto, contó con el respaldo total de los militares.

“Calgurio-dono tiene razón, mi señor. ¡Ante el poderoso Imperio, un rey demonio no es una amenaza en absoluto!”

“¡¿Cómo puedes ser tan irrespetuoso frente a Su Majestad?! ¡¿Te atreves a desafiar la voluntad del emperador, Gadra-dono?!”

“¡No! ¡Piénsalo! En lugar de enfrentarse a un rey demonio, es mucho más inteligente ganar la cooperación del rey enano. ¡No sufriríamos bajas y sería mucho más fácil apoderarnos de Occidente!”

Gadra trató de reprender estos puntos de vista opuestos. Pero un espectador se rio de él.

“Usted es el que está siendo absurdo, Gadra-dono. El rey enano es conocido como el Maestro de la Espada. Su predecesor fue un poderoso campeón, y él es igual de poderoso. Está rodeado por una legión de otros héroes notorios, todos capaces de oponer más resistencia que cualquier rey demonio. Me encantaría tener la oportunidad de librar una batalla contra ellos, pero ese no es nuestro principal objetivo.

¡En lugar de luchar contra un grupo de campeones, recibiríamos mucho más apoyo público por matar a un rey demonio!”

Este grito vino de Gradim, el Rey de las Bestias y comandante de la División de Bestias Mágicas. Todo lo que tenía que hacer era ponerse de pie, y la intimidación que exudaba era abrumadora. Tenía el aire de un gobernante y el poder de domar a cualquier criatura mágica. También era uno de los luchadores más destacados del Imperio, líder de una orgullosa banda de guerreros. En términos de fuerza, se decía que el comandante era el segundo mejor en el Imperio—no estaba en el rango de un solo dígito, pero sus poderes le habían valido rápidamente un puesto al frente de una división. Estar en una posición intocable por cualquier duelo de clasificación le hizo creer que era el más fuerte y, por lo tanto, a Gradim le molestaba el Mariscal del Imperio, la única persona más alta que él en la jerarquía militar.

Algunos rumores decían que tenía sangre de licántropo en él, pero ninguno de estos había sido confirmado. Si eso era cierto o no, Gradim definitivamente era del tipo que actuaba por instinto en lugar de por la razón, y por lo tanto, Gadra tenía problemas para tratar con él.

“Gradim-dono, me temo que está haciendo una comparación incorrecta. ¡Estoy diciendo que debemos hacer del Rey Gazel nuestro aliado!”

“¡Tonto! Si fuéramos a anexar el Reino de los Enanos también, tu punto tendría sentido. Si alguien se interpone en el camino de las ambiciones del Imperio, todo lo que tenemos que hacer es someterlo a golpes. Pero, ¿qué tipo de esquema es este? ¡Tenemos todo el poder de guerra que necesitamos, y todavía no podemos tomar medidas debido a estas tonterías tibias que nos estás diciendo!”

Publicidad M-M4

“¡No seas ridículo! El Reino de los Enanos es una fortaleza natural. La idea de derribarlo por la fuerza es simplemente—”

“¡¡Silencio!! ¿Por qué debes continuar con tu patético maullido frente al emperador? ¡Es exactamente por eso que fuiste despedido de tu rol como líder de división!” Gradim el Rey Bestia gritó a todo pulmón. Él estaba diciendo la verdad. Hasta hace unos treinta años, la División Mágica dirigida por Gadra era una de las tres principales de las que se jactaba el Imperio. Ahora, sin embargo, todos sus mejores talentos fueron reasignados a departamentos técnicos, y los demás se reorganizaron en otros puestos.

Esto se debía a que la magia, en el fondo, dependía del talento de los lanzadores individuales. Primero, necesitabas fuerza mágica para lanzar cualquier cosa, y eso no era algo que pudieras adquirir en una clase—lo que limitaba los números allí mismo. En segundo lugar, si bien la magia era una herramienta eficaz en la batalla, el Imperio había desarrollado un arma que casi la suplantaba—un arma mágica portátil, comúnmente llamada pistola de hechizos. Estas eran impulsadas por piedras mágicas que activaban un círculo mágico tallado dentro del cañón del arma, permitiendo que cualquiera controle la magia. Una sola pistola de hechizos podía generar solo un tipo de magia, lo cual era una desventaja, pero su utilidad aún no podía ser subestimada.

Mientras tanto, para el combate cuerpo a cuerpo, el Imperio había desarrollado sables mágicos. Estas armas de mano funcionaban con el mismo principio que las pistolas de hechizos—eran armas pequeñas preinstaladas con magia. El ejemplo que dieron fue parte de por qué los técnicos militares imperiales podían identificar para qué servían las armas ranuradas hechas en el Laberinto.

Ahora estaba claro que ambos lados de este conflicto pensaban de manera similar. Y ahora que incluso aquellos sin talento natural podían lanzar magia, el papel de la División Mágica había terminado. Era el final de una era, un momento melancólico para Gadra.

Pero el desprecio por Gadra aún no había terminado.

“¡Jajaja! Está muy avanzado en años, mi señor. Tu conocimiento mágico es el tesoro del Imperio. Ha brindado una asistencia incalculable al desarrollo de nuevas armas mágicas de la División Blindada… pero, como dijo Gradim-dono, está hablando fuera de lugar. ¿Ha perdido completamente los nervios?”

Calgurio le dio una risa burlona. Las risitas burbujearon desde los asientos de los militares y la Cámara de Señores.

“¿Ninguno de ustedes entiende? Ese malvado dragón tiene control sobre los desastres naturales. Es una de las presencias más poderosas en todo el mundo”.

“Tú eres el que no entiende, mi señor. El ejército imperial no es lo que solía ser. Hemos estudiado el conocimiento de muchos visitantes de otros mundos; la ‘ciencia’ que han traído consigo. Hemos obtenido una tecnología completamente nueva y diferente de lo que este mundo conocía antes, y con esta nueva tecnología, nuestro ejército se ha vuelto docenas de veces más poderoso que la última generación. Los hechiceros como tú son anacronismos que no logran mantenerse al día con la marcha del tiempo. Es hora de que acepte los agradecimientos de Su Majestad y anuncie humildemente su retiro”.

“¡¿Q-Qué?!”

Gadra se enfureció por esto… pero era solo un acto. Después de todo, ya había cedido ante el rey demonio Rimuru. Estaba tratando de alejar al Consejo de la guerra, pero más allá de eso, no le importaba mucho lo que vendría después.

Publicidad M-AB

Me compadezco de cada uno de estos bufones. La ciencia es algo maravilloso, pero la Dinastía Hechicera de Sarion tiene su propio conocimiento secreto—ciencia mágica, lo llaman. Rimuru-sama mismo es un visitante. Y el Imperio puede mantenerse seguro por su poderío militar, pero ¿por cuánto tiempo…?

Ahora que sabía la verdad sobre Tempest—y sobre Rimuru—la victoria del Imperio parecía muy incierta para Gadra. No deseaba la desgracia de sus antiguos colegas, y se sentía en deuda con el emperador. Es por eso que hizo un esfuerzo honesto para desviar al Imperio de su curso… pero si fallaba, no se detendría en ello.

Yuuki preparaba un golpe de estado a fuego lento de todos modos, y una vez que estallara, Gadra tenía la intención de mantener seguro al emperador. Estaba seguro de que Yuuki quería que asesinaran al emperador—si planeaba conquistar el mundo, entonces todas sus figuras principales no eran más que obstáculos. Antes, lo dejaba hacer lo que quisiera—pero ahora que no tenía ningún motivo para hacer la guerra, Gadra ya no podía permitir que los planes de Yuuki sumergieran al mundo en el caos.

No puedo decir qué sucederá en el futuro, pero dudo que lo que diga aquí cambie algo. Ahora, supongo, cumpliré con la solicitud de Rimuru-sama y generaré más entusiasmo por el Laberinto.

Con esa decisión tácita, Gadra dirigió su mirada hacia Yuuki—quien, hasta ahora, no había dicho una palabra.

5 7 votos
Calificación de este Capítulo
Mantente Enterado
Notificarme
guest
This site uses User Verification plugin to reduce spam. See how your comment data is processed.
1 Comentario
Mas Votados
Mas Recientes Mas Antiguos
Respuestas en el Interior del Texto
Ver todos los comentarios